Connect with us

EL PAÍS

“Logré convencer a Mengele para que me dejase vivir”


Noah Klieger, en la exposición sobre Auschwitz, el pasado miércoles. En vídeo, presentación de la exposición.



Un anciano en silla de ruedas visita la exposición Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos, en el centro de exposiciones Arte Canal, en Madrid. De pelo blanco y ojillos azules, ha acudido elegante, con chaqueta gris y pantalón negro. Su mirada se centra en un objeto, un zapato rojo de una prisionera del campo de exterminio en el que los nazis asesinaron a 1,1 millones de personas. Él vivió para contarlo. Con voz débil y ronca se pregunta: “Aún no sé por qué nos hicieron esto”. Noah Klieger (Estrasburgo, 1926) ha estado en Madrid invitado por los organizadores de la muestra, con motivo de que mañana, sábado, es el Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que la ONU fijó en 1985 para el 27 de enero, fecha en que los soviéticos liberaron a los 7.000 esqueletos que quedaban en Auschwitz, con un mensaje al cuartel general en Moscú: “Es un campo de tamaño inmenso. Los alemanes han huido”.

Klieger recorrió la exposición que, desde su apertura, el 1 de diciembre, ha superado las 110.000 visitas. “Los alemanes que votaron a Hitler pudieron votar a otros partidos. Él ya había escrito lo que quería hacer a los judíos, así que no hay una explicación a por qué esa sociedad cambió de la noche al día”, dijo Klieger, enviado con 16 años a Auschwitz por ayudar a otros judíos. Sus padres estaban en la Resistencia belga.

Al llegar a una de las piezas más impactantes, un uniforme de prisionero, probablemente se ve a sí mismo con esa prenda a rayas: “Los llamábamos pijamas”. Para él, contemplar estos objetos —hay más de 600—, le hace “feliz”, aunque admite que “nunca se podrá mostrar cómo nos sentíamos”, un horror que no ha dejado de recordar “ni un solo día”. La muestra, hasta el 17 de junio, está organizada por la empresa Musealia en colaboración con el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau y tiene a Madrid como primera parada de su recorrido mundial por 14 ciudades. Klieger explicó que en aquellos días “nadie en Europa Occidental conocía la realidad de los campos de exterminio”. “Se oía hablar de campos de concentración, en los que el trato no era bueno, pero no te asesinaban”.

Tras la visita, Klieger pronunció una emocionante conferencia, fueron 50 minutos y sin papeles. “Estuve en Auschwitz del 18 de enero de 1943 al 17 de enero de 1945”. Su día a día empezaba a las seis de la mañana, “con una ducha, siempre fría, aunque fuera hiciera 20 bajo cero. No te secabas, sino que pasabas al desayuno: una bebida negra que llamaban café y un pan negro húmedo. Trabajábamos 11 horas, te pegaban y te decían ‘más rápido, más rápido’. Por la tarde nos daban una sopa horrorosa. Los domingos descansábamos y teníamos un trozo de salchicha que no era de carne y una cucharada de mermelada. Padecíamos disentería o tifus. A los que se quedaban sin fuerzas los mandaban a la cámara de gas”.




Noah Klieger enseña su número de prisionero de Auschwitz tatuado en el brazo.

Aquel horror tuvo su clímax: el encuentro con el macabro Mengele, cuya espeluznante mesa de operaciones se incluye en la exposición. El todopoderoso médico que decidía al instante quién podía seguir con vida o ser liquidado. Klieger recordó aquel momento con un esbozo de sonrisa: “Necesitaría otros 50 minutos para describirlo… logré convencerle de que me dejara vivir, él era muy teatral”. Fue uno de los “milagros”, como los llama Klieger, que le permitieron sobrevivir, y por eso se prometió dedicar el resto de su vida a contarlo. “Tengo 91 años, no me queda mucho, pero mientras pueda lo seguiré haciendo”. Klieger calcula que, en más de 60 años, ha intervenido en casi 12.000 actos.

Cuando la II Guerra Mundial estaba a punto de acabar, Klieger fue uno de los trasladados a otros campos. Superó dos de las conocidas como “marchas de la muerte”. “En la primera, caminamos cuatro días. Luego nos metieron en grupos de 150 en vagones. No teníamos espacio, pero con los días lo hubo por los muertos”.

El destino fue Mittelbau-Dora, donde los nazis perfeccionaban sus misiles V1 y V2, con los que intentaban “ganar una guerra perdida”. Durante la clasificación de los recién llegados, Klieger ocultó su número de prisionero, tatuado en el brazo izquierdo, y se declaró prisionero político francés “porque no los mataban”. Después simuló ser un mecánico, para estar con los operarios de la fábrica de los misiles y tener “algo más de comida y una hora menos de trabajo”. “Nos llevaron a una sala: ‘Muestren qué saben hacer”. Klieger no sabía nada. Sin embargo, un prisionero que conoció en ese momento, paisano de Estrasburgo, le ayudó pasándole las piezas montadas. Otro milagro.

También su astucia le salvó. Los nazis necesitaban un capataz que hablase alemán para transmitir sus órdenes a los trabajadores. Él lo hablaba porque Alsacia había pertenecido a Alemania. Klieger reconoció el acento bávaro del kapo que le interrogaba y se lo dijo. Aquel hilo de empatía le valió el puesto, una ducha y ropa.

“El 4 de abril nos sacaron de allí por los bombardeos aliados”. Entonces, padeció otra marcha de la muerte. “Diez días caminando, sin comer. De 4.000 llegamos 600 a Ravensbrück, donde nos pusieron a cavar zanjas, pero no teníamos fuerzas, así que apaleaban hasta la muerte a los débiles”. El 29 de abril fue liberado.

En el debate con el público le preguntaron cómo vivían los niños en Auschwitz. “No había, los gaseaban al llegar”. Y concluyó con un nuevo milagro: “Volví a ver a mis padres en Bélgica. Solo entonces supe que habían estado en Auschwitz y habían sobrevivido”.



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

Vídeo | Pedro Sánchez anuncia una subida del 2,25% del sueldo de los funcionarios



Señal en directo de la comparecencia de Pedro Sánchez en el Senado.



Si no puedes ver la señal de vídeo en directo, pincha aquí.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en el Senado este martes que el Gobierno aprobará el viernes, en el Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona, la subida del salario de los funcionarios del 2,25% para el año que viene. A ello se podrá añadir un 0,25% variable ligada a la evolución del PIB y otro 0,25 de fondos adicionales, según ha revelado en su comparecencia en una sesión plenaria del Senado con un único punto en el orden del día sobre los aspectos generales de la política del Gobierno. En total, en un escenario un escenario  óptimo, la subida salarial podría alcanzar el 2,75%, siempre que el PIB creciera un 2,5% frente a la previsión del 2,3%. La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ya aseguró este lunes que se subirían los salarios de los empleados públicos a partir del 1 de enero.

El Ejecutivo ya se comprometió a mediados de noviembre a garantizar un incremento salarial mínimo del 2,25% para los empleados públicos el próximo año con independencia de la aprobación de los Presupuestos. Los sindicatos CC OO, UGT y CSIF obtuvieron la garantía del Gobierno de que se cumpliría el acuerdo salarial a tres años acordado el pasado marzo con el Gobierno de Mariano Rajoy. Entonces se alcanzó un principio de acuerdo para mejorar las condiciones laborales de los funcionarios durante el periodo 2018-2020. La fórmula empleada por el Ejecutivo socialista sería vía decreto.

La comparecencia de Sánchez, solicitada en agosto por el PP, se produce en un momento crucial de la política española y de la crisis catalana, en la que confluyen la derrota del PSOE en Andalucía, el inicio del juicio al procés y la celebración del próximo Consejo de Ministros en Barcelona, donde se podría producir un encuentro entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat, Quim Torra.

El presidente ha reivindicado el Estado de las autonomías como uno de los “mayores éxitos” de la democracia y ha afirmado que “dentro de la Constitución, todo; y fuera, nada”. En ese sentido, ha señalado que su Gobierno ha apostado siempre por el diálogo y por la Constitución. Sánchez ha alertado de que “algunos” ven en la crisis territorial suscitada por el pulso al Estado del independentismo catalán la “oportunidad para derruir la España autonómica y volver al centralismo predemocrático”. Frente a esa tentación, el presidente ha asegurado que es un “firme defensor” de la España autonómica. “La España autonómica ha sido sinónimo de progreso y bienestar social; impulsora de cohesión social y territorial, pilares fundamentales para la convivencia y la concordia”, ha enfatizado.

El presidente ha aludido a cinco grandes transformaciones en la próxima década para “recuperar el tiempo perdido” tras la Gran Recesión de 2008. En primer lugar, Sánchez ha incidido en la derogación de los “aspectos más lesivos” de la LOMCE y en revertir tendencias como el abandono escolar y de la FP y la consiguiente pérdida de talento. Para el fortalecimiento del Estado del Bienestar ha incidido en la necesidad de una “reflexión profunda” sobre el sistema fiscal para la sostenibilidad de la sanidad y otros servicios públicos.

Sánchez también ha reivindicado la subida del salario mínimo del 22% que el Consejo de Ministros aprobará este viernes. “Un país rico como España no puede tener trabajadores pobres”, ha sentenciado. La apuesta por que España esté a la “vanguardia” de la lucha contra la degradación del medio ambiente es otro de los compromisos del Gobierno, que pretende aprobar una Ley de Cambio Climático antes de final de año. Por último, el presidente ha vinculado su Gobierno con la regeneración institucional: la medida estrella seria la limitación de los aforamientos, que no cuenta con el respaldo de resto departidos por considerarla precipitada o poco ambiciosa.

El presidente ha defendido, asimismo, su proyecto presupuestario ante la votación que se producirá el jueves en el Congreso de los Diputados sobre la senda de déficit del Gobierno. Sánchez ha hecho un llamamiento al Senado a apoyarla, apleando a ssu condición de “foro de encuentro de la España de las autonomías”. “Apelo al Senado para que no bloquee más recursos para la educación, la sanidad y los servicios sociales. Está en mano de esta Cámara ser parte de la solución o contribuir al bloqueo”, ha afirmado.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

17 adornos para que tu árbol de Navidad no parezca un 'todo a cien' (de 200 a 1 euro)




Te prometemos que ninguno hará que tu salón se confunda con el karaoke del barrio



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Las noticias de La Primera de EL PAÍS


Estas son las noticias de la primera página de la edición de papel de EL PAÍS de este martes 18 de diciembre de 2018:

Ciudadanos frena el pacto con el PP por el encaje de Vox. Ciudadanos ha decidido frenar el acuerdo con el PP sobre el Gobierno de Andalucía por las discrepancias en torno al papel de Vox en la nueva etapa política. El partido de Albert Rivera considera que los populares están incumpliendo su condición de no negociar con la fuerza de extrema derecha, a pesar de que sus votos tienen la llave del Parlamento.

Concluye tras un año y 152 sesiones el macrojuicio del caso ERE. El juicio de la pieza política del caso ERE contra la cúpula de la Junta de Andalucía quedó ayer visto para sentencia tras un año, 152 sesiones y la declaración de 120 testigos.

Hallado oculto entre arbustos el cadáver de la joven de Huelva. Cuatro días de búsqueda angustiosa terminaron en el peor de los escenarios. El cuerpo sin vida de Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años desaparecida en El Campillo (Huelva), fue hallado ayer a cinco kilómetros tras su domicilio, “oculto entre jaras y semidesnudo”, según fuentes de la investigación.

El Senado de EE UU acusa a las tecnológicas de ocultar la injerencia rusa. Dos informes encargados por el Senado de EE UU concluyen que el sector tecnológico ocultó la gravedad de la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Italia recorta su presupuesto para evitar el castigo de Bruselas. El “presupuesto del pueblo”, una de las banderas del Gobierno populista de Italia, empieza a diluirse. El Ejecutivo formalizó una nueva propuesta que recorta el déficit del 2,4% al 2,04% del PIB.

Corbyn presenta una moción para reprobar a May en el Parlamento. El líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn, presentó ayer en el Parlamento una moción “personal” contra la primera ministra, Theresa May, por retrasar a enero la votación del acuerdo del Brexit.

El 90% del arte precolombino a la venta en España es falso.

Los bancos costearán la autoridad que protegerá al hipotecado.

Las noticias de La Primera de EL PAÍS





Source link

Continue Reading

Trending