Connect with us

EL MUNDO

Ana Julia Quezada, 12 días de crueldad tras la muerte del niño Gabriel Cruz


Dos nombres protagonizarn desde hoy muchas conversaciones en toda Espaa. Uno, el del nio Gabriel Cruz, asesinado hace un ao y medio en Almera. El otro, el de Ana Julia Quezada, su presunta asesina.

Porque si todas las desapariciones son inquietantes, la de un nio estremece los corazones mucho ms. Sobre todo cuando la apariencia es la de que no ha podido pasar nada, que quiz se trate de una chiquillada. Y el reloj empieza a correr, y genera una angustia que nubla la mente y a veces incluso hace pasar por alto la que quiz podra ser la solucin ms obvia. Pero claro, quin se resigna a pensar que lo obvio es que si un nio desaparece es porque alguien le ha matado? Puede haber alguien que quiera asesinar a sangre fra a un pequeo de ocho aos?

Eso justo hizo Ana Julia Quezada con el pequeo Gabriel Cruz, el Pescato. Y desde este lunes se enfrenta a un jurado popular con una amenaza de condena sobre ella tan alta como la prisin permanente revisable.

El caso de Gabriel, nio inocente y feliz en un pequeo pueblo de Almera, es la muestra de que existe la crueldad sin motivo, de que se puede convivir con el horror metido en casa sin saberlo. Gabriel desapareci el 27 de febrero de 2018, al salir de casa de su abuela, enfilando un camino estrecho y vaco que le conducira unos metros ms adelante a la casa de sus primos, pero nunca lleg.

Ni 100 metros de distancia le separaban de la salvacin. Y la mujer que le atrap, estrangul, ocult a todos y humill, incluso muerto, era la novia de su padre, la mujer que aparent estar tan preocupada como la verdadera madre durante los 12 agonizantes das de bsqueda de Gabriel.

Tambin en ese aspecto se detiene la Fiscala, que subraya que durante las dos semanas la procesada mostr con “afliccin, compungida y apesadumbrada, involucrndose en las batidas de bsqueda en una clara actitud de simulacin, fingimiento y farsa, pblica y notoria con absoluta frialdad de nimo”.

La desaparicin

Todo apuntaba al principio a que a Gabriel se lo haba tragado la tierra. Quiz un extrao, cargado de malas intenciones, pas por el pueblo con la mala suerte de que en ese momento el nio estaba solo en mitad de la vereda. O, por qu no tambin, que el cro tuvo una ocurrencia infantil y, a mitad de recorrido hacia sus primos, cambi el rumbo, hasta poderse haber perdido en el monte.

Los parajes parecan propicios para un extravo: Las Hortichuelas, una barriada de Njar incrustada en el Cabo de Gata, con apenas 100 habitantes y muchos kilmetros de soledad a la redonda. All, a lo lejos, pero no tanto como para que un nio no llegara, un embalse hondo de aguas oscuras, junto a la depuradora de Las Negras. Pero los padres jams pensaron en esta opcin, porque el nio era obediente y nada propenso a las locuras aventureras.

Tambin pareca improbable la teora del rapto porque, cuntas coincidencias deben darse para que un secuestrador de nios pase por este lugar desolado justo cuando un pequeo realiza un trayecto de medio minuto, a plena luz del da, y encima la mala suerte provoque que hasta tres horas despus nadie se percate de su desaparicin?

Y as, con el tiempo en contra, pero la esperanza viva, se moviliz primero a todo a un pueblo, despus a todos los agentes y voluntarios disponibles y finalmente a toda Espaa, que sigui minuto a minuto los vericuetos del dispositivo de bsqueda, algo que empieza a ser costumbre. Y junto a ellos, siempre los primeros, los padres del nio, ngel y Patricia. Separados, pero todava amigos, siempre unidos ante todo por quien ms les importaba en la vida.

En un segundo plano, cuando no en primero casi a base de codazos, apareca una mujer dominicana, de piel morena y pelo erizado, con cara de dolor permanente: Ana Julia, que se enfrenta a partir de este lunes a la prisin permanente revisable por asesinato con alevosa. Nueve miembros del jurado popular decidirn su futuro.

La bsqueda

Alrededor de 150 periodistas de 40 medios rememorarn aquellas fechas de impostura, cuando Ana Julia hablaba como una ms de la familia, daba la cara en televisin, mostraba pblicamente su cario y su consuelo a ngel, que, al igual que Patricia, se agarraba a la posibilidad de que el pequeo Gabriel siguiera vivo.

Y entonces, tanto l como la madre lanzaban ruegos en los medios, asegurando que slo queran ver al nio bien, que no tenan ningn inters en tomar represalias con tal de que el Pescato apareciera; quiz podran dejarlo abandonado en algn sitio pblico, donde alguien le cuidara hasta que llegaran ellos.

Ya participaban ms de 500 personas en la bsqueda, que la Fiscala ha cifrado en un coste total de 200.203 euros. Y lleg el sbado 3 de marzo, el quinto da de incertidumbre, cuando apareci una pista: una camiseta del nio. Surti el efecto contrario al que pretenda la asesina.

Para el pblico, ajeno a todo, era una esperanza de encontrar al nio. Era una camiseta suya, sin duda. Con toda celeridad se mand a analizar el ADN de la tela y efectivamente era de Gabriel. El propio ministro del Interior de entonces, Juan Ignacio Zoido, lo anunci en su perfil de Twitter, absorbido tambin por la vorgine de informar a cada momento. No se hablaba de otra cosa esos das, es cierto, y lo ocurrido, y repetido ya sucesivas veces, ha dado para grandes debates sobre la idoneidad de informar tanto sobre las tragedias.

Sin embargo, para los agentes de la Guardia Civil la esperanza no era tal. Era ms bien una certeza, que guardaron por el bien del caso: la pista era falsa y la haba proporcionado la sospechosa. Desde fuera, el hecho de que la camiseta la hallasen ngel y Ana Julia, cerca de la depuradora -y a cuatro kilmetros del pueblo-, podra parecer casi una casualidad del destino, una especie de premio por su constancia, pues quin mejor que uno de los padres para encontrar la pista de su hijo.

La coartada

An tardaran los agentes una semana en detener a Ana Julia, porque la prioridad desde entonces fue que les condujera al nio, y faltaban las pruebas definitivas. Una cosa es tener indicios y otra, pruebas. Se instal un micrfono en su coche, se la sigui da y noche, se pinch su telfono. Es decir, el procedimiento habitual cuando hay un objetivo claro. Y Ana Julia era ese objetivo.

Dej descuidadamente la camiseta lejos de donde en realidad haba que buscar al nio. Aprovech, relata el fiscal, que en aquel apartado caaveral haba estado ms veces con una pareja anterior a ngel, y quiz as, se sospecha, derivar las culpas hacia l.

Esos das tambin apareci otro falso culpable: un hombre que acosaba a Patricia, hasta el punto de que la madre del nio le haba denunciado y le haban puesto una orden de alejamiento. La quebrant e ingres en la crcel por ello.

Pero volvamos a Ana Julia. Entreg la camiseta; su coartada se convirti as en su condena, pues fue el acto que le quit la mscara y que hoy, a unas horas del juicio, retrata la hipocresa y la falta de sentimientos por todos los que estaban buscando al nio, pero especialmente contra ngel y Patricia, por no mencionar tambin a la abuela de Gabriel, cuyo dolor por haber dejado salir tan tranquilamente al pequeo de su casa aquel fatdico da es inimaginable. Por cierto, por ese dao moral, se piden otros 10 aos, por lesiones psquicas, adems de 600.000 euros de indemnizacin para los padres y 170.000 para la abuela materna.

El desgaste fue inimaginable. La bsqueda continu una semana desde el hallazgo de la camiseta. Se miraron pozos, zanjas, cavidades, arbustos, charcos, construcciones, rboles, rocas. Se busc sin perder de vista a Ana Julia. Se rog a los padres que mantuvieran una actitud de disimulo ante ella.

La detencin

Hasta que lleg el 11 de marzo de 2018, un da soleado en los pueblos de Almera que siempre quedar marcado en el calendario. Cuando Ana Julia subi a su coche se pararon los relojes. Lo que dijo dentro del vehculo es tan brutal que quiz ni siquiera se permita escucharlo pblicamente en el juicio, donde se reproducirn todas las grabaciones y pruebas obtenidas por la Polica Judicial y la UCO.

La magistrada, Alejandra Dodero, ya ha declarado secretas las declaraciones de los padres, as como las pruebas periciales de los forenses y un informe de parte sobre las causas de la muerte, que la Fiscala resumi as en su escrito de acusacin: “Asfixia mecnica por sofocacin al obstruir los orificios respiratorios de boca y nariz utilizando una fuerza desproporcionada con respecto a la del menor hasta vencer la resistencia de la vctima”.

El nio llevaba muerto 12 das, pero la frialdad de Ana Julia no le impidi ir a la finca de ngel en Rodalquilar, donde ella lo enterr. Le haba atrapado nada ms abandonar la casa de la abuela. La seora recordaba cmo un poco despus de salir Gabriel de su casa la novia de su hijo tambin abandon el hogar.

Poco despus haba capturado al pequeo. Le haba tapado la boca y la nariz con una fuerza desmedida, recuerda la Fiscala. Le ahog sin piedad. Y despus lo meti en una pequea tumba que tena preparada en la finca. Lo meti dentro, lo tap con arena y piedras y lo mantuvo escondido hasta que se vio acorralada.

A sabiendas de que no podra mantener la farsa mucho ms, de que cada vez haba ms agentes, ms televisiones, ms preguntas -los agentes la interrogaron poco antes, para meterle miedo-, Ana Julia desenterr al pequeo, lo meti en el maletero y condujo varios kilmetros insultndole, vejndole, hasta llegar a un garaje, desde donde pensaba esconderlo de nuevo, para llevarlo, esperaba, a una tumba definitiva. Pero nada ms entrar al garaje, en el pueblo de Vcar, los agentes le dieron el alto. Saban que llevaba a Gabriel en el maletero.

Un “macabro plan criminal”

Varios vecinos grabaron su arresto, con un ruido constante de viento, mientras el abatimiento llegaba a todos. Se supo en el acto. Se llor. Se hicieron homenajes y actos pblicos. Ella confes. El desenlace no poda ser peor. La esperanza qued rota. Y el juez que la mand a prisin describi todo como un “macabro plan criminal”. Despus se conoci el rastro de muerte dejado por esta mujer en los ms de 20 aos que lleva en Espaa, empezando por la nunca aclarada muerte de su primera hija, una nia que cay por la ventana de un sptimo piso en Burgos, cuando Ana Julia viva all con una pareja con la que tuvo otra hija, hoy mayor.

Patricia recordaba hace unos meses, en el primer aniversario de la muerte de su pequeo, que no ha podido volver a trabajar, que no tiene fuerzas para dar la cara delante de gente que la mira compasivamente. Ella siempre sospech de Ana Julia, y por eso revel que los ruegos pblicos a ese posible secuestrador eran mensajes hacia la conciencia de la asesina, la nica manera de hablar con ella y pedirle que acabara ya con tanto sufrimiento era dirigindose a un delincuente imaginario.

Fue Patricia la que pidi serenidad cuando en el pueblo intentaron linchar a Ana Julia, durante la reconstruccin policial de los hechos. Y tambin fue la que se compadeci de ngel, que no supo ver con qu clase de persona se haba juntado. Fue, en fin, Patricia, tambin la que pidi menos venganza y ms bondad en el mundo, para que todo se llene de pescatos en lugar de odio.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL MUNDO

Baloncesto, entre el 'glamour' y la realidad



 Leer



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

Madrid rinde homenaje a Enrique Urquijo en el 20 aniversario de su muerte


Actualizado

Fue el 17 de noviembre de 1999 cuando su cuerpo fue hallado en un portal del barrio de Malasaa, vctima de una sobredosis


lvaro Urquijo, de Los Secretos, y Mikel Erentxun en el homenaje a Enrique Urquijo.
EFE

Este domingo se han cumplido exactamente 20 aos de la muerte de Enrique Urquijo y Madrid ha rendido un homenaje a la memoria y a las composiciones de este artista en un concierto a la vez triste y alegre en el que amigos, admiradores y pblico han cantado y bailado sus canciones.

Fue el 17 de noviembre de 1999 cuando su cuerpo fue hallado sin vida en un portal del madrileo barrio de Malasaa, vctima de una sobredosis. Tena 39 aos.

Un veintena de artistas se han dado cita este noche el WiZink Center de Madrid para rememorar las composiciones ms famosas de este cantante madrileo, que fund ‘Los Secretos’, uno de los mticos conjuntos del pop espaol de los 80, junto con sus hermanos lvaro y Javier y compuso canciones que han cantado varias generaciones, de tal forma que forman ya parte de la memoria y la historia musical del pas.

Un homenaje que ha comenzado recordando las mticas salas de Madrid que acogieron los primeros conciertos del grupo. Y el escenario se ha transformado en la sala Galileo Galilei, que ha cumplido este ao 35 aos, la ltima que pis Enrique Urquijo unos meses antes de morir, el 22 de julio.

Desde ese escenario, artistas que fueron amigos o, ms jvenes, admiradores de su msica, han interpretado varias de las composiciones de Enrique: San Damin ha empezado con ‘Hoy la vi’; Dani Flaco ha sido el siguiente en recordarle con ‘Hoy no’ y Jorge Marazu, para quien Urquijo fue el motivo por el que hoy se dedica a la msica ha interpretado ‘Y no amanece’.

Y Rafa Higueras ha interpretado la cancin que, ha dicho, compuso el da que muri Enrique: ‘Quiero beber hasta perder el control’.

Una segunda parte del concierto ha sido sinfnico, en el que canciones como ‘Aunque t no lo sepas’ u ‘Hoy empec’, han sido interpretadas por una orquesta y con los componentes de ‘Los Secretos’.

lvaro Urquijo ha agradecido al pblico por haber conseguido que las canciones de Enrique perduren durante generaciones y hayan podido dar una segunda vida a ‘Los Secretos’.

Otro de los artistas que ha recordado la influencia de este grupo ha sido el gallego Andrs Surez, al que han acompaado ‘Los Secretos’ mientras cantaba otra de las canciones de Enrique Urquijo, una pieza que l cantaba hace aos en el Metro a su llegada a Madrid.

David Summers con la mtica ‘Ojos de perdida’; Mikel Erentxun con ‘No me imagino’, y Coque Malla con ‘Esta es otra tarde’ han sido los ms bailados de la noche mientras que Rozaln ha cantado la emotiva ‘Agrrate a mi Mara’.

“Cuando empezbamos tenamos muy pocas referencias y una de ellas era Miguel Ros“, ha recordado lvaro Urquijo, un artista que les ha acompaado esta noche y al que todo el pblico ha recibido en pi, y que ha cantado con l ‘En la barra del bar’.

Manolo Garca, con ‘La calle del olvido’; Amaral, con ‘Buena chica’; y Alejo Stivel, con ‘Sobre un vidrio mojado’, han sido otros de los artistas que han participado en el concierto.

“Gracias a l todo empez” ha dicho lvaro al presentar a su hermano Javier, que form parte de la banda en sus inicios. Y ambos han interpretado la ms famosa de todas sus conocidas canciones ‘Djame’.

Y para terminar, por supuesto, ‘Te he echado de menos hoy’, como los seguidores de ‘Los Secretos’ siguen echando de menos a Enrique Urquijo.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

El gigante petrolero Aramco inicia la mayor venta de acciones de la historia


La empresa ms rentable del planeta ha salido a Bolsa con un precio de referencia que sita el valor de la compaa en la horquilla de los 1,6 y 1,7 billones de dlares


Planta de gas natural de Aramco en Arabia Saud.
REUTERS

Aramco, la empresa ms rentable del planeta, ha lanzado este domingo la mayor operacin pblica de venta de acciones de la historia. Tras meses de titubeos, el gigante petrolero saud ha salido a Bolsa con un precio de referencia que sita el valor de la compaa en la horquilla de los 1,6 y 1,7 billones de dlares, por debajo del objetivo inicial de alcanzar los dos billones.

El varapalo a los planes del prncipe heredero Mohamed bin Salman -el urdidor de una iniciativa anunciada hace cuatro aos- no impide, sin embargo, que la oferta inicial de acciones (IPO, por sus siglas en ingls) pulverice registros. El precio de referencia inicial se sita entre los 30 y los 32 riales (de 8 a 8,5 dlares) por accin.

En total, la empresa oferta el 1,5% de sus aciones a travs de Tadawul, el mercado burstil de Riad. Unos 3.000 millones de acciones por cuya venta espera obtener 96.000 millones de riales (unos 25.600 millones de dlares), por encima de la salida a Bolsa rcord de Alibaba (25.000 millones de dlares) hace un lustro.

Arropada por una ubicua campaa de publicidad, la oferta pblica de venta de acciones permanecer abierta hasta el prximo 28 de noviembre para inversores privados, exclusivamente saudes, por resolucin de la empresa. Los particulares podrn suscribir hasta un 0,5 por ciento de participaciones. La operacin para inversores institucionales y extranjeros con permiso para invertir en bolsa saud se prolongar hasta el 4 de diciembre.

Privatizacin parcial

Segn la prensa saud, la expectacin alrededor de la privatizacin parcial es tal que se pronostica que alrededor de cinco millones de personas acudan a la llamada y adquieran participaciones. Las entidades bancarias estn ofreciendo prstamos, con apetecibles mrgenes, para incentivar la operacin.

Los medios de comunicacin han ensalzado la adhesin a la oferta como un “deber nacional” y los lderes religiosos han precisado que invertir en Bolsa no atenta contra el islam. El 5 de diciembre se desvelar el precio final de las acciones y si existe excedente se comunicar antes del 12 de diciembre.

La estrategia a largo plazo del gigante petrolero, que controla alrededor del 10% del suministro mundial y que no emitir ms acciones en los prximos seis meses, sigue siendo una incgnita. Fuentes cercanas a la empresa consultadas por Reuters avanzan que la firma ha descartado lanzar su oferta pblica internacional en Estados Unidos.

En la ronda inicial, Aramco esperaba obtener hasta 40.000 millones de dlares. Una cifra mermada finalmente por el contexto regional. En 2018 la compaa tuvo un beneficio neto de 111.100 millones de dlares en 2018 y gener unos ingresos de 355.900 millones de dlares. El resultado bruto de explotacin (ebitda) se situ en los 224.000 millones de dlares.

Una serie de turbulencias ha desafiado en los ltimos meses el plan de Aramco, con 78.000 empleados y que seguir frreamente controlada por el Estado saud. El ataque con drones y misiles contra dos de sus refineras, ocurrido el pasado septiembre y cuya autora contina en zona de sombras, oblig a suspender el 5% de la produccin total del reino y a retrasar la oferta pblica.

La operacin es piedra angular del paquete de ambiciosas reformas que impulsa Bin Salman bajo el lema de “Visin Saud 2030” con el objetivo de acabar con la “adiccin al petrleo” del reino. Con los ingresos obtenidos, Riad impulsar la diversificacin econmica y la creacin de empleo.

El descrdito que an arrastra el pas por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, el dbil crecimiento que experimentan los pases del Golfo, los precios del crudo y su consumo futuro, la reduccin de la produccin pactada por la Organizacin de Pases Exportadores de Petrleo (OPEP) y el riesgo de una desaceleracin econmica mundial tambin jugaron en contra.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

Trending