Connect with us

BBC Mundo

Las cintas de Ted Bundy: por qué sigue fascinando la figura de uno de los asesinos en serie más letales de la historia de EE.UU.


Ted Bundy

Derechos de autor de la imagen
Netflix

Image caption

El pasado 24 de enero se cumplieron 30 años desde la ejecución de Ted Bundy en la silla eléctrica en Florida, Estados Unidos.

“Queremos creer que podemos identificar a las personas peligrosas, pero lo más aterrador es que no podemos. Las personas no se dan cuenta de que conviven con asesinos en potencia”.

No son palabras de advertencia de un agente de policía o alguna otra autoridad, sino de uno de los asesinos en serie más letales de la historia de Estados Unidos: Ted Bundy.

Autor confeso de la muerte de al menos 36 mujeres entre 1974 y 1978, la figura de Bundy vuelve a estar muy presente ahora que se acaban de cumplir 30 años de su ejecución en la silla eléctrica en Florida el 24 de enero de 1989.

Netflix aprovechó el aniversario para lanzar la serie-documental Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes (“Conversaciones con un asesino: las cintas de Ted Bundy”), en la que se oyen por primera vez grabaciones extraídas de más de 100 horas de entrevistas a Bundy en el corredor de la muerte.

Además, también Netflix ha comprado los derechos de la película sobre Bundy Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile (“Extremadamente malvado, asombrosamente maligno y vil”), protagonizada por Zac Efron y recientemente presentada en el festival de cine independiente de Sundance.

Derechos de autor de la imagen
Netflix

Image caption

Ted Bundy estudió psicología y derecho, y también se implicó en actividades políticas en el seno del Partido Republicano de Seattle, estado de Washington.

¿Por qué sigue llamando tanto la atención un asesino como Bundy 30 años después de su muerte?

Aparentemente inofensivo

Pulcro, arreglado, agradable, encantador, elocuente.

Son adjetivos que se repiten a lo largo de la serie de Netflix para referirse a Bundy.

Se destaca además su formación universitaria, su inteligencia y su poder de atracción sobre las mujeres.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El testimonio de Nita Jane Neary durante el juicio contra Ted Bundy en Florida fue clave para el veredicto de culpabilidad. Neary testificó que fue Bundy el hombre al que vio huir de las instalaciones de la Universidad Estatal de Florida la mañana en que dos chicas fueron asesinadas en sus habitaciones.

“Era buenmozo, exitoso, las mujeres lo encontraban muy atractivo, lo que explica que varias de sus víctimas se fueran con él hacia su auto sin conocerlo (luego las secuestró y las mató)”, le dijo a la BBC Scott Bonn, sociólogo y criminólogo de la Universidad de Drew en Madison (Nueva Jersey, EE.UU.).

Parecía el hijo del vecino y eso es lo que asusta, porque si el hijo del vecino es un asesino en serie, eso significa que todos somos víctimas potenciales”, explicó Bonn.

La propia Netflix, en un gesto que ha sido visto como una estrategia publicitaria más de la plataforma de streaming, publicó un mensaje en Twitter para advertir sobre el peligro de dejarse seducir por la figura de Bundy:

“He visto que se está hablando mucho de lo atractivo que era Ted Bundy y me gustaría recordarles a todos que hay literalmente MILES de hombres atractivos ahí fuera, y casi ninguno es un asesino en serie condenado”.

Más allá de este guiño promocional, lo cierto es que han surgido voces críticas que lamentan que la serie no le dedique más atención a las víctimas de Bundy y que alertan del riesgo de contribuir a prolongar el mito que rodea a este asesino.

Derechos de autor de la imagen
Netflix

Image caption

Algunas voces lamentan que la serie de Netflix no le dé más importancia a las víctimas de Ted Bundy.

Qué cuenta la serie

Joe Berlinger, el director de la serie, quien también dirige la película de Zac Efron, se defiende de las críticas señalando que la imagen que se ofrece de Bundy no es para nada idílica.

La serie de cuatro episodios relata cómo los periodistas Stephen Michaud y Hugh Aynesworth pasaron 100 horas entrevistando a Bundy en el corredor de la muerte en la prisión estatal de Florida en 1980.

En las conversaciones, hasta ahora inéditas, se oye a Bundy reflexionar sobre su propia vida, aunque de forma elusiva y a veces en tercera persona.

La serie también da voz a múltiples personas directamente conectadas con Bundy, desde amistades de infancia hasta fiscales, abogados defensores, detectives y una mujer que logró zafarse y sobrevivir a uno de sus ataques.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Psicólogos y sociólogos apuntan a que la fascinación por Ted Bundy se explica en parte por su agradable apariencia.

Los testimonios de las personas que lo conocieron en su infancia y juventud esbozan un Bundy introvertido y algo torpe en sus años de escuela, acomplejado por un trastorno del habla y por crecer en una familia relativamente humilde de Seattle, estado de Washington, rodeado de vecinos más acomodados que él.

Bundy superó esos complejos, al menos de cara al exterior, para crear el personaje que quedó grabado en el imaginario colectivo de la sociedad estadounidense, el de un hombre apuesto que logró convencer a muchas de sus víctimas para que lo acompañaran al auto por voluntad propia. Allí las golpeaba, las secuestraba y se las llevaba a otro lugar para matarlas.

En otros casos invadía las casas de sus víctimas y las atacaba y mataba mientras dormían o también las secuestraba. A algunas las violó, antes o después de muertas.

Era exitoso y las mujeres lo encontraban muy atractivo, lo que explica que varias de sus víctimas se fueran con él sin conocerlo”.

Scott Bonn, sociólogo y criminólogo

Salvajismo interestatal

La ola de asesinatos copó titulares en una época en la que apenas se acababa de acuñar el término “asesino en serie”.

Su salvajismo cruzó el tiempo y el espacio: el espacio porque empezó en los estados de Oregón y Washington, en el noroeste de EE.UU., para pasar por Utah, Idaho y Colorado hasta llegar a Florida, donde cometió sus últimos crímenes y donde finalmente fue detenido, juzgado, condenado y ejecutado.

Derechos de autor de la imagen
Netflix

Image caption

La maldad de Ted Bundy cruzó varios estados de EE.UU.

Y el tiempo porque se prolongó durante cuatro largos años en los que la policía tuvo que admitir el fracaso de haberle dejado escapar en dos ocasiones.

De todos los crímenes que cometió, fueron particularmente llamativos los asesinatos de Janice Ann Ott y Denise Naslundm a quienes secuestró en la misma fecha, el 14 de julio de 1974, a plena luz del día en el parque del lago Sammamish, en el estado de Washington.

Un parque abarrotado de gente en un cálido día de verano.

Esta capacidad de Bundy para atraer a las que luego serían sus víctimas se entiende mejor si se toma en cuenta la investigación sobre el asesinato en serie que realizó en 2005 la Unidad de Análisis de Conducta del FBI que concluyó que estos criminales “no son monstruos y pueden no parecer extraños. Los asesinos en serie a menudo tienen familias y hogares, empleos y aparentan ser miembros normales de la comunidad”.

Helen Morrison, psiquiatra forense que ha entrevistado a decenas de asesinos en serie a lo largo de su carrera, coincide con esta conclusión del FBI.

En su memoria “Mi vida entre asesinos en serie” escribió: “Nunca sé bien con quién estoy lidiando. Son tan amistosos, amables, solícitos cuando empezamos a trabajar… son encantadores, casi increíblemente encantadores, tan carismáticos como (los actores) Cary Grant o George Clooney”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Durante los últimos días de su vida, Ted Bundy se ofreció a colaborar con las autoridades y finalmente confesó la autoría de varios de sus crímenes.

¿Y las víctimas?

Otras expertas se distancian de la glorificación y la aureola de atractivo misterio que se le coloca a Bundy y otros asesinos similares.

“Yo, personalmente, no quiero oír una palabra más de este hombre. ¿Saben sobre quiénes quiero oír hablar? ¡Las víctimas! Las mujeres no atraídas hacia él”, opinó la escritora y comediante estadounidense Melanie Hamlett en un reciente artículo de la revista Glamour.

El hecho de que se le tenga que recordar a los espectadores que Bundy cometió crímenes espantosos no le sorprende a la escritora Rebecca Morris. Pero le preocupa.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La ejecución de Ted Bundy fue recibida con alegría en distintos lugares de Estados Unidos.

“Hay un peligro en dotarle de ese aire de romanticismo y mitología. Entre su carisma y leyenda se pierde la noción de lo despiadados que fueron sus crímenes. Porque no eran solo… cómo decirlo… esas fueron muertes muy salvajes“. concluye.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Llegada del Apolo 11 a la Luna: Frances Northcutt, la mujer que a los 25 años fue la primera ingeniera en el centro de control de las misiones Apolo


Frances Northcutt en el centro de control de la NASA en Houston en 1969

Derechos de autor de la imagen
TRW/PhotoQuest/Getty Images

Image caption

Northcutt trabajó en los programas de computación que calculaban la trayectoria de regreso de las misiones desde la Luna. En la imagen se ve a la matemática en el centro de control de la NASA en Houston en 1969.

Frances Northcutt era una matemática de 25 años cuando hizo historia.

Fue en 1968 que Northcutt, conocida por muchos por su apodo “Poppy”, se convirtió en la primera mujer que trabajó como ingeniera en el centro de control de las misiones Apolo de la NASA.

De sus cálculos dependía directamente la trayectoria que las naves espaciales debían seguir para regresar de la Luna.

Eso fue exactamente lo que sucedió con la misión Apolo 11, que el 16 de julio de 1969 partió con los astronautas Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin y Michael Collins hacia la Luna y los trajo de vuelta a la Tierra 8 días después.

A pesar de su trabajo pionero, la discriminación enfrentada por Northcutt (aunque no de sus colegas) la llevó a cambiar de rumbo y dedicar su energía a otra misión: defender los derechos de las mujeres.

Medio siglo después de Apolo 11, Northcutt habló desde Texas con BBC Mundo sobre su papel en las históricas misiones Apolo, su lucha de décadas por la igualdad y sus consejos para mujeres en cualquier parte del mundo que enfrentan discriminación.

¿Cómo llegó a trabajar en las misiones Apolo?

Antes que nada, tenía una buena aptitud en matemáticas.

Pero en esa época -y francamente hoy en día- había muchos estereotipos sobre lo que era un trabajo adecuado para una mujer. Si tenías un título, tenías tres opciones: ser enfermera, maestra o tal vez secretaria ejecutiva.

Las matemáticas te daban más oportunidades y por eso busqué dedicarme a ello.

¿Cuál era su trabajo específico en el centro de control?

Yo trabajaba para TRW Systems, una empresa contratada por la NASA que tenía a su cargo el desarrollo de programas de computación para calcular las trayectorias en las misiones a la Luna.

Derechos de autor de la imagen
Frederick M. Brown/Getty Images

Image caption

Luego de las misiones Apolo, Northcutt estudió leyes y se dedicó a defender los derechos de las mujeres.

Teníamos que calcular los ángulos a los que se debían encender los propulsores y durante cuánto tiempo para asegurar que la nave estuviese en la trayectoria correcta para regresar a la Tierra, en lo que se llama el corredor de reentrada.

Si la nave estaba fuera de ese corredor, podía quemarse.

Mi recuerdo de esos días es que vivía para trabajar: sábados, domingos, noches. Trabajábamos hasta estar tan agotados que íbamos a casa a dormir para volver y seguir trabajando.

¿El programa estaba diseñado para emergencias?

En términos modernos podría decirse que creábamos apps. El objetivo era que, en caso de emergencias, si había que abortar la misión, esta app o programa era tan rápida y precisa que optimizaba todos tus requerimientos de combustible.

Pero el programa no solo servía para emergencias. Fue usado en todos los vuelos a la Luna, en Apolo 8, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17.

Cuando se planeó Apolo 8, la misión fue acelerada porque había un temor de que los rusos iban a llegar antes a la Luna. Como los controladores de vuelo de la NASA no estaban familiarizados con nuestros programas, nos invitaron a trabajar en el centro de control para ayudarlos.

Es como si tuvieran una nueva app y aún no sabían usarla.

Derechos de autor de la imagen
Ian Showell/Keystone/Hulton Archive/Getty Images

Image caption

Northcutt junto a un modelo del módulo lunar de Apolo 14 durante un debate en un estudio de TV británico en 1971.

Con 25 años fue la primera ingeniera mujer en el centro de control, ¿qué recuerdos tiene sobre el ambiente de trabajo?

Había tan pocas mujeres en diferentes roles en el centro de control de la misión que para mí no era inusual a veces ser la única mujer en la sala.

Claro que sentía la presión de tener un buen desempeño, pero en general no tuve problemas con mis colegas hombres.

Sentí mucho más sexismo por parte de la prensa que de los otros ingenieros.

¿Podría darnos ejemplos de ese sexismo?

La prensa siempre busca estereotipos y ponía mucho énfasis en mi ropa y apariencia. Probablemente algo similar ocurre ahora.

Cuando una mujer se postula a un puesto político en mi país (Estados Unidos) abundan los comentarios sobre su peinados o su vestuario.

Frances Northcutt en 1970

Getty

Sentí mucho más sexismo por parte de la prensa que de los otros ingenieros.

El sexismo era más perverso hace 50 años, pero todavía existe.

Creo que la situación de las mujeres en cierto sentido es mejor ahora, pero en cierto sentido también es peor, por todo el acoso que sufren en las redes sociales.

¿Fue difícil enfrentar ese sexismo hace medio siglo?

Cuando comencé a trabajar en TRW Systems tenía el cargo de “computress”, algo así como técnica de computación.

Si vieron la película Hidden Figures o “Figuras ocultas” estarán familiarizados con el término.

Comencé haciendo muchos y muchos cálculos para los ingenieros y al principio no tenía mucha experiencia en temas espaciales.

Pero luego de trabajar allí un tiempo, me dije a mí misma: “Yo sé tanto como ellos. Y aún si hay algo que no sé, soy tan lista como ellos y puedo aprenderlo”.

Derechos de autor de la imagen
NASA

Image caption

Los controladores de vuelo celebran el éxito de Apolo 11 tras confirmarse el regreso a salvo de los astronautas el 24 de julio de 1969.

Luego de las misiones Apolo, mientras seguía trabajando como ingeniera en TRW Systems comenzó a estudiar abogacía por las noches. ¿Por qué tomó esa decisión?

Yo tuve suerte y no experimenté tanto sexismo en mi lugar de trabajo, pero mi experiencia me hizo ver las dificultades y la discriminación que enfrentaban las mujeres, por ejemplo en los salarios.

También coincidió con una nueva ola de feminismo en Estados Unidos.

Me interesó cada vez más la ley como un medio que podía o bien oprimir o bien liberar a las mujeres. Así que acabé estudiando leyes.

Siempre sentí que por mi visibilidad en la prensa tenía la oportunidad y la responsabilidad de hacer algo para mejorar la situación de las mujeres.

Derechos de autor de la imagen
NASA

Image caption

El regreso seguro de los astronautas de las misiones Apolo dependía directamente de los programas de computación creados por Northcutt y sus colegas.

¿Qué cambios pudo lograr?

Aún antes de recibirme como abogada fui elegida por el alcalde de Houston para abogar por los derechos de las mujeres.

En esa época no había mujeres en el departamento de bomberos, había mucha discriminación salarial y pocas mujeres en puestos municipales. Mi trabajo era aumentar esa participación.

También mejoré el tratamiento por parte de la policía de las mujeres que denunciaban casos de violación.

NASA

Me dije a mi misma: yo sé tanto como ellos. Y aún si hay algo que no sé, soy tan lista como ellos y puedo aprenderlo.

¿Cuál es su mensaje para las mujeres que, medio siglo después de su experiencia, siguen enfrentando discriminación?

Ojalá pudiera tener una respuesta para todas las situaciones, pero no la tengo.

Yo les diría simplemente que deben persistir aún ante la discriminación.

No digo que sea fácil, pero la única forma en que será más fácil en el futuro es persistir, aunque tu lugar de trabajo sea un sitio hostil. Y algo que pueden hacer las mujeres es apoyarse entre sí.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Northcutt participó en el filme sobre las misiones Apolo del documentalista Tom Jennings (izq). que fue realizado con motivo del 50° aniversario de la llegada del hombre a la Luna.

En el 50° aniversario del Apolo 11, ¿cuál es su principal reflexión?

Para mí, no solo Apolo 11 sino todas las misiones Apolo mostraron que los seres humanos somos capaces de grandes cosas si realmente nos enfocamos en ellas.

Si les dedicamos nuestra energía y recursos, y trabajamos juntos, podemos resolver la mayoría de los problemas.

Y ahora tenemos muchos problemas incluyendo el cambio climático, algo que requerirá un enorme compromiso de muchas personas, pero podemos encontrar respuestas si no perdemos tiempo y las buscamos.

¿Qué es lo más importante en la vida para Frances Northcutt?

Trabajar en cosas en las que crees.

He sido afortunada de haber trabajado en proyectos en los que creía y eso significa que te levantas cada día con entusiasmo y puedes aportar tu capacidad íntegra.

Así que diría que lo más importante es encontrar algo en lo que creen y trabajar en ello.

* La BBC no se hace responsable del contenido de páginas externas.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Kevin Spacey: desestiman cargos en el único caso criminal por asalto sexual contra el actor


Kevin Spacey a la salida de un juzgado en Nantucket donde fue instruido de cargos en enero de 2019

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Spacey enfrenta varias acusaciones de conducta sexual inapropiada, pero la mayoría son demandas civiles.

Los fiscales de Massachusetts, Estados Unidos, abandonaron un caso criminal de asalto sexual y agresión contra el actor Kevin Spacey.

Spacey, de 59 años, estaba acusado de manosear a un joven de 18 años en un bar en 2016.

Pero el caso fue sobreseído el miércoles después de que el demandante rehusó rendir testimonio sobre un teléfono desaparecido, que la defensa argüía podría probar la inocencia del actor.

Spacey, un actor y director de fama internacional, ha enfrentado varias acusaciones de conducta sexual inapropiada, pero este era el único que había resultado en un caso criminal.

Las acusaciones se remontan tres años, cuando el demandante alega que Spacey le compró bebidas alcohólicas y luego lo manoseó en una bar en la isla de Nantucket, Massachusetts.

El demandante fue citado a comparecer este mes después de haber dicho que había perdido el teléfono celular que utilizó la noche del supuesto asalto.

Los abogados de Spacey lo habían acusado de eliminar mensajes de texto y sostuvieron que el móvil podía servir para probar la inocencia de su cliente.

La madre del demandante, la presentadora de televisión Heather Unruh, reconoció ante el juez que había borrado algunas imágenes de “actividades de chicos universitarios” del teléfono antes de que se extraviara.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Heather Unruh, la madre del demandante, reconoció haber borrado imágenes del teléfono celular.

Pero la credibilidad del demandante quedó en entredicho cuando invocó la Quinta Enmienda -que le otorga a un testigo el derecho a no incriminarse- y rehusó comparecer.

En un comunicado, la Fiscalía Distrital de Cape and Islands, declaró que la “no disponibilidad del testigo demandante” los motivó a abandonar el caso.

Su abogado, Mitchell Garabedian, declaró en un comunicado, el miércoles, que su cliente había “demostrado enorme valor bajo circunstancias difíciles”.

Las acusaciones se dieron después de que otro actor alegó que cuando tenía 14 años, Spacey -en ese entonces de 26- se había subido encima de él en una cama.

Spacey pidió disculpas por cualquier comportamiento inapropiado del que dijo no tener memoria.

El famoso actor, ganador de dos Oscar, se ha visto envuelto en múltiples acusaciones de asalto sexual. Como consecuencia, Netflix lo expulsó del elenco de la popular serie “House of Cards” y las escenas en las que aparecía en una de sus últimas películas “Todo el dinero del mundo”, fueron vueltas a filmar con otro actor.

El caso en Nantucket era uno de los pocos casos criminales que se proseguía como resultado del escándalo #MeToo que sacudió a Hollywood.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

25 años del caso AMIA: por qué ni un solo sospechoso ha sido arrestado o juzgado por el peor atentado en la historia de Argentina (y por qué dos presidentes han sido acusados de encubrirlo)


La AMIA tras la explosión del 18 de julio de 1994

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El 18 de julio de 1994, a las 09.53 de la mañana, estalló un artefacto en el edificio de la AMIA, en pleno centro de Buenos Aires. Más de 80 personas murieron y cerca de 300 resultaron heridas.

El atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el principal centro comunitario de la colectividad judía argentina, que dejó 85 muertos en 1994, no es solo el peor atentado en la historia de Argentina.

También es uno de los ejemplos más grandes de impunidad que tiene este país.

Quizás el mayor reflejo de ello es que, un cuarto de siglo después del ataque, no solo no ha sido arrestado ninguno de los autores ni juzgado ni un solo sospechoso, sino que el que está preso es el juez que llevó la causa original.

En febrero pasado, Juan José Galeano fue condenado a seis años de prisión por haber usado dinero del Estado para pagar a testigos falsos para que acusaran a un grupo de policías de ser la “conexión local” del ataque.

En el juicio también se condenó a los principales responsables del aparato de inteligencia que operó cuando ocurrió el atentado en 1994, y que en vez de investigar lo que pasó intentaron encubrir lo ocurrido.

Incluso el presidente de entonces, Carlos Menem (1989-99), fue acusado de desviar la investigación, presuntamente exigiéndole al juez que no investigara la llamada “pista siria”, que involucraba a un empresario cercano a su familia.

Sin embargo, el tribunal absolvió a Menem de ese delito.

Pero no solo quienes dirigían el país cuando ocurrió el atentado han sido salpicados por la mancha negra que el caso AMIA significa para la justicia argentina.

A 25 años del atentado, el caso sigue teniendo ramificaciones: en los próximos meses un segundo jefe de Estado será juzgado por supuestamente tratar de encubrir a los autores del crimen.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cristina Fernández de Kirchner será la segunda exmandataria juzgada por presuntamente tratar de encubrir a quienes atacaron la AMIA.

Esta vez la que estará sentada en el banquillo será la expresidenta y actual candidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-15), acusada de haber firmado un pacto con los presuntos agresores para garantizar su impunidad.

Es decir, dos exmandatarios han sido o están siendo juzgados por supuestamente encubrir el crimen, pero ni uno solo de los autores se ha tenido que presentar ante la justicia.

¿Quiénes cometieron el ataque y por qué no han sido juzgados?

Los responsables

Según la justicia argentina, el atentado fue ejecutado por el grupo militante chiita Hezbolá, de origen libanés, bajo órdenes de Irán, algo que ese país siempre ha negado.

El primero que acusó a Irán de estar detrás del atentado fue un exdiplomático de ese país llamado Manoucher Motamer, quien luego sería señalado como agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA).

Poco tiempo después del ataque, Motamer acusó a funcionarios de la embajada iraní en Buenos Aires de organizarlo.

La acusación fue replicada por los gobiernos de EE.UU. e Israel, quienes señalaron a Hezbolá como los autores materiales del ataque.

Hezbolá ya había sido consideradao responsable por la justicia argentina de haber estado detrás del atentado con cochebomba contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, que ocurrió dos años antes que el ataque contra la AMIA y dejó 22 víctimas fatales y más de 200 heridos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hezbolá fue acusado también de haber atacado la Embajada de Israel en Buenos Aires, el 17 de marzo de 1992.

Sin embargo, el llamado “juicio por el atentado de la AMIA”, que comenzó en Buenos Aires en septiembre de 2001, no se enfocó en Hezbolá o Irán, sino en la “conexión local”.

Ese juicio terminó en escándalo cuando se reveló que los imputados fueron falsamente acusados. La causa fue declarada nula y todos quedaron absueltos en 2004.

El juez Galeano, que había sido removido del caso en pleno juicio, fue destituido en 2005 y fue enviado a juicio años después, junto con Menem y otros funcionarios.

Mientras la justicia argentina vivía uno de los episodios más vergonzosos de su historia, los esfuerzos por atrapar a los responsables del ataque se vieron frustrados.

En agosto de 2003, en medio del juicio en Buenos Aires, Argentina pidió la extradición del exembajador iraní en ese país, Hade Soleimanpour, quien ahora estaba en Reino Unido.

Tres meses después del pedido, Londres lo rechazó por falta de evidencias.

Nisman

Tras la anulación del juicio, el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007) decidió crear una fiscalía especial para investigar lo ocurrido en la AMIA.

Kirchner puso a cargo de esa investigación a Alberto Nisman, quien venía trabajando como fiscal en la causa AMIA desde 1997.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Alberto Nisman fue nombrado fiscal especial de la causa AMIA en 2004.

Fue Nisman quien se concentró en la llamada “pista iraní”, basándose en información que recibía de los servicios secretos de EE.UU. e Israel.

En octubre de 2006 Nisman acusó formalmente a Irán de estar detrás del atentado y a Hezbolá de ejecutarlo y pidió la captura de los responsables.

Un año después, la Interpol accedió al pedido argentino y emitió órdenes de detención (conocidas como “notificaciones rojas”) para cinco exfuncionarios iraníes:

  • Ahamad Vahidi, entonces ministro de Defensa iraní y exjefe de la Guardia Revolucionaria
  • Alí Fallhijan, exministro de Seguridad
  • Mohsen Rezai, excomandante de la Guardia Revolucionaria
  • Mohsen Rabbani, exagregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires
  • Ahmad Reza Ashgari, el exsecretario de esa sede diplomática

Irán, que siempre ha acusado a EE.UU. e Israel de involucrar a Argentina en un complot en su contra e incluso ha sostenido que el ataque contra la AMIA fue un “autoatentado” israelí, se ha negado a entregar a los sospechosos y tampoco ha permitido que sean interrogados.

El “memorándum de entendimiento”

El laberinto sin fin que es el caso AMIA volvió a tomar un giro inesperado tras la llegada al poder de Cristina Fernández de Kirchner en 2007.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hablando ante los miembros de la ONU, Fernández exigió a Irán que entregue a los sospechosos de haber organizado el ataque contra la AMIA.

En septiembre de 2009 la jefa de Estado exhortó a Irán a que extraditara a los exfuncionarios cuestionados durante un discurso que dio ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU).

Sin embargo, tres años más tarde, durante su segundo mandato, la presidenta sorprendió con el anuncio de una nueva estrategia para llevar ante la justicia a los iraníes sospechados.

Fernández dijo que firmaría un “memorándum de entendimiento” con Irán para intentar avanzar en la causa.

Este pacto, que fue firmado en enero de 2013 en Etiopía, preveía la creación de una Comisión de la Verdad integrada por cinco juristas internacionales (dos elegidos por cada país y un quinto consensuado) para analizar las investigaciones sobre el atentado.

También estipulaba que la Justicia argentina podría interrogar en Irán a los cinco imputados que están requeridos por Interpol.

Un mes más tarde, el Congreso argentino -con mayoría kirchnerista- aprobó el acuerdo, dándole rango de tratado internacional. Pero el Parlamento iraní nunca trató el asunto, por lo que el pacto no entró en vigencia.

No obstante, eso no evitó la controversia que generó el memorándum: tanto las entidades representativas de la comunidad judía como todos los partidos de oposición rechazaron el acuerdo.

La Justicia les dio la razón a estos críticos y, en mayo de 2014, declaró el memorándum inconstitucional por considerar que la justicia argentina estaba renunciando a su propia jurisdicción para juzgar a los iraníes en una comisión extrajudicial.

Acusación y muerte

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El pacto con Irán fue ampliamente rechazado.

Pero la verdadera controversia explotó casi un año después, a comienzos de 2015, cuando el fiscal especial Nisman acusó a la presidenta, al canciller, Héctor Timerman, y a otros funcionarios de haber buscado encubrir a los autores iraníes del atentado a través del memorándum.

Nisman presentó una denuncia judicial, basada en escuchas realizadas por agentes de inteligencia argentinos, que afirmaba que el pacto con Irán buscaba el levantamiento de las notificaciones rojas de Interpol.

Según el fiscal especial, Argentina, que atravesaba una crisis energética, habría accedido a negociar la impunidad de los iraníes a cambio de petróleo y otros acuerdos económicos.

Si bien Fernández y el resto de los acusados siempre negaron que esto fuera cierto y aseguraron que el pacto no contemplaba eliminar los pedidos de captura de Interpol, y aunque la justicia argentina originalmente desechó la denuncia de Nisman, todo cambió después del 18 de enero de 2015.

Ese día fue hallado sin vida, con un tiro en la cabeza, el fiscal Nisman, quien 24 horas más tarde debía presentarse ante el Congreso para mostrar las evidencias con las que fundamentaba su acusación.

Su muerte, originalmente catalogada como un suicidio, fue declarada homicidio años más tarde.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La justicia argentina confirmó en 2018 que Nisman fue asesinado.

El rabino que presidió el sepelio de Nisman en 2015 dijo que este había sido “la víctima 86 del atentado de la AMIA”. No obstante, varios de los familiares de los muertos en ese ataque rechazaron tajantemente esas palabras y, por el contario, se mostraron muy críticos hacia el trabajo del fiscal.

La presidenta de la organización Memoria Activa, Adriana Reisfeld, le dijo a BBC Mundo que el fiscal había sido “un obstáculo” para llegar a la verdad, y aclaró que no apoyaba su denuncia contra Fernández.

En 2016, un año después de que Fernández fuera sucedida en el poder por Mauricio Macri, la justicia reabrió la denuncia de Nisman y en marzo de 2018 envió la causa por presunto encubrimiento a juicio oral.

¿Se hará justicia?

En tanto, a 25 años del peor atentado en suelo argentino, los familiares de las víctimas siguen esperando que se haga justicia.

En una entrevista con la BBC en 2015, el entonces canciller Timerman -quien falleció a finales de 2018- remarcó por qué es tan difícil lograr avances en la causa AMIA.

“Creemos que alguna gente en Irán cometió un crimen en Argentina, (pero) hay una ley que dice que ningún iraní será extraditado a otro país”, señaló, justificando la decisión de su gobierno de negociar con Teherán.

El actual gobierno de Macri, opuesto políticamente al kirchnerismo, ha coincidido que estas limitaciones hacen prácticamente imposible juzgar a los responsables.

En declaraciones realizadas esta semana, la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, señaló que no se pudo “avanzar más” porque las personas sospechosas de haber cometido el ataque “están en su país y no fueron entregadas, sino se hubiese podido hacer un juicio“.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El gobierno argentino impulsa la creación de un juicio en ausencia para los responsables del atentado de la AMIA.

Ante esta traba judicial, el gobierno ha propuesto otras manera de intentar “sanar la herida” que dejó la AMIA.

Por un lado, busca incorporar la figura del juicio en ausencia al Código Penal argentino, a través de un proyecto legislativo que divide opiniones entre la comunidad judía (algunos incluso cuestionan las evidencias que apuntan a Irán y consideran que un juicio podría cerrar la posibilidad de abrir nuevas investigaciones).

Por otra parte, Macri conmemoró el 25 aniversario del ataque con la firma de tres decretos. Uno oficializa el 18 de julio como día de Duelo Nacional en homenaje a las víctimas. Otro crea una indemnización para una decena de exempleados de la AMIA.

Pero el más significativo es el que crea el primer registro de “personas y entidades vinculadas a actos de terrorismo y su financiamiento”, en el que estará incluido Hezbolá.

El registro, que funcionará bajo la órbita del Ministerio de Justicia, tendrá como fin “facilitar la cooperación doméstica e internacional para prevenir, combatir y erradicar el terrorismo y su financiamiento”.

Según Bullrich, esto representa una “condena simbólica”, a falta de una condena judicial, y dificultará el accionar del grupo acusado de estar detrás de los dos mayores atentados cometidos en Argentina.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending