Connect with us

BBC Mundo

Por qué Gandhi estaba en contra del sexo por placer


Mahatma Gandhi ríe con sus nietas Manu (izq.) y Abha (der.) en Nueva Delhi

Derechos de autor de la imagen
Bettmann/Getty Images

Image caption

Gandhi con sus nietas Manu (izq.) y Abha (der.)

En diciembre de 1935, una destacada activista por el control de la natalidad y educadora sexual de Estados Unidos visitó a líder independentista de la India, Mahatma Gandhi, con quien sostuvo una cautivante conversación.

Se trataba de Margaret Sanger, quien realizaba una gira por 18 ciudades de India, para hablar con médicos y activistas sobre el control de la natalidad y la liberación femenina.

Su fascinante intercambio con Gandhi, en su ashram en el estado occidental de Maharashtra, forma parte de una nueva biografía sobre “el padre de la nación india” del historiador Ramachandra Guha.

Basado en fuentes de todo el mundo nunca antes vistas, el voluminoso libro cuenta la dramática historia de la vida del más famoso pacifista desde su salida de Sudáfrica para regresar a India, en 1915, hasta su asesinato en 1948.

La biografía también ofrece un vistazo a las opiniones de Gandhi sobre los derechos de la mujer, sexualidad y celibato.

En ese lugar de recogimiento, el eficiente secretario de Gandhi, Mahadev Desai, tomó copiosas notas de la reunión entre el líder nacionalista y la activista estadounidense.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Margaret Sanger fue una activista estadounidense por el control de la natalidad.

“Ambos parecieron estar de acuerdo sobre la emancipación de las mujeres, que ellas deberían ser árbitros de sus propios destinos”, escribió el secretario.

Pero pronto surgieron diferencias entre los dos.

Sanger, que había fundado el primer centro de planeación familiar en Nueva York en 1916, sostenía que los anticonceptivos eran la ruta más segura hacia la emancipación.

Gandhi objetó diciendo que las mujeres deberían resistirse a sus maridos, al tiempo que los hombres deberían controlar la “pasión animal”. Ledijo a su visitante que el sexo solo debería ser para la procreación.

Pero la señora Sanger no cedió en sus argumentos.

Le contestó a Gandhi que “las mujeres tienen sentimientos tan profundos y son tan amorosas como los hombres. Hay veces que las esposas desean el contacto físico tan fuertemente como sus esposos”.

“¿Cree que es posible que dos personas que se aman, que están felices el uno con el otro, regulen su actividad sexual a solo una vez cada dos años y que su relación solo ocurra cuando quieran tener un hijo?, preguntó.

Aquí es cuando la anticoncepción vendría a la mano, insistió, y ayudaría a las mujeres evitar embarazos indeseados y recuperar el control sobre sus cuerpos.

Gandhi mantuvo su terca oposición.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Muchas mujeres participaron en el movimiento de resistencia no violenta de Gandhi.

“Lujuria”

Le explicó a Sanger que él consideraba toda forma de sexo como “lujuria”. Le habló sobre su propio matrimonio, señalando que la relación con su esposa, Kasturba, se había tornado “espiritual” después de que se “despidió de una vida de placeres carnales”.

Gandhi se había casado a los 13 años y hecho un voto de celibato a los 38, cuando ya había tenido cuatro hijos. Tomo la decisión inspirado en un vidente jainista conocido como Raychandbhai y el autor ruso León Tolstoy, quienes se volvieron célibes en años avanzados. (El jainismo es una antigua religión india de paz y renuncia).

En su autobiografía, Gandhi escribió sobre su cargo de conciencia al pensar que había tenido sexo con su esposa cuando su padre murió.

No obstante, al final de la conversación con Sanger, Gandhi cedió un poco.

Dijo que no le molestaba la “esterilización voluntaria en el caso de un hombre, pues él es el agresor”, y que en lugar de usar anticonceptivos, las parejas podrían tener sexo durante el “período seguro” del ciclo menstrual.

Sanger abandonó el ashram poco convencida. Posteriormente escribiría del “horrible miedo al libertinaje y a la autocomplacencia” de Gandhi. Estaba muy desilusionada por que no hubiese respaldado su campaña.

No era la primera vez que Gandhi se había pronunciado abiertamente contra el control artificial de la natalidad.

En 1934, una activista india de los derechos de la mujer le preguntó si los anticonceptivos eran una segunda óptima opción al “autocontrol”.

“¿Crees que la libertad del cuerpo se obtiene a través de los anticonceptivos? Las mujeres deberían aprender a resistirse a sus maridos. Si se recurriera a los anticonceptivos como lo hacen en Occidente, habría terribles resultados. Los hombres y las mujeres vivirían únicamente por el sexo. Se volverían sentimentales, desquiciados, desastres mentales y morales, de hecho”, le respondió Gandhi.

“Para Gandhi, toda forma de sexo era lujuria; el sexo era necesario para la procreación. Los métodos modernos de anticoncepción legitimaban la lujuria. Mucho mejor que las mujeres resistan a los hombres y que los hombres controlen y dominen sus pasiones animales”, escribe Guha, su más reciente biógrafo, en su libro “Gandhi: Los años que cambiaron el mundo, 1914-1948”.

Experimento polémico

Muchos años después, en medio de las revueltas entre hindúes y musulmanes que sacudieron el distrito de Noakhali, en el estado de Bengala, la víspera de la independencia de India, Gandhi efectuó un polémico experimento.

Le pidió a su sobrina nieta y ardiente devota, Manu Gandhi, que compartiera el lecho en el que él dormía.

“Buscaba poner a prueba, o llevar al extremo de la prueba, su conquista del deseo sexual”, escribe Guha.

Derechos de autor de la imagen
Fox Photos/Getty Images

Image caption

Las mujeres eran unas de las colaboradoras más cercanas a Gandhi, como su asociada Sushila Ben (izq.) y su doctora, Sheila Nayar (der.)

De alguna manera, según el biógrafo, Gandhi sintió que que el “incremento de la violencia religiosa estaba conectado a su propio fracaso de no haber alcanzado la perfección brahmachari (celibato)”.

A Gandhi, que toda su vida abogó por la armonía entre las fes, le horrorizó la violencia entre hindúes y musulmanes como antesala de la independencia de India.

“La conexión era un acto de fe ciega, una abdicación de la razón y tal vez una expresión de egoísmo. Se había hecho a la idea de que la violencia que lo rodeaba era en parte el producto o consecuencia de sus imperfecciones internas”, dice el biógrafo.

Gandhi enfrentó mucha oposición cuando le dijo a sus colaboradores sobre su “experimento”. Le advirtieron que empañaría su reputación y que no le debería hacer. Uno de ellos dijo que era tanto “desconcertante como indefensible”. Otro renunció en protesta.

Guha escribe que uno debe mirar más allá de “las explicaciones racionales o instrumentales de por qué los hombres se comportan como lo hacen” para entender este extraño experimento.

Para ese entonces,Gandhi llevaba años obsesionado con el celibato. “Ahora, al final de su vida, con el sueño de una India unida en ruina, Gandhi atribuía las imperfecciones de la sociedad a las imperfecciones del más influyente líder de esa sociedad, en otras palabras él mismo”.

Un cercano colaborador y admirador de Gandhi escribió después a un amigo, tras estudiar los escritos del líder indio, que había encontrado que “representaba una forma rígida, puritana de de autodisciplina, algo que comúnmente asociamos con los acéticos medievales cristianos o reclusos del jainismo”.

Image caption

Gandhi tenía 13 años cuando se casó con Kasturba (izq.) y 38 años cuando hizo votos de celibato.

A favor de la igualdad

El historiador Patrick French ha escrito que, aunque algunas de las poco convencionales ideas de Gandhi estaban arraigadas en antigua filosofía hindú, “él era más significativamente una figura de finales de la época victoriana, tanto en su puritanismo como en sus raras teorías sobre la salud, dieta y convivencia comunal”.

Está claro que las actitudes de Gandhi hacia las mujeres eran complejas y contradictorias.

Parecía oponerse a que las mujeres se arreglaran para verse más atractivas a los hombres. Según Guha, aborrecía “peinados y vestidos modernos”.

“Qué lástima”, escribió a Manu Gandhi, “que la mujer moderna le presta mayor importancia a seguir un dictamen de la moda que a la protección de su propia salud y fortaleza”.

También fue un crítico del velo islámico, diciendo que “perjudica la salud de la mujer, no pueden recibir suficiente aire ni luz y quedan atestadas de enfermedades”.

Derechos de autor de la imagen
Keystone/Getty Images

Image caption

Gandhi designó a Sarojini Naidu (der.) para encabezar el Partido del Congreso.

Pero, al mismo tiempo, Gandhi creía en los derechos de la igualdad total frente a los hombres.

En Sudáfrica, mujeres se unieron a sus movimientos políticos y sociales. Designó a una mujer, Sarojini Naidu, para encabezar el Partido del Congreso, en una época en la que en Occidente había muy pocas mujeres líderes. Solicitó a mujeres que protestaran frente a los almacenes de licores. Muchas mujeres participaron en la masiva marcha de protesta contra el monopolio de sal y el impuesto de la sal de los británicos.

“Gandhi”, escribe Guha, “no utilizó el lenguaje del feminismo moderno”.

“Mientras apoyó enfáticamente la educación femenina y estaba abierto a que las mujeres trabajaran en oficinas y fábricas, creía que la carga de criar hijos y atender el hogar debería ser de las mujeres. Según los estándares actuales, Gandhi debería considerarse un conservador. Pero, contra los estándares de su propia época, era sin duda un progresista”.

Cuando India logró su independencia en 1947, su legado, sostiene Guha, ayudó a que el país tuviera una mujer gobernadora y una mujer en el gabinete ministerial.

El trabajo de rehabilitar a millones de refugiados estuvo liderado por un grupo de poderosas mujeres. Una importante universidad escogió a una mujer como vicepresidenta, décadas antes de que lo hicieran las principales universidades de Estados Unidos.

Las mujeres, afirma Guha, eran tan destacadas en la vida pública de la India de los años 40 y 50 como en los EE.UU. de la misma época. Esto debe considerarse como uno de los más importantes y desconocidos logros de Gandhi, a pesar de sus excéntricos “experimentos con la verdad”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Cuáles son los aeropuertos más conectados del mundo (y dónde se ubican los de América Latina)


Ilustración de rutas aéreas

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cada vez hay más rutas aéreas en el mundo, pero solo algunos aeropuertos concentran el mayor número de conexiones.

En las autopistas aéreas del mundo hay aeropuertos que son una parada necesaria, si no obligada.

La alta conectividad que concentran grandes terminales de todo el mundo -conocidas como hubs, o aeropuertos centrales- hacen que millones de viajeros cada año tengan que pasar por ellas, aunque no sea su destino final.

La consultora OAG, una firma de análisis de la industria aérea a nivel mundial, publicó esta semana el Índice Internacional de Megahubs 2018, el cual ofrece una clasificación de los 50 aeropuertos mejor conectados del planeta.

Son aquellos “con la mayor proporción de conexiones internacionales posibles”, explica la firma en su reciente informe.

En América Latina solo hay cuatro aeródromos entre los 50 primeros puestos. Aquí te presentamos lo más destacado de la clasificación elaborada por OAG:

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El aeropuerto más grande de Londres, Heathrow, es la terminal mejor conectada de la industria aérea mundial.

Europa y Norteamérica a la cabeza

El Aeropuerto Heathrow de Londres tiene la proporción más alta posible de conexiones internacionales programadas.

En sus días de mayor tráfico, la terminal aérea de la capital británica alcanza 66.000 posibles conexiones internacionales en una ventana de 6 horas, según OAG.

Es decir, hay miles de vuelos y destinos que se pueden alcanzar a través de este puerto aéreo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

A pesar de que Heathrow se mantiene en el número uno, perdió unas 6.000 posibles conexiones respecto al informe de 2017 de OAG.

El segundo lugar lo ocupa el Aeropuerto O’Hare de Chicago, mientras que el tercero está el de la ciudad alemana de Frankfurt, el centro de conexión más grande de Europa continental.

Los 10 primeros puestos son compartidos por terminales de Europa y Norteamérica, pero en la lista también aparecen dos de Asia:

  1. Heathrow, Londres
  2. O’Hare, Chicago
  3. Rhein-Main, Frankfurt
  4. Schiphol, Ámsterdam
  5. Pearson, Toronto
  6. LAX, Los Ángeles
  7. Hartsfield-Jackson, Atlanta
  8. Changi, Singapur
  9. Charles de Gaulle, París
  10. Soekarno-Hatta, Yakarta

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Un aeropuerto con gran capacidad para atender pasajeros puede no tener muchas conexiones posibles.

Un aeropuerto que tiene muchas conexiones posibles no necesariamente es un aeropuerto con la capacidad de atención a pasajeros más grande.

Prueba de ello es Pekin, pues la ciudad china tiene el aeropuerto más grande de vuelos y pasajeros, pero no muchas aerolíneas viajan hacia él, así que se ubica en la posición 32.

En cambio el Aeropuerto Pudong de Shanghái, también en China, es más pequeño, pero más aerolíneas vuelan hacia allí, por lo que se ubica en el puesto 24.

América Latina

Cinco aeropuertos de América Latina tienen suficientes conexiones para entrar en el análisis de OAG, pero solo cuatro estuvieron entre las primeras 50:

  • Benito Juárez, Ciudad de México
  • Guarulhos, Sao Paulo
  • El Dorado, Bogotá
  • Tocumen, Ciudad de Panamá

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México está por ser reemplazado por uno de mayor capacidad.

El primero de la región en la lista es el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de Ciudad de México, el cual se ubica en la posición 20.

Le sigue el Aeropuerto Internacional de Sao Paulo-Guarulhos, Brasil, el cual alcanza la posición 37.

El Aeropuerto Internacional El Dorado Luis Carlos Galán Sarmiento, que sirve a la ciudad de Bogotá, Colombia, aparece en el puesto número 39.

En tanto, Aeropuerto Internacional Teniente General Benjamín Matienzo, conocido como Tocumen, en Ciudad de Panamá, alcanza a posicionarse al final de la lista, en el puesto 47.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

La bofetada de un chofer de autobús a un adolescente que causa polémica en Francia


Screen shots from social media video showing slap and words spoken afterwards

Image caption

El incidente ocurrió el 13 de septiembre en los suburbios de París.

¿Está justificado lo que hizo el conductor?

Es la pregunta que divide opiniones en Francia luego de que se publicara un video en el que se ve al chofer de un autobús abofetear a un niño de 12 años por gritarle que se callara.

El adolescente cruzó sin cuidado frente al autobús en una calle cercana a París, lo que obligó al conductor a frenar repentinamente.

Cuando el chofer -cuya identidad no se ha revelado- reprendió al chico, exigiéndole que prestara atención, el menor le gritó que se callara.

Eso llevó al conductor a darle una bofetada.

Su acción ha sido defendida por quienes piensan que esta reprimenda hacia el adolescente estaba justificada.

El hombre enfrenta una acción disciplinaria de la empresa pública de transporte en la que trabaja. Más de 300.000 personas han firmado una petición para pedir que no se le sancione.

Pero otros piensan quela violencia no tiene justificación.

El incidente tuvo lugar el 13 de septiembre y fue presenciado por un grupo de estudiantes que estaba frente del ayuntamiento de Arcueil, un suburbio al sur de la capital francesa.

Según la prensa local, la madre del menor ya presentó una denuncia contra el conductor.

¿Qué dice el chico?

El adolescente dijo a la policía que estaba apurado al cruzar la calle para alcanzar su autobús cuando escuchó una bocina y un insulto que no estaba seguro si iba dirigido hacia él.

Sin embargo, él cree que fue de ese conductor.

Asegura que le respondió sin pensarlo mucho “¡Cállate, sigue, sigue adelante!, según un reporte de Le Parisien.

El video viral comienza en ese momento.

Muestra a otros adolescentes riendo hasta que el conductor del autobús baja de su vehículo y le da una bofetada.

Derechos de autor de la imagen
Le Parisien

Image caption

El video, publicado inicialmente en Snapchat, ha visto casi 1,2 millones de veces en Le Parisien.

El chico se queda en estado de shock mientras los que lo rodean gritan.

Luego de la bofetada, el chofer le dice: “¿Cuántos años crees que tengo?”.

El video, publicado inicialmente en Snapchat, ha visto casi 1,2 millones de veces en Le Parisien.

Las reacciones

La autoridad de transporte de París, RATP, inició un procedimiento disciplinario contra el conductor y condenó enérgicamente su acción violenta, puesla considera contraria a los principios y valores de la empresa de transporte público.

El conductor del autobús ha admitido que reaccionó emocionalmente e indicó que lamentaba sus acciones, según RATP.

Sus colegas, sin embargo, han lanzado una petición en apoyo del conductor, respaldada por más de 300,000 firmas en una semana, para que no reciba una sanción.

Derechos de autor de la imagen
MesOpinions.com

Image caption

La petición ha conseguido miles de firmas.

El alcalde de la localidad donde ocurrió el incidente le dijo a Le Parisien que los niños suelen correr por esa calle, que está cerca del Colegio Dulcie-September.

“Algunos se ponen en peligro”, dijo, admitiendo sin embargo que “la reacción del conductor no fue ni proporcionada ni apropiada”.

La ministra de Transporte de Francia, Elisabeth Borne, se hizo eco de esta posición y dijo que “no era normal abofetear a un joven”.

Sin embargo, las opiniones en las redes sociales están divididas.

Muchos creen que la violencia era reprobable, pero otros apoyaron la reacción del conductor a lo que consideran una “falta de respeto” y un “mal comportamiento” por parte del niño.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Guerra comercial China-EE.UU.: la advertencia de Jack Ma, cofundador de Alibaba y uno de los empresarios más influyentes del gigante asiático


Jack Ma

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Ma retiró este jueves su promesa de crear un millón de empleos en Estados Unidos.

Jack Ma, uno de los empresarios más influyentes de China, advirtió que la guerra comercial entre Estados Unidos y la potencia asiática podría durar hasta 20 años.

“Será un desastre” para todas las partes involucradas, dijo esta semana el cofundador de Alibaba durante una conferencia anual con inversionistas, justo horas después de que Washington impusiera aranceles por US$200.000 millones adicionales a las importaciones chinas y Pekín respondiera agregando tarifas por US$60.000 millones.

Ma dijo que el impacto de la disputa será negativo e inmediato y vaticinó que empresas chinas trasladarán su producción a otros países en el medio plazo para evitar los aranceles.

“Se puede ganar una batalla, pero perder la guerra“, agregó.

“Incluso si Donald Trump no está en el gobierno, llegará un nuevo presidente… y esto todavía seguirá”, dijo.

Después de lanzar esta advertencia, Ma esperó dos días para volver a la carga, anunciando este jueves que retira su promesa de crear un millón de empleos en Estados Unidos.

“No hay forma de cumplir la promesa”, declaró el empresario.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Trump califica las práctica comerciales de China como “desleales”.

“El comercio no es un arma, no puede ser usado en una guerra”, aseguró.

Estas declaraciones confirman el progresivo alejamiento entre Trump y Ma, quienes en 2017 se habían tomado fotos juntos y habían anunciado una próspera relación.

Tras el giro por los últimos acontecimientos, el segundo hombre más rico de China dijo que su país debería trasladar sus relaciones comerciales desde EE.UU. a regiones como el Sudeste Asiático y África, argumentando que no existe una solución a corto plazo.

“Si Alibaba no puede mantenerse y crecer, ninguna compañía en China puede crecer”, afirmó el magnate, considerado en su país como un ícono de la innovación y el éxito.

“Prácticas desleales”

Trump dijo nuevamente esta semana que los aranceles impuestos a Pekín son una respuesta a las “prácticas comerciales desleales de China”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La disputa sigue creciendo, después de que Washington impusiera nuevos aranceles por US$200.000 millones a las importaciones chinas.

Entre estas prácticas, el mandatario habla de subsidios proteccionistas, “robo” de tecnología y restricciones a las empresas estadounidenses para instalarse en China, calificadas por él como un “juego sucio”.

“Le hemos dado al país todas las oportunidades para que nos traten de una manera más justa”, dijo Trump.

Según la Casa Blanca, los aranceles protegerán intereses comerciales y de seguridad nacional, harán que los consumidores estadounidenses compren más productos locales y fortalecerán la economía del país.

Pero algunos productores minoristas (especialmente del sector agrícola) aseguran que la guerra comercial ya está dañando su negocio.

¿Una nueva guerra fría?

Dada la intensidad del conflicto entre las dos mayores economías del mundo, analistas que aseguran que la disputa entre ambos podría haber llegado a un punto de no retorno, o al menos, está cerca de llegar a él.

Y algunos van más lejos, vaticinando que la crisis ha puesto a EE.UU. y China en el umbral de una guerra a otra escala.

“La situación se parece cada vez menos a una guerra comercial y más a una nuevaGuerra Fría entre los dos países más poderosos del mundo”, escribió Geoffrey Garrett, decano de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, EE.UU.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Algunos analistas piensan que el conflicto entre China y EE.UU. escalará más allá de una guerra comercial.

Una opinión similar tienen otros expertos que temen una escalada del conflicto.

“Esto es el inicio de una guerra de otro tipo. Una guerra comercial, una guerra de inversiones y una guerra tecnológica entre los dos países más poderosos del siglo XXI”, declaró Kevin Russ, especialista en China y ex primer ministro de Australia, al diario The New York Times.

Karishma Vaswani, corresponsal de negocios de la BBC en Asia, argumenta que actualmente ninguna de las partes quiere escuchar al otro.

“Estuve esta semana en China yvi con mis propios ojos lo alejadas que están las posturas de los dos países”.

Vaswani dice que China ha impulsado un proceso de apertura, pero que mantiene un “exorbitante” control de la economía con sectores muy protegidos.

Y por el otro lado, agrega, EE.UU. se ha beneficiado de décadas de bajos precios y grandes ganancias al manufacturar productos en China.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

“Puedes pelear, pero no puedes divorciarte”, dice Wang Huiyang.

Wang Huiyang, presidente del Centre for China and Globalisation ubicado en Pekín, le dijo a la BBC que la relación entre los países no se puede diluir.

“Creo que esta fricción es un llamado de atención para ambos lados”, aseguró. “Es como el esposo y la esposa. Puedes pelear, pero no puedes divorciarte“.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending