Connect with us

EL PAÍS

La consulta anticorrupción en Colombia no supera (por poco) el umbral para ser aprobada



La inédita consulta popular para endurecer las sanciones contra los corruptos en Colombia no ha conseguido superar el umbral de más de 12 millones de votantes (el 33% del censo) que necesitaba para ser aprobada. Se ha quedado en más de 11.645.000 votos, a medio millón de sufragios de conseguir un reto que se antojaba histórico en un país donde es tradición que la mitad de los convocados a las urnas, más de 36 millones de ciudadanos, no suelen salir a votar.

Las principales responsables de este logro son dos senadoras del partido progresista Alianza Verde. Sin la ayuda de la maquinaria tradicional, sin propaganda electoral, ni presupuesto para actos de campaña Claudia López y Ángelica Lozano han conseguido sacar a la calle a más colombianos de los que votaron por Iván Duque el pasado junio. El actual presidente de Colombia consiguió 10.398.689 votos en una elección que consiguió que más del 50% del censo saliera a votar. Su contrincante, el izquierdista Gustavo Petro, sumó 8.040.449. En el plebiscito sobre el acuerdo de paz, en octubre de 2016, acudieron a las urnas poco más de 13 millones.

“Esta votación histórica es un mandato claro a Iván Duque y al Congreso: tienen que autoreformarse, sancionar eficazmente la corrupción y recuperar los $50 billones que se roban, en vez de seguir esquilmando los bolsillos de la ciudadanía honrada con más impuestos”, ha dicho López tras conocerse los resultados en tono de victoria. En el momento de la votación, acompañada de Lózano y Antanas Mockus, los principales promotores de la iniciativa, recordó: “Hoy no votamos por un partido ni por una persona, votamos para darles a los partidos y a los políticos siete órdenes anticorrupción”.

La plataforma anticorrupción liderada por López consiguió más de tres millones de firmas válidas para sacar adelante esta consulta tras décadas de intentos para que el Congreso de Colombia legislara en contra de este problema estructural que le cuesta al país al menos nueve billones de pesos anuales (más de 3.000 millones de dólares).

Si se hubiera aprobado, el Congreso tendría que haber iniciado el trámite de las medidas necesarias para hacerlas efectivas, con un plazo de un año para expedir las leyes correspondientes. Ahora se abre un nuevo escenario. “El martes vamos a radicar los siete proyectos de ley. La pelota se la ponemos en la cancha del Congreso”, ha dicho Lozano. “Invito a la ciudadanía a que el martes a las 11am nos acompañen a radicar las normas que den cumplimiento a los siete mandatos”, ha recalcado López.

El legislativo, dominado por el Centro Democrático, formación opositora a la consulta, aunque con una fuerte oposición de partidos de centro e izquierda, tendrá que valorar si escucha a más de 11 millones de colombianos o es el presidente el que las adopta por decreto.

Iván Duque se ha sumado a esta lucha y ha apoyado la consulta. “En la lucha contra la corrupción tenemos que estar unidos todos los colombianos, esta no es una causa de color político ni una causa ideológica, es el compromiso de todo un país, y todos los esfuerzos suman”, dijo el mandatario, que ya presentó un paquete legislativo que en al menos tres puntos compite con la consulta.

El apoyo de Duque contrasta con el de su mentor, el expresidente Uribe. Antes de que abrieran las urnas, los colombianos despertaron con un mensaje de Twitter en el que el popular exmandatario se reafirmaba como el gran opositor de la iniciativa. “No voto la Consulta Engañosa y he cuidado con transparencia y austeridad los recursos del Estado a lo largo de mi carrera pública”, escribió aunque antes de las elecciones legislativas en el Senado había elogiado la iniciativa.

“Entre más logremos dar el mensaje de que estamos hastiados con la corrupción, mucho mejor”, afirma tras votar en el mismo puesto de las senadoras de la Alianza Verde Juan Carlos Henao, el rector de la Universidad Externado de Colombia, que acaba de presentar un gran estudio sobre el tema. “Si logra haber una votación significativa, importante, es un mensaje muy claro de la sociedad civil contra la clase política que ha sometido a este país a una corrupción realmente escandalosa como lo mostramos en la investigación”, señala.



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

Varias sedes del PSC aparecen con pintadas



Varias sedes del PSC, como la de Barcelona, Badalona o Solsona, han amanecido este sábado por la mañana, con diferentes pintadas. Concretamente, el edificio de la capital catalana ha aparecido con manchas de pintura amarilla en su fachada y con diferentes pintadas, acusándoles de ser “súbditos de Vox”. En otra de las pintadas se puede leer: “PSOE = Nazis fascistas”, y en una tercerca, “Juego sucio. Manos sucias”.

El partido ha denunciado los hechos este sábado a través de Twitter. “Hoy el casal socialista Joan Reventós ha sido objeto de un ataque por parte de unos intolerantes. Seguiremos defendiendo nuestras ideas y trabajaremos para que todo el mundo pueda defender siempre las suyas desde el respeto y la libertad”, ha publicado.

Por su parte, el alcalde socialista de Badalona (Barcelona), Alex Pastor, ha informado a través esta red social de que un cubo de pintura amarilla ha sido arrojada contra la fachada de la sede local. “Los extremistas quieren amedrentarnos; lo que no saben es que la pintura se borrará pero nuestra ilusión por construir un futuro mejor sin quienes nos quieren seguir enfrentando permanentemente”, ha escrito Pastor en Twitter.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha informado igualmente que la sede socialista en Solsona (Lleida) ha aparecido con lazos amarillos pintados en los cristales y ha atribuido la acción a “los extremistas que se llaman garantes de la democracia”. “Nos señalan, pero lo que provocan es que sigamos y sigamos para hacer una sociedad plural e inclusiva”, ha escrito Iceta en Twitter.

La acción se produce el día después de que el Congreso, presidido por una socialista catalana, haya aprobado la suspensión de Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez. No es la primera vez que las sedes de los socialistas aparecen con pintadas, también ha sucedido con otros partidos constitucionalistas, pero también independentistas. Asimismo, este viernes apreció colgado de un puente de Sant Vicenç dels Horts (Barcelona), el pueblo de Oriol Junqueras, un muñeco con las siglas del partido y la cara del presidente de ERC.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Un jurado halla culpables del asesinato y violación de Sara, una niña de cuatro años, a la madre y su pareja



El jurado popular ha emitido veredicto este sábado de culpabilidad de Roberto H.H. y Davinia M.G. sobre la muerte intencionada de Sara, la niña de 4 años e hija de la segunda que el 3 de agosto de 2017 murió en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid al que llegó el día anterior agónica tras recibir una bruta paliza antes de ser violada vaginal y analmente.

Las cuatro mujeres y cinco varones integrantes del jurado, quienes ya el miércoles por la tarde comenzaron la deliberación, han dado a conocer esta mañana su decisión, una vez respondidas las 138 preguntas del objeto del veredicto, para responsabilizar a los dos encausados, por unanimidad, de la muerte violenta de la pequeña, en el caso de Davinia en la modalidad de comisión por omisión.

Además, Roberto deberá responder por un delito de agresión sexual, cuatro delitos de maltrato con lesión y de otro de maltrato habitual, todos ellos también por unanimidad del jurado, mientras que no ha sido considerado autor de otros otros dos delitos de lesiones de los que venían siendo acusado.

En el caso de ella, amén de su responsabilidad por la muerte de su propia hija, Davinia ha sido acusada de tres delitos de maltrato con lesión y de otro de maltrato habitual, mientras que ha quedado libre de la agresión sexual padecida por Sara, del delito de abandono de la niña y de un total de tres delitos de maltrato con lesión. El jurado también se ha mostrado en contra de aplicar a los acusados los beneficios de la remisión condicional de la pena y de la concesión del indulto.

Conocido el veredicto, el magistrado Feliciano Trebolle ha hecho un receso para que las partes pudieran estudiar el mismo a los efectos de concretar las peticiones de condena que las acusaciones expusieron el último día del juicio celebrado el pasado día 17 de mayo, desde prisión permanente para ambos por asesinato hasta otras condenas, a mayores, de 24 años de cárcel para Roberto y 25 para Davinia, así como para que las defensas, que pedían la absolución, hicieran lo propio.

El veredicto, al que en próximos días seguirá la sentencia que se encargará de dictar el magistrado que ha presidido la sala, Feliciano Trebolle, pone el punto y seguido el fallo, con toda seguridad, será recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia al juicio con jurado más largo de los celebrados hasta ahora en la historia judicial vallisoletana que se inició el pasado día 25 de abril y que en algunas fases, como el día de la pericial forense, se ha celebrado a puerta cerrada debido a la crudeza de las fotografías de la autopsia de la pequeña.

Todas las acusaciones, a excepción de la letrada que ha representado al padre biológico de la niña, que tan solo acusa al novio de su expareja, han venido solicitando desde el principio prisión permanente revisable nunca hasta el momento se ha aplicado en Valladolid para los dos encausados, en el caso de Roberto como autor material del crimen, violación y maltrato de Sara y en el de ella en calidad de comisión por omisión, es decir, que sabiendo o sospechando lo que ocurría “miró para otro lado y antepuso su relación de pareja a su propia hija, no la protegió, no hizo absolutamente nada y jugó a la ruleta rusa con ella”, como así censuró la fiscal en su informe final.

El origen del trágico desenlace de Sara se remonta a la relación de noviazgo que su madre Davinia inició a mediados de mayo de 2017, cuando aún ella seguía conviviendo en el domicilio familiar con su pareja y padre biológico de la pequeña, y casualmente, como así han venido a coincidir todas las acusaciones, a partir de ahí la víctima, de forma sospechosa, comenzó a padecer todo tipo de lesiones, golpes y hasta alguna quemadura.

Protocolo de malos tratos

No fue hasta el día 11 de julio cuando la madre, una militar destinada en el Palacio Real de Valladolid, decidió llevar a la pequeña al Servicio de Pediatría del Hospital Campo Grande para ser atendida de un fuerte hematoma en los labios y allí los facultativos, alertados por la cantidad de lesiones hallados en todo el cuerpo de Sara, activaron el protocolo de malos tratos. “Tenía el culete, literalmente, cosido a hematomas”, dijo gráficamente en el juicio una médico que la atendió.

Sin embargo, los Servicios Sociales de la Junta no recibieron el encargo de Fiscalía de iniciar una investigación, por correo ordinario, hasta el día 25 del mismo mes, casi quince días después. La entrevista que los funcionarios de la Junta mantuvieron al día siguiente con Davinia y las niñas ya les hizo sospechar, si bien no lograron volver a mantener encuentros con ellas debido a las largas dadas por la madre y ni siquiera consiguieron que los días 28 de julio y 1 de agosto les franqueara la puerta del domicilio.

Para cuando el día 2 de agosto las técnicos de los Servicios Sociales llamaron a Davinia por teléfono para comunicarle que se hacían cargo de la tutela de Sara, ya era tarde. Al otro lado del teléfono la madre les advirtió entonces de que su hija yacía intubada, en muerte cerebral, en la UCI pediátrica del Clínico Universitario, donde falleció al día siguiente a causa de un traumatismo craneoencefálico sufrido fruto del posible zarandeo y golpeo de la cabeza de la niña con una superficie roma.

La autopsia practicada objetivó ya entonces una multiplicidad de lesiones, características del denominado “síndrome del niño apaleado”, con moratones de distinta evolución por todo el cuerpo que, según determinaron los forenses, no eran accidentales, así como evidentes muestras de haber sufrido una violación anal y vaginal, no consumada del todo debido a la constitución anatómica de la víctima.

Junto a los indicios de la autoría por parte de Roberto, entre ellos la aludida coincidencia temporal de su estancia en el domicilio de la madre y la aparición de las lesiones en la niña, las acusaciones añadieron los mensajes de whatsapp intercambiados entre los acusados reveladores de la “obsesión” que él tenía por la víctima (“Sara es mía” o “la voy a comer el culete”); su oposición a que fuera atendida por médicos, el “temor” que infundía el acusado a Sara o la “extrema tristeza” que ésta mostraba en las últimas fotos antes de morir, coincidiendo con la entrada de su presunto verdugo en la vida de la madre.

Restos de Roberto en las uñas de la niña

Como vestigios objetivos de la culpabilidad de Roberto, las acusaciones enumeraron en el juicio el hecho de que era el único adulto que había en la casa, el mechón del pelo de Sara hallado en el pantalón corto que el acusado usaba a modo de pijama y, sobre todo, los restos biológicos encontrados bajo las uñas de la niña, prueba más que evidente de que ésta trató de defenderse sin éxito, si bien esa lucha quedó también reflejada en forma de arañazos en las manos y antebrazos del presunto autor del crimen.

Entre los móviles del crimen figura el odio que, presuntamente, Roberto sentía hacia las personas de origen rumano era simpatizante del grupo neonazi Juventud Nacional Revolucionaria, de ahí el término despectivo de ‘rumanilla’ con el que éste se dirigía a la niña.

En cuanto a la propia madre, los acusadores, a excepción de la letrada del padre biológico, se mostraron contundentes al afirmar, en palabras de la fiscal, que ‘conocía y consentía’ los malos tratos sufridos por la pequeña y pese a ello ‘dio prioridad absoluta a su relación de pareja, antepuso su interés egoísta y jugó a la ruleta rusa con su hija’, lo que, en su opinión, es tan o más grave que la actitud ya absolutamente reprochable del anterior.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Almodóvar, entre los favoritos para ganar la Palma de Oro



A pocas horas de conocer quién se llevará la Palma de Oro de la 72ª edición del festival de Cannes, Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, sigue en el grupo de favoritos a llevarse uno de los galardones más ansiados en el cine, y probablemente el más prestigioso entre los cineastas de autor. Dolor y gloria ha acabado la primera en la quiniela de críticos y periodistas francesas que elabora la publicación Le film français (11 de los 15 encuestados le otorgan la Palma) y la segunda en la de crítica internacional que recopila Screen International. El drama de Almodóvar ha arrancado muy bien en la taquilla francesa, desbancando hace una semana de la primera posición a Vengadores: Endgame y Detective Pikachu.

Esta es la tercera vez que Almodóvar roza claramente la Palma de Oro, Tanto con Volver como con Todo sobre mi madre se vivieron oleadas parecidas de apoyo de la crítica y del público. “Yo no tengo ansia por la Palma, porque si no, no podría venir a concursar. He estado dos veces en el jurado y sé cómo funciona la mecánica de los premios, el difícil regateo. Nunca voy a estar más cerca que en 1999 con Todo sobre mi madre [cuando ganó Rosetta, de los hermanos Dardenne]. Y no creo que esta edición sea parecida. Cuando vas a un concurso, debes mentalizarte de que el palmarés es imprevisible, más allá de la calidad de las películas, que la presupongo. He leído que estoy obsesionado con la Palma. Nunca lo he estado y menos que nunca, ahora”, contaba a EL PAÍS en Cannes el cineasta, ganador de dos Oscars. En los últimos años Cannes ha entregado sus Palmas a reputados cineastas europeos, y es el momento, por carrera y por el talento desbordado que cimenta Dolor y gloria, de que Almodóvar lo obtenga.

Ahora bien, en las quinielas el nombre del cineasta español no está solo. En los últimos días el coreano Bong John-ho ha ganado terreno gracias a su excepcional Parasite, una “tragicomedia”, según sus propias palabras, que narra la relación entre una familia pobre y otra de clase alta. Bong, con bastantes seguidores entre los cineastas españoles, y creador de una filmografía irreprochable, empezó su carrera en el festival de San Sebastián con Perro ladrador, poco mordedor (2000). Luego llegaron Memories of Murder, The Host, Mother, Snowpiercer y Okja, una de las películas que provocó el conflicto Netflix-Cannes. Ayer, en entrevista con EL PAÍS, el coreano también se quitaba de en medio como favorito: “Sé que encabezo las apuestas en Screen International. Pero conozco los jurados, sé cómo funcionan, he estado en ellos. Nunca nunca se sabe”.

Otra posible ganadora es la francesa Céline Sciamma, autora de contundentes películas como Tomboy o Girlhood, y que en Retrato de una mujer en llamas ha decidido que las pasiones discurran con ríos subterráneos y no de forma tan evidente como en sus películas previas, a través de la historia de una artista a la que encargan pintar el retrato matrimonial de una joven aristócrata en el siglo XVIII. La relación artista-modelo se deviene en pasión sentimental y ahí Sciamma -una de las impulsoras de la paridad en los órganos de decisión de los festivales- muestra su clase narrativa. Solo otra mujer ha ganado previamente la Palma de Oro: fue Jane Campion con El piano, y además la compartió con Adiós a mi concubina, de Chen Kaige.

Finalmente, Terrence Malick, el esquivo cineasta estadounidense, que ya ganó la Palma con El árbol de la vida (2011). Con Una vida oculta retrata, siempre según su estilo, parsimonioso y cercano a la manera de filmar del presidente del jurado, Alejandro González Iñárritu, al único objetor de conciencia austriaco de la II Guerra Mundial, que por convicciones religiosas se opuso a ir al ejército. Y otro posible tapado sería el palestino Elia Suleiman, que ha presentado It’s Must Be Heaven, una depuración de su estilo humorístico, a caballo entre Buster Keaton y Jacques Tati.

Almodóvar asegura que los mejores jurados son los que están compuestos por cineastas. En el de esta edición de Cannes hay hasta siete de nueve integrantes: además de Iñárritu, están el francés Robin Campillo, la estadounidense Kelly Reichardt, el polaco Pawel Pawlikowski, el griego Yorgos Lanthimos, la italiana Alice Rohrwacher y la directora de Burkina Faso Maimouna N’Diaye. Completan el equipo la actriz Elle Fanning y el historietista Enki Bilal, Una regla importante: la película que gana la Palma de Oro solo puede obtener ese premio, por lo que si un título recibe otro galardón, que se irán anunciado durante la gala que empieza a las 19.15, automáticamente queda descartado para el trofeo principal.

Solo otro director español tiene la Palma de Oro a mejor película: Luis Buñuel la ganó con Viridiana en 1961, compartida con Una larga ausencia, de Henri Colpi. Pero esa Palma no se considera española, porque Viridiana participó sin autorización de la censura franquista, que en un principio ni reconoció el filme, por lo que se aparece como mexicana por su coproducción. Hace dos años Juanjo Giménez ganó la Palma de Oro al mejor cortometraje con su filme Timecode.



Source link

Continue Reading

Trending