Connect with us

CNN en Espanol

Huracán Michael: lo que debes hacer (y no hacer) después del ciclón


Lo más importante

Una vez que el ciclón pase, y antes de regresar a casa, debes tener en cuenta la importancia de la seguridad vial: poner atención a las señales, evitar escombros y conducir en zonas inundadas

Cuando llegues a casa, comprueba el exterior para verificar si el tendido eléctrico está suelto o hay alguna fuga de gas

Tira a la basura cualquier alimento que haya estado en contacto con aguas anegadas o agua de la tormenta y cualquier producto de apariencia rara o que huela mal

(CNN Español) – El huracán Michael, un ciclón de categoría 4, tocó tierra este miércoles en la costa noroeste de la Florida.

El Servicio Nacional de Meteorología calificó a Michael “como una tormenta amenazante para zonas de la costa del Golfo, capaz de provocar importantes inundaciones debido a sus intensas lluvias y con fuertes vientos”.

Michael también tuvo la capacidad de provocar cortes en el suministro eléctrico. Una vez que el ciclón pase, y antes de regresar a casa, debes tener en cuenta la siguiente información.

Seguridad vial después del huracán

  • Debes regresar a casa cuando las autoridades indiquen que ya no hay peligro.
  • Pon atención a las señales, a materiales como techos u otros objetos que pudieron haber salido volando durante la tormenta.
  • Lleva siempre un documento de identidad: puedes necesitarlo cuando regreses a casa.
  • Intenta mantenerte alejado de las carreteras, de la playa y de las vías navegables para permitir que los servicios de emergencia puedan realizar su trabajo.
  • Si tienes que conducir no lo hagas por zonas que se encuentran bajo el agua, podrías hallar escombros y gérmenes.
  • No atravieses barricadas
  • Sigue todas las instrucciones que encuentras a tu paso.
  • Si encuentras escombros puedes reportarlos a las autoridades, en este caso al departamento de salud de Florida.

Cuando llegues a casa

  • Ten cuidado cuando te aproximes a edificios afectados por el huracán. Abandona el lugar de manera inmediata si escuchas algún tipo de movimiento o ruido inusual, como una estructura que podría estar a punto de derrumbarse.
  • Comprueba el exterior de tu casa por si el tendido eléctrico está suelto o por si hay alguna fuga de gas. Si el edificio huele a gas o si está inundado, no entres.
  • Presta atención a los golpes de calor que podrías sentir durante la limpieza. Asegúrate de utilizar el equipo correcto de protección mientras limpias.
  • Te cuidado con las serpientes, insectos u otros animales que estén fuera de su hábitat debido a la crecida de las aguas.
  • Toma precauciones cuando utilices sierras.
  • Limpia, seca y ventila tu hogar para evitar que se acumule el moho.
  • Tira a la basura todo aquello que no se seque rápidamente y limpia minuciosamente aquellos objetos difíciles de asear.
  • Cuando regreses a tu casa, ten en cuenta que las aguas anegadas pueden contener aguas residuales y otros materiales peligrosos.
  • Mantén a los niños y a tus mascotas alejados de las áreas afectadas hasta que hayan culminado las tareas de limpieza.
  • Limpia todas las superficies –suelos, hormigón, muebles de madera y metálicos, encimeras, electrodomésticos, fregaderos y otros accesorios de grifería– con agua caliente y detergente.
  • Si te quedas sin electricidad, ten cuidado con las altas temperaturas y cómo pueden afectarte.

Fuentes de energía segura

  • Nunca utilices generadores portátiles dentro de tu casa o garaje.
  • Toma precauciones cuando uses aparatos alimentados por gas porque podrían causar intoxicación por monóxido de carbono.
  • Comprueba que no hay escape de gas. Si huele a gas o escuchas un sonido como el de una aspiración o un silbido, abre una ventana y sal de la casa inmediatamente. Si puedes, cierra la llave del gas y llama al proveedor del servicio.
  • Cualquier equipo o alumbrado debe estar seco antes de ser utilizado.

Alimentos y agua

  • Si no está seguro de la calidad del agua es preferible hervirla o utilizar agua embotellada.
  • Comprueba la temperatura de tu refrigerador cuando esté restablecida la electricidad. Si la temperatura está por debajo de los 4 grados centígrados, puedes volver a congelar o comer los alimentos de forma segura.
  • Tira a la basura cualquier alimento que haya estado en contacto con aguas anegadas o agua de la tormenta, comida perecedera que no haya sido refrigerada correctamente y cualquier producto de apariencia rara o que huela mal.
  • No utilices agua contaminada ni agua sobre la que tengas dudas para lavar platos, cepillarse los dientes, lavar y preparar comida, lavarse las manos, hacer hielo o preparar fórmula para su bebé.
  • Como dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), “cuando tenga dudas, tíralo a la basura”. La comida que parezca normal puede ocasionar enfermedades.
  • Mantén la puerta de la nevera y del congelador cerradas el mayor tiempo posible hasta que esté restaurado el servicio eléctrico. Si apenas han pasado cuatro horas desde el paso del huracán es seguro consumir los alimentos.



Source link

CNN en Espanol

Evita estos alimentos ‘ultraprocesados’ y podrías vivir más tiempo y mejor


(CNN) — Un estudio publicado este lunes reveló una estadística alarmante: comer muchos alimentos “ultraprocesados” poco saludables puede acortar tu vida. Específicamente, los investigadores hallaron que un aumento del 10% en el consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asoció significativamente con un riesgo 14% mayor de muerte por todas las causas.

Comer muchos alimentos ultraprocesados ​​podría ser una señal de otros hábitos poco saludables, como la falta de ejercicio o fumar, lo que también puede haber contribuido a los hallazgos, aunque los investigadores dicen que tomaron en cuenta estos factores de confusión. Sin embargo, nos conviene aprender qué significa exactamente cuando decimos que los alimentos se procesan y se “procesan al máximo”.

Definición de alimentos procesados 

Los alimentos mínimamente procesados ​​conservan la mayor parte de sus propiedades nutricionales y físicas inherentes, e incluyen frutas y verduras precortadas y lavadas, ensaladas en bolsas y frutos secos tostados. Aquellos, junto con los alimentos procesados ​​para ayudar a preservar y mejorar los nutrientes y la frescura de los alimentos en su punto máximo, como el atún enlatado, los frijoles y los tomates, así como las frutas y verduras congeladas, son saludables y ofrecen nutrientes importantes.

LEE: Reducir el consumo de sal podría darte más años de vida

Otros alimentos mínimamente procesados, y por lo tanto más saludables, incluyen salsas y aderezos, así como cereales, galletas saladas, mantequillas de nueces, yogur y leche enriquecida con calcio y vitamina D.

Son los alimentos más procesados, también conocidos como alimentos “ultraprocesados”, los alimentos procesados ​​”problemáticos”. Son formulaciones de sal, azúcar, aceites y grasas, así como saborizantes, colores y otros aditivos, y se consumen principalmente en forma de bocadillos, postres y comidas listas para comer y calientes.

Los alimentos ultraprocesados ​​son formulaciones industriales que normalmente contienen cinco o más ingredientes y pueden contener, por ejemplo, aceites hidrogenados, colorantes o potenciadores del sabor que no se encuentran en otros alimentos procesados.

Conocer los alimentos procesados y los ultraprocesados nos ayudará a alimentarnos mejor.

Los alimentos ultraprocesados ​​que debes limitar

La fuente de esta categoría de alimentos es el sistema de clasificación de alimentos NOVA, una herramienta para la investigación, la política y la acción de nutrición y salud pública que se utilizó en el estudio publicado en JAMA Internal Medicine. Clasifica los alimentos según la naturaleza, el alcance y el propósito del procesamiento. Aquí hay una lista de algunos alimentos ultraprocesados ​​comunes:

  • Bebidas carbonatadas
  • Bocaditos dulces o salados
  • Helado
  • Dulces (Confitería)
  • Margarinas y untables
  • Galletas, pasteles y tartas
  • Barras de cereal
  • Bebidas con sabor a “fruta”
  • Bebidas de cacao
  • Extractos de carnes rojas y de pollo
  • Salsas “instantáneas”
  • Productos “saludables” y “adelgazantes”, como sustitutos de comida y platos en polvo o “fortificados”
  • Tartas, pastas y pizzas precocinadas
  • “Nuggets” y “sticks” de pollo y pescado
  • Salchichas de cerdo
  • Hamburguesas
  • Salchichas
  • Sopas, fideos y postres “instantáneos” en polvo y envasados

Según uno de los informes de NOVA, “la formulación y los ingredientes de estos productos los hacen altamente convenientes (listos para consumir), altamente atractivos (hipersabrosos), altamente rentables (ingredientes de bajo costo) y, de gran importancia, altamente competitivos con los alimentos que están naturalmente listos para el consumo y los platos y las comidas recién preparados”.

Antes de vaciar toda tu despensa o nevera, permíteme recordarte que estos alimentos se pueden disfrutar con moderación. Ciertamente no estoy deshaciéndome de mi dieta de helados, que disfruto en pequeñas porciones. Pero esta lista es un recordatorio de los alimentos de los que podemos estar comiendo demasiado, especialmente si esperamos vivir una vida más larga y saludable.

Lisa Drayer es nutricionista, autora y colaboradora de CNN en temas de salud y nutrición.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Venezuela: Estados Unidos manda segunda fase de ayuda humanitaria a Cúcuta


(CNN Español) — A través de un comunicado de la embajada de Estados Unidos en Colombia, se informó que EE.UU. inició la segunda fase de envío de ayuda humanitaria para Venezuela. Al igual que en la primera ocasión, esta llegará a Cúcuta, ciudad colombiana aledaña a la frontera venezolana.

Esta etapa, se detalla, consiste en el envío de kits de higiene para unas 25.000 personas y productos nutricionales para alrededor de 3.500 niños. Estos productos, se indica, provienen de una bodega de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en Miami, Florida. Vienen siendo enviados a Cúcuta dese la Base Aérea de Homestead, a bordo de aviones de carga militares C-17.

LEE: Los venezolanos en Estados Unidos dicen que también necesitan ayuda y esta es su realidad

Asimismo, se precisa que suministros médicos y productos farmacéuticos serán enviados a inicios de la próxima semana.

Estados Unidos entregó en Cúcuta el primer tramo de ayuda humanitaria para Venezuela este 8 de febrero. Consistió en kits de alimentos, suministros médicos y suministros nutricionales.

Más de 600.000 voluntarios, dice Guaidó

De otro lado, este sábado, durante la presentación del Voluntariado por Venezuela, el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó anunció que ya son mas de 600.000 los voluntarios registrados para colaborar con el ingreso de la ayuda humanitaria al país sudamericano. Guaidó recalcó que adicionalmente de los 110 millones de dólares que ya han sido recaudados, la meta es lograr mas de 100 millones de dólares más.

El próximo lunes, los voluntarios registrados deben estar atentos a sus correos ya que recibirán instrucciones especiales para darle un mensaje a un “sector importante” del país, indicó Guaidó.

Por ultimo, reiteró su llamado a las Fuerzas Armadas de Venezuela para que ayuden a que ingrese la ayuda humanitaria al país.

La polémica de la ayuda humanitaria

El régimen de Nicolás Maduro ha obstaculizado el ingreso de ayuda internacional a territorio venezolano y ha criticado estas acciones. En esa línea, la semana pasada, la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo que la ayuda humanitaria estadounidense que espera ser ingresada a su país “viene contaminada y envenenada, es cancerígena”.

Agregó que la ayuda humanitaria podría considerarse como “armas biológicas” que contienen productos químicos para envenenar a la población de Venezuela.

En respuesta, la diputada Gaby Arellano, del partido Voluntad Popular, respondió a las acusaciones, indicando que “la dictadura nos sorprende todos los días, pero ya caen en el delirio”.

“Decir que la comida que nosotros llevamos tiene inoculado cáncer o células cancerígenas raya en la locura, en lo que no tiene explicación lógica”, dijo Arellano en declaraciones a Fernando del Rincón.

Un voluntario lleva una bolsa con artículos de ayuda humanitaria de EE. UU. en Cúcuta, Colombia, en la frontera con Táchira, Venezuela, el 8 de febrero. Los oficiales militares venezolanos bloquearon un puente en la frontera con Colombia antes de un envío anticipado de ayuda humanitaria. (Crédito: RAÚL ARBOLEDA / AFP / Getty Images)



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Los venezolanos en Estados Unidos dicen que también necesitan ayuda y esta es su realidad


(CNN) — Mientras que el gobierno de Donald Trump envía ayuda humanitaria a Venezuela y aumenta su retórica contra el régimen de Nicolás Maduro, un grupo creciente de venezolanos que han huido a Estados Unidos se encuentran en un limbo legal y pide ayuda al Congreso.

“Estados Unidos está hablando de la persecución del pueblo venezolano”, dice el abogado de inmigración Juan Carlos Gómez, “y aún no recibe a los venezolanos que huyen de la persecución con los brazos abiertos”.

El problema, según abogados y defensores, es que incluso a medida que el gobierno de Estados Unidos se vuelve cada vez más crítico contra Maduro, un caso de asilo en Estados Unidos sigue siendo una montaña legal difícil de escalar para cualquiera. Y los venezolanos no son la excepción.

Las deportaciones de Estados Unidos a Venezuela continúan “aun cuando las condiciones del país son terribles en este momento”, dice John De la Vega, un abogado de inmigración en Miami. “No hay un tratamiento especial para los venezolanos. Son lo mismo que todos los demás”.

LEE: ¿Faltan mediadores para Venezuela?

El miedo solo no es suficiente para ganar un caso de asilo. Y ahora, dice De la Vega, los venezolanos que buscan asilo en Estados Unidos temen perder sus casos y ser devueltos al peligro.

Según Naciones Unidas, más de 70.000 venezolanos han llegado a Estados Unidos en busca de asilo en los últimos cuatro años. Las estadísticas detalladas sobre cómo han ido esos casos aún no están disponibles públicamente. Los abogados de inmigración dicen que muchos todavía están pendientes debido a la acumulación de casos.

El Servicio de Inmigración y Aduanas deportó a 336 personas a Venezuela el año pasado, un aumento del 35% con respecto al año anterior. Pero eso está muy por debajo de las decenas de miles de deportados a México, Guatemala y otros países latinoamericanos.

Aún así, algunos legisladores han tomado nota. El representante Eliot Engel describió el repunte de las deportaciones en la apertura de una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes sobre Venezuela esta semana.

“Eso es como enviar a la gente de vuelta a un edificio en llamas”, dijo.

Los legisladores analizan protecciones temporales

El demócrata de Nueva York está entre los copatrocinadores de una medida bipartidista que protegería temporalmente a los venezolanos de la deportación.

Es algo que Adriana Kostencki ha estado presionando desde 2017. Mientras las violentas protestas sacudieron a Venezuela ese año, la presidenta del Colegio Nacional de Abogados de Venezuela hizo un esfuerzo para presentar una petición a la Casa Blanca, pidiéndole al presidente Trump que le brinde a los venezolanos en Estados Unidos lo que se conoce como TPS o estado de protección temporal.

La administración Trump ha reducido tales protecciones para otros países, y hasta ahora no ha parecido dispuesta a proporcionarlas a los venezolanos.

Pero Kostencki dice que la necesidad es clara.

“Si le preocupa el pueblo venezolano debido a la inseguridad de la situación en Venezuela”, dijo, “también debería preocuparse por los venezolanos que están aquí en Estados Unidos”.

Una hermana teme por la seguridad de su hermano

Airam Figueroa dice que le preocupa constantemente que su hermano esté a punto de ser deportado a Venezuela.

“Vivo día a día con el temor de que lo echen del país. Si él regresa”, dice ella, “lo meterán en la cárcel y lo torturarán durante 30 años”.

Argenis Gabriel Figueroa Rodríguez, de 26 años, era teniente en el ejército venezolano. Ahora se enfrenta a una orden de arresto por traición, por haber abandonado su puesto militar.

Según su hermana, decidió que no quería ser parte del régimen de Maduro y desertó, caminando a Colombia a pie y luego a Estados Unidos. Las autoridades lo detuvieron cuando llegó al aeropuerto de Houston en octubre. Ha estado tras las rejas desde entonces.

Figueroa dice que a su hermano le han dicho que a los funcionarios estadounidenses no les resulta creíble su temor a la futura persecución en Venezuela y que han ordenado su deportación. Su abogado está tratando de persuadir a las autoridades para que escuchen su caso una vez más.

La hermana de Argenis Gabriel Figueroa Rodríguez dice que abandonó su puesto en el ejército venezolano porque no quería ser parte del régimen de Nicolás Maduro. Ahora está buscando asilo en los Estados Unidos, y tiene temor de ser deportado.

Una declaración de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos confirmó que Figueroa ha estado bajo la custodia de la agencia desde el 10 de octubre, pero no especificó por qué lo detuvieron.

“Permanece en custodia de ICE en espera de la resolución de su caso de inmigración”, dijo Tim Oberle, portavoz de ICE.

Su abogado dice que terminó bajo la custodia de ICE luego de que le dijo a las autoridades que temía regresar a Venezuela. Es común que las autoridades estadounidenses detengan a las personas que buscan asilo en los puertos de entrada.

MIRA: Los productos venezolanos se afianzan en los mercados de barrio de Lima, Perú

Para Figueroa, no tiene sentido que el gobierno de Estados Unidos denuncie lo peligrosa que se ha convertido Venezuela por un lado, mientras trata de deportar a su hermano por el otro.

“Nunca pensamos que tendríamos que pasar por todo esto”, dice ella. “Vino sin problemas. Tiene su pasaporte. Tiene su visa”, dice ella. “Todo esto sucedió porque él dijo la verdad”.

Una ‘crisis monumental’

Julio Henríquez vio algo cambiante en 2014.

El abogado de inmigración con sede en Boston notó que los venezolanos aparecían entre las principales nacionalidades que buscaban asilo en Estados Unidos. En febrero de ese año, Venezuela ocupó el décimo lugar, con 92 solicitudes de asilo presentadas.

“Eso fue extraordinario en el pasado”, dice Henríquez.

Desde entonces, el número de venezolanos que huyen del país se ha disparado, lo que llevó a un funcionario de la ONU el mes pasado a calificarlo de “crisis monumental”. Venezuela, que una vez fue el país más rico de América Latina y un refugio seguro para otros, se encuentra en medio de un éxodo.

Al menos 3 millones de migrantes y refugiados han huido del país, según revelaron las Naciones Unidas en noviembre. Y la Brookings Institution predijo que el número podría más que duplicarse en el futuro cercano a más de 8 millones.

Este fenómeno no solo afecta a Estados Unidos. Más venezolanos buscan asilo en Perú y Brasil que Estados Unidos, y cientos de miles han huido a otros países de la región. Miles fluyen diariamente a través de la frontera de Venezuela con Colombia.

El número de venezolanos que buscan asilo en Estados Unidos también ha aumentado dramáticamente. Venezuela ahora ocupa el primer lugar (y supera ampliamente a todos los demás países) en las listas mensuales de números de solicitudes de asilo publicadas por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

En tanto, las visas a Estados Unidos se han vuelto más difíciles de obtener para los venezolanos. En el año fiscal 2015, más de 237.000 visas de no inmigrante fueron otorgadas a venezolanos, según el Departamento de Estado. El año pasado, solo se emitieron 28.540.

LEE: La migración venezolana como nuevo factor político en la región

Un número relativamente pequeño de venezolanos ha aparecido en la frontera entre México y Estados Unidos en lugar de obtener una visa por adelantado, un hecho al que Trump aludió recientemente cuando describió la situación en la frontera sur como una “desgracia”.

“Entiendo que ayer, incluso las personas de Venezuela quieren venir”, dijo Trump en una reunión del Gabinete en la Casa Blanca.

Horas más tarde, Trump se presentó ante el Congreso, invocando a Venezuela en su discurso sobre el Estado de la Unión.

“Estamos con el pueblo venezolano en su noble búsqueda de libertad”, dijo Trump, “y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han convertido a esa nación en la más rica de Sudamérica en un estado de pobreza extrema y desesperación”.

Comentarios como este han hecho que Trump sea cada vez más popular entre muchos venezolanos en Estados Unidos.

“En todo caso, la mayoría de los venezolanos que solicitan asilo, ven en Trump un aliado”, dice Henríquez.

Y muchos llegan a Estados Unidos esperando un buen camino para obtener asilo, dada la postura del Gobierno.

Algunos tienen éxito. Pero otros aprenden que la realidad puede ser mucho más complicada.

‘Fue un shock’

Juan Carlos Gómez ve esta revelación en los rostros de las personas cada vez que visita la oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos en Miami.

“Consiguen una cita para ir a recoger su fallo… Usted ve a las personas cuando se están yendo”, dice Gómez, quien dirige una clínica de leyes de inmigración en la Universidad Internacional de Florida. “Se ve una cierta mirada en los rostros de las personas, desde la alegría hasta la devastación”.

Para calificar para el asilo en Estados Unidos, los solicitantes deben probar que han enfrentado persecución en el pasado o tienen un temor fundado de persecución futura debido a su raza, religión, origen nacional, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular.

Alguien que puede documentar que fue detenido como preso político en Venezuela debería poder obtener asilo con éxito, dice Henríquez, quien también trabaja para una ONG venezolana que ayuda a las víctimas de detención arbitraria y violaciones de derechos humanos.

MIRA: Los tatuadores en la frontera entre Colombia y Venezuela

Pero otros no tienen ese tipo de evidencia, incluso si tienen un temor muy real de regresar a Venezuela.
“Alguien tendría que demostrar que ya ha sufrido persecución en el pasado en Venezuela. Mostrar que sufrió persecución en el pasado no es fácil, y muchas veces las personas no han sufrido persecución en el pasado. Tienen miedo de la persecución en el futuro”, dice Henríquez.

“Y debes tener un caso muy claro de alguna razón por la que vas a sufrir una persecución futura si no has sufrido una persecución pasada”.

Luz Marina Méndez pensó que tenía un caso claro. Y el oficial de asilo con el que se encontró parecía simpático.

Pero cuando la ingeniera mecánica de 65 años obtuvo la respuesta oficial a su solicitud semanas después, los resultados no fueron los esperados.

“Me dijeron que no tenía pruebas suficientes”, dice Méndez. “Fue un shock”.

El próximo mes tiene una audiencia en la corte de inmigración, donde intentará presentar su caso nuevamente ante un juez. Si ella pierde, podría enfrentar la deportación, una posibilidad que la aterroriza. El año pasado, el 45% de los casos de asilo en Venezuela resueltos en un tribunal de inmigración de EE.UU. fueron rechazados.

Méndez dice que ya había sido amenazada en Venezuela por denunciar la corrupción del gobierno en su trabajo. Si se ve obligada a regresar, ella teme represalias por parte de los funcionarios o desde los colectivos, conocidas bandas armadas que atacan a manifestantes y disidentes.

“Tienen todo el poder. ¿Dónde voy a encontrar trabajo? Van a buscarme. Van a decir: ‘Esta mujer es peligrosa porque habla’. Ellos saben quién soy”, asegura.

Una carta pidiendo ayuda

El dilema ha llamado la atención de un grupo de expatriados venezolanos en el sur de la Florida. Esta semana le pidieron al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, que presionara por más protecciones para los venezolanos en Estados Unidos. Guaidó, quien lidera la Asamblea Nacional de Venezuela, ha sido reconocido como el presidente interino del país por parte de Estados Unidos, gran parte de la Unión Europea y la mayoría de los países de América del Sur.

“Hay más de 70.000 venezolanos en Estados Unidos que están en un limbo migratorio, y algunos dentro de este grupo que no tienen un estatus legal”, escribió José Antonio Colina, un exoficial militar venezolano que ahora dirige un grupo con sede en Miami de expatriados venezolanos.

“Es por eso que es muy importante obtener protección temporal mientras la situación política en Venezuela cambia y se estabiliza”.

LEE: Venezuela, ¿diálogo entre secuestrado y secuestrador?

Mientras tanto, los abogados de inmigración dicen que están respondiendo preguntas de clientes que están cada vez más confundidos acerca de dónde acudir. Esas conversaciones son aún más difíciles para los abogados que tienen conexiones personales con la crisis.

Henríquez, quien es originario de Venezuela y emigró a Estados Unidos en 2006, dice que aconseja a siete de cada 10 venezolanos que acuden a su oficina para no solicitar asilo.

“Todos en mi familia, cada uno de mis amigos de la escuela secundaria, cada uno de mis amigos de la universidad me han llamado o han presentado a alguien para hablar sobre esto. Tengo conversaciones muy, muy personales con personas con las que crecí”, dice.

“Es desgarrador… decirles: ‘Lo siento, en realidad no hay una vía clara para ti aquí en Estados Unidos, porque las leyes de inmigración no te proporcionan una’.



Source link

Continue Reading

Trending