Connect with us

CNN en Espanol

¿Por qué no deberíamos decir que los huracanes son ‘desastres naturales’?

(CNN) – El huracán Michael no es un verdadero “desastre natural”.

Tampoco lo fue el huracán Harvey en Houston.

Ni María en Puerto Rico.

Aún así seguimos usando ese término para referirnos a ellos.

Hacer esto —especialmente en la era del cambio climático— es erróneo, si no peligroso, según varios expertos en desastres y científicos climáticos que contacté vía telefónica y en Twitter.

“La frase ‘desastre natural’ es un intento de echarle la culpa a algo que no la tiene”, dijo Kerry A. Emanuel, profesor de ciencias atmosféricas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y experto global en huracanes.

No se trata de semántica, dijo Ksenia Chmutina, catedrática en la Universidad de Loughborough en Gran Bretaña. Ella y sus colegas emitieron un comunicado de prensa este año pidiéndonos a los periodistas que eliminemos la frase de nuestro léxico. “Al culpar a la naturaleza de los desastres, estamos diciendo que no hay nada que podamos hacer, que no podemos hacer nada para reducir el riesgo. Algo que no es el caso”.

Entonces, ¿qué debemos decir entonces?

¿Y dónde, si no es en la naturaleza, debemos poner la culpa?

Tenemos que considerar el cambio climático

Hay esencialmente dos grandes respuestas a la pregunta sobre la culpa.

Una es el cambio climático.

Los humanos están quemando combustibles fósiles —como el carbón, el aceite y el gas— a un índice alarmante, poniendo en la atmósfera gases que atrapan el calor. De esta manera, hemos aumentado la temperatura global en cerca de un grado centígrado desde la Revolución Industrial, según un informe histórico publicado esta semana por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, una organización de la ONU. El aire está más caliente, y también los océanos. Las tormentas que se forman en este ambiente ahora transformado son diferentes a lo que eran antes.

“Prefiero usar ‘desastre no natural’ cuando se habla sobre los impactos que han sido exacerbados por el cambio climático”, dijo Mann a través de Twitter.

Michael E. Mann

@MichaelEMann

I prefer “unnatural disaster” when talking about impacts that have been exacerbated by climate change.

John D. Sutter

@jdsutter

Question: Should we banish the term “natural disaster” from our vocab in the era of climate? Particularly interested in thoughts from climate/disaster experts/writers like @HazCenter @KHayhoe @MichaelEMann @Revkin @EricHolthaus @AndreaTWeather @HeidiCullen @johnupton. Tx all.

“La mejor información científica que tenemos ahora es que las probabilidades de estos huracanes intensos —desde el punto de vista tanto del aire como del agua— están aumentando en muchos lugares debido al calentamiento global”, dijo Emanuel.

Las lluvias asociadas con esas tormentas se están poniendo más intensas, dijo él, porque “el aire más caliente contiene más vapor de agua que el aire más frío”. Los niveles del mar están aumentando a medida que los océanos se calientan y el hielo en el Ártico, por ejemplo, se funde en el océano. Eso significa más daños, y probablemente la muerte, asociados con las tormentas y las inundaciones costeras.

Además, se espera que los huracanes se intensifiquen más rápidamente en un mundo más caliente, haciendo que sea más difícil pronosticarlos.

“Hay un consenso muy fuerte [entre los científicos] de que la frecuencia en las altas categorías de eventos como Michael, en la mayor parte del mundo, debe subir como resultado del calentamiento del clima”, dijo Emanuel.

“[Desastres] Naturales y provocados por humanos son reales. El problema real es el impacto que tienen estos desastres en la ecología, el medio ambiente, las economías y las sociedades. Los más vulnerables son, como siempre, los más golpeados. Ejemplo, cuando una tormenta golpea, golpea zonas industriales y el agua se vuelve tóxica con el peor impacto”, escribió el experto Henk Ovink.

John D. Sutter

@jdsutter

Question: Should we banish the term “natural disaster” from our vocab in the era of climate? Particularly interested in thoughts from climate/disaster experts/writers like @HazCenter @KHayhoe @MichaelEMann @Revkin @EricHolthaus @AndreaTWeather @HeidiCullen @johnupton. Tx all.

Henk Ovink@henkovink

Natural & man made are both true. The real problem is the impact these disasters have on ecology, environment, economies and societies. The most vulnerable are as always hit hardest. Example, when a storm hits it hits true industrial zones & water becomes toxic w worst impact

Los huracanes no son nuevos. Pero las tormentas como el huracán Michael ocurren en el contexto de esta macrotendencia. Noventa y siete por ciento de los científicos climáticos concuerdan en que los humanos están provocando el calentamiento global, según un resumen científico de la NASA revisada por sus pares. Y el reporte soberano del Panel Intergubernamental del Cambio Climático publicado este mes dice que el mundo debe cortar las emisiones de dióxido de carbono hacia mitad de 2030 —en solo unos años desde ahora– y tender a la neutralidad de carbono, es decir, sin contaminación neta de ese gas que atrapa el calor, para el año 2050 para posiblemente cumplir con los objetivos climáticos más estrictos del mundo y evitar algunas de las peores consecuencias del calentamiento.

“El clima está cambiando, y eso significa que el clima se ve afectado por ello. Hay una huella de los seres humanos en ello”, dijo Kevin A. Reed, profesor asistente en la Escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Stony Brook. “Entonces, hasta cierto punto, hay una huella humana en eventos meteorológicos individuales”.

¿Entonces cómo debemos decirles?

Entonces, si acordamos que esos desastres y sus consecuencias ya no son realmente “naturales” (y nunca lo fueron), ¿cuál es el mejor término para usar en su lugar?

John Upton, escritor de Climate Central, sugiere dejar de usar el término “natural” y solo usar desastre.

“[María] fue una catástrofe, relacionada con la respuesta del gobierno. No solo una tormenta. Y las tormentas son menos ‘naturales’ ahora, usualmente. También me pregunto sobre los mejores términos alternativos”.

John Upton

@johnupton

I agree with that, with perhaps very few exceptions. Not just because of climate change — we do many things to put ourselves in unnecessary danger.

John D. Sutter

@jdsutter

Thx @johnupton. What are the other things? Like where people live/build/zone? Or how we respond? That was my thing with Maria. It was a catastrophe, related to government response. Not just a storm. And storms are less “natural” now, often. Also wondering about best alt terms?

Katharine Hayhoe, científica de cambio climático en Texas Tech, hizo una propuesta más larga, y sugirió que los llamemos “lo que solían ser desastres completamente naturales … ahora amplificados o exacerbados por el cambio inducido por el hombre”.

“Ya sé que es un trabalenguas”, escribió en Twitter, “pero pienso que vale la pena, porque aborda el concepto erróneo y presenta los hechos, todo en uno”.

John D. Sutter

@jdsutter

Question: Should we banish the term “natural disaster” from our vocab in the era of climate? Particularly interested in thoughts from climate/disaster experts/writers like @HazCenter @KHayhoe @MichaelEMann @Revkin @EricHolthaus @AndreaTWeather @HeidiCullen @johnupton. Tx all.

Katharine Hayhoe

@KHayhoe

I call them “what used to be entirely natural disasters” … and if I have another 5s, I add: “now amplified or exacerbated by human-induced change”. I know it’s a mouthful but I think it’s worth it, because it addresses the misconception and presents the facts, all in one.

Reed, el profesor de Stony Brook, sugirió llamarlos simplemente “eventos extremos”.

Lo importante aquí, según los expertos, es que los humanos aceptemos alguna culpa.

Y luego usemos ese conocimiento para prevenir el sufrimiento asociado con las tormentas que vienen.

Source link

CNN en Espanol

Ordenan a Stormy Daniels a pagar casi US$ 300.000 en honorarios legales a los abogados de Trump


(CNN) – Un juez federal en California ordenó a Stormy Daniels pagar 293.052,33 dólares en honorarios de abogados, costos y sanciones a los abogados que representan al presidente Donald Trump en la demanda por difamación que Daniels y su abogado Michael Avenatti presentaron contra Trump a principios de este año.

El abogado de Trump, Charles Harder, le pidió a la actriz de películas para adultos un total de casi 780.000 dólares: 389.000 en honorarios de abogados y otros 389.000 dólares en sanciones en una audiencia la semana pasada.

En un comunicado, Harder calificó la decisión de “una victoria total para el presidente”.

“La orden de la corte, junto con la orden previa de la corte de desestimar el caso de difamación de Stormy Daniels contra el presidente, juntas constituyen una victoria total para el presidente y una derrota total para Stormy Daniels en este caso”, dijo Harder.

La demanda por difamación, aparte de la demanda original sobre el acuerdo de confidencialidad que Daniels firmó con el ex abogado de Trump Michael Cohenque ahora se encuentra en el centro de un caso penal federal, se presentó a principios de este año después de que Trump dijo que la acusación de Daniels de que un hombre desconocido la amenazó en un estacionamiento para guardar silencio sobre su presunta aventura con Trump fue un “trabajo de estafa total” en un tuit.

Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, dice que ella y Trump tuvieron una aventura en 2006, después de que se casara con la actual primera dama Melania Trump y diera a luz a su hijo, Barron. Trump ha negado tener una aventura con Daniels.

Avenatti argumentó que el tuit de Trump, publicado el 18 de abril, “ataca la veracidad de su versión” del incidente y la declaración de Trump fue “falsa y difamatoria, y que el tuit fue una difamación… porque le acusó de cometer un delito grave”. El juez del distrito federal S. James Otero escribió en su opinión desestimando la demanda en octubre.

Otero dijo que la discusión no tenía fundamento.

“La Corte está de acuerdo con el argumento del Sr. Trump porque el tuit en cuestión constituye una ‘hipérbole retórica’ normalmente asociada con la política y el discurso público en Estados Unidos. La Primera Enmienda protege este tipo de declaración retórica”, escribió Otero.

Como parte de la decisión de Otero, le ordenó a Daniels pagar una parte de los honorarios del abogado de Trump.

Trump celebró la decisión en octubre llamando a Daniels “Horseface” (cara de caballo) en un tuit.

Avenatti dijo que el fallo del martes fue una victoria parcial para él y su cliente.

“Trump solicitó  800.000 dólares en honorarios de abogados, costos y sanciones del caso de difamación menor. El monto que se adjudicó es bastante menos de la mitad, reconociendo que la solicitud fue bruta y excesiva”, dijo Avenatti en un tuit que se ha eliminado.

“La cantidad en honorarios otorgados a Stormy en el caso principal de la NDA (acuerdo de no divulgación)será de al menos $ 1 millón más que esto”.

Hasta el momento, el juez no se ha pronunciado sobre los méritos del caso de no divulgación ni ha otorgado honorarios a ninguno de los abogados.

Avenatti luego agregó una declaración en una serie de tuits.

“El intento de Trump y su abogado de engañar al público sobre la importancia de los honorarios de los abogados en el caso de difamación, que son una fracción de lo que le deben a mi cliente en el caso principal de la NDA, es una broma absoluta”, escribió Avenatti.

“La gente es más inteligente que eso”.

“Charles Harder y Trump se merecen el uno al otro porque ambos son deshonestos”, escribió Avenatti en otro tuit. “Si Stormy tiene que pagar $ 300k a Trump en el caso de difamación (lo que nunca demorará en la apelación) y Trump tiene que pagar a Stormy $ 1.500.000 en el caso de la NDA ($ 1.200.000 netos a Stormy), ¿cómo es esto una victoria de Trump?”.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Evacuan sede de Facebook por amenaza de bomba


(CNN) – El Departamento de Policía de Menlo Park ha emitido la evacuación de al menos uno de los edificios de la sede de Facebook a lo largo de la cuadra 200 de en Jefferson Drive y Constitution Drive en Menlo Park debido a una amenaza de bomba.

Nicole Acker, analista de administración del Departamento de Policía de Menlo Park, le dice a CNN que la unidad de bombas de San Mateo está respondiendo en la escena.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Estados Unidos está pagando un precio exorbitante por Trump


Nota del editor: Frida Ghitis, ex productora y corresponsal de CNN, escribe artículos de opinión sobre asuntos internacionales.Contribuye con frecuencia con CNN y The Washington Post y es columnista para World Politics Review. Las opiniones expresadas en este artículo son propias de la autora.

(CNN) – Después de “una cena maravillosa y muy cálida” con el presidente de China, Xi Jinping, el presidente Donald Trump lanzó una serie de tuits que exaltaban sus grandes logros. Los chinos, decía, habían acordado retirar un arancel del 40% a las importaciones de automóviles estadounidenses; pronto comenzarían a comprar productos agrícolas estadounidenses; aparentemente habían hecho grandes concesiones como parte de una pausa de 90 días en el aumento arancelario. Los mercados de valores prepararon sus motores para un gran salto, creyendo que la dañina guerra comercial de Trump llegaba a su fin.

Pero a los pocos días quedó en evidencia un serio problema: China no confirmaba las alentadoras las aseveraciones de Trump. Los inversores elevaron aún más el mercado el lunes. Pero el martes, la prensa china controlada por el Estado resaltaba que no había “ninguna confirmación de Beijing” sobre las afirmaciones de Trump, y los mercados de valores se vino en picada. El Dow cayó unos 799 puntos.

Al día siguiente, China finalmente expresó optimismo sobre las charlas comerciales (sin confirmar ninguna de las declaraciones específicas de Trump) pero para entonces el mercado había enviado dos claros mensajes.

Primero, quizás las mentiras, exageraciones y alardes sobre sí mismo de Trump no molesten a sus seguidores más leales, pero el resto del mundo entiende que ya el presidente no está en los días de la campaña electoral, cuando popularizó el lema “Hagamos grande a Estados Unidos de nuevo”. Todos observan que gran parte del tiempo no es posible creerle al presidente de EE.UU.

Segundo, esta pérdida de credibilidad no solo afecta a Donald Trump y a sus asistentes más cercanos, que fielmente apoyan sus falsedades, dañando su propia reputación. En última instancia afecta a la nación entera.

La práctica crónica del Presidente de decir y hacer lo que él piensa que es bueno para él hace que su país no sea tan confiable para sus aliados, que esté en una peor situación fiscal y que sea menos respetado en el mundo. Estados Unidos y su gente ya están pagando los costos, que se siguen acumulando.

Puede ser reconfortante creer que una vez que termine la era de Trump -sea como sea- Estados Unidos regresará a cierta normalidad pre Trump; que los aliados de Estados Unidos confiaran nuevamente en Washington y que las amistades continuarán como si el caos de Trump no hubiera ocurrido; que el mundo una vez más creerá lo que algunos creyeron: que Estados Unidos es “la república democrática más grande que Dios ha puesto sobre la faz de la tierra”, como lo dijo el ex primer ministro de Canadá, Brian Mulroney, durante la despedida a George H. W. Bush; que buscarán nuevamente inspiración en Estados Unidos sobre derechos humanos, prensa libre, diversidad e igualdad. Pero no deberíamos esperar un retorno automático al status quo pretrumpiano en muchos frentes.

En primer lugar, Trump dejará la casa fiscal de Estados Unidos sobre cimientos rechinantes. Después del recorte fiscal del año pasado, la Oficina no partidaria de Presupuesto del Congreso dice que el déficit presupuestario anual llegará a la abrumadora suma de US$ 1.000 millones en 2020, con la explosión de la deuda nacional.

Trump puede haber simulado interesarse por este tema antes de ser presidente, pero el Daily Beast recientemente reportó que cuando los asistentes intentaron mostrarle a Trump el pico de deuda, con forma de palo de hockey, que comienza a subir lentamente y luego se dispara verticalmente, él observó que la peor parte llegará después de su presidencia. “Sí”, dijo, según una fuente citada por el Daily Beast, “pero yo no estaré aquí”.

Puede que sea terrible para el país, pero no necesariamente para Trump.

El país deberá lidiar con las consecuencias de la gestión fiscal irresponsable después de que Trump y sus propiciadores se hayan ido, al igual que deberá curar las laceraciones que él le ocasiona a las alianzas diplomáticas de Estados Unidos.

Trump tiene el indecoroso hábito de regodearse cuando los aliados democráticos de Estados Unidos atraviesan dificultades. Puedo garantizarle que está tomando nota. Cuando el presidente de Francia, Emmanuel Macron, está bajo presión por las masivas manifestaciones en las calles, Trump aprovecha la oportunidad para jactarse de que las protestas demuestran que tiene razón al oponerse a los esfuerzos de desacelerar el cambio climático. También republica un tuit que falsamente afirma que los manifestantes en Francia cantaban: “Queremos a Trump”. Los medios franceses se apresuraron a señalar que no habían escuchado esos cánticos en Francia.

Trump no solo se regodea en los problemas de los líderes aliados, también los ha denigrado en tiempos difíciles. Esto es lo contrario de lo que haría un amigo leal.

Cuando Trump deje la Casa Blanca no será fácil recuperar la confianza de los aliados cercanos de Estados Unidos, como si nada hubiese pasado. Ya están hablando de aprender a vivir sin la protección de EE.UU. en materia de seguridad. Esto puede sonar como un alivio para algunos en EE.UU., pero, de hecho, debilita al país. EE.UU. no será tan fuerte si ya no es un líder confiable de un poderoso bloque democrático.

Cuando Trump pareció proteger al príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman, después de que agentes saudíes asesinaran al periodista Jamal Khashoggi, lo hizo de un modo característicamente engañoso, sin sentido, que podría decirse que empeoraba la situación del acorralado príncipe heredero. Al declarar los extravagantes beneficios laborales de un acuerdo de armas, y dudando de los hallazgos de la inteligencia de EE.UU., no sólo concitó mayor atención al caso. También desacreditó al príncipe y se desacreditó a sí mismo.

No sabemos por cuánto tiempo más Donald Trump será presidente. Podría permanecer en la Casa Blanca dos años más, quizás postularse y ganar un segundo período, o su presidencia podría cortarse en seco por la multitud de escándalos que ha engendrado. Lo que sabemos es que reparar el daño que sigue causando no será fácil ni rápido.



Source link

Continue Reading

Trending