Connect with us

CNN en Espanol

Día de la Niña: en estas escuelas las obligan a hacerse pruebas de embarazo y las expulsan si dan positivo


Nota de los editores: CNN está comprometida a cubrir la desigualdad de género en cualquier parte del mundo. Esta historia es parte de ‘As Equals’, una serie de todo un año.

Arusha, Tanzania (CNN) – Sucede dos veces al año en la Escuela Secundaria Arusha. Cada una de las 800 alumnas de la escuela es acompañada a un baño y se le dice que orine en un frasco. Fuera del cubículo, un profesor espera para asegurarse de que las muestras no se intercambian.

Las chicas están tomando pruebas de embarazo obligatorias. Y si salen positivas, la estudiante es expulsada de inmediato.

CNN visitó otras dos escuelas en las regiones de Kilimanjaro y Arusha donde se realizaron pruebas similares; tres escuelas más confirmaron las pruebas en entrevistas telefónicas.

MIRA: La niña que manda un mensaje de esperanza a refugiados

A Elifuraha, a quien se refiere CNN por su primer nombre, le resulta difícil hablar de la vergüenza que sintió cuando las maestras de la Escuela Secundaria Moshono en Arusha la convocaron para una prueba de embarazo obligatoria.

Elifuraha tenía 16 años cuando quedó embarazada. Intentó ocultar sus náuseas matutinas en la escuela, culpando a la malaria.

Elifuraha tenía 16 años cuando quedó embarazada. Intentó ocultar sus náuseas matutinas en la escuela, culpando a la malaria.

“Llamaron a todas las estudiantes a una sala y las maestras comenzaron a inspeccionarnos… nos tocaban el estómago”, dijo la madre de 19 años a CNN, mientras una lágrima rodaba por su mejilla.

Ella sabía que estaba embarazada, pero estaba tratando de ocultar su creciente estómago. Después de admitir su embarazo, fue expulsada de inmediato.

Tanzania utiliza una cláusula de moralidad en una ley de educación de 2002 para dar a las escuelas el marco legal necesario para expulsar a las estudiantes; la práctica se remonta a la década de 1960. La ley se ha aplicado más ampliamente desde que el presidente John Pombe Magufuli asumió el cargo en 2015.

En junio pasado, Magufuli, apodado “The Bulldozer”, dio un paso más y anunció que a las estudiantes embarazadas no se les permitiría regresar a la escuela después de dar a luz.

No hay estadísticas oficiales sobre cuántas niñas embarazadas han sido expulsadas de las escuelas de Tanzania.

El Centro para los Derechos Reproductivos, un grupo de defensa internacional con sede en Estados Unidos, estimó en 2013 que más de 8.000 niñas embarazadas eran expulsadas o abandonadas de las escuelas de Tanzania cada año.

MIRA: Violan a una niña de siete años en un restaurante de Sudáfrica: indignación en el país por violencia sexual

El decreto presidencial del año pasado va directamente en contra de los esfuerzos del gobierno anterior para introducir una política de reingreso escolar para madres adolescentes.

Anna Ulimboka, una enfermera que supervisa las pruebas de embarazo en la escuela secundaria de Arusha, dice que las pruebas son una buena cosa. Y muchas de sus alumnas están de acuerdo.

Los estudiantes asisten a clase en la escuela secundaria de Arusha.Las estudiantes asisten a clase en la escuela secundaria de Arusha.

Las estudiantes asisten a clase en la escuela secundaria de Arusha.

“Antes de comenzar a hacer la prueba, muchas niñas se embarazaban mientras estaban en la escuela, pero después de ver que se estaban haciendo pruebas antes y después de sus vacaciones, eso las hace evitar las relaciones con los niños”, dijo Ulimboka.

CNN visitó la escuela acompañada por funcionarios del Ministerio de Salud de Tanzania y la oficina del gobierno regional. Hablando en presencia de los funcionarios, Ulimboka dijo que las pruebas y la política de expulsión de las estudiantes embarazadas eran necesarias.

Las niñas se reúnen entre clases en la escuela secundaria de Arusha. Al menos una vez por semestre, después de regresar de las vacaciones, las niñas son reunidas en el comedor para una prueba de embarazo obligatoria.

Las niñas se reúnen entre clases en la escuela secundaria de Arusha. Al menos una vez por semestre, después de regresar de las vacaciones, las niñas son reunidas en el comedor para una prueba de embarazo obligatoria.

Sin embargo, Ulimboka dijo que se sentía mal por las niñas que habían sido expulsadas.

“Siempre les aconsejo que incluso si se quedan embarazadas no es el final y que no deben rendirse”.

Shilinde Ngalula, abogada del Centro Legal y de Derechos Humanos en Tanzania, dijo que obligar a las niñas embarazadas a abandonar la escuela viola la constitución de Tanzania, que incluye el derecho a la educación.

En julio de 2017, la diputada de la oposición Halima Mdee fue arrestada por denunciar al presidente por la prohibición de las alumnas embarazadas que, según ella, también es contraria a la Constitución. Su caso fue destacado por el informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre los derechos humanos en Tanzania como uno de los ejemplos de represión contra los críticos de Magufuli.

Junto a Tanzania, Guinea Ecuatorial y Sierra Leona también les niegan el derecho a estudiar en escuelas públicas a las niñas embarazadas y madres adolescentes, lo que los defensores dicen que va en contra de los tratados de derechos humanos que los tres países han firmado.

MIRA: La violación con una manguera a una niña de 7 años en India, el último capítulo de una serie de ataques a niñas

“Se encuentra dentro de la definición de una violación no solo del derecho a la educación, sino también de otros derechos de las niñas”, dijo Elin Martínez, experta en derechos de los niños de Human Rights Watch.

El hijo de Elifuraha mira, lápiz en mano, mientras ella hojea sus notas de una clase de sastrería en el Centro Faraja.

El hijo de Elifuraha mira, lápiz en mano, mientras ella hojea sus notas de una clase de sastrería en el Centro Faraja.

Los tres países se han encontrado en repetidas ocasiones bajo la presión internacional para derogar la política.

CNN se ha comunicado con el gobierno de Tanzania para hacer comentarios, pero aún no ha recibido respuesta. Los gobiernos de Sierra Leona y Guinea Ecuatorial tampoco han respondido a las solicitudes de comentarios.

Debido a que la educación sexual no está en el plan de estudios nacional en Tanzania, muchas niñas no aprenden que tener relaciones sexuales puede llevar a quedar embarazada.

Lilian, de dieciocho años, fue una de ellas. Se quedó embarazada cuando tenía 16 años.

Los calendarios escolares advierten sobre las consecuencias del embarazo y el intercambio de sexo por paseos con conductores de "boda boda" (taxi de motocicleta).

Los calendarios escolares advierten sobre las consecuencias del embarazo y el intercambio de sexo por paseos con conductores de “boda boda” (taxi de motocicleta).

Alrededor de un cuarto de las niñas de Tanzania de entre 15 y 19 años son madres o están embarazadas. El matrimonio infantil sigue prevaleciendo en el país: el 37% de las mujeres de 20 a 24 años de edad habían estado casadas antes de cumplir los 18 años, según los datos oficiales de 2010, los últimos disponibles. Según la misma encuesta, más de una cuarta parte de las niñas casadas antes de los 19 años tienen esposos que tienen 10 o más años más.

Lilian ya estaba esperando a su bebé cuando el presidente Magufuli pronunció su discurso histórico sobre la expulsión de estudiantes embarazadas.

EE.UU. provee pruebas de embarazo a niñas inmigrantes detenidas desde los 10 años

Le gustaba estudiar química, biología y geografía, y saber que no se le permitiría volver a la escuela era devastador.

“Quería alcanzar mis metas, pero me vi obligada a acortarlas, quedarme en casa y esperar otra oportunidad”, dijo.

Lilian y su hija Favor ahora viven en el Centro Faraja, un refugio para mujeres vulnerables y madres jóvenes, muchas de las cuales han sido expulsadas de la escuela como resultado de su embarazo.

Al igual que el resto de las residentes del refugio, Lilian está aprendiendo costura y trenzado de cabello. Está muy lejos de estudiar ciencias, pero la ayudará a conseguir un trabajo después de que abandone el refugio.

Lilian se sienta en el borde de su cama después de preparar a su hija Favor para el día.

Lilian se sienta en el borde de su cama después de preparar a su hija Favor para el día.

Y ella todavía no ha abandonado completamente sus sueños. Ella ha guardado su cuaderno de física, envuelto en papel marrón liso. Espera que algún día se le permita regresar a la escuela.

Ninguna escuela pública puede volver a admitir a Lilian y la matrícula en las pocas escuelas privadas que todavía podrían aceptarla tienen un costo de alrededor de 800 dólares al año. Su única opción es encontrar un patrocinador u obtener un lugar en una de las pocas escuelas financiadas por ONG en el país.

Al igual que Lilian, Elifuraha también tenía grandes planes que dejó a un lado cuando quedó embarazada.

Elifuraha soñó con unirse al ejército de Tanzania, pero no completó la educación suficiente para cumplir con los requisitos antes de que fuera expulsada.

“Si las cosas no fueran como son, me encantaría volver a la escuela”, dijo.

El proyecto de informes As Equals está financiado por el European Journalism Centre a través de su Programa de Subvenciones para la Innovación en el Desarrollo. Haz clic aquí para ver más historias como esta.



Source link

CNN en Espanol

Ordenan a Stormy Daniels a pagar casi US$ 300.000 en honorarios legales a los abogados de Trump


(CNN) – Un juez federal en California ordenó a Stormy Daniels pagar 293.052,33 dólares en honorarios de abogados, costos y sanciones a los abogados que representan al presidente Donald Trump en la demanda por difamación que Daniels y su abogado Michael Avenatti presentaron contra Trump a principios de este año.

El abogado de Trump, Charles Harder, le pidió a la actriz de películas para adultos un total de casi 780.000 dólares: 389.000 en honorarios de abogados y otros 389.000 dólares en sanciones en una audiencia la semana pasada.

En un comunicado, Harder calificó la decisión de “una victoria total para el presidente”.

“La orden de la corte, junto con la orden previa de la corte de desestimar el caso de difamación de Stormy Daniels contra el presidente, juntas constituyen una victoria total para el presidente y una derrota total para Stormy Daniels en este caso”, dijo Harder.

La demanda por difamación, aparte de la demanda original sobre el acuerdo de confidencialidad que Daniels firmó con el ex abogado de Trump Michael Cohenque ahora se encuentra en el centro de un caso penal federal, se presentó a principios de este año después de que Trump dijo que la acusación de Daniels de que un hombre desconocido la amenazó en un estacionamiento para guardar silencio sobre su presunta aventura con Trump fue un “trabajo de estafa total” en un tuit.

Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, dice que ella y Trump tuvieron una aventura en 2006, después de que se casara con la actual primera dama Melania Trump y diera a luz a su hijo, Barron. Trump ha negado tener una aventura con Daniels.

Avenatti argumentó que el tuit de Trump, publicado el 18 de abril, “ataca la veracidad de su versión” del incidente y la declaración de Trump fue “falsa y difamatoria, y que el tuit fue una difamación… porque le acusó de cometer un delito grave”. El juez del distrito federal S. James Otero escribió en su opinión desestimando la demanda en octubre.

Otero dijo que la discusión no tenía fundamento.

“La Corte está de acuerdo con el argumento del Sr. Trump porque el tuit en cuestión constituye una ‘hipérbole retórica’ normalmente asociada con la política y el discurso público en Estados Unidos. La Primera Enmienda protege este tipo de declaración retórica”, escribió Otero.

Como parte de la decisión de Otero, le ordenó a Daniels pagar una parte de los honorarios del abogado de Trump.

Trump celebró la decisión en octubre llamando a Daniels “Horseface” (cara de caballo) en un tuit.

Avenatti dijo que el fallo del martes fue una victoria parcial para él y su cliente.

“Trump solicitó  800.000 dólares en honorarios de abogados, costos y sanciones del caso de difamación menor. El monto que se adjudicó es bastante menos de la mitad, reconociendo que la solicitud fue bruta y excesiva”, dijo Avenatti en un tuit que se ha eliminado.

“La cantidad en honorarios otorgados a Stormy en el caso principal de la NDA (acuerdo de no divulgación)será de al menos $ 1 millón más que esto”.

Hasta el momento, el juez no se ha pronunciado sobre los méritos del caso de no divulgación ni ha otorgado honorarios a ninguno de los abogados.

Avenatti luego agregó una declaración en una serie de tuits.

“El intento de Trump y su abogado de engañar al público sobre la importancia de los honorarios de los abogados en el caso de difamación, que son una fracción de lo que le deben a mi cliente en el caso principal de la NDA, es una broma absoluta”, escribió Avenatti.

“La gente es más inteligente que eso”.

“Charles Harder y Trump se merecen el uno al otro porque ambos son deshonestos”, escribió Avenatti en otro tuit. “Si Stormy tiene que pagar $ 300k a Trump en el caso de difamación (lo que nunca demorará en la apelación) y Trump tiene que pagar a Stormy $ 1.500.000 en el caso de la NDA ($ 1.200.000 netos a Stormy), ¿cómo es esto una victoria de Trump?”.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Evacuan sede de Facebook por amenaza de bomba


(CNN) – El Departamento de Policía de Menlo Park ha emitido la evacuación de al menos uno de los edificios de la sede de Facebook a lo largo de la cuadra 200 de en Jefferson Drive y Constitution Drive en Menlo Park debido a una amenaza de bomba.

Nicole Acker, analista de administración del Departamento de Policía de Menlo Park, le dice a CNN que la unidad de bombas de San Mateo está respondiendo en la escena.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Estados Unidos está pagando un precio exorbitante por Trump


Nota del editor: Frida Ghitis, ex productora y corresponsal de CNN, escribe artículos de opinión sobre asuntos internacionales.Contribuye con frecuencia con CNN y The Washington Post y es columnista para World Politics Review. Las opiniones expresadas en este artículo son propias de la autora.

(CNN) – Después de “una cena maravillosa y muy cálida” con el presidente de China, Xi Jinping, el presidente Donald Trump lanzó una serie de tuits que exaltaban sus grandes logros. Los chinos, decía, habían acordado retirar un arancel del 40% a las importaciones de automóviles estadounidenses; pronto comenzarían a comprar productos agrícolas estadounidenses; aparentemente habían hecho grandes concesiones como parte de una pausa de 90 días en el aumento arancelario. Los mercados de valores prepararon sus motores para un gran salto, creyendo que la dañina guerra comercial de Trump llegaba a su fin.

Pero a los pocos días quedó en evidencia un serio problema: China no confirmaba las alentadoras las aseveraciones de Trump. Los inversores elevaron aún más el mercado el lunes. Pero el martes, la prensa china controlada por el Estado resaltaba que no había “ninguna confirmación de Beijing” sobre las afirmaciones de Trump, y los mercados de valores se vino en picada. El Dow cayó unos 799 puntos.

Al día siguiente, China finalmente expresó optimismo sobre las charlas comerciales (sin confirmar ninguna de las declaraciones específicas de Trump) pero para entonces el mercado había enviado dos claros mensajes.

Primero, quizás las mentiras, exageraciones y alardes sobre sí mismo de Trump no molesten a sus seguidores más leales, pero el resto del mundo entiende que ya el presidente no está en los días de la campaña electoral, cuando popularizó el lema “Hagamos grande a Estados Unidos de nuevo”. Todos observan que gran parte del tiempo no es posible creerle al presidente de EE.UU.

Segundo, esta pérdida de credibilidad no solo afecta a Donald Trump y a sus asistentes más cercanos, que fielmente apoyan sus falsedades, dañando su propia reputación. En última instancia afecta a la nación entera.

La práctica crónica del Presidente de decir y hacer lo que él piensa que es bueno para él hace que su país no sea tan confiable para sus aliados, que esté en una peor situación fiscal y que sea menos respetado en el mundo. Estados Unidos y su gente ya están pagando los costos, que se siguen acumulando.

Puede ser reconfortante creer que una vez que termine la era de Trump -sea como sea- Estados Unidos regresará a cierta normalidad pre Trump; que los aliados de Estados Unidos confiaran nuevamente en Washington y que las amistades continuarán como si el caos de Trump no hubiera ocurrido; que el mundo una vez más creerá lo que algunos creyeron: que Estados Unidos es “la república democrática más grande que Dios ha puesto sobre la faz de la tierra”, como lo dijo el ex primer ministro de Canadá, Brian Mulroney, durante la despedida a George H. W. Bush; que buscarán nuevamente inspiración en Estados Unidos sobre derechos humanos, prensa libre, diversidad e igualdad. Pero no deberíamos esperar un retorno automático al status quo pretrumpiano en muchos frentes.

En primer lugar, Trump dejará la casa fiscal de Estados Unidos sobre cimientos rechinantes. Después del recorte fiscal del año pasado, la Oficina no partidaria de Presupuesto del Congreso dice que el déficit presupuestario anual llegará a la abrumadora suma de US$ 1.000 millones en 2020, con la explosión de la deuda nacional.

Trump puede haber simulado interesarse por este tema antes de ser presidente, pero el Daily Beast recientemente reportó que cuando los asistentes intentaron mostrarle a Trump el pico de deuda, con forma de palo de hockey, que comienza a subir lentamente y luego se dispara verticalmente, él observó que la peor parte llegará después de su presidencia. “Sí”, dijo, según una fuente citada por el Daily Beast, “pero yo no estaré aquí”.

Puede que sea terrible para el país, pero no necesariamente para Trump.

El país deberá lidiar con las consecuencias de la gestión fiscal irresponsable después de que Trump y sus propiciadores se hayan ido, al igual que deberá curar las laceraciones que él le ocasiona a las alianzas diplomáticas de Estados Unidos.

Trump tiene el indecoroso hábito de regodearse cuando los aliados democráticos de Estados Unidos atraviesan dificultades. Puedo garantizarle que está tomando nota. Cuando el presidente de Francia, Emmanuel Macron, está bajo presión por las masivas manifestaciones en las calles, Trump aprovecha la oportunidad para jactarse de que las protestas demuestran que tiene razón al oponerse a los esfuerzos de desacelerar el cambio climático. También republica un tuit que falsamente afirma que los manifestantes en Francia cantaban: “Queremos a Trump”. Los medios franceses se apresuraron a señalar que no habían escuchado esos cánticos en Francia.

Trump no solo se regodea en los problemas de los líderes aliados, también los ha denigrado en tiempos difíciles. Esto es lo contrario de lo que haría un amigo leal.

Cuando Trump deje la Casa Blanca no será fácil recuperar la confianza de los aliados cercanos de Estados Unidos, como si nada hubiese pasado. Ya están hablando de aprender a vivir sin la protección de EE.UU. en materia de seguridad. Esto puede sonar como un alivio para algunos en EE.UU., pero, de hecho, debilita al país. EE.UU. no será tan fuerte si ya no es un líder confiable de un poderoso bloque democrático.

Cuando Trump pareció proteger al príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman, después de que agentes saudíes asesinaran al periodista Jamal Khashoggi, lo hizo de un modo característicamente engañoso, sin sentido, que podría decirse que empeoraba la situación del acorralado príncipe heredero. Al declarar los extravagantes beneficios laborales de un acuerdo de armas, y dudando de los hallazgos de la inteligencia de EE.UU., no sólo concitó mayor atención al caso. También desacreditó al príncipe y se desacreditó a sí mismo.

No sabemos por cuánto tiempo más Donald Trump será presidente. Podría permanecer en la Casa Blanca dos años más, quizás postularse y ganar un segundo período, o su presidencia podría cortarse en seco por la multitud de escándalos que ha engendrado. Lo que sabemos es que reparar el daño que sigue causando no será fácil ni rápido.



Source link

Continue Reading

Trending