Connect with us

EL PAÍS

Disney detiene los ‘spin-offs’ de ‘Star Wars’ tras el fracaso de Han Solo



Fotograma de ‘Han Solo: Una historia de Star Wars’.



El batacazo taquillero de Han Solo: una historia de Star Wars empieza a tener consecuencias. El segundo spin-off planteado por Disney en torno a la saga galáctica, centrado en la vida del mítico personaje de Harrison Ford antes de su encuentro con Luke Skywalker, ha obtenido unos tibios resultados de recaudación que han provocado que Lucasfilm haya decidido, por el momento, detener la producción de esta serie de proyectos encuadrados bajo el nombre de A Star Wars Story.

Desde que Disney compró la productora de George Lucas en 2012 con la voluntad de retomar la saga de Star Wars, sus resultados de taquilla habían sido impecables. Su primera toma de contacto, la esperada Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza, se convirtió nada menos que en la tercera película con mayor recaudación de la historia, superando los dos mil millones de dólares (1.735 millones de euros). La serie de spin-offs se abrió a continuación de la mano de Rogue One, que funcionó también de forma muy eficaz, al ingresar alrededor de 915 millones de euros y lograr un retorno que cuadriplicase el dinero invertido. La última entrega de la saga principal, Star Wars: Episodio VIII – Los últimos jedi, logró también muy buenas cifras, y consiguió entrar en el top 10 de películas más taquilleras de la historia a finales de 2017 (ahora ya ha sido superada por los dos últimos éxitos de Marvel, Black Panther e Infinity War, colocándose en el undécimo puesto).

Sin embargo, las cifras de Han Solo: una historia de Star Wars se han quedado muy lejos de sus predecesoras. La película de Ron Howard no solo no ha alcanzado los mil millones de dólares de recaudación, sino que apenas ha recuperado el dinero invertido con una taquilla global de 300 millones de euros hasta la fecha, un tercio de lo que logró su único precedente en los spin-offs de la saga, Rogue One. Según informaba The Hollywood Reporter hace dos semanas, el analista de Wall Street Barton Crocket señalaba que, teniendo en cuenta la multimillonaria campaña de marketing llevada a cabo, las pérdidas de la película podrían ascender a los 70 millones de euros.

Las consecuencias de este mal resultado no han tardado en hacerse notar, y es que, según informa Collider, Disney ha decidido bloquear los proyectos en marcha vinculados con ese universo de spin-offs hasta ahora compuesto por Rogue One y Han Solo. En este sentido, se ha detenido la producción de una película sobre Obi-Wan Kenobi, que se encontraba ya en desarrollo, y también se han frenado las conversaciones con James Mangold, director de Logan, de cara a una posible película sobre Boba Fett, de la cual se había empezado a hablar con fuerza en las semanas previas al estreno de Han Solo.

De este modo, Lucasfilm se centra ahora mismo en el Episodio IX de la saga principal, que llegará a los cines en diciembre de 2019, y también proyecta en su horizonte una nueva trilogía con nuevos personajes dirigida por Rian Johnson, quien ya se encargó de la realización de Los últimos Jedi. Además, también se ha empezado a hablar de una nueva serie de películas que estaría dirigida por David Benioff y D.B. Weiss, showrunners de Juego de Tronos.

Respecto al fracaso en taquilla de Han Solo: Una historia de Star Wars, la atribución causal se divide entre una desafortunada selección de la fecha de estreno, que coincidió demasiado cercana en el tiempo con dos grandes éxitos como Infinity War y Deadpool 2; y la atropellada gestión del propio proyecto, en medio del cual se despidió a sus dos directores, Phil Lord y Christopher Miller, para volver a grabar una gran parte de las secuencias de la mano de Ron Howard.



Source link

EL PAÍS

Paul B. Preciado, el comisario más influyente del arte contemporáneo



Paul B. Preciado ha entrado directo al puesto 23 de la lista de los personajes más influyentes y poderosos del mundo del arte, elaborada por la revista Art Review desde hace casi dos décadas. Entre artistas, galeristas y directores de museos de arte contemporáneo, el filósofo y activista aparece como el primer comisario de la clasificación, gracias a su capacidad para incluir en la agenda del relato cultural enfoques e inquietudes centradas en las políticas sexuales, identidad de género y discursos queer.

Paul Beatriz Preciado es un hombre transgénero, en proceso de desidentificación de la feminidad y denuncia la limitación de las opciones para construir cualquier subjetividad y la ausencia de libertad para ello. Entiende el comisariado de arte en los espacios institucionales y museos como una forma de activismo cultural y eso le ha traído algún disgusto. Hace tres años, Bartomeu Marí, entonces director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) censuró una pieza de la artista austriaca Ines Boujack, incluida en la muestra La Bestia i el Sobirà. La obra representaba al rey Juan Carlos sonorizado por la líder laborista boliviana Domitila Barrios de Chúngara. Marí cerró la exposición y despidió a Valentín Roma, Conservador jefe, y a Preciado, Jefe de programas públicos, y comisarios de la muestra. Marí también dimitió.

Roma dirige desde hace dos años La Virreina Centre de la Imatge de Barcelona y acaba de inaugurar la exposición Réquiem por la norma, sobre la obra de Lorenza Böttner, artista chilena que pintaba con los pies y la boca y cuyo trabajo “constituye un himno a la disidencia corporal y de género”. El comisario es Paul Preciado y vuelve a exponer la diversidad de cuerpos y géneros y a denunciar su invisibilización. Este año, Preciado ha terminado su papel como Comisario de Programas Públicos en Documenta 14 (Kassel y Atenas), donde desarrolló un dispositivo de exposición que llamó Parlamento de los cuerpos, que viaja ahora por otras instituciones internacionales. En el Museo de arte moderno de Varsovia ha reunido a colectivos antifascistas, transfeministas, antiracistas y artísticos de la ciudad, en una coalición contra la ultraderecha. Y atiende a este periódico durante su viaje a Taipei, para trabajar sobre la artista Shu Lea Cheang, que representará a Taiwán en la Bienal de Venecia de 2019.

Un espacio para disentir

Explica a EL PAÍS que “el museo no debe construir un relato, porque un relato es un consenso, un punto de vista, y por tanto una frontera que genera exclusión”. “El rol revolucionario del museo es convertirse en un espacio conde se puedan discutir y negociar sin cesar las representaciones y los lenguajes disidentes. Un lugar de disenso y de confrontación democrática y no de consenso normativo”, añade. Para Preciado es imprescindible poder imaginar el cambio el museo es crucial para ello, porque es un espacio en el que se encuentran artistas, activistas y críticos de todos los ámbitos “para construir nuevos imaginarios sociales”. Para eso, el museo hoy y del mañana debe ser un centro de experimentación social.

Es autor de Testo yonqui (Espasa Calpe), Pornografía. Arquitectura y sexualidad en ‘Playboy’ durante la guerra fría (finalista del Premio Anagrama de Ensayo 2010) o Manifiesto contrasexual (Anagrama), entre otros libros. La próxima primavera publicará en Anagrama Un apartamento en Urano. Preciado define el museo como “una máquina colectiva de construcción de imágenes de la norma y de la patología, como un gran aparato colectivo a través del que se construye el relato nacional, de invención de memoria”. Además, apunta que es un dispositivo que nos enseña a mirar, que “nos dice qué hay que mirar y cómo hacerlo”.

Con incluir no basta

“No se trata de ‘incluir’ a las mujeres, los homosexuales, transexuales, o discapacitados en el museo….De hecho, ya estaban incluidos, pero a través de una mirada que los construía como objeto de deseo (en lugar de sujeto de la representación) o como desviados o patológicos. Se trata de cuestionar la epistemología normativa del museo, es decir los marcos de representaciones del museo que establecen la diferencia entre lo masculino y lo femenino, entre lo normal y lo patológico”, explica a este periódico. A Preciado le interesan las obras y actitudes que cuestionan la narración hegemónica de la historia del arte y nuestro modo de mirar. “No se trata solo de incluir mujeres, homosexuales o artistas no-blancos, sino de modificar los marcos de representación normativos, que han construido la diferencia patriarcal y colonial, que hace que unos cuerpos sean sujetos de la representación y otros objetos subalternos”, añade.

El personaje más poderoso de la lista de Art Review es David Zwirner, galerista con un emporio que se extiende por Nueva York, Londres y Hong Kong. Pero otra de las entradas llamativas es la del pintor negro Kerry James Marshall, de 62 años, que ha pasado del puesto 68 al segundo lugar, tras la venta de Past Times por 18 millones de euros. El cuadro ha pasado a poder del rapero Puff Daddy, que pagó el pasado mayo el precio más alto jamás pagado por un cuadro de un artista negro vivo. La comunidad negra protege y reivindica lo propio, con su dinero, su poder y su fuerza, como hicieron los Obama con sus retratos presidenciales en la National Portrait Gallery, encargados a Kehinde Willey y a Amy Sherald. La mirada del blanco nuclear en el mercado del arte se ha manchado (un poco) este 2018. En el enorme lienzo de Marshall, un grupo de afroamericanos se divierte en un idílico entorno, con actividades que tradicionalmente se esperan sólo de los blancos. De hecho, es una revisión de la pintura de ocio burgués del siglo XIX, a la manera de La Grand Jatte, de Seurat, o del Almuerzo campestre, de Manet.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El presidente chino visitará España el 28 de noviembre



El presidente chino, Xi Jinping, iniciará el próximo 28 de noviembre una visita de Estado a España, un formato que incluye un recibimiento formal por parte de los Reyes, una cena de gala en el Palacio Real, una reunión con el presidente del Gobierno y también una visita a las Cortes.

En este caso, según la agenda que manejan las Cortes y a la que ha tenido acceso Europa Press, la parte parlamentaria de la visita tendrá lugar en el Senado, el mismo miércoles 28 por la mañana. Es la segunda visita de Estado de un mandatario extranjero este año a España, después de la del presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, el pasado abril.

La visita de Xi, que será la primera con este rango desde la de su antecesor, Hu Jintao, en 2005, coincide con el 45 aniversario de las relaciones diplomáticas entre los dos países. En mayo de 2017, el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, transmitió a Xi la invitación de Felipe VI para visitar España.

Este año, con motivo del aniversario, los dos jefes de Estado se han enviado cartas de felicitación. En la enviada por el presidente Xi, que puede consultarse en la web de la embajada china en España, éste expresa su deseo de reforzar la cooperación en diversas áreas, impulsar la Asociación Estratégica Integral entre ambos países y aumentar los intercambios de alto nivel.

Xi ya estuvo brevemente en España en noviembre de 2016, cuando realizó una escala de menos de 24 horas en Gran Canaria durante la cual mantuvo una reunión con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

La visita viene precedida de un viaje que hizo el pasado mayo el consejero de Estado y ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi. En esa ocasión, Wang fue el primer ministro de Exteriores chino que viajaba a España en 10 años y fue recibido por el Rey, por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y por el ministro Alfonso Dastis.

Según la cancillería española, unas 600 empresas españolas están implantadas en China, en su mayoría pequeñas sociedades aunque también multinacionales como Inditex (textil), Telefónica, Técnicas Reunidas (ingeniería petrolera) o los bancos Santander, BBVA y la Caixa.

Por su lado, las compañías chinas muestran “un interés creciente” por España, asegura el ministerio, citando al grupo Huawei (tecnología) o JSTI (ingeniería).

El anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, efectuó una visita oficial a China en septiembre de 2014.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Los candidatos se miden hoy en un debate en televisión, cita clave de la campaña



La campaña andaluza encara esta noche uno de los momentos decisivos con el primer debate entre los cuatro candidatos a la Junta de Andalucía. Es la primera vez que los líderes de las que hace tres años y medio eran las formaciones emergentes se enfrentan a los aspirantes de los partidos tradicionales. Lo harán en Canal Sur, la televisión pública andaluza, a las 21.30, en una cita clave para determinar la capacidad de aguante de la candidata socialista a la reelección, Susana Díaz, ante el embate del resto de partidos que pugna por acabar con 37 años de gobierno socialista, y las credenciales del resto para competir por el segundo puesto.

También será de interés comprobar el grado de sintonía entre los aspirantes del PP y Ciudadanos, Juan Manuel Moreno y Juan Marín, de cara a forjar la hipotética pinza parlamentaria o de Gobierno y la empatía, inexistente en la pasada legislatura, entre Díaz y la cabeza de lista de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, cuyo apoyo —y las condiciones que imponga para él— es, ahora mismo, la única esperanza de los socialistas para mantenerse en el poder.

El formato del debate, que durará dos horas y estará dividido en cuatro bloques —’Empleo, economía y política fiscal’, ‘Servicios públicos esenciales. Derechos básicos’, ‘Transparencia. Confianza en la vida pública’, y ‘El reto territorial. Andalucía en el estado de las autonomías’— permitirá finalmente que las propuestas programáticas de los candidatos brillen por encima de los eslóganes políticos que han acaparado la atención en estos primeros días de campaña.

Así se preparan los aspirantes

Díaz llega a la cita como favorita, esgrimiendo un discurso en positivo frente a las críticas del resto de formaciones. Los debates no son el punto fuerte de la candidata que dedicó toda la tarde de ayer y todo este lunes para preparar la cita de esta noche con su equipo más cercano de asesores. Hoy en un cara a cara centrado en política andaluza pretende defender su programa y poner en práctica la reivindicación sobre la que pivota su mensaje electoral: que se hable de los problemas de la región en un tono positivo y propositivo. Díaz acude dispuesta a no caer en las provocaciones que le lancen sus adversarios políticos, aseguran fuentes cercanas a la presidenta.

Moreno es quizás quien más se la juega en este primer debate. Llega opacado por la presencia de Pablo Casado y su caravana paralela. Necesita demostrar que podría ser un líder sólido para el futuro de su partido y no un cadáver político, como se percibe entre las propias filas populares. Esa debilidad está siendo explotada desde el PSOE e incluso desde Ciudadanos, donde su candidato ni siquiera lo contempla como presidente en un futuro tándem, de sumar los escaños necesarios para desbancar a los socialistas del poder.

El candidato del PP andaluz lleva días, aunque solo a ratos, preparando el debate. Este domingo por la tarde sí ha reunido a su equipo de ocho personas entre gabinete, comunicación, estrategia y campaña durante horas para afinar ideas y argumentos en sus 30 minutos de intervención. “El debate es importante, como en todas las elecciones, aunque al ser a cuatro es muy difícil acabar como perdedor o ganador”, inciden fuentes de su equipo. Sobre el tono, Moreno decidirá si pasa al ataque -además de exponer argumentos- en función de la marcha del debate. Su objetivo es “aprovechar al máximo para convencer sobre nuestro proyecto, porque hablar del enemigo no es lo suyo”, destacan estas fuentes. Este lunes el candidato tiene un acto por la mañana en el centro de Sevilla y luego pasará toda la tarde concentrado preparando el debate.

Marín también está teniendo un segundo y hasta tercer plano en esta campaña. Va acompañado prácticamente todas las jornadas por los dirigentes nacionales de la formación, Albert Rivera e Inés Arrimadas y en muchos actos ha debido compartir protagonismo con otra de as apuestas de Ciudadanos para las elecciones andaluzas, el ex seleccionador nacional de baloncesto Javier Imbroda, el candidato por Málaga. Pese a ser la principal muleta del PSOE en estos tres años y medio, Marín sigue siendo uno de los líderes menos conocidos por parte de los andaluces y la cita de esta noche podría ser su oportunidad de mostrar que tiene el carisma que se le exige a un líder.

Ciudadanos concede máxima importancia al debate electoral de este lunes porque es de los pocos acontecimientos en campaña que verdaderamente puede mover el voto, según sus análisis. La cúpula cree que la campaña está siendo de momento plana porque al PSOE le interesa que no haya mucha movilización y no se escuchen los mensajes del resto para seguir en su cómoda posición de liderazgo. Marín tratará de contrarrestar el discurso de ser muleta de los socialistas que cree que empleará Moreno contra él con su compromiso de que no volverá a investir a  Díaz y con su oferta al PP para pactar y descabalgarla del poder. Sí reivindicará los logros concretos de su acuerdo con el PSOE –como la supresión del impuesto de sucesiones o la renuncia al acta de Chaves y Griñán- para reforzar la idea de que su partido sí es útil porque consigue cosas, frente a la “inutilidad” del PP, que no ha logrado nada en 40 años de oposición. Marín disparará contra PSOE y PP; y reivindicará a Ciudadanos como un partido limpio, de profesionales de la sociedad civil que no han vivido toda la vida de la política. Y un partido que está unido, sin los problemas internos del bipartidismo. El candidato de Ciudadanos sacará a relucir la igualdad entre españoles, uno de los ejes discursivos de su campaña, y esgrimirá el papel de su formación en Cataluña en el combate contra el nacionalismo.

Rodríguez ha protagonizado los duelos más intensos con la presidenta andaluza en el Parlamento andaluz de esta última legislatura. Es la candidata con más seguidores y más preponderancia en redes sociales, pero en este debate necesita presentarse como una dirigente sólida capaz de liderar a una izquierda alternativa sólida, no solo ante los suyos, que ya están convencidos, sino ante los votantes desencantados del PSOE que es donde puede encontrar el nicho necesario para crecer en escaños. Rodríguez se ha refugiado en Cádiz, la ciudad donde reside para preparar este encuentro. “Me falta dar las últimas puntadas y encontrar la manera de sintetizar las medidas”. La intención de la dirigente de Podemos es presentar su programa de 24 medidas para 24 meses y cuantificarlas. “La sociedad andaluza nos exige rigor y concreción, cuánto van a costar estas propuestas, de dónde vamos a sacar el dinero”, sostiene.

“La campaña no es un diálogo de sordos y sordas que contamos nuestras propuestas. Cuando contrastamos podemos explicar mejor nuestras ideas”. Durante la campaña andaluza solo habrá dos debates, el 19 y 26 de noviembre. “Serían deseables más, con mayor frecuencia y formato cara a cara, nos hemos ofrecido a hacerlos con Susana Díaz, pero no ha querido”, reclama la candidata.

Tras este debate, los candidatos volverán a verse las caras, justo una semana después, en otro encuentro similar en TVE.



Source link

Continue Reading

Trending