Connect with us

BBC Mundo

El robo de un bonsái de 400 años en Japón cuyo dueño lo único que pide es que “le den agua”


Bonsái en Washington

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los bonsáis pueden vivir durante siglos.

Dos criadores de bonsáis en Japón publicaron este martes una petición bastante emotiva para tratar de llegarle al corazón a quienes les hurtaron siete de sus “hijos” del jardín de su residencia.

En la publicación, Seiji Iimura y su esposa Fuyumi entregaron instrucciones precisas para evitar que los bonsáis (árboles miniatura en bandeja) robados puedan perecer en otras manos.

No hay palabras para describir cómo nos sentimos. Esos árboles tienen un gran valor emocional para nosotros“,escribió la pareja, que vive en la localidad de Saitama, cerca de Tokio.

Pero el robo no solo los afecta por lo que estos árboles enanos significan para ambos, sino también por el coste económico que trae aparejado. De acuerdo a medios locales, el valor de los tres bonsáis sustraídos del jardín de Seiji y Fuyumi es de US$118.000.

Bonsái es una delicada técnica para cultivar árboles mucho más pequeños que su tamaño real. Es una práctica extendida no solo en Japón sino en gran parte de Asia.

Por su tamaño y cuidados, la crianza de estas plantas requiere de una gran atención.

Uno de los ejemplares robados es un shimpaku juniper – uno de los tipos más preciados dentro del mundo de los coleccionistas de bonsái.

El shimpaku ha vivido cerca de 400 años, necesita cuidado y no puede sobrevivir una semana sin agua“, le dijo Iimura a la cadena de televisión CNN.

“Puede vivir casi para siempre, incluso cuando nosotros ya no estemos. Lo único que le pido a la persona que lo tiene es que le dé agua, que lo riegue apropiadamente”, agregó.

Hasta este martes, los bonsáis continuaban desaparecidos.

El propio Iimura señaló que este hurto haría parte de una serie de robos de bonsáis que se viene produciendo desde el año pasado en todo Japón.

Alguien muy conocedor de bonsáis debe haberse involucrado en el robo”, declaró el cultivador en declaraciones publicadas por Asahi.

“Estamos tristes, pero vamos a continuar protegiendo nuestro bonsái. Mientras tanto, seguiremos cultivando árboles que todos quieran ver”, escribió Iimura en su página de Facebook.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Saitama, cerca de Tokio, es un reconocido lugar donde se cultivan bonsáis en Japón.

Otros cultivadores de bonsáis y coleccionistas enviaron mensajes de solidaridad y simpatía a la pareja.

“Es imperdonable. Esos ladrones no saben lo que significa robar un bonsái, mucho menos siete”, escribió uno de ellos.

“Los bonsáis están para ser reverenciados y celebrados y deberían estar por encima de la ambición humana”, anotó otra persona en la publicación.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

El "apartheid climático" que puede condenar a la pobreza a otros 120 millones de personas


Niña en América Latina detrás de un línea de alambre de púas

Derechos de autor de la imagen
Getty Images William Gentile

Image caption

“Perversamente, mientras la gente más pobre es responsable de una fracción de las emisiones globales deberá sufrir el mayor golpe del cambio climático”, señala el informe de Alston.

“Enfrentamos el riesgo de un ‘apartheid climático’, en el que los más ricos pagan para escapar del calor, el hambre y los conflictos, mientras que se deja sufrir al resto del mundo”.

Esa es la advertencia lanzada por Philip Alston, relator de Naciones Unidas en temas de pobreza extrema y derechos humanos.

Alston señaló en un nuevo informe que el cambio climático afectará principalmente a los más vulnerables y “puede empujar a 120 millones de personas más bajo la línea de pobreza para 2030“.

El informe calcula que para 2050 habrá además cerca de 140 millones de desplazados por el calentamiento global solamente en África subsahariana, el sur de Asia y Latinoamérica.

Aún si se consigue que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5 ºC para 2100, las temperaturas serán tan extremas en algunas regiones que muchos enfrentarán falta de alimentos y peores condiciones de salud.

Muchas personas deberán elegir entre morir de hambre o migrar, afirmó el relator.

Alston cita un ejemplo claro del diferente impacto de un gran evento climático.

Cuando el huracán Sandy creó caos en Nueva York en 2012, los neoyorquinos de menos ingresos y más vulnerabilidad quedaron sin acceso a salud y electricidad, señaló el informe.

Mientras que la sede de la financiera Goldman Sachs estuvo protegida por decenas de miles de bolsas de arena pagadas por la empresa y tuvo electricidad gracias a sus propios generadores”.

De la misma forma, en casos de incendios “se contrata a bomberos privados para salvar las mansiones”.

Los más pobres son los más afectados

El informe señala que “perversamente, mientras la gente más pobre es responsable de solo una fracción de las emisiones globales, deberá sufrir el mayor golpe del cambio climático, con la menor capacidad de todos de protegerse”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images Brent Stirton

Image caption

El cambio climático podría empujar a 120 millones de personas más en el mundo bajo la línea de pobreza para 2030.

“El cambio climático amenaza con revertir los últimos 50 años de progreso en términos de desarrollo, salud global y reducción de la pobreza”, afirmó Alston.

El relator señaló que los países en desarrollo deberán pagar cerca del 75% de los costos del impacto del cambio climático, a pesar de que la mitad más pobre de la población mundial es responsable de solamente el 10% de las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero.

Condena a Trump y Bolsonaro

El reporte condena al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por “silenciar activamente” la ciencia climática. Y también critica al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por su promesa de abrir la selva amazónica a la minería.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El informe critica duramente a Donald Trumpo por “silenciar activamente y tergiversar la ciencia climática”.

El mandatario estadounidense “colocó en puestos clave de organizaciones de monitoreo a personas que antes se dedicaban al lobby o al cabildeo, adoptó el punto de vista de la industria, presidió sobre un debilitamiento agresivo de las regulaciones ambientales y activamente silenció y tergiversó a la ciencia climática“, señaló Alston.

El relator destacó, sin embargo, algunos cambios positivos a nivel global, como las demandas judiciales contra estados o empresas petroleras, el activismo de los jóvenes como la adolescente Greta Thunberg, las huelgas escolares para exigir acciones ante cambio climático y el movimiento Extinction Rebellion.

La ONU y sus esfuerzos “patentemente inadecuados”

“Treinta años de convenciones sobre el cambio climático parecen haber tenido muy poco efecto”, afirmó el relator.

El informe no solo critica los pasos “patentemente inadecuados” dados hasta ahora por la ONU para combatir los efectos del calentamiento global, sino la inacción de empresas, gobiernos y ONG.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El reporte señala el ejemplo del huracán Sandy en Nueva York. La población más vulnerable quedó sin acceso a salud y electricidad, mientras “la sede de Goldman Sachs estuvo protegida por decenas de miles de bolsas de arena pagadas por la empresa”.

Alston señaló que los actuales compromisos internacionales asumidos en el marco del Acuerdo de París de 2015 llevarán a un aumento de la temperatura de 3 grados centígrados.

“Los estados han ignorado cada una de las advertencias y de los umbrales especificados por los científicos”, indicó.

Críticas al Consejo de Derechos Humanos

El relator reservó algunas de sus críticas más duras para el sector de los derechos humanos, por no haber hecho del cambio climático un tema central.

Y tuvo duras palabras para el organismo ante el cual presentó su informe, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images Maja Hitij

Image caption

Entre los ejemplos positivos destacados por Alston están el activismo de Greta Thunberg y las huelgas escolares por el cambio climático.

El Consejo de Derechos Humanos no puede darse el lujo de seguir usando lo mismos métodos de organizar paneles de expertos, de comisionar informes que no llevan a nada, y de urgir a otros a hacer más de lo que hace él mismo, al adoptar resoluciones vagas e inconclusas”.

En lugar de eso, el consejo “debería encargar un estudio urgente sobre acciones que impidan un desastre climático y monitorear acciones específicas”.

Alston señaló que la comunidad de derechos humanos “ha fallado en encarar el hecho de que los derechos humanos pueden no sobrevivir a la conmoción que se viene” y que “la democracia y el imperio de la ley, al igual que un amplio rango de derechos civiles y políticos, están amenazados”.

“El riesgo de descontento, de creciente desigualdad y de peores niveles de privación, probablemente estimulará respuestas nacionalistas, xenofóbicas y racistas. Mantener un enfoque equilibrado en términos de derechos civiles y políticos será extremadamente complejo”, añadió.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Alston urge a organismos de la ONU y ONG a entender que el impacto del cambio climático es un tema de derechos humanos.

La Organización Internacional de Migraciones destaca en su sitio que las estimaciones de migraciones debido al cambio climático varían enormemente, de 25 millones a mil millones de personas para 2050 que se desplazan dentro de sus países o cruzan fronteras.

La estimación más citada de migraciones por el cambio climático es 200 millones de personas para 2050, agrega la OIM.

Alston afirmó que los grandes cambios requeridos para enfrentar el cambio climático representan también una oportunidad para mejorar las condiciones de vida de muchas personas.

“Esta crisis debería ser un catalizador para mejorar las condiciones económicas, sociales, de acceso a los alimentos, la salud, el techo y el trabajo decente”, señaló el informe.

Haz clic para ver el informe de Philip Alston

* La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Julia Le Duc, periodista mexicana: "Espero que esa imagen mueva conciencias para que no tengamos que seguir tomando fotos de migrantes ahogados a mitad del río"


migrantes

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Familias de migrantes con niños cruzan cada día el Río Bravo en su intento por llegar a Estados Unidos.

ATENCIÓN: Este artículo contiene imágenes y descripciones que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Cuando los cuerpos emergieron en la mañana del lunes, la reportera mexicana Julia Le Duc apretó el obturador sin muchas esperanzas de que su imágenes tuvieran un impacto mayor que el que han tenido en los últimos años los más de 20 migrantes ahogados que ha fotografiado.

Había llegado allí un día antes, cuando tras algunas llamadas de emergencia, recibió un aviso de que algo pasaba a las orillas del Río Bravo, en Matamoros, Tamaulipas.

“En la tarde del domingo reportan a la policía que hay una mujer gritando en la orilla y cuando llego allí, está esta mujer muy joven, Tania Valdés Ávalos, en muy mal estado, contando que a su familia, a su esposo y a su niña pequeña, se la había llevado el río”, le cuenta a BBC Mundo la corresponsal del diario mexicano La Jornada.

Las autoridades iniciaron la búsqueda de los cuerpos, pero la suspendieron a horas de la madrugada por los riesgos de la zona, un área infectada de malezas, alimañas y otros peligros.

“Algunos reporteros acudimos la mañana siguiente cuando se reanudó la búsqueda y los cuerpos aparecen poco después de las 10:00 AM. Los que estábamos ahí tomamos las fotos y la sorpresa fue que los dos cuerpos emergieron juntos y abrazados”.

Las imágenes del salvadoreño Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y su hija Valeria, de un año y 11 meses, se volvieron rápidamente virales y un testimonio gráfico de los peligros y las tragedias que enfrentan cotidianamente miles de migrantes en su intento por llegar a Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Los cuerpos ahogados de Óscar Martínez Ramírez y su hija de 23 meses, Angie.

Según diversos reportes, Martínez, su esposa y la hija de ambos llegaron el pasado domingo a Matamoros después de esperar por más de dos meses en un centro migratorio de México la posibilidad de pedir asilo en Estados Unidos.

Al constatar que la oficina migratoria de la localidad estaba cerrada ese día, el hombre decidió cruzar: tomó a menor, nadó con ella hasta la otra orilla y la dejó en tierra firme antes de ir por su esposa.

Sin embargo, de acuerdo con el testimonio de la madre, la niña, al ver que el padre se alejaba, se volvió a meter al agua. Cuando Martínez regresó por ella, ambos fueron arrastrados por la corriente.

Medios salvadoreños indican que la familia buscaba mejores condiciones de vida y un futuro más digno para su hija.

Una realidad cotidiana

Las imágenes de Le Duc generaron a partes iguales empatía, críticas e indignación.

Algunos cuestionaron hasta qué punto era legítimo publicar este tipo de fotos o si incentivaban el morbo y la discriminación hacia las familias migrantes, mientras otros alegaron que era una forma de mostrar desde un caso la tragedia de los que intentan llegar a la frontera.

De hecho, la corresponsal del diario La Jornada en Tamaulipas asegura que se trata una escena común en la frontera.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cruzar el Bravo es una de las formas más comunes en que los migrantes intentan llegar a Estados Unidos.

El mismo día de la tragedia que fotografió Le Duc, agentes de la Patrulla Fronteriza encontraron en Texas los cadáveres de otras cuatro personas: una mujer de 20 años, un niño pequeño y dos bebés.

“He cubierto las notas policiales y tomado fotos de unos 25 ahogados. Pero creo que esta conmovió más por el tema de cómo salieron padre e hija abrazados. Lo que describe la imagen es que, él en el intento, mete a la niña en la playera (camiseta), la niña lo abraza y así aparecen los cuerpos”.

Crisis migratoria

Le Duc asegura que más allá de lo terrible de la foto, una tragedia como la que fotografió era predecible.

“Aquí se ha estado publicando mucho a nivel local sobre lo que estaba pasando, alrededor del Puente Nuevo (un cruce migratorio). Hay focos rojos por el hacinamiento de migrantes, por las condiciones que en que viven los centroamericanos, los cubanos, incluso migrantes de África, que están en condiciones deplorables, sin ninguna ayuda oficial”.

De acuerdo con la reportera, la situación humanitaria ha llevado a que muchos vecinos de la zona se organicen para para llevarles agua y comida.

Diversas organizaciones de derechos humanos han denunciado que el recrudecimiento de las normas para pedir asilo en EE.UU. por parte del gobierno de Donald Trump ha llevado a una crisis migratoria en la frontera con México.

Bajo las nuevas normativas, los migrantes deben esperar -en algunos casos por meses- en suelo mexicano hasta que las autoridades estadounidenses resuelvan sus solicitudes.

Solo en la frontera con Matamoros, hasta mayo pasado, se habían presentado unas 2.000 solicitudes de asilo, mientras un total de 593.507 migrantes se presentaron ante las autoridades fronterizas.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

El gobierno de El Salvador anunció que asumirá los gastos de repatriación de los cadáveres.

Grupos civiles aseguran que el hecho de que sea más complicado el mecanismo de pedir asilo y presentarse ante los puestos fronterizos puede llevar a un aumento en los números de muertes en la frontera, dado que los emigrantes pueden tender a utilizar cruces peligrosos para ingresar sin autorización en EE.UU.

Según datos del gobierno de EE.UU., en 2018 al menos 283 personas murieron en su intento de cruzar la frontera.

“Nosotros sabíamos que había un foco rojo en el campamento de migrantes en el Puente Nuevo”, cuenta la periodista.

“Eso se está presentando desde hace tiempo y nadie ha hecho nada. Sucede esto y es cuando se voltean a ver qué está pasando en Matamoros, pero es una crisis que ya tiene meses”.

Para los que se encuentran esperando en la parte estadounidense la situación no es muy diferente.

En los últimos meses, grupos civiles y congresistas han denunciado las condiciones humanitarias de los migrantes en los centros donde son detenidos, en los que en muchos casos carecen de pasta de dientes, mantas o jabón.

La víspera, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó destinar US$4.500 millones en ayuda humanitarias para familias migrantes, aunque la Casa Blanca rechazó la medida y se espera que Trump la vete.

Este martes, al ser cuestionado sobre la foto por periodistas el mandatario estadounidense afirmó que “la odiaba”.

Yo espero que esas imágenes y lo que ocurrió, muevan conciencia de alguien y no tengamos que seguir tomando fotos de migrantes muertos a mitad del río“, afirma Le Duc.

“Espero que lo que ahorita es noticia y viral, se convierta en un llamado a hacer conciencia a los gobiernos sobre lo que está pasando con los migrantes, que están muriendo en la frontera porque no le están dando atención”, agrega.

Según la reportera, otras 100 familias con niños y siguen esperando en Matamoros su turno para llegar a la ventanilla donde podrán solicitar asilo.

Sin embargo, no sabe si todas lleguen a esperar ese momento.

“Hay muchas familias que siguen desesperadas, bajo el calor extremo, con hambre, con sed, que siguen durmiendo a la intemperie en condiciones inhumanas. No son delincuentes, son migrantes en tránsito”.

*Ana Gabriela Rojas, la corresponsal de BBC Mundo en México, contribuyó con este reporte.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Qué tan extendida está “la deuda del almuerzo escolar” en el país más rico del mundo


Estudiante almuerza.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En EE.UU., cuando los estudiantes no pueden pagar por su almuerzo, algunas escuelas no se lo ofrecen o lo sustituyen por bocadillos.

¿Cómo es posible que, en la nación más rica del mundo, millones de estudiantes no puedan costearse el almuerzo escolar?

Esta desconcertante escenario es el que tratan de revertir algunos políticos en Estados Unidos.

En ese país, una cantidad considerable de niños y jóvenes que asisten a la escuela son incapaces de pagar por las comidas de los centros donde estudian, incurriendo en deudas y penalidades.

La “vergonzosa” situación ha llevado a que el senador demócrata Bernie Sanders y otros políticos de su mismo partido hayan levantado la voz para abordar la llamada “deuda del almuerzo escolar”.

Sanders, uno de los candidatos a la nominación demócrata para las próximas elecciones estadounidenses de 2020, ha estado discutiendo el tema en las redes sociales y ha propuesto recientemente un proyecto de ley para frenar la situación actual.

Pero ¿qué tan extendida está la polémica deuda en EE.UU.?

“Humillados”

Alrededor de una cuarta parte de los niños (7,7 millones en total) que reciben almuerzos en escuelas públicas pagan el precio completo por estas comidas.

El resto se encuentra en una situación que los hace calificar para recibir comidas gratis oa precio reducido. Se trata de un programa financiado por el gobierno estadounidense, que actualmente beneficia a millones de niños en todo el país, tomando en cuenta los ingresos del núcleo familiar.

Image caption

“La deuda del almuerzo escolar no debería existir en el país más rico del mundo”, ha dicho Bernie Sanders.

Pero, cuando los estudiantes no pueden hacer sus pagos de manera regular, algunas escuelas se niegan a servirles comidas o les ofrecen bocadillos en su lugar.

Según el diario británico The Guardian, un distrito escolar en el estado de Rhode Island revirtió una política que, por un tiempo, limitó a un sándwich de mantequilla de maní y mermelada a aquellos alumnos que debían dinero.

Bernie Sanders criticó esta realidad del sistema estadounidense en una serie de tuits a inicios de semana.

“La deuda del almuerzo escolar no debería existir en el país más rico del mundo”, dijo. Y agregó que si llega a la presidencia garantizará “comidas gratuitas todo el año” en los centros educativos.

Esta semana, varios congresistas demócratas también anunciaron un proyecto de ley para evitar que los estudiantes que no pueden pagar su almuerzo sean estigmatizados por eso.

“En todo el país, los estudiantes cuyas familias tienen dificultades para costear las comidas escolares están siendo señalados y humillados a la hora del almuerzo”, dijo la congresista Ilhan Omar al presentar la propuesta.

Y añadió que los alumnos no pueden “aprender o desenvolverse bien” en clase si tienen hambre.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La congresista demócrata Ilhan Omar anunció un proyecto de ley para detener la “humillación” que sufren los niños que no pueden pagar el almuerzo escolar.

El proyecto de ley también propone que el gobierno les reembolse a las escuelas el dinero de las comidas no pagadas de los estudiantes, por un período de hasta 90 días.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) asegura que EE.UU. ha adoptado medidas para poner fin a la “humillación del almuerzo”.

“Estas son prácticas que avergüenzan a los niños que no pueden pagar la comida”, ha dicho el organismo.

Las reglas oficiales para manejar el sensible tema prohíben “el uso de sellos manuales, calcomanías u otros marcadores visuales para identificar a los niños con deudas”.

Por su parte, las escuelas deben discutir el delicado tema en privado y directamente con los padres, en lugar de a través de los niños.

Aumento de la deuda

En 2017, el USDA introdujo una regla que obligaba a las escuelas a tener políticas escritas sobre las comidas no pagadas, con el fin de dar respuesta al tema de la deuda del almuerzo.

“Estamos comprometidos a continuar trabajando con las escuelas para minimizar el impacto en los niños de los problemas de los cobros de comidas no pagadas “, dijo en ese momento un portavoz del organismo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las escuelas de algunos estados han decidido servir comidas a aquellos niños que no pueden pagarlas, pero esto solo ha conllevado a un aumento de la deuda.

Algunos estados del país entre los que se cuentan Nueva York, Texas, California y Nuevo México han introducido una legislación que obliga a servir comidas a los niños, independientemente de que tengan deudas.

Y en estados como Nueva York, el almuerzo en todas sus escuelas públicas es gratuito desde 2017.

Sin embargo, esto ha ocasionado que las deudas por comidas no pagadas aumenten, de acuerdo con Diane Pratt-Heavner, del grupo de defensa Asociación de Nutrición Escolar (SNA, por sus siglas en inglés).

En 2017, por ejemplo, las escuelas de Denver anunciaron que también servirían comidas a los estudiantes que no podían pagarlas.

Como consecuencia, la deuda aumentó de US$13.000 a US$365.000, según el sitio web Chalkbeat.

¿Cuánta deuda hay?

En todo el territorio nacional existe una imagen incompleta de la deuda del almuerzo escolar.

No se conoce aún si el tema está llamando la atención recientemente porque la deuda está aumentando o porque, hasta el momento, el problema no había estado en el ojo de la opinión pública de esta manera.

Michael Hansen, director del Centro Brown para Políticas Educativas, dice que una explicación podría ser que muchos estados y distritos escolares todavía se están recuperando de los recortes presupuestarios impuestos después de la recesión de 2008.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El proyecto de ley quiere revertir el estigma del que son objeto los niños que tienen deudas relacionadas con el almuerzo escolar.

Un estudio llevado a cabo en 2012 por el gobierno estadounidense encontró que el 58% de los distritos escolares incurrió en costos de comidas no pagadas durante el año escolar anterior.

Una encuesta más reciente realizada por el grupo SNA que comprendió 1,550 distritos escolares, halló que tres cuartos de los distritos públicos tenían una deuda de comida no pagada al final de 2017.

La deuda promedio a nivel de distrito escolar acumulada por todas las escuelas en esa área fue de US$2.500. Ya que las cifras no están desglosadas por escuela, no se sabe cuánta deuda tiene cada centro o cada estudiante.

Mientras algunos distritos han reportado cantidades sustancialmente más altas, otros han declarado cantidades mucho menores.

Los estudiantes pueden arrastrar su deuda de un año a otro. Pero si el estudiante se gradúa o abandona el área, lo cual hace que la suma se considere incobrable, el distrito debe pagarla.

Los fondos del gobierno no pueden usarse una vez que la deuda se vuelve “mala”, por lo que las escuelas se ven obligadas a utilizar sus presupuestos escolares o buscar donaciones para liquidarlas, dice Pratt-Heavner.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending