Connect with us

BBC Mundo

Nicolás Maduro en entrevista con la BBC: "El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela"


Nicolás Maduro

Image caption

“Venezuela produce y trabaja, y nuestro pueblo no necesita ser mendigo de nadie”, respondió Maduro cuando se le preguntó por qué no dejaba pasar la ayuda humanitaria enviada por EE.UU.

Ni elecciones presidenciales anticipadas, ni permiso para que ingrese la ayuda humanitaria que han prometido varios de los países que no lo reconocen como el presidente legítimo de Venezuela.

En una entrevista exclusiva con la periodista de la BBC Orla Guerin, el presidente venezolano Nicolás Maduro se mostró resuelto a resistir a todas las presiones, externas e internas, y mostró su cara más desafiante hacia el gobierno de Estados Unidos, al que acusa de estar detrás de los intentos por derrocarlo.

“El Ku Klux Klan que hoy gobierna la Casa Blanca quiere apoderarse de Venezuela”, dijo Maduro, quien también insistió en que la imagen de una Venezuela que pasa hambre y ha visto emigrar a millones de sus ciudadanos por causa de la brutal crisis económica que atraviesa desde hace varios años es parte del mismo plan golpista.

“Venezuela no es un país de hambruna. En Occidente se desfigura la situación en Venezuela para justificar cualquier intervención”, aseguró.

A continuación, una transcripción íntegra de la entrevista, realizada el lunes por la noche en Caracas por Guerin.

Mientras usted y yo hablamos aquí, hay ayuda estadounidense esperando en la frontera con Colombia. Me he encontrado con mucha gente que la necesita desesperadamente. ¿Por qué no permitir que pase?

Eso es un show que ha montado el gobierno de Estados Unidos con la complacencia del gobierno colombiano para tratar de humillar a los venezolanos.

Venezuela tiene los problemas que puede tener cualquier otro país. Llevamos muchos años en una lucha exitosa por reducir la pobreza y la miseria, elevar la calidad del empleo, por proteger a nuestros pensionados, por establecer un sistema de salud pública y una educación que llega a más del 90% de nuestros niños y niñas.

Venezuela es un país que tiene dignidad. Estados Unidos ha pretendido montarnos una crisis humanitaria para justificar una intervención militar. Nosotros decimos no a las migajas que ellos pretenden traer, una comida intoxicada de sobra que tienen. Venezuela produce y trabaja, y nuestro pueblo no necesita ser mendigo de nadie.

Afirma que la ayuda es un show, pero ¿dirá también que el hambre es un show? Yo la he visto con mis propios ojos. Conocí a una mujer con cinco hijos que me contó que los manda a la cama cada noche sin nada que comer. En el camino hacia aquí vimos gente rebuscando comida en la basura con sus propias manos. ¿De veras me está diciendo que no hay hambre en Venezuela?

Ustedes tienen un estereotipo en la BBC y en los medios estadounidenses, con una Venezuela que no existe. Tenemos problemas. Tenemos un 4,4% de pobreza extrema. Claro que queda por superar. Pero venimos de un 25% y hemos reducido todos los índices de desigualdad.

Tenemos índices reconocidos por los organismos internacionales del mayor nivel en la igualdad de la inversión social. ¿Tenemos problemas? Claro. Pero Venezuela no es un país de hambruna. Tiene altísimos niveles de nutrientes y de acceso a la alimentación. Ese estigma, ese estereotipo que nos han querido montar tiene un solo objetivo: presentar una crisis humanitaria que no existe en Venezuela para una intervención.

Image caption

Según Maduro, la BBC, la CNN y todos los medios occidentales son “Son acríticos con las mentiras que hay sobre Venezuela”.

El gobierno de Donald Trump nos ha secuestrado US$10.000 millones de cuentas bancarias y otros miles de millones en oro en Londres que son nuestros, dinero con el que íbamos a comprar alimentos, medicinas, e insumos. Es muy sencillo. Si quieren ayudar a Venezuela, que liberen los recursos que nos tienen secuestrados y que no vengan con un show barato, de indignidad y humillación, en el que ofrecen US$20 millones en comida contaminada y podrida.

Si no existe una crisis humanitaria aquí, ¿por qué más de 3 millones de personas han abandonado el país? Eso es cerca de una décima parte de la población.

Ustedes en los medios de comunicación occidentales tienen un problema, que dan por hecho cualquier mentira que se difunde. Se ha exagerado toda la campaña que se ha hecho sobre la migración en Venezuela. Somos un país receptor de inmigrantes. Ustedes no lo saben ni lo difunden.

Tenemos 5.800.000 colombianos, que ha migrado por la guerra, por la violación de derechos humanos, por la miseria. Tenemos más de 300.000 italianos, más de 300.000 portugueses, más de 300.000 españoles, más de 300.000 ecuatorianos, más de un millón de árabes. Superan los 10 millones los inmigrantes que vienen todos los años a Venezuela.

Sin lugar a dudas, producto de la guerra económica hay un fenómeno nuevo de emigración. Nosotros tenemos los números oficiales y no pasan de 800.000 los venezolanos que se han ido en los últimos dos años buscando alternativas. Muchos de ellos se estrellaron con situaciones que no esperaban encontrar de xenofobia, discriminación, esclavitud laboral y miles están regresando.

Venezuela es un país que ofrece oportunidades en materia de desarrollo social y por eso sigue siendo un país receptor de migrantes. En diciembre de 2018 cerramos con 120.000 colombianos que llegaron. Es la verdad que no se dice. En occidente se desfigura la situación en Venezuela para justificar cualquier intervención o agresión como la que está sucediendo ahora.

Vemos cada día en la frontera con Colombia un gran número de personas que se marchan. Incluso dando por buenas sus cifras de 800.000 personas, eso significa que casi un millón de venezolanos se han ido. ¿Sigue manteniendo que no hay una crisis humanitaria?

Hay que ver la guerra económica y la persecución financiera a la que hemos sido sometidos. Se ha perseguido cada cuenta que teníamos, y eso ha impactado en la realidad económica. Además, algunos venezolanos pensaron por las campañas que se hicieron en las redes en buscar una alternativa en el extranjero.

El nivel educativo de los que se fueron es alto, se ha ido mano de obra cualificada. Buscando alternativas en el exterior se encontraron con situaciones peores. Ten la seguridad de que la mayoría de los que se marcharon van a regresar. Venezuela tiene los problemas que pueda tener cualquier país del sur, del tercer mundo, de América Latina.

Hemos avanzado mucho en los índices sociales y somos el país que tiene el mayor avance en los índices sociales de todo el continente. ¿Qué tenemos problemas? Claro que sí. Si tenemos al imperio más poderoso del mundo congelando todas nuestras cuentas y nuestros activos en el exterior, persiguiendo cada barco que viene con productos… Claro que eso ha traído un desajuste bastante importante que hemos enfrentado. Ten la seguridad de que lo vamos a superar.

Venezuela tiene una hiperinflación de 1.000.000% anual. Ningún país del mundo sufre algo similar. Cuando llegó al poder era solo de un 20%. ¿Dice que el colapso económico total no tiene nada que ver con usted?

Te repito. Ustedes toman como referencia cualquier cosa que se publica en los medios occidentales. Te invito a que conozcas la Venezuela profunda. Claro que tenemos problemas, sobre todo el de una agresión económica. Una inflación de 1.000.000% no la aguantaría ningún país del mundo. Ustedes no cuestionan ninguna cifra con tal de que esa cifra sea contra Venezuela.

Son acríticos con las mentiras que hay sobre Venezuela. Así es la BBC, la CNN, todos los medios occidentales, porque están metidos en el guión para intervenir a nuestro país. ¿Por qué Venezuela es tan interesante para Occidente y Estados Unidos? Si nosotros produjéramos papas, perejil o manzanas, quizá no existiríamos en el mapa geopolítico.

Pero como Venezuela es la primera reserva petrolera del mundo, es la cuarta de gas, como estamos certificando la primera de oro del mundo, Venezuela es importante.

Hoy presidimos la Organización de Países Exportadores de Petróleo y es importante lanzar sobre Venezuela ataques de todo tipo, acorralar a Venezuela, para después provocar un desenlace, como hicieron con Irak y con Libia. Pero Venezuela no es ni Irak ni Libia.

Afrontaremos todos esos problemas y ten la seguridad de que toda esa sarta de campañas mediáticas y mentiras las vamos a ir venciendo poco a poco con la realidad.

Dice que llegamos a Venezuela con una idea preconcebida, pero en realidad llegué hace dos semanas y he visto las condiciones de vida con mis propios ojos. Por ejemplo, encontramos un joven enfermo de cáncer. A su madre le dijeron que tenía que pagar el tratamiento y ella nos contó que le llevaría dos años juntar el dinero necesario. Otro paciente nos contó que no estaba recibiendo su tratamiento porque no tenía medicinas, otro que sufría un tumor cerebral nos dijo que llevaba un año esperando una operación porque tenía que alquilar el material quirúrgico. Esta es gente que nos ha contado sus historias de primera mano. ¿Qué tiene que decirles a ellos?

Estamos dando una tremenda batalla. De los US$1.400 millones que nos secuestraron en Euroclear (un sistema de liquidación de activos) eran para traer medicinas contra la diabetes, contra el cáncer. Quedaron congelados allá. Luego buscamos por Portugal y nos congelaron más de US$2.000 millones con los que habíamos comprado los sustitutos de estas medicinas.

Y aún así traemos las medicinas al país. Es un esfuerzo inmenso. Ningún país es sometido a lo mismo que nosotros.

Quizá las haya pero la gente no puede pagarlas. Encontré gente que me contó que la que necesitaban les costaba el salario de un mes.

Me estás hablando de unos casos de gente que fue operada, que fue atendida. Ten la seguridad de que el sistema de salud llegará a ellos. Nosotros tenemos un sistema primario de medición de medicinas que no tiene ningún país del mundo. Tenemos médicos de familia y más de 30.000 médicos distribuidos en las comunidades, y también realizan visitas casa por casa.

En ellas lleva directamente la medicina que necesita el paciente. Eso nos permite una cobertura bastante amplia. A pesar de la persecución financiera y el bloqueo económico, con gran esfuerzo, hemos venido regularizando la industria farmacéutica nacional y la venta de medicinas en el sistema privado.

Pero yo misma he estado en un hospital en Caracas, no lejos de aquí, donde no tenían material ni medicinas.

Yo no hablo del interior o de Caracas. Todo el país está afectado. Lo ahorcan a uno y después te dicen que por qué te estás ahogando. Tú pregunta…Tú no cuestionas nada de lo que es la persecución financiera, el bloqueo.

El esquema mental que ustedes traen desde Occidente, desde Londres es, sencillamente, para tratar de matar en el piso al que está siendo ahogado y pateado. Nuestro esquema es distinto. Es de resistencia. Ustedes vienen a justificar toda esa persecución y sus consecuencias sociales.

Yo tengo garantizado el dinero del país en una cuenta y ese dinero, que era para traer medicinas me los secuestran, entonces ustedes salen a decir que la medicina faltó. ¿Por qué faltó? Habría que preguntárselo. Traten de cambiar el esquema mental.

¿Por qué Venezuela es el centro geopolítico del mundo y no lo es otro país? Pregúntatelo. Es porque quieren conquistarnos. No lo van a conseguir. Nosotros tenemos una solidez en la legitimidad y el apoyo popular. Ese pueblo que sufre tiene conciencia de la protección que le damos.

Hemos ganado 23 de elecciones de 25. Hay que preguntarse por qué los esquemas mentales que ustedes traen del norte no funcionan en Venezuela.

Mucha gente cuestiona su victoria electoral del año pasado y más de 50 países del mundo reconocen a Juan Guaidó como el presidente…

¿Cincuenta? ¿De dónde sacas tú esa cifra? Tú traes un esquema mental que debes revisar. No te digo nada más. Ya queda de tu parte. ¿Eres una periodista de verdad o solo vienes a verificar tu campaña de guerra, la campaña de guerra de Occidente y de la BBC de Londres contra Venezuela?

Somos un país noble y tenemos derecho a la paz. Venezuela no quiere que, producto de toda esa campaña que ustedes dirigen, un día lleguen tropas a tratar de conquistar a nuestro país. Quiere paz y respeto, y que ustedes dejen de mentir, por favor.

¿Pero discute el número de países que reconoce a Juan Guaidó?

Es que estás mintiendo. Eres una persona que expresa el dogmatismo de Occidente contra Venezuela. Son dogmáticos, son acríticos. Pensamiento único se le llama a eso.

Con todo respeto, esto son hechos. Esos países han reconocido al líder de la oposición como el presidente. ¿Cuál es su mensaje para ellos?

Primero, no son 50. Es una decena de gobiernos, no de países, que están alineados con la política de Donald Trump. Lo que te tienes que preguntar es de dónde viene el montaje de este golpe de Estado, de dónde viene el intento de imponerle a Venezuela un gobierno que no ha elegido nadie, que se autopostuló en una plaza pública, algo absolutamente inconstitucional.

¿De dónde viene? De la Casa Blanca. ¿Quién lo dirige? Donald Trump. Los extremistas de la Casa Blanca quieren imponer a Venezuela un golpe de Estado. El mundo entero lo ha rechazado. Ahora, Occidente sigue de manera abrupta, yo diría que de manera ruin, las políticas de Donald Trump.

Yo le diría a Europa y al Reino Unido, revísense. Se están dejando llevar a un fracaso por Donald Trump en una política extremista, ilegal, que viola la carta de Naciones Unidas y que no tiene ningún sustento en Venezuela.

Hoy por hoy, esa política ya fracasó. En Venezuela elige el pueblo y, de acuerdo con la Constitución, solo el pueblo pone y quita.

Si corresponde al pueblo decidir, ¿por qué no llamar unas nuevas elecciones presidenciales creíbles? Parece que su país está muy dividido sobre quién debe ser presidente.

Puede haber un debate en cualquier país sobre quién debe ser presidente, pero todo todos tienen un cronograma y unas reglas electorales. Venezuela en los últimos 18 meses ha hecho elecciones para elegir sus 23 gobernadores, ganamos 19, sus 335 municipios, de los que ganamos 307.

Hemos ido 6 veces a elecciones en esos 18 meses. En mayo gané con el 68% de los votos las presidenciales. Desde entonces, el gobierno de EE.UU. hizo una política de boicot a las elecciones, porque sabían que ningún candidato de la oposición nos iba a ganar una elección.

Ya entonces posicionaron todo este golpe de Estado. La elección que está pendiente y seguramente se adelantará es la elección al Parlamento. Es la única institución que no se ha relegitimado.

Fíjate, nuestra Constitución contempla la figura del referéndum revocatorio, algo que casi ningún país tiene. A la oposición le queda la opción de activar un referéndum revocatorio en 2022.

Respetemos las reglas de juego. Que nadie nos imponga un chantaje mundial para que Venezuela se salte sus reglas electorales.

¿Podría ganar unas presidenciales ahora?

Ya las gané. Y hoy por hoy todas las encuestas que las fuerzas populares, bolivarianas, que yo represento, tenemos la mayoría. En 20 años hemos ganado 23 elecciones de 25 que se han hecho.

Pero muchos dicen que esas elecciones, en especial las últimas, no fueron limpias. Ha habido denuncias de presiones en los centros de votación, de candidatos de la oposición a los que no se permitió participar… Si tiene confianza en que conseguiría una nueva victoria, ¿por qué no tener una nueva elección?

¿Cuál es la lógica para repetir unas elecciones? Que haya un cuestionamiento legal. No ha habido un solo cuestionamiento legal interno ante el Consejo Nacional Electoral ni ante el poder judicial.

Lo que ha habido son cuestionamientos políticos desde el gobierno de Estados Unidos. Cuatro meses antes de que hubiera elecciones, el gobierno de Trump dijo que no iban a reconocer ningún resultado de las elecciones ene Venezuela. Y todavía no se había fijado la fecha.

Por favor, le pido a Dios que te ilumine y que ilumine a la opinión pública de la BBC. Es una guerra política del imperio estadounidense, de la extrema derecha y del Ku-Klux Klan que hoy gobierna en la Casa Blanca para apoderarse de Venezuela.

Han posicionado una estrategia política, comunicacional, guerrerista para eso. Nosotros con la verdad de nuestro país estamos desmontando tanta maniobra, tanta mentira, que se repite día tras día.

¿De veras piensa que el Ku Klux Klan gobierna Estados Unidos?

Pienso que el sector extremista de los supremacistas blancos del Ku Klux Klan dirigen Estados Unidos. Es una pandilla de extremistas.

¿Le parece que el presidente Trump es un supremacista blanco?

Lo es, pública y abiertamente. Y ha estimulado las corrientes fascistas, neonazis dentro de Estados Unidos, en Europa y en América Latina. Es un sector extremista que desprecia al mundo, no solo a nosotros los latinoamericanos, a los que nos ven como menos. Desprecian al mundo entero porque solamente creen en sus propios intereses.

La batalla que estamos dando por Venezuela va más allá de nuestro país. Donald Trump nos amenazó con una invasión militar hace pocos días, dijo que iba a mandar al Ejército. ¿A cuenta de qué? ¿Cuál es la razón para declararle la guerra a un país pacifista como Venezuela?

Yo le hago un llamado a los pueblos del mundo a despertar, a abrir los ojos, a ver que esto es una agresión, que Venezuela tiene problemas como muchos países del mundo, pero que solo en paz, nosotros mismos, podemos resolverlo.

Si se quiere apoyar a Venezuela, díganle no a la intervención, apoyen la paz, díganle a Estados Unidos que saque sus manos de Venezuela.

Le dice a Estados Unidos que mantenga las manos fuera de Venezuela. De acuerdo. Este es su país, pero ¿por qué cree que también lo critican muchos países de América Latina, sus propios vecinos? No es solo Washington.

Lamentablemente, algunos gobiernos de extrema derecha han llegado al frente de algunos países. Colombia, Chile… En Chile el presidente Piñera viene de la tradición de Pinochet. También está Macri en Argentina.

Se ha conformado un cuadro de gobiernos de extrema derecha que han sustituido la política internacional de respeto, de tolerancia, por una ideologización que ha impuesto una intolerancia muy grande. Y tenemos relaciones muy cruzadas. Bueno, ellos forman un grupo de once países.

Con el resto de países de América Latina y el Caribe tenemos relaciones permanentes. Acaba de hacerse una reunión muy importante en Montevideo, propiciada por los gobiernos de México, Bolivia, Uruguay y los 14 gobiernos del Caricom (Comunidad del Caribe).

Son 17 países de la región con los que se está trabajando en un proceso de diálogo que apoyo ampliamente. Un diálogo sin cortapisas, abierto, que nos permite a los venezolanos tratar los temas en paz y resolverlos.

No solo Estados Unidos, no solo muchos países de América Latina, también grandes países europeos discuten su legitimidad.

Es lamentable que algunos gobiernos de Europa, después de ser pateados por su política, terminen a la cola de Trump en un política totalmente ilegal que no tiene razón de ser. Me he reunido bastante con los embajadores de la Unión Europea, les he leído la Constitución, les he demostrado que están fuera de las reglas de juego internacional.

Yo espero más de todos los países de Europa, tanto de los que han dado un paso en falso, como de los que están expectantes observando. Espero que nos oigan. Ellos solo escuchan una sola versión. Los comunicados de la UE son una reproducción completa de los postulados de la extrema derecha venezolana.

No puede ser. Nosotros somos de verdad. Somos una fuerza de verdad, poderosa que merece ser escuchada. A Europa le digo que escuche más y que vaya por el camino del respeto.

¿Cuánto oro tienen congelado en el Banco de Inglaterra y qué posibilidades tienen de recuperarlo?

En general, en Inglaterra puede haber más de 80 toneladas de un oro legalmente venezolano, pertenece al Banco Central de Venezuela. Yo espero que se respete la legalidad internacional y al Banco Central de Venezuela. Ojalá prime la justicia y Venezuela no sea expropiada de algo que le pertenece.

¿Qué le diría al gobierno británico de Theresa May?

En realidad, no hemos tenido muchas relaciones con la primera ministra May. Si ella me escuchara, le diría que abran bien sus oídos, que vean la agresión, que no sean cómplices de lo que pudiera ser una guerra, una agresión en América Latina, que el grupo extremista de la Casa Blanca está dispuesto a todo, que vieran la realidad más allá de las campañas que se repiten día tras día.

Ojalá que el Reino Unido y Europa en general pudieran propiciar un diálogo respetuoso entre los venezolanos. Hay serios riesgos para la paz en América Latina y el Caribe.

Venezuela va a combatir si nos toca. En el pasado lo hicimos y muchos ingleses e irlandeses estuvieron en los campos de batalla. Hago un llamado a los pueblos del Reino Unido a que hagan realidad el canto de John Lennon, a darle una oportunidad a la paz.

Dice que están dispuestos a combatir. ¿Están listos para tomar las armas frente al Ejército de Estados Unidos si cruza la frontera?

No nos dejarían otra alternativa. Tendríamos que ir con dolor a defender el derecho de nuestro país a existir, a la paz. Ojalá eso no suceda y se imponga la opinión pública mundial de paz y vean en la nobleza del pueblo venezolano el derecho que tenemos a dirimir nuestros asuntos en paz.

Que nadie se meta en Venezuela y que el grupo extremista que está en la Casa Blanca sea derrotado por una fuerte opinión pública mundial. Yo tengo fe en eso. Soy un hombre creyente y siempre le pido a Dios que nos ilumine que nos proteja.

La oposición ha hecho un llamamiento para que los voluntarios ayuden a que la ayuda cruce la frontera. Si lo hacen, ¿dispararán sus tropas sobre su propio pueblo?

Jamás lo hemos hecho y jamás se haría. La oposición tiene sus tácticas, inventa sus shows. Bueno… tienen libertad de hacer en el país lo que quieran, pero jamás ha habido ni habrá represión de esas características.

Pero Naciones Unidas dice que al menos 40 personas murieron en las protestas, alrededor de 26 a manos de las fuerzas de seguridad.

¿Qué protestas? No han mostrado una sola prueba en una campaña que duró casi quince días. Yo veía la televisión internacional, y mostraba una Venezuela que no estaba en las calles. Claro que el 23 de enero hubo grandes marchas. La oposición hizo una gran movilización, y nosotros hicimos la nuestra.

Con esas imágenes e imágenes de confrontación de calle estuvieron 15 días diciendo que había grandes protestas en Venezuela. Para justificar el golpe de Estado y buscar gran apoyo internacional, tenían el plan de incendiar las principales ciudades del país.

No lo lograron. Solo un grupo de pequeños delincuentes salieron a las calles y fueron capturados en sus acciones de violencia.

Nosotros hemos visto grandes protestas en las calles, también a muchos de sus seguidores. ¿Discute el hecho de que la oposición ha sacado a mucha gente a la calle y que esa gente está pidiendo cambio?

Yo los vi. Tuvieron plenas garantías y hubo grandes manifestaciones. Venezuela tiene una democracia movilizada, una democracia con pueblo. Hay pueblo que nos apoya y pueblo que se opone a la revolución. Cuando ellos quieren salir a marchar, tienen todas las garantías. Yo siempre me digo que ojalá lo hagan en paz.

Porque tienen grupos violentos que cuando terminan las manifestaciones siempre buscan un enfrentamiento con la policía para tratar de perturbar. La oposición tiene la libertad de marchar cuantas veces quiera para exigir sus consignas y sus propuestas. Nosotros también mantendremos a nuestro pueblo movilizado.

¿Hay alguna circunstancia bajo la que usted consideraría dejar el poder?

No se trata de una persona. Yo no estoy en el poder porque yo quiero ni se trata de que pueda dejar el poder como una decisión individual. Yo formo parte de un movimiento social, político, histórico, revolucionario. Y ese gran movimiento popular me colocó en esta responsabilidad, cumpliendo todos los pasos y requisitos constitucionales y electorales.

El mandato que me dieron es muy poderoso y yo tengo que cumplirlo. Lo he jurado con mi vida misma. Juré ante el Tribunal Supremo dar mi vida por cumplir y hacer cumplir la Constitución y lo voy hacer más allá de lo que se pueda decir y hacer.

¿Tiene confianza en que aún mantiene el apoyo del ejército? Hemos oído que ahora hay mucha intimidación en sus filas y encarcelan a la gente si alzan la voz contra usted.

Ese es otro de los mitos que se creó en toda esta campaña. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana es estructuralmente humanista, democrática, institucionalizada. Y se ha forjado en valores, en una nueva doctrina, en un nuevo concepto, con una formación permanente.

Es una fuerza armada de nuevo tipo, no es un ejército de montoneras ni de golpistas. No es un ejército de pinochetistas, ni lo va a ser. Así que esa fuerza armada está firmemente leal a la Constitución, movilizada, preparándose para la defensa del país. Con mucha moral y con mucha conciencia. Y leal al comandante en jefe, Nicolás Maduro.

No es una fuerza armada que se vaya a poner al servicio de Estados Unidos. Donald Trump, Mike Pompeo, John Bolton han escrito órdenes a la Fuerza Armada venezolana para que se alce en armas contra el presidente de la República. Han llegado a un extremo que, estoy seguro, nunca se había hecho con ningún país del mundo.

¿Se va a poner la fuerza armada al servicio de Donald Trump? Noooo. La Fuerza Armada está leal. Yo tengo un nivel de relación que heredé del comandante Chávez. He ido construyendo un nivel de relación profundo, sincero con los oficiales y esa es una gran fortaleza que tiene nuestro país.

¿Cómo cree que se sentiría Hugo Chávez si viera la Venezuela de hoy?

Se sentiría motivado para luchar por nuestro país, como siempre hizo. Al comandante Chávez le tocó pasar circunstancias parecidas a estas, cuando George W. Bush le dio el golpe de Estado de abril de 2002. Lo secuestraron, lo iban a matar. Y Chávez no vaciló ni un segundo en defender sus principios, en combatir, en mantenerse vivo para el pueblo.

Él es siempre una gran inspiración para nosotros. Yo siempre pienso ¿qué haría Chávez en estas circunstancias? Eso me sirve de mucho para buscar orientaciones correctas de qué hacer en cada día.

Si el presidente Trump pusiera 5.000 soldados en la frontera con Colombia. ¿Cómo respondería usted?

Puede poner un millón si quiere. Si es dentro de Colombia, no hay problema; puede poner un millón de aviones, de tanques, de soldados. Venezuela nosotros la defendemos y la haremos respetar.

Con la conciencia de la gente decente del mundo debemos atarle las manos a Donald Trump, impedirle que inicie una guerra en América Latina y que agreda a Venezuela. Yo pido solidaridad activa a toda la gente consciente del mundo, más allá de las diferencias ideológicas. No a la guerra en Venezuela, no a la invasión en Venezuela. Digámosle a Donald Trump, “fuera tus manos de Venezuela”.

Si un convoy de ayuda entra sin autorización. ¿Le dispararán?

Que manden un convoy con los dólares y el oro que nos han robado. Con ese dinero, nosotros somos capaces de resolver los problemas de nuestro país.

¿Qué le diría a la gente que está hambrienta ahora, a los que no tienen ni comida ni medicinas?

Más que decir, hago: generar empleo, proteger el sistema de pensiones y a los seis millones de familias venezolanas, seguir en el proceso de reducir la miseria crítica. Nos hemos fijado la meta de la miseria cero en el periodo de 2019 a 2025 y lo vamos a lograr. Verás que lo vamos a lograr.

¿Podría decirme cuánto cuesta un kilo de queso en Venezuela?

Tiene distintos precios de acuerdo a la región.

Nos han dicho que un kilo de queso cuesta el equivalente a un salario mensual.

Nosotros tenemos distintas escalas de salario. Pero son temas muy venezolanos. No creo que le interese a tu público. Si nosotros comparamos el empleo, la protección social, la salud y la educación públicas de los venezolanos en un análisis integral, seguramente tu público entendería.

Sí te puedo decir que en Venezuela tenemos una política de protección social y de generación de empleo, y nuestro pueblo progresivamente irá resolviendo los problemas. No le faltará nada. Eso sí se lo puedo decir.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Elecciones al Parlamento europeo: los comicios que medirán la verdadera fuerza de la extrema derecha en Europa


Salvini y Le Pen

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Marine Le Pen fue una de los 11 líderes de la extrema derecha europea que se unieron a Matteo Salvini para un mitin en Milán el pasado 18 de mayo.

Las elecciones al Parlamento europeo no suelen despertar mucho interés ni dentro ni fuera del continente. Pero esta vez es distinto.

Aunque es la institución con menos poder de las que conforman la Unión Europea, los comicios que empiezan este jueves -y duran hasta el domingo 26- serán seguidos con lupa en los 28 países que participan y también fuera.

Estas elecciones medirán la verdadera fuerza que tienen los partidos de extrema derecha, populistas o nacionalistas en el Viejo Continente, tras varios años de ascenso en países tan importantes como Francia e Italia, país en que forman parte de el gobierno.

La extrema derecha populista quiere utilizar estos comicios para lanzar un nuevo grupo bajo el nombre de Alianza Europea de Pueblos y Naciones con el liderazgo del vice primer ministro italiano y ministro del Interior Matteo Salvini.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Matteo Salvini utiliza los selfies como forma de propaganda política.

Hace años que buscan formar un grupo cohesionado, pero ahora tienen un líder en Salvini, el político que aupó a la ultraderechista Liga italiana hasta el gobierno, donde forma una coalición con el Movimiento 5 Estrellas.

El ascenso de Salvini -aliado de “El Movimiento” creado por Steve Bannon, exestratega de Donald Trump, para promover el populismo de derecha en Europa- es, quizás, el que más preocupa a las instituciones europeas, debido al tamaño e importancia de Italia, tercera economía de la zona Euro.

El pasado 18 de mayo, en Milán, Salvini reunió a políticos populistas de extrema derecha de 11 países.

“No hay extremistas, racistas ni fascistas en esta plaza”, dijo Salvini. “Los extremistas son los que han gobernado Europa durante 20 años en el nombre de la pobreza y la precariedad”.

La francesa Marine Le Pen, líder de Reagrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), calificó el encuentro de “día histórico”.

“Lo esperábamos desde hace mucho tiempo y finalmente se ha dado bajo el cielo de Italia”, afirmó Le Pen.

Iban a ser 12 políticos en lugar de 11, pero el vicecanciller austríaco Heinz-Christian Strache no acudió tras verse envuelto en un escándalo de corrupción.

Strache dimitió tras aparecer en un video filmado en secreto en el que parecía ofrecer contratos públicos a cambio de apoyo político y económico a una mujer que se hacía pasar como sobrina de un oligarca ruso.

El caso puede afectar a los resultados electorales de su formación, el Partido de la Libertad(FPÖ), uno de los movimientos de extrema derecha más consolidados de Europa y socio en la coalición gobernante.

Con sus mensajes antiinmigración y en contra de los musulmanes, el FPÖ ha sido fuente de inspiración para otros partidos nacionalistas europeos, como Alternativa por Alemania (AfD), el Partido de los Finlandeses y el Partido Popular Danés.

Las encuestas proyectan que estos partidos pueden ganar hasta un tercio de los escaños en el parlamento.

“La votación podría ver cómo un grupo de partidos políticos nacionalistas y antieuropeos que defienden un retorno a la ‘Europa de las naciones’ ganen una mayoría de escaños en el parlamento”, aseguran Susi Dennison y Pawel Zerka en un artículo para el centro de estudios European Council of Foreign Relations.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

En 2017, varios líderes nacionalistas europeos se encontraron en una conferencia en Koblenz, Alemania.

“No son en la actualidad una alianza unificada, pero en un parlamento en que sus voces entren en la corriente principal […] podrían hacer que esas ideas den forma a la política europea en el medio plazo.

“Y, en el largo plazo, su capacidad de paralizar la toma de decisiones en el centro de la UE podría desactivar el argumento de los proeuropeos de que el proyecto es imperfecto pero tiene capacidad de reformarse.

“En este punto, la UE estaría viviendo un tiempo prestado”, alertan.

Pero a pesar de las relaciones cordiales entre Strache y Salvini, y del hecho de que el FPÖ se unió a la alianza europea que este impulsa, sus formaciones tienen opiniones encontradas en temas como la propuesta del Partido de la Libertad para otorgar doble ciudadanía a la minoría germanoparlante del norte de Italia.

Diferencias

Por estas y otras divergencias importantes, es posible que “los partidos de extrema derecha estén de acuerdo en lo que se oponen en Europa, pero puede que se les haga más difícil acordar un camino común de actuación”, asegura Bethany Bell, periodista de la BBC en Viena.

“Los partidos del norte y del sur tienen visiones muy diferentes sobre el presupuesto de la UE”, explica Bell.

Y Salvini y Le Pen, por ejemplo, están interesados en mantener relaciones más cercanas con Rusia, algo muy mal visto entre partidos del este de Europa, en especial Polonia.

Sin embargo, el aumento del peso de estos partidos en Europa ha llevado ya a Le Pen a cambiar su política sobre la pertenencia a la UE.

Ya no habla de sacar a Francia del bloque ni de convocar un referéndum, sino de cambiar Europa “desde dentro”.

Y esto es precisamente lo que temen en Bruselas: que el auge de estas formaciones les dé carta blanca para bloquear el funcionamiento de las instituciones.

Si llegan a controlar un tercio del parlamento, por ejemplo, pueden bloquear las decisiones de sancionar a los miembros.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Matteo Salvini (izq.) y Viktor Orbán visitaron recientemente la valla fronteriza que el segundo construyó en la frontera de Hungría con Serbia para impedir la entrada de inmigrantes.

Para Ignacio Torreblanca, director del European Council on Foreign Relations, sin embargo, esto puede ser una señal de que la “contrarrevolución” que pregonaron estos partidos está empezando a decaer.

Y en el caso de Agrupación Nacional, a pesar de haber sido el modelo de Salvini, “no es popular entre otros populistas europeos”, asegura Lucy Williamson, periodista de la BBC en París.

“Su cercanía con Rusia, su imagen histórica de antisemitismo o el supuesto fraude en su gestión de fondos del Parlamento Europeo han contribuido a las tensiones”.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, dijo recientemente que no quiere tener nada que ver con Le Pen.

“Esto muestra el reto que supone unir a los partidos populistas europeos, todos los cuales se enorgullecen de poner los intereses nacionales primero”.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Orban se reunió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el pasado 13 de mayo.

Orbán es un héroe para muchos partidos de la nueva derecha europea populista por sus feroces críticas a Bruselas en relación al manejo de la cuestión de la inmigración, especialmente musulmana, en un momento en el que este tema se ha convertido en la principal preocupación de la población en muchos países europeos.

Aunque esto “va por barrios”, afirma Torreblanca a BBC Mundo. “En Hungría en algunos sitios están más preocupados por los que se tienen que ir, que por los que llegan”.

El primer ministro húngaro invitó en las últimas semanas a Matteo Salvini y Satrache a Budapest, pero ha sido reticente a la hora de unirse al bloque nacionalista tras las elecciones, explica el periodista de la BBC en la capital húngara, Nick Thorpe.

El partido de Orbán, Fidesz, todavía pertenece a la familia política más grande de la UE, el centroderechista Partido Popular Europeo, aunque este suspendió su pertenencia por las polémicas políticas de Orbán en Hungría.

Su eslogan en estas elecciones es: “Apoya el programa de Viktor Orbán, paremos la inmigración”.

En la actualidad, los parlamentarios nacionalistas y antieuropeos están divididos en varios grupos: Agrupación Nacional, La Liga o el Partido por la Libertad austríaco pertenecen a “Europa de las Naciones y la Libertad”, mientras que Alternativa por Alemania y el socio de Salvini “Movimiento Cinco Estrellas” están en “Europa por la Libertad y la Democracia Directa”.

Tras estos comicios se verá si su intento de agruparse fructifica.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Google rompe con Huawei: "China no negocia con una pistola apuntándole a la cabeza"


Samm Sacks

Derechos de autor de la imagen
Cortesía Samm Sacks

Image caption

“Huawei se ha convertido en emblema de la prolongada rivalidad entre China y Estados Unidos”, dice la investigadora Samm Sacks, experta en ciberseguridad y tecnología.

Vivir en China es como estar en una realidad tecnológica paralela, en la que Google no existe ni se le espera.

Allí no recomiendas a un amigo seguir la cuenta de un youtuber o encontrar tu casa por Google Maps; las búsquedas se hacen en Baidu, los programas más famosos se disfrutan en Youku y Wechat, similar al WhatsApp occidental pero con muchísimas más funciones, es la aplicación con la que puedes sobrevivir días enteros sin necesidad de nada más, incluso tu cartera.

Es por esa realidad, motivada en parte por la estricta censura china, que el gigante tecnológico Huawei no tiene por qué tener problemas en su país si sus celulares y tabletas dejan de tener acceso a algunos servicios de Android de Google y a sus populares aplicaciones, en respuesta al reciente veto de Trump.

Pero la situación cambia en el plano internacional, donde la prohibición de Trump abre múltiples incógnitas para esta firma y el mundo en general.

¿Puede esa realidad china convertirse en la de otros países o zonas del mundo? ¿Puede Huawei ofrecer una alternativa en la que no esté Google y ser exitosa? ¿Hacia dónde nos lleva la línea dura de la Casa Blanca en relación al mundo de la tecnología?

Esas y otras preguntas le planteamos a Samm Sacks, una especialista en ciberseguridad y tecnología con amplia experiencia en el país asiático, que asesoró a funcionarios estadounidenses respecto a cómo lidiar con China.

Según Sacks, investigadora del think tank estadounidense New America, el mundo puede estar dirigiéndose hacia un “telón de acero digital” y Trump se ha puesto en muy difícil posición de grandes repercusiones.

¿Estamos ante el final de la tecnología global, el nacimiento de dos mundos tecnológicos?

Cuando hablamos de la dinámica entre China y Estados Unidos actualmente, se utilizan términos como guerra fría o telón de acero digital, y se habla del riesgo de que podamos vivir en un mundo en el que los gobiernos tengan que decidir si tener una red de suministro china o no china. Pero el problema es que el I+D y la industria de manufactura global no siempre casa bien con las fronteras políticas.

A diferencia de la Guerra Fría, donde se produjo una dinámica de Estado contra Estado, ahora mismo tenemos una difusa red global de ingenieros, cadenas de suministro, etc. Por lo que nos enfrentamos a una situación en la que la estrategia política de Trump está tratando de forzar un sistema binario en la cadena de suministro global que en realidad no existe y eso tendrá graves consecuencias.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

La empresa china Huawei es una de las firmas tecnológicas más grandes del mundo.

Ya no solo se trata de Estados Unidos versus China. Ahora tenemos operadores alrededor del mundo, en concreto en Europa, que dependen de Huawei para el funcionamiento de sus redes. Pero si Huawei depende de componentes estadounidenses para ofrecer ese tipo de servicio, imagina el efecto dominó que esto tendrá.

Esa es una parte de lo que puede venir.

La otra parte tiene que ver con los estándares. Huawei probablemente tendrá hasta un 25-30% de los estándares globales de 5G. Y estas son las especificaciones internacionales diseñadas para promover la interoperabilidad de la tecnología, así que también habrá grandes consecuencias en ese ámbito.

Entonces, pese a las dificultades, ¿nos podemos encaminar a un mundo en el que el sistema chino puede ser exportado a otras partes del planeta como alternativa?

Creo que la pregunta es qué sistemas estás utilizando y la posibilidad de tener que tener múltiples sistemas con estándares que se alineen con los sistemas chino o estadounidense.

Va a ser mucho más difícil bifurcar completamente este mundo sin un enorme coste en todos los frentes. Pero esa puede ser la realidad a la que nos estamos encaminando.

El gobierno de Trump justificó su decisión contra Huawei por razones de seguridad. En China, lo ven muy diferente: muchos consideran la decisión de la Casa Blanca un intento para frenar el ascenso del país asiático. ¿Qué opina al respecto?

Creo que hay tres tipos de riesgos en relación a Huawei. Expertos de diferentes partes del mundo están analizando los mismos datos, las mismas pruebas, pero están llegando a interpretaciones diversas. ¿Qué revela eso en términos de los riesgos sobre Huawei?

Lo primero: ingeniería de mala calidad. Una investigación de Reino Unido concluyó que los equipos y software de Huawei son particularmente defectuosos. Estas son vulnerabilidades que podrían llevar a que un tercero accediera al funcionamiento de una red.

El problema es que es imposible determinar si esa vulnerabilidad es intencional o no.

Si se hace de manera intencionada ello significaría que estaría menos abierto a que fuera explotado por un tercero, a que éste pudiera tener acceso, alterar o desconectar la red. No hay pruebas públicas de que ese sea el caso con los equipos de Huawei. Y diría que es probablemente imposible determinar qué es una vulnerabilidad intencional o qué no lo es.

El segundo riesgo es hipotético: si se desatara una guerra, ¿qué podría pedirle el gobierno chino a Huawei, dado su acceso a la red? El gobierno estadounidense utiliza cada vez más esta argumentación para convencer a sus aliados de que prohíban a Huawei. Su planteamiento es que ninguna empresa, tal y como está organizado el sistema chino, podría negarse a una petición de Pekín para cumplir con alguna especie de operación de inteligencia o seguridad.

El problema es que esto es una hipótesis, imposible de probar. Así que depende de la tolerancia que tengas al riesgo y de tu perspectiva: si eres el gobierno de Estados Unidos, probablemente es un riesgo que es preocupante y creo que válido, porque, si se desata una guerra, tendrán las manos atadas.

Pero si eres un país de África o de Europa del este, puede que no estés tan preocupado por la vigilancia china y probablemente no vayas a entrar en guerra con el país asiático. Así que creo que no tendrán ningún problema con ese tipo de riesgo.

Mencionaba los temores a que China pudiera utilizar a Huawei en el caso de una crisis, pero ¿Estados Unidos no podría hacer lo mismo con sus empresas?

A principios de este año, en el Congreso Mundial del Móvil en Barcelona, el presidente de Huawei se subió al escenario y al fondo expuso diapositivas con la imagen de un prisma, trazando una comparación con lo que había revelado Edward Snowden sobre la NSA y el programa PRISM (o “prisma”), en el que se desveló que compañías de telecomunicaciones estadounidenses estuvieron involucradas en operaciones de inteligencia del gobierno de EE.UU.

La ironía de todo ello no pasó desapercibida para Pekín.

Esa es la primera similitud entre ambos.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las agencias de espionaje de Estados Unidos como la NSA amenazan con no suministrar inteligencia a sus aliados si usan equipos de Huawei.

La segunda similitud tiene que ver con algo sobre lo que escribí un artículo recientemente, en el que argumentaba que el lenguaje utilizado en la orden ejecutiva (de Trump) -que prohibía cualquier compra de tecnología extranjera que se considerara una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos- tenía asombrosas semejanzas con la ley de ciberseguridad de China.

Durante años, el gobierno estadounidense ha estado denunciando que el Ejecutivo chino utiliza su amplia definición de seguridad nacional para bloquear el acceso de firmas estadounidenses a su mercado y ahora la orden ejecutiva (de Trump) copia las mismas preocupaciones que teníamos sobre Pekín.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ha despertado un espíritu nacionalista en el país asiático.

Comparamos el lenguaje de uno y otro texto y encontramos cláusulas que, si se las mostráramos a alguien que no sabe nada y tuviera que decir cuál es cuál, no sería capaz de hacerlo.

La orden ejecutiva de Trump va mucho más allá de Huawei: está diseñada para controlar todas las importaciones de tecnología de Estados Unidos por la seguridad nacional. Cualquier compañía podría ser considerada como un “adversario extranjero” en la cadena de suministro tecnológico y ser vetada por EE.UU.

Así que se podría decir que Trump está utilizando tácticas chinas.

Absolutamente. No hay duda de ello.

¿Cree que detrás de la decisión de Trump hay algo más que cuestiones de seguridad, como el control del 5G, como muchos analistas apuntan?

Creo que es una combinación de tres cosas.

Hay base para restringir la entrada de Huawei en las redes de EE.UU. en términos de seguridad nacional. Puede que no haya una prueba que se haya hecho pública, pero la idea de que un potencial adversario tenga acceso a tus redes es un riesgo, en concreto en el escenario del 5G, en el que tendremos sistemas de defensa dependiendo de software.

BBC

Huawei representa el creciente poderío de China en un momento de gran incertidumbre sobre cómo la tecnología va a cambiar nuestra sociedad”

No obstante, creo que también hay algo de proteccionismo y preocupación sobre lo que supone que una compañía china esté a la vanguardia del desarrollo, de una manera en la que ninguna otra empresa de telecomunicaciones del mundo lo está, a la hora de proveer la próxima generación de redes inalámbricas.

Sabemos que en China, Huawei no tendrá problemas para responder a la posible “pérdida” de los servicios de Google, pero ¿qué alternativa tiene en el mercado internacional?

Depende de cómo de receptivos sean los mercados a trabajar exclusivamente con Huawei.

Quizá estén más dispuestos en economías emergentes, donde no hay realmente alternativa o donde no es tanto problema tener o no versiones punteras de equipos de redes y software.

Puede que haya lugares en economías en desarrollo que estén exclusivamente provistos por los chinos. Pero, en ese caso, el mayor desafío será la inoperabilidad con mercados del mundo en desarrollo, lo que pondrá en evidencia el telón de acero digital, por el que se vuelve imposible operar entre mercados suplidos por proveedores chinos o no chinos.

¿Hay aún posibilidad de derrumbar ese telón?

La pregunta es hasta qué punto el gobierno estadounidense se puede echar atrás en una orden ejecutiva de este tipo.

Creo que Trump se ha puesto en una posición muy difícil, por dos razones: si la orden ejecutiva está siendo utilizada como moneda de cambio para que él y Xi Jinping se reúnan en el G20 en junio y forzar a los chinos a sentarse a negociar, tienen una visión completamente equivocada de cómo negocian los chinos.

China no negocia con una pistola apuntándole a la cabeza. Si acaso, lo que va a provocar es que se alejen más de las negociaciones.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La compañía china aseguró que continuarán construyendo un ecosistema de software “seguro y sostenible” para proporcionarle “la mejor experiencia” a sus usuarios.

Y dos, recordemos lo que ocurrió con el veto a (la firma china) ZTE el año pasado. Trump se enfrentó a una dura reacción del Comité de Seguridad Nacional por la rapidez con la que había levantado esa prohibición.

Huawei es más radioactiva que ZTE, así que creo que esto es algo de lo que Trump no puede echarse atrás sin graves repercusiones.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Caso Nxivm: Emiliano Salinas, el hijo del expresidente de México Carlos Salinas al que relacionan con una secta sexual de EE.UU.


Emiliano

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Emiliano Salinas fue asociado a Nxivm durante un juicio en Nueva York.

El nombre de Emiliano Salinas, el hijo del presidente Carlos Salinas (1988-1994), vuelve a sonar por estos días en México, pero nada tiene que ver con las historias rosas que protagonizó durante los últimos años.

El también esposo de la popular actriz de telenovelas Ludwika Paleta fue señalado durante un juicio en Nueva York como uno de los presuntos cómplices de Keith Raniere, el líder de Nxivm, la oscura organización de autoayuda acusada de crear una secta de esclavitud sexual.

Hasta este miércoles, Salinas no se había pronunciado sobre el señalamiento.

Sin embargo, cuando algunos medios lo asociaron al esquema el año pasado, rechazó “categóricamente” las acusaciones y condenó “cualquier forma de violencia, sometimiento, intimidación, presión o abuso en contra de persona alguna, especialmente las mujeres”

Nxivm, según las denuncias, llegó también a México, donde los talleres que impartían, conocidos como Executive Success Programs (ESP) o Programas de éxito ejecutivo, eran dirigidos por Emiliano Salinas.

Según la fiscalía estadounidense, el mexicano actuó como como “coconspirador” de Rainere al presuntamente crear cuentas de correo para desacreditar a los detractores de la secta.

De acuerdo con la acusación, Raniere dirigía un sistema piramidal compuesto por un maestro y esclavos, en el que las mujeres eran marcadas con sus iniciales como si fuesen ganado y obligadas a mantener relaciones sexuales con el jefe.

Derechos de autor de la imagen
Youtube

Image caption

Keith Raniere, de 58 años, fundador de Nxivm, fue arrestado por autoridades migratorias en México en marzo de 2018.

Raniere, que fue capturado en una lujosa villa en Puerto Vallarta y cuyo juicio se realiza por estos días en Estados Unidos, está acusado por tráfico sexual de mujeres, fraude y conspiración a través de una red que se extendió también por Canadá y Guatemala.

Hasta la fecha, ni Salinas ni otros seis mexicanos investigados por la participación en la secta enfrentan cargos penales en México o en Estados Unidos.

¿Quién es Emiliano Salinas?

Nacido en febrero de 1976, Salinas se volvió un rostro conocido luego de que su padre llegara a la presidencia de México en 1988.

Aunque se graduó de Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), luego se iría a estudiar a Estados Unidos, donde hizo un doctorado en la Universidad de Harvard.

A su regreso a México trabajó como analista financiero para algunas empresas y bancos y se volvió una especie de celebridad tras su matrimonio con Paleta en 2013.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Emiliano Salinas está casado con la actriz de origen polaco Ludwika Paleta.

Fue conocido también por su activismo para una organización que creó, In Lak’ech, que se presentaba como orientada al “trabajo ciudadano para rescatar espacios públicos en pro de la paz ciudadana en la República mexicana”.

¿Cómo empezó su relación con Raniere?

Según algunos medios mexicanos, Salinas comenzó su relación con Raniere a través de esta ONG.

Y es que desde 2017, el grupo fue señalado de tener inspiración en la secta, cuyo líder, de acuerdo con algunos reportes de medios, se convirtió en una especie de gurú para Salinas.

Una investigación de Aristegui Noticias reveló que Lak’ech utilizó la filosofía de Raniere para “crear” un esquema de negocios que permitió a esa agrupación civil recaudar altas sumas de dinero.

Medios mexicanos señalan que el grupo presentaba un mensaje pacifista detrás del cual buscaban obtener donaciones y promover los principios de Raniere.

Derechos de autor de la imagen
FBI

Image caption

Las seguidoras del grupo eran marcadas con un cauterizador, por lo general en la zona pélvica.

Nxivm llegó a México en 2007 y varios miembros de la familia Salinas, incluido Emiliano, estuvieron en su apertura, según la prensa mexicana.

Desde entonces, Salinas se convirtió en miembro del Consejo copropietario de la representación mexicana de ESP.

En su página de internet, Nxivm (que se pronuncia nexium), se describe como una “comunidad guiada por principios humanitarios que busca empoderar a la gente y responder preguntas fundamentales sobre qué significa ser humano”.

Fundada como “Programas de éxito ejecutivo” (ESP) en 1998, su sede central se encuentra en Albany, Nueva York.

Se estima que cuenta con más de 16.000 integrantes, entre los que se incluyen ricas herederas y actrices famosas.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending