Connect with us

BBC Mundo

"No hemos matado a nadie, no somos criminales": cómo un operativo contra indocumentados destruyó una pequeña comunidad en Estados Unidos


Carmen

Image caption

La hija de Carmen fue una de las 114 personas indocumentadas que fueron arrestadas en una redada en Norwalk, Ohio. “Ya no podemos vivir en paz”, dice Carmen.

White space

La línea dura en la política migratoria del presidente Donald Trump en la frontera con México ha sido noticia mundial. Pero a cientos de kilómetros de distancia, las incursiones en lugares de trabajo en pequeñas ciudades de Estados Unidos también están teniendo un profundo impacto en estas comunidades.

Short presentational grey line

Esa mañana, Carmen se despertó alrededor de las 5:00 am, como casi todos los días, para preparar la comida que su hija, de 20 años, llevaría al trabajo. Le preparó unas quesadillas, pollo, huevos, arroz y frijoles, y empacó todo con una botella de agua y frutas.

La luz del día había comenzado a colarse por la ventana de la cocina, donde Carmen hacía el menor ruido posible para no molestar a sus dos hijos, uno de 26 y otro de 24, que aún dormían. La salud del más joven se había deteriorado en los últimos tiempos y su vida se había volcado, en gran medida, a cuidarlo.

Diez años después de cruzar la frontera sin papeles, Carmen se había reunido con tres de sus hijos. Habían llegado separados a lo largo de los años y se habían quedado, indocumentados. Su otra hija era la única que todavía vivía en México.

“Descansa un poco, mami”, dijo su hija mientras bajaba las escaleras del porche de la pequeña casa rodante donde vivían en esta comunidad de inmigrantes, en su mayoría mexicanos, en la ciudad de Norwalk, en la zona rural de Ohio.

Se abrazaron con cariño, Carmen dijo “Dios te bendiga, te amo” y la vio irse.

Carmen se sentía cansada, el calor de primavera solo empeoraba las cosas y volvió a la cama para tomar una siesta. Poco antes del mediodía, cuando estaba “teniendo sueños”, sonó su teléfono móvil. Ella lo ignoró. La persona, una amiga, volvió a llamar y, de nuevo, ella no contestó. Cuando sonó por tercera vez, se despertó y respondió.

“¿Qué está pasando?”.

Hermana, tu hija quiere hablar contigo. Pero no puede… Inmigración nos atrapó.

White space

Algunas de las casas rodantes donde vivían las personas que fueron arrestadas.

Image caption

Decenas de personas que fueron arrestadas vivían en Jefferson Trailer Park, un suburbio de casas rodantes en la pequeña ciudad de Norwalk.

White space

“Entraron al lugar ofreciendo donuts”

La hija de Carmen había llegado a Estados Unidos ocho meses antes con una visa que ya expiró, y no regresó a su país. Encontró un trabajo en una empresa de jardinería cerca a su casa, donde trabajaban muchos de sus 300 vecinos. Solían salir temprano, cuando alguien venía a buscarlos, y regresaban ya tarde.

Ese 5 de junio, poco después de las 7:00 am, cerca de 200 agentes federales armados, al parecer acompañados por perros y helicópteros, llevaron a cabo una sorpresiva redada de inmigración. Agentes encubiertos entraron al lugar ofreciendo donuts y, cuando todos estaban reunidos en una habitación, los sorprendieron gritando órdenes.

Los ciudadanos estadounidenses fueron separados a un lado y los inmigrantes indocumentados a otro. “Queríamos correr”, decía una amiga de Carmen, “pero no podíamos. Si corríamos a un lado, ahí estaban. Si corríamos al otro lado, también allí. Estaban por todas partes”.

Allí, 114 trabajadores indocumentados fueron arrestados. Alrededor de 50 vivían en el parque de casas rodantes.

White space

“No sé qué van a hacer con nosotros. No tenemos trabajo, no sabemos a dónde ir y estamos sin documentos. Tenemos miedo”.

Carmen, madre de una joven arrestada.

White space

Carmen le dijo a su amiga -que había sido capturada pero todavía podía usar su teléfono- que se “animara, que no llorara o estuviera triste”. Luego colgó sin poder hablar con su hija, cerró las puertas y comenzó a orar. “Todo el mundo tenía miedo. Decían que los funcionarios vendrían aquí, porque ya tenían toda la información“.

Los rumores desencadenaron el pánico. Algunas de las 64 casas rodantes fueron abandonadas. Los residentes huían, muchos a una iglesia cercana, donde buscaron refugio. Luego se turnaron para cuidar a más de 80 niños que estaban sin sus padres, en su mayoría nacidos en Estados Unidos, según estimaron activistas.

White space

Media playback is unsupported on your device

White space

Dos semanas después, muchos niños aún preguntan a dónde se habían ido sus padres. A menudo los adultos les dicen que no pasaba nada y que volverían pronto. Algunos, sin embargo, es posible que sean deportados y nunca regresen. “Están sufriendo”, dijo Carmen. “Nos duele a todos”.

Los niños rara vez salen al exterior en estos días. Donde solían jugar, hoy solo hay juguetes abandonados. Las calles también están vacías y nadie parece prestar atención a los jardines, alguna vez coloridos. La gente mira con cautela desde las ventanas cuando alguien toca en sus casas rodantes. Una, incluso, ya había sido puesto a la venta.

La paz que alguna vez tuvieron, dice Carmen, ya no existe.

Short presentational grey line

Short presentational grey line

La tragedia por venir

Con el arresto de su hija −Carmen no quiso revelar su nombre por temor a represalias−, la salud de su hijo empeoró. Primero dejó de comer y, cinco días después, ya no habló. “Se puso realmente triste”, dijo. Diez días después del operativo, vomitó y se desmayó.

Cuando los doctores vinieron a verlo, ya estaba muerto. Carmen quedó devastada.

“Lo que están haciendo es castigarnos. [No] hemos matado a nadie, no somos criminales… ¿Solo porque [nosotros] no somos de aquí?”, pregunta ella, llorando. “No sé qué van a hacer con nosotros. No tenemos trabajo, no sabemos a dónde ir y estamos sin documentos. Tenemos miedo”.

White space

Una bandera de México afuera de una casa. La mayoría de los arrestados fueron mexicanos.

Image caption

Entre los 114 arrestados, la mayoría eran mexicanos. Algunas familias están considerando regresar a sus países.

White space

Los voluntarios que vinieron a verla a ella y otros familiares quedaron preocupados por los signos de ansiedad y depresión que mostraban muchos de ellos. A menudo rompían a llorar cuando hablaban de cómo estaban luchando por vivir −algunas casas rodantes ya habían sufrido cortes de electricidad, porque los residentes no habían pagado las facturas− o las cosas que les podían pasar a sus familias.

Pero no estaban sorprendidos. Los críticos dicen que las redadas a gran escala en los lugares de trabajo, que son parte de la represión del presidente Trump contra la inmigración ilegal, están diseñadas con la intención de aterrorizar a las personas en situación de riesgo.

En abril, un día después de que 97 trabajadores fueron arrestados en una planta empacadora de carne en Bean Station, Tennessee, cerca de 530 niños faltaron a la escuela. “Lloré”, dijo un maestro, “preguntándome cuál de mis alumnos no tenía padres”.

White space

“¿Van a encontrar estadounidenses para hacer [esos trabajos] por primera vez en 50 años? ¿De repente, los estadounidenses van a volver al campo con una pala?“.

Veronica Dahlberg, directora ejecutiva de Hola Ohio.

White space

La redada más grande en una década

Inmigración y Aduanas (ICE) dijeron que habían investigado el Centro de Flores y Jardines de Corso desde octubre pasado, después de arrestar a una mujer sospechosa de vender documentos de identidad robados a personas que estaban en el país de forma irregular.

Ella los condujo a la compañía, donde descubrieron que los números de Seguridad Social que usaban algunos empleadores pertenecían a personas muertas. Corso negó saberlo y dijo que pedía documentos “honestos y legítimos” a su personal.

Dos semanas después de la redada, los funcionarios registraron a un gran proveedor de carne en Massillon, también en Ohio, y arrestaron a 146 personas, la redada más grande en un lugar de trabajo en una década. Cuando esto sucedió, una empresa de paisajismo en Oberlin, junto a Norwalk, les dijo a sus trabajadores que los que no tuvieran un estatus legal deberían irse. Cerca de 80 personas, incluidos los vecinos de Carmen, se fueron.

“Vivimos con miedo”, dijo, “si salimos ya no sabemos si seremos arrestados”.

A medida que ICE es cada día más el estandarte de la línea dura de la inmigración -en especial después de que más de 2.300 niños fueron separados de sus padres por la fuerza en la frontera con México, como parte de la política de “cero tolerancia”, ahora abandonada por Trump−, existen cada vez más solicitudes para que se desmantele la agencia de 20.000 efectivos creada en 2003.

White space

Un columpio en el parque de casa rodantes.

Image caption

Entre los detenidos de las casas rodantes estaban los padres de cerca de 80 niños.

White space

Carmen y su hijo mayor, que también estaba sin trabajo, se mudaron a la casa rodante de un amigo donde los mensajes religiosos decoran las paredes. Uno dice “Dios te ama”, otro “El Señor es mi pastor”. Dios, dice Carmen, los protegerá. El esposo de su amiga también había sido arrestado en la redada y ella quedó con sus dos hijos adolescentes, uno de ellos autista.

“Esta región está llena de trabajadores migrantes”, dijo. “Si se van todos, ¿qué pasará con las compañías?”.

Peter Skerry, profesor de Ciencias Políticas −solía trabajar como experto del Instituto Brookings−, escribió en 2013 que los estadounidenses se habían vuelto dependientes de los inmigrantes irregulares. Estaban dispuestos a trabajar largas horas, sin previo aviso, y por salarios más bajos −a menudo demasiado bajos−.

“Muchos son empleados de manera indirecta por subcontratistas que asumen el riesgo de eludir la ley”.

A medida que la economía crece y el desempleo cae, muchas empresas dicen que están desesperadas por encontrar trabajadores, en especial los que realizan trabajos manuales.

Algunos sectores se quejan de que las restricciones en el número de visas temporales, otorgadas a los extranjeros, han dejado lugar para trabajos no agrícolas difíciles de llenar porque no son atractivos para los estadounidenses.

“Las empresas no pueden sobrevivir sin el trabajo de los indocumentados”, dijo Veronica Dahlberg, directora ejecutiva de Hola Ohio, un grupo comunitario latino. “¿Van a encontrar estadounidenses para hacer [esos trabajos] por primera vez en 50 años? ¿De repente, los estadounidenses van a volver al campo con una pala? No lo creo”.

Las autoridades, sin embargo, rechazan las críticas a las redadas, diciendo que el empleo ilegal es uno de los principales imanes que atraen a inmigrantes indocumentados al país, y han prometido que quienes los empleen también serán castigados.

White space

Una calle de Norwalk, Ohio, donde Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Image caption

En Norwalk, Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Una calle de Norwalk, Ohio, donde Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Image caption

Muchos de los residentes de Norwalk, Ohio, apoyan las redadas que ICE hace contra los indocumentados en sus lugares de trabajo.

White space

Llamadas desde la prisión

Algunas veces por semana, la hija de Carmen la llama desde el centro de detención en Battle Creek, en el estado vecino de Michigan, donde esta recluida con algunas de las otras mujeres de Corso. Los activistas habían entregado a los arrestados parte del dinero que habían recaudado, para que pudieran hablar con sus familias. Las conversaciones fueron muy emotivas y le dieron un poco de alivio a Carmen, que no la había visitado en la cárcel.

Pero Carmen se preguntó qué seguía. Cualquier decisión para ella y sus vecinos no sería fácil. Para los cerca de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, la legislación actual hace que sea imposible legalizar su situación.

¿Deberían volver a México? ¿Deberían mudarse a otro estado? ¿Sería mejor quedarse donde están?

“Mucha gente piensa que es una cuestión de pereza, que la gente no está interesada en legalizar su estatus”, dice Jessica Ramos, abogada de Advocates for Basic Legal Equality, una empresa sin ánimo de lucro con sede en Ohio que brinda asistencia legal a algunas de las familias. “No es el caso. La mayoría de la gente no tiene un camino”.

Es un tema que genera división. Si bien existe un amplio apoyo para ofrecer la ciudadanía a los jóvenes inmigrantes traídos al país de manera irregular, conocidos como Dreamers, los conservadores se oponen a cualquier plan que allane el camino para que las personas mayores también puedan obtener sus documentos.

“Ilegal es ilegal”, dice un residente de la tranquila ciudad de Norwalk, donde Trump obtuvo el doble de los votos que Hillary Clinton en 2016 y no todos sus 17.000 habitantes dieron la bienvenida a los inmigrantes indocumentados.

“‘Adiós'”, dice otro en español de manera sarcástica. “Es la ley y están aquí de forma ilegal. Podría ayudar a la policía a expulsarlos”. Un dueño de una pequeña empresa dijo: “Soy ‘America First’ y no deberían estar aquí”.

“No es que Norwalk sea el problema”, dijo el alcalde Rob Duncan, un republicano. “Son las leyes que no se han seguido, no se han corregido y ese tipo de cosas que deben ser atendidas… Es un gran problema [y] va a requerir soluciones a nivel nacional”.

White space

Aviso de pizza gratis, puesto por voluntarios que les regalan comida a los residentes del Jefferson Trailer Park.

Image caption

En el Jefferson Trailer Park, los voluntarios regalan pizzas a los residentes, uno de los pocos momentos en que se reúnen.

White space

Carmen todavía esta de luto por la muerte de su hijo. El funeral había sido el día anterior. Las circunstancias que lo llevaron a su muerte no estaban claras y ella estaba tratando de enviar el cuerpo a México para ser enterrado, pero no sabía si sería posible.

Los arrestados podrían enfrentar cargos penales, incluidos robo de identidad y evasión de impuestos. Varios ya han sido liberados, mientras que otros tenían antecedentes penales y órdenes de deportación anteriores. Es probable que permanezcan bajo custodia.

“Reconozco que este no es nuestro lugar, pero Dios sabe por qué estamos aquí. Por necesidad”, dijo. “Rezo a Dios, porque sé que tocará el corazón de Donald Trump”.

Sigue en Twitter al autor: @hugobachega

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Volcán de Fuego en Guatemala: las impactantes imágenes de la nueva erupción que obligó a evacuar a unas 4.000 personas


Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Así se veía el Volcán de Fuego en las primeras horas de este lunes 19 de noviembre.

Hace apenas cinco meses, su furia se llevó las vidas de unas 200 personas. Y desde este domingo, unas 4.000 personas tuvieron que ser evacuadas de las cercanías del temido Volcán de Fuego, en Guatemala.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Los bomberos ayudaron a los residentes de los alrededores del Volcán de Fuego a evacuar la zona.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Las autoridades instalaron carpas en estadios deportivos para alojar temporalmente a las personas evacuadas.

Las autoridades del país declararon una alerta roja.

Ubicado al suroeste de la ciudad de Antigua, este volcán comenzó a registrar el domingo una nueva erupción, lanzando lava y cenizas a través de su cráter.

Es la quinta vez que ocurre en lo que va de año.

Los volcanólogos aseguran que la lava se está elevando hasta 500 metros por encima del cráter.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

El cráter del Volcán de Fuego cobró un brillo naranja por las noches gracias a la lava que expulsa durante la erupción.

De igual modo, una columna de cenizas se erige hasta un kilómetro por encima del volcán, de una altura de 3.763 metros, colocando bajo una cortina de gases y rocas toda la zona circundante.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

La nube de cenizas que sale del volcán puede ser apreciada a gran distancia.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Las autoridades esperan que el Volcán de Fuego mantenga un nivel de actividad “de alto a muy alto” y no saben cuándo remitirá.

El Volcán de Fuego se encuentra a unos 35 kilómetros de Ciudad de Guatemala.

En junio pasado, registró una violenta erupción que acabó con la vida de unas 200 personas que quedaron sepultadas bajo capas de lodo y cenizas.

Entonces, los flujos piroclásticos -una mezcla de gas muy caliente con materia volcánica- descendieron por las lomas hasta envolver a las comunidades de El Rodeo y de San Miguel Los Lotes.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

El Volcán de Fuego es uno de los más activos de América Latina.

Muchos de los evacuados este lunes manifestaron su temor de que se repitiera una erupción tan destructiva como la de junio.

“Teníamos miedo y por eso evacuamos”, dijo Miriam García, una residente de la localidad de El Rodeo a la agencia AFP.

“Tienes que irte los más pronto posible cuando eso (el material volcánico) se acerca. Ya no tienes tiempo de irte, incluso si corres, porque viene muy rápido“, señaló Oscar Juarez, otro habitante de la zona.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) manifestó su preocupación por la posibilidad de que las cenizas lleguen hasta la ciudad colonial de Antigua.

Su director, Juan Pablo Oliva, señaló que se espera que el volcán mantenga un nivel de actividad “de alto a muy alto”, pero que no podía decir cuándo remitirá.

El Volcán de Fuego es uno de los más activos de América Latina.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Renault Nissan: quién es Carlos Ghosn, el "titán" de la industria del automóvil detenido en Japón por fraude fiscal


Carlos Ghosn

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Carlos Ghosn es el jefe de la alianza automotriz que incluye a las empresas Nissan, Renault y Mitsubishi.

El brasileño Carlos Ghosn, presidente del consejo directivo del gigante automovilístico Nissan, es considerado un “titán” de esa industria desde hace casi 20 años.

Este lunes, sin embargo, el ejecutivo fue arrestado en Japón acusado de mala conducta financiera, según comunicó su empresa.

Nissan, que es el sexto fabricante de automóviles más grande del mundo, informó que condujo unainvestigación interna por varios meses y descubrió que Ghosn había notificado a las autoridades ingresos menores a los reales.

Se le acusa de “significativos actos de mala conducta”, incluyendo la información sobre sus ingresos y el uso personal de activos de la empresa.

El director ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, dijo en conferencia de prensa que Ghosn será despedido de la firma japonesa después de que la junta directiva se reúna el jueves, pero no dio más detalles sobre los presuntos delitos.

La Fiscalía de Tokio no hizo comentarios sobre el arresto de Ghosn.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Hiroto Saikawa de Nissan dijo que creía que la mala conducta “ocurrió durante un largo período”.

¿Quién es Carlos Ghosn?

Además de su cargo en Nissan, Ghosn también es presidente de Renault y de Mitsubishi Motors, empresas con las que Nissan mantiene una alianza de la que el brasileño también está al frente.

El ejecutivo es considerado un “titán” porque fue responsable del dramático giro de Nissan en los primeros años del siglo XXI, cuando la empresa de automóviles estaba al borde de la quiebra.

Apodado el “eliminador de costos” en la década de 1990 por recortar empleos y cerrar fábricas, su reputación fue consolidada después de que la estrategia resultara exitosa.

Su imagen de “héroe” fue tan difundida en el país nipón que su trayectoria fue ilustrada en cómics de manga, las famosas historietas japonesas.

En una encuesta de opinión realizada en 2011, le preguntaron a los japoneses quién les gustaría que gobernara el país. Ghosn se quedó en séptimo lugar, superando al expresidente de Estados Unidos Barack Obama (en el noveno).

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Carlos Ghosn tiene un alto perfil en la sociedad japonesa luego de que varias de sus medidas resultaran un éxito empresarial.

Nacido en Rondônia, Brasil, con ascendencia libanesa y ciudadanía francesa, Ghosn dice que su origen despertó en él un sentimiento de ser diferente, lo que le ayudó a adaptarse a nuevas culturas.

Llegó a ser considerado como un potencial candidato a presidente de Líbano, pero acabó descartando la posibilidad porque ya tenía “muchos empleos”.

Tras estudiar ingeniería en la Escuela Politécnica y la Escuela de Minas de París, Ghosn inició su carrera en Michelin, ocupando cargos en Francia y Brasil.

Más tarde llegó a Renault. Se unió a Nissan en 1999, después de que Renault comprara una participación en el fabricante japonés, y se convirtió en su principal ejecutivo en 2001.


Análisis: por Theo Leggett, corresponsal de negocios

Carlos Ghosn es una figura destacada en la industria automotriz.

Se le atribuyen grandes cambios tanto en Renault como en Nissan, antes de convertirse en el eje de la alianza Renault-Nissan.

Ese grupo franco-japonés, que ahora también incluye aMitsubishi, es uno de los fabricantes de automóviles más grandes del mundo.

La pregunta es qué pasará ahora.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Carlos Ghosn recibió el apodo de “eliminador de costos” en la década de 1990 por recortar empleos y cerrar fábricas, una estrategia que le resultó exitosa empresarialmente.

Ghosn ya había comenzado a abandonar algunas de sus responsabilidades: dejó el cargo de director ejecutivo de Nissan el año pasado y recientemente también se desvinculó de algunas obligaciones diarias en Renault.

Pero se esperaba que siguiera siendo el director ejecutivo de Renault y que continuara a cargo de la Alianza durante los próximos años.

Los anuncios de este lunes parecen socavar esa estrategia. No está claro lo que Renault hará ahora.

Pero los planes para una sucesión ordenada y, potencialmente, todo el futuro de la estructura poco rígida de Renault-Nissan-Mitsubishi, podrían haber sido desechados.


La investigación

“Siento desesperación, indignación y resentimiento”, dijo el presidente ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa.

“A medida que se revelan detalles, creo que las personas se sentirán igual que yo hoy”, agregó.

Saikawa dijo que Nissan intentará ahora “estabilizar la situación y normalizar las operaciones diarias” para el personal y los socios comerciales.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Según confirmó la directiva de Nissan, Carlos Ghosn terminó preso por una investigación interna de varios meses.

Dijo que se había llevado a cabo una investigación interna durante varios meses, motivada por un informante.

“La investigación demostró que, durante muchos años, Ghos ha venido reportando cantidades de compensación (financiera) en su informe a la Bolsa de Tokio que eran menores a las cifras reales“, según un comunicado oficial de Nissan.

Según informes publicados en medios japoneses que no fueron confirmados por fuentes oficiales, Ghosn reportó cantidades inferiores a 5.000 millones de yenes (US$44 millones) durante un período de cinco años a partir de 2011.

Saikawa dijo que creía que la mala conducta “continuó durante un largo período”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Hay incertidumbre sobre qué pasará ahora en Nissan tras la separación de Ghosn.

Desde 2010, las empresas japonesas deben revelar los salarios de los ejecutivos que ganan más de 100 millones de yenes (unos US$888.000).

El fabricante de automóviles agregó que había estado proporcionando información a la Oficina del Ministerio Público de Japón y continuaría haciéndolo.

Nissan dijo que también planeaba expulsar al ejecutivo Greg Kelly por haber estado “profundamente involucrado” en acciones de mala conducta.

Kelly, quien también fue arrestado según la firma, fue descrito como un asistente cercano a Ghosn. Saikawa dijo que pudo “ejercer influencia” en la empresa.

El escándalo tiene lugar apenas unos meses después de que los accionistas de Renault aprobaran un paquete de pago de US$8,4 millones a Ghosn por su trabajo del año pasado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Haití: qué tienen que ver Venezuela y Petrocaribe con las protestas que dejaron 6 muertos en el país caribeño


Los haitianos se preguntan por el destino de US$3.800 millones.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Los haitianos se preguntan por el destino de US$3.800 millones.

Las cifras varían pero el resultado es igualmente trágico: al menos seis personas perdieron la vida durante unas protestas multitudinarias realizadas este domingo en varias ciudades de Haití.

Ese es el balance dado a conocer por la policía del país caribeño, que además señaló que otras cinco personas resultaron heridas y unas 20 fueron arrestadas durante la jornada.

Sin embargo, los organizadores de las protestas indicaron que hubo 11 muertos, 45 heridos y 75 detenidos.

Las autoridades dijeron que habían desplegado unos 3.000 efectivos en Puerto Príncipe, donde miles de personas acudieron a expresar su descontento hacia el gobierno frente al Palacio Nacional, residencia oficial del presidente Jovenel Moïse.

En la capital, al igual que en varias de las principales ciudades, los manifestantes levantaron barricadas e incendiaron neumáticos en las principales vías de comunicación.

Moïse realizó un llamado al diálogo que fue rechazado por los organizadores de las protestas, quienes le consideran corresponsable de lo ocurrido.

Pero ¿qué motivó estas manifestaciones?

Millones perdidos

Las protestas fueron impulsadas por grupos opositores que exigen una investigación sobre el uso de US$3.800 millones de fondos que recibió Haití como parte de Petrocaribe.

Este programa de asistencia fue creado en 2005 por el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela para ofrecer petróleo a precio subsidiado para los países del Caribe.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Miles de haitianos salieron a las calles a exigir una investigación sobre el uso de los fondos de PetroCaribe.

Una investigación realizada por una comisión del Senado haitiano señaló a 14 exfuncionarios del gobierno del expresidente Michel Martelly (2011-2016) como responsables por el supuesto mal manejo de estos recursos.

Ninguno de ellos ha sido imputado por las autoridades judiciales.

Según publicó la prensa local, los manifestantes también exigían la renuncia del actual mandatario -quien llegó a la política de la mano del expresidente Martelly- por considerar que él también había participado en la mala administración de los recursos.

Obras inconclusas

Los recursos obtenidos por Haití a través de Petrocaribe debían ser invertidos en obras de infraestructura, así como en proyectos económicos y sociales.

Sin embargo, varias auditorías realizadas hasta ahora no han logrado determinar el destino de parte de esos fondos y, en ocasiones, han demostrado que fueron usados en obras que quedaron inconclusas.

No es la primera vez que en Haití se producen protestas por los supuestos malos manejos de los fondos relacionados con Petrocaribe.

El pasado 17 de octubre, decenas de miles de manifestantes salieron a las calles del país para exigir una investigación sobre ese tema.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Los manifestantes incendiaron neumáticos para cerrar varias de las vías principales de las ciudades haitianas.

Según los organizadores, más de un millón de personas participaron en las movilizaciones de este domingo.

Las autoridades, en cambio, no ofrecieron un recuento oficial pero dijeron que el número de manifestantes había sido inferior al de las protestas de octubre.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending