Connect with us

CNN en Espanol

Pacientes con coronavirus comienzan a desbordar los hospitales de EE.UU.


(CNN) — “Terminamos teniendo nuestros primeros pacientes positivos, y fue entonces cuando se desató el infierno”, dijo un médico de la ciudad de Nueva York.

El médico, que habló con CNN bajo condición de anonimato preocupado por su empleo, describió un hospital que lamentablemente no estaba preparado para una afluencia de pacientes con covid-19 que comenzó hace aproximadamente dos semanas, lo que ya ha agotado los recursos del hospital y condujo a que el número de pacientes gravemente enfermos superaran la de ventiladores disponibles.

“No tenemos las máquinas, no tenemos las camas”, dijo el médico.

Filas afuera de un hospital en la ciudad de Nueva York para realizarse la prueba del coronavirus. (Photo by Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images)

“Pensar que estamos en la ciudad de Nueva York y que esto está sucediendo”, agregó. “Es como el escenario de un país del tercer mundo. Es alucinante”.

Al principio, los pacientes eran del grupo de más de 70 años, pero en la última semana más o menos ha habido un número de pacientes menores de 50 años.

“No creo que entiendan la gravedad de esta enfermedad”, dijo el médicoº de los pacientes más jóvenes.

“Hace dos semanas, la vida era completamente diferente”.

Aumento de la capacidad

Expertos en salud pública, incluido el cirujano general de EE. UU. Dr. Jerome Adams, advirtieron que el país podría “convertirse en Italia”, donde los médicos en hospitales llenos de pacientes con covid-19 se vieron obligados a racionar la atención y elegir quién recibe un respirador.

Pero Estados Unidos ya puede estar viendo el comienzo de esto en algunas áreas, marcando una nueva etapa del brote en la nación.

“La realidad es que lo que estamos viendo en este momento en nuestras salas de emergencias es grave”, dijo el Dr. Craig Spencer, director de salud global en medicina de emergencia en el Centro Médico de la Universidad de Nueva York-Presbyterian / Columbia en la ciudad de Nueva York.

“La semana pasada, cuando fui a trabajar, hablábamos sobre uno o dos pacientes entre las docenas de otros que podrían haber sido pacientes de covid o de coronavirus“, dijo Spencer el martes a Anderson Cooper de CNN. “En mi turno de ayer, casi todos los pacientes que atendí eran de coronavirus, y muchos de ellos extremadamente severos. Muchos fueron puestos en tubos de respiración. Muchos se descompensaron con bastante rapidez.

“Hay un clima muy diferente esta semana de lo que era la semana pasada”.

Funcionarios en el estado de Nueva York están presionando a los hospitales de todo el estado para que aumenten su capacidad. El estado alberga más del 6% de los casos confirmados del mundo hasta ahora, y aproximadamente la mitad de todos los casos en Estados Unidos.

En la ciudad de Nueva York también hay en marcha planes para construir hospitales de emergencia y respaldar a otros hospitales con 1.000 camas instaladas en el Centro Javits, un sitio de convenciones, según el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Además, miles de médicos y enfermeras que están jubilados o ya no atienden pacientes se inscribieron como una “fuerza de atención médica de emergencia”, dijo Cuomo el miércoles.

Hay esfuerzos simultáneos para adquirir ventiladores para los pacientes más severos. Según Cuomo, Nueva York ha adquirido 7.000 ventiladores además de 4.000 que ya están en funcionamiento, y la Casa Blanca dijo el martes que el estado recibiría dos envíos de 2.000 máquinas esta semana de la reserva nacional. Pero el estado necesita 30.000, dijo Cuomo.

La Reserva Nacional Estratégica dijo el miércoles que tenía aproximadamente 16.660 ventiladores antes de la respuesta del coronavirus, y se han desplegado ventiladores en los últimos días.

“Un brote, una pandemia como esta podría abrumar a cualquier sistema del mundo”, advirtió el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos. Sin suficientes ventiladores, “es cuando se tendrán que tomar decisiones muy difíciles”.

Cuomo también describió las medidas extremas que los hospitales planean tomar para aumentar su capacidad para los pacientes que necesitan cuidados intensivos.

“Estamos yendo tan lejos como para intentar un procedimiento experimental en el que dividimos el ventilador”, dijo Cuomo el martes. “Utilizamos un ventilador para dos pacientes. Es difícil de realizar, es experimental, pero en este momento no tenemos alternativa”.

‘Excepcionalmente caótico’

No solo Nueva York está sintiendo la presión. Los hospitales de todo el país están viendo una oleada de pacientes, una escasez de equipos de protección personal, como máscaras y batas, y trabajadores de la salud que sienten que ellos, sus familias y sus pacientes están en riesgo.

Varias enfermeras de todo el país también hablaron con CNN bajo condición de anonimato, también temiendo que pudieran perder sus empleos.

Una enfermera de emergencias en Virginia describió su hospital como “excepcionalmente caótico”, con un departamento de emergencias donde los pacientes potenciales de Covid-19 estaban sentados junto a pacientes con otras condiciones de salud.

“Tienes una pareja de ancianos que tiene dolor en el pecho al lado de alguien que tiene tos y gripe”, dijo. “Creo que es extremadamente imprudente”.

Ella dijo que no había abrazado a su hija desde que comenzó el brote, por temor a que pueda pasarle algo.

Otra enfermera en Georgia dijo que le negaron repetidamente las pruebas, incluso cuando sus propios síntomas empeoraron en el transcurso de una semana. La enfermera, que había atendido a varios pacientes que murieron de neumonía pero nunca se sometieron a la prueba de covid-19, finalmente se hizo la prueba el martes, el mismo día que fue ingresada en el hospital y aislada.

“No fue hasta esta mañana que finalmente pude hacerme la prueba”, dijo mientras jadeaba para respirar con una tos pesada. “Es una locura. Y es irritante. Sientes que tienes que gritar para que te escuchen”.

Judy Sheridan-Gonzalez, una enfermera de emergencias en el Centro Médico Montefiore y presidenta de la Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York, dijo que “todo el mundo está aterrorizado” ante la idea de un posible contagio porque a muchos les falta el equipo de protección adecuado y a muchos se les dice que reutilicen la mismo máscara entre múltiples pacientes.

Sheridan-González dijo que teme no tener suficientes ventiladores o personal para atender a todos, pero que aún no ha “alcanzado ese nivel” en su hospital.

De manera similar, un ejecutivo de un hospital privado de la ciudad de Nueva York, que solicitó el anonimato, dijo a CNN que “muchos hospitales creen que están cubiertos con ventiladores. Eso no significa que algunos no lo estén”.

Aún así, la escasez de equipo de protección personal continúa afectando al suyo y a otros hospitales.

Para Sheridan-Gonzalez, el riesgo de contagiarse en medio de una escasez de máscaras y batas es demasiado real.

“Sentimos la obligación de cuidar a nuestros pacientes. Todos lo hacen. Pero no queremos enfermarnos y tampoco queremos convertirnos en portadores”, dijo. “En mi propio hospital, y no creo que sea algo único, tenemos una enfermera que está en un respirador en este momento tras contraer el virus”.

Si el virus elimina a los trabajadores de la salud, “se acabó el juego. Se apaga la luz”, dijo previamente a CNN el Dr. Peter Hotez, profesor y decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine.

“Si hay múltiples trabajadores de atención médica de primera línea, médicos de urgencias y enfermeras que caen en esta epidemia, una situación en la que hay colegas que se ocupan de los colegas de la unidad de cuidados intensivos, no habrá nada más desestabilizador para Estados Unidos”.

Aplanar la curva

La capacidad de los sistemas de salud de EE. UU. está en el centro del esfuerzo para “aplanar la curva”, para extender el número de infecciones a lo largo del tiempo a través de medidas como el distanciamiento social.

El objetivo: evitar que los hospitales vean un aumento masivo de pacientes llegando al mismo tiempo.

El martes, el presidente Donald Trump dijo que quería que la nación “se abriera para la Pascua”, que es el 12 de abril, una fecha que pocos expertos en salud creen que será suficiente para contener la propagación del coronavirus.

A principios de este mes, Fauci dijo que “probablemente pasarían varias semanas o tal vez más antes de que sepamos si tuvimos un efecto” en el aplanamiento de la curva, y el martes enfatizó la necesidad de ser “flexible” en la línea de tiempo establecida por Trump.

“Obviamente, nadie querrá atenuar las cosas cuando ves situaciones como en la ciudad de Nueva York”, dijo Fauci el martes.

Algunos en Nueva York no prevén que el brote disminuya pronto.

El miércoles, Cuomo dijo que espera ver un número máximo de pacientes en aproximadamente 21 días, según las proyecciones actuales.

“Estamos realmente al comienzo de este brote”, dijo Spencer de NewYork-Presbyterian. “Y puedes sentir eso. Puedes sentirlo. Es palpable en las líneas del frente en el departamento de emergencias”.

En una serie de tuits el martes temprano, Spencer instó a las personas a practicar el distanciamiento social para salvar vidas: “Llegamos demasiado tarde para detener este virus. Detenerlo por completo. Pero podemos retrasar su propagación.

“Los hospitales están llegando a su capacidad máxima. Nos estamos quedando sin ventiladores”, dijo. “Las sirenas de ambulancia no se detienen”.

Scott Bronstein, Nelli Black, Ellie Kaufman, Kevin Liptak, Maegan Vázquez, Nick Valencia, Jim Acosta, Arman Azad, Kristen Holmes y Ben Tinker contribuyeron a este informe.



Source link

CNN en Espanol

Algunos estadounidenses podrían esperar hasta 20 semanas para recibir cheques de alivio, según el IRS


(CNN) — Los estadounidenses probablemente no comenzarán a ver pagos directos del proyecto de ley de estímulo financiero por el coronavirus hasta, al menos, el 13 de abril y podrían pasar 20 semanas para que se envíen todos los cheques, dijeron funcionarios de la administración Trump a los legisladores, según un memorando demócrata de la Cámara de Representantes, obtenido por CNN.

La línea de tiempo significa que decenas de millones de estadounidenses tendrán que esperar para recibir la asistencia que tanto necesitan, a pesar de las reiteradas sugerencias anteriores del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, de que el dinero saldrá tan pronto como el 6 de abril.

Mnuchin dijo el jueves, en la sesión informativa de la Casa Blanca sobre el coronavirus, que los pagos se enviarían dentro de dos semanas a las personas cuyos detalles de depósito directo están archivados en el Gobierno, haciendo eco de las mismas declaraciones que hizo el domingo pasado, después de la aprobación del proyecto de ley de estímulo de US$ 2,2 billones. En aquel momento, dijo que los pagos no saldrían sino hasta mediados de abril.

Senado de EE.UU. aprueba plan de estímulo por coronavirus 3:11

El secretario del Tesoro agregó que se establecería un portal web para que las personas proporcionaran sus detalles y que los cheques se enviarían a cualquier otra persona, pero no especificó un límite de tiempo.

“Estoy asegurando a los estadounidense que necesitan el dinero ahora”, dijo.

CNN informó en marzo que exfuncionarios del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) dijeron que la espera probablemente sería de semanas o meses para recibir los pagos.

Inicialmente, el IRS hará unos pagos por cerca de 60 millones de dólares, probablemente en la semana del 13 de abril, para los contribuyentes que proporcionaron su información de depósito directo a través de sus declaraciones de impuestos de 2018 o 2019, dice el memorando de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes.

Tres semanas después, en la semana del 4 de mayo, el IRS espera comenzar a emitir cheques a las personas cuya información bancaria aún no está archivada, un proceso que tomará mucho más tiempo.

Según la Comisión, los cheques se emitirán a una tasa de aproximadamente 5 millones por semana, y que podría tomar hasta 20 semanas emitir todos los cheques. Las personas con el ingreso más bajo, según el ingreso bruto ajustado, recibirán primero sus cheques.

El memorando de la Comisión de Medios y Arbitrios detalla su comprensión del tiempo basada en conversaciones “extensas” con funcionarios del Tesoro y del IRS. El documento dice que los plazos están sujetos a cambios.

¿Son suficientes los billones que vienen de Washington? 9:16

La ley estipula que las personas que ganen US$ 75.000 o menos recibirán US$ 1.200, y las parejas que ganen US$ 150.000 o menos recibirán el doble de esa cantidad, con un adicional de US$ 500 por niño. Los pagos disminuyen para las personas y parejas que ganan más dinero, y las personas que ganan más de US$ 99.000 no reciben nada.

A los asesores del Congreso se les avisó la semana pasada, cuando el IRS les informó que aproximadamente 150 millones de contribuyentes serán elegibles para los pagos, pero de los cuales el IRS estimó que solo tenía información de depósito directo de aproximadamente 70 millones de personas en el archivo. Eso significa que para aproximadamente 80 millones de estadounidenses, el IRS tendrá que recurrir a los cheques por correo.

“La Oficina del Servicio Fiscal estima que pueden reducir 20 millones de cheques al mes”, dijo una fuente familiarizada con el caso a CNN.

Los cheques podrían tardar más tiempo en llegar para las personas de quienes el IRS no tiene información fiscal.

El IRS prevé tener un sistema en línea, a fines de abril o principios de mayo, para permitir a los contribuyentes actualizar su información de depósito directo y rastrear el estado de sus pagos, de acuerdo con la nota.

— Vivian Salama de CNN contribuyó a este informe.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

La cuarta temporada de “La Casa de Papel” está aquí


(CNN) – “La Casa de Papel” ha vuelto para robar tu atención.

La temporada 4 se estrenó este viernes en Netflix, justo a tiempo para aquellos que buscan algo nuevo para vivir.

La popular serie española, que presenta a un grupo de ladrones liderados por “El Profesor” que tienen un ambicioso plan para adquirir miles de millones de euros, se ha convertido en uno de los programas más adictivos de los gigantes del streaming.

Los fans de la serie están entusiasmados con la nueva temporada desde que el tráiler oficial se lanzó el mes pasado.

Un vistazo rápido de la acción y la intriga de la Temporada 4 parece incluir al Profesor perdiendo el rumbo, mientras que a Raquel se le ofrece la oportunidad de recuperar su antigua vida.

El creador de “La Casa de Papel”, Alex Pina, firmó un nuevo acuerdo de producción con Netflix en 2018.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

La pandemia de coronavirus está haciendo que la Tierra se mueva menos


(CNN) — Las calles de las ciudades, alguna vez abarrotadas, ahora están vacías. El tráfico en las carreteras se ha reducido al mínimo. Y cada vez se pueden encontrar menos personas paseando fuera de sus casas.

Las medidas de contención global para combatir la propagación del coronavirus aparentemente han hecho que el mundo esté mucho más tranquilo. Los científicos también lo están notando.

En todo el mundo, los sismólogos están observando mucho menos ruido sísmico ambiental, es decir, las vibraciones generadas por automóviles, trenes, autobuses y personas que realizan sus vidas cotidianas. Y con la ausencia de ese ruido, la corteza superior de la Tierra se mueve un poco menos.

Thomas Lecocq, geólogo y sismólogo del Observatorio Real de Bélgica, señaló por primera vez este fenómeno en Bruselas.

Bruselas está viendo una reducción del 30% al 50% en el ruido sísmico ambiental desde mediados de marzo, cuando el país comenzó a implementar el cierre de escuelas y negocios y otras medidas de distanciamiento social, según Lecocq. Ese nivel de ruido está a la par de lo que los sismólogos verían en Navidad, dijo.

Menos ruido significa que los sismólogos pueden detectar eventos más pequeños

La reducción en el ruido ha tenido un efecto particularmente interesante en Bruselas: Lecocq y otros sismólogos pueden detectar movimientos telúricos más pequeños y otros eventos sísmicos que ciertas estaciones sísmicas no habrían registrado.

Miremos, por ejemplo, la estación sísmica en Bruselas. En tiempos normales, según Lecocq, es “básicamente inútil”.

Las estaciones sísmicas generalmente se instalan fuera de las áreas urbanas, porque el ruido humano reducido hace que sea más fácil detectar vibraciones sutiles en el suelo. La de Bruselas, sin embargo, fue construida hace más de un siglo y desde entonces la ciudad se ha expandido a su alrededor.

El zumbido diario de la vida en la ciudad significa que la estación en Bruselas no suele detectar eventos sísmicos más pequeños. Los sismólogos en su lugar confiarían en una estación de perforación separada, que utiliza una tubería en el suelo para monitorear la actividad sísmica.

“Pero por el momento, debido a la tranquilidad de la ciudad, es casi tan buena como la profunda”, dijo Lecocq.

Los sismólogos en otras ciudades están viendo efectos similares en sus propias ciudades.

Paula Koelemeijer publicó un gráfico en Twitter que muestra cómo se ha visto afectado el ruido en el oeste de Londres, con caídas en el período posterior al cierre de las escuelas y lugares de reunión social en Reino Unido y nuevamente después de que se anunciara un cierre del gobierno.

Celeste Labedz, estudiante de doctorado en el Instituto de Tecnología de California, publicó un gráfico que muestra una caída especialmente marcada en Los Ángeles.

Aún así, los sismólogos dicen que la reducción en el ruido es un recordatorio aleccionador de un virus que ha enfermado a más de un millón de personas, mató a decenas de miles y detuvo los ritmos normales de la vida.

Las personas están prestando atención a las reglas de confinamiento

Lecocq dijo que las gráficas que muestran el ruido humano son evidencia de que las personas están escuchando las órdenes de confinamiento de las autoridades y de minimizar la actividad externa tanto como sea posible.

“Desde el punto de vista sismológico, podemos motivar a las personas para que digan: ‘Miren. Sienten que están solo en casa, pero podemos decirles que todos están en casa. Todos están haciendo lo mismo. Todos están respetando las reglas’”, dijo.

Los datos también pueden usarse para identificar dónde las medidas de contención podrían no ser tan efectivas, dijo Raphael De Plaen, investigador postdoctoral en la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Eso podría ser utilizado en el futuro por los tomadores de decisiones para que digan: ‘OK, no estamos haciendo las cosas bien. Necesitamos trabajar en eso y asegurarnos de que las personas lo respeten porque esto nos interesa a todos’”.



Source link

Continue Reading

Trending