Connect with us

EL PAÍS

Fancelli ‘forever’



Era y será siempre uno de los nuestros. Y ahora, además, como si no lo recordáramos cada día, en la profesión y en la vida, lo tenemos en libro.

Agustí Fancelli (Barcelona 1957-2012), redactor jefe de EL PAÍS, personaje emblemático del periodismo barcelonés, cronista insustituible de la ciudad, hombre de inabarcable cultura, y sobre todo una persona entrañable y un amigo, falleció hace ya cinco años. Un grupo de irreductibles (la familia y los íntimos), que celebraban cada aniversario, decidieron que faltaba algo de “material simbólico” para recordarle como se merecía y han editado un libro que recoge una selección de sus textos.

El volumen se titula Fancellissimo, que suena muy pertinentemente a tempo musical, entre andantino y vivace (perdona, Agustí, si meto la pata, ya sabes que no tengo oído), aunque ayer, en la presentación del libro reinaba un aire de adagietto.

El acto tuvo lugar en la Casa de los Italianos y congregó a una amplia representación del mundo cultural y periodístico de Barcelona (te imagino Agustí, arqueando la ceja ante la manida frase, pero de alguna manera hay que camuflar esto de crónica del día; la verdad lo que había y por eso estaban, estábamos, es montones de amigos tuyos).

El acto fue muy amable, una oportunidad de reencuentro. Ramón de España, Catalina Serra, Lluís Bosch, Carmen Cabezos, Jaume Arajol… Hablaron la hija de Agustí, Marina, con mucha emoción, su buen amigo Fede Montagut, y cerró el camarada Walter Oppenheimer, quién mejor, trazando el perfil periodístico del autor, explicando un puñado de jugosas anécdotas y pidiendo que se amplíe ya la edición del libro (inicialmente no venal y de 700 ejemplares).

Fancellissimo es un libro precioso, con un retrato de Fancelli en la tapa pintado por su amigo Perico Pastor, y que contiene un conjunto de artículos muy variados seleccionados en cada categoría temática, y esta es parte de la gracia, por amigos y compañeros del autor (Ramon Besa, Quico Valls, Llàtzer Moix, Sergi Pàmies, Tomàs Delclós, Xavier Moret…) que además han escrito un texto cada uno para mostrar lo caleidoscópico de la personalidad y los intereses de Agustí.

El libro, con textos que abarcan desde 1986 a 2012, se abre con un perfil de Fancelli por Xavier Vidal-Folch en el que lo califica de “el periodista total”. Lo que viene después justifica con creces el apelativo: ¡qué tío Agustí!, si es que era capaz de escribir de todo, y siempre con genio, pasión, calidad literaria y humor. También con una gran humanidad, algo en lo que, por mucho empeño que pongamos, nunca le igualaremos.

En las 232 páginas encontramos una representación de lo mejor que escribió Agustí Fancelli, textos sobre música por supuesto, entre ellos el divertidísimo ¡Vaya un Descubrimiento!, ejemplo de su talento como crítico y capacidad de ironía, y el inolvidable encuentro con John Cage (que fue para él como para mí encontrarme con Rommel o el conde Almásy). Y también de política (como sus celebrados patés de campaña), deportes, cine retratos (Maestro Sagarra), arte, deliciosamente autorreferenciales (La importancia de llamarse Fancelli, Hoy canto yo), dedicados a la ciudad de Barcelona (uno de sus temas favoritos)…

Les dejo adivinar a quién le endosaron el seleccionar los textos del ámbito Miscelánea, es decir, las rarezas que no entraban en ningún otro apartado (como El condón cantante, el del Dragon Khan o el de las tirolinas).

El libro cuenta con una serie de fotos de Agustí. Fotos de joven, de servicio patrullando la ciudad para alguna crónica, recibiendo el Premi Ciutat de Barcelona en 2002… Conmueve de manera especial la que lo muestra ante la pantalla, en la redacción, sonriendo y mirándote, como si estuviera aquí mismo, enfrente. Y nunca se hubiera ido. Joder, Agustí.



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

Mueren tres de los mejores alpinistas del momento, sepultados por un alud en las Rocosas de Canadá



No se han recuperado los cuerpos de los alpinistas austriacos David Lama (28 años) y Hansjörg Auer (35) y del norteamericano Jess Roskelley, pero el padre de este último, John Roskelley (36), sabe que la pérdida es irremediable: “Sé que mi hijo no volverá. Emprendió una escalada en una montaña que, si las condiciones no son perfectas, se convierte en una pesadilla”, explicó el pasado miércoles en The Spokesman Review, horas después de alertar a los servicios de socorro que operan en Icefields Parkway, en la Columbia Británica (Canadá). Su hijo prometió llamarle el martes, pero no llegó a hacerlo. El trío perseguía una vía en el Howse Peak, un pico de 3.295 metros especialmente sensible al riesgo de aludes. Un helicóptero de los servicios de rescate alcanzó a divisar los restos de  tres aludes y en uno de ellos, material de escalada y un cuerpo semienterrado. Ahora esperan a que disminuya el riesgo de avalanchas para buscar los cuerpos de los tres alpinistas de élite, verdadera punta de lanza del alpinismo de vanguardia.

El padre de Jess es uno de los alpinistas norteamericanos de leyenda de los años setenta y ochenta del pasado siglo, autor, entre otras grandes ascensiones, de una impresionante escalada en la cara noroeste del Nanda Devi, con sus 7.816 la montaña más alta enteramente situada en territorio de India, así como de la primera ascensión de la Gran Torre del Trango, en Pakistán. Su hijo recogió el testigo para convertirse igualmente en un enorme alpinista poco después de que ambos escalasen juntos el Everest en 2003. Jess fue entonces la persona más joven en alcanzar el techo del mundo. A sus 36 años formaba parte del equipo de atletas de The North Face, precisamente el mismo equipo de Lama y Auer. Jess creció convencido de que no sería alpinista: había visto sufrir a sus padres por el compromiso de su progenitor con las montañas y el equilibrio de una vida familiar ligada a las montañas le parecía utópico. Pero pronto entendió la pasión de su padre y se lanzó tras sus huellas.

Hansjörg Auer, de visita en Bilbao hace tres años para explicar su pasión por la escalada sin cuerda, miraba de noche unos callos servidos en su plato. Le daba miedo probarlos, una ironía para un tipo que escaló sin cuerda la terrible vía dolomítica Attraverso il pesce poco después de prometer a su hermano que no volvería a escalar sin cuerda. Auer era un superdotado, capaz de escalar picos vírgenes de 7.000 metros, resolver vías de mixto extremo, alcanzar el noveno grado en escalada deportiva o volar en parapente de una montaña a otra para enlazar ascensiones en solo integral. Los hermanos alaveses Iker y Eneko Pou, del mismo equipo, lo recuerdan así: “Sobre todo hemos perdido a un gran amigo con el que compartimos dos expediciones. Era, junto a David Lama, uno de los mejores alpinistas que hemos conocido en nuestra carrera”.

Austriaco como Auer, pero de padre nepalés, Lama firmó en 2012 un hito en la historia de la escalada: logro escalar en libre la ruta del Compresor al Cerro Torre, en la Patagonia argentina. Recientemente, había ofrecido un vídeo que recogía sus grandes ascensiones de 2018, entre ellas la cima en solitario del Lunag Ri, en la frontera entre Tibet y Nepal. Tanto él como Auer eran la punta de lanza de un alpinismo profundamente ético que no desdeñaba el entrenamiento científico y riguroso: ser más rápidos, más ligeros, más eficaces para sobrevolar las montañas sin verse expuestos a ese tipo de peligros que finalmente ha cazado sus vidas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Pedro Sánchez rectifica y acepta dos debates: el 22 en RTVE y el 23 en Atresmedia



Pedro Sánchez rectifica y finalmente mantendrá dos debates a cuatro en televisión, uno el lunes que viene, 22 de abril, en RTVE, la propia cadena ya ha comenzado a anunciar el programa para ese día, y otro al día siguiente en Atresmedia. El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE corrige así la posición que defendía este mismo jueves, cuando insistía en acudir a un solo debate con Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera el martes que viene en la cadena pública. “Qué remedio”. Estas han sido las palabras del presidente del Gobierno en relación a su participación en los dos debates. El líder socialista ha dado esta respuesta durante un breve paseo que ha hecho a primera hora por la calle Portales, en pleno casco histórico de la capital riojana, momentos antes de mantener un desayuno con los candidatos socialistas por La Rioja, según informa Europa Press.

A diferencia de Sánchez, los candidatos del PP, Ciudadanos y Podemos se han mostrado en todo momento dispuestos a participar en sendos debates, aunque fuera en días consecutivos. Sin embargo, la dirección de la corporación pública cambió la fecha prevista del debate del lunes al martes y la hizo coincidir con la convocatoria del grupo privado de comunicación. Una decisión que provocó una crisis dentro de RTVE debido al malestar por el cambio de fecha, del gusto del PSOE pero no del resto de partidos. Y que además se tomó sin planteársela al PP, Ciudadanos y Podemos.

“Voy a estar el 23 en RTVE con quien quiera debatir. Creo que la radiotelevisión pública es el lugar para celebrar el debate [ese día]”, llegó a afirmar Sánchez, que aseguró que él prefería un debate a cinco en el que participara Vox pero que la decisión de la Junta electoral central de impedirlo solo dejaba la posibilidad de un único encuentro a cuatro en RTVE. El líder del PSOE sí que había dejado abierta la posibilidad de participar en un debate con otro formato aunque había descartado el cara a cara con Casado, pero finalmente, ante la polémica, se ha decidido por participar en los dos. El dirigente socialista “considera que los españoles tienen derecho a escuchar a los candidatos debatir sus propuestas para España” y que, “ante la posibilidad real de que no hubiera ningún debate”, ha pedido participar en los dos.

El Partido Popular ha reaccionado a la decisión de Sánchez asegurando que se ha visto obligado por la oposición y ha criticado “el uso partidista que ha hecho el presidente de las instituciones”. Pablo Casado, en un acto este mediodía en Pamplona, ha afirmado: “Sánchez solo acierta cuando rectifica. Ha generado un gran desgaste a las instituciones públicas y ha creado una división tremenda en RTVE. Igual que ha desprestigiado el CIS”. Por su parte, Ciudadanos ha pedido la dimisión de la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, por “este triste espectáculo”. “El presidente ha tenido que rectificar por la presión de los trabajadores de RTVE y ahora sabemos por qué Sánchez quería a Mateo ahí”, ha asegurado Jose Manuel Villegas, secretario general de Cs. El presidente de la formación, Albert Rivera, ha calificado de “cacicada” la actitud de Sánchez. Según él, ha tenido una “actiuación sin escrúpulos” y “ha manipulado la televisión pública”. Podemos ha aplaudido la rectificación y le ha reprochado que su actitud hasta este momento era “un escándalo”.  “Al final, bien está lo que bien acaba”, ha dicho la portavoz de la formación Noelia Vera a Efe.

Pese a su disposición a participar en dos debates, Sánchez mantiene la posición que tenía hasta este jueves de que prefería un solo encuentro a cuatro. Es más: considera una “anomalía” la celebración de dos debates presidenciales en dos días consecutivos. “No hay precedente alguno en la historia de las democracias occidentales de un planteamiento semejante desde la invención de la televisión. Sin embargo, si los tres partidos de oposición coinciden de nuevo en una posición conjunta, el Partido Socialista no podrá ser acusado nunca de impedir la celebración del debate, aunque lo considere un manifiesto error impropio de una democracia establecida”, aseguran. Los socialistas cargan las tintas sobre sus oponentes, de los que dicen: “Ante la coincidencia del Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos en mantener el debate en Atresmedia, aunque el formato haya pasado de la participación de cinco partidos a cuatro, Pedro Sánchez acepta la posición conjunta del resto de fuerzas. Debe primar el acuerdo entre mayorías, tal y como forma parte de sus principios políticos”.

La polémica ha dado un vuelco a la campaña. En plena Semana Santa, con media España de vacaciones y escasa tensión electoral, la decisión de la celebración de los debates, apenas a unos días del voto, será el momento cumbre antes del 28-A. Todas las estrategias de los partidos se concentran en esos encuentros.

Los debates siempre han sido un problema en España, que no tiene regulado este asunto. En varias ocasiones no hubo debate entre los líderes porque los favoritos, primero José María Aznar en 1996 y 2000 y después Mariano Rajoy en 2004, se negaron. Pero desde 2008, cuando José Luis Rodríguez Zapatero, entonces en cabeza, sí lo quiso, siempre ha habido un encuentro de líderes en uno u otro formato. Esta vez se ha complicado mucho y todos eran conscientes de que la presión era muy fuerte para que hubiera al menos un encuentro a cuatro.

El equipo del presidente jugó muy fuerte y su presión —el 23 o nada— hizo que la presidenta del ente público, Rosa María Mateo, cambiara su posición, lo que provocó una inesperada tormenta interna en RTVE. El miércoles, Mateo mantenía su propuesta de celebrar su encuentro el día 22, como estaba previsto, pero se mostraba abierta al 23 “siempre que las diferentes formaciones invitadas lo consensúen entre ellas”. Pero este jueves, sin acuerdo y, según denuncian los partidos, sin ni siquiera llamarles antes de anunciarlo, Mateo hizo público un comunicado en el que cambiaba la fecha al 23, como quería el PSOE, algo que ahora ha rectificado.

Esa decisión no negociada provocó el malestar del PP, Ciudadanos y Podemos. Y algo más grave para la presidenta: una crisis interna que empezó con el rechazo del Consejo de Informativos, el órgano que representa a los trabajadores del ente público, que acusa a Mateo de adaptarse a las exigencias del PSOE. “El Consejo de Informativos cree que RTVE debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido político”, señaló en un comunicado. A esta crítica se sumaron después varias estrellas de la casa como Carlos Franganillo, director del principal Telediario, y sobre todo, en un tono muy duro, Xabier Fortes, destinado a ser el moderador de ese debate en la televisión pública que ahora está en el aire. “Quiero expresar mi más absoluto desacuerdo con la decisión de la presidenta de RTVE de modificar la fecha fijada para el debate y pasarlo al día previsto por una cadena privada, poniendo en entredicho la imagen de independencia de RTVE por la que tanto hemos peleado”, escribió Fortes. Los periodistas de la casa rechazaban así la decisión de su presidenta porque entienden que el ente público se inmiscuye en una batalla entre los partidos que perjudica su imagen. Mateo se quedó así sola en su decisión.

Con información de Natalia Junquera y Elsa García de Blas.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Y a las pocas horas rectificó



Pedro Sánchez ha corregido con una “anomalía”, como ha llamado él a la celebración de dos debates consecutivos, una anomalía mayor, la de pretender presentarse solo, si hiciese falta, a debatir en la televisión pública el mismo día que había concertado otro debate en la privada.


De este modo, en quince días de campaña cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno se enfrentarán en televisión dos días seguidos, lunes y martes. Se trata de un ‘made in Spain’ de libro que además deja fuera al único al que puede favorecer su ausencia por sus argumentos y la ausencia de ellos, Vox; todo lo que no sea colocar a su candidato delante de gente que le pueda preguntar algo sin vino y pimientos de por medio es tanta victoria suya como aparecerse de víctimas, el hecho natural sobre el que se funda su espíritu: seres dañados a los que llega la hora de la venganza en forma de pistolas y cadenas perpetuas.

Sánchez ha solventado con un elocuente “qué remedio” algo que hubiera merecido otra expresión popular: “Qué necesidad”. Qué necesidad, por ejemplo, de las preguntas que se hacían en esta columna horas antes de conocer la decisión. De que un partido de extrema derecha hiciese que un presidente del Gobierno socialista primase lo privado sobre lo público. Qué necesidad de que la campaña de bajo perfil del PSOE, su política de no decir una palabra más alta que otra y dejar los exabruptos para los adversario estallase en el momento más inadecuado y de la forma más ingenua: una cosa es hacerse el invisible y otra intentar salir corriendo para que no te vean.

Qué necesidad de que una una campaña electoral marcada por el proceso soberanista de Cataluña no incluya en su debate principal al independentismo catalán, ni planteárselo. En un país cuya agenda política la han marcado los nacionalismos, que se debata sin su voz explica mejor el punto en el que estamos. ¿Pueden cuatro hombres, casi cinco, debatir sobre feminismo y cuatro candidatos españoles, casi cinco, debatir sobre cientos de miles de personas que no se sienten así?

Para lo único que ha merecido la pena el circo de Jueves Santo es para algo insólito: que los trabajadores de RTVE mostrasen públicamente su desacuerdo con Rosa María Mateo y la acusaran de comprometer la independencia del ente. Repasen los meses de manipulaciones, insultos y bajezas de folletines, tertulianos y anónimos sobre Xabier Fortes, particularmente. Cómo les va a entrar en la cabeza que los periodistas de RTVE sean así si es su propia cabeza la que ha construido en el imaginario unos informativos vendidos al poder sin concebirlos de otra forma.



Source link

Continue Reading

Trending