Connect with us

EL PAÍS

Los motivos por los que fascina la vida de Luis Miguel


Cada domingo miles de seguidores de Luis Miguel y otros que sabían muy poco sobre él asisten a una experiencia irresistible. Desde el sofá, se cuelan en la vida privada de uno de los cantantes más herméticos de la música latina. Sienten compasión por aquella estrella infantil, explotada por un padre sin escrúpulos, desesperado por dejar de ser pobre. Se identifican con sus problemas de pareja, con su depresión tras una ruptura, con la soledad que acarrea el éxito. Observan cómo quien fuera uno de los ídolos de México, el dios de las suites de lujo y las mujeres más guapas, sufría los mismos problemas que el común de los mortales. Además, se convierten en testigos de lo que ocurría tras las bambalinas de la flor y nata mexicana de los ochenta: del champán, estrellas de Hollywood, Acapulco y más fiestas. La serie sobre la vida del cantante mexicano se ha convertido en una telenovela, con un protagonista y un villano —su padre, Luis Rey—, pero también en un capítulo hasta ahora desconocido de sus vidas.

Porque Luis Miguel creció en la casa de cualquier mexicano desde principios de los ochenta y todavía no se ha ido. Desde las más humildes hasta las más ricas. Y hay pocas cosas en México que hayan unido más que El Sol. En una sociedad tremendamente desigual representaba lo que todos querían ser: un triunfador. A más de una generación la ha acompañado durante décadas a través de sus canciones, pero también de sus escándalos. La nueva novia de Luis Miguel se convertía en un debate nacional, también su vida de lujos y yates, sus problemas con el alcohol, el abandono de los escenarios, las demandas millonarias. Pero, como dijo él mismo, pocos conocían la verdad de aquella historia.

El actor que interpreta a Luis Miguel, en una escena de la serie.


El actor que interpreta a Luis Miguel, en una escena de la serie.

Un hombre que todavía se escapa al final de sus conciertos —y deja al auditorio esperando la última canción— para llegar al hotel sin que lo persigan por la calle, acostumbrado a dar muy pocas entrevistas, que no se acerca a una fan sin un escolta que lo sujete por detrás, como si cualquier adolescente fuera una potencial secuestradora, prometió desvelar después de décadas de misterio los detalles más íntimos de su vida. Y todo está siendo racionado en una entrega semanal que emite Netflix cada domingo por la noche (21.00, hora local). Éxito asegurado.

 “¿Qué por qué está pegando tanto la serie? Porque es Luis Miguel”, lo resume Martha Figueroa, autora de la biografía Micky, un tributo diferente (Aguilar, 2010) y quien ha seguido al cantante desde hace más de 25 años. No necesita más explicaciones. En México y buena parte de América Latina, todo lo que tenga que ver con su nombre de pila ha movido masas durante décadas. Y lo sigue haciendo.

Una escena de la serie.


Una escena de la serie. GTRESONLINE

La periodista reconoce que cada capítulo se sorprende más. No tanto por lo que desvela, sino porque por primera vez esté relatanto una esfera de su vida que había protegido a capa y espada. “Está contando unos secretos que ha guardado ocultos durante mucho tiempo. Deja que todo el mundo entre a mirar. Y muchos creen que lo están conociendo por fin. Aunque él es indescifrable”, añade Figueroa.

Uno de los puntos más turbios sobre su vida es la desaparición de su madre. Algo que la serie no ha desvelado todavía. Marcela Basteri se separó de él cuando no había cumplido la mayoría de edad, alrededor de 1987, aunque puede que antes. “En esa época fue un escándalo porque se decía que se había vuelto a casar con otro hombre”, señala la escritora. No se le volvió a ver públicamente. Aquello, sumado a la popularidad de Luis Miguel —eran sus años de gloria— hizo que se extendieran rumores, sin ningún sustento fiable, sobre un posible asesinato dirigido por el despecho de su primer marido Luis Gallego (el padre del cantante), quien había podido recibir ayuda de un oscuro funcionario mexicano, el jefe de la policía de la capital, Arturo El Negro Durazo. Todas aquellas leyendas contribuyeron a elevar todavía más el morbo de aquel evento dramático para el artista.

Las mujeres de Luis Miguel eran el chisme nacional por excelencia —”desgraciadamente se ensalzaban desde un punto de vista machista”, apunta Figueroa—. La periodista cuenta que todavía no se ha visto casi nada en la serie de esta faceta de su vida. “Pese a lo que muchos piensan, Luis Miguel tuvo algunas relaciones largas. Excepto por Mariana [Yazbek] y Stephanie Salas, que sí aparecen, aún no han salido otras como Issabela Camil, Mariah Carey, Daisy Fuentes, Myrka Dellanos, Aracely Arámbula [madre de dos de sus hijos] o, de las últimas, Kristina, con la que estuvo cuatro años”, añade la periodista.

Algo que no parece coincidir mucho con la realidad es que en la ficción, interpretado por el actor Diego Boneta, lo muestran como un cantante relativamente accesible, que conducía su propio coche por la ciudad y cercano a sus fans. “Esto no era del todo así. Lo cuidaban mucho”, anota Figueroa. Y añade que a ella le gustaría que desvelaran en qué momento decidió volverse más ermitaño: “Más que si se metía drogas, como espera mucha gente, me interesa saber en qué momento decidió separarse del mundo”.

Habrá que esperar al final de la serie, el 17 de junio, para comprobar si los secretos más misteriosos de la vida del cantante, como él mismo prometió, verán por fin la luz. De momento, los mexicanos seguirán asistiendo a nuevos capítulos sobre su historia, que forma parte también de las suyas.



Source link

EL PAÍS

La evolución del rostro de Rania de Jordania en los últimos años



Rania de Jordania ha aparecido esta semana con un rostro irreconocible. La esposa del rey Abdalá II se presentó este jueves en la comida organizada en honor de los príncipes de Suecia en Amman con los pómulos más marcados, los labios más hinchados y los ojos empequeñecidos y, como resultado, su expresión es totalmente diferente a la habitual.

No es la primera vez que la reina, de 48 años, luce este tipo de transformaciones en la cara. Con el paso de los años, se ha ido observando cómo ha ido modificando su rostro con tratamientos más o menos invasivos. Su perfecta nariz tiene que ver con una operación, pero también ha habido bótox, hilos tensores y otras técnicas más contundentes en un intento de mitigar las arrugas y la flacidez.

Rania, que en 2019 cumplirá 20 años como reina de los jordanos, está considerada como una de las reinas más guapas y elegantes. Los críticos de moda siempre la toman como referente de estilo y viste creaciones de grandes firmas, pero la presión por querer mantenerse en la eterna juventud le ha llevado a acaparar titulares en los últimos tiempos siempre por su apariencia irreconocible.

Al margen de su físico, la reina, de origen palestino, se ha consagrado como icono de modernidad árabe a ojos de Occidente. Siempre sin velo, ha mostrado más interés aparente en promover proyectos para la educación de los jóvenes que en los rituales y tradiciones del poder en un país islámico. Cuenta con más de 10 millones de seguidores en Twitter, casi cinco millones en Instagram y un canal en YouTube con cerca de 58.000 suscriptores.

Rania es de origen palestino, aunque nació en Kuwait el 31 de agosto de 1970. Sus padres, de la familia Al Yassin, dejaron la aldea de Tulkarm, al norte de la actual Cisjordania ocupada por Israel, y emigraron a Kuwait, donde hicieron fortuna. Rania estudió Ciencias Empresariales en la Universidad Americana de El Cairo y luego se reunió de nuevo con su familia en Ammán, la capital jordana, en la que sus padres se habían establecido tras la invasión de Kuwait por Irak en 1990. Trabajó para el Citibank y luego para Apple. Abdalá, hijo mayor del rey Hussein, la conoció en 1992 a través de una de sus hermanas

Su buen inglés, su soltura en los actos públicos y su fotogenia influyeron sin duda en que fuera votada la tercera mujer más guapa del mundo en una encuesta de la revista Harpers & Queen en 2005. Ese mismo año, la popular comunicadora estadounidense Oprah Winfrey la calificó en uno de sus programas de “icono de la moda internacional”. Además, defendía los derechos de la mujer en una región del mundo donde prevalecen los valores patriarcales. Desde esa época, Rania siempre está entre las royals favoritas..



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

“No soportamos el ‘backstage’ de los festivales”


En una coreografía, hay bailarines que tienen el placer de moverse por la parte más visible del escenario, y otros, que se pasan la mayor parte del tiempo haciendo piruetas imposibles para llamar la atención del público. Pues bien, para muchas bandas de música españolas, los festivales se han convertido en el mejor escaparate que existe para que la gente pueda escuchar sus canciones en directo y descubrir su talento.

En este tipo de eventos la masa ansía fiesta y tiene la necesidad de llevarse de recuerdo el nombre de un par de grupos emergentes de los que hablar durante el año. Es algo así como la Copa del Rey: los más amateur jugando contra los más conocidos en estadios repletos de aficionados a la música. Y aunque para muchos es un título más, para otros es la gran oportunidad de sus vidas, por eso quieren que ese espacio en el cartel sea tuyo.

Y como bien dicen los integrantes de la banda gaditana, Detergente Líquido, un día, tras muchos ensayos y conciertos en salas, “llega la llamada de un festival y se celebra por todo lo alto. Eso sí, luego te mandan los horarios y ves que abres el escenario 3 a las 16.00”. Sí, se trata de competir a lo grande pero en un campo sin césped de verdad y sin cámaras de televisión que lo retransmitan. Aún así, aseguran que un primer festival siempre hay que disfrutarlo: “nada malo puede pasar”.

Esta banda de indie pop de Cádiz se vende como “altamente contagiosa” y sus tres LP son el ejemplo perfecto. Todo empezó en 2012 y su último episodio se llama Con miedo al amor por las personas sin tiempo. Alberto, Nuria, Ernesto, Fran y Félix rondan entre los treinta y los cuarenta años y reconocen que todo va bien en un festival hasta que llega el momento de entrar al backstage: “esta puede ser la parte que más disfrutan muchos músicos, pero en esto nosotros somos bastante raros”. Los cinco miembros del grupo aseguran que a pesar de que son muy distintos coinciden en algo: “nunca nos pegaron en el patio del instituto porque no estábamos donde estaba la gente”. Y sí, de esta circunstancia se percataron en un backstage.

Para los autores de canciones como Lloriqueos en la rotonda, el momento en el que se introducen en los camerinos es algo así como “decenas de músicos vestidos como maniquíes, atusándose el pelo y abrazándose los unos a los otros, verdaderos y verdaderas amantes de la adulación desmesurada”. Una mezcla extraña de artistas emergentes como ellos “intentando engancharse a hombros de los más reconocidos, buscando la foto espontánea y la amistad efímera”. Mientras, aseguran, los más reconocidos están “pegados a otras bandas reconocidas para hablar de cosas de bandas reconocidas”.

En medio de todas esta situación, Detergente Líquido se siente más un grupo de gente vestida como adolescentes: “seguimos estando nerviosos después de tocar”. Una experiencia rara a la que pensaron que se irían acostumbrando con el paso del tiempo, así que, sin rechazar el asistir a ningún festival porque les encanta tocar para mucha gente, han aprendido que se van a sentir más cómodos “cuanto más pequeño sea el backstage y menos músicos sociables haya dentro”.

Ahora que ya sabemos lo que menos le gusta a esta banda de los festivales, Detergente Líquido opina sobre cuáles son sus citas musicales favoritas:

Contempopranea

“Un paraíso para las bandas pop antisociales. La zona VIP es inexistente y los camerinos, básicos y humildes, invitan a los músicos famosos a irse para su hotel tras el concierto. Nada de abracitos. El público es súper cariñoso con las bandas y se está mejor disfrutando frente al escenario que detrás de él y allí es donde coincidimos las bandas emergentes. Los vínculos que se crean terminan siendo reales”.

Málaga Popfest

“Es nuestro próximo festival y todo apunta a que irá muy bien: no habrá camerinos y coincidiremos con bandas a las que verdaderamente admiramos (Hazte Lapón, Cariño, Pan Total y Satelitrex Dj). Así que tenemos miserias parecidas de las que hablar en caso de que nos apetezca. Que sirva esto de homenaje a todos los festivales pequeñitos pero bien organizados y hechos con amor a los que hemos asistido. Que valga también como crítica a los festivales pequeñitos y hechos con amor pero muy mal organizados en los que hemos tocado, que los hay”.

Monkey Week 

“Se celebra en decenas de salas repartidas por una gran zona de Sevilla por lo que siempre hay escapatoria posible y, además no hay backstage. Si hablas con algún músico es porque te apetece. Algo que también suma para nosotros es que hay que ir cargando con tus trastos de un sitio a otro. Tener las manos ocupadas como excusa para no poder abrazar siempre es bueno”.

Discografía

“No soportamos el ‘backstage’ de los festivales”



  1. Ponte en lo peor, llámame el lunes
  2. Mirad lo que me habéis hecho hacer. Por favor
  3. Con miedo al amor por las personas sin tiempo



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Las noticias de La Primera de EL PAÍS


La banca tendrá que asumir el impuesto de las hipotecas. El Supremo libra al cliente de abonar un tributo clave en la compra de vivienda. La sentencia no aclara si afecta a préstamos nuevos o también a miles ya firmados.

Trump lanza amenazas a México por la caravana de migrantes. El presidente de Estados Unidos asegura que está dispuesto a enviar al Ejército a cerrar la frontera y a torpedear el acuerdo comercial si no se detiene a la caravana de buscadores de asilo centromaericanos.

Bruselas carga contra Italia por una desviación fiscal “sin precedentes”. La Comisión Europea amenaza con iniciar un expediente que podría llegar incluso a sanciones multimillonarias contra Roma.

La UE solo pide aclaraciones a España. Bruselas solicitará hoy por carta a España, como a otros países, aclaraciones sobre los Presupuestos de 2019, pero no cuestionará el proyecto ni prevé vetarlo.

Las polémicas declaraciones de Montserrat y Tejerina abren fisuras en el PP. Dos afines a Cospedal generan malestar en el partido mientras crece la tensión por la falta de candidatos y el giro a la derecha.

 

La agonía del último glaciar de España. Los hielos perpetuos del Pirineo se extinguen. Monte Perdido es un ejemplo.

El pacto por la filosofía abre los cambios educativos

Editorial | ‘Volver a la filosofía’

Las noticias de La Primera de EL PAÍS







Source link

Continue Reading

Trending