Connect with us

EL MUNDO

Las costuras (Frankenstein) del pacto en 24 horas de Sánchez e Iglesias


El columnista requiere de un cierto margen para la exageracin. Es un pacto con el lector que Julio Camba estableci cuando propuso que no se le tomara ni demasiado en serio ni demasiado en broma. Sin rotundidad, la columna se hace flcida. El oficio est viviendo horas crticas. Pedro Snchez ha fulminado cualquier margen para la exageracin. Es imposible darle vuelo literario a la descripcin de alguien tan inverosmil. Para describir a Snchez, al de hoy, al de ayer y al de siempre, slo cabe remitirse a aquella frase inmortal de un editorial de El Pas: Snchez ha resultado no ser un dirigente cabal, sino un insensato sin escrpulos que no duda en destruir el partido que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso.

Esta es una oracin eterna, la nica semblanza posible del lder que convirti en una de las bellas artes la estrategia del perro loco. La que fa su xito a convencer al resto de lderes de que quien la despliega es capaz de cualquier locura con tal de conservar el poder, incluida la destruccin de lo que pretende gobernar, ya sea un partido centenario o una antiqusima nacin.

El Snchez de hoy es una impugnacin cruel del Snchez de la campaa, que ya era una impugnacin cruel del Snchez presidente. Quien le ayudar a urdir su investidura ser un hombre del que dijo: Jaume Asens, cabeza de lista en Catalua de Unidas Podemos, que acompa a algunos prfugos de la Justicia, lderes independentistas hoy: sta es la tarjeta de presentacin del seor Iglesias en Catalua. Iglesias defiende un referndum de autodeterminacin, que lo que quiere hacer es partir en dos definitivamente a la sociedad catalana. A m me sigue pareciendo una descripcin precisa, tanto que 15 das despus slo habra que cambiarle una palabra: sta es la tarjeta de presentacin del seor Snchez en Catalua.

El viaje vertiginoso de Asens desde los arrabales del sistema al cogollo del poder es slo uno ms de los delirios que van tejiendo una alianza aberrante. El improbable doctor Snchez pretende coserle jirones imposibles a un nuevo monstruo de Frankenstein. Vamos con la leccin de anatoma. Es preciso conciliar los 6.000 millones de recorte de gasto reclamado por Bruselas con la ansiedad poltica y los dogmas socioeconmicos de un partido comunista y uno peronista. Lo siguiente sera presupuestar las prebendas exigidas por tres partidos regionalistas, uno provincial y dos nacionalistas. Tras ello, slo quedara convencer a un preso condenado por sedicin. No se alarmen, la operacin es delicada pero hay un plan B: si alguno de los anteriores zurcidos falla slo habra que seducir, y se puede hacer por vas indirectas, a una formacin que todava no ha condenado la violencia terrorista.

Esta es la proeza poltica con la que Snchez se propone conservar la presidencia sin tener que recurrir a su verdadero adversario, el PP de Pablo Casado. Lo que es ms dudoso es que al engendro resultante se le pueda llamar gobierno. Porque un ejecutivo que mereciera tal nombre tendra una agenda legislativa. Hubo un tiempo incluso en que los ejecutivos fijaban sus prioridades en una Ley de Presupuestos. Como transmiti con su lema de campaa, Snchez piensa en presente continuo. El Ahora, s con el que el PSOE pidi el voto fue la sublimacin del engao. El regodeo de quien dos semanas despus de prometer el castigo penal de quienes convocasen un nuevo referndum ilegal, ahora desecha el compromiso para poder gobernar con los ltimos convocantes de un referndum ilegal. El Ahora, s es la consagracin de la provisionalidad como programa poltico, una forma de sacudirse el plomo de los principios y volar libre en ausencia de compromisos. Quedar para la historia como lo nico sincero de una campaa de embustes, nicamente diseada para arrebatarle a Ciudadanos su espacio poltico.

Snchez embarc al PSOE en una aventura desquiciada para someter al Parlamento y fracas. El 10-N slo ha servido para cambiar 57 diputados liberales por 52 de Vox. De creerse Snchez su propia retrica, ya habra dimitido, pero ni el ms cabal de quienes le rodean, Jos Luis balos, puede esconder una cnica satisfaccin. El gobierno que disea junto al bolivariano Iglesias (el adjetivo es de Snchez) es la prolongacin de la mocin de censura. Una alianza negativa hoy fundada sobre la emergencia de la extrema derecha, como la de ayer se fund sobre la urgencia de la corrupcin. Slo sabe gobernar en un estado de excepcionalidad; lo contrario le obligara a someterse a la lgica de la transaccin, que tal cosa es la poltica.

Pedro Snchez y Pablo Iglesias en la firma de su acuerdo.

Hay otra clusula en letra pequea. En unos das, Espaa conocer la sentencia de los ERE. Aunque el veredicto fuera atroz, si Snchez es presidente, nadie lo podra derribar con una mocin de censura, como l hizo con Rajoy aprovechando las incrustaciones prejuiciosas en el fallo de la Grtel de un juez hoy revocado.

Snchez acta en funcin de dos supuestos: que la convocatoria de unas terceras elecciones tendra un riesgo sistmico y que la oposicin ya no duda de que l asumira cualquier riesgo para que su poder prevalezca. De modo que la imposibilidad de que Snchez deje de ser Snchez interpela a Casado, un lder de corte convencional pero atenazado por el sbito ascenso a su derecha de una fuerza excntrica y radical, de verbo inflamado, programa maximalista, empuje demoscpico y sin los anclajes fcticos de un partido tradicional. Lo que llaman una abstencin patritica del PP no es ms que una prrroga a cambio del desgobierno. La nica manera de obtener garantas de quien ha demostrado no tener palabra consistira en un acuerdo de coalicin. Casado teme que eso site a Vox y a Podemos como referencias de la oposicin. Vox y Podemos seran el refugio de los perdedores de un ms que probable enfriamiento de la economa. Y sin embargo, una parte de su partido, lo que queda de cordura en el PSOE y la opinin publicada liberalconservadora no ven una alternativa mejor que este mal menor. Esta es la Espaa de Snchez, atrapada en una encrucijada maldita por el mesianismo de un lder plebiscitario: un insensato sin escrpulos que no duda en destruir la nacin que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

EL MUNDO

Tres muertos y varios heridos en un tiroteo en una base militar en Florida


Un nmero indeterminado de personas ha sido traslada al hospital. El autor de los disparos tambin ha fallecido


Imagen area de la base de Pensacola, donde ocurrieron los hechos.
AFP

El autor de un tiroteo registrado este viernes en una base aeronaval en Pensacola (noroeste de Florida) y tres de las personas a las que dispar murieron, el primero “neutralizado” por fuerzas de seguridad, confirmaron fuentes oficiales.

En una rueda de prensa a las puertas de la base, que permanece cerrada, el alguacil del condado Escambia, David Morgan, y representantes de la Armada y de la ciudad de Pensacola sealaron que en total hubo once personas envueltas en el tiroteo, incluido el que origin el incidente.

El tiroteo estall sobre las 7 horas locales (13.00 horas GMT) en un edificio de la base donde estn las aulas de clase y abarc dos plantas del edificio.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

Independentistas boicotean un acto de Societat Civil y queman ejemplares de la Constitución


41 aniversario de la Constitucin

Los Mossos cargan contra radicales independentistas en su boicot al acto a favor de la Constitucin de SCC en Gerona, donde, al igual que en Barcelona, se ha prendido fuego a la carta Magna


Cargas contra radicales independentistas que intentaban boicotear un acto a favor de la Constitucin
EL MUNDO (Vdeo) // @Societatcc (Foto)

La presencia de los constitucionalistas no ha sido del agrado de las diferentes entidades independentistas de Gerona las cuales han organizado una contramanifestacin que desde primera hora de la maana ha recorrido las calles adyacentes a la plaza 1 de Octubre -anteriormente llamada plaza de la Constitucin y hoy blindada por un cordn policial-, con pancartas en las que poda leerse Girona Antifascista o El fascismo avanza si no se le combate.

Alrededor del medioda los contramanifestantes, unos 150, han alcanzado la plaza donde Societat Civil Catalana (SCC) haba convocado a sus partidarios en este 41 aniversario de la Carta Magna y han intentado romper la lnea policial de los Mossos lanzndoles huevos, y provocando una primera carga de la polica catalana que ha conseguido dispersar a los radicales.

Posteriormente, estos han quemado un ejemplar de la Constitucin y han arrancado mobiliario urbano con el objetivo de hacer una barricada e impedir el paso de las fuerzas del orden por el casco antiguo de la ciudad. La iniciativa no obstante, ha sido recriminada por algunos vecinos.

Paralelamente el acto de SCC, que ha contado con la presencia de unas cincuenta personas, entre ellas simpatizantes y representantes gerundenses de Vox y del PP, se ha desarrollado sin incidentes.

Durante el mismo han intervenido el presidente de SCC, Fernando Snchez Costa, y la periodista Anna Grau, los cuales han puesto en relieve la importancia de la Constitucin para “la convivencia, la libertad, y la democracia de nuestra sociedad”.

Finalmente el acto ha culminado con el himno nacional de Espaa y los aplausos de los asistentes los cuales han ondeado las numerosas rojigualdas que portaban entre aplausos, sin que se hayan repetido los violentos enfrentamientos ocurridos el pasado ao en Gerona, cuando un acto convocado por el colectivo Borbonia para conmemorar el 40 aniversario de la Constitucin acab con un detenido y 20 personas heridas, 15 de ellos Mossos d’Esquadra.

“Agradecemos a los Mossos que nos hayan protegido frente a los independentistas violentos que pretendan echarnos de Girona por la fuerza. Jams dejaremos de defender la democracia y la convivencia en todos los rincones de Catalua”, ha twitteado SCC una vez ha finalizado el acto.

Por su parte, los autodenominados Comits de Defensa de la Repblica (CDR) han quemado esta maana ejemplares de la Constitucin espaola ante la Delegacin del Gobierno, donde se han manifestado unos 200 independentistas radicales, en una convocatoria de Pcnic per la Repblica contra la festividad de la Carta Magna.

Durante la concentracin, que ha empezado al medioda, los manifestantes han quemado fotocopias del prembulo de la Constitucin a la vez que coreaban consignas contra la Carta Magna y a favor de la independencia de Catalua.

A travs de un mensaje en Twitter han justificado su accin, en lnea con las consignas que han coreado durante su protesta.

“La Constitucin, exilio y prisin” o “esta Constitucin no nos representa”, han sido algunas de las consignas ms coreadas por los manifestantes, que tambin han pedido la libertad de los polticos independentistas presos y de los que estn en el extranjero, a los que han enumerado uno a uno, mientras gritaban “libertad”, recoge Efe.

En el acto, en el que se ha quemado tambin una bandera espaola, se ha pedido, adems, la libertad de los integrantes de los CDR encarcelados y que se anulen los cargos contra el rapero Valtnyc, huido a Blgica.

Tambin han coreado cantos contra el PSOE, la justicia y el Estado espaol y han cantado Els Segadors y L’estaca.

Durante la concentracin se han encendido velas alrededor de los fuegos donde quemaban los ejemplares de la Constitucin y han pintado Crema L’Estat (Quema al Estado) y lazos amarillos.

El acto, que se ha realizado en las confluencias de las calles Mallorca y Roger de Llria ante un cordn de los Mossos, ha transcurrido con normalidad y, tras comer ‘coca’ y beber caf, la mayora de los manifestantes ha acabado la accin en la calle Aragn.

Sin embargo, un grupo de unos 50 ha continuado la protesta hasta que los Mossos les ha cortado el paso en las calles Caspe y Ausis March.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

La canciller Angela Merkel afirma en Auschwitz que la memoria de los crímenes nazis es "inseparable" de la identidad alemana


Actualizado

Es la primera vez que la lder conservadora visita el campo de exterminio nazi y la primera visita de un canciller alemn desde 1995

German Chancellor Angela <HIT>Merkel</HIT> and Polish Prime Minister...

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, entran en Auschwitz.
KACPER PEMPEL REUTERS

La canciller alemana, Angela Merkel, ha llegado este viernes al antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz, en su primera visita a este smbolo del Holocausto en los 14 aos que lleva al frente del Gobierno, segn informa la agencia Afp. Desde all, la lder conservadora ha afirmado que la memoria de los crmenes nazis es “inseparable” de la identidad alemana.

Su visita es adems la primera de un canciller alemn desde 1995 y coincide con un auge del antisemitismo y de la extrema derecha en Alemania.

La canciller ha atravesado el portal de entrada presidido por la siniestra divisa ‘Arbeit macht frei’ (“El trabajo os har libres”), acompaada por el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, y por un superviviente del campo de exterminio, Stanislaw Bartnikowski, de 87 aos, adems de otros representantes de la comunidad juda.

En vsperas de este desplazamiento, Merkel anunci la donacin de 60 millones de euros a la fundacin Auschwitz-Birkenau, para el mantenimiento del lugar en el que fueron asesinados ms de 1 milln de personas, la mayora judos, entre 1940 y 1945. La mayor parte de ellos fueron asesinados a su llegada al campo de concentracin, hoy situado en Polonia.

La lder conservadora alemana ha pronunciado un discurso en Auschwitz y ha cumplido con un minuto de silencio ante el llamado Muro de la Muerte, donde se fusil a miles de detenidos. A continuacin, se desplazar a Birkenau, a tres kilmetros de distancia, para ver el lugar donde eran “seleccionados” los deportados que llegaban en tren: los ms jvenes, los ms viejos y los ms frgiles eran inmediatamente enviados a morir.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

Trending