Connect with us

EL MUNDO

Las futbolistas inician la huelga: aplazados los dos partidos del sábado



Las jugadoras del Atltico, Aleixandri (d) y Gallardo, esta temporada.

Las futbolistas de la Primera Divisin espaola iniciaron este sbado su paro indefinido, siguiendo su lucha por el primer convenio colectivo que regule su situacin laboral. El partido que este sbado deba abrir la novena jornada del campeonato, entre el Espanyol y la UD Granadilla Tenerife en la Ciudad Deportiva Dani Jarque de Barcelona, no se disputar.

Posteriormente, para las 18:30, estaba previsto en la ciudad deportiva de Buol el encuentro Levante-Sporting de Huelva, que tampoco se ha jugado. El club local incluso advirti horas antes del encuentro a sus aficionados y a travs de las redes sociales de que no acudieran a las instalaciones levantinistas.

La plantilla de la entidad tinerfea, de hecho, ni siquiera lleg a volar desde la isla a la ciudad condal. Su vuelo estaba programado para este viernes por la tarde, pero sufri “problemas tcnicos”. Vista la “intempestiva hora a la que llegaran al hotel de concentracin”, cerca de las 5:00 hora peninsular, y teniendo presente que la huelga indefinida empezaba a las 00:01 de este sbado, la directiva de la UD Granadilla Tenerife tom la decisin de que sus jugadoras regresaran a sus domicilios. La entidad respet, de este modo, “la postura de las jugadoras de secundar el paro”.

Las futbolistas de la Primera Iberdrola convocaron una huelga indefinida ante el estado de paralizacin de las negociaciones entre los clubes y los sindicatos por el primer convenio colectivo del ftbol femenino espaol. Despus de 13 meses de negociacin, y pese a la mediacin en las ltimas semanas de la Direccin General de Trabajo y del Consejo Superior de Deportes, las posturas siguen alejadas, especialmente, en cuanto a salario mnimo y parcialidad.

Las peticiones de las jugadoras

Las jugadoras rebajaron sus pretensiones salariales hasta los 16.000 euros brutos anuales, pero exigen una jornada mnima de 6 horas diarias. Fijaron en un 75 por ciento el mnimo de la parcialidad, un aspecto clave en la cotizacin para las futuras pensiones. La Asociacin de Clubes de Ftbol Femenino, por su parte, subi su oferta desde los 13.000 a los 16.000 euros brutos anuales, pero pidi limitar los contratos a tiempo parcial para que no tuvieran una ocupacin inferior al 50 por ciento de la jornada normal de trabajo. Esto es, cuatro horas al da -20 por semana-, lo que dejara el salario en 8.000 euros brutos al ao para ese tipo de contratos.

La diferencia entre las reivindicaciones sindicales y la oferta de la patronal, segn explic la Asociacin de Clubes, es de 1.500.000 euros. Bajo la situacin de financiacin actual, la patronal asegur que no puede costearlo. Ante este bloqueo, las jugadoras decidieron convocar el primer paro de su historia. “Huelga por la igualdad” o “convenio femenino ya” son mensajes que se han repetido en los ltimos das en las redes sociales.

La internacional espaola Alexia Putellas explic este sbado en su perfil de Twitter que con el paro pretenden conseguir “unos derechos laborales dignos”. Las futbolistas de la Primera Divisin espaola desean que sea un convenio colectivo el que regule materias como el salario mnimo, la duracin de la jornada o las vacaciones; y, ms all de eso, verse protegidas en caso de lesin o de embarazo, entre otros.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

EL MUNDO

Los Premios del Cine Europeo se quedan con Antonio Banderas y dan un portazo a Pedro Almodóvar


Un total de 15 minutos, ni uno ms, dur la gala de la edicin nmero 32 de los Premios del Cine Europeo para Pedro Almodvar. El tiempo justo que pas hasta el anuncio del primer galardn de la noche (s, el primero): el de mejor director. De repente, Yorgos Lanthimos, por ‘La favorita’. No es que fuera injusto, pero s raro. O no previsto. Ni Marco Belocchio ni Roman Polanski ni, en efecto, Pedro Almodvar.

Los tres compartan el cartel de favoritos con cuatro nominaciones de las cinco reseables para sus respectivas pelculas. Y los tres, todo sea dicho, presentaban producciones de 2019, que, recurdese, es el ao en curso, el que se celebra. Tngase en cuenta de que la cinta del griego es para todos, menos para los acadmicos europeos, pelcula de 2018. Pues, en efecto, el ganador fue el que el ao pasado ya lo ganara todo. O casi. Raro. Y luego lleg la pelcula y… lo mismo.

Eso s, y como ya ocurriera en Cannes, Antonio Banderas se encarg de aliviar la decepcin. De nuevo, el de Mlaga, en la que ya s se puede sealar como la mejor actuacin de su carrera, se hizo con el primero (o ya el segundo) de todos los honores que vendrn. Los Goya, quiz los Oscar. En la distancia (por Skype), desde el teatro donde acababa de terminar su actuacin, dio las gracias. Con conviccin. Con calor. Con el pinganillo asomando por la oreja. Como es l. Se antoja raro que el ganador sea el que, de alguna manera, da vida al que pierde. Pues bsicamente eso es ‘Dolor y gloria’, un retrato de un cineasta que Antonio Banderas (o Salvador Mallo) se encarga de acercar a lo ms ntimo de la personalidad del propio Almodvar.

Y a su lado, y en lo que respecta a eso que de forma genrica se puede llamar espaol por europeo (o al revs), pareci ‘Buuel en el laberinto de las tortugas‘, la cinta de animacin de Salvador Sim. No entraba en las quinielas frente a la siempre impresionante flota francesa y gan. Pues bien, para ellos (para la pelcula, para el director y para el propio Buuel) fue la ms que merecida estatuilla. La pelcula, no en balde, cuenta no slo cmo y contra quien se hizo ‘Tierra sin pan‘, el desolador retrato de Las Hurdes que el de Calanda filmara en 1930, sino tambin, y mucho ms importante, la historia de una amistad eterna: la de Buuel con Ramn Acn. Es una historia de cine y justo es que el cine se haga cargo. Todo l.

En lo que hace al resto de los premios, y de la misma manera, no hubo manera. El nombre de ‘La favorita’ no dej de escucharse ni un slo segundo, de forma figurada y literal, en toda la noche. No slo cuatro de los ochos premios tcnicos dados con antelacin eran suyos (fotografa, montaje, vestuario y maquillaje y peluquera) sino que la posibilidad de que Olivia Colman no venciera como mejor actriz pareca del todo descartado. Y se descart en seguida justo antes de que se mencionara a Banderas. Quedaba la pelcula del ao (da lo mismo cul, si el 2018 o el 2019) y, en realidad, ya nadie dudada. ‘La favorita’ (que no lo era) fue la vencedora. Hasta la extenuacin. Mejor pelcula y mejor comedia tambin. Ocho premios en total. Hasta ahora que ya debe haber caducado su edicin en DVD.

Justo es recordar que la decepcin fue para todos. Hasta para los calendarios. Roman Polanski slo recibi una mencin al principio de todo. Y para mal. Las primeras palabras de la gala celebrada en la Haus der Berliner Festspiele fueron para justificar su presencia, pese a juicios, denuncias y acosos. “Tenemos que respetar la decisin de la acadmicos y a todos aquellos que han trabajado en la pelcula”, dijo el portavoz y productor Mike Downey, y la mitad, slo la mitad de la sala, aplaudi. El caso de Belocchio fue menos trgico, pero igual de doloroso. Ni en la alfombra roja se le hizo caso al maestro italiano. Por un momento pareca que el guin iba a calmar tanto dolor y tan poca gloria. Pues tampoco. La agraciada fue Cline Sciamma por ‘Retrato de una mujer en llamas’.

Digamos que los Premios del Cine Europeo son, casi por definicin, peculiares. No es slo que sean los primeros de la temporada en celebrarse; ni que el fro corte el seco la posibilidad de lucir escote y sonrer a la vez; ni siquiera que los invitados lleguen en autobs, que no en limusina, a la ceremonia; tampoco la evidente dificultad para hacer que el ingls resulte un idioma fluido (o inteligible) parece ser la nota distintiva, y, mucho menos, la absurda manera de entender qu significa un ao natural y que permite que las cintas pasen de una temporada a otra a lo loco. De la ausencia reiterada de muchos de los ganadores, ni hablamos. No, lo que los distingue no es nada de lo anterior por separado, sino que todo ello se produce a la vez. Y en la misma noche. Y, claro, despista tanta arbitrariedad.

La propia gala, por ejemplo, es el mejor ejemplo de lo confuso. Todo discurre en un extrao caos de acentos, premios, homenajes y, por supuesto, premios. Eso no quiere decir que sea, por ejemplo, peor que los Goya. O s. Es, en cualquier caso, diferente. A todo. Hasta a s misma. Se puede dar el caso, que se dio, que el presentador anuncie un ganador y el aludido no se d por enterado. Y no porque no est presente (que tambin se da mucho) sino porque no ha entendido que le nombraban. Y en ese instante, todo cobra sentido. Lo incomprensible es bello.

Hubo momento, eso s. Siempre los hay. El premio de honor a Juliette Binoche fue bonito. Pomposo, largo y afectadsimo, pero bello. Es as. Mucho mejor en cambio fue el instante de Werner Herzog. El director capaz de hacer de villano en ‘Mandalorian’ y en la vida real con el mismo sentimiento de extraeza subi al escenario y dio bros nuevos al concepto de lo extrao. El alma de todo esto era l.

Nadie, en definitiva, se escapa en los Premios del Cine Europeo a la arbitrariedad. Nunca. Almodvar, por ejemplo, ha sido premiado dos veces como mejor director (por ‘Hable con ella’ y ‘Volver’), pero ninguna de sus pelculas ha recibido tanto y extrao honor. En el colmo de lo raro, ha recibido, eso s, un premio de honor en 2013. Pareca que este ao iba a ser el de la reconciliacin. Pero, ya se ha dicho, no. Nada. Cero. Que ‘nooo’.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

'Shandy' Barbosa, la mamá de Las Guerreras


De vuelta a la seleccin despus de su embarazo, es la mxima goleadora de Espaa en el Mundial con 30 goles en cinco partidos

Yatsushiro (Japan).- Alexandrina Cabral <HIT>Barbosa</HIT> (2-R) of...

Barbosa lanza ante Montenegro, en el Mundial de Japn.
HIROSHI YAMAMURA EFE

A falta de un segundo para el desenlace, Alexandrina Barbosa, o ‘Shandy’ -como todos la conocen-, arm el brazo desde casi nueve metros para soltar un latigazo inapelable. Su gol decisivo frente a Montenegro signific la primera plaza para Las Guerreras en el grupo C del Mundial. Una primera ronda inmaculada que abre un camino impensable antes de arrancar la cita. Espaa marcaba la clasificacin para el Preolmpico como el principal objetivo, pero ahora mira ms all. Mucho ms.

Y lo hace, en parte, gracias a ‘Shandy’ (Lisboa, 1986), la mxima goleadora del combinado nacional en el campeonato: 30 goles en cinco partidos. Su ptimo papel ha propiciado la clasificacin del equipo dirigido por Carlos Viver a la ‘Main Round’ con cuatro puntos. Acceder a semifinales ya no es una utopa. Hoy (12.30 horas, Teledeporte) las chicas afrontan su primer duelo con Suecia, que posee tres puntos. La anfitriona Japn y Rusia completan el grupo B. Francia, vigente campeona del mundo, cay eliminada a las primeras de cambio al sumar slo dos triunfos en cinco partidos.

El seleccionador, Carlos Viver, ha entregado todo el protagonismo a la lateral de 33 aos, que se perdi el pasado Europeo por su embarazo. Su decisin de ser madre le trajo problemas con los directivos del Nantes Atlantique francs, club en el que acababa de aterrizar en 2018. A pesar de que la invitaron a marcharse, la ley del deporte del pas galo la ampar y evit que el equipo pudiera romper su contrato.

Jess, en los entrenamientos

Ahora, un ao despus de aquella desagradable situacin, ‘Shandy’ vuelve a disfrutar del balonmano en compaa de su pequeo, Jess, que estuvo presente en todos los entrenamientos de Las Guerreras durante la concentracin en el norte de Madrid, previa al traslado hacia Japn.

Nacida en Lisboa y con ascendencia caboverdiana, lleg al balonmano espaol en verano de 2005 para firmar con el BM Sagunto. All, en su primera temporada, se convirti en una de las diez mximas goleadoras de la Liga EHF Champions, con 46 tantos. Despus, continu su carrera en el Asfi Itxako Navarra, club que desapareci en 2013 y que oblig a ‘Shandy’ a acudir al mercado extranjero. Desde entonces, pas por el Oltcim Valcea rumano, el Thuringer alemn, el Fleury francs y el Rostov Don ruso, hasta firmar en verano de 2018 con su actual club, el Nantes Atlantique.

Su relacin con el gol le acompaa desde que acuda a las categoras inferiores de la seleccin portuguesa. Su papel en un Mundial Junior -todava con Portugal- le abri las puertas de la liga espaola y, posteriormente, de la seleccin. En 2012 el Gobierno le concedi la nacionalidad por naturalizacin y pudo debutar ese mismo ao a las rdenes del entonces seleccionador, Jorge Dueas. Desde su llegada, hace ya siete aos, ha vivido desde xitos como la plata europea de 2014, a la pesadilla en los Juegos de Ro de Janeiro, donde Espaa cay en cuartos de final con Francia despus de marcharse con siete goles de ventaja al descanso.

541 goles

Siete aos en Las Guerreras le han servido para convertirse en una de las mximas goleadoras de siempre de la seleccin, con 541 tantos. Aunque todava muy lejos de la mayor realizadora, la histrica Marta Mangu, que alcanz los 981 tantos los Juegos de Ro. Una cifra inconquistable para ‘Shandy’, que con 33 aos podra ver los Juegos Olmpicos de Tokio como su ltimo gran torneo con el combinado nacional.

Shandy es una jugadora fundamental para nosotros, explic el seleccionador, Carlos Viver, tras el triunfo ante Montenegro de este viernes. El resultado nos hace soar; hemos sumado puntos que nos pueden conducir a un objetivo todava mayor al fijado de inicio, sentenci el preparador, que ha combinado a la perfeccin esa mezcla de veterana y juventud de la plantilla. ‘Shandy’, junto a la navarra Nerea Pena -segunda mxima goleadora-, han hecho soar a una seleccin que lleg al Mundial con un objetivo, el Preolmpico, que est a punto de cumplirse. Ahora, pensar en las semifinales ya no es una quimera.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

EL MUNDO

El Partido del Brexit, al borde del naufragio


Brexit Party leader Nigel <HIT>Farage</HIT> visits Buckley

El lder del Partido del Brexit, Nigel Farage.
PHIL NOBLE REUTERS

El Partido del Brexit de Nigel Farageamenaza con saltar por los aires en la recta final de las elecciones del 12 de diciembre y facilitar una victoria amplia del Partido Conservador de Boris Johnson. La ausencia repentina de Farage en un mtin el viernes, tras la fuga a los tories de cuatro de sus eurodiputados, ha disparado el temor a una implosin similar la sufrida por el Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), que desapareci del mapa tras ganar las elecciones europeas por las grandes divisiones internas y las luchas de egos.

La fundadora del Partido del Brexit, Catherine Blaiklock, que cedi el liderazgo en bandeja a Nigel Farage en enero de este ao, ha pedido al poltico populista que reconozca que retire a sus 274 candidatos y reconozca que “la situacin poltica ha cambiado”.Blaiklock critic abiertamente la estrategia de Farage, que ya decidi retirar 320 candidatos, alegando que su objetivo debera haber sido concentrarse en 20 o 30 distritos electorales y competir estrictamente “terreno laborista”.

“Presentarnos en distritos donde los tories tienen opcin de ganar, solo servir para dividir el voto a favor de la salida de la UE y dejar el camino libre a candidatos partidarios de la permanencia”, declar la fundadora del Partido del Brexit. Farage no ha respondido directamente a las palabras de Blaiklock, ni tampoco a la de su ex socio en el Ukip, Arron Banks, que tambin le ha pedido la retirada masiva de sus candidatos. El lder del Partido del Brexit, que se las prometa muy felices tras ganar las elecciones europeas en mayo, ha presenciado el hundimiento en tiempo rcord de su fuerza poltica, relegada al 3% en las ltimas encuestas.

Esta misma semana, cuatro eurodiputados decidieron saltar de la barca olindose el naufragio. Entre ellos, Annunziata Rees-Mogg, hermana del portavoz conservador Jacob Rees-Mogg, que proclam en el momento de la desercin: “Necesitamos un Gobierno que cumpla con el Brexit que votaron 17,4 millones de britnicos y los conservadores son la nica opcin”. A su lado comparecieron Lance Forman, Lucy Harrus y John Longworth, ex director de la campaa Leave Means Leave y viejo aliado de Farage, que forz su expulsin por “deslealtad” al partido

Concebido a modo de start up de cariz poltico, el Partido del Brexit despeg fulgurantemente en apenas dos meses, al socaire del fallido acuerdo de Theresa May y aprovechando las divisiones entre los conservadores. La nueva fuerza poltica se nutri de tories del ala dura y de ex militantes del Ukip, que trasladaron al nuevo partido los mismos problemas.

Farage, que dirigi intermitente el Ukip del 2006 al 2009 y del 2020 al 2016, decidi volver a ejercer el liderazgo personalista. Su decisin de no presentarse a las elecciones generales del 12D (lastrado por sus siete anteriores intentos fallidos) caus sin embargo cierta estupefaccin entre sus seguidores. En los primeros compases de la campaa, y pese a haber anunciado su intencin de competir en toda la geografa britnica, Farage se vio obligado a retirar a ms de la mitad de los candidatos por las presiones del Partido Conservador y de sus propios donantes.

En calidad de lder y eurodiputado, Farage ha recorrido sin embargo el pas y ha tenido notorios problemas para llenar el aforo, en contraste con la campaa las europeas. Su mensaje de una “ruptura limpia” o “no deal” con la Unin Europea no ha calado entre los votantes, frente al acuerdo ofrecido por Boris Johnson y su promesa de culminar el Brexit el 31 de enero si logra una mayora parlamentaria.

“Johnson ha convertido el Partido Conservador en el autntico Partido del Brexit”, sostiene el analista John Curtice. “Su capacidad para concentrar el voto a favor de la salida de la UE ha sido la clave para seguir alto en las encuestas, mientras Farage ha bajado del 13% al 3% en las encuestas y se ha visto expulsado a los mrgenes”.

Curtice no pone si embargo la mano en el fuego ante la posible retirada del Partido del Brexit, que dara a Johnson el empujn decisivo para desmarcarse del Partido Laborista y lograr la ansiada mayora absoluta (de nueve a 12 puntos de ventaja segn los ltimos sondeos).

El sbado, en medio de las presiones crecientes para que despeje el camino, Farage recibi el apoyo incondicional de una de sus eurodiputadas ms radicales y controvertidas, la ex conservadora Ann Widdecombe: “Este hombre lleva 25 aos aguantando las presiones, los ataques y las burlas de la prensa. Ha sabido salir adelante en circunstancias muy adversas y lo est llevando bien. Le he visto hace unas horas y est lleno de vigor y deseando seguir adelante”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más



Source link

Continue Reading

Trending