Connect with us

BBC Mundo

4 mitos y realidades sobre las propiedades curativas del vinagre


vinagre

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

¿Qué beneficios tiene realmente el vinagre de manzana?

Cuando mi hermano y yo éramos pequeños, en la década de los 80, nos encantaba ir a Long John Silver’s (la franquicia de restaurantes de comida rápida).

Pero no era solo por el pescado.

Era por el vinagre de malta. Destapábamos una botella de la mesa y bebíamos ese fuerte y delicioso néctar de los dioses.

¿Le resulta repulsivo a la mayoría de la gente? Probablemente. ¿Éramos unos adelantados a nuestro tiempo? Aparentemente.

Algunas publicaciones en redes sociales y búsquedas en internet dan a entender que beber vinagre es la cura para todo. Nuestros amigos y colegas nos cuentan historias sobre el poder curativo del vinagre de manzana para cualquier problema que mencionemos.

“Oh, ¿ese horrible dolor de espalda? Vinagre”. “¿Los últimos 5 kg que engordaste? El vinagre los eliminará de inmediato”. ¿La sífilis, otra vez? Ya sabes: vinagre”.

Como médico practicante y profesor de medicina, la gente me suele preguntar todo el tiempo sobre los beneficios de beber vinagre de manzana.

Disfruto de esos momentos porque me permiten hablar sobre la extensa historia del vinagre, y después encauzar la conversación hacia cómo podría ser beneficioso para ellos.

El vinagre se ha empleado a lo largo de la historia para preparar muchos alimentos. Algunos ejemplos son el del famoso médico griego Hipócrates, quien lo recomendó para el tratamiento de la tos y los resfriados, o el del médico italiano Tommaso Del Garbo, quien durante un brote de peste en 1348 se lavó las manos, la cara y la boca con vinagre con la esperanza de prevenir la infección.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

¿Vinagre y agua? Una combinación histórica.

El vinagre y el agua han sido una bebida refrescante desde los tiempos de los soldados romanos hasta los atletas modernos, quienes lo bebían para apagar la sed.

Las culturas antiguas y modernas del mundo han encontrado buenos usos para el “vino agrio”.

Hay muchos testimonios históricos y anecdótico sobre las virtudes del vinagre, pero ¿qué dicen las investigaciones médicas sobre la cuestión del vinagre y la salud?

1 ¿Es bueno para la diabetes?

La prueba más fiable de los beneficios para la salud del vinagre proviene de algunas investigaciones en humanos con vinagre de manzana.

Un estudio demostró que puede mejorar los niveles de glucosa en la sangre en el caso de personas resistentes a la insulina. 11 sujetos “prediabéticos” tomaron 20 mililitros (algo más que una cucharada) y sus niveles de azúcar en sangre disminuyeron a los 30 o 60 minutos después de comer, más que el efecto de un placebo.

Eso es bueno, pero conviene recordar que solo fue demostrado en 11 personas prediabéticas.

Derechos de autor de la imagen
Graham Franks / Alamy Stock Photo

Image caption

El vinagre agrega sabor a la comida rápida, pero a veces puede tener beneficios para la salud, según los científicos.

2 ¿Adelgaza?

Otro estudio en adultos obesos demostró una reducción significativa de peso, grasa corporal y triglicéridos.

Los investigadores seleccionaron a 155 adultos japoneses para que ingirieran o bien 15 mililitros (casi una cucharadita) o 30 mililitros (un poco más que dos cucharadas) de vinagre cada día, o una bebida placebo.

Controlaron su peso, índice de grasa corporal y triglicéridos. En el caso del grupo que ingirió el líquido, los investigadores observaron una reducción en las tres cosas. Y aunque estos estudios necesitan ser confirmados por otras investigaciones mayores, son prometedores.

3 ¿Reduce la presión arterial?

Algunos estudios en animales, sobre todo ratas, muestran que el vinagre puede reducir la presión arterial y las células de grasa abdominal. Esos resultados pueden ayudar a sentar un precedente para estudios en humanos, aunque cualquier supuesto beneficio probado solo en animales es prematuro.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Algunos supuestos beneficios no han sido comprobados en humanos.

En general, los supuestos beneficios para la salud del vinagre deben ser confirmados por investigaciones más amplias en humanos. Y eso de seguro ocurrirá, pues se ha estado estudiando en humanos y animales hasta la fecha.

4 ¿Es malo para la salud?

¿Existe alguna evidencia de que el vinagre es malo para la salud? No realmente.

A menos que bebas cantidades excesivas o tomes un vinagre con un alto contenido de ácido acético, como el vinagre blanco destilado que se usa para la limpieza (el contenido de ácido acético del vinagre consumible es solo del 4 al 8%), o te lo frotes en los ojos (¡ay!), o lo calientes en ollas de plomo como hacían los romanos para endulzarlo…. En esos casos sí, es malo para la salud.

De hecho, no cocines nada en ollas de plomo. Eso siempre es malo.

Así que ponle a tu pescado y a tus papas aceite y vinagre. No te hará daño. Es posible que no sea tan bueno como esperas, y sin duda no es una cura para todo.

Pero es algo que puedes disfrutar con gente de todo el mundo. Así que alza esa botella de vinagre de malta conmigo y brindemos por nuestra salud.

Si quieres leer el artículo completo en inglés haz clic aquí.

*Este artículo apareció originalmente en The Conversation y fue publicado por la BBC bajo una licencia de Creative Commons. Gabriel Neal es profesor de medicina familiar en la Universidad Texas A&M, Estados Unidos.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

¿Confiarías en esta rana para decirte si estás embazada?



Un método que involucraba estos batracios resultó ser sorprendentemente preciso para determinar el embarazo mucho antes de que se inventaran los kits que hoy en día puedes comprar en cualquier farmacia.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

La sangrienta historia de las primeras traducciones de la Biblia


John Wycliffe traduciendo

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

No parece una ocupación muy peligrosa. Lo que John Wycliffe está haciendo es sólo traducir la Biblia del latín al inglés…

En 1427, el papa Martín V ordenó que los huesos de John Wycliffe fueran exhumados de su tumba, quemados y arrojados a un río. Wycliffe había estado muerto por 40 años, pero la furia que causó su ofensa seguía viva.

John Wycliffe (circa 1330-1384) era un destacado pensador inglés en el siglo XIV.

Teólogo de profesión, fue llamado para asesorar al Parlamento en sus negociaciones con Roma.

En ese tiempo, la iglesia era todopoderosa, y cuanto más contacto tenía Wycliffe con Roma, más indignado se sentía. El papado -pensaba- apestaba a corrupción e interés propio. Y él estaba decidido a hacer algo al respecto.

Wycliffe comenzó a publicar folletos argumentando que, en lugar de buscar riqueza y poder, la iglesia debería preocuparse por los pobres.

En una ocasión, describió al Papa como “el anticristo, el orgulloso sacerdote mundano de Roma y el más maldito de los esquiladores”.

En 1377, el obispo de Londres exigió que Wycliffe compareciera ante su corte para explicar las “asombrosas cosas que habían brotado de su boca”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El juicio contra John Wycliffe en la catedral St Paul de Londres tuvo lugar el 3 de febrero de 1377.

La audiencia fue una farsa.

Comenzó con una pelea violenta sobre si Wycliffe debería sentarse o no. Juan de Gaunt, hijo del rey y aliado de Wycliffe, insistió en que los acusados ​​permanecieran sentados; el obispo le exigió que se pusiera de pie.

Cuando el Papa se enteró del fiasco, emitió una bula papal [una carta o documento papal oficial] en el que acusó a Wycliffe de “vomitar de la mazmorra sucia de su corazón las más perversas y condenables herejías“.

Wycliffe fue acusado de herejía y puesto bajo arresto domiciliario y más tarde se vio obligado a retirarse de su puesto como Maestro del Colegio Balliol, Oxford.

La Biblia para la emancipación

Wycliffe creía firmemente que la Biblia debería estar disponible para todos. Veía la alfabetización como la clave para la emancipación de los pobres.

Aunque partes de la Biblia se habían traducido previamente al inglés, todavía no había una traducción completa.

La gente común, que ni hablaba latín ni podía leer, solo podía aprender del clero. Y gran parte de lo que creían saber, ideas como el fuego del infierno y el purgatorio, ni siquiera formaban parte de las Escrituras.

Así que, con la ayuda de sus asistentes, Wycliffe produjo una Biblia en inglés, durante un período de 13 años a partir de 1382.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

“Al principio, Dios creó los cielos y la tierra” y demás, en inglés, en la Biblia de Wycliffe.

Era inevitable que esto produjera una reacción violenta: en 1391, antes de que se completara la traducción de la Biblia, se presentó un proyecto de ley ante el Parlamento para prohibir la Biblia en inglés y encarcelar a cualquiera que poseyera una copia.

El proyecto de ley no fue aprobado, John de Gaunt se encargó de eso en el parlamento, pero la iglesia reanudó su persecución contra Wycliffe, a pesar de que había muerto hacía 7 años, en 1384.

Sin otras alternativas, lo mejor que podían hacer era quemar sus huesos [en 1427], así fuera sólo para asegurarse de que su lugar de descanso no fuera venerado.

El Arzobispo de Canterbury explicó que Wycliffe había sido “ese desgraciado pestilente, de condenable memoria, sí, el precursor y discípulo del anticristo que, como complemento de su maldad, inventó una nueva traducción de las Escrituras a su lengua materna”.

Jan Hus

En 1402, el sacerdote checo recién ordenado, Jan Hus, fue designado a un púlpito en Praga para ministrar en la iglesia.

Inspirado por los escritos de Wycliffe, que ahora circulaban en Europa, Hus usó su púlpito para hacer campaña en favor de una reforma administrativa y contra la corrupción de la iglesia.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Jan Hus (1369-1415) era un reformador de la iglesia y seguidor de John Wycliffe. Además fue un defensor de la Independencia de Bohemia y por lo tanto contra el Imperio de Alemania. Grabado coloreado, Alemania siglo XVI.

Al igual que Wycliffe, Hus creía que la reforma social sólo podía lograrse mediante la alfabetización.

Darle a la gente una Biblia escrita en el idioma checo, en lugar del latín, era un imperativo.

Hus reunió a un equipo de eruditos y en 1416 apareció la primera Biblia checa.

Fue un desafío directo para aquellos a quienes llamó “los discípulos del anticristo” y la consecuencia era previsible: Hus fue arrestado por herejía.

El juicio de Jan Hus, que tuvo lugar en la ciudad de Constanza, es uno de los más espectaculares de la historia.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La crema y nata de la sociedad -y quienes les servían- acudió al juicio.

Fue más parecido a un carnaval: casi todos los peces gordos de Europa asistieron.

Llegó un arzobispo con 600 caballos; 700 prostitutas ofrecieron sus servicios; 500 personas se ahogaron en el lago; y el Papa se cayó de su carruaje y aterrizó en un montón de nieve.

El ambiente era tan estimulante que la eventual convicción de Hus y su brutal ejecución debieron parecer un anticlímax.

El condenado fue quemado en la hoguera.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hus murió como todo un hereje, condenado por el Concilio de Constanza en 1415.

Su muerte galvanizó a sus partidarios en la revuelta. Sacerdotes e iglesias fueron atacados, las autoridades tomaron represalias. En pocos años, Bohemia entró en guerra civil.

Todo porque Jan Hus tuvo el descaro de traducir la Biblia.

William Tyndale

En lo que respecta a la Biblia en inglés, el traductor de más alto perfil que perdió la vida por ese crimen fue William Tyndale.

Corría el siglo XVI y Enrique VIII estaba en el trono.

La traducción de Wycliffe aún estaba prohibida y, aunque las copias de los manuscritos estaban disponibles en el mercado negro, eran difíciles de encontrar y costosas de adquirir. La mayoría de las personas todavía no tenía ni idea de lo que realmente decía la Biblia.

Pero la impresión en papel se estaba convirtiendo en algo más común, y Tyndale pensó que era el momento adecuado para una traducción accesible y actualizada.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Se le dijo.

Sabía que podía crear una. Todo lo que necesitaba era la financiación y la bendición de la iglesia.

No obstante, rápidamente se dio cuenta de que nadie en Londres estaba dispuesto ayudarlo. Ni siquiera su amigo, el obispo de Londres, Cuthbert Tunstall. La política de la iglesia se aseguró de eso.

El clima religioso parecía menos opresivo en Alemania.

Lutero ya había traducido la Biblia al alemán; la Reforma protestante se estaba acelerando y Tyndale creyó que tendría más chance de realizar su proyecto allá. Así que viajó a Colonia y comenzó a imprimir.

Esto resultó ser un error. Colonia todavía estaba bajo el control de un arzobispo leal a Roma.

Cuando estaba en medio de la impresión del evangelio de Mateo se enteró que estaban a punto de allanar la imprenta. Agarró sus papeles y huyó.

Esa historia se repetiría varias veces. Tyndale pasó los años siguientes esquivando espías ingleses y agentes romanos.

Pero logró completar su Biblia y las copias pronto inundaron Inglaterra, ilegalmente, por supuesto.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Grabado que muestra cómo las copias de la Biblia vernácula de Tyndale llegaba a Inglaterra escondida en fardos de diversos bienes.

El proyecto estaba completo, pero Tyndale era un hombre marcado… y no era el único.

El cardenal Wolsey estaba realizando una campaña contra la Biblia de Tyndale. Nadie relacionado con Tyndale o su traducción estaba a salvo.

Thomas Hitton, un sacerdote que había conocido a Tyndale en Europa, confesó haber contrabandeado dos copias de la Biblia a Inglaterra. Fue acusado de herejía y quemado vivo.

Thomas Bilney, un abogado cuya conexión con Tyndale era tangencial a lo sumo, también fue arrojado a las llamas en 1531.

Richard Bayfield, un monje que había sido uno de los primeros partidarios de Tyndale, fue torturado incesantemente antes de ser atado a la estaca. Y un grupo de estudiantes en Oxford fueron dejados en un calabozo que se usaba para almacenar pescado salado hasta que se pudrieron.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Todo por esto: la Biblia traducida al inglés de Tyndale.

El final de Tyndale no fue menos trágico.

Fue traicionado en 1535 por Henry Phillips, un joven aristócrata disoluto que había robado el dinero de su padre y lo había perdido en apuestas.

Tyndale estaba escondido en Amberes, bajo la protección casi diplomática de la comunidad mercantil inglesa. Phillips se hizo amigo de Tyndale y lo invitó a cenar. Cuando salieron juntos de la casa del comerciante inglés, Phillips le hizo señas a un par de matones que atraparon de Tyndale.

Fue el último momento libre de su vida.

Tyndale fue acusado de herejía en agosto de 1536 y quemado en la hoguera unas semanas después.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

“Dios ábrele los ojos al rey de Inglaterra”, ruega Tyndale antes de que prendieran el fuego que lo consumió.

En Amberes, la ciudad donde Tyndale creía que estaba a salvo, Jacob van Liesveldt produjo una Biblia en holandés.

Como tantas traducciones del siglo XVI, su acto fue tanto político como religioso.

Su Biblia fue ilustrada con grabados en madera: en la quinta edición, representó a Satanás con la apariencia de un monje católico, con pies de cabra y un rosario.

Fue un paso demasiado lejos.

Van Liesveldt fue arrestado, acusado de herejía y condenado a muerte.

Una era asesina

El siglo XVI fue, de lejos, la época más sangrienta para los traductores de la Biblia.

Pero las traducciones de la Biblia siempre han generado emociones fuertes y continúan haciéndolo.

En 1960, la Reserva de la Fuerza Aérea de Estados Unidos advirtió a los reclutas contra el uso de la Versión Estándar Revisada recientemente publicada porque, según afirmaron, 30 personas en su comité de traducción habían sido “afiliadas a los frentes comunistas”.

En 1961, el estadounidense T.S. Eliot, uno de los principales poetas del siglo XX, se opuso a la Nueva Biblia en inglés y escribió que “asombra en su combinación de lo vulgar, lo trivial y lo pedante“.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hasta el poeta estadounidense TS Eliot tuvo algo que ver en esta historia.

Y los traductores de la Biblia todavía están siendo asesinados. No necesariamente por el hecho de traducir la Biblia, sino por ser una de las cosas que hacen los misioneros cristianos.

En 1993, Edmund Fabian fue asesinado en Papua Nueva Guinea, por un hombre local que lo había estado ayudando a traducir la Biblia.

En marzo de 2016, cuatro traductores de la Biblia que trabajaban para una organización evangélica estadounidense fueron asesinados por militantes en un lugar no revelado en el Medio Oriente.

Traducir la Biblia puede parecer una actividad inofensiva, pero la historia muestra que es cualquier cosa menos eso.

*El escritor británico Harry Freedman se especializa en historia de religión y cultura y es autor de The Murderous History of Bible Translations (Bloomsbury, 2016).

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Arthur Eddington, el hombre hizo famoso a Albert Einstein al demostrar la Teoría de la Relatividad


Einstein (izquierda) y Eddington (derecha) solo se reunieron por primera vez años después del final de la Primera Guerra Mundial

Derechos de autor de la imagen
Science Photo Library

Image caption

Einstein (izquierda) y Eddington (derecha) solo se conocieron por primera vez años después del final de la Primera Guerra Mundial.

Es difícil imaginar un momento en que el nombre de Albert Einstein no fuera mundialmente reconocido.

Pero incluso después de que terminó su Teoría de la Relatividad en 1915, era casi un desconocido fuera de Alemania. Hasta que el astrónomo británico Arthur Stanley Eddington se involucró.

Las ideas de Einstein se habían quedado atrapadas por los bloqueos de la Primera Guerra Mundial y aún más por un nacionalismo vicioso que hizo que la ciencia “enemiga” no fuera bienvenida en Reino Unido.

Pero Einstein, un socialista, y Eddington, un cuáquero, creían que la ciencia debería trascender las divisiones provocadas por la guerra.

Fue su asociación la que le permitió a la relatividad saltar las trincheras y hacer de Einstein una de las personas más famosas del mundo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Uno de los rostros más conocidos del último siglo.

Einstein y Eddington no se conocieron durante los años de la guerra, ni siquiera intercambiaron mensajes.

Pero un amigo mutuo de Países Bajos, que era neutral, decidió hacer pública la nueva Teoría de la Relatividad en Reino Unido, entonces uno de los sitios claves en la esfera científica.

Por suerte, quien recibió esa carta fue Arthur Stanley Eddington, el profesor Plumiana en Cambridge y funcionario de la Real Sociedad Astronómica.

Eddington no solo comprendía las complicadas matemáticas de la teoría, sino que, como pacifista, era uno de los pocos científicos británicos dispuestos al menos a considerar la ciencia alemana.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Sir Arthur Stanley Eddington era titular de la Cátedra Plumiana de Astronomía y Filosofía Experimental, uno de los principales cargos académicos en el campo de la Astronomía en la Universidad de Cambridge.

El astrónomo se dedicó a impulsar las teorías de Einstein tanto para revolucionar los cimientos de la ciencia como para restaurar el internacionalismo entre los científicos mismos.

Para lo último, Einstein era el símbolo perfecto: un alemán brillante y pacífico que refutó todos los estereotipos de la guerra mientras desafiaba las verdades más profundas de Isaac Newton.

La lucha desesperada para probar la teoría

Mientras Einstein estaba atrapado en Berlín, pasando hambre por el bloqueo y viviendo bajo la vigilancia del gobierno por sus opiniones políticas, Eddington trataba de convencer al hostil mundo anglófono de que un científico “enemigo” era digno de su atención.

Escribió los primeros libros sobre relatividad, dio unas muy populares conferencias sobre Einstein, y se convirtió en uno de los grandes comunicadores científicos del siglo XX.

Sus libros permanecieron en las listas de los más vendidos durante décadas y fue una presencia constante en la radio de la BBC. Finalmente fue nombrado caballero por este trabajo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Un detalle de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein que fue mostrado en su totalidad por primera vez en la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades en 2010 en Jerusalén, Israel. Einstein donó el manuscrito original de su innovadora teoría a la Universidad Hebrea de Jerusalén en su inauguración en 1925.

Sin embargo, fue difícil convencer a Reino Unido de que se preocupara por el espacio-tiempo y la gravedad, cuando los submarinos U-boots estaban hundiendo los transportes de alimentos, y miles de vidas jóvenes se estaban perdiendo a cambio de escasas victorias en Flandes, Bélgica.

Las ideas de Einstein no eran suficientes para entusiasmar ni a los entendidos. La relatividad es extraña, con gemelos que envejecen de manera diferente y planetas atrapados por la curvatura del espacio-tiempo.

Eddington necesitaba una demostración definitiva del tratado de física teórica de Einstein. Su mejor opción era probar una extraña predicción de la Teoría de la Relatividad General.

Cambios sutiles

Según la tesis del famoso físico, cuando la luz pasa cerca de un cuerpo masivo como el Sol, la gravedad doblaría los rayos ligeramente.

Eso significaba que la imagen de una estrella distante cambiaría sutilmente de manera que la estrella parecería estar en el lugar equivocado.

Einstein predijo un número específico para ese cambio (1,7 arcosegundos o aproximadamente 1/60 milímetro en una fotografía). Era difícil de medir, pero podría hacerse.

Desafortunadamente, normalmente es imposible ver las estrellas durante el día, por lo que había que esperar hasta un eclipse total de Sol para realizar la observación.

Los eclipses totales son pocos, cortos y, a menudo, sólo se pueden observar bien en lugares inconvenientes que requieren viajes extensos para los astrónomos europeos. Einstein había intentado durante años probar esta predicción, sin éxito.

Eddington pensó que podría lograrlo en un próximo eclipse en mayo de 1919, visible en el hemisferio sur.

La ayuda del astrónomo del rey

Incluso bajo la amenaza de los U-boots, ningún país estaba mejor posicionado que Reino Unido para emprender una expedición para probar la predicción de Einstein.

Derechos de autor de la imagen
Science Photo Library

Image caption

Frank W Dyson (izquierda) obtuvo fondos para la expedición de Eddington

Eddington necesitaba mucho apoyo para lograr su cometido.

Afortunadamente, era amigo íntimo de Frank W Dyson, el astrónomo real, quien aseguró la financiación.

No obstante, la guerra hizo difícil obtener el equipo necesario.

Peor aún, era posible que Eddington no pudiera ir a la expedición por estar en prisión.

Como cuáquero, Eddington fue un objetor de conciencia a la guerra y se negó a participar en el servicio militar obligatorio. Muchos otros cuáqueros terminaron encarcelados o realizando trabajos forzados.

Después de muchas apelaciones fallidas, parecía que Eddington efectivamente iba a ser arrestado, pero en el último momento recibió una exención (sin duda diseñada por su políticamente astuto amigo, el astrónomo real).

Sorprendentemente, se la dieron con la condición de que llevara a cabo la expedición para probar la teoría de Einstein.

‘El mejor momento de la vida’

El armisticio en noviembre de 1918 significó que la expedición podría seguir adelante.

Eddington quería asegurarse de que los resultados de la expedición, fueran los que fueran, hicieran que los ojos del mundo estuvieran puestos en Einstein.

Einstein mismo, gravemente enfermo por la desnutrición que padeció en tiempos de guerra y tratando de sobrevivir en el Berlín devastado, no estaba enterado.

Derechos de autor de la imagen
Science Photo Library

Image caption

Eddington fotografió el eclipse solar el 29 de mayo de 1919.

Eddington y Dyson comenzaron una campaña de relaciones públicas para entusiasmar tanto a la comunidad científica como al público general con esa aventura científica.

A la prensa le presentaron la expedición como una batalla épica entre el británico Newton y el advenedizo Einstein.

Y enviaron dos equipos para observar el eclipse: uno a Brasil y otro, dirigido por Eddington, a la isla de Príncipe en África occidental.

Derechos de autor de la imagen
Science Photo Library

Image caption

El ‘comparador’ de Eddington midió los cambios en las posiciones de las estrellas, observados en las placas de vidrio del telescopio montadas debajo de los microscopios móviles

El 29 de mayo de 1919, hace 100 años, esos astrónomos observaron el cielo oscurecido durante seis minutos para captar un cambio diminuto en las estrellas y revelar un salto enorme en nuestra comprensión del Universo.

Las expediciones volvieron con fotografías casi arruinadas por el mal tiempo, el defectuoso funcionamiento del equipo y el vapor. Pero, si la suerte estaba de su lado, mostrarían la luz de las estrellas desplazadas por la gravedad del Sol.

Después de meses de mediciones intensas y matemáticas, Eddington tuvo un resultado positivo.

Llamó a ese el mejor momento de su vida: “Supe que la teoría de Einstein había pasado la prueba y que esa nueva perspectiva del pensamiento científico debía prevalecer”.

Newton o Einstein

Con el retrato de Newton observando el proceso, presentó los resultados en una sala de la Royal Society repleta de científicos y reporteros ansiosos por saber quién había triunfado, Einstein o Newton.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Sir Isaac Newton había sido presidente de la Royal Society y sigue siendo reconocido como uno de los científicos más influyentes de la historia.

El anuncio creó un gran revuelo. El presidente de la Royal Society declaró ese “uno de los más altos logros en el pensamiento humano”.

El diario Times tituló al día siguiente: “Revolución en la ciencia”.

Eddington había planeado el evento perfectamente.

Prácticamente de la noche a la mañana, Einstein, pasó de ser un académico desconocido a un sabio del que todos querían saber más.

Y Eddington le dio al público lo que quería.

Como el principal apóstol de la relatividad en el mundo anglófono, fue a quien acudieron todos los periódicos y revistas.

Sus conferencias tuvieron que bloquear a cientos de personas. Aquellos que lograban entrar no solo aprendían sobre la extraña física de la relatividad, sino también sobre Einstein como símbolo de la ciencia internacional, capaz de superar el odio y el caos de la guerra.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La vida de Einstein cambió de la noche a la mañana, para siempre.

El mismo Einstein apenas podía levantarse de su lecho de enfermo. Se enteró de los resultados por medio de un telegrama proveniente de Países Bajos.

Estaba encantado de que su teoría hubiera sido verificada aunque lo desconcertó el torbellino que repentinamente envolvió su vida.

Nunca más pudo salir por la puerta de su casa sin ser abordado por reporteros.

Sin Eddington, la relatividad no habría sido probada en 1919 ni Einstein se hubiera convertido entonces en el ícono de la genialidad.

Eddington fue el aliado más esencial de Einstein, aunque sólo se conocieron años después del final de la guerra.

Su colaboración fue crucial no solo para el nacimiento de la física moderna, sino también para la supervivencia de la ciencia como una comunidad internacional a través de los días más oscuros de la Primera Guerra Mundial.

* Matthew Stanley es el autor de La guerra de Einstein: cómo la relatividad conquistó el nacionalismo y sacudió al mundo“.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending