Connect with us

BBC Mundo

Deuda en Argentina: cómo el país se convirtió en el más endeudado de América Latina


Bandera argentina con flechas hacia arriba.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Argentina es el país más endeudado de América Latina. ¿Cuán negativo es para el país?

En el listado de los países más endeudados de América Latina, Argentina ocupa el primer puesto.

Esto se traduce en que el país alcanzó una deuda pública del 77,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre de 2018.

Así lo revela el reciente “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe” de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Este porcentaje de deuda incluye el primer desembolso del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI), de US$ 15.000 millones, el pasado junio.

Pero se espera que la deuda del país siga creciendo por los próximos préstamos que recibirá del organismo internacional.

En concreto, los analistas consultados estiman que el endeudamiento de Argentina alcance más del 90% para el cierre de 2018.

¿Cómo llegó Argentina a tener esta deuda?

Existen varios factores que explican el aumento de la deuda.

Entre ellos están que Argentina tuvo un déficit fiscal muy grande en los últimos años, es decir que sus gastos fueron mayores a sus ingresos, y un tipo de cambio en continua depreciación.

“En términos de deuda respecto al tamaño de la economía (deuda/PIB) el peso de la deuda pasó del 40% en 2010 (U$S181.621 millones)al 94,6% en 2018 (U$S307.656 millones), siempre con los datos hasta el tercer trimestre”, detalla Esteban Domecq, presidente de Invecq Consultora Económica de Argentina.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La cotización del dólar con respecto al peso se disparó a mediados de 2018.

Y puntualmente en el último año, la deuda se incrementó fuertemente ya que en 2017 era solamente del 56,6% respecto al PBI, añade el economista a BBC Mundo.

“La brusca devaluación del peso implicó un recorte muy importante del PIB medido en dólares al pasar de U$S560 mil millones en 2017, a un PIB del orden de U$S322 mil millones en 2018”, explica Domecq.

Otro de los factores relacionados al aumento de la deuda es la creciente inflación en el país que en 2018 registró un incremento de precios acumulado de 47,7%, la tasa más alta en 27 años y la segunda en la región, tras Venezuela.

“Teniendo en cuenta la necesidad de bajar aceleradamente la tasa de inflación, (el gobierno de Mauricio Macri) optó por reducir al mínimo el financiamiento monetario del déficit, lo que redundó en un fuerte proceso de endeudamiento externo”, dice a BBC Mundo el director de la consultora Analytica, Rodrigo Álvarez.

La situación en la región

El informe de Cepal revela que en base a las cifras del tercer trimestre de 2018, la deuda pública bruta en relación con el PIB en América Latina aumentó en 2018 impulsada por Argentina y Brasil.

En el caso de Brasil, el nivel de endeudamiento público alcanza el 77,2% del PIB, seguido de Costa Rica, con un 52,5%.

El informe no incluye datos de Venezuela ya que no hay números disponibles.

Deuda pública bruta de países de América Latina

En porcentaje del PIB

En el fondo de la tabla se ubica Paraguay, con la deuda pública más baja de la región, equivalente al 16,2% del PIB.

“América Latina enfrenta nuevas condiciones. Hay distintas economías con distintos desafíos. Las condiciones se volvieron más complejas en términos de crecimiento y en lo que respecta al sector externo”, dice Esteban Pérez de la División de Desarrollo Económico de Cepal a BBC Mundo.

¿Es malo este nivel de deuda de Argentina?

Los analistas consultados creen que este panorama de deuda elevada en Argentina genera más dudas que certezas.

Y las esperanzas están depositadas en el crecimiento.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Para los economistas, la salida del país del endeudamiento tiene que ser a través del crecimiento.

“Creo que la deuda engordó demasiado rápido, producto del aumento del déficit fiscal de los años previos”, opina Jorge Vasconcelos, investigador jefe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral).

“Pero en la medida en que el gobierno pueda cumplir con el objetivo de un déficit antes de intereses cercano a cero a partir de 2019 y si la economía vuelve a crecer en los próximos trimestres, la situación va a ser perfectamente manejable“, agrega.

Según explica el economista a BBC Mundo, los intereses que pagan los países emergentes implican un costo financiero de la deuda de entre 5 a 6 puntos del PIB, pero el costo para Argentina es de cerca de 3 puntos.

“Esto significa que si el país estabiliza la situación, el costo financiero de la deuda se puede mantener en ese orden de magnitud”.

De igual manera, el economista Rodrigo Álvarez opina que “sin crecimiento, no hay sostenibilidad de la deuda”.

“En este contexto, la actual configuración de políticas económicas, las cuales priorizan exclusivamente la estabilidad nominal (tipo de cambio e inflación), generan más dudas que certezas respecto a la evolución de la deuda Argentina”, dice.

FMI, “la única opción”

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Argentina alcanzó un acuerdo millonario con el FMI, inédito para el organismo.

En 2018 Argentina acordó con el FMI un préstamo por US$57 mil millones en diferentes pagos en 3 años.

Este acuerdo representó el mayor préstamo de la historia del organismo.

Para Argentina, “no había otra opción porque los mercado internacionales, dado el ‘riesgo país’ (índice que calcula las posibilidades de un país emergente de no cumplir en los pagos de su deuda externa), cobraban una tasa de interés mucho mayor”, afirma Esteban Pérez de Cepal.

Y los analistas coinciden que si el cronograma de préstamos no se hubiera concretado, la situación del país sería aún peor.

“El FMI no solo garantiza el financiamiento de la cuenta corriente, sino también la implementación de políticas económicas que serían imposibles de aplicar sin ‘la presión del FMI'”, dice Álvarez.

“La recesión es severa pero está acompañada de estabilidad nominal fruto del fuerte ajuste fiscal y monetario”, analiza.

A lo que agrega: “No parece posible que la administración Cambiemos (el partido político de Macri) hubiera sido capaz de aplicar semejante combinación de políticas económicas sin la obligación de cumplir con los compromisos asumidos con el FMI“.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Argentina podrá cumplir con los pagos de la deuda en el corto plazo, según los analistas.

Por su parte, Jorge Vasconcelos resume que la deuda del fondo sirvió para dos cosas: para cubrir el déficit fiscal y para cancelar deuda con el sector privado.

“En la medida que la deuda con el sector se esté achicando eso implica que, si además la economía argentina se estabiliza y empieza a tener expectativas de crecimiento, va a ser sencillo para los vencimientos de 2020 en adelante”, dice.

Para Domecq, la asistencia del FMI funcionó como un puente financiero que tenía como objetivo principal minimizar la turbulencia cambiaria y brindar el soporte financiero para que el país pueda afrontar los compromisos de deuda.

“La alternativa a la asistencia del FMI hubiera significado mayor salto cambiario, posible espiral inflacionario, aumento de la probabilidad de default y contracción económica mucho mayor”, enumera.

¿Está Argentina en condiciones de pagar su deuda?

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El acuerdo con el Fondo Monetario provocó numerosas protestas en el país.

El cumplimiento de los pagos de deuda por parte de la Argentina estaría garantizado en el corto plazo, opinan los especialistas.

Argentina cuenta con los fondos suficientes para hacer frente a los compromisos de deuda, tanto de capital como de intereses, de los próximos dos años”, asegura Domecq.

Sin embargo, la situación puede cambiar después de 2020, advierten.

“2021 y en especial 2022-23 son años extremadamente complicados para el manejo de la deuda”, apunta Álvarez.

Las elecciones presidenciales de este año y las legislativas en 2021, y “los abultados vencimientos con el FMI en 2022-23 imponen la necesidad de una rápida renegociación del acuerdo con el FMI”, dice.

Por su parte, desde Cepal afirman que “siempre pueden haber riesgos, pero hay que ver cuál va a ser la evolución del país, las condiciones externas y cómo puede crecer”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Llegada del Apolo 11 a la Luna: Frances Northcutt, la mujer que a los 25 años fue la primera ingeniera en el centro de control de las misiones Apolo


Frances Northcutt en el centro de control de la NASA en Houston en 1969

Derechos de autor de la imagen
TRW/PhotoQuest/Getty Images

Image caption

Northcutt trabajó en los programas de computación que calculaban la trayectoria de regreso de las misiones desde la Luna. En la imagen se ve a la matemática en el centro de control de la NASA en Houston en 1969.

Frances Northcutt era una matemática de 25 años cuando hizo historia.

Fue en 1968 que Northcutt, conocida por muchos por su apodo “Poppy”, se convirtió en la primera mujer que trabajó como ingeniera en el centro de control de las misiones Apolo de la NASA.

De sus cálculos dependía directamente la trayectoria que las naves espaciales debían seguir para regresar de la Luna.

Eso fue exactamente lo que sucedió con la misión Apolo 11, que el 16 de julio de 1969 partió con los astronautas Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins hacia la Luna y los trajo de vuelta a la Tierra 8 días después.

A pesar de su trabajo pionero, la discriminación enfrentada por Northcutt (aunque no de sus colegas) la llevó a cambiar de rumbo y dedicar su energía a otra misión: defender los derechos de las mujeres.

Medio siglo después de Apolo 11, Northcutt habló desde Texas con BBC Mundo sobre su papel en las históricas misiones Apolo, su lucha de décadas por la igualdad y sus consejos para mujeres en cualquier parte del mundo que enfrentan discriminación.

¿Cómo llegó a trabajar en las misiones Apolo?

Antes que nada, tenía una buena aptitud en matemáticas.

Pero en esa época -y francamente hoy en día- había muchos estereotipos sobre lo que era un trabajo adecuado para una mujer. Si tenías un título, tenías tres opciones: ser enfermera, maestra o tal vez secretaria ejecutiva.

Las matemáticas te daban más oportunidades y por eso busqué dedicarme a ello.

¿Cuál era su trabajo específico en el centro de control?

Yo trabajaba para TRW Systems, una empresa contratada por la NASA que tenía a su cargo el desarrollo de programas de computación para calcular las trayectorias en las misiones a la Luna.

Derechos de autor de la imagen
Frederick M. Brown/Getty Images

Image caption

Luego de las misiones Apolo, Northcutt estudió leyes y se dedicó a defender los derechos de las mujeres.

Teníamos que calcular los ángulos a los que se debían encender los propulsores y durante cuánto tiempo para asegurar que la nave estuviese en la trayectoria correcta para regresar a la Tierra, en lo que se llama el corredor de reentrada.

Si la nave estaba fuera de ese corredor, podía quemarse.

Mi recuerdo de esos días es que vivía para trabajar: sábados, domingos, noches. Trabajábamos hasta estar tan agotados que íbamos a casa a dormir para volver y seguir trabajando.

¿El programa estaba diseñado para emergencias?

En términos modernos podría decirse que creábamos apps. El objetivo era que, en caso de emergencias, si había que abortar la misión, esta app o programa era tan rápida y precisa que optimizaba todos tus requerimientos de combustible.

Pero el programa no solo servía para emergencias. Fue usado en todos los vuelos a la Luna, en Apolo 8, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17.

Cuando se planeó Apolo 8, la misión fue acelerada porque había un temor de que los rusos iban a llegar antes a la Luna. Como los controladores de vuelo de la NASA no estaban familiarizados con nuestros programas, nos invitaron a trabajar en el centro de control para ayudarlos.

Es como si tuvieran una nueva app y aún no sabían usarla.

Derechos de autor de la imagen
Ian Showell/Keystone/Hulton Archive/Getty Images

Image caption

Northcutt junto a un modelo del módulo lunar de Apolo 14 durante un debate en un estudio de TV británico en 1971.

Con 25 años fue la primera ingeniera mujer en el centro de control, ¿qué recuerdos tiene sobre el ambiente de trabajo?

Había tan pocas mujeres en diferentes roles en el centro de control de la misión que para mí no era inusual a veces ser la única mujer en la sala.

Claro que sentía la presión de tener un buen desempeño, pero en general no tuve problemas con mis colegas hombres.

Sentí mucho más sexismo por parte de la prensa que de los otros ingenieros.

¿Podría darnos ejemplos de ese sexismo?

La prensa siempre busca estereotipos y ponía mucho énfasis en mi ropa y apariencia. Probablemente algo similar ocurre ahora.

Cuando una mujer se postula a un puesto político en mi país (Estados Unidos) abundan los comentarios sobre su peinados o su vestuario.

Frances Northcutt en 1970

Getty

Sentí mucho más sexismo por parte de la prensa que de los otros ingenieros.

El sexismo era más perverso hace 50 años, pero todavía existe.

Creo que la situación de las mujeres en cierto sentido es mejor ahora, pero en cierto sentido también es peor, por todo el acoso que sufren en las redes sociales.

¿Fue difícil enfrentar ese sexismo hace medio siglo?

Cuando comencé a trabajar en TRW Systems tenía el cargo de “computress”, algo así como técnica de computación.

Si vieron la película Hidden Figures o “Figuras ocultas” estarán familiarizados con el término.

Comencé haciendo muchos y muchos cálculos para los ingenieros y al principio no tenía mucha experiencia en temas espaciales.

Pero luego de trabajar allí un tiempo, me dije a mí misma: “Yo sé tanto como ellos. Y aún si hay algo que no sé, soy tan lista como ellos y puedo aprenderlo”.

Derechos de autor de la imagen
NASA

Image caption

Los controladores de vuelo celebran el éxito de Apolo 11 tras confirmarse el regreso a salvo de los astronautas el 24 de julio de 1969.

Luego de las misiones Apolo, mientras seguía trabajando como ingeniera en TRW Systems comenzó a estudiar abogacía por las noches. ¿Por qué tomó esa decisión?

Yo tuve suerte y no experimenté tanto sexismo en mi lugar de trabajo, pero mi experiencia me hizo ver las dificultades y la discriminación que enfrentaban las mujeres, por ejemplo en los salarios.

También coincidió con una nueva ola de feminismo en Estados Unidos.

Me interesó cada vez más la ley como un medio que podía o bien oprimir o bien liberar a las mujeres. Así que acabé estudiando leyes.

Siempre sentí que por mi visibilidad en la prensa tenía la oportunidad y la responsabilidad de hacer algo para mejorar la situación de las mujeres.

Derechos de autor de la imagen
NASA

Image caption

El regreso seguro de los astronautas de las misiones Apolo dependía directamente de los programas de computación creados por Northcutt y sus colegas.

¿Qué cambios pudo lograr?

Aún antes de recibirme como abogada fui elegida por el alcalde de Houston para abogar por los derechos de las mujeres.

En esa época no había mujeres en el departamento de bomberos, había mucha discriminación salarial y pocas mujeres en puestos municipales. Mi trabajo era aumentar esa participación.

También mejoré el tratamiento por parte de la policía de las mujeres que denunciaban casos de violación.

NASA

Me dije a mi misma: yo sé tanto como ellos. Y aún si hay algo que no sé, soy tan lista como ellos y puedo aprenderlo.

¿Cuál es su mensaje para las mujeres que, medio siglo después de su experiencia, siguen enfrentando discriminación?

Ojalá pudiera tener una respuesta para todas las situaciones, pero no la tengo.

Yo les diría simplemente que deben persistir aún ante la discriminación.

No digo que sea fácil, pero la única forma en que será más fácil en el futuro es persistir, aunque tu lugar de trabajo sea un sitio hostil. Y algo que pueden hacer las mujeres es apoyarse entre sí.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Northcutt participó en el filme sobre las misiones Apolo del documentalista Tom Jennings (izq). que fue realizado con motivo del 50° aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

En el 50° aniversario del Apolo 11, ¿cuál es su principal reflexión?

Para mí, no solo Apolo 11 sino todas las misiones Apolo mostraron que los seres humanos somos capaces de grandes cosas si realmente nos enfocamos en ellas.

Si les dedicamos nuestra energía y recursos, y trabajamos juntos, podemos resolver la mayoría de los problemas.

Y ahora tenemos muchos problemas incluyendo el cambio climático, algo que requerirá un enorme compromiso de muchas personas, pero podemos encontrar respuestas si no perdemos tiempo y las buscamos.

¿Qué es lo más importante en la vida para Frances Northcutt?

Trabajar en cosas en las que crees.

He sido afortunada de haber trabajado en proyectos en los que creía y eso significa que te levantas cada día con entusiasmo y puedes aportar tu capacidad íntegra.

Así que diría que lo más importante es encontrar algo en lo que creen y trabajar en ello.

* La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Kevin Spacey: desestiman cargos en el único caso criminal por asalto sexual contra el actor


Kevin Spacey a la salida de un juzgado en Nantucket donde fue instruido de cargos en enero de 2019

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Spacey enfrenta varias acusaciones de conducta sexual inapropiada, pero la mayoría son demandas civiles.

Los fiscales de Massachusetts, Estados Unidos, abandonaron un caso criminal de asalto sexual y agresión contra el actor Kevin Spacey.

Spacey, de 59 años, estaba acusado de manosear a un joven de 18 años en un bar en 2016.

Pero el caso fue sobreseído el miércoles después de que el demandante rehusó rendir testimonio sobre un teléfono desaparecido, que la defensa argüía podría probar la inocencia del actor.

Spacey, un actor y director de fama internacional, ha enfrentado varias acusaciones de conducta sexual inapropiada, pero este era el único que había resultado en un caso criminal.

Las acusaciones se remontan tres años, cuando el demandante alega que Spacey le compró bebidas alcohólicas y luego lo manoseó en una bar en la isla de Nantucket, Massachusetts.

El demandante fue citado a comparecer este mes después de haber dicho que había perdido el teléfono celular que utilizó la noche del supuesto asalto.

Los abogados de Spacey lo habían acusado de eliminar mensajes de texto y sostuvieron que el móvil podía servir para probar la inocencia de su cliente.

La madre del demandante, la presentadora de televisión Heather Unruh, reconoció ante el juez que había borrado algunas imágenes de “actividades de chicos universitarios” del teléfono antes de que se extraviara.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Heather Unruh, la madre del demandante, reconoció haber borrado imágenes del teléfono celular.

Pero la credibilidad del demandante quedó en entredicho cuando invocó la Quinta Enmienda -que le otorga a un testigo el derecho a no incriminarse- y rehusó comparecer.

En un comunicado, la Fiscalía Distrital de Cape and Islands, declaró que la “no disponibilidad del testigo demandante” los motivó a abandonar el caso.

Su abogado, Mitchell Garabedian, declaró en un comunicado, el miércoles, que su cliente había “demostrado enorme valor bajo circunstancias difíciles”.

Las acusaciones se dieron después de que otro actor alegó que cuando tenía 14 años, Spacey -en ese entonces de 26- se había subido encima de él en una cama.

Spacey pidió disculpas por cualquier comportamiento inapropiado del que dijo no tener memoria.

El famoso actor, ganador de dos Oscar, se ha visto envuelto en múltiples acusaciones de asalto sexual. Como consecuencia, Netflix lo expulsó del elenco de la popular serie “House of Cards” y las escenas en las que aparecía en una de sus últimas películas “Todo el dinero del mundo”, fueron vueltas a filmar con otro actor.

El caso en Nantucket era uno de los pocos casos criminales que se proseguía como resultado del escándalo #MeToo que sacudió a Hollywood.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

25 años del caso AMIA: por qué ni un solo sospechoso ha sido arrestado o juzgado por el peor atentado en la historia de Argentina (y por qué dos presidentes han sido acusados de encubrirlo)


La AMIA tras la explosión del 18 de julio de 1994

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El 18 de julio de 1994, a las 09.53 de la mañana, estalló un artefacto en el edificio de la AMIA, en pleno centro de Buenos Aires. Más de 80 personas murieron y cerca de 300 resultaron heridas.

El atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el principal centro comunitario de la colectividad judía argentina, que dejó 85 muertos en 1994, no es solo el peor atentado en la historia de Argentina.

También es uno de los ejemplos más grandes de impunidad que tiene este país.

Quizás el mayor reflejo de ello es que, un cuarto de siglo después del ataque, no solo no ha sido arrestado ninguno de los autores ni juzgado ni un solo sospechoso, sino que el que está preso es el juez que llevó la causa original.

En febrero pasado, Juan José Galeano fue condenado a seis años de prisión por haber usado dinero del Estado para pagar a testigos falsos para que acusaran a un grupo de policías de ser la “conexión local” del ataque.

En el juicio también se condenó a los principales responsables del aparato de inteligencia que operó cuando ocurrió el atentado en 1994, y que en vez de investigar lo que pasó intentaron encubrir lo ocurrido.

Incluso el presidente de entonces, Carlos Menem (1989-99), fue acusado de desviar la investigación, presuntamente exigiéndole al juez que no investigara la llamada “pista siria”, que involucraba a un empresario cercano a su familia.

Sin embargo, el tribunal absolvió a Menem de ese delito.

Pero no solo quienes dirigían el país cuando ocurrió el atentado han sido salpicados por la mancha negra que el caso AMIA significa para la justicia argentina.

A 25 años del atentado, el caso sigue teniendo ramificaciones: en los próximos meses un segundo jefe de Estado será juzgado por supuestamente tratar de encubrir a los autores del crimen.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cristina Fernández de Kirchner será la segunda exmandataria juzgada por presuntamente tratar de encubrir a quienes atacaron la AMIA.

Esta vez la que estará sentada en el banquillo será la expresidenta y actual candidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-15), acusada de haber firmado un pacto con los presuntos agresores para garantizar su impunidad.

Es decir, dos exmandatarios han sido o están siendo juzgados por supuestamente encubrir el crimen, pero ni uno solo de los autores se ha tenido que presentar ante la justicia.

¿Quiénes cometieron el ataque y por qué no han sido juzgados?

Los responsables

Según la justicia argentina, el atentado fue ejecutado por el grupo militante chiita Hezbolá, de origen libanés, bajo órdenes de Irán, algo que ese país siempre ha negado.

El primero que acusó a Irán de estar detrás del atentado fue un exdiplomático de ese país llamado Manoucher Motamer, quien luego sería señalado como agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA).

Poco tiempo después del ataque, Motamer acusó a funcionarios de la embajada iraní en Buenos Aires de organizarlo.

La acusación fue replicada por los gobiernos de EE.UU. e Israel, quienes señalaron a Hezbolá como los autores materiales del ataque.

Hezbolá ya había sido consideradao responsable por la justicia argentina de haber estado detrás del atentado con cochebomba contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, que ocurrió dos años antes que el ataque contra la AMIA y dejó 22 víctimas fatales y más de 200 heridos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hezbolá fue acusado también de haber atacado la Embajada de Israel en Buenos Aires, el 17 de marzo de 1992.

Sin embargo, el llamado “juicio por el atentado de la AMIA”, que comenzó en Buenos Aires en septiembre de 2001, no se enfocó en Hezbolá o Irán, sino en la “conexión local”.

Ese juicio terminó en escándalo cuando se reveló que los imputados fueron falsamente acusados. La causa fue declarada nula y todos quedaron absueltos en 2004.

El juez Galeano, que había sido removido del caso en pleno juicio, fue destituido en 2005 y fue enviado a juicio años después, junto con Menem y otros funcionarios.

Mientras la justicia argentina vivía uno de los episodios más vergonzosos de su historia, los esfuerzos por atrapar a los responsables del ataque se vieron frustrados.

En agosto de 2003, en medio del juicio en Buenos Aires, Argentina pidió la extradición del exembajador iraní en ese país, Hade Soleimanpour, quien ahora estaba en Reino Unido.

Tres meses después del pedido, Londres lo rechazó por falta de evidencias.

Nisman

Tras la anulación del juicio, el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007) decidió crear una fiscalía especial para investigar lo ocurrido en la AMIA.

Kirchner puso a cargo de esa investigación a Alberto Nisman, quien venía trabajando como fiscal en la causa AMIA desde 1997.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Alberto Nisman fue nombrado fiscal especial de la causa AMIA en 2004.

Fue Nisman quien se concentró en la llamada “pista iraní”, basándose en información que recibía de los servicios secretos de EE.UU. e Israel.

En octubre de 2006 Nisman acusó formalmente a Irán de estar detrás del atentado y a Hezbolá de ejecutarlo y pidió la captura de los responsables.

Un año después, la Interpol accedió al pedido argentino y emitió órdenes de detención (conocidas como “notificaciones rojas”) para cinco exfuncionarios iraníes:

  • Ahamad Vahidi, entonces ministro de Defensa iraní y exjefe de la Guardia Revolucionaria
  • Alí Fallhijan, exministro de Seguridad
  • Mohsen Rezai, excomandante de la Guardia Revolucionaria
  • Mohsen Rabbani, exagregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires
  • Ahmad Reza Ashgari, el exsecretario de esa sede diplomática

Irán, que siempre ha acusado a EE.UU. e Israel de involucrar a Argentina en un complot en su contra e incluso ha sostenido que el ataque contra la AMIA fue un “autoatentado” israelí, se ha negado a entregar a los sospechosos y tampoco ha permitido que sean interrogados.

El “memorándum de entendimiento”

El laberinto sin fin que es el caso AMIA volvió a tomar un giro inesperado tras la llegada al poder de Cristina Fernández de Kirchner en 2007.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hablando ante los miembros de la ONU, Fernández exigió a Irán que entregue a los sospechosos de haber organizado el ataque contra la AMIA.

En septiembre de 2009 la jefa de Estado exhortó a Irán a que extraditara a los exfuncionarios cuestionados durante un discurso que dio ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo, tres años más tarde, durante su segundo mandato, la presidenta sorprendió con el anuncio de una nueva estrategia para llevar ante la justicia a los iraníes sospechados.

Fernández dijo que firmaría un “memorándum de entendimiento” con Irán para intentar avanzar en la causa.

Este pacto, que fue firmado en enero de 2013 en Etiopía, preveía la creación de una Comisión de la Verdad integrada por cinco juristas internacionales (dos elegidos por cada país y un quinto consensuado) para analizar las investigaciones sobre el atentado.

También estipulaba que la Justicia argentina podría interrogar en Irán a los cinco imputados que están requeridos por Interpol.

Un mes más tarde, el Congreso argentino -con mayoría kirchnerista- aprobó el acuerdo, dándole rango de tratado internacional. Pero el Parlamento iraní nunca trató el asunto, por lo que el pacto no entró en vigencia.

No obstante, eso no evitó la controversia que generó el memorándum: tanto las entidades representativas de la comunidad judía como todos los partidos de oposición rechazaron el acuerdo.

La Justicia les dio la razón a estos críticos y, en mayo de 2014, declaró el memorándum inconstitucional por considerar que la justicia argentina estaba renunciando a su propia jurisdicción para juzgar a los iraníes en una comisión extrajudicial.

Acusación y muerte

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El pacto con Irán fue ampliamente rechazado.

Pero la verdadera controversia explotó casi un año después, a comienzos de 2015, cuando el fiscal especial Nisman acusó a la presidenta, al canciller, Héctor Timerman, y a otros funcionarios de haber buscado encubrir a los autores iraníes del atentado a través del memorándum.

Nisman presentó una denuncia judicial, basada en escuchas realizadas por agentes de inteligencia argentinos, que afirmaba que el pacto con Irán buscaba el levantamiento de las notificaciones rojas de Interpol.

Según el fiscal especial, Argentina, que atravesaba una crisis energética, habría accedido a negociar la impunidad de los iraníes a cambio de petróleo y otros acuerdos económicos.

Si bien Fernández y el resto de los acusados siempre negaron que esto fuera cierto y aseguraron que el pacto no contemplaba eliminar los pedidos de captura de Interpol, y aunque la justicia argentina originalmente desechó la denuncia de Nisman, todo cambió después del 18 de enero de 2015.

Ese día fue hallado sin vida, con un tiro en la cabeza, el fiscal Nisman, quien 24 horas más tarde debía presentarse ante el Congreso para mostrar las evidencias con las que fundamentaba su acusación.

Su muerte, originalmente catalogada como un suicidio, fue declarada homicidio años más tarde.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La justicia argentina confirmó en 2018 que Nisman fue asesinado.

El rabino que presidió el sepelio de Nisman en 2015 dijo que este había sido “la víctima 86 del atentado de la AMIA”. No obstante, varios de los familiares de los muertos en ese ataque rechazaron tajantemente esas palabras y, por el contario, se mostraron muy críticos hacia el trabajo del fiscal.

La presidenta de la organización Memoria Activa, Adriana Reisfeld, le dijo a BBC Mundo que el fiscal había sido “un obstáculo” para llegar a la verdad, y aclaró que no apoyaba su denuncia contra Fernández.

En 2016, un año después de que Fernández fuera sucedida en el poder por Mauricio Macri, la justicia reabrió la denuncia de Nisman y en marzo de 2018 envió la causa por presunto encubrimiento a juicio oral.

¿Se hará justicia?

En tanto, a 25 años del peor atentado en suelo argentino, los familiares de las víctimas siguen esperando que se haga justicia.

En una entrevista con la BBC en 2015, el entonces canciller Timerman -quien falleció a finales de 2018- remarcó por qué es tan difícil lograr avances en la causa AMIA.

“Creemos que alguna gente en Irán cometió un crimen en Argentina, (pero) hay una ley que dice que ningún iraní será extraditado a otro país”, señaló, justificando la decisión de su gobierno de negociar con Teherán.

El actual gobierno de Macri, opuesto políticamente al kirchnerismo, ha coincidido que estas limitaciones hacen prácticamente imposible juzgar a los responsables.

En declaraciones realizadas esta semana, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, señaló que no se pudo “avanzar más” porque las personas sospechosas de haber cometido el ataque “están en su país y no fueron entregadas, sino se hubiese podido hacer un juicio“.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El gobierno argentino impulsa la creación de un juicio en ausencia para los responsables del atentado de la AMIA.

Ante esta traba judicial, el gobierno ha propuesto otras manera de intentar “sanar la herida” que dejó la AMIA.

Por un lado, busca incorporar la figura del juicio en ausencia al Código Penal argentino, a través de un proyecto legislativo que divide opiniones entre la comunidad judía (algunos incluso cuestionan las evidencias que apuntan a Irán y consideran que un juicio podría cerrar la posibilidad de abrir nuevas investigaciones).

Por otra parte, Macri conmemoró el 25 aniversario del ataque con la firma de tres decretos. Uno oficializa el 18 de julio como día de Duelo Nacional en homenaje a las víctimas. Otro crea una indemnización para una decena de exempleados de la AMIA.

Pero el más significativo es el que crea el primer registro de “personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento”, en el que estará incluido Hezbolá.

El registro, que funcionará bajo la órbita del Ministerio de Justicia, tendrá como fin “facilitar la cooperación doméstica e internacional para prevenir, combatir y erradicar el terrorismo y su financiamiento”.

Según Bullrich, esto representa una “condena simbólica”, a falta de una condena judicial, y dificultará el accionar del grupo acusado de estar detrás de los dos mayores atentados cometidos en Argentina.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending