Connect with us

BBC Mundo

Canonización de monseñor Óscar Romero: por qué El Salvador no ha juzgado en casi 40 años a los asesinos del “santo de América”


Romero

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Romero tenía 62 años en el momento de su asesinato.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero llegará a los altares antes de que sus sicarios a la Justicia.

Casi 40 años después de su asesinato, el sacerdote católico más venerado de El Salvador será canonizado el próximo domingo por el papa Francisco en el Vaticano.

Sin embargo, el largo y accidentado proceso para superar las pruebas, testimonios, campañas, barreras y negociaciones de la Congregación para la Causa de los Santos ha terminado primero que otro por el que se comenzó a abogar antes: que los responsables de su muerte sean juzgados.

El pasado miércoles, mientras cientos de salvadoreños tomaban aviones hacia Roma para participar en la ceremonia, que se espera que abarrote la Plaza de San Pedro, otro numeroso grupo de personas tomó las calles de la capital con gritos de justicia y pancartas.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Cientos de personas marcharon en San Salvador para pedir que se agilice el proceso legal contra los asesinos del obispo.

Marcharon ante un tribunal de Justicia para pedir que se agilice el proceso de investigación sobre el crimen, del que nada se sabe pese a que la causa fue reabierta hace más de un año.

“Monseñor Romero encabeza la lista de las víctimas de la impunidad en este país y es una vergüenza que le hagan santo y todavía aquí no le hagan justicia“, asegura a BBC Mundo José Lazo, coordinador de Probúsqueda, una ONG que busca desaparecidos de la Guerra Civil (1980 y 1992).

“El hecho de que todavía no se hayan sentenciado a los responsables de su muerte y que no se esté haciendo prácticamente nada para encausarlos es un símbolo de cómo la justicia no ha llegado para los que sufrieron en carne propia el conflicto armado”, considera.

En el año 2000, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó al gobierno de El Salvador por la falta de acciones para esclarecer el asesinato del obispo y por no garantizar la reparación de las víctimas de la guerra a través de un proceso judicial adecuado.

Pero casi dos décadas después, un oscuro letargo envuelve el mecanismo legal para identificar los autores de la muerte del arzobispo.

Y, también, de las casi 100.000 personas que perdieron sus vidas o de los otros tantos que quedaron marcados para siempre por el largo enfrentamiento entre el Ejército y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

En busca de justicia

Derechos de autor de la imagen
Bettmann

Image caption

Romero fue asesinado mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia.

El 24 de marzo de 1980, a las 6:30 de la tarde, un estruendo sacudió la pequeña capilla del hospital para cancerosos de la Divina Providencia, en San Salvador.

Un francotirador había disparado desde un auto contra monseñor Romero mientras celebraba la misa.

Un día antes, durante una homilía en la Catedral de San Salvador, el líder de la Iglesia católica de El Salvador había llamado a los militares a desobedecer las órdenes de reprimir y matar “al pueblo”.

Fue su sentencia de muerte.

Las mentes y las manos detrás del crimen fueron por años un misterio.

Un informe de la Informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas en 1993 (creada por los acuerdos del proceso de paz que puso fin a la guerra civil en El Salvador) responsabilizó a los escuadrones de la muerte que dirigía el coronel, ya fallecido, Roberto D´Aubuisson(murió en 1992, de cáncer en la lengua), líder de la inteligencia política y fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que gobernaría el país durante dos décadas.

Señalaban a otros militares: los capitanes Alberto Saravia y Eduardo Ávila, así como a Fernando Sagrera y Mario Molina, entre otros.

Pero una ley de amnistía de 1993 impidió entonces cualquier proceso en su contra.

23 años después, la ley fue declarada inconstitucional y derogada

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los funerales de Romero sacudieron la capital de El Salvador en 1980.

El Caso Fresno

A inicios de 2004, luego de muchos esfuerzos, idas y venidas, parecía que por primera vez se haría un poco de justicia.

En aquel entonces, organizaciones civiles y familiares de Romero contaron con la ayuda de una asociación de abogados de San Francisco.

Habían descubierto que en Modesto, California, vivía Alberto Saravia uno de los presuntos responsables del asesinato.

El excapitán Saravia fue finalmente condenado en septiembre de 2004 por un tribunal civil de Fresno a pagar US$10 millones a los familiares del obispo.

Saravia se dio a la fuga y sigue oculto. Ya en la clandestinidad concedió una entrevista Carlos Dada, del periódico digital salvadoreño El Faro, en la que aceptaba su participación en el complot para dar muerte a monseñor Romero.

Sigue siendo la única persona condenada en alguna instancia judicial por el crimen.

Amado Antonio Garay, el chofer que llevó al francotirador hasta la capilla de la última misa de Romero (y quien en 1987 confesó su participación y la de Saravia) vive en Estados Unidos como testigo protegido por el gobierno.

Otros supuestos responsables han muerto o “desaparecido”.

Lo cierto es que en el asesinato participaron muchas máspersonas”, asegura a BBC Ovidio Mauricio, director de Tutela Legal Maria Julia Hernández, la agrupación de derechos humanos que solicitó la reapertura de la causa penal por la muerte del obispo en 2017.

“Nosotros hemos rastreado hasta más de 30 personas que estuvieron involucradas, desde grupos financieros que actuaron desde Miami, hasta familias acomodadas de El Salvador“, afirma.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

El Vaticano se opuso por años a la canonización de Romero. El papa Francisco la volvió a impulsar.

Laberinto legal

Pero pese a los esfuerzos de organizaciones civiles y de derechos humanos de El Salvador, el proceso legal por el asesinato de Romero parece continuar en el mismo limbo de silencio.

El gobierno se negó a investigar lo sucedido hasta 2009, cuando llegó al poder Mauricio Funes, un presidente de izquierda, que terminó con el largo gobierno de ARENA. Durante su gobierno se reabrió la investigación en acato a una orden del año 2000 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sin embargo, no se realizó ningún intento de llevar el caso nuevamente ante los tribunales hasta 2017, cuando Tutela Legal obtuvo los permisos de los familiares del obispo para constituirse como querellante.

“Hace un año presentamos nuevamente la causa. Pero hasta ahorita el juez no ha hecho ninguna diligencia. Aún continúa en la primera fase, que es la llamada fase de instrucción. Esto a pesar de que le hemos solicitado en varias ocasiones al juez que citen personas y que se tomen diversas medidas, pero nada se ha hecho“, comenta Mauricio.

“Ayer presentamos una nueva carta solicitando al juez que tome algunas diligencias. Se dice que se pronunciará después de la canonización, pero todo es incierto“, añade.

BBC Mundo intentó comunicarse reiteradamente con el juez Rigoberto Chicas, del Juzgado Cuarto de Instrucción, a cargo del caso, pero su oficina se negó de forma terminante a ofrecer algún comentario.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Romero fue beatificado en 2015, pero desde antes era ampliamente venerado en El Salvador.

Desde la Fiscalía General, Salvador Martínez explica que se trata de un proceso sumamente difícil de investigar, puesto que por el paso de los años, mucha de la evidencia ya no existe o se ha tratado de encubrir por décadas.

“Un aspecto es que este caso se está tratando con el Código Penal de 1973, que es el que pertenece a cuando ocurrió el asesinato. Entonces el papel de la Fiscalía en este caso es muy limitado, porque es el juez quien tiene la potestad legal para investigar lo sucedido”, comenta a BBC Mundo.

De acuerdo con Martínez, actualmente su institución realiza un análisis para solicitar diligencias al juez a cargo del caso.

“Pero todavía no se sabe qué se va a solicitar, el análisis no está claro todavía y no es que se vaya a pedir una nueva reapertura desde la Fiscalía”, reconoce.

En su criterio, esa institución no cuenta con los recursos para investigar los crímenes ocurridos durante la guerra, por lo que se ha visto en la necesidad de reorientar fiscales y departamentos con este fin. Aunque, señala, no dan abasto para esto.

Lazo, por su parte, considera que la dilación en el proceso para investigar el asesinato de Romero es una muestra de la “inacción de la justicia” ante las fuerzas que controlan el país.

“Una cosa es que tengamos un gobierno de izquierda y otra quiénes tienen realmente el poder. Es la influencia real de esos grupos la que impide que se haga justicia”, opina.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Se calcula que unas 100.000 personas murieron durante el conflicto armado en El Salvador.

El activista considera que el proceso legal por el asesinato del obispo es una deuda de memoria histórica con las víctimas del conflicto armado y un primer paso para el fin de lo que califica de “impunidad”.

En el caso de Romero hemos sido testigos de varios tipos de impunidad que afectan también a otras víctimas de la guerra civil“, señala.

“La impunidad jurídica, que es permitir que los culpables sigan libres; la histórica, que es negar su asesinato y la influencia de su figura. Y, también, la moral: porque muchos de los que ahora celebran la canonización fueron los que se opusieron a ella, o los que lanzaron cohetes e hicieron fiestas cuando lo mataron. Incluidos miembros de la propia Iglesia”, opina.

Lazo, como muchos en El Salvador, esperan que las luces, la visibilidad y la alharaca de la canonización el próximo domingo sirvan de impulso para que la justicia finalmente llegue a su país.

Otros ya han perdido la esperanza.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Cómo alejarte del ruido puede aumentar tu creatividad (y otras ventajas del silencio)


mujer

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Silencio, por favor.

En algún momento, todos nos hemos sentido abrumados por el ruido del tráfico, la gente que habla muy alto, las alertas de los teléfonos móviles… y aun así, el silencio muchas veces se asocia con soledad, aburrimiento o tristeza.

“Vivimos en la era del ruido. El silencio está casi extinguido”, dice el filósofo Erling Kagge, un aventurero explorador del poder del silencio que se convirtió en la primera persona en alcanzar los ‘tres polos’: el Norte, el Sur y la cima del Everest.

Pero, ¿por qué necesitamos silencio? ¿Cómo lo perdimos?Y quizás más importante, ¿dónde podríamos volver a encontrarlo?

El silencio nos permite sentirnos presentes

“La Antártida es el lugar más tranquilo en el que he estado”, dice Kagge.

“Me volví cada vez más atento al mundo del que formaba parte. No estaba aburrido ni había nada que me interrumpiera. Estaba solo con mis propios pensamientos e ideas… estaba presente en mi propia vida”.

Pocos tienen el privilegio de ir hasta el extremo sur del planeta, pero encontrar un espacio silencioso, ya sea un dormitorio, un rincón tranquilo en un jardín o un cubículo en un baño, puede ayudarnos a tomarnos un descanso de la prisa y la rutina, para reconectarnos con nosotros mismos.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Todos podemos encontrar nuestro “silencio interno”.

Kagge cree que todos podemos encontrar nuestro “silencio interno”.

Para ello sugiere actividades como sentarse frente a una fogata, pararse en la ducha, nadar en un lago en medio del bosque o pasear por el campo.

“Todas ellas pueden ser experiencias de perfecta quietud“, dice.

El silencio nos da espacio para pensar

El silencio es “una clave para desbloquear nuevas formas de pensar”, dice Erling, y la ciencia apoya la teoría del filósofo.

Incluso sin el estímulo del sonido, nuestros cerebros permanecen activos y dinámicos.

Un estudio de 2001 definió un “modo predeterminado” de la función cerebral, explicando que incluso “en reposo” sigue trabajando constantemente, absorbiendo y evaluando información.

Investigaciones posteriores han demostrado que este modo predeterminado también nos ayuda a reflexionar.

Otra investigación de 2013 afirma que cuando el cerebro descansa, es capaz de integrar información interna y externa en “un espacio de trabajo consciente”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

El silencio nos ayuda a desarrollar nuestras mejores ideas.

El silencio y el descanso podrían ser la clave para lograr nuestro mejor pensamiento creativo y nuestras mejores ideas.

El silencio, poderosa herramienta de conversación

Durante una conversación o un debate, es fácil olvidar el poder del silencio. Pero permanecer callado es una herramienta que todos deberíamos tener a mano.

En palabras del orador romano Cicerón, “el silencio es una de las grandes artes de conversación“.

El silencio puede marcar la diferencia entre una inútil reacción explosiva y una respuesta más considerada.

Hacer una pausa permite hablar con más calma y sabiduría. También muestra fuerza y confianza en un argumento.

“Nada fortalece tanto la autoridad como el silencio”, dijo Leonardo da Vinci.

Pero además de ayudarnos a derrotar a un oponente, puede ayudarnos a nutrir nuestras relaciones.

Al permanecer en silencio, naturalmente estás escuchando más y dando a otros la oportunidad de compartir.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Aprender a callar puede ser muy útil durante una discusión.

El silencio podría ayudar al crecimiento de nuestros cerebros

En 2013, el biólogo Imke Kirste estaba probando los efectos del sonido en el cerebro de los ratones.

Los resultados fueron sorprendentes: los sonidos no tuvieron un impacto duradero, pero dos horas de silencio al día impulsaron el desarrollo de células en el hipocampo, la parte del cerebro que ayuda a formar los recuerdos.

No era el sonido sino su ausencia lo que ayudaba en la creación de nuevas células en el cerebro de los ratones.

Aunque el crecimiento de nuevas células cerebrales no necesariamente tiene beneficios para la salud, estas células parecían convertirse en neuronas funcionales.

Si también se puede establecer un vínculo entre el silencio y la generación de neuronas en los humanos, existe la posibilidad de que el silencio pueda usarse para ayudar a los pacientes con afecciones asociadas con la disminución del nacimiento de nuevas neuronas en el hipocampo, como la demencia y la depresión.

El silencio es el antídoto contra las redes sociales

“Anticipar el ruido de una pantalla o un teclado es adictivo“, advierte Erling.

“Cuanto más nos sumergimos en él, más queremos distraernos… Revisamos y volvemos a revisar nuestros teléfonos en un intento por alcanzar la satisfacción”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Estare enganchados al móvil puede generar ansiedad.

Pero en lugar de encontrar satisfacción, “esta forma de ruido genera ansiedad y sentimientos negativos”. Puede que estemos enganchados con las redes sociales, pero eso no significa que estemos contentos.

“El silencio”, dice Kagge, “es lo opuesto a todo esto”.

“Se trata de adentrarte en lo que estás haciendo… no vivir a través de otras personas y otras cosas”.

Puede ser un pensamiento desalentador, pero intenta un apagón tecnológico por unas horas.

Desarrolla estos descansos lentamente hasta que puedas pasar un día entero sin tu teléfono o tu tableta. La ausencia de esos zumbidos, vibraciones y alertas podría hacerte más feliz.

El silencio ayuda a aliviar el estrés

Florence Nightingale, la creadora de la enfermería moderna, escribió: “El ruido innecesario es la falta de cuidado más cruel que se puede infligir a los enfermos o las personas sanas”.

Nightingale argumentó que cada sonido innecesario podría causar alarma, angustia y pérdida de sueño para los pacientes en recuperación.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

El silencio ayuda a liberar la tensión de cuerpo y mente.

Las investigaciones modernas respaldan sus puntos de vista: se han descubierto correlaciones entre la presión arterial alta y el ruido crónico, como el que producen carreteras y aeropuertos.

El ruido también puede resultar en niveles elevados de estrés. Se cree que las ondas de sonido activan la amígdala, que se asocia con la formación de la memoria y las emociones, causando una liberación de hormonas del estrés. Este proceso puede ocurrir incluso mientras dormimos.

El silencio, por su parte, tiene el efecto contrario. Ayuda a liberar la tensión en el cerebro y el cuerpo.

Un estudio publicado en la revista Heart encontró que dos minutos de silencio pueden resultar incluso más calmantes que escuchar música “relajante”.

Quizás llegó el momento de apagar esa música…

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Shamima Begum: despojan de la nacionalidad británica a la joven que se unió a Estado Islámico y quería regresar a su país a dar a luz


Shamima Begum

Derechos de autor de la imagen
Metropolitan Police/PA

Image caption

Shamima Begum se fue de Londres en febrero de 2015 junto a dos amigas.

La joven británica Shamima Begum, quien viajó a Siria para unirse a Estado Islámico en 2015 cuando tenía 15 años, fue despojada de su nacionalidad.

“Es injusto. Estoy un poco sorprendida. Me molesta y me frustra. Me rompe el corazón“, le dijo la chica al canal de televisión británico ITV.

El Home Office (el Ministerio del Interior del Reino Unido) le informó a la familia de Begum la decisión de revocarle la ciudadanía británica a través de una carta.

La joven, quien tiene 19 años y dio a luz hace pocos días en un campo de refugiados, expresó su deseo de regresar al Reino Unido para criar a su hijo en una entrevista que le dio al periódico británico The Times.

El 18 de febrero de 2015 Behum se escapó de su casa, y junto a dos amigas de la secundaria londinense a la que asistía, tomó un vuelo con destino a Turquía. Estando allí, cruzaron la frontera y llegaron a Siria.

Derechos de autor de la imagen
PA

Image caption

Sajid Javid, ministro del interior británico, le comunicó la decisión del gobierno a la familia de Begum a través de una carta.

Apátrida

Según fuentes del gobierno británico, su decisión se fundamenta en que la chica puede adquirir otra nacionalidad.

Su madre es oriunda de Bangladesh, y por esa razón, de acuerdo a las leyes de ese país, ella tendría derecho a solicitar la nacionalidad bangladesí.

Begum, sin embargo, no tiene pasaporte de esa nación y nunca ha estado allí.

Tasnime Akunjee, abogado de la familia, informó que están considerando todas las opciones legales para refutar la decisión del gobierno.

El representante legal le dijo al periódico británico The Independent que el gobierno de Bangladesh “no sabe quién es ella, por lo que, a efectos prácticos, la convirtieron en apátrida”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Shamima Begum huyó a los 15 años de su hogar en el este de Londres para unirse a Estado Islámico.

Opciones

Begum está explorando otras alternativas para irse de Siria.

Poco tiempo después de llegar a una de las zonas en control de Estado Islámico, la joven se casó con un combatiente holandés que era parte de la agrupación extremista y que se había convertido al islam.

Con él tuvo dos hijos que murieron hace algunos meses.

“Quizás puedo pedir la ciudadanía holandesa. Si a él (su esposo) lo envían a una prisión en Holanda, puedo esperarlo”, dijo la joven en la entrevista con ITV.

Se cree que el hombre se entregó a un grupo de combatientes sirios aproximadamente hace dos semanas.

“Creo que la decisión (del gobierno británico) es un poco injusta conmigo y con mi hijo”, indicó Begum.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

La posición de Martina Navratilova sobre las deportistas transgénero que causó polémica


Martina Navratilova

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Navratilova ha sido defensora de los derechos de los atletas LGTB desde los años 80.

Martina Navratilova ha sido un ícono no solo del tenis femenino, sino de la lucha por los derechos de las mujeres y las personas homosexuales a lo largo de su vida.

La ganadora de 18 Grand Slams en su carrera asumió su rol de activista desde que declaró públicamente su bisexualidad a comienzos de los años 80, siendo blanco de abusos por ese motivo.

“Obtiene al menos diez veces más dinero que yo”: la denuncia de la extenista Martina Navratilova de que la BBC le pagó menos que a John McEnroe

De ahí la ira que han causado sus últimas palabras y que motivó a una de las principales organizaciones de Estados Unidos en favor de la comunidad LGTB a cortar cualquier vínculo con la legendaria tenista.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las palabras de Navratilova no han caído del todo bien en el mundo del deporte.

Navratilova calificó de “trampa” que se permitiera dejar participar a atletas que nacieron hombre en deportes de mujeres dado que competían en desigualdad de condiciones gracias a su mayor capacidad física.

Esas declaraciones fueron consideradas “transfóbicas” por la organización Athlete Ally que despidió a la extenista estadounidense de su consejo consultivo y en su rol de embajadora.

“No sería justo”

En un artículo en el periódico británico The Sunday Times, Navratilova escribió que “un hombre puede decidir ser una mujer, tomar hormonas si lo requiere así cualquier organismo deportivo, ganar todo lo que tenga por delante y quizás obtener una pequeña fortuna, y luego cambiar su decisión y regresar a hacer bebés si así lo desea”.

“Es descabellado y es trampa”, consideró.

“Estoy encantada de dirigirme a una mujer transgénero de la manera que ella lo prefiere, pero no estaría contenta de competir contra ella. No sería justo”.

Los comentarios generaron una rápida reacción entre atletas transgénero como Rachel McKinnon, quien el año pasado se convirtió en la primera en ganar un título mundial de ciclismo de pista.

Para ella fueron palabras “perturbadoras, terribles y profundamente transfóbicas”.

Más de una vez

Athlete Ally, por su parte, agregó a través de un comunicado que la posición de Navratilova estaba “basada en un falso entendimiento de la ciencia y la información, y perpetúa peligrosos mitos que conducen al continuo asedio contra las personas trans a través de leyes discriminatorias, estereotipos de odio y violencia desproporcionada”.

Image caption

Navratilova es ganadora de 18 Grand Slams

Lamentó que no fuera “la primera vez que hemos contactado a Martina sobre este tópico”.

“A finales de diciembre, ella hizo comentarios profundamente inquietantes por sus canales de redes sociales sobre la habilidad de los atletas transgénero de competir en el deporte”.

La organización asegura que ofreció su ayuda para indagar más sobre el tema, pero que nunca recibieron respuesta.

En el texto, informa que Navratilova fue nombrada embajadora y homenajeada en la primera gala anual que llevaron a cabo en 2014, además de aclarar que la tenista no se ha pronunciado sobre la decisión de dar por terminado su vínculo con la organización.

Según las normas aprobadas por el Comité Olímpico Internacional en 2016 los atletas que hacen la transición de mujeres a hombres pueden participar en las competencias masculinas sin ningún tipo de restricciones.

Pero los hombres que transicionan a mujeres deben controlar sus niveles de testosterona -la hormona que incrementa la masa muscular- por debajo de un cierto nivel por al menos 12 meses previo a la competencia.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending