Connect with us

EL MUNDO

Ian Kershaw: "El comunismo fue, por encima de todo, ausencia de libertad"


Tras estudiar las formas ms terribles de la maldad humana, Ian Kershaw ha recalado en un lugar y una poca de felicidad… aparente. Autor de la biografa ms importante sobre Hitler, Kershaw (Oldham, 1943) public hace tres aos el primer volumen de un estudio sobre el siglo ms convulso de la historia de Europa. Ahora llega la continuacin, ‘Ascenso y crisis. Europa 1950-2017: Un camino incierto’ (Crtica), que en su ttulo describe la encrucijada del viejo continente tras la Segunda Guerra Mundial. Dice el historiador britnico que ste ha sido un libro “ms difcil de escribir” que el predecesor. En primer lugar, “porque es un periodo sobre el que nunca he trabajado -antao, me he centrado sobre todo en la Alemania nazi y en los aos 30 y 40 del siglo XX-, aunque haya vivido en l”. Y, en segundo lugar, “porque la primera parte de este estudio, ‘Descenso a los infiernos. Europa 1914-1949’, exista un argumento claro, que era la guerra”. En este caso, “el tema no est tan definido ni hay slo uno, lo cual queda patente en la dcada de los 90: mientras todo el mundo celebraba la cada del ‘Teln de acero’, Yugoslavia se hunda en la guerra”.

A ello hay que sumar que, “durante la mayor parte de este periodo, tenemos realmente dos Europas: la de detrs del ‘Teln de acero ‘y la Occidental, por lo que es imposible escribirlo como una nica historia”.

Una divisin que condiciona la mayor parte de este relato. “El comunismo no fue slo una ideologa, sino que se convirti en un sistema de Estado”, explica Kershaw. “En el primer caso, se dio tambin en los pases occidentales, pero en el segundo oper nicamente en el Este del continente”. Para convertir esa ideologa “en algo funcional”, apunta, “aquellos gobiernos impusieron controles muy estrictos sobre la poblacin”.

Ian Kershaw (Oldham, 1943).

Aunque no quiera caer en lo personal, el historiador termina recurriendo a su propia historia. “Estuve algunas veces en Polonia y bastantes ms en la Alemania Oriental”, relata. “Era como entrar en otro mundo. Haba que tener muchsimo cuidado con lo que se deca o haca, porque cualquier forma de oposicin o crtica al gobierno significaba un castigo”. Por eso, para l, “por encima de cualquier otra cosa, el comunismo signific ausencia de libertad”.

Esos controles tan estrictos “fueron como un cepo que los gobiernos comunistas aflojaban o apretaban segn les convena, hasta el punto de que apenas se poda respirar”. Por ese motivo, la dcada de los 90 “fue una liberacin”, aunque en algunos casos “la libertad recobrada para hacer cosas que no se podan hacer durante la existencia del rgimen comunista vino pareja de una desilusin”.

Kershaw tiene una explicacin: “Creo que no sabemos qu es realmente la libertad y slo experimentamos situaciones de libertad o de ausencia de ella”. Quienes vivan tras el ‘Teln de acero’ slo pudieron disfrutarla despus de que ste cayese. A Kershaw le conmovi especialmente escribir sobre las protestas estudiantiles de 1968, “cuando uno de los lderes de la Alemania Federal fue a Checoslovaquia para explicarles por qu se levantaban contra el sistema. Y all le respondieron que se quejaba de una democracia y una libertad con la que ellos slo podan soar”.

Ah, dice , est uno de los pilares de la idea del continente. “La historia de Europa desde la Segunda Guerra Mundial se ha basado en gran parte en la expansin de la paz, la democracia, la prosperidad y la libertad”. Por supuesto, incide, “la libertad no es un absoluto, sino algo por lo que hay que luchar constantemente. Y ese camino a la libertad es una parte crucial en el relato de este libro”.

Ideas como sta son el armazn de un libro en el que las referencias temporales parecen estirarse y contraerse segn los relojes de la posmodernidad. “Cuando echas la vista atrs”, medita Kershaw, “a la dcada de los 50, parece que aquello sucedi hace miles de aos. Por otra parte, el periodo ms reciente, el posterior a la crisis financiera de 2008, est demasiado prximo y es mejor analizarlo desde el periodismo que desde la Historia”. En cualquier caso, ha querido tratar estos asuntos “con la misma objetividad que si escribiese de la Edad Media”.

El libro trata tambin de la dictadura que vivi Espaa tras la Guerra Civil. “El rgimen de Franco era imposible de sostener frente al dinamismo que haba alrededor, en todas partes de Europa Occidental”, apunta Kershaw. “Pareca, de nuevo, un mundo distinto. Lo cual queda patente en lo rpidamente que Espaa entr a formar parte de esa misma Europa, una vez que Franco muri. Y en cmo hoy es una democracia moderna y asentada, al mismo nivel que otras, consolidadas, del continente”.

Lo cual no quita para que, an hoy Franco siga apareciendo por aqu y por all, en el debate poltico y en la opinin pblica. “Tras el trauma, llega un periodo inicial de silencio en el que la gente lo reprime, para luego aflorar, a veces en la generacin de los nietos o incluso ms tarde”, sostiene el historiador. “En Alemania ese trauma fue an mayor, pero incluso aunque Hitler se suicidase en 1945, no hay una semana en que la prensa alemana no saque algn asunto de cierta significancia relacionado con l. Por eso, no es de extraar que esas divisiones todava existan y la gente vuelva a lo sucedido hace 80 aos”.

Tal vez sea por el aburrimiento. Pero bendito aburrimiento, subraya Kershaw. “Deberais estar felices con que nunca pase nada”, se re. “Hay una o dos generaciones que han podido disfrutar esta paz duradera. El nico problema es que estn tan acostumbrados a esta situacin que la dan por hecha y no la valoran de la misma manera que, por ejemplo, en mi generacin”. Para l, “esa sensacin de que nunca pasa nada es en realidad el resultado de que muchas cosas han pasado para llegar aqu. Por eso es tan interesante que nos preocupen minucias que, en otros tiempos, seran insignificantes”.

Al mismo tiempo, “nuestra sensacin de inseguridad no ha sido tan profunda desde los comienzos de la Guerra Fra y la amenaza atmica. En los ltimos 10 aos, la crisis financiera nos ha mostrado que los cimientos de la sociedad, que parecan slidos, estn en realidad hechos sobre arena”. De ah este sentimiento de que “al final, todo es ms frgil de lo que pensbamos”.

En este viaje a lo largo de 70 aos, el protagonismo de la ltima parte corresponde a los movimientos populistas e identitarios. “Las polticas identitarias son una respuesta a cuestiones como la desindustrializacin, el desmoronamiento de los viejos partidos basados en clases sociales y la sustitucin de estos por otros basados en la identidad. Que es la que dibuja hoy las lneas divisorias. Tambin existe una correlacin entre los flujos de inmigracin y el ascenso de movimientos nacionalistas, populistas y de derechas en ciertas partes de Europa”.

Segn l, es importante recordar que, en otras zonas, “la globalizacin ha provocado que mucha gente se sienta desamparada y, en consecuencia, ha reforzado el sentimiento de pertenencia a un lugar familiar frente a las fuerzas globales. Lo cual, a su vez, se ha retroalimentado con el miedo a la prdida de esa identidad por la inmigracin”.

Tomando como ejemplo el Reino Unido, Kershaw recuerda que “haba un partido neofascista minsculo, pero con el aumento del nmero de extranjeros, su discurso ha pasado a ser popular y los movimientos identitarios lo han llevado a un nuevo nivel. Debido a la inmigracin, los partidos que quieren controlarla han dado a las corrientes fascistas o filofascistas una posibilidad de ganar apoyos”.

Por ello considera que “el Brexit no resolver los problemas. Es todo una locura, pero una locura que cada vez engancha ms a la gente y a la clase poltica”. As, denuncia que “las divisiones en el seno de ambas se han pronunciado, hasta el punto de ser completas. Parece que dejaremos la Unin Europea, con o sin acuerdo, en octubre. Para alguien proeuropeo es un escenario muy deprimente y un acto de autolesin cuyas consecuencias sern muy duraderas”.

Lo identitario tambin aparece al hablar de Catalua. “Hay una cierta clase de analoga con Escocia, aunque Catalua sea econmicamente ms fuerte”, destaca. Y prev que “el independentismo no desaparecer rpidamente porque, como hemos dicho, las polticas identitarias se han convertido en un aspecto muy importante de la sociedad”. An as, cree que se puede encontrar un ‘modus vivendi’ en el que Catalua puede permanecer dentro de Espaa sin perder su identidad. No tiene por qu convertirse en un minsculo pas independiente, del mismo modo que creo que Escocia puede permanecer dentro del Reino Unido”.

Hablando del ‘procs’, Kershaw se escandaliza cuando ve que se saca de la chistera el recurso de los nazis o de Hitler para hablar de lo que pasa en Catalua. “Es una barbaridad”, lamenta. “Pero tambin es verdad que es una estrategia muy fcil: coges a alguien a quien odias o que no te gusta lo que hace y lo comparas con la peor forma de maldad imaginable. No es nada nuevo, pero sigue sin llevar a ningn lado”.

Kershaw termina diciendo que no le corresponde comentar “cmo actu Espaa en respuesta” al movimiento independentista de Catalua, “incluso cuando desde fuera pudo parecer muy dura. Pero, por supuesto, comparar cualquier aspecto de este asunto con Hitler o los nazis es una falta de sensibilidad”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

EL MUNDO

El fiscal cree que el Govern favorece a Oriol Pujol por ser hijo del ex president


Remarca que slo acude a dormir a prisin por “la decidida voluntad de la administracin de que el interno permanezca el mnimo tiempo en prisin”

Antonio Moreno 03.05.2019 Barcelona Catalu

Antonio Moreno 03.05.2019 Barcelona Catalua. OriolPujol sale de la prisin de Brians 1 de Barcelona.Foto:Antonio Moreno
ANTONIO MORENO MUNDO

La Fiscala ha presentado un escrito en el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nmero 2 de Barcelona por el que se opone a la concesin del artculo 100.2 del reglamento penitenciario por parte de la Junta de Tratamiento de Brians 1 al ex secretario general de CDC Oriol Pujol condenado por el caso ITV. El fiscal seala que “la aplicacin del artculo 100.2 del reglamento penitenciario debe tener un carcter excepcional y lo nico excepcional que concurre en el presente supuesto, es que el interno es hijo del ex presidente de la Generalitat de Catalua, miembro destacado durante muchos aos del partido fundado por su padre, que dicho partido es antecedente directo del que actualmente gobierna en la Generalitat de Catalua. Por lo que a ningn ciudadano de este pas se le escapa que la concesin del tercer grado inicial al interno y ante su revocacin, esta forma poco respetuosa con las resoluciones judiciales, mediante la aplicacin del artculo 100.2 del reglamento penitenciario, se debe a la decidida voluntad de la administracin de que el interno permanezca el mnimo tiempo en prisin”.

El pasado 30 de mayo, la Junta de Tratamiento de Brians 1, crcel en la que estaba ingresado Pujol tras serle revocada por el juez la concesin del tercer grado a finales del mismo mes, acord que se le poda aplicar al interno el llamado principio de flexibilidad del Reglamento Penitenciario, por lo que Departament de Justcia de la Generalitat permite que el ex secretario general de CDC salga de la crcel diariamente a trabajar o participar en actividades de voluntariado. La decisin lleg una semana despus de que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nmero 2 de Barcelona le revocara el tercer grado que le concedi la Generalitat tras pasar menos de 60 das en prisin.

Esta decisin deba refrendarla el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que pidi opinin a la Fiscala. En su escrito el Ministerio Pblico detalla que “por la simple permanencia de siete das ms en el rgimen normal de segundo grado se han cumplido los fines de la pena que se pona de manifiesto que estaban por cumplir en el recurso contra el tercer grado, con slo cinco das reales de observacin, es evidente, que no se est en condiciones de realizar, lo que de hecho es una nueva clasificacin en tercer grado, incluso con un horario en los das lectivos ms amplio que el que se tenia, por lo que nos encontramos ante una forma encubierta de incumplir la resolucin judicial de revocacin de tercer grado”.

Adems, aade que Pujol “cometi los delitos por los que cumple condena en el ejercicio de su actividad laboral, que antes de entrar en prisin tena trabajo, que pese a la entrada en prisin contina teniendo trabajos y que con toda seguridad una vez cumpla la pena continuar desde el primer da teniendo trabajo y sin duda, con unos ingresos muy superiores a la media del resto de espaoles”. Por eso cree que el argumento de que se le concede este artculo del reglamento por cuestiones labores “puede tener el menor efecto tratamental”.

El fiscal detalla que la Junta estableci que Pujol pueda salir de la crcel de lunes a sbado entre las 8 de la maana y las 10 de la noche y que no ha cumplido ni una cuarta parte de los dos aos y medio a los que fue condenado por el caso ITV. En este sentido detalla que “cuando se trata de delitos considerados socialmente graves, como el aqu analizado, un supuesto de corrupcin poltica y econmica, la pena ha de identificarse con la sociedad y por el afectado como una sancin efectiva, a fin de mantener la confianza en el estado de derecho por el buen funcionamiento de la Administracin Pblica y concretamente en el principio de imparcialidad que ha de presidir la conducta de las personas que tienen la responsabilidad de tomar decisiones polticas, lo que no se producira en el presente caso donde tras una clasificacin en tercer grado revocada judicialmente se concede una semana ms tarde el rgimen excepcional del artculo 100.2 con una amplitud horaria mayor que la del tercer grado revocado”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

ERC presiona a Sánchez: insta a la Abogacía del Estado a solicitar la libertad de los políticos presos


Los republicanos lo consideraran un “gesto” de cara a la investidura del lder socialista y ha criticado el escrito de acusacin de la Abogaca del Estado en el que mantiene las acusaciones por sedicin para los enjuiciados por la causa del 1-O


El portavoz republicano Sergi Sabri en un contacto con la prensa en el Parlamento cataln.
Europa Press

El presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabri, ha pedido este martes que la Abogaca del Estado solicite la libertad de los polticos presos como “gesto” de cara a la investidura del socialista Pedro Snchez. En este sentido, ha recordado que la Abogaca depende del Estado y que la formacin republicana tendr que tomar decisiones en 15 das o tres semanas sobre la formacin del nuevo Ejecutivo espaol. Sin embargo, Sabri advierte de que “facilitara mucho” el dilogo apostar por una libertad provisional a la espera de la sentencia del procs.

En una entrevista de RNE-Rdio 4 recogida por Europa Press, al ser preguntado por el voto de ERC en la investidura, ha respondido que “faltan gestos al otro lado que no se dan” sino que, segn l, ocurre todo lo contrario, con hechos como pedir que los presos soberanistas sigan en la crcel.

Siguiendo con el argumento, ha apuntado directamente a la Abogaca del Estado, de la que ha afirmado que “depende directamente del Estado” y siempre esperan algo ms de ella. Sin embargo, ha aadido: “la respuesta siempre es la misma: cero gestos, ningn gesto”.

En opinin de Sabri, “lo normal sera apostar por una libertad provisional a la espera de la sentencia, porque eso facilitara mucho todo el proceso de dilogo”. “Pero la respuesta siempre es la misma: cero. Eso lo hace todo muy difcil”, ha aadido.

El portavoz republicano ha lamentado que esa actitud ya no le sorprende, aunque ha aadido: “Pero aqu hay claramente un margen discrecional para empezar a hacer aquellos pasos que reclamamos siempre nosotros”, en alusin a desjudicializar la poltica y devolver el debate del proceso soberanista a la poltica.

Al ser preguntado despus por el voto de ERC en la investidura de Pedro Snchez (PSOE), ha respondido: “Han tenido muchas oportunidades de demostrar si lo que quieren es seguir al lado de PP y Cs, continuar esta poltica de represin, que probablemente les da ms votos, o quieren hacer poltica”.

Por eso, ha pedido a Snchez “mostrarse como un estadista y hacer lo que se tendr que acabar haciendo, que es empezar una lnea de dilogo sin lneas rojas”.

Pero ha reiterado que la mesa de dilogo no llega: “Cuando pueden hacer un gesto de distensin, no lo hacen, y por tanto nos estn poniendo las cosas muy difciles”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

Ava Max, estrella del pop con sólo cinco canciones (y 750 millones de 'plays')


Siempre quiso ser cantante de pop y lo logr gracias al productor Cirkut, quien ha trabajado con Katy Perry y Miley Cyrus


La cantante estadounidense Ava Max.
SERGIO GONZLEZ VALERO

Mientras grandes conos del pop coquetean con ritmos urbanos y latinos como Beynce, Katy Perry y Madonna, que ha grabado dos canciones con el reguetonero colombiano Maluma en su nuevo disco, existen otras figuras que tratan de mantener la esencia anglosajona del pop como Ava Max (Wisconsin, 1994) que con slo cinco canciones publicadas ya ha alcanzado 750 millones de ‘plays’ entre YouTube y Spotify.

Su primera gran oportunidad fue cuando conoci a Cirkut, el productor musical que ha trabajado con Rihanna y Miley Cyrus. A partir de ese momento, Ava Max salt a la fama. Con Sweet but psycho (2019), una autntica bomba popera, alcanz la fama internacional. Slo esa cancin cuenta con ms de 334 millones de visitas en YouTube. “Me cambi totalmente”, dice la cantante de 25 aos y aade que sin internet y las plataformas de streaming “no habra logrado nada, no me conoceran tantas personas. Internet definitivamente ha cambiado la industria de la msica”, sentencia.

Amanda Ava Koci (su verdadero nombre) sigue cosechando clics en su canal de vdeos oficial. Su ltimo sencillo, So am I (2019), supera los 54 millones de visitas, pero estas cifras no son el nico tema que preocupa a esta joven cantante. En sus letras se reflejan problemas que vive actualmente la sociedad, especialmente los adolescentes. “So am I es una reflexin sobre el bullying y cmo acta la sociedad frente a este hecho. Es un mensaje de inclusin y de aceptacin al otro”, dice.

Sus mayores referencias, dice, son Whitney Houston y Mariah Carey. No le gusta que la comparen con Lady Gaga, pero es inevitable no ver un poco de este cono en la figura de Ava Max pues ambas comparten un punto de extravagancia que llama la atencin y una melena rubia que remite a la Gaga de Poker face. Eso s, se confiesa una amante del pop. “Siempre lo he tenido en el corazn, y mi ideal es regresar el pop puro, ese que transmita felicidad. Eso es lo que quiero compartir con la gente”, dice la cantante.

Ava Max debut en 2017, aunque su pasin por la msica viene desde que era una nia. “Siempre so con ser una estrella del pop”, dice, una esperanza que iba tomando forma conforme pasaba el tiempo y que era impulsado por su madre, una cantante de pera. Cuando cumpli 14 aos se mud con su familia a California, el lugar ideal para acercarse al ambiente musical. Ava Max dice que “no fue fcil entrar en el mundo de la msica y menos en ese gnero”, ya que muchos productores queran “moldearla” y convertirla en algo que no la representaba.

Su primer single oficial fue My Way (2018), un tema que no logr atraer a las masas, y ms tarde lanz Slippin (2019), una colaboracin con el rapero Gashi. La cantante actualmente se encuentra en los arreglos finales de lo que ser su primer lbum, el cual planea lanzar este mismo 2019 y del que todava no se conoce ningn detalle.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

Trending