Connect with us

BBC Mundo

"No hemos matado a nadie, no somos criminales": cómo un operativo contra indocumentados destruyó una pequeña comunidad en Estados Unidos


Carmen

Image caption

La hija de Carmen fue una de las 114 personas indocumentadas que fueron arrestadas en una redada en Norwalk, Ohio. “Ya no podemos vivir en paz”, dice Carmen.

White space

La línea dura en la política migratoria del presidente Donald Trump en la frontera con México ha sido noticia mundial. Pero a cientos de kilómetros de distancia, las incursiones en lugares de trabajo en pequeñas ciudades de Estados Unidos también están teniendo un profundo impacto en estas comunidades.

Short presentational grey line

Esa mañana, Carmen se despertó alrededor de las 5:00 am, como casi todos los días, para preparar la comida que su hija, de 20 años, llevaría al trabajo. Le preparó unas quesadillas, pollo, huevos, arroz y frijoles, y empacó todo con una botella de agua y frutas.

La luz del día había comenzado a colarse por la ventana de la cocina, donde Carmen hacía el menor ruido posible para no molestar a sus dos hijos, uno de 26 y otro de 24, que aún dormían. La salud del más joven se había deteriorado en los últimos tiempos y su vida se había volcado, en gran medida, a cuidarlo.

Diez años después de cruzar la frontera sin papeles, Carmen se había reunido con tres de sus hijos. Habían llegado separados a lo largo de los años y se habían quedado, indocumentados. Su otra hija era la única que todavía vivía en México.

“Descansa un poco, mami”, dijo su hija mientras bajaba las escaleras del porche de la pequeña casa rodante donde vivían en esta comunidad de inmigrantes, en su mayoría mexicanos, en la ciudad de Norwalk, en la zona rural de Ohio.

Se abrazaron con cariño, Carmen dijo “Dios te bendiga, te amo” y la vio irse.

Carmen se sentía cansada, el calor de primavera solo empeoraba las cosas y volvió a la cama para tomar una siesta. Poco antes del mediodía, cuando estaba “teniendo sueños”, sonó su teléfono móvil. Ella lo ignoró. La persona, una amiga, volvió a llamar y, de nuevo, ella no contestó. Cuando sonó por tercera vez, se despertó y respondió.

“¿Qué está pasando?”.

Hermana, tu hija quiere hablar contigo. Pero no puede… Inmigración nos atrapó.

White space

Algunas de las casas rodantes donde vivían las personas que fueron arrestadas.

Image caption

Decenas de personas que fueron arrestadas vivían en Jefferson Trailer Park, un suburbio de casas rodantes en la pequeña ciudad de Norwalk.

White space

“Entraron al lugar ofreciendo donuts”

La hija de Carmen había llegado a Estados Unidos ocho meses antes con una visa que ya expiró, y no regresó a su país. Encontró un trabajo en una empresa de jardinería cerca a su casa, donde trabajaban muchos de sus 300 vecinos. Solían salir temprano, cuando alguien venía a buscarlos, y regresaban ya tarde.

Ese 5 de junio, poco después de las 7:00 am, cerca de 200 agentes federales armados, al parecer acompañados por perros y helicópteros, llevaron a cabo una sorpresiva redada de inmigración. Agentes encubiertos entraron al lugar ofreciendo donuts y, cuando todos estaban reunidos en una habitación, los sorprendieron gritando órdenes.

Los ciudadanos estadounidenses fueron separados a un lado y los inmigrantes indocumentados a otro. “Queríamos correr”, decía una amiga de Carmen, “pero no podíamos. Si corríamos a un lado, ahí estaban. Si corríamos al otro lado, también allí. Estaban por todas partes”.

Allí, 114 trabajadores indocumentados fueron arrestados. Alrededor de 50 vivían en el parque de casas rodantes.

White space

“No sé qué van a hacer con nosotros. No tenemos trabajo, no sabemos a dónde ir y estamos sin documentos. Tenemos miedo”.

Carmen, madre de una joven arrestada.

White space

Carmen le dijo a su amiga -que había sido capturada pero todavía podía usar su teléfono- que se “animara, que no llorara o estuviera triste”. Luego colgó sin poder hablar con su hija, cerró las puertas y comenzó a orar. “Todo el mundo tenía miedo. Decían que los funcionarios vendrían aquí, porque ya tenían toda la información“.

Los rumores desencadenaron el pánico. Algunas de las 64 casas rodantes fueron abandonadas. Los residentes huían, muchos a una iglesia cercana, donde buscaron refugio. Luego se turnaron para cuidar a más de 80 niños que estaban sin sus padres, en su mayoría nacidos en Estados Unidos, según estimaron activistas.

White space

Media playback is unsupported on your device

White space

Dos semanas después, muchos niños aún preguntan a dónde se habían ido sus padres. A menudo los adultos les dicen que no pasaba nada y que volverían pronto. Algunos, sin embargo, es posible que sean deportados y nunca regresen. “Están sufriendo”, dijo Carmen. “Nos duele a todos”.

Los niños rara vez salen al exterior en estos días. Donde solían jugar, hoy solo hay juguetes abandonados. Las calles también están vacías y nadie parece prestar atención a los jardines, alguna vez coloridos. La gente mira con cautela desde las ventanas cuando alguien toca en sus casas rodantes. Una, incluso, ya había sido puesto a la venta.

La paz que alguna vez tuvieron, dice Carmen, ya no existe.

Short presentational grey line

Short presentational grey line

La tragedia por venir

Con el arresto de su hija −Carmen no quiso revelar su nombre por temor a represalias−, la salud de su hijo empeoró. Primero dejó de comer y, cinco días después, ya no habló. “Se puso realmente triste”, dijo. Diez días después del operativo, vomitó y se desmayó.

Cuando los doctores vinieron a verlo, ya estaba muerto. Carmen quedó devastada.

“Lo que están haciendo es castigarnos. [No] hemos matado a nadie, no somos criminales… ¿Solo porque [nosotros] no somos de aquí?”, pregunta ella, llorando. “No sé qué van a hacer con nosotros. No tenemos trabajo, no sabemos a dónde ir y estamos sin documentos. Tenemos miedo”.

White space

Una bandera de México afuera de una casa. La mayoría de los arrestados fueron mexicanos.

Image caption

Entre los 114 arrestados, la mayoría eran mexicanos. Algunas familias están considerando regresar a sus países.

White space

Los voluntarios que vinieron a verla a ella y otros familiares quedaron preocupados por los signos de ansiedad y depresión que mostraban muchos de ellos. A menudo rompían a llorar cuando hablaban de cómo estaban luchando por vivir −algunas casas rodantes ya habían sufrido cortes de electricidad, porque los residentes no habían pagado las facturas− o las cosas que les podían pasar a sus familias.

Pero no estaban sorprendidos. Los críticos dicen que las redadas a gran escala en los lugares de trabajo, que son parte de la represión del presidente Trump contra la inmigración ilegal, están diseñadas con la intención de aterrorizar a las personas en situación de riesgo.

En abril, un día después de que 97 trabajadores fueron arrestados en una planta empacadora de carne en Bean Station, Tennessee, cerca de 530 niños faltaron a la escuela. “Lloré”, dijo un maestro, “preguntándome cuál de mis alumnos no tenía padres”.

White space

“¿Van a encontrar estadounidenses para hacer [esos trabajos] por primera vez en 50 años? ¿De repente, los estadounidenses van a volver al campo con una pala?“.

Veronica Dahlberg, directora ejecutiva de Hola Ohio.

White space

La redada más grande en una década

Inmigración y Aduanas (ICE) dijeron que habían investigado el Centro de Flores y Jardines de Corso desde octubre pasado, después de arrestar a una mujer sospechosa de vender documentos de identidad robados a personas que estaban en el país de forma irregular.

Ella los condujo a la compañía, donde descubrieron que los números de Seguridad Social que usaban algunos empleadores pertenecían a personas muertas. Corso negó saberlo y dijo que pedía documentos “honestos y legítimos” a su personal.

Dos semanas después de la redada, los funcionarios registraron a un gran proveedor de carne en Massillon, también en Ohio, y arrestaron a 146 personas, la redada más grande en un lugar de trabajo en una década. Cuando esto sucedió, una empresa de paisajismo en Oberlin, junto a Norwalk, les dijo a sus trabajadores que los que no tuvieran un estatus legal deberían irse. Cerca de 80 personas, incluidos los vecinos de Carmen, se fueron.

“Vivimos con miedo”, dijo, “si salimos ya no sabemos si seremos arrestados”.

A medida que ICE es cada día más el estandarte de la línea dura de la inmigración -en especial después de que más de 2.300 niños fueron separados de sus padres por la fuerza en la frontera con México, como parte de la política de “cero tolerancia”, ahora abandonada por Trump−, existen cada vez más solicitudes para que se desmantele la agencia de 20.000 efectivos creada en 2003.

White space

Un columpio en el parque de casa rodantes.

Image caption

Entre los detenidos de las casas rodantes estaban los padres de cerca de 80 niños.

White space

Carmen y su hijo mayor, que también estaba sin trabajo, se mudaron a la casa rodante de un amigo donde los mensajes religiosos decoran las paredes. Uno dice “Dios te ama”, otro “El Señor es mi pastor”. Dios, dice Carmen, los protegerá. El esposo de su amiga también había sido arrestado en la redada y ella quedó con sus dos hijos adolescentes, uno de ellos autista.

“Esta región está llena de trabajadores migrantes”, dijo. “Si se van todos, ¿qué pasará con las compañías?”.

Peter Skerry, profesor de Ciencias Políticas −solía trabajar como experto del Instituto Brookings−, escribió en 2013 que los estadounidenses se habían vuelto dependientes de los inmigrantes irregulares. Estaban dispuestos a trabajar largas horas, sin previo aviso, y por salarios más bajos −a menudo demasiado bajos−.

“Muchos son empleados de manera indirecta por subcontratistas que asumen el riesgo de eludir la ley”.

A medida que la economía crece y el desempleo cae, muchas empresas dicen que están desesperadas por encontrar trabajadores, en especial los que realizan trabajos manuales.

Algunos sectores se quejan de que las restricciones en el número de visas temporales, otorgadas a los extranjeros, han dejado lugar para trabajos no agrícolas difíciles de llenar porque no son atractivos para los estadounidenses.

“Las empresas no pueden sobrevivir sin el trabajo de los indocumentados”, dijo Veronica Dahlberg, directora ejecutiva de Hola Ohio, un grupo comunitario latino. “¿Van a encontrar estadounidenses para hacer [esos trabajos] por primera vez en 50 años? ¿De repente, los estadounidenses van a volver al campo con una pala? No lo creo”.

Las autoridades, sin embargo, rechazan las críticas a las redadas, diciendo que el empleo ilegal es uno de los principales imanes que atraen a inmigrantes indocumentados al país, y han prometido que quienes los empleen también serán castigados.

White space

Una calle de Norwalk, Ohio, donde Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Image caption

En Norwalk, Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Una calle de Norwalk, Ohio, donde Donald Trump ganó el doble de votos que Hillary Clinton en las elecciones de 2016.

Image caption

Muchos de los residentes de Norwalk, Ohio, apoyan las redadas que ICE hace contra los indocumentados en sus lugares de trabajo.

White space

Llamadas desde la prisión

Algunas veces por semana, la hija de Carmen la llama desde el centro de detención en Battle Creek, en el estado vecino de Michigan, donde esta recluida con algunas de las otras mujeres de Corso. Los activistas habían entregado a los arrestados parte del dinero que habían recaudado, para que pudieran hablar con sus familias. Las conversaciones fueron muy emotivas y le dieron un poco de alivio a Carmen, que no la había visitado en la cárcel.

Pero Carmen se preguntó qué seguía. Cualquier decisión para ella y sus vecinos no sería fácil. Para los cerca de 11 millones de indocumentados en Estados Unidos, la legislación actual hace que sea imposible legalizar su situación.

¿Deberían volver a México? ¿Deberían mudarse a otro estado? ¿Sería mejor quedarse donde están?

“Mucha gente piensa que es una cuestión de pereza, que la gente no está interesada en legalizar su estatus”, dice Jessica Ramos, abogada de Advocates for Basic Legal Equality, una empresa sin ánimo de lucro con sede en Ohio que brinda asistencia legal a algunas de las familias. “No es el caso. La mayoría de la gente no tiene un camino”.

Es un tema que genera división. Si bien existe un amplio apoyo para ofrecer la ciudadanía a los jóvenes inmigrantes traídos al país de manera irregular, conocidos como Dreamers, los conservadores se oponen a cualquier plan que allane el camino para que las personas mayores también puedan obtener sus documentos.

“Ilegal es ilegal”, dice un residente de la tranquila ciudad de Norwalk, donde Trump obtuvo el doble de los votos que Hillary Clinton en 2016 y no todos sus 17.000 habitantes dieron la bienvenida a los inmigrantes indocumentados.

“‘Adiós'”, dice otro en español de manera sarcástica. “Es la ley y están aquí de forma ilegal. Podría ayudar a la policía a expulsarlos”. Un dueño de una pequeña empresa dijo: “Soy ‘America First’ y no deberían estar aquí”.

“No es que Norwalk sea el problema”, dijo el alcalde Rob Duncan, un republicano. “Son las leyes que no se han seguido, no se han corregido y ese tipo de cosas que deben ser atendidas… Es un gran problema [y] va a requerir soluciones a nivel nacional”.

White space

Aviso de pizza gratis, puesto por voluntarios que les regalan comida a los residentes del Jefferson Trailer Park.

Image caption

En el Jefferson Trailer Park, los voluntarios regalan pizzas a los residentes, uno de los pocos momentos en que se reúnen.

White space

Carmen todavía esta de luto por la muerte de su hijo. El funeral había sido el día anterior. Las circunstancias que lo llevaron a su muerte no estaban claras y ella estaba tratando de enviar el cuerpo a México para ser enterrado, pero no sabía si sería posible.

Los arrestados podrían enfrentar cargos penales, incluidos robo de identidad y evasión de impuestos. Varios ya han sido liberados, mientras que otros tenían antecedentes penales y órdenes de deportación anteriores. Es probable que permanezcan bajo custodia.

“Reconozco que este no es nuestro lugar, pero Dios sabe por qué estamos aquí. Por necesidad”, dijo. “Rezo a Dios, porque sé que tocará el corazón de Donald Trump”.

Sigue en Twitter al autor: @hugobachega

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Cuáles son los aeropuertos más conectados del mundo (y dónde se ubican los de América Latina)


Ilustración de rutas aéreas

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cada vez hay más rutas aéreas en el mundo, pero solo algunos aeropuertos concentran el mayor número de conexiones.

En las autopistas aéreas del mundo hay aeropuertos que son una parada necesaria, si no obligada.

La alta conectividad que concentran grandes terminales de todo el mundo -conocidas como hubs, o aeropuertos centrales- hacen que millones de viajeros cada año tengan que pasar por ellas, aunque no sea su destino final.

La consultora OAG, una firma de análisis de la industria aérea a nivel mundial, publicó esta semana el Índice Internacional de Megahubs 2018, el cual ofrece una clasificación de los 50 aeropuertos mejor conectados del planeta.

Son aquellos “con la mayor proporción de conexiones internacionales posibles”, explica la firma en su reciente informe.

En América Latina solo hay cuatro aeródromos entre los 50 primeros puestos. Aquí te presentamos lo más destacado de la clasificación elaborada por OAG:

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El aeropuerto más grande de Londres, Heathrow, es la terminal mejor conectada de la industria aérea mundial.

Europa y Norteamérica a la cabeza

El Aeropuerto Heathrow de Londres tiene la proporción más alta posible de conexiones internacionales programadas.

En sus días de mayor tráfico, la terminal aérea de la capital británica alcanza 66.000 posibles conexiones internacionales en una ventana de 6 horas, según OAG.

Es decir, hay miles de vuelos y destinos que se pueden alcanzar a través de este puerto aéreo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

A pesar de que Heathrow se mantiene en el número uno, perdió unas 6.000 posibles conexiones respecto al informe de 2017 de OAG.

El segundo lugar lo ocupa el Aeropuerto O’Hare de Chicago, mientras que el tercero está el de la ciudad alemana de Frankfurt, el centro de conexión más grande de Europa continental.

Los 10 primeros puestos son compartidos por terminales de Europa y Norteamérica, pero en la lista también aparecen dos de Asia:

  1. Heathrow, Londres
  2. O’Hare, Chicago
  3. Rhein-Main, Frankfurt
  4. Schiphol, Ámsterdam
  5. Pearson, Toronto
  6. LAX, Los Ángeles
  7. Hartsfield-Jackson, Atlanta
  8. Changi, Singapur
  9. Charles de Gaulle, París
  10. Soekarno-Hatta, Yakarta

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Un aeropuerto con gran capacidad para atender pasajeros puede no tener muchas conexiones posibles.

Un aeropuerto que tiene muchas conexiones posibles no necesariamente es un aeropuerto con la capacidad de atención a pasajeros más grande.

Prueba de ello es Pekin, pues la ciudad china tiene el aeropuerto más grande de vuelos y pasajeros, pero no muchas aerolíneas viajan hacia él, así que se ubica en la posición 32.

En cambio el Aeropuerto Pudong de Shanghái, también en China, es más pequeño, pero más aerolíneas vuelan hacia allí, por lo que se ubica en el puesto 24.

América Latina

Cinco aeropuertos de América Latina tienen suficientes conexiones para entrar en el análisis de OAG, pero solo cuatro estuvieron entre las primeras 50:

  • Benito Juárez, Ciudad de México
  • Guarulhos, Sao Paulo
  • El Dorado, Bogotá
  • Tocumen, Ciudad de Panamá

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México está por ser reemplazado por uno de mayor capacidad.

El primero de la región en la lista es el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de Ciudad de México, el cual se ubica en la posición 20.

Le sigue el Aeropuerto Internacional de Sao Paulo-Guarulhos, Brasil, el cual alcanza la posición 37.

El Aeropuerto Internacional El Dorado Luis Carlos Galán Sarmiento, que sirve a la ciudad de Bogotá, Colombia, aparece en el puesto número 39.

En tanto, Aeropuerto Internacional Teniente General Benjamín Matienzo, conocido como Tocumen, en Ciudad de Panamá, alcanza a posicionarse al final de la lista, en el puesto 47.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

La bofetada de un chofer de autobús a un adolescente que causa polémica en Francia


Screen shots from social media video showing slap and words spoken afterwards

Image caption

El incidente ocurrió el 13 de septiembre en los suburbios de París.

¿Está justificado lo que hizo el conductor?

Es la pregunta que divide opiniones en Francia luego de que se publicara un video en el que se ve al chofer de un autobús abofetear a un niño de 12 años por gritarle que se callara.

El adolescente cruzó sin cuidado frente al autobús en una calle cercana a París, lo que obligó al conductor a frenar repentinamente.

Cuando el chofer -cuya identidad no se ha revelado- reprendió al chico, exigiéndole que prestara atención, el menor le gritó que se callara.

Eso llevó al conductor a darle una bofetada.

Su acción ha sido defendida por quienes piensan que esta reprimenda hacia el adolescente estaba justificada.

El hombre enfrenta una acción disciplinaria de la empresa pública de transporte en la que trabaja. Más de 300.000 personas han firmado una petición para pedir que no se le sancione.

Pero otros piensan quela violencia no tiene justificación.

El incidente tuvo lugar el 13 de septiembre y fue presenciado por un grupo de estudiantes que estaba frente del ayuntamiento de Arcueil, un suburbio al sur de la capital francesa.

Según la prensa local, la madre del menor ya presentó una denuncia contra el conductor.

¿Qué dice el chico?

El adolescente dijo a la policía que estaba apurado al cruzar la calle para alcanzar su autobús cuando escuchó una bocina y un insulto que no estaba seguro si iba dirigido hacia él.

Sin embargo, él cree que fue de ese conductor.

Asegura que le respondió sin pensarlo mucho “¡Cállate, sigue, sigue adelante!, según un reporte de Le Parisien.

El video viral comienza en ese momento.

Muestra a otros adolescentes riendo hasta que el conductor del autobús baja de su vehículo y le da una bofetada.

Derechos de autor de la imagen
Le Parisien

Image caption

El video, publicado inicialmente en Snapchat, ha visto casi 1,2 millones de veces en Le Parisien.

El chico se queda en estado de shock mientras los que lo rodean gritan.

Luego de la bofetada, el chofer le dice: “¿Cuántos años crees que tengo?”.

El video, publicado inicialmente en Snapchat, ha visto casi 1,2 millones de veces en Le Parisien.

Las reacciones

La autoridad de transporte de París, RATP, inició un procedimiento disciplinario contra el conductor y condenó enérgicamente su acción violenta, puesla considera contraria a los principios y valores de la empresa de transporte público.

El conductor del autobús ha admitido que reaccionó emocionalmente e indicó que lamentaba sus acciones, según RATP.

Sus colegas, sin embargo, han lanzado una petición en apoyo del conductor, respaldada por más de 300,000 firmas en una semana, para que no reciba una sanción.

Derechos de autor de la imagen
MesOpinions.com

Image caption

La petición ha conseguido miles de firmas.

El alcalde de la localidad donde ocurrió el incidente le dijo a Le Parisien que los niños suelen correr por esa calle, que está cerca del Colegio Dulcie-September.

“Algunos se ponen en peligro”, dijo, admitiendo sin embargo que “la reacción del conductor no fue ni proporcionada ni apropiada”.

La ministra de Transporte de Francia, Elisabeth Borne, se hizo eco de esta posición y dijo que “no era normal abofetear a un joven”.

Sin embargo, las opiniones en las redes sociales están divididas.

Muchos creen que la violencia era reprobable, pero otros apoyaron la reacción del conductor a lo que consideran una “falta de respeto” y un “mal comportamiento” por parte del niño.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Guerra comercial China-EE.UU.: la advertencia de Jack Ma, cofundador de Alibaba y uno de los empresarios más influyentes del gigante asiático


Jack Ma

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Ma retiró este jueves su promesa de crear un millón de empleos en Estados Unidos.

Jack Ma, uno de los empresarios más influyentes de China, advirtió que la guerra comercial entre Estados Unidos y la potencia asiática podría durar hasta 20 años.

“Será un desastre” para todas las partes involucradas, dijo esta semana el cofundador de Alibaba durante una conferencia anual con inversionistas, justo horas después de que Washington impusiera aranceles por US$200.000 millones adicionales a las importaciones chinas y Pekín respondiera agregando tarifas por US$60.000 millones.

Ma dijo que el impacto de la disputa será negativo e inmediato y vaticinó que empresas chinas trasladarán su producción a otros países en el medio plazo para evitar los aranceles.

“Se puede ganar una batalla, pero perder la guerra“, agregó.

“Incluso si Donald Trump no está en el gobierno, llegará un nuevo presidente… y esto todavía seguirá”, dijo.

Después de lanzar esta advertencia, Ma esperó dos días para volver a la carga, anunciando este jueves que retira su promesa de crear un millón de empleos en Estados Unidos.

“No hay forma de cumplir la promesa”, declaró el empresario.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Trump califica las práctica comerciales de China como “desleales”.

“El comercio no es un arma, no puede ser usado en una guerra”, aseguró.

Estas declaraciones confirman el progresivo alejamiento entre Trump y Ma, quienes en 2017 se habían tomado fotos juntos y habían anunciado una próspera relación.

Tras el giro por los últimos acontecimientos, el segundo hombre más rico de China dijo que su país debería trasladar sus relaciones comerciales desde EE.UU. a regiones como el Sudeste Asiático y África, argumentando que no existe una solución a corto plazo.

“Si Alibaba no puede mantenerse y crecer, ninguna compañía en China puede crecer”, afirmó el magnate, considerado en su país como un ícono de la innovación y el éxito.

“Prácticas desleales”

Trump dijo nuevamente esta semana que los aranceles impuestos a Pekín son una respuesta a las “prácticas comerciales desleales de China”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La disputa sigue creciendo, después de que Washington impusiera nuevos aranceles por US$200.000 millones a las importaciones chinas.

Entre estas prácticas, el mandatario habla de subsidios proteccionistas, “robo” de tecnología y restricciones a las empresas estadounidenses para instalarse en China, calificadas por él como un “juego sucio”.

“Le hemos dado al país todas las oportunidades para que nos traten de una manera más justa”, dijo Trump.

Según la Casa Blanca, los aranceles protegerán intereses comerciales y de seguridad nacional, harán que los consumidores estadounidenses compren más productos locales y fortalecerán la economía del país.

Pero algunos productores minoristas (especialmente del sector agrícola) aseguran que la guerra comercial ya está dañando su negocio.

¿Una nueva guerra fría?

Dada la intensidad del conflicto entre las dos mayores economías del mundo, analistas que aseguran que la disputa entre ambos podría haber llegado a un punto de no retorno, o al menos, está cerca de llegar a él.

Y algunos van más lejos, vaticinando que la crisis ha puesto a EE.UU. y China en el umbral de una guerra a otra escala.

“La situación se parece cada vez menos a una guerra comercial y más a una nuevaGuerra Fría entre los dos países más poderosos del mundo”, escribió Geoffrey Garrett, decano de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, EE.UU.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Algunos analistas piensan que el conflicto entre China y EE.UU. escalará más allá de una guerra comercial.

Una opinión similar tienen otros expertos que temen una escalada del conflicto.

“Esto es el inicio de una guerra de otro tipo. Una guerra comercial, una guerra de inversiones y una guerra tecnológica entre los dos países más poderosos del siglo XXI”, declaró Kevin Russ, especialista en China y ex primer ministro de Australia, al diario The New York Times.

Karishma Vaswani, corresponsal de negocios de la BBC en Asia, argumenta que actualmente ninguna de las partes quiere escuchar al otro.

“Estuve esta semana en China yvi con mis propios ojos lo alejadas que están las posturas de los dos países”.

Vaswani dice que China ha impulsado un proceso de apertura, pero que mantiene un “exorbitante” control de la economía con sectores muy protegidos.

Y por el otro lado, agrega, EE.UU. se ha beneficiado de décadas de bajos precios y grandes ganancias al manufacturar productos en China.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

“Puedes pelear, pero no puedes divorciarte”, dice Wang Huiyang.

Wang Huiyang, presidente del Centre for China and Globalisation ubicado en Pekín, le dijo a la BBC que la relación entre los países no se puede diluir.

“Creo que esta fricción es un llamado de atención para ambos lados”, aseguró. “Es como el esposo y la esposa. Puedes pelear, pero no puedes divorciarte“.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending