Connect with us

DW Es

Berlinale: By the name of Tania


Basándose en testimonios reales, las cineastas Bénédicte Liénard y Mary Jiménez, reconstruyeron la historia de una joven peruana que huye de su pueblo natal en bsca de un lugar en donde ha escuchado que hay hombres muy ricos, que rocían polvo de oro sobre las niñas que les gustan. La película, que tiene elementos de documental y de ficción, aborda la prostitución forzada de la que son víctimas miles de niñas y adolescentes, a quienes les prometen ingresos irreales, y acaban convirtiéndose en esclavas.

La producción belga-holandesa fue estrenada en la sección Generation 14Plus (para adolescentes), del Festival Internacional de Cine de Berlín. La cineasta de origen peruano Mary Jiménez habló con DW sobre la cinta.

Las cineastas Mary Jiménez y Bénédicte Liénard.

Las cineastas Mary Jiménez y Bénédicte Liénard.

Fiebre del oro en el Perú

“Estábamos haciendo otra película en Pucallpa, en la Amazonía, cuando nos dijeron que había mucho oro en el Perú, que la gente simplemente tenía que ir con un balde al río Negro y que sacaba oro”. Las cineastas entrevistaron a un exminero originario de Cuzco. “Nos dijo que lo llevaron a trabajar a unas minas ubicadas en el río Huaypetue, en la zona de Madre de Dios. Tenía que trabajar noche y día, todo el tiempo en el agua, que no tenía derecho a nada. Nos contó que mucha gente desaparece y que él se enamoró de una chica que era prostituta y que trató de sacarla de ahí, pero la chica nunca quiso, y entonces él, entre la adicción al oro y la adicción a la chica, se sentía morir, y decidió irse”.

Las cineastas buscaron información con organizaciones no gubernamentales, hasta que encontraron que alrededor de la minería ilegal se desarrollaba la trata de niñas para llevarlas a los campamentos mineros. El antropólogo Gabriel Arriarán las llevó a muchas de estas zonas y estuvieron en los burdeles, pero sin sacar una cámara.

Liénard y Jiménez estuvieron a punto de abandonar el proyecto por la dificultad de la filmación. No querían hacer una película sobre prostitución. “Hasta que encontramos a un policía que ha dedicado su vida a salvar a las chicas. Él nos dio una serie de interrogatorios que él había hecho a las niñas que había salvado. Leyendo estas declaraciones decidimos construir una historia”, afirma Jiménez. Esas declaraciones hicieron comprender a las cineastas el modus operandi de los traficantes de niñas y el suplicio en el que viven las víctimas.

 Recorrido a través del Amazonas

Recorrido a través del Amazonas

Les cortan el vínculo social

“Lo primero que hacen los traficantes es cortar el vínculo social de las chicas, quitarles el teléfono y llevarlas a lugares muy remotos desde donde no tendrán la posibilidad de regresar. Lo segundo que hacen es crearles una deuda. Es un sistema muy viejo y universal, les crean una deuda que se vuelve impagable. Entre más trabajan, más crece, y como no se puede pagar, entonces esa deuda se vende a otro, y en realidad lo que se está vendiendo es a un esclavo y es cómo ocurre en la realidad. Queríamos mostrar la sordidez de la vida de estas niñas”, dice Jiménez.

La cineasta afirma que son unas 50 niñas al día, menores de edad, las que son llevadas a los miles de burdeles que hay en las zonas mineras peruanas. Y cita al libro del Nóbel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa, que escribió en su libro Pantaleón y las Visitadoras que las niñas de Iquitos son ardientes e irresistibles. “Eso se ha mitificado en el Perú y la gente viaja a Iquitos a buscar a chicas de 14 o 15 años con la idea de que son una mercancía más cara. Se las llevan a prostituír y es muy fácil, porque les ofrecen un empleo, que les van a pagar 2 mil soles al mes. Cuando llegan al lugar no es un trabajo de mesera, sino es un trabajo en el que hay que dar de beber y luego acostarse con el cliente”.

Tania (Tanit Lidia Coquinche Cenepo), y Chuya Chaki (Fiorella J. Aguila).

Tania (Tanit Lidia Coquinche Cenepo), y Chuya Chaki (Fiorella J. Aguila).

Reflexiones de la protagonista

El espectador acompaña a Tania (Tanit Lidia Coquinche Cenepo) en su recorrido a través del Amazonas, y a través de zonas rurales en el norte del Perú. La cinta es narrada por las reflexiones de Tania y los diálogos de los personajes. Tanit, originaria de Iquitos, es una actriz no profesional que en vida propia sufrió una experiencia similar. La introvertida joven prefiere no dar más detalles. “Ha sido muy difícil para mí interpretar el personaje porque la historia me recuerda lo que me pasó y ha sido como revivirlo”, dijo tras la proyección de la cinta.

En su recorrido la acompaña la joven transexual Chuya Chaki (Fiorella J. Aguila), que es la que se encarga de vender a las niñas que viajan con ellas. Fiorella reconoció que es muy atractivo para las chicas entrar en estas redes bajo la promesa de que van a ganar mucho dinero. Y lamenta que las jóvenes transexuales en el Perú como ella no tienen ni derechos, ni parecen existir, pues no hay un censo por parte de las autoridades.  

Autora: Eva Usi (er)



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

DW Es

Fiscal general: no hay pruebas de que Trump obstruyera la justicia


Por medio de una conferencia de prensa, el fiscal general de Estados Unidos, William Barr (en la foto), informó este jueves (18.04.2019) que no existen “pruebas suficientes” de que el presidente de ese país, Donald Trump, obstruyera la justicia en el contexto de la investigación sobre la trama rusa, e insistió en que “no hubo conspiración” del mandatario con Rusia.

Las declaraciones se conocieron poco antes de que el Congreso y el Departamento de Justicia recibieran una versión censurada del informe del fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016. “El informe del fiscal especial afirma que la investigación no estableció que miembros de la campaña conspiraran o estuvieran coordinados con el gobierno ruso en sus actividades de interferencia en las elecciones”, dijo Barr.

El fiscal general explicó que el informe de Mueller recopiló “diez episodios en los que está involucrado el presidente y discute posibles teorías legales para conectar estas acciones a elementos de un delito de obstrucción”. Sin embargo, tanto Barr como el vicefiscal, Rod Rosenstein, determinaron que “las pruebas presentadas por el fiscal especial no son suficientes para establecer que el presidente cometió un delito de obstrucción a la justicia”.

Trump y “Game of Thrones”

La decisión de Mueller de no llegar a una conclusión sobre si Trump obstruyó la justicia ha generado polémica en EE.UU., porque el fiscal especial dejó en cambio esa determinación en manos de Barr, nominado por el presidente hace unos meses. Barr aseguró este jueves que la Casa Blanca “cooperó” plenamente con la investigación. “El presidente no emprendió ninguna acción que privara al fiscal especial de documentos o de los testigos necesarios para completar su investigación”, sostuvo.

Al terminar la breve rueda de prensa, Trump recurrió a Twitter para clamar victoria, y publicó una fotografía con las palabras “Game Over” (“Fin del juego”) con la tipografía de la exitosa serie televisiva “Game of Thrones”. “Ni colusión, ni obstrucción. Para los que me odian y los izquierdistas radicales demócratas… Game over”, escribió el mandatario, que calificó toda la investigación como un “fraude”.

El informe fue publicado poco más tarde por el Departamento de Justicia, mientras que el Congreso citó a Mueller para que testifique ante el Comité Judicial a más tardar el 23 de mayo.

DZC (EFE, AFP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |



Source link

Continue Reading

DW Es

Fiscalía imputa a exSS de 92 años, cómplice de 5.230 muertes


La Fiscalía de Hamburgo presentó este jueves (18.04.2019) una acusación formal contra un exmiembro de las SS hitlerianas de 92 años por complicidad en la muerte de 5.230 prisioneros del campo de concentración nazi de Stutthof, en territorio de la Polonia ocupada.

Al procesado se le acusa de haber posibilitado la muerte de esos confinados durante el periodo en que prestó servicio en ese lugar, junto a la ciudad polaca de Gdansk, donde su cometido era impedir la huida o la rebelión de los presos. Fue partícipe de la “maquinaria de asesinato masivo” del campo de concentración desde su condición de guardia de las SS, de acuerdo con la acusación. El ahora imputado sirvió en el cuerpo hitleriano cuando tenía entre 17 y 18 años.

La acusación formulada por la Fiscalía de Hamburgo se inscribe en la serie de juicios tardíos celebrados en los últimos años en Alemania por crímenes del nazismo. Los procesos se han apuntalado en el precedente que supuso el juicio contra el exguardia ucraniano John Demjanjuk, quien fue condenado en 2011 a cinco años de cárcel por complicidad en las muertes del campo de Sobibor, en territorio de la Polonia ocupada.

Demjanjuk, quien tras la Segunda Guerra Mundial vivió durante décadas en Estados Unidos hasta que fue extraditado a Alemania, asistió a su proceso en una camilla, no llegó a pronunciarse nunca sobre los casos que se le imputaban y murió unos meses después de escuchar la sentencia en un asilo de ancianos.

Pero su procesamiento y condena abrieron la puerta a otros juicios por complicidad en el genocidio, generalmente contra nonagenarios y marcados por frecuentes interrupciones por razones de salud de los acusados.

En marzo del año pasado murió, sin haber llegado a ingresar en prisión, el llamado “contable de Auschwitz”, Oskar Gröning, quien en 2015 fue condenado a cuatro años de cárcel por complicidad en el asesinato de unos 300.000 judíos muertos mientras sirvió en el que fue el mayor campo de exterminio nazi.

Pese a las dificultades que acompañan cada uno de esos procesos, incluido para encontrar a supervivientes que puedan testificar, la Justicia alemana se ciñe al principio de que el asesinato no prescribe para llevarlos adelante, independientemente de si los procesados estarán en disposición de cumplir condena. (EFE)



Source link

Continue Reading

DW Es

Deforestación masiva: el comercio mundial tala árboles en Brasil e Indonesia


Desde hace mucho tiempo, se sabe que el aceite de palma en la margarina y otros productos de consumo acelera la desforestación en países como Brasil e Indonesia. Martin Persson, investigador de la Chalmers University en Suecia, y un equipo de investigación internacional analizaron en qué medida la demanda de materias primas como el aceite de palma, carne de vaca y productos con soja impulsa la tala de árboles.

El estudio publicado la semana pasada arrojó que entre el 29 y el 39 por ciento del dióxido de carbono liberado por la deforestación es causado por el comercio internacional. La tala de bosques se lleva a cabo para ganar espacio para prados y zonas agrícolas y productos que se consumen principalmente en el extranjero.

En muchos países ricos, escriben los autores de dicho estudio, las emisiones causadas por la deforestación en el extranjero y las importaciones son incluso mayores que las emisiones de la agricultura nacional. Este es un aspecto relevante a la hora de medir las emisiones de CO2, es decir, de determinar quién es el verdadero responsable.

“La ONU permite que los países informen sobre sus emisiones según el lugar donde se producen”, dice Jonas Busch, economista jefe del Earth Innovation Institute. En Alemania, por ejemplo, las emisiones de la producción nacional de uva son parte del balance nacional de CO2, pero no la huella de CO2 de la margarina, que se produjo, por ejemplo, con el aceite de palma importado de Indonesia.

Tala mundial, segunda fuente de gases de efecto invernadero más grande del mundo

La destrucción de los bosques globales, que absorben CO2 de la atmósfera, es un obstáculo importante en la lucha contra el cambio climático. Según los expertos, las complejas cadenas de distribución agravan el problema, porque se crea una gran distancia entre el consumidor y el daño causado por la producción de los bienes de consumo.

Para evaluar la huella de carbono de la tala de bosques por países y mercancías, el equipo de investigación sueco usó datos comerciales además de imágenes satélites donde se apreciaban los cambios en el uso del suelo desde 2010 hasta 2014. En este método, se excluyó la pérdida de espacios forestales debido a actividades no agrícolas, como la minería, la urbanización o los incendios forestales naturales, responsables de alrededor del 40 por ciento de la deforestación.

Selva en llamas en Brasil.

Selva en llamas en Brasil.

¿Quién es el responsable?

“Se podría decir que la UE es solo una pequeña parte del problema”, dijo Persson, refiriéndose a la alta proporción general de bienes consumidos en el país de origen. Cuatro materias primas representan la mayor parte de las emisiones causadas por la deforestación: madera, carne de res, soja y aceite de palma. En Indonesia y Brasil, el cuarto y quinto país con más población del mundo, el aceite de palma y la carne de res tienen grandes mercados nacionales.

Al contrario que los métodos tradicionales para contabilizar el dióxido de carbono, los investigadores estimaron que aproximadamente una sexta parte del CO2 que se libera a la atmósfera con la dieta típica europea está asociada con la deforestación en los trópicos y las materias primas importadas. “Me sorprendió este dato”, reconoció Persson. “Sí, importamos muchos alimentos, pero la mayoría de los alimentos que consumimos en la UE se producen en la zona”.

Brasil exportó la cantidad récord de 1,64 millones de toneladas de carne de res el año pasado, según la Asociación de Exportadores de Carne de Brasil. Esto representa un aumento del 1,48 millones de toneladas con respecto a 2017. Indonesia, por su parte, es el mayor productor mundial de aceite de palma.

Pérdida de hábitat e inundaciones

Junto a las emisiones de CO2, la quema y tala de bosques también pueden provocar desplazamientos, pérdidas de hábitat e inundaciones. En Brasil, por ejemplo, se expropiaron tierras indígenas para construir enormes granjas. Según un estudio, en Indonesia y Malasia, han matado a más de 100.000 orangutanes desde 1999.

Los mercados de aceite de palma, soja y carne de res están en manos de un puñado de multinacionales, algunas de las cuales están ubicadas en Europa y Estados Unidos. “Si la UE los presionara para que cambien su producción, eso podría tener efecto en otros países”, dice Persson.

Darmin Nasution, ministro coordinador para la economía de Indonesia, dijo en una conferencia de prensa en Bruselas este mes que era “irónico” que la UE, que ha reducido una proporción mucho mayor de sus bosques, estuviera dando consejos a los países ricos en árboles sobre gestión forestal. 

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |



Source link

Continue Reading

Trending