Connect with us

BBC Mundo

Las titánicas (y a veces violentas) batallas del magnate naviero Cornelius Vanderbilt, el primero de los grandes "barones ladrones" de EE.UU.


Cornelius Vanderbilt

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cornelius Vanderbilt, apodado el primer “barón ladrón” de EE.UU., se convirtió en el hombre más rico del mundo.

En Estados Unidos, en la segunda mitad del siglo XIX, un grupo de hombres extraordinarios y controvertidos encabezaron la transformación de este país de una república de granjeros y comerciantes a una superpotencia propulsada a vapor.

Sus nombres -Rockerfeller, Carnegie, J.P. Morgan- siguen siendo sinónimos de fortunas colosales.

Para algunos, estos hombres fueron los heroicos empresarios que hicieron grande a EE.UU. Para otros, fueron plutócratas que llevaron a mujeres y hombres que alguna vez fueron independientes a depender del tedioso trabajo asalariado: los “barones ladrones”, que se robaron el sueño americano.

La Grand Central Station, en la ciudad de Nueva York, ha estado repleta de gente desde 1871, con pasajeros que regresan de sus trabajos a su casa.

Con sus techos altos, su vestíbulo gigante y su vasta escalera de mármol, el lugar tiene una escala y una ambición que simboliza perfectamente la era de los “barones ladrones”, durante la cual fue construida.

Pero el hombre que financió el Grand Central original, Cornelius Vanderbilt –el primer “barón ladrón”– se crió en un mundo muy diferente.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La majestuosa Grand Central Station, de Nueva York, uno de los muchos legados de Cornelius Vanderbilt.

Vanderbilt nació en 1794 en la bucólica Staten Island, del otro lado de la bahía, al sur de Manhattan. Recibió poca educación formal. A los 11 años ya gestionaba un ferry que conectaba Staten Island con Manhattan.

A los 16 era dueño de una goleta, y comerciaba mercancías en el puerto de Nueva York.

Los capitanes más veteranos se burlaban del serio y ambicioso joven Vanderbilt, llamándolo El comodoro”. El apodo perduró.

“Vanderbilt se crió en circunstancias modestas pero muy orientadas al mercado”, dice TJ Styles, autor de “El primer magnate, la épica vida de Cornelius Vanderbilt”.

“Sus padres seguían la vieja tradición holandesa de sacrificarse para salir adelante comercialmente. Su madre, de hecho, era prestamista, y era extremadamente frugal”.

“Tengo la impresión de que (Vanderbilt) siempre quiso impresionar a su madre, incluso después de que ella murió”, señala Styles.

Según el biógrafo, el joven Vanderbilt también era naturalmente competitivo. “Hay muchas leyendas de que peleaba a golpes y hallé expedientes judiciales que lo comprueban”, afirma.

“Era un hombre enorme, un atleta y un marino. Y ese deseo de tener éxito, de mostrar que era el mejor, además de superarse a sí mismo, era realmente una clave de su personalidad”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Vanderbilt empezó su fortuna trabajando en el puerto de Nueva York (visto aquí en esta ilustración del siglo XIX).

Vanderbilt hizo su primera fortuna en la industria naviera. Dominó cada ruta que manejó. Pero el aristocrático establishment empresarial de Nueva York no consideraba a este joven, apenas educado, como un dinámico emprendedor, sino como problemático trepador.

Vanderbilt llevó su batalla con el establishment a nivel nacional cuando decidió ingresar en el negocio del transporte naviero desde Nueva York a San Francisco, en la costa opuesta del continente.

“El gobierno de EE.UU. había establecido un gran subsidio para los barcos a vapor que llevaran pasajeros y correo y mantuvieran contacto con la costa Pacífica del país”, explica TJ Styles.

Además del subsidio, el hallazgo de oro en California hizo que el negocio de los viajes en barcos a vapor a la costa oeste fuera enormemente lucrativo, señala el autor.

Las dos navieras subsidiadas por el gobierno, US Mail, en la costa este, y Pacific Mail, en el oeste, tenían un cómodo monopolio que les generaba fortunas. Lo último que querían era un intruso como Vanderbilt entrometiéndose en su negocio.

Los pasajeros que viajaban desde la costa este con estas empresas tenían que cruzar el Istmo de Panamá en burro, pero aún así parecía ser la mejor forma -y la más corta- de atravesar América Central para llegar al Pacífico. Vanderbilt tuvo una mejor idea.

¿Qué pasaría si pudiera hallar una ruta más cercana a Nueva York y además más fácil de atravesar?

Encontró una ruta para cruzar Centroamérica a través de Nicaragua, usando el río San Juan y el Gran Lago de Nicaragua, dejando solo una ruta terrestre de apenas 12 millas (19,3 km)”, cuenta Styles.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Mapa antiguo del Lake Nicaragua (el Gran Lago de Nicaragua), por donde cruzaban los barcos de Vanderbilt para llegar a California.

“Su empresa, el Accessory Transit Company, logró un éxito tremendo, incluso compitiendo contra rivales subsidiados”.

La implacable estrategia de Vanderbilt superó en astucia a sus competidores establecidos. Pero su triunfo se vio amenazado por alguien incluso más despiadado que él: un aventurero pirático llamado William Walker.

Walker lideró una invasión armada de Nicaragua y tomó las posesiones de Vanderbilt, incluyendo una de sus naves que usó como parte de su ofensiva. Terminó convirtiéndose en el presidente de Nicaragua.

Las noticias de la toma de poder de Walker llegaron a Nueva York el jueves 13 de mayo de 1856. En Wall Street se desató el caos.

Sus propiedades centroamericanas habían sido tomadas y la ruta nicaragüense que utilizaba su empresa había sido cortada. Pero Vanderbilt se mantuvo calmo y preparó su contraataque.

Contrató a un marinero mercenario y lo envió con un cofre de oro a Costa Rica, para que, con ayuda de otros hombres contratados, derroquen a Walker.

“Atacaron uno de los puestos de defensa (de Walker) en el Gran Lago de Nicaragua, bajaron hacia el puerto en el Atlántico y tomaron los barcos a vapor que había allí, y luego subieron por el río, tomando como rehenes a cada uno de los comandantes de los puestos de defensa”, recuenta Styles.

“De esta forma, con un rápido golpe, Cornelius Vanderbilt, un ciudadano estadounidense privado, dejó a William Walker sin refuerzos”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

William Walker fue derrocado y eventualmente ejecutado en 1860.

“El señor Vanderbilt ha demostrado ser un general muy capaz. El enemigo más formidable de Walker condujo su campaña desde Nueva York“, publicó el diario The New York Times el 23 de febrero de 1857.

Vanderbilt había demostrado que nadie, ni siquiera un forajido como Walker, podía superarlo. Incluso si tenía que conducir una guerra privada en un país extranjero para probarlo.

La situación en Nicaragua quedó demasiado inestable como para que Vanderbilt retomara su ruta a California por allí. Pero la mera posibilidad de que volviera a competir contra ellos, vía Panamá, fue suficiente para que las dos navieras establecidas, US Mail y Pacific Mail, decidieran darle dinero para mantenerlo lejos.

Durante tres años le pagaron a Vanderbilt la enorme suma de US$40.000 por mes, solamente para que los dejara solos. Hasta que Vanderbilt rompió el acuerdo, empezó a navegar por esa ruta y eventualmente dejó fuera del negocio a las viejas compañías.

Fue en ese momento que surgió el insultante apodo de “barón ladrón”, como explica Joanna Cohen de la Queen Mary University of London.

“La gente los odia porque están generando dinero de formas nuevas. Hacen dinero con cosas que las elites más antiguas, los comerciantes veteranos, las familias más establecidas, en especial las familias de la costa este que han dominado los negocios en Nueva York y Boston, no habían pensado antes“.

“El apodo ‘barón ladrón’ no viene de una crítica popular sino de un editorial de The New York Times de 1859″, cuenta Cohen.

“Henry Jarvis Raymond, el editor de ‘The New York Times’, condenó a Vanderbilt por competir exitosamente contra una gran corporación. Raymond escribió que Vanderbilt competía contra negocios legítimos y condenó la competencia como único fin”, completa Styles.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Fue Henry Jarvis Raymond, uno de los fundadores de ‘The New York Times’, quien acuñó el apodo “barones ladrones”.

Pero Vanderbilt contraatacó, vendiéndose como el defensor de los valores de la revolución estadounidense, el espíritu de la resistencia que hacía grande al país.

“Se dice que siempre soy opositor y que el mismo espíritu de resistencia que hasta ahora ha gobernado muchas veces mis acciones las influencia ahora. En respuesta a esta imputación solo puedo decir que este es el mismo espíritu que fundó esta gran república y que hoy atrae el comercio del mundo a nuestra costas”, escribió.

“Para defenderse, Vanderbilt usó el lenguaje del lado más radical del espectro político, que estaba resentido con las corporaciones porque consideraba que creaban una aristocracia artificial”, señala Styles.

“Creían que era el Estado, cortando trozos de la economía para el beneficio de unos pocos favoritos”.

La carrera de Vanderbilt se extendió durante más de medio siglo y lo convirtió en el hombre más rico del mundo.

La batalla por el negocio del transporte marítimo a California fue solo un episodio de muchos. Y no fue el último.

En 1863 vendió todos sus barcos a vapor y se dedicó al negocio de los ferrocarriles. Tenía 69 años”, destaca Styles. Así, “El comodoro” se convirtió en el “Rey del Ferrocarril”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Jay Gould (cuarto desde la izquierda) y otros famosos empresarios siguieron los pasos de Cornelius Vanderbilt (cuya imagen aparece en el retrato).

Vanderbilt era una figura alucinante para un grupo de jóvenes ambiciosos que gravitaron hacia Nueva York durante la época de la Guerra Civil.

Él le mostró a la nueva generación que ganaba en grande en la nueva economía actuando de forma despiadada y veloz.

Cuando construyó la Grand Central Station original, en la calle 42, Vanderbilt creyó que podría dominar el nuevo mundo de los ferrocarriles, como había dominado la industria naviera.

Pero un nuevo “barón ladrón”, Jay Gould, un joven determinado de ojos oscuros del norte de Nueva York, 40 años más joven que “El comodoro”, se propuso derrotarlo.

Te contaremos más sobre esa historia en el próximo episodio de la serie The Robber Barons.

Puedes escuchar este episodio de The Robber Barons de BBC Radio 4 (en inglés) aquí.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

¿Es Dune del chileno Jodorowsky la mejor película que nunca llegó a rodarse?


Alejandro Alejandro Jodorowsky

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Alejandro Jodorowsky pudo haber logrado una obra maestra del cine.

La película Dune (Duna), del director Denis Villeneuve, que se estrenará el próximo año, parece tener uno de los mejores elencos de todos los tiempos.

El nominado al Oscar Timothée Chalamet es su estrella; los actores de reparto incluyen a Javier Bardem, Josh Brolin, Oscar Isaac, Rebecca Ferguson, Charlotte Rampling y Jason Momoa.

El filme está basado en la novela de ciencia ficción de Frank Herbert, publicada en 1965.

Pero Villeneuve, el director francocanadiense de Sicario, La llegada y Blade Runner 2049, necesitará mucha ayuda si su película va a competir con una adaptación anterior de la misma novela.

No me refiero a la versión de David Lynch de 1984, que debería registrarse en el top de las listas de las peores películas de la historia. Tampoco me refiero a la miniserie del canal de cable estadounidense Sci-Fi (ahora llamado Syfy) en 2000.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Rebecca Fergusson será una de los actrices de la nueva versión de Duna.

La versión más significativa e impresionante del bestseller de Herbert es una que nunca llegó a realizarse.

El escritor y director de la película fue el chileno Alejandro Jodorowsky, un veterano del teatro de vanguardia que hizo dos de las películas más gloriosamente surrealistas de todos los tiempos.

“El Topo” (1970) era más o menos lo que obtendrías si Clint Eastwood adaptara Alicia en el País de las Maravillas como una película de vaqueros, y luego Monty Python la rehiciera como una sátira y después las escenas de ambas películas se montaran juntas, con azotes y desnudos adicionales.

“La montaña sagrada” (1973), financiada en parte por John Lennon, es aún más rara. Kanye West tomó prestadas sus imágenes psicodélicas cuando organizó su gira Yeezus en 2013.

En la década de los 70, “El Topo” y “La montaña sagrada” ayudaron a establecer el circuito de “películas de medianoche”, que se apreciaban mejor a altas horas de la noche, preferiblemente después de ingerir sustancias que ayudaran a alterar el ánimo.

Ambas películas resultaron tan artificiosas como rentables. Gracias a ellas, en 1974 el productor francés Michel Seydoux contactó a Jodorowsky y le ofreció financia cualquier película que se le antojara hacer.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Los filmes surreales de Jodorowsky ayudaron a establecer las “películas de media noche”.

Jodorowsky eligió adaptar Duna. Seydoux aceptó y fue en ese momento en que el director chileno se dio cuenta de que tendría que sentarse a leer el libro.

La novela de Herbert narra la batalla por el control de un planeta desierto llamado Arrakis, o Duna.

Su héroe adolescente, Paul Atreides, lidera ejércitos y cabalga gusanos gigantes, por lo que, en la era previa a los efectos digitales, poner la saga interestelar de Herbert en la pantalla habría sido una hazaña colosal.

Pero Jodorowsky no solo quería adaptar un libro, quería “cambiar las percepciones del público … cambiar las mentes jóvenes de todo el mundo”. No estaría haciendo una mera película, recuerda en un documental de 2014. Estaría creando un “dios artístico y cinematográfico”.

“Guerreros espirituales”

Este grandioso tono místico era típico del proyecto. Seydoux alquiló un castillo para que Jodorowsky escribiera, y cuando terminó su guión, el autor se dispuso a reclutar colaboradores o, como les decía, a otros “guerreros espirituales”.

El primero de ellos fue Jean ‘Moebius’ Giraud, uno de los artistas cómicos más aclamados de Francia. Trabajando a lo que Jodorowsky ha llamado un ritmo “sobrehumano”, Giraud dividió toda la película en un guión gráfico de 3.000 dibujos.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Jodorowsky trabajó junto al artista Jean Giraud.

Comenzó con un plano secuencia inspirado en la apertura de “Sed de mal” de Orson Welles, la diferencia es que la cámara no solo recorre una ciudad, sino que cruza el universo. Y terminó con fotos de Paul asesinado y transformándose en un planeta sensible, que luego vuela para difundir buenas vibraciones en toda la galaxia.

No hace falta decir que nada de esto sucede en la novela de Herbert.

Jodorowsky reunió a sus otros “guerreros espirituales” en París. Para manejar los efectos visuales, empleó a Dan O’Bannon, quien había trabajado en la película debut de John Carpenter, Dark Star. Para crear el planeta natal de los villanos, eligió a HR Giger, un artista suizo que se especializó en horrores biomecánicos elegantemente siniestros.

La mayor parte de la música de la película estaría a cargo de las superestrellas del rock progresivo británico, Pink Floyd, que acababa de lanzar su octavo álbum, The Dark Side of the Moon.

Para visualizar la nave espacial de la película, Jodorowsky contrató a Chris Foss, un artista británico conocido por sus pinturas con aerógrafo en las portadas de las novelas de Isaac Asimov, y sus dibujos lineales en el innovador manual sexualLa alegría del sexo”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Pink Floyd se encargaría de la música de Dune.

En la introducción de Jodorowsky a un libro posterior sobre las pinturas de Foss, el director explica lo que esperaba del artista:

“Quería joyas, máquinas-animales, mecanismos del alma… naves de útero, recámaras para renacer en otras dimensiones, naves-prostitutas conducidas por el semen de nuestras apasionadas eyaculaciones, ornitópteros de colibríes que nos llevan a beber el antiguo néctar de las estrellas enanas que nos dan el jugo de la eternidad… autos guiados por orugas tan grandes que sus colas desaparecerían en el horizonte… máquinas más grandes que soles vagando enloquecidas y oxidadas, gimiendo como perros en busca de un amo… ruedas pensantes ocultas detrás de meteoritos, esperando, camufladas como rocas metálicas, a que una gota de vida pase a través de esas perdidas franjas galácticas para calmar los tanques sedientos con secreciones psíquicas“. ¿Cómo podría resistirse Foss?

Ahora todo lo que Jodorowsky necesitaba eran actores. En el papel del mesiánico Paul, eligió a su propio hijo, Brontis, quien luego fue sometido a dos años de entrenamiento intensivo en artes marciales. (Brontis Jodorowsky interpretó a Nicolás Flamel en Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald, en 2018).

Pero el director miró más allá para completar el elenco. Contrató a leyendas como Mick Jagger, David Carradine, Udo Kier y Orson Welles.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

El artista suizo HR Giger dibujó las ilustraciones para Dune.

Welles aceptó aparecer en la película después de que Jodorowsky prometiera comprarle la cena en su restaurante favorito de París todas las noches del rodaje.

Dalí y sus exigencias

Pero Welles no era la estrella más grande ni más exigente de la película. Para el papel de emperador de la galaxia, Jodorowsky buscó nada menos que a Salvador Dalí. Cuando se encontraron en el Hotel San Regis en Nueva York, Dalí le dijo a Jodorowsky que estaba interesado, pero que tenía algunas condiciones.

El trono del emperador tenía que ser “un inodoro hecho de dos delfines cruzados”. Los propios amigos de Dalí tenían que interpretar a los cortesanos del emperador.

Dalí también advirtió que no seguiría el guión de Jodorowsky.“Mis ideas son mejores que las tuyas”, le dijo el pintor.

También soñaba con ser el actor mejor pagado de la historia de Hollywood, por lo que pidió US$100.000 por hora. Jodorowsky aceptó. Luego recortó las escenas del emperador para que Dalí no fuera necesario por más de una hora, y el resto de sus líneas las diría un robot.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Dalí soñaba con ser el actor mejor pagado de la historia de Hollywood.

Se derrumba el sueño

Dune se estaba volviendo muy sofisticada, pero también muy cara. A fines de 1975, Jodorowsky y Seydoux volaron a Los Ángeles para obtener los últimos 5 millones de dólares que necesitaban antes de que la película pudiera comenzar a producirse.

Trajeron con ellos un libro de tapa dura especialmente impreso del tamaño de un ladrillo. El libro contenía el guión, los guiones gráficos de Giraud y los diseños de Giger, Foss y O’Bannon. Cada detalle estaba allí.

Aun así, nadie confiaba en que Jodorowsky lograrla sacar adelante el filme. “Todo era genial, excepto el director”, recuerda Seydoux en el documental.

Esto puede parecer monstruosamente injusto, teniendo en cuenta la preparación metódica que Jodorowsky había realizado. Pero su negativa a reducir el tiempo de duración de la película podría haber sido un factor negativo.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Nadie creyó que pudiera sacar adelante su versión de Dune.

Hollywood quería que Dune durara dos horas. Jodorowsky pensó que 10 o 12 horas sería más apropiado. En estas circunstancias difícilmente se puede culpar a los ejecutivos del estudio que decidieron que si iban a financiar una ópera espacial con un planeta desértico y un joven héroe que desarrolla poderes psíquicos, entonces no sería Dune. Iba a ser la Guerra de las Galaxias.

En todo caso, el trabajo de Jodorowsky no se desperdició. Él y Giraud reciclaron muchos de sus conceptos para una serie de novelas gráficas, The Incal, que comenzó a publicarse en 1980. O’Bannon hizo Alien con Ridley Scott, y trajo a tres de sus colegas de París con él: Giraud, Foss y Giger.

Mientras tanto, el guión ilustrado de Dune circuló por Hollywood, y se puede notar su influencia, ya sea consciente o inconsciente, en películas como Flash Gordon, Terminator, El quinto elemento y muchos otros éxitos de ciencia ficción.

La locura visionaria de Jodorowsky tuvo un gran impacto en una película que no se hizo. Si se hubiera concretado, quién sabe cuán fuerte habría sido ese impacto.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC Culture.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Qué son las "granjas de cadáveres" donde los cuerpos humanos se descomponen a la intemperie (y por qué causan controversia incluso entre científicos)


cementerio forense.

Derechos de autor de la imagen
IFAAS/USF

Image caption

Los cementerios forenses prestan servicios a las autoridades que intentan esclarecer crímenes.

ADVERTENCIA: Este artículo contiene imágenes y descripciones explícitas que pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

En medio de un pasto verde y uniforme, sobresalen unos arbustos de aproximadamente un metro de altura.

Son más altos que el resto, porque el pedazo de tierra en el que crecen se alimenta de las sustancias que liberaron cadáveres humanos que se pudrieron ahí durante varias semanas.

De lejos parece una pradera ideal para dar un paseo, pero al adentrarse en los matorrales un fuerte hedor a muerte hace llorar los ojos. El día es soleado y se sienten más de 30º de temperatura, el aire es húmedo y pesado.

En este terreno de poco más de una hectárea hay 15 cuerpos humanos desperdigados. Están todos desnudos, algunos encerrados en jaulas metálicas, otros cubiertos con un plástico azul, otros enterrados y otros directamente a la intemperie.

Cada cuerpo forma una silueta de hierba muerta, pero luego, en esa misma porción de terreno, crecerá un arbusto vigoroso, más alto que los demás.

Image caption

La doctora Kimmerle estudia los cuerpos desde el momento de la muerte hasta que son solo huesos.

Este lugar es un laboratorio de antropología forense a campo abierto de la Universidad del Sur de la Florida (USF), que opera desde 2017 en el condado de Pasco, a 25 minutos de la ciudad de Tampa.

Está ubicado en una zona campestre, a un costado de la cárcel del condado.

Comúnmente la gente lo llama una “granja de cadáveres”, aunque los científicos prefieren llamarle cementerio forense o laboratorio de tafonomía, que es el área que estudia lo que ocurre con un organismo luego de su muerte.

Es un lugar dedicado a la ciencia, pero regar cadáveres humanos a cielo abierto desafía los ritos que comúnmente tenemos respecto a la muerte.

De hecho, esta “granja” inicialmente iba a estar ubicada en el condado de Hillsborough, a unos 80 km de Pasco, pero los vecinos se opusieron al proyecto por temor a la llegada de animales carroñeros, a que sus propiedades perdieran valor y a que tuvieran que soportar el hedor de los cuerpos en descomposición.

Las reservas frente a este tipo de laboratorios no solo vienen por parte de las personas que no quieren vivir cerca de gente muerta, incluso dentro de la comunidad científica hay quienes son escépticos respecto a la necesidad y el valor científico de las granjas de cadáveres.

Image caption

Algunos de los cuerpos están protegidos por jaulas para evitar que sean presa de los animales de carroña.

¿Cómo son estas granjas, para qué sirven y por qué generan controversia?

Cuerpos en descomposición

La granja de cuerpos de la USF es una de las siete que hay en Estados Unidos. También hay en Australia, y en países como Canadá y Reino Unido hay planes de abrir sus primeras granjas este año.

Los cadáveres que hay en la granja de la USF fueron personas que antes de morir decidieron donar voluntariamente su cuerpo a la ciencia. En otros casos, son los familiares del difunto quienes deciden entregarle el cuerpo a los forenses.

El principal objetivo de estos lugares es entender cómo se descompone el cuerpo humano y qué ocurre en el ambiente que lo rodea durante ese proceso.

Entender ese proceso brinda datos clave para resolver crímenes o de mejorar las técnicas de identificación de personas.

Image caption

Los datos que recolectan los forenses son útiles en la reconstrucción de cadáveres sin identificar.

“Cuando alguien muere hay muchas cosas ocurriendo al mismo tiempo”, le dice a BBC Mundo Erin Kimmerle, directora del Instituto de Antropología Forense de la USF. “Ocurre desde la descomposición natural, hasta la llegada de insectos y cambios en la ecología“.

Kimmerle y su equipo consideran que la mejor manera de entender todo eso que ocurre es observarlo en tiempo real, con cuerpos reales en un ambiente real.

Según explica Kimmerle, en general el cuerpo humano pasa por cuatro etapas después de la muerte.

En la primera etapa, llamada “cuerpo fresco”, baja la temperatura del cadáver y la sangre que deja de circular se acumula en ciertas partes del cuerpo.

Luego, durante la “descomposición temprana”, las bacterias comienzan a consumir los tejidos y se empiezan a notar cambios en el color de la piel. En la tercera etapa, la “descomposición avanzada”, se acumulan gases, el cuerpo se hincha y se rompen los tejidos.

Image caption

La descomposición de los cuerpos afecta la tierra done yacen.

Finalmente, comienza la “esqueletonización”, que se hace primero evidente en el rostro, las manos y los pies. Bajo algunas condiciones de humedad y otros factores, el cuerpo puede quedar momificado.

Estas etapas, sin embargo, se ven influenciadas por el ambiente en el que esté cuerpo, y eso le interesa a los forenses.

Datos valiosos

En la granja de la USF algunos cuerpos están rodeados por jaulas de metal para protegerlos de animales carroñeros. La jaula evita que sean devorados por zarigüeyas y buitres, así que los forenses pueden estudiar cómo ocurre la descomposición de los tejidos. También observan la acción de los gusanos, que se alimentan de los órganos internos del cadáver, pero no de la piel.

Otros cuerpos, por el contrario, sí están totalmente expuestos, a merced de los carroñeros que llegan en bandadas de hasta 50 ejemplares. Hacen huecos en la piel, arrancan músculos y tejidos y hasta voltean el cuerpo para comer todo lo que puedan.

Image caption

Los investigadores toman datos para ver cómo cambian los cuerpos durante varias semanas.

Mientras todo eso ocurre, los investigadores visitan la granja cada día para tomar fotos y videos, observar cómo evoluciona el cuerpo y comparar el proceso de cada uno según cómo y dónde esté ubicado, ya sea enterrado, en la superficie o incluso en el agua.

Junto a los forenses también trabajan geólogos y geofísicos que analizan el suelo, el agua, el aire y la vegetación. Les interesa saber de qué manera las sustancias que libera el cuerpo inerte cambian las propiedades del lugar donde se descomponen.

“Tratamos de obtener la mayor cantidad de información de cada individuo”, dice Kimmerle.

Cuando los cuerpos ya son solo esqueletos, son transportados a lo que los forenses llaman “laboratorio seco”, donde limpian los huesos y los almacenan para que queden disponibles para estudiantes e investigadores.

Crímenes sin resolver

Los datos que recolectan los investigadores de tafonomía son útiles para investigaciones forenses y de medicina legal.

La forma en la que se descompone un cuerpo sirve para refinar la estimación de cuánto tiempo lleva una persona muerta o si el cuerpo fue movido o enterrado.

Las sustancias que libera y el estado del cadáver también dan pistas sobre el origen de la persona. Eso, sumado a otros datos genéticos y el análisis de los huesos, brinda información que puede aplicarse en casos criminales que han quedado sin resolver.

Por eso, parte de la misión de estas granjas es prestarle servicios a autoridades que intentan esclarecer homicidios.

Para muchos puede resultar chocante trabajar a diario con la crudeza de la muerte y ver cuerpos humanos en un estado que normalmente preferimos ocultar.

Image caption

Los geólogos toman muestras del suelo para saber cómo cambia su composición con las sustancias que liberan los cadáveres humanos.

Para Kimmerle, sin embargo, eso no es lo que le causa mayor perturbación. “Como profesional de la ciencia uno aprende a separarse de esa conexión”, dice refiriéndose al tabú que muchas veces acompaña al tema de la muerte.

“Trabajamos con muchas investigaciones de homicidios, así que lo más retador es enfrentarnos a historias realmente trágicas“, dice. “Para mi lo más horroroso es (ver) lo que una persona es capaz de hacerle a otra”.

También menciona que es un reto enfrentarse a historias de familias que perdieron a sus hijos hace 20 o 30 años y aún están buscando sus restos.

Para ella, su labor tiene sentido en la medida que ayude a esclarecer alguno de los cerca de 250.000 crímenes sin resolver que hay en Estados Unidos desde 1980.

¿De quiénes son estos cadáveres?

Desde su apertura en octubre de 2017, el cementerio forense ha recibido 50 cuerpos de donantes y tiene una lista 180 predonantes, es decir, personas vivas que ya decidieron que al morir quieren entregarse, literalmente, a la ciencia.

Los donantes son en su mayoría personas ancianas que ya comienzan a planear sus últimos años de vida.

“Es como planear tu profesión post-mortem“, dice Kimmerle. Es como si los donantes ayudaran a resolver crímenes después de muertos.

Entre las restricciones que hay para donar el cuerpo está no padecer una enfermedad infectocontagiosa que pueda poner en riesgo a las personas que luego estudiarán el cadáver.

Una ciencia emergente

Las granjas de cuerpos aportan datos a la ciencia, pero también tienen limitaciones.

Patrick Randolph-Quinney, antropólogo biológico de la Universidad de Lancashire Central en Reino Unido, dice que de manera general está a favor de este tipo de laboratorios, pero afirma que aún es una ciencia emergente.

Image caption

Algunos científicos expresan sus reservas sobre los cementerios forenses.

“El problema con estas instalaciones a campo abierto es que tienen una tremenda cantidad de variables que no pueden controlar, sino simplemente monitorear”, le dice Randolph-Quinney a BBC Mundo.

“Eso hace que los datos que producen sean mucho más difíciles de interpretar, porque no se prestan fácilmente para hacer predicciones“.

Para el antropólogo, el reto de los cementerios forenses es pasar de los datos anecdóticos a encontrar formas más estandarizadas de recolectar la información y compartirla con otros investigadores para lograr resultados de mayor relevancia estadística.

Sue Black, antropóloga forense de la Universidad de Lancaster en Reino Unido, también expresa sus reservas. Un artículo de la revista Nature menciona que Black cuestiona el valor científico de estas campos, ya que sus estudios se basan en pequeñas muestras y resultados altamente variables.

Nature también cita un libro que Black publicó en 2018, en el que se refiere a las granjas de cuerpos como “un concepto espantoso y macabro“.

Kimmerle, por su parte, ve un futuro promisorio para estos laboratorios, cree que en los próximos años habrá más de ellos en varias partes del mundo.

“Cualquier persona que entienda este tipo investigaciones, la profundidad que tienen y su importancia en aplicaciones prácticas, verá que son muy necesarias“, concluye Kimmerle.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Cómo es Libra, la criptomoneda de Facebook (y qué preocupaciones genera)


Libra

Facebook ahora también tendrá una moneda digital.

Se llama Libra, estará administrada de forma independiente y respaldada por activos reales, y pagar con ella será “tan fácil como enviar mensajes de texto”, dijo la red social.

Según Facebook, que lanzó el proyecto este martes, a partir del próximo año los usuarios podrán comprar la moneda a través de sus plataformas y almacenarlo en una billetera digital llamada Calibra, así como hacer pagos con Libra a través de su propia app, y también del servicio de mensajería WhatsApp.

Pero existen dudas sobre cómo se protegerá el dinero y los datos de las personas, así como sobre la volatilidad potencial de la moneda.

Aquí te explicamos de qué se trata este proyecto de Facebook y cuáles son las principales preocupaciones que genera.

¿A quién se dirige?

Libra está especialmente dirigida a los 1.700 millones de personas que no tienen una cuenta bancaria y lo costoso que es para ellas transferir dinero a sus familiares. Pero ya hay muchas organizaciones que abordan este tema, desde el esquema Mpesa de Kenia hasta start-ups tecnológicas como WorldRemit.

Lo que no está claro es cómo Libra abordará el complejo mecanismo de verificar la identidad de estas personas para cumplir con las regulaciones contra el lavado de dinero, sin incurrir en muchos costos.

Y esto aplica no solo a los usuarios de Facebook que no tienen cuentas bancarias en Kenia, sino también a mercados lucrativos como Estados Unidos y Reino Unido, donde las tarjetas de identidad nacionales no existen para verificar de forma relativamente fácil que alguien es quien dice ser.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

David Marcus es el ejecutivo a cargo del proyecto de criptomoneda de Facebook.

Si Libra permite que las personas envíen dinero desde sus teléfonos de la misma manera en que envían un mensaje de texto, eso resultará muy atractivo. Pero hacer esto de manera barata y segura será muy desafiante.

¿Quién aceptará Libra?

Facebook, quizás consciente de los problemas de reputación a los que se enfrenta, parece muy interesado en hacer hincapié en que Libra es una coalición mundial en la que solo es un pequeño jugador.

La red social destacó que la moneda será administrada de manera independiente por un grupo de compañías y organizaciones benéficas, llamada Libra Association.

El grupo incluye, actualmente:

  • Empresas de pagos como Mastercard y PayPal.
  • Negocios digitales como eBay, Spotify y Uber.
  • Empresas de telecomunicaciones como Vodafone.
  • Y organizaciones benéficas como el grupo de microfinanzas Women’s World Banking.

Facebook también dijo que esperaba que Libra fuera comprada y vendida en los mercados de divisas en el futuro.

Derechos de autor de la imagen
Facebook

Image caption

A partir de 2020 los usuarios podrán almacenar la moneda en una billetera digital llamada Calibra.

Análisis de Rory Cellan-Jones, corresponsal de Tecnología de la BBC

Es un proyecto muy ambicioso, algunos podrían calificarlo de megalómano.

El mensaje es que no se trata de un pequeño proyecto paralelo que un pequeño equipo de la sede de Facebook probará durante unos meses antes de pasar a otra cosa.

Se trata tanto del futuro de Facebook como del futuro del dinero, una iniciativa que tiene como aliados a grandes jugadores como Paypal y Visa, otras empresas de Silicon Valley, como Uber y Lyft, y grandes firmas de capital de riesgo, una especie de Avengers: Endgame de la tecnología y los superhéroes financieros.

Pero todavía hay muchas preguntas sobre Libra. La principal es: ¿por qué?

¿Cómo saca dinero Facebook?

De lo que Facebook describe como una tasa “insignificantepor cada transacción.

A través de su filial Calibra, la red social podrá eventualmente ofrecer servicios financieros adicionales a los usuarios.

Pero el premio real es simplemente hacer que las personas pasen más tiempo en Facebook o en WhatsApp para que puedan recibir más anuncios.

¿Y qué obtienen los socios?

Se reportó que socios como Paypal, Mastercard y Visa pagaron US$10 millones cada uno por el privilegio de operar un nódulo en la red de Libra. Parece extraño que quisieran apoyar a una organización cuyo discurso es que puede hacer un mejor trabajo que ellos.

Sin embargo, tendrán acceso a los datos que fluyen a través de la red, y ​​eso debería darles información valiosa sobre en qué se está gastando y dónde.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

¿Cuáles son las preocupaciones?

Facebook se ha enfrentado a cuestiones de los políticos estadounidenses sobre cómo funcionará la moneda y qué protección ofrecerá al consumidor.

Otras monedas virtuales, como Bitcoin, han visto enormes fluctuaciones en el valor y también se han utilizado para lavar dinero.

La red social espera evitar cambios bruscos en el valor de la moneda al vincularla a una serie de monedas conocidas, como la libra británica, el dólar estadounidense, el yen japonés y el euro.

Facebook también dijo que su sistema de pagos Calibra tendría una fuerte protección para mantener seguros el dinero y la información personal.

Dijo que Calibra usaría los mismos procesos de verificación y antifraude que utilizan los bancos y las tarjetas de crédito, y que reembolsaría cualquier dinero robado.

¿Y la protección de datos?Por supuesto, es la pregunta del millón sobre Libra: ¿por qué, después del escándalo de Cambridge Analytica y otras polémicas por el uso de datos, la gente querría confiarle su dinero a Facebook o darle un papel clave en la gestión de una moneda global?

Facebook dice que su filial Calibra mantendrá los datos financieros y sociales estrictamente separados y que los usuarios no serán identificados con anuncios basados ​​en sus hábitos de gasto.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Facebook afirma que se trata de una coalición global, no el nuevo plan de Mark Zuckerberg para gobernar el mundo.

Pero, una vez más, el principal argumento de Facebook es que se trata de una coalición global, no el nuevo plan de Mark Zuckerberg para gobernar el mundo.

“Es una iniciativa dirigida por Facebook, sí”, le dijo a Rory Cellan-Jones el ejecutivo a cargo del proyecto de criptomoneda de Facebook, David Marcus.

“Pero para cuando llegue al mercado el próximo año, no será una iniciativa controlada por Facebook. Tendremos los mismos derechos de voto que todos los demás miembros”.

El discurso de Facebook es: “Puede que no confíes en nosotros, pero debes confiar en Visa, Paypal, Uber y el resto”.

Así que no esperes que la cara de Mark Zuckerberg esté sobre Libra, si alguna vez deciden lanzar una moneda conmemorativa.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending