Connect with us

EL PAÍS

Nueve esenciales de novela negra para la recta final de la Feria del Libro


La Feria del Libro está funcionando de maravilla gracias en parte a que no ha llovido, a que empezó un 31 con las nóminas enteras y a otra serie de razones entre las que podemos incluir la resiliencia del libro como formato. Así que vamos a recomendar una serie de novelas negras para rematar la fiesta para esta recta final. Hay muchas, he leído muchas. No están todas las que hay. Tampoco todas las que he leído. Por el camino se han quedado, como siempre, varias que no merecen ser recomendadas. Pasen y lean.

Sin dejar rastro, Haylen Beck (Salamandra Black, traducción de Patricia Antón de Vez). Una mujer que decide huir de su marido, de sus sofisticados maltratos psicológicos, de la miseria en la que vive, y se lleva con ella a sus dos hijos (Sean y Louise, de once y seis años) en lo que parece, por poco tiempo, una road movie y que se transforma, con un ritmo perfecto, en una pesadilla. El planteamiento de las 100 primeras páginas es impecable: tenemos a las víctimas, los ogros, los brazos ejecutores y hasta un héroe misterioso. Lejos de conformarse con esto, Beck, pseudónimo del autor Stuart Neville, nos adentra en un mundo de gentuza de primer nivel, abusadores y corruptos. En la descripción del caso de maltrato, en el flash back que lo cuenta todo, sentí el vértigo que experimenté al leer la historia del hundimiento personal de la protagonista de Tras la caída de Lehane. El personaje de Danny Lee da al bando de los buenos el peso necesario y hay algunos secundarios memorables. Un thriller de primera en el que cada personaje tiene sus motivaciones. Piensen dos veces antes de juzgar.

El hombre que volvió a la ciudad, George Pelecanos (RBA, traducción de María Cristina Martín). Pelecanos vuelve a la novela después de una década en la televisión y el cine. Y es de agradecer. Un inicio que usa un personaje totalmente lateral para, y eso lo entendemos pronto, llegar al protagonista de una forma original deja muy claro que Pelecanos no ha perdido ninguna de sus habilidades. La historia clásica del hombre que quiere reformarse pero no se quita de encima la losa de su pasado criminal adquiere aquí grandes dimensiones. Es una delicia ver cómo abre el foco, al estilo Richard Price, cómo te lleva a través de Michael Hudson – joven criminal que busca la redención a través de los libros y el trabajo- por la sociedad estadounidense de hoy, qué bien imbricada está con todo esto una trama criminal que tiene a un abogado y un expolicía haciendo justicia al precio que sea como grandes coprotagonistas. Racismo, clasismo y la epidemia de las drogas en EE UU son los otros grandes temas que aparecen pero tratados con cuidado, sin discursos, apelando a un lector inteligente. Todos los personajes hacen cosas difíciles de justificar porque Pelecanos busca que el lector no esté tranquilo con lo que piensa de ellos. Sabes que todos van a perder, que el final va a dejarte mal cuerpo, que la vida no es justa. Pero eso, amigos, hay que saber contarlo y Pelecanos, bienvenido de vuelta maestro, lo clava.

Las dos caras de la verdad, Michael Connelly (ADN, traducción de Javier Guerrero). Es muy complicado, por no decir imposible, elegir una novela de la amplia producción del maestro Connelly como la mejor. Diremos entonces solo que esta vigésima entrega de la serie de Harry Bosch está al nivel de las mejores, que sorprende ver la forma en la que se encuentra nuestro querido policía a unas alturas a las que otros hace tiempo que han tirado la toalla o han entrado en la inanidad. Bosch envejece pero no aburre. Como si necesitara nuevos retos, Connelly pone a Bosch ante dos tramas que por sí solas valdrían a cualquiera menos ambicioso para una novela. Por un lado, revive el caso de Preston Borders, uno de los míticos de su carrera, que ahora se ha vuelto en su contra, porque el pasado siempre vuelve. Por otro, Bosch se ve metido en una trama terrible que va del menudeo de la droga a las grandes mafias que controlan las nuevas formas en las que se dan las viejas adicciones. Hay también apariciones estelares (Lucía Soto, Edgar) que harán las delicias de los fans de la serie. Sin embargo, si hay alguien que no ha leído ninguna y empieza por esta se va a sentir en casa, ante un policial de libro, ante una historia que mantiene a Connelly como nuestro Balzac.

Cuatro buenas novelas españolas

Belleza roja, Ana Portabales (Lumen). Leo esta obra de una autora que no conocía con el cansancio de un atracón de thrillers (no todos están aquí, no todos me han gustado ni de cerca y de ahí el hartazgo) y con la curiosidad de saber cómo había terminado en Lumen bajo la lupa de la editora María Fasce. Y me encuentro con un thriller muy sólido y ágil, que avanza guiado por la mano de una profesional curtida en los relatos breves y microrrelatos, que tiene un estilo directo y unos diálogos que suenan reales (ni son muy ingeniosos ni muy brillantes, porque la gente no suele serlo). La muerte de una joven de clase alta en su casa durante una fiesta deja solo a seis posibles culpables (¿les suena?) y sirve de excusa a la autora para desarrollar un procedimental impecable en el que nos va mostrando las carencias de un grupo de personajes bien trazados. Santi, el policía que investiga, es agresivo y tiene un punto desagradable, pero es un profesional. Su compañera Ana es una novata que sufre y lucha, un personaje bien explotado. Los sospechosos, incluidos los padres de la víctima, son los seis distintos tipos de pijos con buenas dosis de miseria moral y psicológica encima. La autora se resiste a dar saltos mortales y resuelve bien el que puede ser uno de los thrillers del verano.

Nueve recomendaciones de novela negra para la recta final de la Feria del Libro



La ceguera del cangrejo, Alexis Ravelo (Siruela). El autor vuelve a la novela negra pero se aleja de las historias de pequeños criminales fracasados con las que tan bien jugó en La estrategia del pequinés o Las flores no sangran para firmar una novela de investigación clásica y llena de virtudes. Un militar llega a Lanzarote para investigar la muerte de su novia, que andaba haciendo una tesis sobre César Manrique, el gran arquitecto de ese paraíso, el artista, el hombre que cambió la apariencia y la vida de la isla para siempre. Y también un luchador contra el turismo masivo y estúpido que se hizo muchos enemigos. A partir de aquí, una trama perfecta nos va mostrando la sociedad de la isla, las inquinas, los deseos de unos cuantos- no tan pocos- de que el legado de este hombre se diluya hasta la gran pregunta. ¿Fue solo un accidente o la muerte de esta mujer tuvo que ver con algo que descubrió sobre Manrique? Les dejo que lo averigüen.

La red púrpura, Carmen Mola (Alfaguara). Continuación esperada de La novia gitana, esta novela sigue con los mismos personajes y virtudes que hicieron un éxito de la primera. Seguimos sin saber quién es la/el/los que está/n detrás de esta serie pero está claro que saben de guion y que saben lo que se hacen. La inspectora Elena Blanco camina con paso firme por la cuesta abajo emocional a la que llegó, hace años, tras el secuestro de su hijo. Pero ahora esa destrucción interior se traslada al trabajo en uno de los aspectos mejor llevados de la novela. La trama, como en la anterior, roza lo inverosímil pero se desarrolla con solvencia y se adentra de manera terrorífica. Y está muy bien que en un thriller los expertos tipo CSI se llamen Mariajo y Cesca, la verdad. El mundo barriobajero está bien retratado y las relaciones entre los personajes de la unidad especial de la policía también. Me cuesta algo más pasar por algunas frases muy explícitas, redundantes e innecesarias.

No cerramos en agosto, Eduard Palomares. Hay en esta novela negra barcelonesa de nuevo cuño un clásico recorrido por los barrios de la ciudad, los de la clase alta y los demás, en busca del clásico desaparecido (en este caso desaparecida), con resonancias a Manuel Vázquez Montalbán, entre otros. Una primera novela que muestra a un autor muy cultivado en el género como lector y que parte de un punto original. En este caso no tenemos a Carvalho recorriendo las calles y los bares de Barcelona ni a Petra Delicado peleándose con medio mundo. No. En No cerramos en agosto se trata de Luis Viassolo, un pringadete de 25 años que siempre ha soñado con ser detective y que entra de becario en una agencia. Tiene mucho a favor esta historia que, como bien dicen desde la editorial, es novela negra “luminosa”: la investigación está bien llevada, el tono amable sienta bien y es muy hábil a la hora de recorrer el mundo de los detectives, y sus miserias, a través de la mirada desencantada de un joven precario. También hay una descripción de la Barcelona agobiada por los turistas y transformada por la gentrificación que toma más fuerza cuando se relaciona, de nuevo Montalbán, directamente con una trama que Palomares sabe rematar y que incluso nos regala una sonrisa en la escena final.

Un true crime y la miseria irlandesa

La poeta y el asesino, Simon Worral (Impedimenta, traducción de Beatriz Ansón). Ahora que el true crime está de moda nos llega este libro que ahonda en una de las historias más fascinantes de los últimos tiempos: Mark Hofmann, uno de los mejores si no el mejor falsificador literario del mundo, y su capacidad para engañar a expertos, forenses del FBI y miembros de la iglesia de los mormones (a la que casi destruye con sus falsificaciones). Cualquiera hace un libro con ese historión, dirá más de uno. Pues no lo sé, pero desde luego no un libro así. Contado desde la perspectiva del thriller en el que lo que el lector se pregunta siempre es cómo ha llegado el protagonista donde ha llegado, La poeta y el asesino es el fruto de años de trabajo e investigación tras los que, al estilo de David Grann, Worral plasma con gran estilo literario una historia fascinante.

Gene Kerrigan. Sí, amigos, así, en general, me atrevo a recomendarles cualquiera de las tres novelas que Sajalín ha publicado de este antiguo periodista metido a gran cronista de la Irlanda contemporánea a través de la ficción. El coro de medianoche, Delincuentes de medio pelo y Furia son tres ejemplos de novelas en las que la descripción de los bajos fondos, acompañada de una trama casi perfecta, ofrecen espectáculo y crítica a partes iguales. Delincuentes que aspiran a más, policías dispuestos a hacer trampa para atrapar a los malos, criminales de cuello blanco y algún personaje honrado forman la panoplia de gentes con la que Kerrigan puebla sus relatos criminales. En Furia, por ejemplo, hay una descripción de un atraco a un furgón que es una delicia. Hablaré más de estos libros, noir del bueno, que nos llegan gracias al empeño de una editorial pequeña pero acertada en sus apuestas. 



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

Las exportaciones latinoamericanas caen tras dos años de crecimiento ininterrumpido



Pintan bastos para el sector exportador latinoamericano. El repliegue del comercio mundial por el recrudecimiento de los impulsos proteccionistas y el abaratamiento de muchos productos básicos llevaron a las ventas exteriores de la región a caer, en el primer trimestre de 2019, por primera vez en más de dos años. El valor total de las exportaciones de los países de América Latina y el Caribe retrocedió un 1,6% anual en los tres primeros meses del ejercicio en curso, tras haber crecido un 8,9% en 2018 y un 12,3% en 2017, según los datos hechos públicos este martes por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Solo ocho países de la región –México, Ecuador, Costa Rica, República Dominicana, Haití, Jamaica, Barbados y Surinam registraron una evolución positiva entre enero y marzo.

En un escenario internacional turbulento, con crecientes riesgos al alza para el comercio y con la reciente escalada entre Estados Unidos y China copando los titulares de las principales cabeceras mundiales, la desaceleración de las exportaciones latinoamericanas comenzó en el tramo final de 2018. Pero en los primeros meses de este año, constata el BID, “el contexto se ha deteriorado y, como consecuencia, el enfriamiento de las exportaciones se ha agudizado en toda la región”. En este ámbito, la región discurre en paralelo al resto del mundo: el indicador de perspectivas del comercio global, que elabora la Organización Mundial del Comercio, está en mínimos de casi una década desde la Gran Recesión y el pronóstico para 2019, recuerdan los técnicos del organismo, “contempla un riesgo de empeoramiento considerable”.

El Caribe y, en menor medida, Mesoamérica capearon el mal momento del comercio internacional mejor que el resto de la región. En el primer caso, pese a la leve desaceleración anual de las exportaciones, el crecimiento de éstas siguió siendo de doble dígito (casi 11%) en el inicio de 2019, menos de un punto menos que en el conjunto del ejercicio anterior. En Mesoamérica la “fuerte desaceleración” del tramo inicial del año no propició, sin embargo, la entrada en números rojos: las ventas al exterior crecieron un 2,1%, un aumento inferior en más de siete puntos al registrado en el conjunto del año anterior, arrastradas por el menor empuje de las exportaciones mexicanas, que solo crecieron un 2,3% en el primer trimestre tras haber aumentado en algo más de un 10% en el conjunto del año anterior. De entre los grandes países latinoamericanos, sin embargo, México es el que mejor evolución presenta.

La caída en el precio de la soja, un golpe para América del Sur

La contracción se produce, sobre todo, por el mal desempeño de los países de América del Sur, donde tanto los volúmenes como los precios de algunos de los principales productos exportados -cobre, petróleo, café, azúcar y, sobre todo, soja- han entrado en negativo. Tras crecer más de un 8% en 2018, las ventas al exterior de la subregión cayeron 5,4% anual, sin que las ventas a Asia, impulsadas por la leguminosa, alcanzasen para compensar la contracción de mercados tradicionales: Europa y EE UU.

Brasil, golpeado por la crisis argentina

El mayor país de la región vivió, como el resto de Sudamérica, un mal primer tramo del año: vendió más a China (+12%), al resto de Asia (+16%) y hasta a EE UU (3,1%), pero en el balance general el gigante sintió el impacto de la caída de las ventas al resto de América del Sur (–28%) y, muy especialmente, a una Argentina en crisis (–47%), que ha frenado en seco la compra de vehículos manufacturados en el país vecino.

El precio de la soja ha caído casi un 13%, un duro golpe para exportadores tradicionales como Argentina y Paraguay y, en menor medida, Brasil. A su abaratamiento se suma el ruido comercial de las disputas entre Pekín y Washington: el primero es el principal demandante y el segundo el primer oferente regional. La región esperaba que China redireccionase sus ventas hacia el sur, en detrimento de EE UU. Algo de eso sucedió, porque “tanto en el promedio de 2018 como en el primer trimestre de 2019, los envíos desde Latinoamérica a China crecieron a un mayor ritmo que las importaciones totales”, subraya el BID.

Un mal dato, aunque lejos del declive de 2015

Ningún país sudamericano tiene motivos de celebración: solo Ecuador (+1,2%) se salva. Las exportaciones de Colombia cayeron un 1,1%; las de Argentina, un 2,3%; las de Chile, un 5,1% y las de un Brasil, 4,1%. Si no se toma en cuenta a Venezuela (-26%, por el derrumbe de su plataforma petrolera) el récord negativo lo tiene Paraguay, con una caída de las ventas al exterior de 10,3%. En todos los casos, nuevamente con la ya habitual excepción venezolana, los países sudamericanos habían cerrado 2018 en positivo (+11%).

El caso argentino es paradigmático: aumentó un 2% el volumen de sus exportaciones, sobre todo agroindustriales, pero no pudo compensar el 4% de caída de los precios de sus productos. China se convirtió en un cliente de peso, con una subida de casi el 13% en sus compras con respecto al año pasado. La contracción del resto de sus mercados resto de Sudamérica, Europa y EE UU terminó, sin embargo, por anular ese alza.

Pese a todo, el panorama para las exportaciones de América Latina y el Caribe dista de ser tan negativo como en 2015 y, en menor medida, en 2014 y 2016, cuando se registraron importantes retrocesos en valor que en 2015 alcanzaron el doble dígito. La región, por ahora, no está en esa tesitura. Pero el dato dado a conocer este martes la primera caída en 27 meses es un toque de atención sobre lo que está por venir si las tensiones comerciales globales no se disipan pronto y la economía continúa desacelerándose.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El Consejo Escolar desbloquea un millón de becas tras su protesta por el ‘modelo Wert’



El Consejo Escolar del Estado ha aprobado este martes su dictamen al decreto de becas del Gobierno para el curso 2019-20, tras haberlo bloqueado la semana pasada por considerar que es una “continuación” de las políticas aprobadas en 2013 por el antiguo ministro de Educación (PP), José Ignacio Wert. En el texto aprobado, el máximo órgano consultivo del Gobierno en materia educativa pide que las cuantías de las ayudas vuelvan a los márgenes del real decreto de 2007, aprobado por el PSOE antes de la reforma de Wert. Proponen que gran parte de las mejoras vayan orientadas a ayudar a los alumnos en situación de mayor vulnerabilidad (los del llamado umbral uno), y que la cuantía fija que reciben pase de los actuales 1.600 euros anuales a 3.500. En total, el año pasado cerca de un millón de estudiantes recibieron beca del Ministerio de Educación, que admite que necesitará dos años para revertir el modelo Wert.

El informe aprobado por el Consejo (con 13 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones), que recoge enmiendas de la confederación de estudiantes (Canae) y del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), considera “necesaria una profunda modificación” del sistema de becas, que después de la reforma de Wert en 2012, “tiene efectos negativos sobre la equidad”, especialmente sobre los alumnos con menos recursos económicos. “Aún entendiendo la situación de prórroga presupuestaria y de Gobierno en funciones, es necesario realizar cambios profundos”, señala el documento. El modelo impuesto por el PP en 2013, tiene una parte fija y otra variable —ligada a los resultados académicos de los estudiantes— que se ingresan “demasiado tarde”, denuncia el Consejo.

Para paliar esas desigualdades, proponen recuperar el complemento de desplazamiento (en función de la distancia entre el domicilio y el centro de estudios) que Wert eliminó en 2013: 192 euros para distancias de entre 5 y 10 kilómetros, 386 euros entre 10 y 30 kilómetros, 763 entre 30 y 50 kilómetros, y 937 para los estudiantes que tienen que recorrer más de 50 kilómetros. Todo ello para “garantizar la igualdad de oportunidades”.

Igualmente, piden una modificación de las cuantías ligadas a los resultados académicos, de forma de que las cantidades varíen en función del umbral de renta. Para el umbral uno solicitan entre 125 y 150 euros (si el alumno obtiene entre un 8 y un 10); para el umbral dos entre 75 y 100 euros; y para el umbral tres entre 50 y 75 euros. “El decreto que quiere aprobar el Gobierno no resuelve los principales problemas del sistema de becas, pero si incorporan estos cambios supondrá un pequeño paso para que todos los estudiantes tengan más facilidades”, expone Carles López, presidente de Canae. “Buscamos una distribución del dinero más equitativa”, añade.

Incrementar cuantías para alumnos con discapacidad

En cuanto a las enmiendas planteadas por parte del CERMI, destaca la de incrementar en un 50% las cuantías de los alumnos con una discapacidad de entre el 33% y el 65%, y en un 100% en caso de que sea superior al 65%. También, actualizar con el IPC de 2018 (una subida de un 1,2%) todas las cuantías de becas para discapacitados, congeladas desde el curso 2011-2012.

Otra de las peticiones del Consejo es que se mejore la difusión de la convocatoria de estas ayudas para que lleguen a las capas sociales con más dificultad para conocerlas. “Los datos de investigaciones como la de Save the Children nos dicen que muchos estudiantes que cumplen los requisitos ni la presentan por desconocimiento”, ha señalado Carles López. Este es el único punto que el Gobierno ha manifestado su intención de incluir en el nuevo decreto.

Los sindicatos de docentes CC OO, STES, UGT y los padres de la Ceapa son los más críticos al decreto de becas. Por ello, los cuatro han presentado voto particular en contra del dictamen, que es preceptivo pero no vinculante para el Gobierno.

El pasado martes, en una reunión del Observatorio de Becas, el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, señaló: “Es voluntad del Gobierno avanzar en una política de igualdad de oportunidades y de equidad”.

“La actual situación política, con los presupuestos prorrogados de 2018 y con el Gobierno en funciones”, ha impedido que los ministerios de Educación y de Ciencia, Innovación y Universidades hayan emprendido “la amplia e importante reforma que el actual sistema de becas y ayudas al estudio necesita”, destacó por su lado la secretaria de Estado de Universidades, Angeles Heras.

Los tres umbrales de renta

El borrador del decreto de becas contempla tres categorías en función de la renta familiar: el umbral uno (para familias con ingresos desde 3.771 euros hasta 28.009, este último caso siempre y cuando haya ocho miembros en la unidad familiar), el umbral dos (desde 13.236 hasta 50.333, con ocho miembros) y el umbral tres (desde 14.112 euros a 56.380, con ocho miembros).

Con el aumento de 40 millones de euros forzado por la modificación en el IRPF de Hacienda, 16.500 alumnos pasarán del umbral tres al dos y del dos al uno, y 500 entrarán por primera vez en el umbral tres, según los cálculos del Gobierno.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Platini, detenido en Francia por corrupción en la elección del Mundial de Qatar 2022



El expresidente de la UEFA, Michel Platini, en una imagen tomada el pasado mayo. En vídeo, Platini se despide como presidente de la UEFA en el Congreso de 2016, meses después de haber sido suspendido por la FIFA.



El expresidente de la UEFA Michel Platini, de 63 años, ha sido detenido esta mañana en Nanterre, municipio cercano a París, por supuesta corrupción en la elección del Mundial de Qatar 2022. El arresto se ha producido en el marco de una investigación ordenada por la oficina del Fiscal Nacional de Finanzas (PNF) “por actos de soborno activo y pasivo”, según informan medios franceses como MediapartLe Monde. Platini se encuentra bajo custodia policial en la Oficina Anticorrupción de la Policía Judicial en Nanterre.

Esta no es la primera vez que Platini, uno de los jugadores más importantes de la historia del fútbol francés y europeo, fue investigado por el supuesto amaño de la elección de Qatar. En 2016 la PNF abrió una investigación preliminar por “corrupción privada, conspiración criminal y tráfico de influencias”, según informa el medio francés. Entonces, Platini fue sancionado con cuatro años de suspensión por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, en sus siglas convencionales) máxima instancia de la justicia deportiva, por el cobro ilegal de un pago de 1,8 millones de euros firmado por otro caído mandatario del fútbol mundial, Joseph Blatter, el expresidente de la FIFA. 

Sophie Dion, una antigua consejera del ex presidente francés Nicolas Sarkozy, también ha sido detenida hoy en el marco de la misma investigación, según Le Monde. Además, durante el operativo también ha sido interrogado Claude Gueant, secretario general del Eliseo durante el mandato presidencial de Sarkozy que, por el contrario, no ha sido detenido.

En 2013, la revista France Football denunció la compra del Mundial de Qatar 2022. Platini, Sarkozy y el primer ministro catarí, el príncipe Tamin Hamad Al Thani, amañaron en el palacio del Elíseo la votación. Entonces, Platini reconoció haber estado presente en “una reunión secreta”, celebrada en la residencia oficial del presidente de Francia el 23 de noviembre de 2010, diez días antes del voto final de la FIFA, en la que participaron Sarkozy, Al Thani, y Sébastien Bazin, representante del fondo Colony Capital, entonces propietario del PSG.

Platini nació el 21 de junio de 1955 en Joeuf (Francia), cerca de Marsella, hijo de una pareja de restauradores de origen italiano y apasionados del deporte. Platini empezó su carrera con 11 años en el A.S. Joeuf, club de Tercera división que dirigía su padre. A nivel profesional debutó en el Nancy en 1973, equipo con el que disputó seis temporadas. Traspasado al Saint Étienne, allí ganó la Liga en 1981, y un año más tarde fichó por la Juventus, con la que conquistó Liga, Copa de Italia, Copa de Europa, Recopa y Supercopa de Europa además de la Intercontinental. Con su selección, Platini disputó los Mundiales de 1978, 1982 y 1986. Su mayor triunfo llegó con la victoria en la Eurocopa de 1984. Platini obtuvo el Balón de Oro en 1983, 1984 y 1985. Finalmente, en 1987, con 32 años se retiró.

Apenas un año después de retirarse, Platini se convirtió en seleccionador de Francia, y en 1989 fue nombrado directivo de la Federación Francesa de Fútbol. En 1998, fue nombrado copresidente del Comité Organizador del Mundial de Francia, tras el cual fue elegido vicepresidente de la federación gala. Desde 2007, Platini fue presidente de la UEFA hasta 2016. Entonces fue inhabilitado durante ocho años para cualquier actividad relacionada con el fútbol, una sanción que el Tribunal de Arbitraje Deportivo redujo a cuatro años y que concluye el próximo octubre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.



Source link

Continue Reading

Trending