Connect with us

CNN en Espanol

El chef Floyd Cardoz, ganador de ‘Top Chef Masters’, muere a los 59 años tras diagnóstico de coronavirus


(CNN) — El mundialmente famoso chef Floyd Cardoz murió el miércoles en Nueva Jersey a los 59 años. Cardoz había dado positivo por coronavirus.

“Es con profunda pena que les informamos del fallecimiento del chef Floyd Cardoz”, dice un comunicado de Hunger Inc. Hospitality, donde Cardoz era el director culinario.

Cardoz dio positivo por covid-19 el 18 de marzo y estaba siendo tratado en el Centro Médico Mountainside en Nueva Jersey, según el comunicado.

Floyd Cardoz

En una entrevista de CBS de 2017, Cardoz explicó cómo terminó convirtiéndose en chef. “Quería ser bioquímico. Luego leí ‘Hotel’ de Arthur Hailey. Esto es muy divertido, porque mientras crecía me encantaba la comida. Luego comencé a cocinar y me di cuenta de que era realmente bueno en eso”.

Criado en Mumbai, India, Cardoz fue a la escuela culinaria Les Roches en Suiza antes de mudarse a la ciudad de Nueva York.

Era el chef ejecutivo de Tabla, el pionero y moderno restaurante indio que abrió con Danny Meyer en 1998, lo que le valió múltiples elogios y aclamaciones críticas. Más tarde dirigió el North End Grill de Meyer, mientras compitió y ganó en la tercera temporada de “Top Chef Masters”, del canal Bravo.

Más tarde abrió Pao Walla en el barrio Soho de la ciudad de Nueva York, y siguió con Bombay Bread Bar, que cerró el año pasado.

Cardoz también tenía restaurantes en Mumbai: Bombay Canteen, O Pedro y Bombay Sweet Shop.

Cardoz ingresó en el hospital el 17 de marzo después de sentirse febril.

Acababa de regresar de la India, donde estaba filmando la serie de Netflix “Ugly Delicious” con el actor Aziz Ansari. Publicó una selfie en Instagram ese día.

Otra publicación de Instagram de Bombay Canteen de ese día decía: “El chef Floyd Cardoz (59 años), director culinario de Hunger, Inc. fue ingresado en un hospital de Nueva York con fiebre viral. El chef Floyd, que estaba anteriormente en Mumbai, dejó la ciudad el 8 de marzo a Nueva York por el aeropuerto de Frankfurt. Se le está monitoreando de cerca por su condición y le deseamos una pronta recuperación”.

El magnate de los alimentos David Chang publicó un mensaje sobre la muerte de Cardoz en Instagram: “Con el corazón roto por la pérdida de Floyd Cardoz por covid-19. Descansa en paz Floyd … continuaremos con tu hermoso legado”.

“Estoy conmocionado y muy triste”, dijo el chef de televisión y autor de libros de cocina Madhur Jaffrey.

“Tenía tantas ambiciones. Era un innovador. Estaba listo para hacer mucho más. Ser derrotado de esta manera en medio de una carrera brillante es desgarrador”, dijo Jaffrey.

El chef Preeti Mistry, del Juhu Beach Club en Oakland, también reflexionó sobre la vida y el legado de Cardoz.

“Siempre he comentado que los medios actuaron como si fuera el único chef indio en (Estados Unidos)”, dijo Mistry a CNN. “Y, sin embargo, él era el tipo al que todos miraban y seguían. Y ahora se ha ido y es realmente triste. Y estoy tan enojado con todo, con este virus y con el mundo”.

El chef Michael Anthony, chef ejecutivo de Gramercy Tavern en Nueva York, calificó a Cardoz como “una fuente constante de conocimiento e inspiración”.

“Con su fallecimiento, la industria de los restaurantes ha sufrido una gran pérdida y nuestros pensamientos están especialmente con su esposa y sus dos hijos”, dijo Anthony.

A Cardoz le sobreviven su madre Beryl, su esposa Barkha y sus hijos Justin y Peter.



Source link

CNN en Espanol

La pandemia de coronavirus ha sido catastrófica para limpiadoras y niñeras


(CNN) — Antes de que el coronavirus llegara a Estados Unidos, Betania Shephard limpiaba entre seis y ocho apartamentos y casas en una semana normal. En estos días, casi todos sus clientes han cancelado. Algunas semanas, no ha podido encontrar trabajo en absoluto.

A medida que las personas limitan el contacto con los demás y se quedan en casa tanto como sea posible frente al coronavirus, las trabajadoras domésticas como Shephard, cuyos medios de subsistencia dependen de estar en las casas de otros o cuidar a sus seres queridos, se ven particularmente afectadas.

“La situación del coronavirus me hace sentir triste”, dijo Shephard. “Pero también me hace sentir enojada. Debido a todo lo que está sucediendo con el virus, siento que mis empleadores no me cuidan, y no toman ninguna medida para protegerme o hacer un esfuerzo para que yo no me enferme”.

Casi todos los clientes de Betania Shephard, quien limpia apartamentos y casas en el área de Filadelfia, cancelaron todos sus servicios sin pago.

Shephard es una de las aproximadamente 2,5 millones de trabajadoras domésticas en Estados Unidos, y no es la única en la lucha por mantener el trabajo durante la pandemia. Las trabajadoras domésticas brindan servicios en los hogares de una persona o una familia, incluyendo cuidado de niños, asistencia a personas mayores dependientes, limpieza de casas y otras tareas domésticas.

Se estima que el 65% de las trabajadoras domésticas, en su mayoría mujeres de color e inmigrantes, no tienen seguro médico. Y el 60% gasta más de la mitad de sus ingresos en pagos de alquiler o hipoteca, según una encuesta de 2017 de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas. Una abrumadora mayoría de ellas no recibe pago por días de enfermedad o vacaciones.

Ahora, aquellas que trabajan como niñeras y amas de casa enfrentan un nuevo obstáculo: los sueldos suspendidos, ya que las familias para las que trabajan no necesitan ayuda adicional mientras están confinadas.

“Esta es una fuerza laboral que antes del virus era increíblemente insegura y vulnerable en términos de los bajos salarios que ganan”, dijo Ai-Jen Poo, directora ejecutiva de la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas. “Literalmente viven pago a pago. Sin ahorros. Sin amortizaciones. Sin capacidad de soportar ningún tipo de emergencia financiera. Sin beneficios. Sin tiempo libre remunerado. Sin días de enfermedad remunerados”.

Los clientes cancelan, pero las facturas siguen llegando

Para Shephard, un ama de llaves en el área de Filadelfia, la pandemia la ha llevado a una pérdida sustancial de ingresos.

Las propiedades y las familias de Airbnb para quienes ha prestado servicios de limpieza la han suspendido por el momento, y ha estado buscando por todas partes donde pueda encontrar más trabajo.

“Como trabajadoras domésticas hemos pagado nuestro tiempo libre”, dijo Shephard. “En momentos como este, queda demostrado cómo lo necesitamos [ese dinero] desesperadamente mientras los gastos continúan”.

Shephard, quien se ocupa de su esposo y sus dos hijos, dijo que está más preocupada por pagar la factura de su teléfono celular, porque así es como coordina y encuentra trabajo. También hay facturas de agua, electricidad y gas que siguen llegando.

Betania Shephard con su hijo, de 10 años, y su hija, de 7.

Una de las familias para las que trabaja Shephard le ofreció pagarle a pesar de que ya no va a limpiar a su casa, dijo. Ella les dijo que esperaran a darle el cheque de pago hasta que lo necesitara absolutamente. Si bien las finanzas son difíciles ahora, ella sabe que las cosas podrían empeorar.

Otras trabajadoras domésticas dijeron que no se les había ofrecido asistencia de parte de sus empleadores durante este tiempo.

Angélica Martínez comentó que su madre anciana, de quien pidió no se revelara su nombre y edad, ha sido ama de llaves en Nueva York durante más de 20 años, desde que emigró a los Estados Unidos desde Colombia.

La semana pasada, los clientes de su madre, algunos de los cuales había servido durante más de una década, cancelaron abruptamente sus servicios justo antes de que se presentara a trabajar, dijo Martínez.

Dada la gran propagación del virus en la ciudad, Martínez explicó que le dijeron a su madre que sería mejor que ella no fuera a trabajar y que volverían a ponerse en contacto con ella cuando la crisis se calmara.

Ninguno de ellos ofreció pagarle a su madre, dijo Martínez.

Si bien no esperaba que sus clientes le pagaran indefinidamente por el trabajo que no podía realizar, Martínez dijo que su madre se sintió decepcionada de que no parecieran preocuparse por su bienestar durante esta crisis.

Su trabajo de limpieza es su única fuente de ingresos.

“Si no has perdido tus ingresos y contratas a un ama de llaves regular, esto es algo que está en tu presupuesto. Tienes presupuestado esto”, dijo. “En medio de una crisis, ¿por qué no continúas pagándoles? ¿Por qué es algo que hay que pedir?”.

Afortunadamente, Martínez dijo que ella y su hermano tienen trabajos de tiempo completo que pueden hacer desde casa. Planean mantener a su madre, aunque el dinero será escaso.

“Esta crisis realmente está desenmascarando todas estas partes feas de nuestra sociedad y cómo funcionamos y cómo nos tratamos”, dijo Martínez.

Los trabajadores enfrentan una elección imposible

En la era del coronavirus, las trabajadoras domésticas enfrentan una elección imposible, dijo Poo.

“Tienen que elegir entre ir a trabajar y, literalmente, mantenerse a sí mismas y a sus familias saludables, sin tener idea de dónde obtendrán sus ingresos si deciden quedarse en casa”, dijo.

A sus ansiedades se suma la realidad de que las trabajadoras domésticas a menudo no reciben las mismas protecciones laborales extendidas a otros trabajadores. No se les paga tiempo libre o días de enfermedad pagados. Algunos no califican para el desempleo. Otros son inmigrantes indocumentados y, por lo tanto, no son elegibles para programas de beneficios federales.

“Es una forma increíblemente precaria de trabajar en nuestra economía y, sin embargo, muy importante”, dijo Poo.

La Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas ha recaudado más de 3 millones de dólares para su Fondo Coronavirus Care con el propósito de apoyar a las trabajadoras durante la crisis, según la organización.

Betania Shephard dijo que saber que existe un fondo de emergencia de este tipo le ha dado una sensación de calma durante un tiempo que, de otra manera, sería aterrador e incierto.

Como las personas en las que confiaba para ganarse la vida ya no la apoyan, es reconfortante saber que, al menos por ahora, alguien sí.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Estados Unidos no emitirá más pasaportes durante la crisis del coronavirus a menos que sea una emergencia de “vida o muerte”


(CNN) — Estados Unidos ha dejado de emitir pasaportes, a menos que se trate de una “emergencia de vida o muerte”, en un esfuerzo por ayudar a detener la propagación del coronavirus.

En un comunicado en su sitio web, el Departamento de Estado pidió a los estadounidenses que eviten los viajes internacionales en este momento debido al impacto del coronavirus. En línea con eso, dijo, solo ofrecerá pasaportes a personas con una emergencia comprobada.

No a viajes no esenciales en frontera EE.UU.-México 0:40

Los ejemplos de emergencias incluyen viajes debido a enfermedades graves, lesiones o muertes de familiares más cercanos, dijo el Departamento de Estado. Entre los requisitos para los solicitantes está el viajar al exterior de Estados Unidos en un plazo de tres días y presentar “comprobantes de emergencia de vida o muerte, como un certificado de defunción, una declaración de una morgue o una carta firmada de un hospital o profesional médico”.

Las solicitudes recibidas el 19 de marzo o antes serán procesadas, dijo la agencia.

El virus ha devastado el mundo, infectando a más de un millón de personas y matando a más de 53.000, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Estados Unidos es el país más afectado por el coronavirus, con más de 245.500 casos para el 3 de abril y al menos 6.000 muertes. El principal experto en enfermedades infecciosas, el doctor Anthony Fauci, dijo que todo el país debería estar bajo una orden de quedarse en casa.

Hasta ahora, 40 estados han emitido órdenes de quedarse en casa.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Algunos estadounidenses podrían esperar hasta 20 semanas para recibir cheques de alivio, según el IRS


(CNN) — Los estadounidenses probablemente no comenzarán a ver pagos directos del proyecto de ley de estímulo financiero por el coronavirus hasta, al menos, el 13 de abril y podrían pasar 20 semanas para que se envíen todos los cheques, dijeron funcionarios de la administración Trump a los legisladores, según un memorando demócrata de la Cámara de Representantes, obtenido por CNN.

La línea de tiempo significa que decenas de millones de estadounidenses tendrán que esperar para recibir la asistencia que tanto necesitan, a pesar de las reiteradas sugerencias anteriores del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, de que el dinero saldrá tan pronto como el 6 de abril.

Mnuchin dijo el jueves, en la sesión informativa de la Casa Blanca sobre el coronavirus, que los pagos se enviarían dentro de dos semanas a las personas cuyos detalles de depósito directo están archivados en el Gobierno, haciendo eco de las mismas declaraciones que hizo el domingo pasado, después de la aprobación del proyecto de ley de estímulo de US$ 2,2 billones. En aquel momento, dijo que los pagos no saldrían sino hasta mediados de abril.

Senado de EE.UU. aprueba plan de estímulo por coronavirus 3:11

El secretario del Tesoro agregó que se establecería un portal web para que las personas proporcionaran sus detalles y que los cheques se enviarían a cualquier otra persona, pero no especificó un límite de tiempo.

“Estoy asegurando a los estadounidense que necesitan el dinero ahora”, dijo.

CNN informó en marzo que exfuncionarios del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) dijeron que la espera probablemente sería de semanas o meses para recibir los pagos.

Inicialmente, el IRS hará unos pagos por cerca de 60 millones de dólares, probablemente en la semana del 13 de abril, para los contribuyentes que proporcionaron su información de depósito directo a través de sus declaraciones de impuestos de 2018 o 2019, dice el memorando de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes.

Tres semanas después, en la semana del 4 de mayo, el IRS espera comenzar a emitir cheques a las personas cuya información bancaria aún no está archivada, un proceso que tomará mucho más tiempo.

Según la Comisión, los cheques se emitirán a una tasa de aproximadamente 5 millones por semana, y que podría tomar hasta 20 semanas emitir todos los cheques. Las personas con el ingreso más bajo, según el ingreso bruto ajustado, recibirán primero sus cheques.

El memorando de la Comisión de Medios y Arbitrios detalla su comprensión del tiempo basada en conversaciones “extensas” con funcionarios del Tesoro y del IRS. El documento dice que los plazos están sujetos a cambios.

¿Son suficientes los billones que vienen de Washington? 9:16

La ley estipula que las personas que ganen US$ 75.000 o menos recibirán US$ 1.200, y las parejas que ganen US$ 150.000 o menos recibirán el doble de esa cantidad, con un adicional de US$ 500 por niño. Los pagos disminuyen para las personas y parejas que ganan más dinero, y las personas que ganan más de US$ 99.000 no reciben nada.

A los asesores del Congreso se les avisó la semana pasada, cuando el IRS les informó que aproximadamente 150 millones de contribuyentes serán elegibles para los pagos, pero de los cuales el IRS estimó que solo tenía información de depósito directo de aproximadamente 70 millones de personas en el archivo. Eso significa que para aproximadamente 80 millones de estadounidenses, el IRS tendrá que recurrir a los cheques por correo.

“La Oficina del Servicio Fiscal estima que pueden reducir 20 millones de cheques al mes”, dijo una fuente familiarizada con el caso a CNN.

Los cheques podrían tardar más tiempo en llegar para las personas de quienes el IRS no tiene información fiscal.

El IRS prevé tener un sistema en línea, a fines de abril o principios de mayo, para permitir a los contribuyentes actualizar su información de depósito directo y rastrear el estado de sus pagos, de acuerdo con la nota.

— Vivian Salama de CNN contribuyó a este informe.



Source link

Continue Reading

Trending