Connect with us

EL MUNDO

La semana de Dios Tuitero: una ola de frío para quemar calorías


Vista de una fuente congelada enVern (Orense) donde se ha registrado la temperatura mnima de Galicia. EFE



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL MUNDO

El Barcelona arruina el aniversario de Laso



Real Madrid 76 – Barcelona 82

El equipo de Pesic, liderado por Claver y Kuric, suma otro triunfo en Madrid y fortalece su liderato (76-82).


Claver busca un pase ante la defensa de Taylor.
MARCA

Donde haca nada haba rotunda superioridad, ahora se intuye desesperacin. No deja de sorprender que haya sido un tipo que roza los 70 aos, al que el Barcelona rescat de un bien merecido retiro, el que haya conseguido dar la vuelta al calcetn del clsico, el que haya logrado lo que casi nadie ante el Real Madrid de Pablo Laso que este domingo cumpla 600 noches: tomarle las medidas, ser su ogro particular. [Narracin y estadsticas (76-82)]

El viejo general contaba batallas a sus nietos, la guerrera bien guardada ya en el armario, cuando fue llamado de urgencia al frente azulgrana, rotas sus lneas, desesperado su ejrcito ante tan abrumador dominio blanco, ante dos aos sin ninguna gloria. En una semana Svetislav Pesic, aquel con el que haba conquistado Europa el Bara en 2003, levant la Copa en Gran Canaria. Desde su aterrizaje, seis triunfos en ocho partidos contra el Madrid, contando el de anoche, tercero consecutivo, el que le impulsa en el liderato de la Liga Endesa. Ahora, a falta de 10 jornadas, aventaja en dos victorias (ms basket average).

Bien es cierto que todo esto habr que reafirmarlo en las cumbres de Europa que se avecinan o incluso en las de esa ACB que hace tres aos que no tiene un clsico en la final. Pero es llamativo lo logrado por un Pesic que, como un buen mago, ha congelado todas las cualidades de un Madrid que pareca en los ltimos das repuesto del doble varapalo de febrero, cuando cay en el Palau pocos das despus de perder la final de Copa por segundo ao consecutivo.

Llull y Carroll

El golpe moral anoche, el que empez a despertar los fantasmas locales, fue, principalmente, a causa del acierto. Sin ser demasiado superior en la primera mitad, a pesar de su gran arranque (3-13), el Bara convirti en oro todo lo que tocaba. Hasta el mismsimo triple sobre la bocina de Kuric, o los tres de Smits. Demasiada eficacia ante un Madrid que consigui respirar gracias a los arrestos de Llull y el frenes anotador de Carroll, tirador imperecedero, el nico al que parece no importar jams las circunstancias que rodean el duelo. En su mente slo est la canasta contraria, como una obsesin, con un ansia que cobra ms valor al mirar su fecha de nacimiento.

Cada triple del Bara era como un navajazo en el globo de la energa blanca. Los aciertos del rival ponan lastre en las alas de los de Laso, que se desesperaba, ms por lo que encajaban los suyos que por lo que no metan. Bien sabe Pesic que el Madrid se hace humano si no cabalga. Y con el envidiable fsico de su plantilla (en la que faltaban Hanga y Seraphin, Rudy y Deck por el Madrid) se empea en llevarle al rincn del juego en esttico, donde aparecen las nubes negras por falta de espacios. Estuvo enorme Claver, el mejor de largo sobre la cancha. Slo Llull y Carroll supieron descifrar la muralla cul, que sigui firme a la vuelta de vestuarios, parapetados los azulgrana bajo sus trincheras, rematando a la bayoneta de ese genio ofensivo que es Heurtel.

Ms nivel fsico

Mediado el tercer acto el Madrid, cuando Tavares cometi la cuarta y la desventaja se estir (47-57), ya fue consciente de que slo le quedaba la heroica ante un rival ptreo. Y el Bara acostumbra a olvidar sus habituales lagunas de concentracin contra el eterno rival. No hay mayor acicate, claro. Campazzo intent liberar la rebelin. El nivel fsico del duelo se elev a niveles de vrtigo mientras el Madrid se acercaba pasito a pasito.

Pero en ese brete se comprob la diferencia. Kuric atin con otro triple imposible, completamente desequilibrado y sobre la bocina de la posesin, mientras que Campazzo y Causeur erraron en la respuesta. Otro de Pangos puso un 66-74 a falta de 4:27 que era una losa. No tembl el Bara, ms seguro de s mismo que nunca. No tuvo pica el Madrid, rumiando esta impotencia de los ltimos tiempos que slo podr ser resuelta si, lgicamente, se olvida de todo lo anterior.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

Siete heridos en el centro de Israel tras el impacto en una casa de un misil disparado desde Gaza



Contra una zona residencial en el centro del pas

El ejrcito israel confirma que detect el lanzamiento de un proyectil desde Gaza situada a unos 90 km del lugar atacado al norte de Tel Aviv.

Importante aumento de la tensin a raz del disparo a primera hora de este lunes de un misil contra una zona residencial al norte de Tel Aviv, en el centro de Israel. El misil disparado desde la Franja de Gaza, situada a un centenar de kilmetros, impact en una casa en una pequea localidad agrcola en la zona de Sharon provocando siete heridos, entre ellos dos bebs.

“A las 5.15 de la maana nos despertamos con la sirena de la alarma en la zona de Hod Hasharon. Inmediatamente salimos corriendo con el beb al cuarto blindado de la casa y al cabo de varios segundos escuchamos una explosin muy fuerte”, dice el israel de origen argentino Diego Barkan tras un ataque en el que, segn las primeras informaciones, no fue activado el sistema defensivo “Cpula de Hierro”.

No se recuerda un disparo de misiles a esta distancia en los ltimos aos. Un proyectil de este calibre y alcance, que destruy la casa, solo est en poder de dos grupos armados palestinos: los islamistas Hamas y YIhad Islmica. Hace diez das, dos misiles fueron disparados desde Gaza contra la zona surea de Tel Aviv provocando como respuesta israel el ataque areo contra un centenar de objetivos de Hamas que controla Gaza desde el 2007. En ambos casos, no hubo muertos. En esa ocasin, el ejrcito israel acept el argumento dado por Hamas a la mediacin egipcia de que los proyectiles fueron disparados por error.

Esta nueva escalada tiene lugar a dos semanas de las elecciones en Israel. El primer ministro y titular de Defensa, Benjamn Netanyahu fue informado de lo sucedido en Estados Unidos donde tiene previsto reunirse este lunes con el presidente Donald Trump. Desde su gabinete han comunicado que mantiene consultas de urgencia con los responsables de los organismos de seguridad. En los ltimos meses, Netanyahu recibe muchas crticas desde la derecha y centro izquierda que le acusan de “dbil respuesta a los ataques desde Gaza”.

El principal rival de Netanyahu en las elecciones del 9 de abril, el lder del partido centrista Benny Gantz, exige que “vuelva inmediatamente a Israel para supervisar la escalada. El hecho que Hamas tenga a la poblacin de Israel como rehn no tiene precedentes”, ha afirmado el que fuera jefe del ejrcito entre el 2011 y 2015.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

La Casa Azul, los agujeros negros y los lazos amarillos


Actualizado

Ocho años después de su anterior disco, y tras una crisis de pareja, un desprendimiento de retina, un paso por ‘OT’ y el 1-O, Guille Milkyway recupera su proyecto de pop incontenible.


Guille Milkyway, el hombre detrás de La Casa Azul.

Guille Milkyway (Barcelona, 1974) está sentado haciendo la postura del loto en una habitación de hotel diseñada por Zaha Hadid. Han pasado casi ocho años desde que presentó su último disco, ‘La Polinesia meridional’, pero es que para llegar a ‘La gran esfera’ (Elefant), recién publicado y que presenta en directo en Madrid este jueves y viernes (Sala Ocho y Medio), ha tenido que sortear muchas cosas, empezando por el agujero negro de una crisis de pareja

¿Cuál es el sonido de La Casa Azul?
Intento expresarme artísticamente a través de la idea que tengo en la cabeza, pero todavía no siento que lo haya podido hacer exactamente como quería. Creo que cada vez me acerco más a esa idea pero para nada pienso que ya la tengo. Así que sigo dando vueltas a la misma idea de la heterodoxia, el ir sin prejuicios, mezclar muchas cosas metiendo un componente atemporal, la canción melódica siempre, usar cualquier elemento sonoro que puede ser o muy pretérito o muy contemporáneo…
¿Cuándo decidió que quería hacer esta música?
Me acuerdo que oía la radiofórmula y decía: “Ostras, hay cosas súper interesantes que suenan súper bien, pero vaya mierda de canción”. O los discursos con clichés. Y, en cambio, donde había discurso propio, pensaba: “Qué guay esta canción, pero qué mierda cómo suena”. Por eso me gustaban grupos como Saint Etienne, aparentemente muy parecidos a algunas cosas de radiofórmula pero con un discurso propio súper interesante. Me gusta una canción de Julio Iglesias, pero no me gusta Julio Iglesias, cómo lo dice. Yo quiero hacer eso, pero de esta manera. Me gusta como suena Aqua, pero claro, ¿de qué me está hablando?, a mí no me interesa. Yo quiero hablar de lo mío, pero bajo esa forma.
¿Cómo?
Utilizo un elemento que es peligroso, porque hay gente que no lo soporta, que es la no contención. A veces te lleva a lugares un poco raros, como esta cosa de épica un poco falsa. A la hora de hacer canciones pop, porque no dejan de ser eso, quiero explosiones continuas.
En este álbum habla en primera persona de una crisis de pareja. ¿Cómo se trata esto desde el pop?
Desde siempre, pero sobre todo en este disco, he intentado ser costumbrista, utilizar el día a día. Quiero una canción que esté cerca de cuando voy cada día por la mañana con mi amigo del bar a tomar café y le cuento qué tal: no quiero que haya mucha distancia entre mi canción y esa conversación. Como los Housemartins y grupos así. Porque evitas esa cosa pornográfica de estar hablando simplemente de una intimidad a la ligera. Eso a nadie le interesa. He comprobado que lo que la gente busca en mis canciones es su propia vida.
¿Algún ejemplo?
En este disco me lo planteé mucho, porque hay una canción, ‘El momento’, en la que pongo el nombre de mi hija, de Nico, y es lo que me salía. Quería hablar de ese momento para mí devastador que requiere todos a una, de darte, y que, de golpe, aparece una discusión. Es un elemento cotidiano que creo que le ha pasado a mucha gente, pero yo estoy hablando de lo mío, no de “los momentos en los que”. Pero, claro, ya no estoy yo solo implicado, porque está mi hija y ella no ha decidido aparecer en una canción.
¿Cómo diría que ha influído su aparición en ‘OT’ en su carrera?
El crecimiento de La Casa Azul en público, que ha existido y sigue existiendo, es muy sigiloso. La mayoría de gente que ha cantado ‘La revolución sexual’ en los conciertos de ‘OT’ no sabe que es una canción mía y que yo tengo un grupo. De hecho, un amigo me contó que una vez me estaban viendo tocar esa canción en un concierto y un grupo de personas dijo al lado: “Mira qué versión más buena les ha salido”.
En muchas canciones habla de su “infierno cerebral”, de sus ansiedades y las medicinas que consume. ¿Es parte de su tratamiento?
No es muy guay decirlo, porque no tiene demasiado ‘glamour’, pero es un ejercicio totalmente terapéutico. Y lo ha sido desde el principio: tengo recuerdos, desde muy niño, de poder sacar gracias a esto miedos, ansiedad y agobio vital en general. Lo malo es que asociamos eso a la cosa de autoayuda. Pero yo sí que lo vivo así; hay ahí un elemento de analgesia o de medicamento, ¿no? De algo que necesitas para sacar fuera esto. Luego se dan situaciones raras: estar cantando de momentos en los que verdaderamente no has estado bien en un festival, con el jolgorio y la alegría del momento… Pero luego me planteé que es esta cosa popular, del folklore, de soltar las penas: las discotecas, la fiesta mayor del pueblo, el quejío del flamenco, el blues… Son formas distintas de hacerlo, pero hay una necesidad vital súper clara de dar salida a lo que te molesta. Y ya está.
¿Por qué ‘La gran esfera’?
La esfera tiene que ver con esta idea de una representación del refugio, del lugar donde te aislas. Desde que era pequeño, el mundo me ha parecido un lugar complicado, lo considero agresivo. He tendido al refugio toda mi vida y a buscarlo dentro de la esfera. Pero claro, eso a la vez, conlleva una soledad existencial total. Y el aislamiento también es agresivo a la larga. No tengo claro aún dónde está el equilibrio entre el refugio y sentirte solo. Hoy estoy en ese punto intermedio, de estar en una esfera que tiene una puerta. Pero lo que quería plantear en el disco es que, por desgracia, las esferas son herméticas.
No siempre, ¿verdad?
Tuve un desprendimiento de retina, una operación muy ‘heavy’ con un ojo abierto, y ahora tengo unas prótesis de silicona. Luego, tienes sangre en el ojo durante años, aunque cada vez se va diluyendo más, y cada vez ves menos ‘niebla’. El doctor que me operó me dijo que el ojo es hermético, que cuesta mucho que entre y que salga algo. Sería genial esta idea de que entras un ratito en la esfera y luego vuelves a salir. Pero cuando nos recluimos, nos cuesta volver a salir y cuando estamos fuera nos cuesta volver a entrar. Es como lo del ojo.
¿Puede uno aislarse de lo que sucede en Cataluña?
En ese tema, para mí hay un elemento clave que trasciende lo político, que fue el 1-O. Te hablo a nivel personal, pero con conocimiento de causa de mucha gente. Es algo que lo distorsiona todo: no puedes hacer un análisis libre de ideología o política, porque a raíz de lo que pasa ese día cambia todo mucho. Yo vi a policías dar de hostias al panadero de mi barrio, que es la persona más buena que he conocido en mi vida. Es muy impactante, porque ahí pasa algo. Al margen de cómo se ha llegado a eso, para mucha gente esta imagen es muy compleja de gestionar. Porque te llega a tu día a día. Como cuando te echan de casa: podemos hablar de los desahucios, pero en realidad todo cambia cuando echan de casa a la abuela de toda la vida de tu barrio. Igual que cuando hablo de Nico.
¿Cómo definiría su actitud respecto a este tema?
Recibí muchos palos, sobre todo de fuera de Cataluña, pero también desde dentro, cuando firmé un manifiesto a favor del referéndum. Me escribían diciendo que no iban a venir a mis conciertos. Aunque yo fuera independentista o no lo fuera, me daría igual. Por esta regla de tres, la historia del arte ya no te interesaría, porque éste era así y el otro hizo aquello. Qué reduccionismo hay para que, cuando me muestre a favor de un referéndum, cuando opine que la solución al problema se ésta, deducir que yo soy independentista. Porque hay gente que sí lo es y no lo quiere, que pide la declaración unilateral.
¿Qué le molesta más de ese reduccionismo del que habla?
En Cataluña pasa hoy en día que muestras un lazo amarillo y eres un ‘indepe’, o vas con una bandera de España y eres un ‘facha’. Pues conozco gente que tiene esa bandera que es maravillosa y con unos valores universales. Y llevar un lazo amarillo no es una regla de tres para ser independentista. Yo, el primero. La mujer de Jordi Cuixart, Txell Bonet, a la que conozco, decía que el problema de los símbolos es que se reduzca algo como el lazo amarillo a la independencia de Cataluña. Cuando es una protesta contra la idea, que creemos injusta, de que una persona como Jordi Cuixart esté en la cárcel por hacer una manifestación. Puedes estar o no de acuerdo, pero es eso por lo que se protesta, porque no se ha procedido de forma justa.
¿Por qué cree que eso sucede?
Es el signo de la posmodernidad: cosas muy sintetizadas y un esencialismo en todo. No tiene ningún sentido. Yo quiero hablar, no te voy a juzgar, de entrada, por algo así. Fernando Márquez ‘El Zurdo’ militaba en la Falange, y hablas con él y es un intelectual que tiene su discurso que en una parte no estarás nada de acuerdo, pero que no te genera una antítesis total. Hoy en día no hay debate ideológico intelectualizado, todo responde a una especie de Perogrullo, de cosas muy básicas y bloques. La sociedad líquida. Es un peligro total.
¿Diría entonces que usted se sitúa en la equidistancia?
He estado metido en los entornos de Podemos de allí, de los Comunes, y Xavi Domènech es muy amigo mío. Y se ha retirado. Jaume Asens era íntimo de mi hermana en el colegio. Y él es independentista, toda la vida lo ha sido, pero ¿no te está diciendo algo que alguien que se declara independentista acabe decidiendo estar dentro de la estructura de Podemos? Quizá te está diciendo que esto está aportando también a la izquierda y que él se ha ido de todo lo que representaba un independentismo que alude a la cosa identitaria. Está aportando una idea que la gente debería ver súper clara: que se puede ser independentista sin ser nacionalista, apelando a otras cosas. Y entender que en Cataluña hay mucha gente que en esto vio un símbolo de desquitarse de cosas que vivió durante la guerra.
Entenderá que es un terreno cenagoso, ideológicamente hablando.
Esa idea me parece valiente, pero se reciben hostias de todas partes. Porque no se entiende en Cataluña que haya un partido que dé libertad de opinión sobre este tema, porque para ellos no es importante. Yo participo de eso, porque para mí es una cosa que no tiene mucha importancia. Qué quieres que te diga, me parece una rareza y que requiere un elemento de darle una vuelta que los otros no tienen. Porque miro a Puigdemont y miro a Millo, y veo más o menos lo mismo, no veo cosas sustancialmente diferentes. Tengo mogollón de amigos de la CUP y es algo que no puedo decir saliendo de Cataluña, cuando es muy parecido a las bases de los partidos obreros de toda la vida. Con una diferencia sutil, porque, para mí, esto es sutil.
¿El fin justifica los medios?
No. Pero es como el discurso de la no violencia. Pues depende. Mismamente, con mis hijos: yo soy súper bueno, pero si te dan una hostia, quizá te tendrás que plantar.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

Trending