Connect with us

BBC Mundo

20 años de Columbine: la extraña fascinación que todavía causa en EE.UU. el tiroteo en la escuela secundaria


Columbine en 1999

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El tiroteo ocurrido el 20 de abril de 1999 causó un gran impacto en EE.UU.

No está en la lista de los 10 tiroteos en masa más letales de la historia reciente de Estados Unidos.

Tampoco ocurrió en la era de las redes sociales donde la información se difunde al instante por todo el mundo.

Sin embargo, el tiroteo de Columbine, del que este sábado se cumplen 20 años, persiste en la memoria colectiva de los estadounidenses como el evento que marcó un antes y un después en la forma de abordar este fenómeno.

Esta misma semana, se generó una gran alarma cuando el FBI anunció que buscaba a una joven de 18 años que, obsesionada con la masacre de Columbine, pretendía causar una matanza similar.

Sol Pais voló el pasado lunes de Miami a Denver (en Colorado, el mismo estado en el que está la escuela de Columbine), donde compró armamento y despertó tal temor que se cerraron todos los centros del distrito escolar al que pertenece Columbine.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Sol País, de 18 años, escribió en internet sobre su fascinación por la matanza de Columbine, ocurrida el 20 de abril de 1999.

El miércoles 17, la joven apareció muerta, en un aparente suicidio.

Pero lo sucedido no hace sino poner de manifiesto el aura de fascinación o hechizo que existe en Estados Unidos en relación con el tiroteo de Columbine.

Qué pasó

El 20 de abril de 1999, dos estudiantes de la escuela secundaria de Columbine, en Littleton, Colorado, entraron en el centro armados con un rifle, un revólver y dos escopetas, y comenzaron a disparar indiscriminadamente a sus compañeros, principalmente en la cafetería y la biblioteca.

Eric Harris y Dylan Klebold mataron a 12 estudiantes y un profesor antes de suicidarse.

También dejaron 21 heridos de bala, y otras tres personas se lesionaron al intentar huir de la escuela.

Media playback is unsupported on your device

Han pasado 20 años desde el tiroteo en la escuela Columbine.

La masacre podía haber sido mucho mayor de haber explotado las bombas que los dos jóvenes colocaron previamente en algunos rincones de la escuela.

El tiroteo fue objeto de una cobertura mediática sin precedentes para ese entonces e inspiró numerosos libros y uno de los trabajos más aclamados del director Michael Moore, Bowling for Columbine, que en 2003 ganó el Oscar a mejor documental.

Por qué fue tan importante

En aquel momento, la matanza de Columbine fue el tiroteo más letal jamás ocurrido en un centro escolar en EE.UU.

En tiempos en que internet ya era una realidad, pero en los que no existía la cultura de redes sociales que conocemos ahora, lo más llamativo fue la cobertura del suceso en directo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En aquel momento, la matanza de Columbine fue el tiroteo más letal jamás ocurrido en un centro escolar en EE.UU.

Familiares de los estudiantes y del personal que trabajaba en la escuela se quedaron pegados frente a televisores que mostraban imágenes de jóvenes corriendo con los brazos en alto y agentes de policía rodeando el lugar.

El tiroteo inspiró a numerosos imitadores y la palabra Columbine se convirtió en una suerte de sinónimo para este tipo de ataques.

Tendrían que pasar ocho años antes de ser superado en 2007 por la matanza de Virginia Tech, en la que un estudiante de origen coreano mató a 32 personas.

Un recuerdo indeleble

“Para la gente de mi generación -millennials- Columbine fue el primer tiroteo en masa en una escuela, del que además fuimos testigos mientras éramos estudiantes. El momento en que ocurrió importó mucho”, le dice a BBC Mundo Sascha Cohen, historiadora y escritora estadounidense.

“Posteriormente, muchos profesores y consejeros escolares empezaron a hablar sobre medidas de seguridad y todos nos imaginábamos cómo sería sobrevivir a algo similar en nuestras escuelas.

Los medios cubrieron Columbine sin descanso, buscando las razones por las que pasó, y apuntaron a la música (Marilyn Manson) y los videojuegos que la gente de mi edad consumía”, añade.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Con motivo del 20 aniversario de la masacre, estos días se están celebrando distintas ceremonias de recuerdo en Columbine.

“Esto hizo que lo sintiéramos como algo personal, como si toda mi cohorte o generación estuviera siendo observada como potenciales atacantes o potenciales víctimas”.

Fascinación por los atacantes

Otro de los elementos que caracterizó el tiroteo de Columbine fue la fascinación que despertaron, y aun despiertan, los autores de la masacre.

Cohen encontró un grupo de blogueras que se hacen llamar Columbiners (“Columbinas”) y que escriben en internet sobre su pasión por Eric Harris y Dylan Klebold.

“Dylan y Eric atraen a otras personas jóvenes que se sienten marginadas o víctimas de bullying porque representan la fantasía de vengarte de quien te atormenta y también de permanecer por siempre en la memoria colectiva”, explica la historiadora.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El tiroteo hizo que se abriera el debate sobre el control de armas bajo la presidencia de Bill Clinton.

Qué cambió

Columbine desencadenó una serie de cambios que, 20 años y múltiples tiroteos colectivos después, se consideran insuficientes, aunque en su momento fueron aplaudidos.

Se introdujo la táctica del Despliegue Rápido de Acción Inmediata que se pone en marca en las situaciones en las que hay un pistolero activo.

También hizo que se pusiera más énfasis en la seguridad de las escuelas y propició que se abriera el debate sobre el control de armas.

Sin embargo, la lectura que se hace actualmente es que, tras los tiroteos de Virginia Tech, Sandy Hook y Parkland, por citar únicamente los ocurridos en centros educativos, la situación no ha hecho más que empeorar.

Derechos de autor de la imagen
Mapa

Si después de Columbine la gente se preguntaba “¿cómo pudo pasar esto?”, ahora cada noticia de un nuevo tiroteo se recibe con un resignado “aquí estamos de nuevo”.

En estos días de homenajes, muchos medios han optado por unir a sobrevivientes de Columbine con sobrevivientes de la matanza más reciente, la de la escuela Stoneman Douglas en Parkland, Florida, ocurrida el 14 de febrero de 2018.

En uno de estos encuentros, Zach Cartaya, sobreviviente de Columbine, se dirigió a uno de los jóvenes de Parkland para decirle: “Lo siento”.

Unas palabras que quizá resumen el remordimiento colectivo por no haber sido capaces de erradicar, dos décadas después, este tipo de tragedias.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Julian Assange, ¿espía o periodista? ¿Cómo la nueva acusación contra el cofundador de WikiLeaks pone en peligro la libertad de prensa?


Una mujer sostiene un cartel que dice: "saquen las manos de Assange, no disparen al mensajero".

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Julian Assange enfrenta 18 acusaciones en Estados Unidos.

Durante más de una década, ha habido un debate acalorado sobre qué es exactamente Julian Assange: informante, periodista o espía.

Esta pregunta tendrá que ser respondida finalmente ahora que Estados Unidos presentó 17 nuevas acusaciones bajo la Ley de Espionaje contra Assange por recibir y publicar información de la exanalista de inteligencia militar Chelsea Manning.

En total, Assange enfrenta 18 cargos en EE.UU.

El gobierno de Donald Trump cruzó la línea que muchos aconsejaban evitar, y puede haber desencadenado el caso de libertad de prensa más importante en EE.UU. en casi 300 años.

Si bien el rol de Assange ha sido ampliamente debatido, lo que hizo WikiLeaks al publicar información es un componente común del periodismo.

De hecho, las demandas más conocidas de la historia, como los intentos fallidos de detener la publicación de los Documentos del Pentágono (sobre la actuación de EE.UU. en Vietnam) en 1971, se basaron en el argumento de que se trataba de evidencia clasificada.

Los partidarios de Assange dicen que sus publicaciones revelaron presuntos crímenes de guerra en lugares como Irak y Afganistán que probablemente no hubieran sido expuestos de otra manera.

Si fue un delito que Assange recibiera y publicara dicha información, gran parte del periodismo en EE.UU. se convertiría en una empresa criminal de facto.

La polémica Ley de Espionaje

En abril, el gobierno de EE.UU. evitó esta discusión y acusó a Assange solo de conspiración para cometer intrusión en una computadora, al ayudar a Manning a obtener acceso a las computadoras del Departamento de Defensa en 2010.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Si bien el rol de Assange ha sido ampliamente debatido, sus acciones para publicar información clasificada en WikiLeaks son un componente común del periodismo, dice Jonathan Turley, profesor de Derecho de la Universidad George Washington.

Al presentar este cargo, el Departamento de Justicia se mantuvo al margen de procesarlo por sus publicaciones, sino más bien por intruso. Pero eso fue hasta el jueves.

Los cargos fueron presentados en virtud de la controvertida Ley de Espionaje de 1917. Aprobada después de la Primera Guerra Mundial, se usó para atacar a activistas antibelicistas y disidentes políticos.

La ley ha sido denunciada como inconstitucional debido a que criminaliza el recibir y publicar información clasificada.

No sorprende que el Departamento de Justicia haya tenido que usar esta ley tan ridiculizada para lograr este objetivo innoble.

De las acusaciones contra Assange, nueve se refieren a la publicación de “información de defensa nacional”.

El Departamento de Justicia se esfuerza por argumentar que Assange no es periodista y que los cargos por las publicaciones se refieren a la divulgación no solo de información clasificada, sino de nombres reales de fuentes de inteligencia.

Sin embargo, eso puede demostrar que Assange es un mal periodista, pero un periodista de todos modos.

Si tiene éxito, el Departamento de Justicia tendría la capacidad de procesar e investigar a una amplia gama de periodistas.

Este peligro se agudiza aún más en un gobierno encabezado por un presidente que habitualmente llama a la prensa “el enemigo del pueblo”.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Barack Obama conmutó la pena de Chelsea Manning antes de dejar la Casa Blanca.

Sin embargo, el peligro no comenzó con Trump. El gobierno de Barack Obama utilizó esta ley para vigilar a varios periodistas, incluido un reconocido reportero de Fox News.

Según reportes de medios, el gobierno de Obama rechazó aplicar la Ley de Espionaje contra Assange por reconocer el peligro para la libertad de prensa.

Ahora, Trump y el fiscal general William Barr han cruzado ese límite.

Tiempos precarios para periodistas

Las acusaciones también llegan en un momento particularmente precario para los periodistas de todo el mundo. Cada vez más reporteros están siendo arrestados y asesinados.

Algunos países como China y Rusia incluso han tomado el discurso de “noticias falsas” de Trump para reprimir a la prensa.

El príncipe heredero de Arabia Saudita está acusado de ordenar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, aunque ha sufrido pocas consecuencias por parte del gobierno de Trump.

Pero los ataques a la prensa no vienen solo de los “sospechosos habituales”.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

El periodista saudita Jamal Khashoggi, crítico del gobierno de su país, fue asesinado en Estambul.

Justo esta semana, el gobierno francés empezó a investigar a tres periodistas por revelar supuestas mentiras de funcionarios franceses sobre el papel del país en la guerra en Yemen.

Luego, las autoridades llamaron a Ariane Chemin, del periódico Le Monde, para ser interrogada luego de revelar detalles embarazosos sobre un ex guardaespaldas del presidente Emmanuel Macron.

Ahora, EE.UU., alguna vez bastión de la prensa libre, está tratando de mostrar que cualquier periodista puede ser procesado por recibir o publicar información clasificada.

Como el gobierno rutinariamente clasifica una amplia gama de información, pondría a cada periodista en constante riesgo de vigilancia y procesamiento.

El papel de Chelsea Manning

En el pasado, los funcionarios gubernamentales han distinguido entre quienes filtran o roban información clasificada y quienes la publican.

La persona responsable de robar la información en este caso fue castigada severamente.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Manning dice que preferiría morir de hambre en vez de cooperar con la investigación contra WikiLeaks.

Manning fue sentenciada a 35 años de prisión en 2013, la condena más larga por un caso de filtración en la historia de EE.UU.

Pero en enero de 2017, recibió el perdón de Obama.

Ahora, sin embargo, el gobierno de Trump ha encarcelado de nuevo a Manning por negarse a testificar contra Assange.

Además, le impusieron una multa diaria de US$500 mientras permanezca bajo custodia después de 30 días, y de US$1.000 por cada día de detención después de 60 días.

Así que Manning se quedará en la cárcel y en bancarrota hasta que esté preparada para declarar contra Assange.

Todo esto puede legítimamente ser considerado por Reino Unido para decidir si Assange será extraditado a EE.UU.

Con los nuevos cargos, cualquier decisión de extradición puede tener que basarse en la identificación de lo que Assange estaba haciendo cuando publicó la información clasificada.

Si es periodista, su caso podría ser un momento definitorio tanto para Reino Unido como para EE.UU.

Media playback is unsupported on your device

El presidente de Ecuador; Lenín Moreno, explica por qué se le retiró el asilo a Assange.

Irónicamente, Reino Unido nunca ha tenido tantas protecciones para periodistas, al ser un sistema con leyes de Secretos Oficiales que otorgan amplios poderes de investigación y fiscalización a los funcionarios del gobierno.

Sin embargo, ahora será EE.UU. el que se presente como más hostil a la prensa libre.

No será el último

Assange tiene pocos amigos en Washington. Los demócratas han guardado relativo silencio ante las acusaciones.

Si reconocen a Assange como periodista, se rompe su narrativa de presentar a WikiLeaks como una herramienta utilizada por Rusia para tratar de ayudar a Trump a ganar la presidencia.

Los republicanos tienen su propia narrativa de que los periodistas son coconspiradores del “estado profundo” (una red de funcionarios públicos que operaría secretamente para impedir que Trump lleve adelante sus políticas).

Incluso los reporteros más mediáticos han mantenido a Assange por mucho tiempo al margen. Para ellos, es símbolo de las figuras temerarias que emergen en los “nuevos medios” de internet.

Assange no es la figura que los defensores de la libertad de prensa elegirían, pero es el que se les ha dado. Assange puede ser el primer periodista moderno en ser procesado bajo la Ley de Espionaje. Sin embargo, si la investigación tiene éxito, ciertamente no será el último.

* Jonathan Turley es profesor de Derecho en la Universidad George Washington y analista legal de la BBC. Ha llevado casos de libertad de expresión y seguridad nacional en cortes federales.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Google rompe con Huawei: ¿corre Apple el riesgo de “caer en desgracia” en China por el conflicto con Estados Unidos?


Una joven china mira un iPhone en una tienda de Apple en la ciudad sureña de Shenzhen.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los productos de Apple son símbolo de estatus en el país, pero eso puede cambiar.

Donald Trump puso al gigante tecnológico chino Huawei en una lista negra y en China hay quien ya está haciendo lo mismo con Apple.

En el actual clima de tensiones entre las dos potencias, medios del país asiático empiezan a hablar de una especie de boicot ciudadano contra productos de Apple como el iPhone: dejar a un lado el popular smartphone y cambiarlo por un Huawei.

La exitosa empresa de Cupertino se empieza a ver salpicada en la guerra comercial y tecnológica entre EE.UU. y China, y diversos analistas en Occidente consideran que es una de las empresas en mayor riesgo si las tensiones siguen escalando.

“Si Huawei realmente cae y no hay posibilidad de que China evite un nuevo aumento de aranceles, entonces se verán forzados a tomar represalias contra intereses estadounidenses”, considera el experto Michael Hirson, director para China de la consultora Eurasia Group.

Ahí es donde peligra Apple.

Un mercado clave

China es crucial para la empresa fundada por Steve Jobs: el país asiático es el tercer mercado más grande de la compañía, con cerca de US$52.000 millones en ventas en el año fiscal más reciente, la mayoría por venta de iPhones, según recogía el diario The New York Times a principios de este año.

Pero también lo es en términos estratégicos: es clave en la fabricación de sus productos; donde, por ejemplo, se lleva a cabo el ensamblaje final de los iPhone.

A inicios de 2019, cuando se conoció que las ventas de iPhone cayeron en China y que las opciones locales estaban ganando terreno, el director ejecutivo de la firma, Tim Cook, reconocía el desafío de su firma en la nación asiática por la desaceleración económica.

Y agregó, en una misiva a inversores recogida por la prensa estadounidense, que también “por las crecientes tensiones comerciales en Estados Unidos”.

Desde entonces, las condiciones no han hecho más que empeorar entre ambas potencias y desde algunos sectores ya estudian las posibles consecuencias.

Qué pasaría si China decide prohibir la venta del iPhone, por ejemplo, en respuesta al veto a Huawei,una empresa motivo de orgullo nacional.

Los analistas del banco de inversiones Goldman Sachs respondieron a esa pregunta en una nota a clientes esta misma semana, de la que se hizo eco el medio especializado Bloomberg.

Las ganancias de Apple caerían un 29% si Pekín la emprendiera contra los productos de la firma estadounidense, estimaron desde Goldman Sachs.

Improbable

No obstante, esa es una opción que los expertos consultados por BBC Mundo creen “extrema“. Entre otras cosas, porque también tendría impacto económico para China.

Incluso los propios medios chinos lo ven improbable.

“En China, incluso los líderes de opiniones más radicales no pedirían sacar a Apple o McDonalds“, asegura el diario oficialista Global Times en un editorial esta semana sobre el conflicto.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Cook dijo que el tráfico en las tiendas Apple ha disminuido en el país asiático.

Otra posibilidad que mencionaban los especialistas de Goldman Sachs es que Pekín tomara algún tipo de medida contra la fabricación de los productos de la manzana en el país asiático, pero esa también es una opción que se ve poco probable aunque factible.

“Sin ninguna duda, tienen la posibilidad de hacerlo”, considera Michael Hirson, quien trabajó como representante del Departamento del Tesoro de EE.UU. en Pekín.

Hirson recuerda el conflicto entre Corea del Sur y China en 2017 por la instalación del escudo antimisiles estadounidense THAAD en suelo surcoreano, que el régimen chino consideró una amenaza.

Entonces, se vieron afectadas las operaciones en China de los fabricantes de automóviles surcoreanos Hyundai y Kia o la cadena de supermercados Lotte, que había cedido unos terrenos para la instalación del THAAD.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Algunos supermercados Lotte fueron cerrados en Pekín tras inspecciones de seguridad en medio del conflicto por el THAAD.

“Sin duda, pueden hacer lo mismo con Apple. Pero el problema en ese caso es que se arriesgan a dañar la confianza en la comunidad empresarial” y, por ende, perder inversión extranjera, advierte Hirson en declaraciones a BBC Mundo.

Otra de las consecuencias de una decisión de ese tipo es la pérdida de empleos chinos, una opción arriesgada en un momento en el que Pekín trata de resistir el embate económico de la batalla de aranceles con EE.UU.

El boicot

De producirse alguna represalia, los conocedores del mercado chino estiman que lo más probable es que se produzca a través de un boicot por parte de los consumidores, impulsado por la prensa estatal.

El experto del Euroasia Group, por su parte, cree además que no deberíamos centrarnos exclusivamente en Apple pues otros emblemas estadounidenses -como Nike o Coca-Cola- también podían ser objeto de “boicot de los consumidores o campañas semioficiales en su contra”.

Los medios chinos, controlados por el régimen, han redoblado su discurso nacionalista en las últimas semanas y las redes sociales del país recogen mensajes de indignación.

Washington justifica la decisión contra Huawei por motivos de “seguridad nacional”, si bien desde China se considera un intento de frenar el ascenso de la segunda potencia mundial.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los medios chinos promueven el nacionalismo contra la postura de Donald Trump.

La narrativa oficial llama a apoyar al país contra el desafío de EE.UU. y el discurso se asemeja en parte al utilizado en otro tipos de crisis, como con Japón en 2012.

Entonces, la disputa territorial por la soberanía de las islas Diaoyu (Senkaku, en japonés) acabó motivando duras protestas antijaponesas en Pekín y otras partes del país y se impulsó un boicot económico.

En cualquier caso, no obstante, la cercanía de Tim Cooks con China puede jugar a favor de la empresa, pues el empresario ha sabido manejarse en el difícil clima de negocios del sistema de partido único.

Cook “ha sido muy constructivo, desde la perspectiva de Pekín, en cuanto a tratar de aliviar las tensiones entre ambos países”, destaca el analista Michael Hirson.

Ahora las miradas están puestas en el posible encuentro de Trump con Xi Jinping en junio, en el marco del G20 en Osaka (Japón).

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

¿Se volverán a reunir Trump y Xi en el G20?

Si se produce la reunión, aunque nada está asegurado dada la actual situación, puede ser un momento clave para reducir las tensiones y llegar a algún tipo de acuerdo.

El camino no se augura fácil. Trump parece haber puesto sobre la mesa el caso de Huawei e incluso la detención de su directora financiera, Meng Wanzhou, como “monedas de cambio” para las negociaciones, una estrategia que los expertos en política china ven una grave equivocación.

“China no negocia con una pistola apuntándole a la cabeza”, advertía en una entrevista reciente con BBC Mundo Samm Sacks, especialista en ciberseguridad y tecnología de China con vasta experiencia en la segunda economía mundial.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Podofilia: qué es el fetiche por los pies (y qué tiene que ver con la nueva película de Tarantino)


Pies

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La atracción por los pies es uno de los fetiches más comunes.

Una sensual bailarina envuelta en una serpiente camina descalza y acerca su pie derecho hasta la boca de unos de los espectadores que disfrutan su show.

La mujer deja correr un chorro de cerveza desde su rodilla, que baja por toda su pierna y llega hasta la boca del hombre. Él, extasiado, la mira fijamente y bebe mientras le lame los dedos del pie.

La bailarina es la actriz Salma Hayek y el cliente es el cineasta Quentin Tarantino.

La escena es parte de la película “Del crepúsculo al amanecer”, escrita de por el propio Tarantino, y es solo un ejemplo del protagonismo que tienen los pies en las películas que está involucrado.

En “Jackie Brown” es notable la escena en la que Melanie parece coquetear con sus pies cruzados, con anillos en sus dedos y junto a un vaso de whisky.

En “Kill Bill”, “La novia” le habla a sus pies, y en “Bastardos sin gloria” vemos un sugestivo pie en primer plano con el que Hans Landa intenta resolver un misterio.

Eso sin contar las numerosas escenas en las que solo vemos los pies de los personajes o en las que las mujeres van en los carros con los pies en el aire.

En “Érase una vez en Hollywood”, la más reciente película dirigida por Tarantino, el cineasta vuelve a demostrar su fascinación por los pies descalzos, como han señalado en los últimos días numerosas críticas de la película, estrenada en el Festival de Cannes.

En una entrevista den 2006, Tarantino dijo ser un “fan de los pies” y tener una “afición” por ellos.

Pero esa afición, en casos específicos, puede alcanzar niveles en los que se convierte en comportamiento que los expertos denominan podofilia.

Derechos de autor de la imagen
YouTube

Image caption

En “Érase una vez en Hollywood” los pies vuelven a ser protagonistas.

¿Qué es el fetiche de pies y qué tan común es?

Objeto de placer

La palabra fetiche se usa coloquialmente para referirnos a un gusto particular relacionado con la sexualidad.

Igual que a mucha gente le gusta la comida exótica, a la hora del sexo también hay gustos peculiares.

Entre esos gustos, algunas investigaciones han mostrado que la atracción por los pies es la más común, particularmente entre los hombres, seguida de otras como usar ciertas prendas o ser atado.

Eso, según los expertos, hace parte de la vida sexual de cualquier persona, y no representa ningún problema.

Hay varias teorías sobre el origen de este fetichismo.

Una hipótesis freudiana lo relaciona con las experiencias vividas en la infancia.

Mientras, el neurólogo Vilayanur S. Ramachandran señala que puede deberse a que el pie y los genitales ocupan áreas contiguas en el cerebro y puede haber enlaces entre los dos.

Otras teorías apuntan a que la atracción por esta parte del cuerpo está relacionada con que habitualmente los pies, como los genitales, están cubiertos, o a la forma de los mismos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En una entrevista den 2006, Tarantino dijo ser un “fan de los pies” y tener una “afición” por ellos.

Parafilia

Los especialistas consideran el fetiche por los pies como una parafilia, que consiste en sentir excitación sexual por cosas, situaciones o partes del cuerpo que usualmente no se relacionan con el sexo.

La podofilia hace que las personas se exciten sexualmente al ver, oler, acariciar, besar, lamer o chupar los pies de su pareja.

Según el doctor Fernando Rosero, médico especialista en salud sexual, no hay que confundir el gusto por algo con un fetiche o parafilia.

A todos nos pueden gustar distintas cosas durante una relación sexual, pero, según explica Rosero a BBC Mundo, quienes tienen una parafilia a veces “dependen de manera obsesiva y permanente de ese fetiche” para lograr placer o excitación.

Rosero explica que en general las parafilias son mucho más comunes en hombres que en mujeres, en una proporción de 4 a 1.

Una de las razones que podrían explicarlo son las diferencias hormonales entre ambos sexos, dice Rosero.

Límites

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

En algunos casoso, las parafilias pueden traer problemas a la salud sexual de las personas.

Según Rosero, no se puede identificar una única causa por la cual una persona desarrolle podofilia.

Pueden ser desde experiencias pasadas que hayan marcado a la persona, hasta causas neurológicas.

Para Rosero, lo importante es saber en qué momento una afición o un gusto particular se vuelve un problema.

Si la persona depende exclusivamente del fetiche para lograr placer, si le hace sentir remordimiento y si ese remordimiento lo llevan a volver a buscar el fetiche, pueden ser señales de que hay que buscar ayuda profesional, explica el médico.

“Lo importante es saber que hay tratamientos“, dice Rosero, “que pueden ir desde terapias hasta medicamentos”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending