Connect with us

EL PAÍS

“La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho”



Wolfgang Schäuble lo ha sido casi todo en la política alemana y también en la europea, donde ha encarnado el papel de guardián de la ortodoxia financiera. Desde hace un año, preside el Bundestag alemán, agitado por el populismo de derechas y por una fragmentación política que ha desatado una crisis que no amaina. Schäuble es consciente de que Alemania ha dejado de ser un referente de estabilidad política para toda Europa.

Las luchas internas de la gran coalición de Gobierno y sobre todo, la irrupción de la ultraderecha (Alternativa por Alemania, Afd) han desestabilizado un sistema que este político conservador, conoce como pocos. El presidente del Parlamento recibe a EL PAÍS, La Repubblica y Le Figaro en su oficina del Bundestag de Berlín, cuyos pasillos recorre desde hace 46 años.

Mide muy bien sus respuestas, tal vez acostumbrado a sus días de arquitecto de la zona euro, en los que una coma suya era capaz de mover mercados. Pero de sus palabras y también de sus omisiones se intuye que asistimos al fin de una era en Alemania; la que se inauguró con el mandato de Merkel hace 13 años.

A sus 76 años, Schäuble irradia una vitalidad envidiable y se mueve en silla de ruedas tras sufrir un atentado en los noventa. Aquí en Alemania sigue siendo un político muy valorado, al que en momentos de crisis como el actual muchos alemanes escuchan con atención. “La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho”, advierte.

Pregunta. Durante años, Alemania ha sido un ancla de estabilidad para Europa y para el mundo. Ahora, salta de una crisis política a la siguiente. ¿Cómo explica usted esta inestabilidad?

Respuesta. Todavía somos un país relativamente estable para los estándares internacionales. Pero tanto en Europa como en Norteamérica, este modelo de democracia y de Estado de derecho está un poco más bajo presión y los partidos tradicionales también. La razón probablemente es doble. La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho. Los economistas llaman a esto complacencia. Durante 70 años hemos tenido en Europa paz, estabilidad y crecimiento económico. Sorprendentemente, en una encuesta reciente la gran mayoría de los preguntados en Europa decían que la situación en su país era mejor que nunca, pero cuando se les preguntaba si a sus hijos les irá mejor, la respuesta, al contrario de otras generaciones decían que no lo creían.

P. ¿Cuál es la segunda razón?

R. Estos cambios increíblemente rápidos y profundos, consecuencia de las formas de comunicación modernas, transforman no solo la economía y los mercados financieros, sino también nuestra sociedad y nuestros sistemas políticos. La globalización crece. Además, hay un creciente escepticismo sobre la eficiencia de la Unión Europea. A eso se le suma que tenemos algo que ya no creíamos posible: un nuevo partido a la derecha. Todo esto llega en un momento en el que la CDU/CSU [bloque conservador que lidera Angela Merkel] ha gobernado durante un tiempo excepcionalmente largo y exitoso. Pero en los sistemas humanos, todo tiene siempre su tiempo y hay algún momento en el que se sienten los efectos de una cierta fatiga con el paso del tiempo. El efecto es conjunto, no hay más que observar el caso de los socialdemócratas en Europa.

P. Recientemente usted aludía al final de la era Merkel.

R. Yo no he dicho eso. Yo solo digo que con el tiempo surgen siempre dificultades.

P. Pero la crisis existe en su partido.

R. Las crisis son buenas; nada avanza sin crisis.

P. En Berlín se habla de la posibilidad de que Merkel ceda el liderazgo del partido en el congreso de diciembre como primer paso hacia una posible sucesión.

R. Merkel piensa que la sucesión se decidirá cuando llegue el momento. Ha sido elegida para este periodo legislativo y ha dicho claramente que ella cree que fue un gran error cuando el canciller Schröder, que se enfrentó a dificultades en su partido, entregó la presidencia del partido. Ella no piensa repetir ese error. Yo comparto esa opinión. Merkel tiene un estilo de liderazgo que se caracteriza —y ella misma lo ha explicado— por el que le gusta comprometerse lo más tarde posible. Mantiene abiertas el mayor número de opciones posibles hasta el final. No se va a comprometer antes de tiempo.

P. ¿Gobernará hasta el final de la legislatura?

R. Ha sido elegida, y la Constitución establece, fruto en parte de la experiencia del fracaso de la República de Weimar, que los cancilleres tienen una posición muy fuerte. Desde la I Guerra Mundial, siempre había minorías capaces de derribar al canciller, como en Italia, y siempre dificultades para alcanzar mayorías para elegir a un canciller. Ahora, la Constitución de la República Federal establece la moción de censura constructiva. Es decir, un canciller elegido solo puede ser derribado eligiendo a un nuevo canciller. No puedo predecir el curso de esta legislatura, pero pase lo que pase, nuestras instituciones son fuertes y las crisis son siempre oportunidades.

P. ¿La elección de un jefe parlamentario en la CDU distinto del candidato de Merkel es un síntoma de la debilidad de la canciller?

R. La elección de [Ralph] Brinkhaus fue una pequeña sorpresa. Por supuesto que en el partido después de un largo periodo de éxito hay también un deseo de cambio. Cuando no se quieren grandes cambios, la elección de un nuevo jefe del grupo parlamentario es una oportunidad ideal.

P. Ustedes se sientan junto a Afd en el Parlamento desde hace un año. Desde la violencia en Chemnnitz, crece la preocupación acerca de los vínculos de Afd con el movimiento neonazi. ¿Le preocupa este ascenso extremista? ¿Corre peligro la democracia alemana?

R. El mayor peligro es que demos la democracia por hecho. Ahora ya no es como antes, cuando pensábamos que después de Hitler nunca tendríamos un nuevo partido a la derecha en Alemania. Ahora lo tenemos, como en otros países europeos. Pero la democracia no corre peligro, lo podemos manejar. Mi papel como presidente es que todos [los partidos] tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones en el Parlamento. Dentro de Afd hay diferencias. Unos dicen que son un partido conservador moderado y otros hacen causa común con gente que en ocasiones son verdaderos neonazis. Insistimos en que el consenso constitucional debe aplicarse en nuestro país.

P. ¿Puede la CDU evitar la discusión sobre si podría coaligarse con Afd cuando se convierta en primera y segunda fuerza por ejemplo en el Este?

R. La negativa es clara y no es algo que esté en cuestión. No se lucha contra ellos diciendo que en caso de emergencia formarías con ellos una coalición.

P. ¿Fue la decisión de Merkel de abrir las fronteras en 2015 un error?

R. No. Creo que hubo buenas razones y pocas alternativas para la decisión de 2015. Los refugiados estaban ya en la estación de Budapest. El problema es que no se evitaron lo suficientemente rápido las falsas interpretaciones en la Red de que Alemania estaba abierta para todo el mundo. Pero la crisis de refugiados está bajo control, gracias también a la cooperación europea.

P. La crisis del euro, la de los refugiados. ¿Será capaz Europa de sobrevivir?

R. Europa será capaz de sobrevivir a estos retos, pero África seguirá siendo nuestro continente vecino y el Mediterráneo nuestro mar interior.

P. ¿Cómo puede Europa superar la crisis?

R. La unidad europea siempre ha salido fortalecida de las crisis. Superamos la Guerra, el Telón de Acero… Cuando vemos que tantas personas en el mundo sueñan con vivir en Europa y cuando tantos gobernantes del mundo temen que su propio pueblo desee vivir con nuestra libertad, nuestro Estado de derecho y la protección de la democracia y la dignidad humana, entonces los europeos no debemos ser timoratos.

P. Pero Europa está más dividida que nunca. ¿Es posible llegar a acuerdos con [el primer ministro húngaro Viktor] Orbán o con [el vicepresidente italiano Matteo] Salvini?

R. Siempre hay que respetar a los políticos que han sido elegidos en sus países. Hay que intentar hablar con ellos sin adoptar sus posiciones.

P. ¿Serán las elecciones europeas del año que viene un punto de inflexión?

R. Durante la crisis griega, el entonces presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, me dijo: ‘Wolfgang, esta va a ser la peor crisis desde la Gran depresión. Y yo le dije: Jean-Claude, la Segunda Guerra Mundial también fue mala. Sé que la situación es peligrosa, pero creo que podemos gestionar esta crisis porque hemos superado crisis mayores. También sé que hay mucha preocupación acerca de que cómo va a ser la mayoría en el Parlamento Europeo. Creo que debemos aprovechar el impulso de Macron para trabajar más en esa dirección. En Alemania, hemos necesitado mucho tiempo para formar gobierno y que ahora tenemos nuestras crisis. Sé que algunos socios miran a Alemania con preocupación, pero estamos intentando mejorar las cosas.

Matar las reformas

P. ¿Ha matado Merkel todos los planes europeos de Macron?

R. No. Ella sabe que Europa necesita una nueva dinámica. La cuestión es quién lo puede lograr. Una parte importante de las reformas sociales y económicas son, según las leyes europeas competencia de los Estados Miembros. Yo siempre he dicho que estoy a favor de la solidaridad, pero eso no debe enviar los incentivos incorrectos. Lo que no puede hacer Europa lo deben hacer los Estados miembros, y ahí, hemos retrocedido un poco. Además, para algunas reformas habría que ceder soberanía y cambiar los tratados.

P. Pero hace un año, usted se mostró partidario de un ministro de Finanzas europeo, de un fondo para la eurozona. ¿Todo eso ha muerto?

R. Yo estoy a favor de completar la unión bancaria y para eso no hay que cambiar los tratados. Pero si creas un presupuesto [para la eurozona], tiene que haber también un Parlamento al que se le transfieran las competencias. Y lo mismo para un ministro, no basta el título, tiene que tener competencias. O lo haces intergubernamental a través de acuerdos entre los Estados Miembros, o lo haces europeo.

P. En Alemania siguen aferrados al déficit cero.

R. Los socialistas se inclinan a pensar que cuando el Estado gasta, se solucionan todos los problemas, pero nunca ha funcionado. Nuestro problema es que la ejecución de las inversiones es demasiado lenta por el peso del proceso jurídico y la burocracia.

P. Pronto se cumplirán 30 años de la caída del muro. La extrema derecha es allí ahora muy fuerte. ¿Qué ha ido mal?

R. La transformación de los países del antiguo Pacto de Varsovia es mucho más difícil de lo que imaginamos en 1990. En Alemania ha ido mejor, pero tenemos un problema demográfico significativo ligado a la migración interior y al desarrollo desigual en las regiones. Tenemos experiencias muy distintas tras 40 años de división y dos dictaduras. Pero cuando dos personas menores de 30 años se encuentran, salvo por el dialecto, no reconocerías si vienen del norte de Alemania, del sur, de Baden-Württemberg o de Mecklemburgo. Somos diferentes, pero ya no es el Este contra el Oeste. Se ha hecho bastante bien.

España, un socio importante

Pregunta. El auge populista es en parte una consecuencia, según numerosos observadores de la política de austeridad de la que usted es el máximo representante. ¿Se arrepiente de haber impuesto esa doctrina en Europa?

Respuesta. No, el populismo en Europa tiene otras causas. Tiene que ver con evitar enfrentarse a la realidad. Esto se aplica a la migración, para los que no entienden que en este mundo crecemos juntos y que para muchos es atractivo venir aquí. No queremos construir muros como otros. Ya hemos tenido suficientes muros en Alemania. Pero cuando se hacen promesas poco realistas, avivas el populismo y la demagogia. Nosotros solo tratamos de aplicar el pacto de estabilidad. Si le pregunta a mi antiguo colega, [Luis] De Guindos, él siempre ha dicho que sanear el país y el presupuesto, es la base para un crecimiento sostenible.

P. Alemania considera a España el alumno aplicado que ha hecho bien las reformas

R. España no es nuestro alumno. Nadie es nuestro alumno. España es un socio importante.

P. Lo cierto es que en España, el desempleo y la desigualdad son enormes. ¿Aún piensa que las reformas y los recortes fueron los adecuados?

R. Ustedes han tenido un cambio de Gobierno y yo no soy ministro de Finanzas desde hace un año. Pero creo que en los años en que fui ministro [2009-2017] y trabajé junto con los colegas españoles tuvimos posiciones comunes con España: la convicción de que una política fiscal y presupuestaria sólida es un requisito para el crecimiento. En Alemania lo hemos demostrado desde 2009. El pacto de estabilidad deja suficiente margen de maniobra.



Source link

EL PAÍS

17 adornos para que tu árbol de Navidad no parezca un 'todo a cien' (de 200 a 1 euro)




Te prometemos que ninguno hará que tu salón se confunda con el karaoke del barrio



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Las noticias de La Primera de EL PAÍS


Estas son las noticias de la primera página de la edición de papel de EL PAÍS de este martes 18 de diciembre de 2018:

Ciudadanos frena el pacto con el PP por el encaje de Vox. Ciudadanos ha decidido frenar el acuerdo con el PP sobre el Gobierno de Andalucía por las discrepancias en torno al papel de Vox en la nueva etapa política. El partido de Albert Rivera considera que los populares están incumpliendo su condición de no negociar con la fuerza de extrema derecha, a pesar de que sus votos tienen la llave del Parlamento.

Concluye tras un año y 152 sesiones el macrojuicio del caso ERE. El juicio de la pieza política del caso ERE contra la cúpula de la Junta de Andalucía quedó ayer visto para sentencia tras un año, 152 sesiones y la declaración de 120 testigos.

Hallado oculto entre arbustos el cadáver de la joven de Huelva. Cuatro días de búsqueda angustiosa terminaron en el peor de los escenarios. El cuerpo sin vida de Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años desaparecida en El Campillo (Huelva), fue hallado ayer a cinco kilómetros tras su domicilio, “oculto entre jaras y semidesnudo”, según fuentes de la investigación.

El Senado de EE UU acusa a las tecnológicas de ocultar la injerencia rusa. Dos informes encargados por el Senado de EE UU concluyen que el sector tecnológico ocultó la gravedad de la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Italia recorta su presupuesto para evitar el castigo de Bruselas. El “presupuesto del pueblo”, una de las banderas del Gobierno populista de Italia, empieza a diluirse. El Ejecutivo formalizó una nueva propuesta que recorta el déficit del 2,4% al 2,04% del PIB.

Corbyn presenta una moción para reprobar a May en el Parlamento. El líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn, presentó ayer en el Parlamento una moción “personal” contra la primera ministra, Theresa May, por retrasar a enero la votación del acuerdo del Brexit.

El 90% del arte precolombino a la venta en España es falso.

Los bancos costearán la autoridad que protegerá al hipotecado.

Las noticias de La Primera de EL PAÍS





Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El partido de las FARC busca alianzas para entrar en Gobiernos locales



El movimiento político nacido en septiembre de 2017 de las cenizas de las FARC ha chocado con el profundo rechazo de la sociedad colombiana, que no olvida los crímenes de medio siglo de conflicto armado, y aún no ha logrado hacerse un hueco en el mapa de partidos. Sus resultados en las elecciones legislativas del pasado marzo fueron testimoniales -cerca de 85.000 votos- y, con esta premisa, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que mantuvo las siglas de la antigua guerrilla, renunció a participar en las presidenciales de mayo. Ahora, con los comicios regionales y municipales de 2019 a la vista, la formación se propone “acceder a Gobiernos locales” con candidaturas propias o alianzas.

Esta es una de las metas fijadas por el tercer Consejo Nacional de los Comunes, máximo órgano de dirección del partido, celebrado el fin de semana en Melgar, en el centro del país. “Trabajaremos por acuerdos programáticos, con candidaturas propias, cívicas o de convergencia política democrática, escogidas bajo reglas de juego que contemplen la más amplia participación, bajo el principio de la unidad no excluyente. Ofrecemos nuestros contingentes territoriales para la consolidación de procesos unitarios del campo popular y democrático, que reconozcan la existencia de nuestro partido y sus aspiraciones programáticas”, señala la declaración política de la FARC.

Más allá de la retórica habitual propia de los proyectos de unidad popular, lo relevante es que la formación -que dejó las armas, se desmovilizó y se sienta en el Congreso colombiano en virtud de los acuerdos alcanzados con el Gobierno de Juan Manuel Santos– busca capitalizar el voto de la izquierda, que en la contienda presidencial alcanzó cotas históricas. “Las elecciones de 2019 en departamentos y municipios representan una oportunidad para consolidar los avances obtenidos por sectores democráticos, progresistas y de izquierda en las elecciones parlamentarias y presidenciales”. continúa el análisis de la ejecutiva, encabezada por Rodrigo Londoño, Timochenko.

En realidad, el apoyo que obtuvo en segunda vuelta Gustavo Petro frente al actual presidente, Iván Duque, es mucho más complejo. Aparte de la distancia más que notable entre el senador, que también tuvo un pasado en la guerrilla del M-19, y el programa de la FARC, sus ocho millones de votos están encarnados en buena medida por un electorado de centro o simplemente antiuribista. Es decir, un abismo los separa de los postulados de la antigua organización insurgente, próximos a la llamada revolución bolivariana que, por ejemplo, defiende Nicolás Maduro en Venezuela.

Aun así, este partido, dividido y desactivado, trata de encontrar un espacio en la agenda política, que en los últimos meses ha estado marcada por protestas y manifestaciones.  “Estamos comprometidos en contribuir -con espíritu unitario- a la organización de las luchas y de la movilización social y popular en campos y ciudades”, asegura. “La reciente movilización estudiantil -con sus diversas organizaciones, sus renovados y frescos liderazgos, y sus logros-, constata la vigencia de la acción política en la calle y la demostración de que si se actúa en torno a propósitos comunes, así haya diferencias, es posible lograr avances democráticos y por el buen vivir y el bienestar de las grandes mayorías. Particular atención merecerán las aspiraciones campesinas, de los pueblos étnicos y de las mujeres”, agrega la formación. 

Una de las prioridades de la FARC es, en cualquier caso, es cumplimiento estricto de lo pactado en La Habana y la seguridad de los excombatientes. “Más que la intención de cumplir con lo acordado, lo que estamos apreciando hasta el momento es un singular asedio para socavar los fundamentos de lo convenido, en el que se conjugan las más variadas y pérfidas modalidades”, llega a afirmar el partido, que pretende usar los retrasos y los obstáculos en la implementación del proceso como un instrumento de batalla política.

Aunque Timochenko se mostró convencido de que el excomandante Jesús Santrich, acusado de un delito de narcotráfico, no será finalmente extraditado a Estados Unidos, lanzó una advertencia sobre la inseguridad “jurídica y física” de sus militantes. “Denunciamos”, destaca el comunicado, “el asesinato de 89 exguerrilleros; reclamamos la definición de la situación de 1.111 los camaradas aún reconocidos como integrantes de las FARC. […] Todo ello constituye una vulneración de nuestros derechos políticos y de las condiciones convenidas para el tránsito a la vida política legal”.

El ELN anuncia una tregua de Navidad

La guerrilla del ELN, cuyos diálogos de paz con el gobierno de Colombia están en suspenso, anunció este lunes un cese de acciones ofensivas durante parte de la temporada navideña. “En el Ejército de Liberación Nacional realizaremos un cese de operaciones ofensivas del 23 de diciembre de 2018 al 3 de enero de 2019, para aportar a un clima de tranquilidad en la Navidad y el año nuevo”, indicó el grupo guevarista en un comunicado recogido por Afp.

El ELN, que suele realizar este tipo de anuncios al final de cada año, aseguró que otorga esta tregua unilateral “atendiendo el pedido de las comunidades en los territorios, que padecen el rigor de la guerra”. “Cada vez que hay Navidad hacen estos anuncios, pero después vienen las escaladas violentas”, dijo por su parte el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, a Caracol Radio.



Source link

Continue Reading

Trending