Connect with us

BBC Mundo

Batalla de Kursk: por qué Rusia "sigue peleando" la batalla de tanques más grande de la historia


Tanque de guerra cayendo en una zanja

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La Batalla de Kursk tuvo como protagonistas a los grandes tanques de guerra alemanes y soviéticos.

La victoria en la batalla de tanques más grande de la historia contra la Alemania nazi en Kursk en 1943 sigue siendo una gran fuente de orgullo para los rusos.

Así que no es sorprendente que las autoridades rusas hayan reaccionado airadamente hacia los historiadores occidentales por poner en cuestión el dominio del Ejército Rojo en el campo de batalla.

Durante décadas, los rusos no han visto razones para dudar de los historiadores militares soviéticos, que retrataron la Batalla de Prokhorovka del 12 de julio de 1943 como un punto de inflexión en el que el Ejército Rojo tomó la iniciativa e hizo retroceder a la defensa nazi.

Dicho enfrentamiento se enmarcó dentro de la más extensa Batalla de Kursk que se libró desde el 5 de julio hasta el 23 de agosto de 1943 y que sin duda supuso un parteaguas en la Segunda Guerra Mundial.

Las fuerzas soviéticas frustraron un enorme contraataque nazi después de que las tropas de Adolf Hitler sufrieran una colosal derrota en Stalingrado en el invierno de 1942-43.

Soldados soviéticos y un tanque alemán cerca de Oryol en 1943

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los artilleros soviéticos contrarrestaron el avance de tanques alemanes durante la Batalla de Kursk en el verano de 1943.

Pero recientemente, el historiador británico Ben Wheatley analizó fotos aéreas del campo de batalla de Prokhorovka tomadas por la Luftwaffe -fuerza aérea- alemana del 14 al 16 de julio, cuando la zona estaba todavía en manos alemanas.

Las fotografías se encontraban en los Archivos Nacionales de EE.UU. en College Park, Maryland.

Reportaje en un diario alemán

La valoración de Wheatley, sustentada en un detallado estudio de los partes de guerra y archivos históricos, es que el 12 de julio los alemanes perdieron solo cinco tanques Panzer IV en Prokhorovka, al tiempo que lograron diezmar formaciones enteras de tanques soviéticos kamikazes, de los cuales más de 200 quedaron convertidos en restos ardientes.

El historiador escribe que decenas de tanques soviéticos T-34 cayeron en una zanja antitanques de 4,5 metros de profundidad cavada por la propia infantería soviética, y que cuando el Ejército Rojo se dio cuenta de su error, otros T-34 empezaron a hacer fila para cruzar un puente.

Según la versión de Wheatley, los tanques alemanes lo tuvieron fácil para atacarlos allí.

Wheatley y un historiador militar alemán, Karl-Heinz Frieser, aparecen citados en un reportaje en el diario alemán Die Welt que tocó la fibra sensible de los rusos.

El autor del reportaje, Sven Felix Kellerhoff, alega que las pruebas de la humillación soviética en Prokhorovka son tan convincentes que Rusia debería destruir el monumento que tiene allí en homenaje al heroísmo de los tripulantes de los tanques soviéticos el 12 de julio.

Vista aérea del memorial de Prokhorovka

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Un complejo monumental honra a los soldados soviéticos que murieron en Prokhorovka.

El embajador ruso en Alemania, Sergei Nechayevm dijo que la idea de Kellerhoff va “más allá de lo comprensible”.

“Los intentos de reescribir hechos históricos inmutables, falsificar eventos de aquellos años, rebajar el decisivo rol de los soviéticos en la derrota del nazismo y la liberación de Europa de la ‘plaga marrón’ parecen indignos e insultantes”, declaró.

El director del Museo de la Defensa Aérea de Rusia, Yuri Knutov, tildó el artículo alemán de “descarada falsificación de la historia“.

Presentational grey line

La Batalla de Kursk

Soldados soviéticos adentrándose en la batalla de Kursk con tanques T.34

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Tropas soviéticas adentrándose en la Batalla en Kursk con tanques T-34.

  • El 5 de julio de 1943, las fuerzas alemanas lanzaron un ataque sorpresa masivo con el objetivo de rodear a las fuerzas soviéticas que ocupaban una protuberancia que se estiraba 160 kilómetros al oeste hacia líneas alemanas.
  • La batalla involucró unos 6.000 tanques (2.700 de ellos alemanes), dos millones de soldados y 4.000 aeronaves.
  • El empuje alemán fue bloqueado por minas soviéticas y otras defensas antitanque.
  • La fuerza aérea rusa -muy mejorada ahora- jugó un rol crucial para detener a la artillería alemana.
  • Las fuerzas soviéticas retomaron el control de las ciudades de Oriol y Jarkov en agosto de ese año.
  • La victoria le cedió al Ejército Rojo la iniciativa en el frente oriental.

Presentational grey line

Reacción de los legisladores rusos

Hubo palabras de indignación para Die Welt también en el Parlamento ruso.

Un especialista de la Duma (la Cámara baja) en asuntos de defensa, Alexander Sherin, instó a las autoridades alemanas a procesar al editor del periódico.

Sherin señaló que el reportaje “destruyó la penitencia de la nación alemana por lo que hizo la Alemania nazi”.

El presidente ruso Vladimir Putin (en el centro) flanqueado por dos veteranos de guerra en un acto de homenaje el 12 de julio de 2013

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

El presidente Vladimir Putin está decidido a reivindicar ante el mundo el papel que jugaron los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial.

El heroísmo soviético en la Segunda Guerra Mundial se ha convertido en un tema importante para la presidencia de Vladimir Putin en su aspiración de alentar el orgullo nacional ruso.

No hay duda de que las fuerzas soviéticas sufrieron considerablemente en Prokhorovka, aunque progresaran en otros sectores del frente de Kursk.

El historiador militar Alexei Isayev le dijo al servicio ruso de la BBC que las pérdidas soviéticas en Prokhorovka coinciden con los cálculos de Wheatley.

Los reportes soviéticos hablan de 237 tanques soviéticos destruidos junto con 14 armas autopropulsadas, indicó Isayev.

Pero también advirtió que los alemanes podían haber retirado sus propios tanques dañados del campo de batalla después del 12 de julio y antes de que se tomaran las fotografías aéreas.

En ese caso, no aparecerían en las imágenes estudiadas por Wheatley.

Tanques alemanes Tiger en la Batalla de Kursk en julio de 1943.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

No se sabe con certeza si las fotografías analizadas por el historiador británico Wheatley fueron manipuladas de alguna manera por los alemanes.

El robusto tanque T-34 era sin duda una impresionante invención soviética, la columna vertebral del Ejército Rojo.

Pero los soldados soviéticos fueron superados en Kursk por el pesado tanque alemán Tiger, revestido con una coraza de 12 cm de grosor y la nueva metralleta móvil Ferdinand.

El fotógrafo de guerra Anatoly Yegorov estuvo en el grueso de la Batalla en Kursk. Su sobrino Mijail Yegorov habló con el diario Moskovsky Komsomolets y evocó lo que Anatoly le contó sobre su trabajo allí.

“La mayoría de esas fotos no fueron publicadas. ‘¿Sabes por qué no se mostraron jamás fotos panorámicas del campo de batalla de Prokhorovka en nuestro país?’, me preguntó mi tío una vez. ‘¡Porque por cada Tiger quemado había 10 de nuestros T-34 destruidos! ¿Cómo podrías publicar fotos así en los diarios?'”.

Anatoly le contó a su sobrino que a veces un francotirador soviético habilidoso podía detener un Tiger disparando al conductor por la hendidura de visión del tanque. La tripulación salía entonces trepando. Casi ninguna otra cosa podía parar un Tiger.

La controversia sobre Prokhorovka muestra lo sensible que sigue siendo la guerra para los rusos, una guerra que se cobró más de 20 millones de vidas soviéticas.

.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Los detectives de terremotos que investigan los sismos inexplicables (y las sospechas sobre la industria energética)


Personas se protegen durante un sismo

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Los sismos pueden ser de poca intensidad, pero algunos han sido suficientemente fuertes como para generar daños y heridos.

El miedo se apodera de la presentadora de televisión en el preciso momento en que su estudio de televisión comienza a temblar.

A mitad de un monólogo se detiene y se queda en silencio. El movimiento aumenta. Otros presentadores sentados alrededor permanecen inmóviles e intercambian miradas de preocupación.

Entonces el temblor se hace más fuerte. Se oye el ruido de las luces encima de ellos. Uno vuelve su mirada hacia arriba para ver. La presentadora principal jadea. Es hora de irse.

Se quitan apresuradamente los micrófonos y abandonan el set de la televisión surcoreana que transmite en vivo al tiempo que las ondas sísmicas de un terremoto de magnitud 5,5 estremecen Pohang.

Fue una sacudida poderosa. Imágenes de otros lugares muestran a personas que salen corriendo de edificios mientras las paredes se derrumban.

Una ciudad entera de medio millón de habitantes quedó conmocionada. Pero este terremoto no fue un fenómeno natural, fue desencadenado por actividades humanas.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Las paredes en una escuela de Pohang se resquebrajaron, al igual que muchos edificios en la ciudad.

Esa es la conclusión de un informe publicado en marzo por un equipo de expertos que intentaron averiguar qué causó el evento en Pohang el 15 de noviembre de 2017, con un saldo de 135 personas heridas.

Miles de edificios resultaron dañados, con un costo de US$60 millones.

Para averiguar si la actividad industrial había provocado el terremoto, los surcoreanos recurrieron a una nueva generación de sismólogos: los detectives de terremotos.

Ellos son los encargados de analizar los registros sísmicos y los datos de la industria para ver si el temblor fue natural o no.

Las perforaciones

Con cada vez más perforaciones y operaciones de fracking en todo el mundo, los terremotos provocados por el hombre (o antropogénicos) se han convertido en una creciente preocupación.

Cada año se perforan alrededor de 100.000 pozos petroleros y el uso de energía geotérmica, que a veces implica inyectar fluido en una roca caliente para generar vapor, podría aumentar seis veces para 2050.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El fracking ha sido una de las técnicas más controversiales de la industria energética de los últimos años.

Al eliminar grandes cantidades de combustibles fósiles o al inundar la roca fracturada con líquido, es posible alterar el equilibrio de las tensiones subterráneas y causar un temblor.

Si bien “en tierra firme” es un dicho muy conocido, en una escala geológica las cosas debajo de nuestros pies nunca están quietas.

Está lleno de niveles cambiantes de material con densidades variables. Hay fallas y fracturas, a menudo con franjas de líquido corriendo a través de ellas. Hay sedimentos, arcillas y roca de fondo.

Sin mencionar, a una escala aún mayor, gigantescas placas tectónicas que se frotan o se separan entre sí. En algunos lugares, el suelo es como una torre de ladrillos de juguete a la espera de ser derribados.

Bill Ellsworth, del Centro para la Sismicidad Inducida y Desencadenada de la Universidad de Stanford, California, recuerda la primera vez que vio imágenes de personas que huían de edificios cuando el terremoto de Pohang sacudió la ciudad.

“Fueron muy afortunados de que nadie muriera después de haber visto algunas de las imágenes de la cámara de seguridad”, dice. Ellsworth, quien fue parte del equipo internacional que investigó lo ocurrido en Corea del Sur.

Los terremotos se miden en la escala de Richter, que es “logarítmica, lo que significa que un aumento de un punto es un aumento de 10 veces en la fuerza.

Los habitantes sentirían un terremoto de magnitud cercana al 3 en la escala de Richter, y uno de 4 sería suficiente para derribar objetos de los estantes.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Una grieta en un muelle de Pohang, en Corea del Sur, apareció luego de un sismo de magnitud 5,5 en 2017.

Un evento de magnitud 5,5 o mayor causado por la actividad humana es muy raro, y aunque todavía se considera moderado, sería suficiente para dañar edificios.

Un error que movió la tierra

El día después de que Pohang fuera sacudida por los temblores, NexGeo, la compañía que opera la planta experimental de energía geotérmica, negó que tuviera responsabilidad alguna por lo sucedido.

Pero a medida que Ellsworth y su equipo comenzaron a rastrear la evidencia, se supo algo diferente. Él y sus colegas evaluaron los datos sísmicos del área, así como la información de NexGeo, que cooperó con la investigación, sobre la actividad de perforación.

Las plantas geotérmicas funcionan utilizando calor del suelo para generar electricidad.

Hay varias formas de hacer esto. Algunas, por ejemplo, hacen uso del vapor liberado directamente de los depósitos geotérmicos. En otros casos, la roca puede estar caliente pero no hay suficiente líquido para llevar el calor a la superficie en forma de vapor. Para fracturar la roca y liberar ese calor, NexGeo planeaba inyectar fluido en el suelo.

Antes de llegar a esa etapa, tenían que perforar en la tierra profundamente.

Fue durante este proceso que las cosas salieron mal.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Grandes protestas siguieron a la investigación de las actividades energéticas cerca de Pohang.

“Por la razón que fuera, hubo un camino que permitía que el fluido escapara del pozo”, explica Ellsworth. Al inyectar más fluido, los perforadores sellaron su pozo, pero la enorme presión resultante causó lo que nadie quería: la sismicidad.

“Desencadenó algunos eventos muy pequeños, eventos que fueron tan pequeños que no se notaron en ese momento”, dice Ellsworth.

La perforación en realidad había cruzado una línea de falla, un límite subterráneo donde se encuentran dos planos de tierra. El movimiento de la tierra puede ocurrir a lo largo de estas fallas. Eso es lo que causa los terremotos.

Idealmente, las líneas de falla en áreas sujetas a perforación o inyección de fluido son conocidas y generalmente se evitan.

En este caso, en parte porque no había indicios de una línea de falla en la superficie, el equipo de Corea del Sur no tenía idea de en qué habían perforado. Como señala Ellsworth: “Eso fue muy desafortunado”.

Validado por el gobierno

Los datos recopilados por Ellsworth y sus colegas los convencieron de que el evento fue causado por la actividad humana.

Si bien ha habido cierto debate sobre los resultados, sus conclusiones ya han sido aceptadas por el gobierno de Corea del Sur, que dice que ahora desmantelará la planta geotérmica.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Unas 1.700 personas fueron trasladadas temporalmente a viviendas de emergencia tras el sismo en Pohang.

¿Pudo el equipo de perforación haber notado la sismicidad inicial y haber detenido la perforación justo a tiempo?

Es posible, apunta Ellsworth, pero confiaban en un sistema de semáforo relativamente simple para ayudarles a juzgar si la perforación era segura.

Esto implica monitorear la sismicidad y solo dejar de perforar si se alcanza una cierta magnitud de terremoto.

Escuchar el suelo e interpretar los diversos crujidos que se producen no es una tarea fácil.

¿Cómo se hace?

A 5.500 km de distancia, en el sur de Inglaterra, un científico se vio envuelto en otro caso para detectives sísmicos, esta vez con una operación de perforación petrolera ubicada en el campo de Surrey.

Stephen Hicks muestra una gran caja negra cerca de un enorme panel solar instalado en un campo. “Tenemos cinco de estos en el área”, dice.

Hicks es sismólogo en el Colegio Imperial de Londres. Ha estado al frente de una investigación local que busca encontrar la causa de una serie de pequeños sismos en el área. No es algo a lo que Surrey esté acostumbrado.

Derechos de autor de la imagen
Chris Baraniuk

Image caption

Stephen Hicks inspecciona su caja negra para investigar los terremotos de Surrey.

Pero el 27 de febrero pasado, la localidad fue sacudida por un temblor de magnitud 3,1 en las primeras horas de la mañana.

Ese fue el más fuerte hasta el momento y, si bien no fue muy grave, sí fue un evento inusual. Reino Unido solo tiene dos o tres de esos temblores al año.

Debido a que una empresa llamada UK Oil and Gas (UKOG) ha estado extrayendo petróleo cerca, muchos están preocupados de que la actividad esté perturbando las antiguas fallas y causando los sismos.

Ha habido una serie de protestas en el sitio de perforación. Muchos se han dirigido a los científicos para ver si pueden probar lo que realmente está sucediendo, lo cual es trabajo de Hicks.

“Eso es lo que llamamos el digitalizador”, dice, señalando con entusiasmo una pequeña caja dentro del cajón negro.

“Eso solo convierte la señal analógica en digital y luego podemos convertirla en velocidad, metros por segundo o aceleración”.

Tras golpear el suelo, me muestra los enormes picos que aparecen unos minutos más tarde en la gráfica de temblores casi en tiempo real que puede consultarse en línea.

Tener múltiples instrumentos en el campo significa que el ruido incidental, por ejemplo, de los vehículos que pasan (o del golpeteo de los científicos), puede ser descartado.

Solo cuando los temblores aparecen uniformemente en varios monitores sísmicos indica que hay un temblor.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

En la región de Surrey no se perciben temblores normalmente, lo que ha hecho a muchos sospechar de la industria energética.

Desde el verano de 2018, Hicks y sus colegas han estado monitoreando las señales. Pero a diferencia de Pohang, no parece haber algo inusual aquí.

Casi todos los 90 o más temblores que Hicks ha detectado en los últimos ocho meses son pequeños, de una magnitud inferior a 1.

Y se están produciendo a una profundidad relativamente baja, aproximadamente 2.5 km, pero no tan superficial como una perforación a unos 700 u 800 metros.

No solo eso, los terremotos se han producido alrededor del área, conocida como la cuenca Weald, no de manera agrupada cerca del sitio de perforación.

“Creemos que es una coincidencia”, indica.

Y aunque no cree que sean inducidos por el hombre, siguen siendo interesantes, porque los terremotos como este, a tan poca profundidad, no suelen registrarse con una resolución tan alta en Reino Unido.

“Independientemente de la causa, sigue siendo una secuencia interesante”, dice.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Los sismógrafos son capaces de detectar todos los movimientos que la gente no percibe cotidianamente.

Cerca del epicentro del sismo más grande, Jackie Wilson, explica que “alguien vino con una petición para que los de aquí firmáramos contra toda esta perforación que se está llevando a cabo”, agrega.

Hicks ha conversado con la gente sobre lo que está sucediendo, pero por ahora se apega a su conclusión de que los terremotos son naturales.

Extendido por el mundo

La preocupación pública de que los temblores puedan ser causados por el hombre se está convirtiendo en una historia más común en todo el mundo. Especialmente cuando la actividad geotérmica o de perforación ocurre en el mismo lugar que los temblores.

La gente se está acostumbrando claramente al concepto de sismicidad antropogénica, que puede ser inducida por el hombre o activada.

Esta última es una condición ligeramente diferente en la que los terremotos son causados principalmente por la actividad tectónica, pero la actividad humana tiene un rol en la forma en que ocurren.

Es natural que haya preocupaciones, dice Francesco Grigoli en ETH Zurich.

El experto ha estudiado qué herramientas están disponibles para los detectives de terremotos cuando intentan descubrir la causa de los disturbios sísmicos.

“No existe una receta estándar ni para identificar ningún evento, ni para descartar cualquier evento”, explica.

Él y sus colegas estudiaron el terremoto de Pohang. Señala que más datos abiertos pueden marcar una gran diferencia a la hora de decidir si un terremoto fue antropogénico o no.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las protestas contra el fracking han aumentado conforme esa técnica es implementada en cada vez más perforaciones.

Si están motivadas para hacerlo, las compañías de perforación pueden usar hoy en día equipos de escucha altamente sensibles que identificar “hasta el último crac”, dice James Verdon en la Universidad de Bristol.

“Esto nos da miles, o incluso cientos de miles, de puntos de datos con los que realizar una evaluación mucho más detallada de la amenaza sísmica”, explica.

Los detectives del terremoto pueden, en teoría, ayudar a evaluar la situación mientras se realiza la perforación, no solo después del hecho, y prender la alarma si la perforación se vuelve peligrosa.

Al escuchar con atención lo que dice el terreno, las empresas y los gobiernos pueden estar mejor equipados para reaccionar, antes de que sea demasiado tarde.

Puedes leer este artículo en su versión original en inglés en BBC Future.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Bianca Denvis: el brutal asesinato de una adolescente que volvió a poner a Instagram y otras redes sociales en el ojo del huracán


Bianca Devins

Derechos de autor de la imagen
Familia Williams/Devins

Image caption

Bianca Devins tenía 17 años cuando fue asesinada brutalmente.

Bianca Devins, de 17 años, acudió en la noche del pasado sábado a un concierto en Nueva York, con Brandon Clark, un chico de 21 al que conocía desde hacía algunos meses.

Al día siguiente fue encontrada muerta en su ciudad natal, Utica, situada a unos 400 kilómetros de la ciudad estadounidense.

Clark le había cortado la garganta y luego había subido fotos del cuerpo a redes sociales, antes de ser detenido mientras se propinaba cuchilladas a sí mismo en el cuello, explicó la policía.

El joven fue ingresado en un hospital y ha sido acusado de asesinato en segundo grado.

Imágenes del cuerpo de Devins aparecieron en la cuenta de Brandon Clark en la app encriptada Discord, así como en 4chan y en su perfil de Instagram, de donde fueron eliminadas, pero no antes de ser copiadas y compartidas por otros usuarios.

Una imagen subida a su cuenta de Instagram el domingo por la mañana mostraba el cadáver de Devins y la leyenda “Lo siento Bianca”, publicaron The New York Times y Buzzfeed.

Según este último medio, la foto seguía en la red el domingo por la noche, aunque había sido puesta tras un filtro de contenido sensible. Instagram eliminó la cuenta de Clark el lunes.

Las imágenes generaron indignación por la distribución de contenido tan violento en redes sociales y puso de manifiesto los problemas que tienen las compañías tecnológicas para evitarlo.

Instagram afirmó el lunes que estaba trabajando con la policía, utilizando tecnología y reportes de usuarios para eliminar todas las cuentas que estaban distribuyendo las imágenes.

“Estamos tomando todas las medidas para remover este contenido de nuestras plataformas”, aseguró un portavoz de Facebook, dueña de Instagram.

“Nuestro objetivo es actuar lo más pronto posible. Siempre hay espacio para mejorar”, añadió.

“Nuestros pensamientos están con los afectados por este trágico evento”.

Según la policía, Clark también se sacó selfies junto con el cadáver, cubierto con una lona, después de que llegara la policía al lugar.

Una “joven maravillosa”

La familia de la chica la describió como una “artista talentosa, una hermana querida, hija y prima, y una joven maravillosa”.

En un comunicado subido a Facebook, la policía de Utica explicó que todo indica que la pareja se conoció en Instagram hace dos meses.

Utilizaron esta red social como principal forma de comunicación y su relación “progresó hasta convertirse en íntima personalmente”, según la policía.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los hechos sucedieron en Utica, una ciudad a unos 390 kilómetros de Nueva York.

“Habían pasado tiempo juntos y conocían las familias de ambos”.

La noche anterior a los hechos, habían estado juntos en un concierto y discutieron cuando volvían del mismo, tras salir del local alrededor de las 10 pm y encaminarse hacia Utica, situada a casi 400 kilómetros.

Tras recibir reportes de usuarios de Discord, la policía estaba ya buscando a la pareja cuando Clark llamó a los servicios de emergencia para hacer “afirmaciones incriminatorias”, así como aludir a que iba a “hacerse daño a sí mismo”.

Similitudes con Christchurch

“La difusión online de imágenes gráficas tiene similitudes espeluznantes con los tiroteos que ocurrieron en Nueva Zelanda solo hace cuatro meses”, afirmó la reportera de Tecnología de la BBC, Zoe Kleinman.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Las dificultades para eliminar material violento de redes sociales se han visto en otros casos, como el tiroteo en Christchurch, Nueva Zelanda.

“En aquella ocasión, el asesino publicó en vivo en Facebook un video durante 17 minutos mientras disparaba a hombres, mujeres y niños en dos mezquitas.

“Facebook fue criticada por no eliminar todos los rastros de las imágenes inmediatamente después de los hechos”, dijo Kleinman.

Los gigantes tecnológicos han explicado que están desarrollando herramientas avanzadas automatizadas para mantener la seguridad de sus plataformas.

“Pero tragedias como esta sugieren que todavía queda un largo camino por recorrer, y que la paciencia tanto de sus usuarios como de las autoridades globales se está agotando”, dice Kleinman.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

El fallo de seguridad que permite a hackers modificar archivos enviados por WhatsApp y Telegram


Ilustración malware.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La vulnerabilidad ocurre entre el momento en el que se envía un archivo y el tiempo que se recibe.

Son conocidas por el cifrado de sus mensajes, sin embargo, expertos acaban de descubrir una vulnerabilidad en WhatsApp y Telegram en Android que puede comprometer los archivos enviados a través de ambas aplicaciones de mensajería.

Los investigadores de la firma de ciberseguridad Symantec dieron a conocer cómo hackers pueden utilizar un malware para alterar los archivos multimedia enviados a través de los servicios sin que los usuarios lo sepan.

Esta vulnerabilidad fue denominada “Media File Jacking“.

Por qué pasa en Android

La vulnerabilidad tiene lugar en el tiempo que pasa entre que los archivos multimedia recibidos a través de las aplicaciones se escriben en la memoria externa del smartphone y el momento en que se cargan en la interfaz del chat de la aplicación, explicó Symantec en su blog.

“Este lapso de tiempo crítico presenta una oportunidad para que actores malintencionados intervengan y manipulen los archivos multimedia sin el conocimiento del usuario”.

Las aplicaciones en Android pueden almacenar archivos e información en dos ubicaciones: interna y externa.

En el caso del almacenamiento interno, los archivos solo pueden ser accesibles a través de la propia aplicación, lo que impide a otras apps acceder a ellos.

Sin embargo, otras aplicaciones pueden acceder a los archivos guardados en el almacenamiento externo.

Según Android, “el almacenamiento interno es mejor cuando quiere estar seguro de que ni el usuario ni otras aplicaciones pueden acceder a tus archivos”.

Por el contrario, “el almacenamiento externo es el mejor lugar para los archivos que no requieren restricciones de acceso y para los archivos que deseas compartir con otras aplicaciones o permitir al usuario acceder con una computadora”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

WhatsApp guarda los archivos en el almacenamiento externo de forma predeterminada.

WhatsApp guarda los archivos en el almacenamiento externo de forma predeterminada y Telegram lo hace cuando la función “Guardar en la galería” de la aplicación está activada.

Esto significa que si un usuario tiene o descarga una aplicación maliciosa con acceso al almacenamiento externo, esta podría utilizarse para acceder a los archivos multimedia de WhatsApp y Telegram, y manipularlos.

Por ejemplo, si un usuario recibe una foto en WhatsApp, el malware podría manipular la imagen sin que el receptor se dé cuenta.

Cómo protegerse

Para reducir el riesgo puedes desactivar el guardado automático de archivos en el almacenamiento externo tanto en WhatsApp como en Telegram.

En el caso de WhasApp, que lo hace automáticamente, tienes que ir al menú de Ajustes > ‘Chats’ y desactivar la opción ‘Visibilidad de archivos multimedia’.

En el caso de Telegram, el almacenamiento externo no está activado por defecto, pero si la tienes activada puedes ir a Ajustes > Ajustes de chat y desactivar la opción de ‘Guardar en galería’.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Telegram solo guarda los archivos en el almacenamiento externo si la función “Guardar en la galería” está activada.

Symantec hizo varias recomendaciones a WhatsApp y Telegram de cambios en la validación y almacenamiento de archivos para corregir la vulnerabilidad.

Sin embargo, WhatsApp dijo que cambiar su sistema de almacenamiento limitaría la capacidad del servicio para compartir archivos multimedia e incluso podría introducir otros problemas de privacidad.

“WhatsApp ha analizado detenidamente este tema y es similar a preguntas anteriores sobre el almacenamiento de dispositivos móviles que afectan al ecosistema de aplicaciones”, dijo WhatsApp a través de un comunicado.

“WhatsApp sigue las mejores prácticas actuales de los sistemas operativos para el almacenamiento de medios y espera poder ofrecer actualizaciones en línea con el desarrollo continuo de Android”.

Telegram no se pronunció de manera inmediata al respecto.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending