Connect with us

BBC Mundo

Agustín Fuentes: "Algunos estudios afirman que somos las criaturas más benévolas del planeta"


Image caption

El antropólogo Agustín Fuentes, autor de “La chispa creativa: cómo la imaginación hizo excepcionales a los humanos”.

De las millones de especies que pueblan la Tierra, solo una fue capaz de construir cohetes y aventurarse al espacio.

Pero ¿cómo fue posible?

Eso es lo que ha tratado de responder el antropólogo estadounidense de origen español Agustín Fuentes, de la Universidad de Notre Dame, en Indiana.

En su libro The Creative Spark: How Imagination Made Humans Exceptional (“La chispa creativa: cómo la imaginación hizo excepcionales a los humanos”, 2017), Fuentes asegura que la creatividad, más que cualquier otra cosa, nos convirtió en una especie única y dominante en el planeta.

Es una afirmación audaz (y polémica), porque desde Charles Darwin en adelante las teorías evolutivas han sostenido que lo que ha distinguido al Homo sapiens del resto de las criaturas es su inteligencia excepcional, su agresividad y, a la vez, su capacidad innata de cooperar.

Fuentes, quien también es un explorador de la revista National Geographic, sostiene que la paleontología y la antropología han avanzado muchísimo desde la época de Darwin y que la nueva evidencia científica ofrece una mirada diferente la evolución humana.

El investigador habló con BBC Mundo antes de su participación en el Hay Festival de Cartagena, que se celebra esta semana en la ciudad colombiana.

¿Cómo llegó a la conclusión de que la creatividad, la imaginación, es lo que hizo a los seres humanos únicos y dominantes?

Como soy antropólogo, me puse a investigar dos millones de años de historia evolutiva para ver cuáles fueron los retos, las necesidades y los conflictos que llevaron a los humanos a manipular el mundo para crear una civilización como la que conocemos.

Algunos estudios dicen que somos como somos porque competimos de forma agresiva entre nosotros y con otras especies. Otros afirman que somos las criaturas más benévolas del planeta y que colaboramos mejor que otras criaturas. Sí, todo eso es cierto.

Sin embargo, lo que decididamente nos distingue del resto de las especies es la capacidad de jugar entre lo que es y lo que puede ser: podemos imaginar cualquier cosa y concretarla en obras materiales y espirituales.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En las últimas décadas varios descubrimientos científicos han replanteado varias premisas de la teoría de la evolución.

Una de las teorías de la evolución más conocidas es la de Charles Darwin, para quien la mayor fuerza en la evolución es la selección natural y la supervivencia del más apto. ¿Está usted desafiando sus ideas?

No, lo que digo es que la antropología ha cambiado mucho en los últimos 150 años y hoy comprendemos mejor que antes los procesos evolutivos. La noción más popularizada de que el conflicto impulsó los cambios es limitada.

¿Qué novedades traen las nuevas investigaciones?

Los estudios de los últimos 30 años son reveladores y llenan huecos que dejaron las investigaciones anteriores. Ahora hay muchísimos más registros fósiles y arqueológicos, además de avances en neurobiología, que nos ofrecen gran cantidad de información sobre el comportamiento de los primeros seres humanos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La teoría de la evolución ha cambiado mucho desde Charles Darwin.

Usted habla de la imaginación y la creatividad como un fenómeno social, de colaboración. ¿Puede dar algunos ejemplos?

Hace dos millones de años nuestros antepasados primates vivían en pequeños grupos y carecían de garras y cuernos para defenderse. Estaban desnudos, armados solamente con palos y piedras.

No obstante, iniciaron un viaje distinto. Empezaron a colaborar y a desplegar una imaginación que ninguna otra especie había exhibido.

Trabajaron juntos para evitar a los depredadores y descubrir nuevos alimentos y formas de forraje. Crearon nuevas herramientas, comenzaron a cazar y se aventuraron a tierras desconocidas. Establecieron nuevas estructuras sociales como la familia. Así, poco a poco, fueron rehaciendo el mundo que los rodeaba.

Hoy el ser humano colabora de una manera mucho más amplia y compleja que cualquier otra criatura.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La colaboración, clave para crear un mundo a medida del ser humano.

¿En qué momento de la historia se encendió la “chispa creativa”? Recuerdo una de las escenas más famosas de la película “2001: Odisea del espacio”, del director Stanley Kubrik, en la que un homínido levanta un hueso del suelo y descubre que lo puede usar como herramienta y arma.

No podemos decir que la chispa se encendió en un momento específico. En los mitos de origen suelen haber un momento inicial, un Adán y Eva, pero en la evolución nunca hay un instante único: siempre es un proceso.

No hubo un antepasado que de pronto se convirtió en ser humano; la transformación llevó mucho tiempo.

Lo que sí sabemos, a partir de nueva evidencia científica, es que el uso creativo de herramientas de piedra surgió antes de lo que pensábamos. Es previo a nuestros ancestros humanos, los homininis. Sus predecesores ya tenían utensilios muy básicos.

Nuestro linaje luego perfeccionó el uso de las herramientas, pero también imaginó y creo un nuevo mundo material, social y trascendente.

Image caption

Fuentes estudió macacos en Indonesia. Según él, estos animales poseen lo que llama creatividad social.

Al repasar las teorías de la evolución, usted desestima algunas de las ideas más generalizadas sobre los primeros humanos. Por ejemplo, los roles de los géneros: el hombre era el cazador y la mujer la recolectora.

Sí, hay grandes mitos sobre sexo, género, agresión y raza que pueden ser rectificados con datos de la biología y la antropología.

En cuanto al género, si vemos los registros arqueológicos, analizamos fósiles e incluso examinamos nuestra anatomía, notamos que los hombres y las mujeres tienen más similitudes que diferencias. La disparidad que hoy observamos entre ambos géneros en lo social, político y económico no se ve en el ser humano del pasado.

Es cierto que aún hoy existe la idea de que el hombre cazaba y la mujer preparaba la comida. Pero en los huesos y los dientes de los Neandertales y los humanos de hace 20.000 o 30.000 años no encuentras indicios de que el aporte del hombre a la dieta fuera más importante que el de la mujer.

Al contrario: en casi todos los grupos de cazadores y recolectores, más del 80% de la energía nutritiva provenía de los alimentos que recogían las mujeres, y no de los elefantes o las jirafas que cazaban los hombres.

Que el hombre cazara animales grandes nos parece importante solo porque le hemos dado relevancia. La búsqueda de frutas, vegetales y animales pequeños que realizaban las mujeres a diario era aún más importante para la nutrición, aunque a ellas no se les haya dado el crédito que merecen.

Derechos de autor de la imagen
johan63

Image caption

Una serie de factores le permitieron al cerebro humano liberar su imaginación.

¿Qué ocurrió para que el ser humano pudiera liberar su creatividad? ¿Qué necesidades empezó a tener resueltas para poder soltar su imaginación?

Varias cosas. Al principio, hace dos millones de años, había muchos depredadores y eran enormes. Y nuestros antepasados debían buscar una forma de que esos animales no los mataran. Comenzaron, entonces, a eludir a los depredadores valiéndose de la colaboración y la innovación social.

Gracias a ello, de a poco los leones y otras fieras empezaron a enfocarse en otras especies de primates, homínidos o animales. Así, nuestros antepasados tuvieron un poco más de tiempo para otras cosas: imaginar y crear cosas que no existían en la realidad.

Eso, junto con una alimentación de mejor calidad, potenció el desarrollo del cerebro y elevó al ser humano al nivel que tiene hoy en día.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La creatividad humana también se ha aplicado al destructivo arte de la guerra.

En el libro usted sostiene que la creatividad ha dado cosas muy buenas, pero también algunas muy malas como la guerra.

Siempre hubo violencia en nuestra historia como especie, pero al principio no había guerras.

Datos arqueológicos muestran que los conflictos más graves aparecieron hace 8.000 o 12.000 años, cuando grupos de seres humanos comenzaron a domesticarse, construir pueblos y aumentar sus áreas para agricultura y ganadería.

Las guerras surgieron cuando el humano empezó a tener territorios y cosas y a pensar que era dueño de ellos: había más posibilidad de reclamos y competencia por los recursos.

Image caption

Fuentes cree que el ser humano del pasado le puede ense;ar mucho al actual.

Una de las conclusiones de su libro es que losseres humanos actuales podemos aprender mucho de lacreatividad de nuestros antepasados.

Claro, los primeros seres humanos pueden enseñarnos mucho a los de hoy sobre el poder de la creatividad y la cooperación para mejorar el mundo.

Para empezar, la historia evolutiva demuestra que la cooperación es la mejor manera de tener éxito en el planeta. Siempre debemos recordar eso de nuestro pasado, porque en la actualidad hay una tendencia al individualismo; pareciera que la persona es más importante que el grupo, pero ambos son relevantes.

Por otra parte, siempre que reflexionamos sobre la creatividad pensamos en individuos geniales, como si se tratara de algo puramente personal. Pero la imaginación va siempre de la mano de la colaboración.

Todo el mundo dice, por ejemplo, que Picasso era una individuo extremadamente creativo. Desde luego que lo era, pero también aprendió a pintar y dibujar de muchas otras personas; detrás de él había toda una historia artística.

Somos individuos creativos, sí, pero nuestra evolución nos enseña que solo somos capaces de transformar el mundo cuando imaginamos algo distinto de manera colectiva.

Este artículo forma parte de la versión digital del Hay Festival Cartagena, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad colombiana entre el 22 y el 28 de enero de 2018.

Sigue toda la información relacionada con el Hay Festival



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

BBC Mundo

7 mitos y verdades sobre cómo mantener una piel sana


Mujer limpiándose la cara.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

De tanto repetirse, mucha información falsa acaba pareciendo cierta.

Desde qué cremas usar hasta cuántos litros de agua hace falta beber al día, los medios están repletos de información -no siempre correcta- sobre qué tenemos que hacer para mantener una piel lozana y joven.

Y algunas de estas recomendaciones perduran a través de los años pese a no tener base científica alguna.

En un artículo publicado en The Conversation, Sara J. Brown, investigadora del Wellcome Trust y profesora de dermatología genética y molecular de la Universidad de Dundee, en Escocia, analiza algunos de los mitos más difundidos en torno a la salud de la piel, y confirma qué datos son fiables.

Estos son los siete mitos y verdades destacados por Brown.

1. La piel se renueva constantemente

VERDADERO: la piel es una barrera dinámica entre el interior del cuerpo y el mundo exterior.

Las células de la epidermis (la capa exterior de la piel) llamadas queratinocitos se están dividiendo constantemente para producir un suministro de células que se mueven hacia arriba, atravesando esta capa, y que luego se desprenden de su superficie.

La piel es una fuente rica en células madre con capacidad de dividirse y renovarse a sí mismas.

2. Hay que beber dos litros de agua al día para mantener la piel sana

FALSO: la cantidad de agua que bebes no afecta directamente a tu piel. El agua llega a la piel a través del flujo sanguíneo que corre por la dermis (la capa interna de la piel). Y el agua se pierde por la epidermis, sobre todo en un ambiente seco.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El mito de los dos litros de agua es uno de los más difundidos.

El agua es necesaria para mantener la piel hidratada y, cuando el cuerpo sufre una deshidratación severa, la piel se ve apagada y menos elástica.

En una persona sana, los órganos internos -riñones, corazón y vasos sanguíneos – controlan la cantidad de agua que llega a la piel.

No se requiere una cantidad fija de agua. Esto depende simplemente de la cantidad que uno usa y pierde.

3. El estrés puede hacer que tu piel se vea poco saludable

VERDADERO: estudios científicos muestran que varias condiciones de la piel empeoran por situaciones de la vida cotidiana, probablemente por causa de las hormonas del estrés, incluido el cortisol (una hormona esteroidea producida por las glándulas suprarrenales).

Un ejemplo de ello es la alopecia areata, una condición autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo comienza a atacar a los folículos del cabello, provocando su caída.

La psoriasis es otra condición autoinmune que hace que la piel se engrose, forme escamas y se inflame. Otras son el eczema -la inflamación de la piel que hace que aparezcan manchas rojas que provocan picazón y que suelen aparecer junto con el asma, la fiebre del heno y otras alergias.

4. Comer chocolate genera acné

FALSO: el acné común, que aparece en la adolescencia y puede persistir hasta los 30 o 40 años, es el resultado de la interacción entre el efecto de las hormonas en las glándulas sebáceas en la piel y la respuesta inmunológica de la piel a los poros bloqueados y los microbios que viven en la piel.

Seguir una dieta elevada en grasas es poco saludable por muchas razones, pero no causa acné.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Comer alimentos con poca grasa es bueno por muchas razones, pero no está necesariamente vinculado a la aparición de acné.

De hecho, algunos de los medicamentos por vía oral recetados para tratar el acné severo -como por ejemplo la isotretinoína- se absorben mejor cuando se ingieren con comidas grasas, y estas pueden incluir chocolate.

5. El polvo para la ropa provoca eczema

FALSO: el eczema es una condición en la que la piel se enrojece y reseca, provocando escozor. Surge por una combinación de factores genéticos y circunstancias ambientales.

Los jabones, los detergentes o los polvos para lavar pueden irritar la piel y contribuir a que se reseque porque eliminan el aceite de la piel (así como los detergentes eliminan la grasa de los platos).

Los polvos para lavar biológicos contienen enzimas -proteínas que descomponen las grasas y otras proteínas para eliminar las manchas- que pueden irritar la piel sensible y por ello empeorar el eczema.

Es importante enjuagar bien la ropa lavada con estos productos antes de usarla para evitar que nos irrite la piel.

6. Las marcas blancas en las uñas indican falta de calcio

FALSO: las uñas se forman en la matriz de la uña, una zona bajo la piel en el borde la uña. Si la matriz está dañada, se produce una irregularidad en la uña que está creciendo y es posible que queden atrapadas burbujas de aire.

Esto se manifiesta en forma de manchas blancas en la uña. El calcio es importante para tener uñas sanas (así como huesos y dientes sanos), pero estas marcas blancas no indican una deficiencia.

7. El sol es bueno para ti

VERDADERO Y FALSO: el sol tiene efectos positivos y negativos.

La luz del sol incluye una mezcla de diferentes longitudes de onda de luz: algunas son visibles para el ojo humano, otras son más cortas que los colores que podemos ver (a esto se le llama ultravioleta (UV) y otras, como el infrarrojo, son más largas.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El sol es bueno, siempre y cuando se tome en cantidades moderadas.

Diferentes longitudes de onda tienen diferentes efectos sobre la piel.

Los rayos UVB son aprovechados por la piel para producir vitamina D, que resulta esencial para la salud de los huesos.

Sin la exposición al sol, podemos obtener esta vitamina de los alimentos. Dermatólogos utilizan longitudes de onda específicas de rayos UVA y UVB en dosis minuciosamente controladas para reducir la inflamación del piel.

Pero cuando la piel se expone de forma prolongada a rayos UV, estos pueden dañar el ADN de las células de la piel y hacer que haya un crecimiento descontrolado, lo cual puede dar lugar a la aparición de un cáncer.

Como regla general, a menos que tengas una enfermedad o estés siguiendo un tratamiento para limitar el funcionamiento del sistema inmunológico, el sol es bueno para ti en cantidades moderadas y siempre debes evitar quemarte la piel.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Cómo alejarte del ruido puede aumentar tu creatividad (y otras ventajas del silencio)


mujer

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Silencio, por favor.

En algún momento, todos nos hemos sentido abrumados por el ruido del tráfico, la gente que habla muy alto, las alertas de los teléfonos móviles… y aun así, el silencio muchas veces se asocia con soledad, aburrimiento o tristeza.

“Vivimos en la era del ruido. El silencio está casi extinguido”, dice el filósofo Erling Kagge, un aventurero explorador del poder del silencio que se convirtió en la primera persona en alcanzar los ‘tres polos’: el Norte, el Sur y la cima del Everest.

Pero, ¿por qué necesitamos silencio? ¿Cómo lo perdimos?Y quizás más importante, ¿dónde podríamos volver a encontrarlo?

El silencio nos permite sentirnos presentes

“La Antártida es el lugar más tranquilo en el que he estado”, dice Kagge.

“Me volví cada vez más atento al mundo del que formaba parte. No estaba aburrido ni había nada que me interrumpiera. Estaba solo con mis propios pensamientos e ideas… estaba presente en mi propia vida”.

Pocos tienen el privilegio de ir hasta el extremo sur del planeta, pero encontrar un espacio silencioso, ya sea un dormitorio, un rincón tranquilo en un jardín o un cubículo en un baño, puede ayudarnos a tomarnos un descanso de la prisa y la rutina, para reconectarnos con nosotros mismos.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Todos podemos encontrar nuestro “silencio interno”.

Kagge cree que todos podemos encontrar nuestro “silencio interno”.

Para ello sugiere actividades como sentarse frente a una fogata, pararse en la ducha, nadar en un lago en medio del bosque o pasear por el campo.

“Todas ellas pueden ser experiencias de perfecta quietud“, dice.

El silencio nos da espacio para pensar

El silencio es “una clave para desbloquear nuevas formas de pensar”, dice Erling, y la ciencia apoya la teoría del filósofo.

Incluso sin el estímulo del sonido, nuestros cerebros permanecen activos y dinámicos.

Un estudio de 2001 definió un “modo predeterminado” de la función cerebral, explicando que incluso “en reposo” sigue trabajando constantemente, absorbiendo y evaluando información.

Investigaciones posteriores han demostrado que este modo predeterminado también nos ayuda a reflexionar.

Otra investigación de 2013 afirma que cuando el cerebro descansa, es capaz de integrar información interna y externa en “un espacio de trabajo consciente”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

El silencio nos ayuda a desarrollar nuestras mejores ideas.

El silencio y el descanso podrían ser la clave para lograr nuestro mejor pensamiento creativo y nuestras mejores ideas.

El silencio, poderosa herramienta de conversación

Durante una conversación o un debate, es fácil olvidar el poder del silencio. Pero permanecer callado es una herramienta que todos deberíamos tener a mano.

En palabras del orador romano Cicerón, “el silencio es una de las grandes artes de conversación“.

El silencio puede marcar la diferencia entre una inútil reacción explosiva y una respuesta más considerada.

Hacer una pausa permite hablar con más calma y sabiduría. También muestra fuerza y confianza en un argumento.

“Nada fortalece tanto la autoridad como el silencio”, dijo Leonardo da Vinci.

Pero además de ayudarnos a derrotar a un oponente, puede ayudarnos a nutrir nuestras relaciones.

Al permanecer en silencio, naturalmente estás escuchando más y dando a otros la oportunidad de compartir.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Aprender a callar puede ser muy útil durante una discusión.

El silencio podría ayudar al crecimiento de nuestros cerebros

En 2013, el biólogo Imke Kirste estaba probando los efectos del sonido en el cerebro de los ratones.

Los resultados fueron sorprendentes: los sonidos no tuvieron un impacto duradero, pero dos horas de silencio al día impulsaron el desarrollo de células en el hipocampo, la parte del cerebro que ayuda a formar los recuerdos.

No era el sonido sino su ausencia lo que ayudaba en la creación de nuevas células en el cerebro de los ratones.

Aunque el crecimiento de nuevas células cerebrales no necesariamente tiene beneficios para la salud, estas células parecían convertirse en neuronas funcionales.

Si también se puede establecer un vínculo entre el silencio y la generación de neuronas en los humanos, existe la posibilidad de que el silencio pueda usarse para ayudar a los pacientes con afecciones asociadas con la disminución del nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo, como la demencia y la depresión.

El silencio es el antídoto contra las redes sociales

“Anticipar el ruido de una pantalla o un teclado es adictivo“, advierte Erling.

“Cuanto más nos sumergimos en él, más queremos distraernos… Revisamos y volvemos a revisar nuestros teléfonos en un intento por alcanzar la satisfacción”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Estare enganchados al móvil puede generar ansiedad.

Pero en lugar de encontrar satisfacción, “esta forma de ruido genera ansiedad y sentimientos negativos”. Puede que estemos enganchados con las redes sociales, pero eso no significa que estemos contentos.

“El silencio”, dice Kagge, “es lo opuesto a todo esto”.

“Se trata de adentrarte en lo que estás haciendo… no vivir a través de otras personas y otras cosas”.

Puede ser un pensamiento desalentador, pero intenta un apagón tecnológico por unas horas.

Desarrolla estos descansos lentamente hasta que puedas pasar un día entero sin tu teléfono o tu tableta. La ausencia de esos zumbidos, vibraciones y alertas podría hacerte más feliz.

El silencio ayuda a aliviar el estrés

Florence Nightingale, la creadora de la enfermería moderna, escribió: “El ruido innecesario es la falta de cuidado más cruel que se puede infligir a los enfermos o las personas sanas”.

Nightingale argumentó que cada sonido innecesario podría causar alarma, angustia y pérdida de sueño para los pacientes en recuperación.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

El silencio ayuda a liberar la tensión de cuerpo y mente.

Las investigaciones modernas respaldan sus puntos de vista: se han descubierto correlaciones entre la presión arterial alta y el ruido crónico, como el que producen carreteras y aeropuertos.

El ruido también puede resultar en niveles elevados de estrés. Se cree que las ondas de sonido activan la amígdala, que se asocia con la formación de la memoria y las emociones, causando una liberación de hormonas del estrés. Este proceso puede ocurrir incluso mientras dormimos.

El silencio, por su parte, tiene el efecto contrario. Ayuda a liberar la tensión en el cerebro y el cuerpo.

Un estudio publicado en la revista Heart encontró que dos minutos de silencio pueden resultar incluso más calmantes que escuchar música “relajante”.

Quizás llegó el momento de apagar esa música…

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Shamima Begum: despojan de la nacionalidad británica a la joven que se unió a Estado Islámico y quería regresar a su país a dar a luz


Shamima Begum

Derechos de autor de la imagen
Metropolitan Police/PA

Image caption

Shamima Begum se fue de Londres en febrero de 2015 junto a dos amigas.

La joven británica Shamima Begum, quien viajó a Siria para unirse a Estado Islámico en 2015 cuando tenía 15 años, fue despojada de su nacionalidad.

“Es injusto. Estoy un poco sorprendida. Me molesta y me frustra. Me rompe el corazón“, le dijo la chica al canal de televisión británico ITV.

El Home Office (el Ministerio del Interior del Reino Unido) le informó a la familia de Begum la decisión de revocarle la ciudadanía británica a través de una carta.

La joven, quien tiene 19 años y dio a luz hace pocos días en un campo de refugiados, expresó su deseo de regresar al Reino Unido para criar a su hijo en una entrevista que le dio al periódico británico The Times.

El 18 de febrero de 2015 Behum se escapó de su casa, y junto a dos amigas de la secundaria londinense a la que asistía, tomó un vuelo con destino a Turquía. Estando allí, cruzaron la frontera y llegaron a Siria.

Derechos de autor de la imagen
PA

Image caption

Sajid Javid, ministro del interior británico, le comunicó la decisión del gobierno a la familia de Begum a través de una carta.

Apátrida

Según fuentes del gobierno británico, su decisión se fundamenta en que la chica puede adquirir otra nacionalidad.

Su madre es oriunda de Bangladesh, y por esa razón, de acuerdo a las leyes de ese país, ella tendría derecho a solicitar la nacionalidad bangladesí.

Begum, sin embargo, no tiene pasaporte de esa nación y nunca ha estado allí.

Tasnime Akunjee, abogado de la familia, informó que están considerando todas las opciones legales para refutar la decisión del gobierno.

El representante legal le dijo al periódico británico The Independent que el gobierno de Bangladesh “no sabe quién es ella, por lo que, a efectos prácticos, la convirtieron en apátrida”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Shamima Begum huyó a los 15 años de su hogar en el este de Londres para unirse a Estado Islámico.

Opciones

Begum está explorando otras alternativas para irse de Siria.

Poco tiempo después de llegar a una de las zonas en control de Estado Islámico, la joven se casó con un combatiente holandés que era parte de la agrupación extremista y que se había convertido al islam.

Con él tuvo dos hijos que murieron hace algunos meses.

“Quizás puedo pedir la ciudadanía holandesa. Si a él (su esposo) lo envían a una prisión en Holanda, puedo esperarlo”, dijo la joven en la entrevista con ITV.

Se cree que el hombre se entregó a un grupo de combatientes sirios aproximadamente hace dos semanas.

“Creo que la decisión (del gobierno británico) es un poco injusta conmigo y con mi hijo”, indicó Begum.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending