Connect with us

EL PAÍS

“La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho”



Wolfgang Schäuble lo ha sido casi todo en la política alemana y también en la europea, donde ha encarnado el papel de guardián de la ortodoxia financiera. Desde hace un año, preside el Bundestag alemán, agitado por el populismo de derechas y por una fragmentación política que ha desatado una crisis que no amaina. Schäuble es consciente de que Alemania ha dejado de ser un referente de estabilidad política para toda Europa.

Las luchas internas de la gran coalición de Gobierno y sobre todo, la irrupción de la ultraderecha (Alternativa por Alemania, Afd) han desestabilizado un sistema que este político conservador, conoce como pocos. El presidente del Parlamento recibe a EL PAÍS, La Repubblica y Le Figaro en su oficina del Bundestag de Berlín, cuyos pasillos recorre desde hace 46 años.

Mide muy bien sus respuestas, tal vez acostumbrado a sus días de arquitecto de la zona euro, en los que una coma suya era capaz de mover mercados. Pero de sus palabras y también de sus omisiones se intuye que asistimos al fin de una era en Alemania; la que se inauguró con el mandato de Merkel hace 13 años.

A sus 76 años, Schäuble irradia una vitalidad envidiable y se mueve en silla de ruedas tras sufrir un atentado en los noventa. Aquí en Alemania sigue siendo un político muy valorado, al que en momentos de crisis como el actual muchos alemanes escuchan con atención. “La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho”, advierte.

Pregunta. Durante años, Alemania ha sido un ancla de estabilidad para Europa y para el mundo. Ahora, salta de una crisis política a la siguiente. ¿Cómo explica usted esta inestabilidad?

Respuesta. Todavía somos un país relativamente estable para los estándares internacionales. Pero tanto en Europa como en Norteamérica, este modelo de democracia y de Estado de derecho está un poco más bajo presión y los partidos tradicionales también. La razón probablemente es doble. La mayor amenaza para la democracia es darla por hecho. Los economistas llaman a esto complacencia. Durante 70 años hemos tenido en Europa paz, estabilidad y crecimiento económico. Sorprendentemente, en una encuesta reciente la gran mayoría de los preguntados en Europa decían que la situación en su país era mejor que nunca, pero cuando se les preguntaba si a sus hijos les irá mejor, la respuesta, al contrario de otras generaciones decían que no lo creían.

P. ¿Cuál es la segunda razón?

R. Estos cambios increíblemente rápidos y profundos, consecuencia de las formas de comunicación modernas, transforman no solo la economía y los mercados financieros, sino también nuestra sociedad y nuestros sistemas políticos. La globalización crece. Además, hay un creciente escepticismo sobre la eficiencia de la Unión Europea. A eso se le suma que tenemos algo que ya no creíamos posible: un nuevo partido a la derecha. Todo esto llega en un momento en el que la CDU/CSU [bloque conservador que lidera Angela Merkel] ha gobernado durante un tiempo excepcionalmente largo y exitoso. Pero en los sistemas humanos, todo tiene siempre su tiempo y hay algún momento en el que se sienten los efectos de una cierta fatiga con el paso del tiempo. El efecto es conjunto, no hay más que observar el caso de los socialdemócratas en Europa.

P. Recientemente usted aludía al final de la era Merkel.

R. Yo no he dicho eso. Yo solo digo que con el tiempo surgen siempre dificultades.

P. Pero la crisis existe en su partido.

R. Las crisis son buenas; nada avanza sin crisis.

P. En Berlín se habla de la posibilidad de que Merkel ceda el liderazgo del partido en el congreso de diciembre como primer paso hacia una posible sucesión.

R. Merkel piensa que la sucesión se decidirá cuando llegue el momento. Ha sido elegida para este periodo legislativo y ha dicho claramente que ella cree que fue un gran error cuando el canciller Schröder, que se enfrentó a dificultades en su partido, entregó la presidencia del partido. Ella no piensa repetir ese error. Yo comparto esa opinión. Merkel tiene un estilo de liderazgo que se caracteriza —y ella misma lo ha explicado— por el que le gusta comprometerse lo más tarde posible. Mantiene abiertas el mayor número de opciones posibles hasta el final. No se va a comprometer antes de tiempo.

P. ¿Gobernará hasta el final de la legislatura?

R. Ha sido elegida, y la Constitución establece, fruto en parte de la experiencia del fracaso de la República de Weimar, que los cancilleres tienen una posición muy fuerte. Desde la I Guerra Mundial, siempre había minorías capaces de derribar al canciller, como en Italia, y siempre dificultades para alcanzar mayorías para elegir a un canciller. Ahora, la Constitución de la República Federal establece la moción de censura constructiva. Es decir, un canciller elegido solo puede ser derribado eligiendo a un nuevo canciller. No puedo predecir el curso de esta legislatura, pero pase lo que pase, nuestras instituciones son fuertes y las crisis son siempre oportunidades.

P. ¿La elección de un jefe parlamentario en la CDU distinto del candidato de Merkel es un síntoma de la debilidad de la canciller?

R. La elección de [Ralph] Brinkhaus fue una pequeña sorpresa. Por supuesto que en el partido después de un largo periodo de éxito hay también un deseo de cambio. Cuando no se quieren grandes cambios, la elección de un nuevo jefe del grupo parlamentario es una oportunidad ideal.

P. Ustedes se sientan junto a Afd en el Parlamento desde hace un año. Desde la violencia en Chemnnitz, crece la preocupación acerca de los vínculos de Afd con el movimiento neonazi. ¿Le preocupa este ascenso extremista? ¿Corre peligro la democracia alemana?

R. El mayor peligro es que demos la democracia por hecho. Ahora ya no es como antes, cuando pensábamos que después de Hitler nunca tendríamos un nuevo partido a la derecha en Alemania. Ahora lo tenemos, como en otros países europeos. Pero la democracia no corre peligro, lo podemos manejar. Mi papel como presidente es que todos [los partidos] tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones en el Parlamento. Dentro de Afd hay diferencias. Unos dicen que son un partido conservador moderado y otros hacen causa común con gente que en ocasiones son verdaderos neonazis. Insistimos en que el consenso constitucional debe aplicarse en nuestro país.

P. ¿Puede la CDU evitar la discusión sobre si podría coaligarse con Afd cuando se convierta en primera y segunda fuerza por ejemplo en el Este?

R. La negativa es clara y no es algo que esté en cuestión. No se lucha contra ellos diciendo que en caso de emergencia formarías con ellos una coalición.

P. ¿Fue la decisión de Merkel de abrir las fronteras en 2015 un error?

R. No. Creo que hubo buenas razones y pocas alternativas para la decisión de 2015. Los refugiados estaban ya en la estación de Budapest. El problema es que no se evitaron lo suficientemente rápido las falsas interpretaciones en la Red de que Alemania estaba abierta para todo el mundo. Pero la crisis de refugiados está bajo control, gracias también a la cooperación europea.

P. La crisis del euro, la de los refugiados. ¿Será capaz Europa de sobrevivir?

R. Europa será capaz de sobrevivir a estos retos, pero África seguirá siendo nuestro continente vecino y el Mediterráneo nuestro mar interior.

P. ¿Cómo puede Europa superar la crisis?

R. La unidad europea siempre ha salido fortalecida de las crisis. Superamos la Guerra, el Telón de Acero… Cuando vemos que tantas personas en el mundo sueñan con vivir en Europa y cuando tantos gobernantes del mundo temen que su propio pueblo desee vivir con nuestra libertad, nuestro Estado de derecho y la protección de la democracia y la dignidad humana, entonces los europeos no debemos ser timoratos.

P. Pero Europa está más dividida que nunca. ¿Es posible llegar a acuerdos con [el primer ministro húngaro Viktor] Orbán o con [el vicepresidente italiano Matteo] Salvini?

R. Siempre hay que respetar a los políticos que han sido elegidos en sus países. Hay que intentar hablar con ellos sin adoptar sus posiciones.

P. ¿Serán las elecciones europeas del año que viene un punto de inflexión?

R. Durante la crisis griega, el entonces presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, me dijo: ‘Wolfgang, esta va a ser la peor crisis desde la Gran depresión. Y yo le dije: Jean-Claude, la Segunda Guerra Mundial también fue mala. Sé que la situación es peligrosa, pero creo que podemos gestionar esta crisis porque hemos superado crisis mayores. También sé que hay mucha preocupación acerca de que cómo va a ser la mayoría en el Parlamento Europeo. Creo que debemos aprovechar el impulso de Macron para trabajar más en esa dirección. En Alemania, hemos necesitado mucho tiempo para formar gobierno y que ahora tenemos nuestras crisis. Sé que algunos socios miran a Alemania con preocupación, pero estamos intentando mejorar las cosas.

Matar las reformas

P. ¿Ha matado Merkel todos los planes europeos de Macron?

R. No. Ella sabe que Europa necesita una nueva dinámica. La cuestión es quién lo puede lograr. Una parte importante de las reformas sociales y económicas son, según las leyes europeas competencia de los Estados Miembros. Yo siempre he dicho que estoy a favor de la solidaridad, pero eso no debe enviar los incentivos incorrectos. Lo que no puede hacer Europa lo deben hacer los Estados miembros, y ahí, hemos retrocedido un poco. Además, para algunas reformas habría que ceder soberanía y cambiar los tratados.

P. Pero hace un año, usted se mostró partidario de un ministro de Finanzas europeo, de un fondo para la eurozona. ¿Todo eso ha muerto?

R. Yo estoy a favor de completar la unión bancaria y para eso no hay que cambiar los tratados. Pero si creas un presupuesto [para la eurozona], tiene que haber también un Parlamento al que se le transfieran las competencias. Y lo mismo para un ministro, no basta el título, tiene que tener competencias. O lo haces intergubernamental a través de acuerdos entre los Estados Miembros, o lo haces europeo.

P. En Alemania siguen aferrados al déficit cero.

R. Los socialistas se inclinan a pensar que cuando el Estado gasta, se solucionan todos los problemas, pero nunca ha funcionado. Nuestro problema es que la ejecución de las inversiones es demasiado lenta por el peso del proceso jurídico y la burocracia.

P. Pronto se cumplirán 30 años de la caída del muro. La extrema derecha es allí ahora muy fuerte. ¿Qué ha ido mal?

R. La transformación de los países del antiguo Pacto de Varsovia es mucho más difícil de lo que imaginamos en 1990. En Alemania ha ido mejor, pero tenemos un problema demográfico significativo ligado a la migración interior y al desarrollo desigual en las regiones. Tenemos experiencias muy distintas tras 40 años de división y dos dictaduras. Pero cuando dos personas menores de 30 años se encuentran, salvo por el dialecto, no reconocerías si vienen del norte de Alemania, del sur, de Baden-Württemberg o de Mecklemburgo. Somos diferentes, pero ya no es el Este contra el Oeste. Se ha hecho bastante bien.

España, un socio importante

Pregunta. El auge populista es en parte una consecuencia, según numerosos observadores de la política de austeridad de la que usted es el máximo representante. ¿Se arrepiente de haber impuesto esa doctrina en Europa?

Respuesta. No, el populismo en Europa tiene otras causas. Tiene que ver con evitar enfrentarse a la realidad. Esto se aplica a la migración, para los que no entienden que en este mundo crecemos juntos y que para muchos es atractivo venir aquí. No queremos construir muros como otros. Ya hemos tenido suficientes muros en Alemania. Pero cuando se hacen promesas poco realistas, avivas el populismo y la demagogia. Nosotros solo tratamos de aplicar el pacto de estabilidad. Si le pregunta a mi antiguo colega, [Luis] De Guindos, él siempre ha dicho que sanear el país y el presupuesto, es la base para un crecimiento sostenible.

P. Alemania considera a España el alumno aplicado que ha hecho bien las reformas

R. España no es nuestro alumno. Nadie es nuestro alumno. España es un socio importante.

P. Lo cierto es que en España, el desempleo y la desigualdad son enormes. ¿Aún piensa que las reformas y los recortes fueron los adecuados?

R. Ustedes han tenido un cambio de Gobierno y yo no soy ministro de Finanzas desde hace un año. Pero creo que en los años en que fui ministro [2009-2017] y trabajé junto con los colegas españoles tuvimos posiciones comunes con España: la convicción de que una política fiscal y presupuestaria sólida es un requisito para el crecimiento. En Alemania lo hemos demostrado desde 2009. El pacto de estabilidad deja suficiente margen de maniobra.



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

La guerra fría entre EE UU y China sacude el mercado tecnológico



Nada como Huawei encarna el desafío de China a las potencias económicas occidentales, por el voraz crecimiento que esta compañía representa y también por todos sus claroscuros. Fundada hace 30 años, la firma se ha convertido en el primer fabricante de productos tecnológicos del mundo y en el segundo mayor vendedor de teléfonos móviles, solo superado por la coreana Samsung. El año pasado ganó 59.300 millones de yuanes (unos 7.850 millones de euros), lo que supone un aumento respecto al ejercicio anterior del 25%, gracias sobre todo al empuje de la facturación, algo muy difícil de conseguir en una compañía madura. El éxito, sin embargo, no se puede abstraer del hábitat. El régimen del Partido Comunista Chino (PCCh), con su abierto apoyo a las empresas locales frente a las extranjeras, está preparando un proceso de autarquía tecnológica que ahora se puede acelerar.

En ese contexto, Google anunció el domingo la ruptura con Huawei. El fabricante asiático ya no podrá actualizar el sistema operativo Android, que emplea para sus términales. Ayer se sumaron al boicot varios fabricantes estadounidenses de procesadores. Washington, además, acusa a la empresa de robar tecnología, de incumplir el régimen de sanciones con Irán y, muy especialmente, de mantener unos lazos con el Gobierno chino que la convierten en un peligro para su seguridad nacional. De ahí la inclusión en la lista negra la semana pasada. 

La medida se aprobó justo después de la última ronda de subida de aranceles, pero la batalla venía de lejos y ha cristalizado con millones de consumidores que no saben muy bien qué va a pasar con los dispositivos. El bloqueo de Google, sonado porque deja a los dispositivos del fabricante asiático sin actualizaciones de servicios tan importantes como los de Android (salvo su versión libre) o Gmail, viene seguido del de otras firmas como Qualcomm, Infineon o Intel, según datos de Bloomberg. El desarrollo de las redes 5G, cuyo trono también se encuentra en el fondo de esta batalla, se pone en juego con la crisis de uno de sus principales jinetes.

La firma china ha salido inmediatamente al paso para indicar que garantizará las actualizaciones de seguridad y los servicios posventa a los móviles y tabletas ya vendidos o en almacenamiento. Además, el gigante tecnológico de Shenzhen ya venía avisando de que se preparaba para un posible corte de suministros estadounidenses y llevaba tiempo desarrollando sus propios chips y su propio sistema operativo. Una nueva señal de que la guerra comercial entre Pekín y Washington se plantea como una carrera de fondo y de resistencia, y que la rivalidad ya se ha extendido mucho más allá del mero volumen de compraventas.

Para Donald Trump, la batalla comercial contra China supone también una buena apuesta en clave doméstica. La competencia desleal del gigante asiático —con su consiguiente perjuicio a la industria estadounidense— ha sido un asunto permanente durante toda su andadura política, y la oposición, el Partido Demócrata, no discrepa del fondo del asunto, es decir, la necesidad de la batalla, más allá de que se critiquen las formas del incendiario presidente republicano y sus escasos recelos ante una escalada arancelaria.

También a los socios europeos los deja en una situación complicada. Aunque desde la llegada de Trump a la Casa Blanca el enfriamiento es evidente, las sospechas sobre los vínculos de Huawei con el régimen de Xi Jinping también han hecho mella al otro lado del Atlántico. Los Veintiocho cuentan con la firma asiática para el despliegue de la red de 5G en Europa, sin la cual su desarrollo podría retrasarse años, pero las sospechas sobre sus lazos con el Estado chino generan inquietud. “La UE se toma muy en serio la ciberseguridad”, señalan desde el Ejecutivo comunitario, informa Álvaro Sánchez. El pasado 25 de marzo, la Comisión anunció que antes del 30 de junio llevaría a cabo una evaluación de riesgos de la red de infraestructuras 5G.

En paralelo, Trump y Xi tratan de llegar a un acuerdo que ponga fin a la guerra arancelaria en la que llevan sumergidos desde el año pasado. Esas conversaciones influirán en el conflicto entre Huawei y Estados Unidos. El pasado junio, el Departamento de Comercio estadounidense ya llegó a un acuerdo con el fabricante chino de móviles ZTE, que había tenido que cesar sus operaciones al perder su principal mercado.

El Gobierno chino, de momento, ha tenido una reacción moderada con Huawei. En su rueda de prensa diaria, el portavoz de Asuntos Exteriores, Lu Kang, indicó únicamente que Pekín “presta atención al desarrollo de la situación” y “apoyará a las empresas chinas para defender sus derechos legítimos mediante vías legales”.

La relativa moderación ha sido, hasta ahora, la tónica de las respuestas de Pekín. Quizá por no empeorar la situación, quizá por ganar tiempo mientras estudia alternativas. O quizá porque, como han dibujado sus medios de comunicación estatales, su estrategia es presentarse como un Gobierno poco deseoso de tomar medidas drásticas, pero que no esquivará adoptarlas si lo ve necesario, y que está dispuesto a un enfrentamiento de largo plazo.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Eusebio deja de ser el entrenador del Girona



Eusebio Sacristán ha dejado de ser el entrenador del Girona. El técnico ha renunciado al año de contrato que le quedaba después de que el equipo haya descendido a Segunda División. El adiós de Eusebio fue anunciado por el propio club en un comunicado en el que agradece “la implicación y el compromiso” mostrado “en todo momento” por el entrenador y su cuerpo técnicos (Onésimo Sánchez, Juan Carlos Andrés, Gerardo Izaguirre y Aitor Unzue) pese a que “no se ha conseguido el objetivo de la permanencia” en Primera División.

Eusebio, que sustituyó el pasado verano a Pablo Machín, destituido después en el Sevilla, no ha conseguido mantener al equipo en la máxima categoría a pesar de ganar en el Bernabéu, empatar en el Camp Nou y protagonizar una muy buena primera vuelta en LaLiga. El Girona se clasificó además para los cuartos de final de la Copa del Rey después de eliminar al Atlético. Los últimos resultados, especialmente negativos puesto que solo sumó tres puntos sobre 30, le condenaron a Segunda.

El presidente Delfi Geli anunció que el Girona presentará un nuevo proyecto con garantías para una categoría que conoce muy bien el secretario técnico Quique Cárcel. La continuidad de algunos jugadores, como la del goleador Stuani (19 tantos), está en duda a la espera de conocer la propuesta económica del club y quién será el sustituto de Eusebio.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El juez rechaza levantar la imputación al vigilante anticorrupción del PP



El exconsejero madrileño Alfredo Prada y vigilante anticorrupción del PP nacional, Alfredo Prada, seguirá imputado en la causa por el supuesto desfalco económico en la Ciudad de la Justicia de Madrid, el proyecto nunca materializado de juntar todas las sedes judiciales de la capital en unos terrenos al norte de la ciudad y que generó un agujero de 105 millones de euros a las arcas públicas entre 2005 y 2015. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata rechazó la semana pasada el incidente de nulidad presentado por Prada, ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre y al que el actual líder del partido, Pablo Casado, situó en julio de 2018 al frente de la Oficina del Cargo Popular, un organismo creado para evaluar la idoneidad de los candidatos del partido.

El magistrado, en un auto –resolución razonada- de cinco folios, responde a las alegaciones de la defensa de Prada, que en un escrito de finales de abril acusaba tanto al juez como a la Fiscalía de poner en marcha una “guerra no convencional” y una “embestida legal” contra él por ser un “oponente político” de ellos. Prada sostenía que el ministerio público había cometido “graves irregularidades” en sus investigaciones, que luego fueron “convalidadas ilegítimamente” por el juez instructor.

De la Mata rebate estas “gravísimas y desmesuradas acusaciones” del político popular. El magistrado recuerda que Prada presidió el ente público autonómico Campus de la Justicia de Madrid (CJM), encargado de la urbanización de las parcelas y la construcción de los 12 edificios llamados a albergar las sedes judiciales. De todos ellos, solo se levantó el más sencillo de ellos, el Instituto de Medicina Legal, que se encuentra cerrado.

El magistrado señala que, como presidente de la entidad, era el responsable tanto de la contratación como de la gestión económica y que “tomaba parte directa” de las decisiones estratégicas y operativas de la sociedad pública, como la contratación del comisario Andrés Gómez Gordo, policía de confianza de la exministra Dolores de Cospedal, en octubre de 2007. El político, afirma el auto, participó directamente en los principales contratos suscritos por CJM, en algunos de los cuales “no se constituyó mesa de contratación”.

Prada tuvo, además, firma autorizada –y la utilizó- en al menos dos cuentas corrientes de la sociedad pública, que emitió una tarjeta Visa a su favor. Además, dio instrucciones para realizar transferencias a diversas entidades con cargo a una de esas cuentas. Estos “son elementos objetivos suficientes para mantener su situación de persona investigada”, afirma el juez. “Y son los elementos, los únicos elementos, como no se podía ser de otro modo, que sustentan la actuación judicial”, recuerda De la Mata, para desestimar la anulación de la causa que pidió Prada.



Source link

Continue Reading

Trending