Connect with us

BBC Mundo

Chamulas musulmanes: la extraordinaria historia de cómo el islam llegó a Chiapas, México (y se quedó)


Mujer chamula musulmana

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

Las indígenas chamulas musulmanas se cubren la cabeza con un pañuelo, sobre todo a la hora de la oración.

‘Allahu Akbar’ significa en árabe “Dios es grande” y es una expresión de fe muy común en el mundo musulmán. Pero es demasiado extraño escucharla en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, en el sureste de México, un país con una amplia mayoría católica.

Y todavía aún más extraño si quienes lo pronuncian son indígenas chamulas, algunos ataviados con sus peludos trajes de lana.

Aunque en esa ciudad hay un gran mosaico de iglesias, son sobre todo católicas y evangélicas. El islam suena casi improbable.

Pero ahí está.

Lo practican unos 300 indígenas chamulas que concentran en cuatro comunidades distintas .

Y viven con las tradiciones musulmanas.

Derechos de autor de la imagen
Ana Gabriela Rojas

Image caption

Unos 300 indígenas chamulas practican el islam en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

En Ramadán, el mes del ayuno para el islam, los adultos no comen ni beben agua desde que sale el sol hasta que se pone.

Algunos, rompen su ayuno con dátiles, como se hace tradicionalmente en los países árabes.

Otros, se adaptan y lo hacen con fresas, plátanos o melón, mucho más fáciles de encontrar en San Cristóbal.

Celebran el Eid al-Fitr, o el final del ayuno, con un festín de cordero a la marroquí o barbacoa al estilo mexicano.

Y dan gracias a Alá en árabe.

En su vida diaria hablan en su lengua, el tzotzil, y a veces en español, pero en cualquier caso salpicado con un Inshallah, la expresión árabe equivalente a “si dios quiere”.

Los chamulas se caracterizan por su apertura religiosa: algunos practican sincretismos con tradiciones prehispánicas, pero también hay católicos y evangelistas de todas las iglesias.

Pero, ¿cómo llegaron a convertirse en musulmanes?

La respuesta data de hace 25 años y tiene que ver con el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en 1994.

Derechos de autor de la imagen
Cortesía: Gaspar Morquecho

Todos los ojos en San Cristóbal

Los ojos del mundo voltearon a Chiapas, y específicamente a San Cristóbal, para ver cómo miles indígenas se revelaban frente sistema político y económico.

Un arcoíris de representantes de movimientos políticos y sociales querían estar cerca para ver lo que pasaba.

Así sucedió también con el español Aureliano Pérez Yruela, que tiene el nombre musulmán de Nafia, y que estaba en México cuando estalló el movimiento.

Nafia pertenece al Movimiento Mundial Murabitún (MMM), un grupo islámico fundado en Granada, España, por Ian Dallas, Abdalqadir as-Sufi, un escritor escocés y cercano a la banda de los Beatles.

“Fuimos atraídos por ese momento histórico para los indígenas en Chiapas”, dice Esteban López Moreno, Hajj Idriss, que fue el segundo en llegar, después de que Nafia.

Así que se asentaron para hacer el trabajo y hablar de Alá a gente que no había jamás oído hablar del islam”, explica.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

Mujer chamula musulmana

Cuenta que al principio tenían que utilizar un intérprete porque muchos indígenas no hablaban castellano.

“Pero comprobamos que la comunicación es a nivel de los corazones, que tienen un lenguaje que no se ve pero que funciona. Entonces supieron que nosotros teníamos algo importante para ellos y eso creo un lazo de confianza. Y empezaron a convertirse en musulmanes“, dice Hajj Idriss, que también es imán.

Cuenta que su mensaje se fue pasando por familias: se hacía musulmán el padre, luego la madre y luego los hijos.

Pero los zapatistas no se convirtieron al islam.

“Nuestra relación desde un principio fue con el mundo chamula porque el primero que se convirtió era uno de sus líderes y fue quien conectó con nosotros”, explica

Carta al subcomandante Marcos

El investigador de islam en Chiapas, Gaspar Morquecho, enseña a BBC Mundo una carta que el MMM envió a los zapatistas.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

La carta está dirigida al subcomandante insurgente Marcos.

Está dirigida al subcomandante insurgente Marcos y asegura que el cambio de sociedad no se puede dar con el cristianismo, ni con el marxismo.

“La lucha por la liberación de los pueblos debe hacerse bajo la bandera del islam transformador, siguiendo el mensaje revelado que nos trajo Mohamed, el último de los profetas, el libertador de la humanidad”, dice.

Los zapatistas no respondieron. Así que seguramente los MMM percibieron una posibilidad de crecer en la comunidad indígena a través de los chamulas, que llevaban una historia de expulsión de su pueblo San Juan Chamula y que se habían ido asentado en San Cristóbal de las Casas desde 1974″, explica Morquecho.

Cuenta que en los 70 en San Juan Chamula había un grupo de caciques que ostentaban todo el poder. Y que se vieron amenazados cuando el obispo Samuel Ruiz promovió programas sociales, que disminuían su hegemonía, por ejemplo una caja de ahorro, una cooperativa de consumo popular o campañas contra el alcohol.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

El imán Ibrahim Chechev fundó la comunidad Ahmadía en San Cristobal.

Los caciques terminaron por expulsar al programa católico conocido como Misión Chamula y despúes, de manera todavía más violenta y masiva, a otras iglesias cristianas y sus fieles.

“A diferencia de lo que se cree, los chamulas son un grupo muy abierto, son gente emprendedora. Y en este mundo de incertidumbres, buscan certezas. Es un andar de ese pueblo y yo los he visto cambiar de partido político a otro, de una organización social a otra o de una religión a otra”.

Dice que muchos también cambiaron a otras iglesias que prohibían el alcohol porque eso ayuda a aliviar muchos problemas en la familia, como de peleas o económicos.

“Otra razón por la que se unen al islam es porque les dijeron que el último mensaje de dios no es el de la Biblia, sino el del Corán y pensaron que solo con ese último mensaje iban a llegar al paraíso”, explica el investigador que ha seguido a la comunidad chamula desde su expulsión.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

Después del mes de ayuno viene un gran festejo.

Pueblo expulsado

La comunidad musulmana fue creciendo entre los indígenas expulsados de San Juan Chamula, asentados en la periferia del noreste de San Cristóbal.

Hasta alrededor del año 2000, que empezaron las rupturas con el MMM, explica Morquecho.

“Porque los chamulas tienen esa tradición de movilidad social y también se separan por problemas internos entre las distintas familias”.

Morquecho coincide con otros entrevistados que los malos tratos de los españoles del MMM a los chamulas también propició que muchos conversos se fueran a otras comunidades musulmanas de nueva formación.

Dicen que no les dejaban hablar con personas que no fueran musulmanas, aunque fueran sus familiares. También los obligaban a hablar solo español para poder entenderlos. Y les decían que no debían comer tortillas porque eran una porquería.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

La mezquita Imam Malik, de la comunidad Murabitun es la mas grande en México.

Hajj Idriss, el imán español del MMM en San Cristobal, asegura que estas son “leyendas” y que en los distintos grupos no hay problemas.

Todo parte de nuestra semilla. Fuimos los primeros musulmanes y a partir de ahí empezaron a hacerse más. Con el paso del tiempo ha habido gente que ha querido hacer por su cuenta un pequeño sitio de oración, pero todos parten de aquí”.

Ahora los MMM tienen la mezquita más grande de México, de unos 400 metros cuadrados, que se levanta imponente en la periferia de San Cristobal.

Pero, además de ellos ahora hay tres comunidades musulmanas más. Cada uno con su lugar de oración. Aunque son más bien casas adaptadas, cada grupo llama a su lugar “mezquita”. Y todas están muy cerca la una de la otra.

Dos de ellas son de tradición suní. Una liderada por un sirio, conocido como Mudar, otra la comunidad Al Kauzar.

Ahmadia

La tercera es la comunidad Ahmadía, que para el mundo islámico más tradicional no son considerados musulmanes.

Derechos de autor de la imagen
Ana Gabriela Rojas

Image caption

Comunidad Ahmadia en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Ellos tienen dos creencias que los separan de los demás: que su fundador, el indio Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadian, era el mesías prometido y que Jesús murió en Cachemira -y no regresará- a diferencia de lo que creen los musulmanes más tradicionales

El lema de su comunidad es “amor para todos, odio para nadie”, explica a BBC MundoIbrahim Chechev, el imán de la comunidad Ahmadia en Chiapas.

Explica que las tradiciones del islam no chocan con las de los indígenas porque “el islam se adapta a cualquier cultura, a cualquier lengua, a cualquier raza. Lo que importa es el fitra, el estado natural del ser humano, que es siempre generoso. El islam viene a pulir ese ese lado natural y a elevarlo”.

Cuenta que el ayuno es para alabar a dios. Que es un entrenamiento de abstinencia de todos los sentidos.

“Por ejemplo, la boca no come, pero tampoco miente, maldice, dice chismes. Así, cada uno los otros sentidos debe hacerlo y entrenarse para seguir el resto del año. También, ayunar nos ayuda a entender a aquellos que tienen menos y tienen la panza vacía”.

Derechos de autor de la imagen
Natasha Pizzey-Siegert

Image caption

Celebración del fin del Ramadán.

La historia personal de Chechev está muy relacionada con el islam en San Cristóbal de las Casas.

El fue el primero de su familia en convertirse al islam, con apenas 15 años.

A los 19 se casó con Yanna, la hija de Hajj Idriss, el segundo español musulmán que llegó a la ciudad.

Después también pasó por la organización musulmana Al Kauzar y después fundó Ahmadía en San Cristobal por invitación de la organización en Guatemala.

Su abuelo, Miguel Gómez Hernández (Miguel Caxlán), fue uno de los primeros indígenas en convertirse a otra religión: se hizo protestante. Formó parte de los expulsados de San Juan Chamula y fue asesinado en San Cristóbal en 1981.

Su hija, Juana Gómez Hernández, madre de Ibrahim, no olvida ese día: “Ya era la hora en que mi papá llegaba, pero no aparecía. Yo tenía un mal presentimiento que lo sentía en el cuerpo. Me dijeron que ya lo habían agarrado. Y yo supe a que se referían: lo habían matado. Lo perseguían desde que vivíamos en Chamula”.

Derechos de autor de la imagen
Ana Gabriela Rojas

Image caption

Juana, que prefiere el nombre árabe Nura, cuenta que la nahua, o falda de lana peluda, es característica de los chamulas.

Ahora, Juana dice que se siente más a gusto como Nura, su nombre musulmán.

Cuenta después del asesinato de su padre, ella y su esposo se pasaron a la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

Después, su hijo Ibrahim, cuando era un adolescente, acercó a toda la familia al islam.

“Le doy gracias a Alá que ahora todos mis hijos son musulmanes”, dice. Asegura que su esposo dejó de tomar alcohol gracias al islam.

“Ahora hasta que me muera voy a ser musulmana”, asevera.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Llegada del Apolo 11 a la Luna: qué decía el trágico discurso preparado para Richard Nixon "en caso de desastre lunar"


De izquierda a derecha, Neil Armstrong, Richard Nixon, Michael Collins y "Buzz" Aldrin.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Nixon llamó a los astronautas del Apolo 11 -Armstrong, Collins y Aldrin- “los mejores embajadores en la historia de Estados Unidos”.

La llegada del Apolo 11 a la Luna es un hito tan importante en la historia que, 50 años después, resulta difícil imaginar que la misión pudo haber tenido un final catastrófico.

Richard Nixon, quien era presidente de Estados Unidos en ese entonces, era el encargado de informar si se cumplía o no el objetivo de enviar humanos a pisar la Luna y traerlos de vuelta a la Tierra.

Y como aprendió el jefe del equipo de redactores de discursos del mandatario, William “Bill” Safire, tras hablar con funcionarios de la NASA, había una alta probabilidad de que sucediera una fatalidad, especialmente en todas las maniobras vinculadas a la Luna en sí.

Por un lado estaba el alunizaje del módulo Águila, donde viajaban Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin.

Y, por otro lado, estaba el momento crítico del despegue desde la superficie lunar rumbo al módulo Columbia, piloteado por Michael Collins, donde regresarían a la Tierra.

Por eso el texto de Safire, titulado: “En caso de desastre lunar”, trata solo sobre las muertes de Armstrong y Aldrin.

Qué decía el discurso

El trágico discurso que debía leer Nixon y que hoy se encuentra en poder de los Archivos Nacionales de EE.UU., elogiaba la valentía, sacrificio y espíritu de exploración de Armstrong y Aldrin.

Incluso se detallaba que, previo a pronunciar el discurso, “el presidente debía llamar a cada una de las futuras viudas”.

También se especificaba lo siguiente: “al terminar, un clérigo debe realizar el mismo procedimiento de un entierro en el mar, encomendando sus almas a ‘lo más profundo de lo profundo’, concluyendo con el ‘Padrenuestro'”.

Derechos de autor de la imagen
NASA

Image caption

Las maniobras de aterrizaje y despegue de la Luna eran lo más peligroso de la misión y por eso el discurso solo aborda las muertes de Armstrong y Aldrin.

En concreto, esto es lo que decía el discurso:

“El destino ha querido que los hombres que fueron a la Luna a explorar en paz se quedaran en la Luna a descansar en paz.

Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanzas de rescatarlos.

Pero también saben que existe esperanza para la humanidad en su sacrificio.

Los dos han dado sus vidas por el más noble objetivo de la humanidad: la búsqueda de la verdad y la comprensión.

Serán llorados por sus familiares y amigos; serán llorados por su nación; serán llorados por la gente del mundo; serán llorados por una madre Tierra que se atrevió a enviar a dos de sus hijos hacia lo desconocido.

En su exploración, concitaron a la gente del mundo a sentirse como uno; en su sacrificio, unen más estrechamente la hermandad del hombre.

En la antigüedad, los hombres miraban a las estrellas y veían a sus héroes en las constelaciones. En la actualidad, hacemos lo mismo, pero nuestros héroes son hombres de carne y hueso.

Otros los seguirán, y seguramente encontrarán su camino a casa. La búsqueda del hombre no será negada. Pero estos hombres fueron los primeros y seguirán siendo los primeros en nuestros corazones.

Todo ser humano que mire a la Luna en las noches que vendrán, sabrá que hay un rincón de otro mundo que por siempre es humano”.

Derechos de autor de la imagen
Archivos Nacionales de EE.UU.

Image caption

El discurso “En caso de desastre lunar” que Nixon debía leer ante la fatalidad que no ocurrió.

Palabras incómodas

Anunciar el fracaso de una misión millonaria y la muerte de compatriotas nunca es una tarea simple para un presidente.

Pero en este caso, la pérdida trascendía lo científico y humano, pasando al plano geopolítico.

Y es que en el contexto de la carrera espacial, EE.UU. precisaba una gran victoria frente a su rival de la Guerra Fría, la Unión Soviética.

Los soviéticos fueron los verdaderos pioneros de la exploración espacial y gran parte de los avances que hoy se usan en la Estación Espacial Internacional se deben a los conocimientos y las innovaciones de la Unión Soviética.

No en vano fueron ellos los que llevaron al espacio el primer satélite, el primer ser vivo y el primer humano.

De allí lo delicado del discurso elaborado por Safire y que, por fortuna, Nixon jamás debió pronunciar.

Los astronautas -que despegaron de Cabo Cañaveral, Florida, el 16 de julio de 1969, alunizaron el 20 de julio y regresaron a la Tierra cuatro días después- vivieron para convertirse en “los mejores embajadores en la historia de EE.UU.”, en palabras de Nixon.

Cuando el presidente los visitó durante su cuarentena, les dijo que se sentía “el hombre más afortunado del mundo” por ser el encargado de “darles la bienvenida a la Tierra”.

“Más de 100 gobiernos, emperadores y presidentes y primer ministros y reyes han enviado los mensajes más cálidos que jamás hayamos recibido”, agregó.

“Como resultado de lo que sucedió esta semana, el mundo es infinitamente más grande”, continuó. “Como resultado de lo que han hecho, el mundo está más unido de lo que jamás estuvo”.

Armstrong moriría el 25 de agosto 2012 tras una operación cardiovascular, cuando tenía 82 años, mientras que Aldrin (89) y Collins (88) aún viven para conmemorar la hazaña histórica que sí fue.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

40 aniversario de la Revolución Sandinista: las madres de Nicaragua que no tienen motivos para celebrar


Padre Edwin Román

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

El padre Edwin Román protegió a los manifestantes antigubernamentales en su iglesia el año pasado.

La gente de Masaya dice que la rebeldía corre en su sangre. Pero en esta ciudad nicaragüense no parece haber nadie que pueda presumir de esto con más autoridad que el padre Edwin Román.

“Sandino era el hermano de mi abuela, mi tío abuelo”, dice el sacerdote del principal héroe revolucionario de Nicaragua, Augusto C. Sandino.

Pocos pueden presumir de un vínculo familiar directo con el hombre que terminó con la ocupación estadounidense de Nicaragua en 1933 y le prestó su nombre a otra revolución en Nicaragua décadas después.

Aunque el sobrino nieto de Sandino es un rebelde un poco más discreto.

En el momento culminante de las violentas protestas contra el gobierno que sacudieron el año pasado a Masaya, un municipio situado a 28 kilómetros al suroeste de la capital Managua, el padre Román albergó a decenas de manifestantes en su iglesia cuando fueron atacados por la policía y simpatizantes gubernamentales armados.

También convirtió la casa parroquial en una improvisada sala de primeros auxilios para los heridos.

“El timbre de la puerta sonó y había un grupo de niños con sangre fluyendo de sus cabezas. Desde las 7:00 pm hasta la mañana siguiente, con el apoyo de algunos estudiantes de medicina locales, atendimos a cualquiera que llegara a nuestra puerta”, recuerda.

Fechas clave

Derechos de autor de la imagen
Reuters

  • 1927-1933: guerrilleros liderados por Augusto C. Sandino luchan contra la presencia militar de Estados Unidos.
  • 1934: Sandino es asesinado por orden del general Anastasio Somoza García.
  • 1937: Somoza es electo presidente, lo que marca el inicio de una brutal dinastía familiar de más de cuatro décadas.
  • 1961: se funda el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).
  • 1979: la ofensiva militar del FSLN termina con el derrocamiento del hijo de Somoza García, Anastasio Somoza Debayle.
  • 1984: el FSLN gana unas elecciones boicoteadas por la oposición con Daniel Ortega como candidato.
  • 1990: Ortega pierde las elecciones ante Violeta Barrios de Chamorro.
  • 2007: Daniel Ortega regresa al poder como presidente.
  • 2011: Ortega es reelegido para un segundo mandato consecutivo luego de que el artículo de la Constitución que prohíbe la reelección es declarado inconstitucional.
  • 2016: Ortega es reelegido para un tercer mandato consecutivo.
  • 2018: protestas contra el gobierno sacuden el país.

Semejantes acciones, así como sermones claramente favorables a la causa de la oposición, le han valido ataques y acusaciones por parte del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El mismo partido de gobierno que este viernes celebra el 40 aniversario del día en que los rebeldes sandinistas, así bautizados en honor al tío abuelo del padre Román, derrocaron a Anastasio Somoza Debayle, el último de la dinastía que gobernó a Nicaragua por más de 40 años con el apoyo de Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Augusto C. Sandino es celebrado como un héroe revolucionario y su nombre es reivindicado por el partido de gobierno.

En la víspera del aniversario, sin embargo, el padre Román no tiene nada positivo que decir sobre el grupo que lleva el nombre de Sandino, ni sobre su líder, el actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

“Los sandinistas no han logrado nada. Estamos repitiendo un ciclo de dictadura. El guerrillero que derrotó a Somoza se ha convertido en el dictador“, dice de Ortega.

¿Cambio para bien?

Uno de los puntos de inflexión en la guerra contra Somoza fue un audaz asalto al Palacio Nacional en 1978, un año antes de que los rebeldes tomaran el poder.

Veinticinco guerrilleros, vestidos como tropas de élite de la Guardia Nacional, asaltaron el Congreso mientras estaba en sesión completa y tomaron como rehenes a los legisladores.

Y el hombre que dirigió la operación casi suicida, Edén Pastora, también conocido como el Comandante Cero, no comparte la sombría evaluación del sacerdote sobre el legado del FSLN.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Después de haber combatido a Somoza en las filas del FSLN, y luego en contra de los sandinistas desde la resistencia Nicaragüense, Edén Pastora ahora es un leal aliado de Ortega.

“Cuando ganamos, nos propusimos cambiar la estructura social, política y económica del país, particularmente para la población rural, indígena a través de la reforma agraria y un programa nacional de alfabetización”, dice.

“Ser trabajador en los tiempos de Somoza debía ser considerado prácticamente como un delincuente común”, recuerda.

Pero, según él, los mayores logros se han alcanzado desde el regreso al poder en 2007 de Daniel Ortega, quien ya había gobernado al país durante la mayor parte de la década de 1980 (y a quien el mismo Pastora combatió desde las filas de la Resistencia Nicaragüense o “Contra” luego de renunciar públicamente al FSLN).

“Somos el país con mayor crecimiento en América Latina después de Panamá y la República Dominicana”, insiste el viejo Comandante Cero antes de enumerar mejoras en energía, salud e infraestructura.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Años de relativa tranquilidad se vieron interrumpidos violentamente en abril del año pasado.

Los críticos del gobierno, sin embargo, dicen que muchas de las afirmaciones de los sandinistas de alto rango son engañosas.

Argumentan que o bien se basan en un control totalitario de la economía, que solo ha beneficiado a un círculo interno, ha debilitado a las instituciones estatales y ha pasado por alto el estado de derecho, o que simplemente son falsas.

Recuerdos de la revolución

Las paredes de la oficina de Edén Pastora están adornadas con fotografías de su pasado revolucionario: una junto al fallecido líder cubano Fidel Castro, otra con sus compañeros en un escondite clandestino y, sobre su escritorio, una famosa imagen suya después del asalto al Palacio Nacional, con su rifle en alto.

Image caption

Edén Pastora lideró el asalto al Palacio Nacional.

Con más de 80 años, el Comandante Cero ahora tiene un ligero temblor en sus manos. Sin embargo, al hablar del conflicto actual de Nicaragua y de las más de 300 personas que murieron durante la ola de protestas antigubernamentales del año pasado, se mantiene tan firme e impenitente como siempre, haciéndose eco de la línea del FSLN.

“Hubo un verdadero caos en las calles y tuvimos que defendernos. Aquí estábamos frente a los terroristas. Mataron a nuestros policías, los apuñalaron, los dispararon, los quemaron, los apedrearon. Se puede ver en los videos”, dice de la respuesta a las protestas antigubernamentales de las fuerzas de seguridad, condenada por Naciones Unidas como “represiva”.

Cientos de manifestantes fueron llevados a juicio, algunos por cargos de terrorismo.

Aunque incluso a los sandinistas declarados como Edén Pastora les resultaría difícil describir a Sandor Dolmus como “terrorista”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Numerosas barricadas fueron levantadas por los jóvenes que participaron en las protestas antigubernamentales de 2018.

Este monaguillo desarmado, de 15 años y con planes de hacerse sacerdote algún día, fue asesinado por una bala de alto calibre que lo alcanzó en el pecho en junio del año pasado.

Su madre, Ivania, muestra el lugar fuera de la casa familiar donde su cuerpo cayó cuando estaba cerca de una barricada erigida como parte de las protestas antigubernamentales.

Unidas en el dolor

La casa es un edificio destartalado de la ciudad de León compartido por su familia extendida. Las gallinas escuálidas picotean dentro de las jaulas mientras la abuela de Sandor cocina tortillas en el fuego del patio.

Reunidas en la sala está un grupo de mujeres que, como Ivania, perdieron a sus hijos durante las protestas del año pasado. Con lágrimas, me muestran fotos de sus hijos, ensangrentados y moribundos en las calles de la segunda ciudad de Nicaragua.

Image caption

El hijo de Ivania murió de un disparo cerca de una barricada en León, la segunda ciudad de Nicaragua.

Ivania dice que la responsabilidad de la muerte de su hijo es del presidente Ortega.

“Si no es suya ¿entonces de quién es? La policía y los paramilitares simplemente siguen las órdenes de arriba“, dice.

Pero si bien la Organización de Estados Americanos (OEA) está tratando de ayudar a las madres a lograr justicia contra el gobierno de Ortega, es poco probable que un juicio creíble en contra de los responsables se produzca en Nicaragua mientras los sandinistas permanezcan en el poder.

Aun así, las madres esperan que la muerte de sus hijos no haya sido en vano.

“Sandor es un símbolo para Nicaragua y en toda América Central. Incluso el Papa Francisco se enteró de lo que le sucedió”, dice Ivania.

“Tocó los corazones de las personas, pero de la peor manera, en la muerte. Le quitaron la esperanza“, concluye.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

La colombiana “admiradora” y víctima de "El Chapo" cuyo estremecedor testimonio cerró el juicio al narco mexicano


Andrea Vélez

Derechos de autor de la imagen
United States Attorney’s Office

Image caption

Andrea Vélez habló en la audiencia en la que se sentenció a “El Chapo”.

El histórico juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán contó con un sorprendente y estremecedor final: la declaración de la colombiana Andrea Vélez.

El nombre de la mujer había salido a relucir varias veces durante el juicio, pero ella solo apareció en la última sesión, cuando se dictó la condena de cadena perpetua para el líder del Cartel de Sinaloa.

Invitada por la fiscalía para hablar como víctima, Vélez habló de cómo pasó de la “admiración profunda” por un “síndrome de Estocolmo” a temer por su vida.

“Soy un milagro de Dios porque el señor Guzmán trató de matarme y hoy tengo una oportunidad para decir la verdad”, declaró.

Pero más allá de que trabajó para uno de los socios de “El Chapo” y que vive oculta por temor a que la maten, de ella se sabe bien poco.

De aliada del narco a colaboradora del FBI

Vélez asistió a la última sesión del juicio como invitada de la Fiscalía. Según las autoridades de EE.UU., proporcionó información importante para capturar a Guzmán.

Y aunque se presentó como víctima, antes de llegar a un acuerdo de colaboración con el FBI ya había sido acusada y sentenciada en Estados Unidos.

Según lo que se había dicho durante el juicio, había trabajado como secretaria de Alex Cifuentes, un narco aliado de “El Chapo”.

En su intervención, conteniendo el llano, la mujer relató cómo antes de que se deteriorara su relación con “El Chapo” había surgido “una empatía” entre ellos mientras desarrollaban el proyecto de una película sobre el narco.

“Quizás viví en carne propia el síndrome de Estocolmo“, explicó.

Sin embargo, Vélez alegó que cuando vio “la realidad”, trató de apartarse. “Me recordaron que si me alejaba de la organización solo podía salir en una bolsa de plástico”.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Andrea Vélez contuvo el llanto mientras daba su testimonio.

Gerardo Lissardy, el periodista de BBC Mundo que cubrió el juicio en Nueva York, señala que “todo indica que la idea de los fiscales fue mostrar que se hizo justicia con la condena a ‘El Chapo’ y contrarrestar las afirmaciones de éste de que le negaron un proceso justo”.

Durante el proceso, un agente del FBI dijo que la mujer había sido trasladada a EE.UU. “debido a una amenaza a su vida”. Ahora vive en ese país con una identidad cambiada.

“Tuve todo y lo perdí todo, hasta mi identidad“, dijo en la corte.

Orden de asesinarla

De acuerdo a lo que se dijo en el juicio, al mismo tiempo que Vélez trabajaba para Cifuentes en asuntos de drogas, tenía una “agencia de modelos” y negociaba relaciones o fiestas de mujeres con hombres poderosos.

Fue por eso que en 2013 “El Chapo” le pidió a Vélez que intentara sobornar con US$10 millones a un general mexicano que contrataba sus servicios de compañía.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Según Vélez, “El Chapo” intentó asesinarla.

El militar rechazó el pago porque detestaba a Guzmán, según el testimonio que rindió Cifuentes en enero.

En su testimonio, Vélez también dijo que Guzmán la usó como “carnada” para secuestrar a un militar en Ecuador y aseguró que Guzmán ofreció un millón de dólares a la organización ilegal Hells Angels para acabar con su vida.

Aunque no están del todo claros los motivos, con base en el testimonio de Cifuentes, según le dice a BBC Mundo la periodista Alejandra Ibarra, autora del libro “El Chapo, el juicio del siglo”, el asunto pudo estar relacionado con que Guzmán le pidió que la mataran “por mentirosa”.

Durante sus declaraciones en el proceso, Cifuentes habló del plan para contratar a los Hells Angels para acabar con la vida de Velez. “Traicionó a mi patrón”, dijo.

Perdón

Según un agente del FBI, en septiembre de 2012 se acercaron a Vélez para ofrecerle que comenzara a cooperar de forma encubierta.

Ella aceptó y le dieron instrucciones para que “interactuara directamente” con “El Chapo” y Cifuentes y les brindara información sobre ellos.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

“El Chapo” fue condenado a cadena perpetua por una corte de Nueva York.

También dijo que solicitó una visa S (especial) y recibió aproximadamente US$290.000 por su colaboración.

“Pagué un precio alto por mis acciones, perdí a mi familia y a mis amigos”.

Vélez dijo que quería contar su testimonio para los jóvenes que se involucran en el “mundo de terror” que es el narcotráfico y para “ser la voz de muchas más víctimas de esta guerra que no llegaron porque sus vidas fueron cegadas”.

También pidió perdón por haber participado en el narcotráfico, dijo que perdona a Guzmán y que espera que él la perdone a ella.

“Tiene dos hermosas hijas a las que no les gustaría que le pasara lo mismo que a mí”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending