Connect with us

BBC Mundo

Ekeko: de dónde viene el hombrecito cargado de bienes que muchas familias peruanas (y sudamericanas) tienen en casa


Mis ekekos antes de romperse

Derechos de autor de la imagen
Pierina Pighi / BBC Mundo

Image caption

Mis ekekos, antes del incidente…

No soy supersticiosa ni religiosa, pero cuando tuve aquel incidente con mis ekekos, hace casi un año, pensé “esto es mal augurio”, casi como acto reflejo.

Yo había comprado estos hombrecitos sonrientes de arcilla, de unos cinco centímetros de altura, para poner en mi habitación algo que me recordara a mi país, Perú.

Muchas familias peruanas tienen un ekeko en casa y su imagen suele aparecer en boletos de lotería.

Las figuritas que adquirí venían, como todos los ekekos, con los brazos abiertos y cargados de réplicas de billetes y alimentos en miniatura que les tapaban casi todo el cuerpo.

El peso de los productos los jalaba hacia adelante, pero se suponía que esa carga no debía ser un problema.

Image caption

Las personas que honran al Ekeko le cuelgan miniaturas como éstas.

Al contrario. Los ekekos son amuletos para atraer prosperidad y abundancia, según una creencia del Altiplano (meseta alrededor del lago Titicaca que comparten Perú y Bolivia).

Así que cuanto más cargado el Ekeko, mayor es la promesa de riqueza para su dueño.

Pero según la costumbre, el propietario tiene que “engreír” al muñeco, con una serie de rituales.

De lo contrario, la tradición advierte que el Ekeko podría vengarse por descuidarlo o por hacer lo que hice yo con los míos.

Dios del agua y la lluvia

La razón del resentimiento que se le atribuye puede ser que el origen del culto al Ekeko se remonta a una época en la que los humanos debían ofrecer sacrificios a los dioses para mantenerlos contentos.

Los antiguos aimaras, asociados con Tiahuanaco (civilización altiplánica que vivió su apogeo entre los 500 y 900 d.C.), adoraban a Tunupa, dios del agua del fuego, y organizador del mundo, cuenta Milton Eyzaguirre, jefe de Extensión del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef) de Bolivia, a BBC Mundo.

Esta deidad era la encargada de que lloviera en el periodo de siembra, para asegurar una buena cosecha.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El Ekeko es el protagonista de la feria de las Alasitas, en La Paz, Bolivia.

En 1612, el sacerdote jesuita Ludovico Bertonio escribió el primer diccionario de aimara y una de las entradas se refería a este dios.

El texto es una de las pistas principales del origen del Ekeko.

La descripción del jesuita empieza con las palabras “Tunupa, también conocido como Ekeko”, detalla Fernando Cajías, historiador y profesor de la Universidad Mayor de San Andrés, de Bolivia, y de la Universidad Católica Boliviana, a BBC Mundo.

Entonces, el Ekeko nació como un dios del agua y la lluvia, opina Eyzaguirre, y luego mudó a una deidad de la abundancia.

El experto ve “una relación casi directa entre el dios del agua y el de la abundancia, porque el agua es fundamental para la producción agrícola”, que era una de las actividades principales de las culturas andinas.

Image caption

Al Ekeko también se le pueden pedir viajes.

Pero hoy el Ekeko no luce como ninguna divinidad de los Andes, sino como cualquier poblador de esta región sudamericana.

Cercos

En 1781, la ciudad de La Paz, en la actual Bolivia, sufrió dos cercos, a manos de combatientes aimaras que querían independizarse del dominio español.

“Hubo una hambruna terrible, cuenta Eyzaguirre, pues no llegaban alimentos a causa de los asedios.

Sin embargo, Sebastián Segurola, intendente de La Paz en aquella época, se salvó de aquella escasez.

Una de sus sirvientas, Paulita Tintaya, lo proveyó de comida a él y a su familia mientras La Paz estuvo sitiada —relata Eyzaguirre—, y explicaba que el verdadero benefactor era el Ekeko.

En agradecimiento, cuando acabó el cerco, Segurola “permitió” el culto al Ekeko, que hasta entonces había sido una costumbre indígena profana.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los ekekos vienen con la boca abierta para que sus dueños les puedan poner un cigarro.

Además, autorizó que cada 24 de enero (el mismo día de la Virgen de la Paz, según los católicos) los paceños celebraran la Feria de las Alasitas, en la que hasta hoy la gente compra en miniatura las cosas que quieren conseguir en el año (alimentos, casa, estudios, y más recientemente, vehículos y aparatos electrónicos) y se las cuelgan al Ekeko.

Entonces, fue hacia el final del Virreinato y en un entorno cada vez más urbano, que apareció la imagen del Ekeko que conocemos hoy, explica Carina Circosta, doctoranda en Artes en la Universidad de Buenos Aires, a BBC Mundo.

Vengativo

En Buenos Aires se celebran las Alasitas desde hace unos 13 años, dice Circosta, que investiga esta festividad.

Además de Perú y Bolivia, muchas familias de Colombia han comprado un ekeko para su casa.

Aunque tal vez no debieron hacerlo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En 2014, Suiza devolvió a Bolivia una estatuilla preínca que representaba al dios Tunupa, o Ekeko.

La creencia indica, según Circosta, que es mejor recibirlo como un regarlo, en vez de pagar por uno.

Pero si ya lo adquiriste, tal vez te convenga cumplir con los rituales que exige su culto.

“Hay que hacerlo fumar (ponerle un cigarro encendido en la boca) cada viernes”, señala Cajías, y además renovarle los bienes con frecuencia.

En Bolivia, hay gente que prefiere evitar las molestias y honrar al Ekeko solo en las Alasitas, en vez de llevarlo a casa.

“Es una obligación permanente”, dice Cajías. “Puede quitar todo lo que da. Así que hay que mimarlo para que no se ponga celoso y mantenga la abundancia”.

Yo hice todo lo contrario.

Image caption

Hay ekekos como estos, que son pequeños, pero los artesanos los fabrican de todos los tamaños, y con distintos materiales.

A los pocos días de llegados a mi casa, en un descuido, los dos ekekos se me cayeron al suelo y los zapatos negros de ambos estallaron en decenas de pedacitos.

Traté de rescatar todos los restos posibles de su calzado y los guardé en una bolsita en un cajón, con la intención de pegarlos o moldearlos otra vez con arcilla.

Pero casi un año después, todavía no lo hago. Tengo abandonados a dos ekekos. De acuerdo a la tradición, me espera una venganza doble.

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Arequipa, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad peruana entre el 8 y 11 de noviembre de 2018.



Source link

BBC Mundo

El estudio que dice que las pantallas casi no afectan el sueño de los niños


Niña debajo de la cama con una tablet

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El reporte sugiere que el vínculo entre el sueño y el tiempo de exposición a una pantalla es “muy modesto”. C

Para muchos padres, la tableta o el celular son una opción muy socorrida para mantener entretenidos a sus hijos. Pero las continuas advertencias sobre los riesgos que esto puede tener para la salud de nuestros hijos puede hacer dudar a más de alguno.

Sin embargo, una nueva investigación considera que quizás nos preocupamos demasiado.

Un estudio de la Universidad de Oxford sugiere que la cantidad de tiempo que los niños pasan en los dispositivos tiene, en realidad, poco efecto en el sueño.

Eso sí, los resultados contradicen investigaciones anteriores que sugirieron que pasar demasiado tiempo frente a la pantalla estaba relacionado con que los niños no descansaran lo suficiente.

La investigación concluyó que la relación entre el sueño y la exposición a las pantallas de dispositivos móviles era “extremadamente modesta”, aunque un médico británico asegura que su experiencia clínica le dice lo contrario.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El consejo general de los médicos es que los menores se despeguen de sus pantallas antes de irse a dormir.

El análisis, realizado por el Instituto de Internet de Oxford, se basó en datos de un estudio realizado en Estados Unidos en 2016 sobre la salud de los menores de edad.

En él, padres de todo el país tuvieron que completar unas encuestas en las debían responder a dos preguntas sobre los hábitos de sus hijos, con edades de entre 6 meses y 17 años:

  • cuánto tiempo pasaron frente a las computadoras, celulares, videojuegos y otros dispositivos electrónicos
  • cuánto tiempo pasaron frente al televisor, ya sea viendo programas o jugando a videojuegos.

Los resultados indican que los adolescentes que menos usan los dispositivos portátiles duermen ligeramente más que los que habían pasado gran parte de su día frente a una pantalla.

Pero la diferencia es muy pequeña. Por ejemplo, los adolescentes que no habían hecho uso de los aparatos durmieron una media de ocho horas y 51 minutos. Los otros, solo algo menos: ocho horas y 21 minutos.

El estudio, publicado en el Journal of Pediatrics, asegura que cada hora de pantalla estaba vinculada a entre tres y ocho minutos menos de sueño menos por noche.

Un mini jet-lag

Los dispositivos portátiles forman parte del día a día de los más pequeños y entre los profesionales a cargo de los niños como de sus padres existe una preocupación por los efectos que pueden tener una alta exposición a las pantallas en la salud mental y física de los menores.

Muchos temen que la luz azul emitida por tales dispositivos influya en los patrones de sueño.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Muchos padres encuentra difícil controlar el tiempo que sus hijos pasan frente a la pantalla.

La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos ha dicho que los menores no deben utilizar dispositivos electrónicos antes de acostarse “porque la luz azul emitida por estas pantallas puede retrasar la liberación de melatonina“, una hormona que induce al sueño.

Pero el autor del estudio de la Universidad de Oxford sostiene que hay que reconsiderar este enfoque.

“Centrarse en las rutinas a la hora de acostarse y en los patrones regulares de sueño, tales como si los horarios de despertarse son constantes son estrategias mucho más efectivas para saber el papel que las pantallas pueden jugar en el descanso”, aseguró el profesor Andrew Przbylski, autor del estudio.

Przbylski le dijo a la BBC que muchos de los estudios que sugieren vínculos entre el tiempo de pantalla y la falta de sueño se basaban en muestreos muy pequeñas y que se necesitan “estudios mucho más grandes” para encontrar pruebas concluyentes de un problema.

Aunque el experto también reconoció que los datos utilizados en su propio estudio eran “imperfectos” porque se basaban en las respuestas de los padres.

Próximamente se publicará otro documento sobre el momento en que los niños apagan sus dispositivos antes de acostarse.

El control de los padres

Muchas de las grandes empresas de tecnología, incluidas Apple, Google y Facebook, han introducido paneles de control que permiten controlar la cantidad de tiempo que una persona pasa frente a la pantalla.

Y algunos ejecutivos líderes en tecnología han prohibido a sus propios hijos el uso de dispositivos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Existe preocupación por los daños que pueda causar el tiempo que pasamos frente a las pantallas de distintos dispositivos.

Por ejemplo, a los niños pequeños del difunto cofundador de Apple, Steve Jobs, no se les permitía el uso de iPads.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, prohibió los teléfonos hasta que sus hijos fueron adolescentes.

Y Tim Cook, el actual líder de Apple, ha dicho que no permitiría que su sobrino se hiciera una cuenta en una red social.

Rangan Chatterjee, médico de familia británico, dijo que el estudio de la Universidad de Oxford era “bien recibido”, pero también aseguró que no va a cambiar el consejo que da a los padres: los niños deben apagar los dispositivos antes de irse a dormir.

“Mientras más investigación se realicen en esta área mejor, porque las pantallas están aquí para quedarse”, le contó a la BBC.

“Pero los hallazgos no reproducen lo que veo en la práctica clínica, que es que el uso de pantallas justo antes de acostarse tiene un impacto significativo en la calidad del sueño”, insistió.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Stan Lee: muere el creador del Hombre Araña, Iron Man y otros superhéroes de Marvel


Stan Lee.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Stan Lee fue el creador de decenas de superhéroes.

Stan Lee, creador de superhéroes como el Hombre Araña, Iron man o el Increíble Hulk, murió este lunes a los 95 años.

Lee, editor de Marvel Comics, falleció en su casa de Los Ángeles, según confirmó su hija J. C. Lee

Fue “un hombre grande y decente”, dijo la hija al sitio web TMZ.

Lee fundó Marvel Comicsjunto a Jack Kirby en 1961. Su primer gran éxito fueron “Los cuatro fantásticos”.

Los personales de cómic de Marvel llegaron a la industria del cine, donde han generado miles de millones de dólares.

Más información en breve.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

UFC 1: sin reglas y con dientes clavados en los pies, ¿cómo fue y quiénes pelearon en el primer Ultimate Fighting Championship de la historia?


Gerard Gordeau y Teila Tuli.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La primera pelea en la historia del UFC fue entre el holandés Gerard Gordeau y el luchado de sumo Teila Tuli.

Hace 25 años, un hombre se lanzó a una aventura para responder la eterna pregunta de quién es el más grande peleador del mundo.

Poco podía imaginar Art Davie en aquel momento que su idea inspirada en un artículo en la revista Playboy, personajes de Hollywood y un popular videojuego, desembocaría en una multimillonaria industria, principal promotora de las artes marciales mixtas.

Fue aquel 12 de noviembre de 1993, que Davie y sus socios dieron vida a la “pelea callejera para poner fin a todas las peleas callejeras“, la noche en la que ocho luchadores representando cada uno a una modalidad de combate se citaron en un octágono en Colorado, Estados Unidos, para saber quién era el más fuerte.

Esta es la historia del UFC 1: el comienzo.

Historia antigua

Un artículo en la revista Playboy en septiembre de 1989 habló sobre una persona que se consideraba como el hombre “más rudo de Estados Unidos” y retaba a cualquiera a una pelea en la que el ganador se llevaría US$100.000.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Art Davie fue elevado al Salón de la Fama del UFC este año asegurando que ver hasta dónde ha llegado el UFC es como mirar a un “hijo conquistar el mundo”.

Precisamente el tipo de persona que estaba buscando Davie, un antiguo empresario en la compra y venta de autos que solía aparecer en sus propios comerciales saltando de edificios o prendiéndose en fuego.

Interesado en el boxeo desde niño, Davie siempre tuvo la obsesión de saber quién era el mejor peleador del mundo y cuál era el estilo de combate más efectivo que existía.

Sumergido en esa búsqueda encontró la historia del pancracio, un deporte de la antigua Grecia en el que los participantes utilizaban una mezcla de boxeo y lucha en sus combates.

“Tenía la historia a mi espalda, estuvo durante 1.041 años en los Olímpicos. Simplemente estaba recuperando la gloria del mundo antiguo“, Davie le contó al podcast 30 for 30.

Derechos de autor de la imagen
UFC

Image caption

El afiche de promoción de la primera cartelera del UFC.

Compañero de cuarto durante la secundaria del presidente Donald Trump, Davie conoció gracias a ese artículo en Playboy a Rorion Gracie, quien terminaría teniendo un papel crucial para concretar su idea.

Combate mortal

Nacido en Río de Janeiro, Gracie se mudó a California hacia finales de los años 70 con la idea de demostrar que el jiu-jitsu brasileño que le había enseñado su papá, inspirado en los maestros japoneses que habían llegado a Sudamérica, era el estilo de combate más efectivo del mundo.

Con Gracie a bordo, Davie comenzó a reunir todos los elementos que necesitaba para mostrar su espectáculo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Royce Gracie ganó la pelea para demostrarle a su familia que era un buen luchador.

Tras las negativas de HBO y Showtime, logró convencer a Campbell McLaren, productor ejecutivo del canal Semaphore Entertainment Group (SEG), para llevar a la realidad el popular videojuego Combate Mortal.

Hay una historia en este evento, hay un gancho, hay drama, hay peligro“, dijo McLaren en el documental Peleando por una Generación.

Se escogió Colorado como sede simplemente por el hecho que fue el único estado que no se especificaba en sus leyes la prohibición de pelear con los nudillos descubiertos.

Luego se fue completando a los ochos peleadores que tomaron parte en el evento logrando una variedad de estilos de combate como el boxeo, kickboxing, taekwondo, sumo, kenpó, savate, shootfighting y el ya mencionado jiu-jitsu.

Con el lema “no hay reglas”, el UFC 1 fue encontrando rechazo desde diversos sectores hasta el punto que el entonces senador y futuro candidato a la presidencia John McCain hizo campaña para que se prohibiera calificándola como una “pelea de gallos humana”.

¿Las reglas?

La realidad es que hubo un par como no morder, meter los dedos en el ojo o en la boca, así como ningún tipo de calzado previendo que los peleadores iban a tratar de lanzar patadas.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Ken Shamrock venció a Patrick Smith en su primer combate en el UFC 1.

Esta última regla no fue del agrado de la mayoría de los participantes y hubo quién amenazó con abandonar el evento en la reunión previa, pero todo se calmó tras la intervención de Teila Tuli.

Tuli, un luchado de sumo de Hawái, a quien le habían prohibido pelear en Japón por empujar a un periodista, les dijo a los otros que él había ido para disfrutar de una fiesta, “si alguno de ustedes quieren una fiesta, los veo mañana en la arena”.

La primera pelea

El programa de la noche se dividía en combates de eliminación directa, con cuatro peleas iniciales, dos semifinales y la gran final.

Alrededor de 7.000 espectadores se dieron cita en el estadio McNichols Sports Arena en Denver para presenciar la acción en vivo, pero otras 86.000, tres veces más de lo previsto, sintonizaron a través del sistema pago por ver.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Tuli solamente duró 26 segundos en el octágono.

Y solo necesitaron de 26 segundos para tener una muestra de lo que se trataba, cuando un diente de Tuli salió volando y pasó rozando cerca de los jueces.

El luchado de sumo perdió en total tres dientes al recibir una patada en la cara por parte del holandés Gerard Gordeau, pero dos de ellos quedaron clavados en el pie del especialista de savate, conocido también como boxeo francés.

Gordeau también se fracturó la mano con un golpe a la cabeza de Tuli, quien tuvo que ser retirado del octágono tras su optimista ataque inicial.

El nivel de violencia dejó sorprendidos y ávidos por más acción a los espectadores, quienes fueron presenciando uno a uno los combates hasta llegar a la gran final, a la que llegó Gordeau junto a Gracie, pero no fue Rorion, sino su hermano Royce.

El campeón

Royce Gracie derrotó sin problemas en su primera pelea al boxeador Art Jimmerson tras tumbarlo sobre la lona, montarse encima de él y cabecearlo repetidamente por la espalda hasta que Jimmerson se rindió.

“Nunca había oído hablar de Royce, nunca había oído del jiu-jitsu. Nunca me imagine que lucharía contra otro tipo en el suelo”, dijo el boxeador.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Rorion mandó al frente a su hermano Royce para cumplir con su gran objetivo: demostrar la efectividad del jiu.jitsu brasileño.

McLaren reconoció que “estaba seguro que el boxeador le iba a sacar la cabeza a Royce y que Teila iba a empujar a todo el mundo contra la cerca y los iba a aplastar allí. Eso fue lo mucho que sabía”.

En semifinales Graice se deshizo de Ken Shamrock, futuro campeón de UFC y calificado luego como el “hombre más peligroso del mundo”, dejando servida su pelea decisiva contra Gordeau.

Pero todavía con la mano fracturada y los dientes en su pie, el luchador holandés no pudo ofrecer mucha resistencia y perdió en un minuto y cuarenta segundos.

Tenía que probarle a mi familia que era un luchador“, dijo el primer campeón de UFC, quien tras el combate que usaría parte de su premio de US$50.000 para ir a Disneylandia.

El triunfo fue incluso más importante para su hermano, Rorion, quien pudo demostrar el el jiu-jitsu brasileño había producido el más grande luchador del mundo, el Ultimate Fighting Champion (UFC).

“Fue como una historia de Cenicienta, fue precioso”, dijo satisfecho.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending