Connect with us

EL PAÍS

Así es el móvil de un narcotraficante como El Chapo



Dos agentes del FBI acorralaron al joven informático colombiano Christian Rodríguez, era 2011 y estaban en Bogotá. Sabían que trabajaba para El Chapo Guzmán y le dijeron: “O colaboras o tendrás un problema serio”.

Rodríguez tomó la decisión aquel mismo día: aceptó colaborar.

Durante los dos años siguientes, Rodríguez ayudó al FBI a conseguir docenas de llamadas y mensajes que el Chapo creía que no escuchaba nadie. Esta semana, durante el juicio en Nueva York al famoso narcotraficante, Rodríguez, de 32 años, ha explicado cómo montó lo que luego iba a destruir: una red cifrada de 100 teléfonos Nokia y Blackberry para que la familia de Guzmán y el cartel de Sinaloa pudieran comunicarse en secreto.

El contenido de los mensajes servirá para demostrar el funcionamiento del cartel. Pero los nuevos detalles han descubrierto algo más sobre cómo se comunican los criminales de este mundo.

No tiene la misma necesidad la persona más buscada por el Gobierno más poderoso del mundo que un productor de cannabis

Hay dos datos previos: los móviles cifrados no son ilegales. Depende de uso. Y segundo, hay muchos niveles de seguridad: no tiene la misma necesidad la persona más buscada por el Gobierno más poderoso del mundo, como pasó a serlo El Chapo tras el asesinato de Osama bin Laden en 2011, que un productor de cannabis o simplemente alguien un poco paranoico con el espionaje.

El Chapo requería por tanto de un sistema propio, único. “Si ponemos en una gráfica los ejes seguridad y usabilidad, lo más seguro es un hardware y un software a medida”, dice David Marugán, consultor de seguridad y comunicaciones seguras.

Así es una red segurísima

Las condiciones básicas de una red con este nivel de cifrado son tres. Primero, las llamadas no deben ir por la red móvil, sino por internet. El mejor modo de cifrar es con el protocolo VoIP (voz sobre protocolo de internet), que es el que usan Skype o las llamadas de WhatsApp.

Segundo, teléfonos tuneados. Los dispositivos más seguros son los que no llevan micrófono, cámara o sensor de GPS, que pueden activarse con un malware que se introduce remotamente o por cable.

Los dispositivos más seguros son los que no llevan micrófono, cámara o sensor de GPS

Hay móviles de este tipo fabricados específicamente. Pero las numerosas empresas que viven en el límite de la legalidad optan por tunear un Android, iPhone o Blackberry. “Blackberry es muy customizable. Está a caballo entre los dispositivos hípermodernos y los antiguos. Su arquitectura es moderna, pero permite modificar y programar un montón de cosas”, dice Juan Tapiador, profesor de la Universidad Carlos III en Madrid.

Tercero, y más delicado, el sistema operativo del móvil, los servidores y el cifrado deben ser propios. O lo más propios posible. El sistema operativo de Android o las apps comerciales están en contacto permanente con servidores porque el objetivo es conocer la actividad del usuario: “Los móviles tienen una serie de funciones que hace que sea muy fácil rastrearlos o comprometerlos. Los sistemas operativos están continuamente en contacto por red con Google o Facebook”, dice Alfredo Reino, especialista en ciberseguridad. Nada de todo eso puede quedar en un móvil cifrado.

Así que el software no puede encontrarse en el mercado. Si lo está, aunque sea de una empresa oscura, el FBI podría hacerse pasar por un mafioso ruso, adquirir un sistema igual y tratar de romperlo. Y si no, forzar a esa empresa a dárselo. En el caso de El Chapo, la empresa era básicamente un tipo: el informático Rodríguez.

Y el FBI lo cazó.

Cuando una empresa vende un dispositivo así, ofrece también la suscripción a sus programas y servidores. Y no son baratas. “Te venden una suscripción. No pagas solo por el teléfono, sino por todo el servicio. Guardan los mensajes, te dan el servicio de chat y tienen su pequeño ejército de técnicos. Las compañías más potentes incluso te garantizan que nada se almacena en ningún sitio”, dice Tapiador.

El Chapo tenía a su especialista, aunque huyó. Los mensajes interceptados que han salido en el juicio son de 2011 y 2012. No sabemos de momento qué ocurrió desde entonces, años en los que El Chapo entró y salió de la cárcel. Quizá el FBI también tiene esas comunicaciones, logradas con otros métodos. La compañía israelí antes conocida como NSO, famosa por haber sido implicada en numerosos casos de espionaje, ha presumido esta semana de ayudar en la labor de captura de El Chapo.

El espionaje interno

Todas estas necesidades hacían que El Chapo controlara la distribución de los móviles a sus lacayos, amantes y proveedores. El Chapo aprovechaba esa ventaja para colocar sistemas de espionaje en el resto de dispositivos. En el juicio se ha revelado que El Chapo llamaba a alguien con una excusa vaga, colgaba e inmediatamente conectaba remotamente el micrófono de su interlocutor. Así sabía lo que decían de él apenas colgar.

Uno de los grandes problemas de las redes cifradas es su incomodidad

La profundidad del conocimiento del FBI de la labor de El Chapo revela una doble verdad sobre el mundo de la comunicación mafiosa: uno, si van a por ti te van a pillar. Pero dos, estos sistemas permiten a otro perfil de delincuente vivir bajo el radar de las fuerzas de seguridad.

Uno de los grandes problemas de las redes cifradas es su incomodidad. Estos teléfonos sirven para llamar y chatear con sistemas propios, pero ni redes sociales, ni Google, ni mensajería habitual. “Esto está pensado para que dos personas se comuniquen teniendo dos teléfonos iguales. Necesitan dos o más. Son como los walkie talkies del siglo XXI”, dice Tapiador. No es una tecnología versátil.

Así es como llegan los errores o descuidos. Uno, porque tienes dos teléfonos y te rastrean en el teléfono normal. O dos, porque usas un teléfono seguro para hablar con personas que tienen un móvil normal. “Si montas tu propio servidor, tejes una red cifrada con tus contactos. Todos los teléfonos deben tener la misma configuración. Cualquier cosa que salga de ahí no es segura”, dice Marugán. Si alguien usa una red segura, no debe llamar a un terminal fuera de esa red. El software no cifra el destinatario. Es una vulnerabilidad enorme.

Estos días hay en España un caso de escuchas que pone de manifiesto que algo así puede ocurrir. Es lo que se llama errores en seguridad operacional. Al final, quien usa la tecnología más sofisticada también es humano.



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

Así se retira de la actuación Robert Redford



Secuencia de ‘The Old Man and The Gun’.



El pasado mes de agosto Robert Redford anunció que se retiraba de la interpretación. A lo grande, con The Old Man and The Gun, una película dirigida por David Lowery (A Ghost Story), y dando vida a un atracador y hábil escapista, Forrest Tucker, que logró huir de diversas prisiones en 18 ocasiones… y falló en otras 12. Cuando estaba fuera de la cárcel, Tucker atracaba banco tras banco y aún seguía haciéndolo en el año 2000, con 79 años, cuando fue detenido por última vez. En 2003 The New Yorker le dedicó un artículo, lo que le haría popular antes de morir en prisión en 2004, con 83 años. Redford le encarna en sus últimas andanzas en libertad en un filme en el que también aparecen Sissy Spacek, Danny Glover, Tom Waits y Casey Affleck (habitual en el cine de Lowery), como el policía que le persigue. Y aquí te mostramos una secuencia con Redford en plena huida, antes de que The Old Man and The Gun se estrene el viernes 25 de enero.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Mujeres reales para las series herederas del Me Too



Apenas unas semanas después del 11-S, la televisión norteamericana reflejó el nuevo mundo surgido tras la caída de las Torres Gemelas en series como El ala oeste de la Casa Blanca y Turno de guardia. Una década y media más tarde, tras la victoria en las elecciones presidenciales de Donald Trump, se estrenaron varias series de ambientación militar, como SEAL Team (disponible en Fox) y The Brave (en AXN), con la que las cadenas pretendían llegar al votante que ansiaba ver a América grande otra vez. Los ejecutivos de las cadenas de televisión en abierto en Estados Unidos parecen seguir fiando su supervivencia a reflejar lo antes posible los cambios socioculturales. En un reciente informe realizado por la consultora Ampere Analysis con el título de Greenlight: Getting Your TV Project from Page to Market se encuentra un iluminador análisis de las consecuencias del movimiento Me Too en los universos dibujados por estas ficciones.

Después de analizar 251 series en desarrollo o en producción de las cadenas en abierto de Estados Unidos, Ampere Analysis detectó que un 42% de ellas tenían como protagonista exclusiva a una mujer, frente al 20% con un personaje masculino al frente (el resto son parejas, familias o equipos). Pero no solo se trata de cantidad, sino de una calidad puesta de manifiesto en la variedad de sus roles. Frente a los protagonistas masculinos, que en su inmensa mayoría son agentes de ley, en estos nuevos proyectos hay también periodistas, abogadas, doctoras, vendedoras, asistentas sociales, empresarias, artistas, profesoras… Hasta dos proyectos rivalizan en mostrar a entrenadoras de equipos de baloncesto masculino. En palabras del autor del informe Guy Bisson, director de Investigación de Ampere Analysis, “mientras que los roles femeninos probablemente reflejen la dirección político-social de la sociedad en este momento, los roles masculinos son tal vez un reflejo de la dirección política predominante de los EE UU en su conjunto”.

Esta ola femenina no está relacionada únicamente con el movimiento Me Too o las históricas manifestaciones del 8 marzo del año pasado, sino también con el impulso transformador que ha llevado a mujeres en cifras récord al Congreso estadounidense tras las elecciones del pasado 6 de noviembre. De hecho, la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, que con 29 años se ha convertido en el icono de esta ola renovadora, ya parece haber inspirado una serie.

Apenas unos meses después de su victoria en las primarias demócratas de uno de los distritos de Nueva York con más población hispana, la cadena CBS puso en desarrollo Ms. Mayor, sobre una joven activista que, contra todo pronóstico, se hace con la alcaldía de la Gran Manzana. Su creadora es Barbara Hall, una veterana en contar historias de mujeres con poder político: Madam Secretary (en Movistar Series), en la que Téa Leoni interpreta a la Secretaria de Estados Elizabeth McCord, ya se encuentra en su quinta temporada. Ms. Mayor es solo uno de los muchos proyectos con mujeres reales como punto de origen. Marcia Clark, cuyo calvario a manos del machismo institucionalizado en el sistema judicial y la prensa fue retratado en American Crime Story: The People v. O.J. Simpson (disponible en Netflix), es la cocreadora e inspiración de The Fix, cuyo estreno está anunciado para marzo en la cadena ABC.

En una fase más temprana de desarrollo se encuentra en la NBC Strong Justice. La guionista afroamericana Wendy Calhoun, su creadora, se basa en Ethel McGuire y Marlo McGuire Graham, madre e hija y ambas agentes especiales del FBI. Contando sus historias en dos periodos temporales diferentes, las protagonistas luchan contra el machismo y el racismo además de atrapar a delincuentes.

Muchos de estos proyectos con protagonistas femeninas (y liderados por mujeres tras las cámaras) están ofreciendo un retrato caracterizado por la diversidad. Y es que la congresista Alexandria Ocasio-Cortez no es la única latina en la que se ha fijado la ficción: 100 Days Without Fear (Fox) adapta el popular blog de la influencer de origen venezolano Michelle Poler. La diversidad y contar con nuevas voces son elementos que la consultora Ampere Analysis determina como favorables para poner en pie una serie en el mercado internacional, especialmente en un mercado tan saturado. Y no parece haber escasez de mujeres para inspirar y escribir las series del mañana.

Concepción Cascajosa es profesora de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Los psicólogos rechazan la versión de los acusados de la violación en Collado Villalba



Una psicóloga del Centro de Atención Integral a Mujeres Víctimas de Violencia Sexual (CIMASCAM) rechazó ayer la versión ofrecida este martes por los tres acusados de una supuesta violación en grupo a una chica de 18 años en Collado Villalba en 2015, según la cual lo que sucedió fue a propuesta de la joven.

La profesional del CIMASCAM —centro que atiende a víctimas de violencia sexual que han pasado una fase de valoración para determinar su estado— aseguró que la joven, a la que atendió, sufrió un cuadro de estrés postraumático derivado de la agresión sexual denunciada y necesitó más de quince sesiones terapéuticas para obtener el alta médica. Así lo corroboran, según recoge EFE, los informes psicológicos que se han presentado en la segunda sesión del juicio celebrado en la Audiencia de Madrid contra Ricardo A.M, Miguel Ángel C.O y Martín A.F., que se enfrentan a una petición fiscal de 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual. Según su versión, los hechos transcurrieron en un ambiente “de cachondeo”. Los procesados se encuentran en libertad condicional.

Los psicólogos, que han declarado como peritos, se han mostrado de acuerdo en descartar tanto la simulación de los síntomas de ansiedad y estrés como la posible obtención de unas “ganancias secundarias” por parte de la joven. No obstante, se ha presentado también un contrainforme pedido por la defensa de los acusados en el que se señala que los hechos fueron denunciados cuatro meses después de que supuestamente sucedieran, lo que podría haber provocado una distorsión en el recuerdo de la víctima y podría haber “sesgado” el diagnóstico.

La joven se ha derrumbado durante su declaración en el juicio en el que ha tenido que ser asistida por psicólogos para poder afrontar la situación, afirmando ante el tribunal que no pidió sexo en grupo y que lo manifestó “varias veces”, según indicaron a Europa Press fuentes jurídicas. Tras un biombo, a puerta cerrada y acompañada por dos familiares, la víctima ha relatado durante dos horas con detalle lo que ocurrió la noche del 13 de marzo de 2015 en la casa de la hermana de uno de los procesados.

Ayer declaró también en calidad de testigo el primo hermano de Ricardo A.M y amigo de los otros dos acusados, uno de ellos guardia civil y el otro militar. El testigo corroboró la versión de sus amigos, según la cual la chica “llevó la iniciativa” de lo que sucedió, aunque primero ha asegurado que no habló con ella la noche de los hechos, pero tras confundirse y recibir una llamada de atención de la presidenta de la sala, ha reconocido que sí la llamó.

Además, ha admitido que mantenía conversaciones con los acusados a través de un grupo de WhatsApp que “se deshizo” al recibir una citación para declarar en el juicio.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram



Source link

Continue Reading

Trending