Connect with us

BBC Mundo

Qué fue el "Periodo Especial" de Cuba y por qué su gobierno teme que vuelvan "los difíciles momentos" para la economía


Personas hacen fila en Cuba

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los cubanos padecieron un severo racionamiento de alimentos durante el Periodo Especial que empezó en 1990.

“Para decirlo en buen cubano: la crudeza del momento nos exige establecer prioridades bien claras y definidas, para no regresar a los difíciles momentos del Periodo Especial”.

Esa es la frase con la que el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, se refirió recientemente a la compleja situación económica por la que pasa la isla.

Una mala situación que puede empeorar, advirtió.

El mandatario responsabilizó a EE.UU. de llevar las relaciones con Cuba “hasta el peor nivel” actualmente, así como del endurecimiento del embargo económico hacia la isla.

Además, criticó que el gobierno de Donald Trump ejerza una presión política y económica hacia Venezuela -el principal socio económico cubano- que golpea severamente la economía cubana.

“Contra Venezuela se han empleado a fondo repitiendo el guion de los primeros años contra la Revolución cubana”, dijo Díaz-Canel ante la Asamblea Nacional cubana.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Tanto el presidente Díaz-Canel (izq) como el expresidente Castro (centro) señalaron que hay señales desfavorables para la economía.

Sus palabras ahondaron en lo dicho por el expresidente Raúl Castro (2008-2018) la semana anterior, quien alertó a los cubanos para “estar preparados” para el peor escenario económico que Cuba pueda tener.

“Es necesario que estemos alertas y conscientes de que enfrentamos dificultades adicionales y que la situación pudiera agravarse en los próximos meses”, expuso Castro en su calidad de secretario del Partido Comunista Cubano, la única formación política permitida en el país socialista.

“No se trata de regresar a la fase aguda del Periodo Especial de la década de los años 90 del siglo pasado. Hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía. Pero tenemos que prepararnos siempre para la peor variante“, señaló.

Pero ¿qué fue el “Periodo Especial” que vivieron los cubanos hace casi 20 años y por qué despierta tantos temores?

Para algunos, es lo peor que recuerdan de un país que ha vivido carencias de todo tipo durante décadas.

El origen del “Periodo Especial”

Los inicios de la década de 1990 trajeron una noticia que resultó devastadora para Cuba: el fin de la Unión de República Soviéticas Socialistas (URSS).

Moscú era el principal socio comercial del gobierno dirigido por Fidel Castro y su fin supuso también el término de las importaciones de combustibles, alimentos, maquinaria e inversiones de todo tipo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El presidente cubano Fidel Castro y el líder soviético Nikita Khrushchev entablaron una estrecha relación desde 1964.

El golpe más duro para Cuba fue el del petróleo, pues el corte del suministro generó un efecto en cadena para las distintas áreas económicas del país caribeño, con sus efectos más severos entre 1991 y 1993.

“Cuba dependía extraordinariamente de la Unión Soviética. El grueso de esa relación económica eran subsidios de precios a las exportaciones de Cuba“, explica a BBC Mundo Carmelo Mesa-Lago, catedrático de la Universidad de Pittsburgh y experto en la economía cubana.

Las exportaciones cubanas, como el azúcar o el níquel, eran compradas por la URSS a precios muy altos, o intercambiadas por petróleo.

“El Partido Comunista (ruso) perdió el poder, entró a gobernar una nueva generación y ellos ya no querían tener esa carga“, añade.

Y es que Cuba importaba hasta 98% del petróleo que necesitaba de la URSS, nación con la que tenía el 72% de su intercambio comercial.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La vigorosa industria azucarera cubana estaba alimentada por maquinaria y combustibles de origen soviético.

Moscú se convirtió en el gran aliado de La Habana pocos años después de que Fidel Castro tomó el poder en 1959, en plena confrontación de la Guerra Fría entre EE.UU. y la URSS.

Pero cuando el bloque soviético llegó a su fin, Cuba se quedó sin ese vital apoyo.

El presidente Fidel Castro anunció a su país en 1990 que pasarían por un “Periodo Especial en Época de Paz”.

Tomarían acciones económicas de racionamientos como las que se hacen en casos de guerra para “salvar la Revolución en Cuba y salvar el socialismo”.

¿Cómo fue el golpe económico?

A la par del endurecimiento de Estados Unidos al embargo económico de inicios de los 90 -cuando entraron en vigor leyes como la Helms-Burton-, la pérdida del sostén soviético fue “brutal”, sostiene Mesa-Lago.

El Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 35% en tres años, “una de las más grandes caídas de una economía desde la Gran Depresión (1929), ahora solo superada por Venezuela”, explica.

“Se detuvieron las importaciones inmediatamente, igual el suministro de petróleo. Eso fue un efecto brutal. La agricultura mecanizada dependía de los combustibles. Fue un impacto inmediato. El peor año fue 1993, pero la situación empezó desde 1991”, añade.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El transporte público fue adaptado ante la falta de combustibles y acceso a vehículos que proveía la URSS.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las bicicletas de manufactura china se convirtieron en uno de los principales medios de transporte en Cuba.

Además, se detuvo la inyección de capital de origen soviético que entre 1960 y 1990 fue del orden de US$65.000 millones.

“Eso es tres veces el total que EE.UU. dio a América Latina bajo el programa de la Alianza para el Progreso del presidente (de EE.UU.) John F. Kennedy”, explica Mesa-Lago.

¿Y cómo golpeó a la población?

Los apremios que vivió el gobierno cubano en el Periodo Especial pronto se convirtieron en apremios para el día a día de los cubanos.

Para los habitantes de la isla, esa época es “sinónimo de hambre, sufrimiento y austeridad”, explica el corresponsal de la BBC en Cuba, Will Grant.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los centros de distribución de alimentos gratuitos quedaron sin suministros durante el Periodo Especial.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La población tuvo que acceder a remedios alternativos ante la falta de medicamentos.

Los alimentos fueron racionados, pero poco a poco se llegó a una escasez que hizo quemuchos cubanos se alimentaran de, literalmente, cualquier cosa que estuviera a la mano.

“Se cocinaba bistec de la cáscara de la toronja. Se usaba la franela de limpiar, se cocinaba como un bistec. Hubo un problema muy serio de nutrición, enfermedades generadas por ese problema”, recuerda Mesa-Lago.

Al hambre se sumaron problemas de salud pública, como los miles de casos (se calcula que más de 50.000) de neuritis óptica, una condición que causaba ceguera temporal y que se vinculó a la falta de ingesta de nutrientes.

“Las impactantes historias de esos aciagos días abundan en la isla: de gente que tuvo que vender reliquias familiares para comprar comida, de gatos callejeros convertidos en parte del menú”, dice el periodista Will Grant.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La gente llegó a una situación desesperada ante la falta de servicios como los médicos.

Cuba, país que siempre se ha destacado por su alta tasa de alfabetización y seguridad social de sus pobladores, tuvo graves problemas de desempleo y mortalidad materna.

“Fue traumático para la población cubana, esa generación recuerda eso con horror”, apunta Mesa-Lago.

¿Llegaría otro “Periodo Especial”?

Tanto el presidente Díaz-Canel como el expresidente Raúl Castro han advertido de que pueden venir meses complicados para los cubanos.

Sin embargo, por ahora descartan que se trate de una situación similar a la del Periodo Especial de la década de 1990 cuyos efectos aún no se terminan de superar.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Las fallas en el suministro de electricidad actuales hace recordar a muchos en Cuba los largos apagones en el Periodo Especial.

Fidel Castro y su gobierno tomaron varias medidas para recuperar la economía, como la apertura de la isla al turismo extranjero, acceder a que cubanos expatriados enviaran remesas, la liberación parcial del mercado agrícola y el trabajo por cuenta propia.

“Fidel siempre estuvo opuesto a las reformas orientadas hacia el mercado. Pero él tenía una situación difícil y a regañadientes aceptó unas reformas muy tímidas. No había otra solución. Y eso permitió que no hubiera una recuperación total, pero sí parcial”, opina Mesa-Lago.

La llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en 1998 le dio un acceso a Cuba al petróleo que necesitaba a través de un intercambio de médicos y maestros.

Hoy la economía de Cuba no depende casi totalmente de un solo país, como en el caso de la URSS, pero sí sigue dependiendo en gran medida de que Venezuela sea el aliado comercial que ha sido desde hace casi 20 años.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cuba logró recuperar poco a poco su economía, pero hasta ahora sigue sufriendo los estragos emanados del Periodo Especial.

Cuba recibe del país dirigido por Nicolás Maduro alrededor del 50% del petróleo que maneja la isla, y aunque en 2013 el 44% del comercio se pactaba con ese país, la mala situación del país sudamericano ha hecho que el intercambio se contraiga al 17%.

Los cálculos de Mesa-Lago dicen que Cuba sufriría un golpe del 8% del PIB si perdiera sus acuerdos con la Venezuela de Maduro, un duro golpe pero inferior al 35% del PIB que perdió en 1993.

Hay mucho miedo hoy en Cuba sobre qué puede pasar si se cae el régimen de Venezuela”, advierte Mesa-Lago.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Caso Otto Warmbier: la factura de US$2 millones que "Corea del Norte envió a EE.UU." por los gastos médicos del estudiante


Otto Frederick Warmbier

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Otto Warmbier fue detenido en Corea del Norte en enero de 2016.

Medios estadounidenses informaron este jueves que Corea del Norte envió a Estados Unidos una factura de US$2 millones por la atención médica que prestaron al estudiante Otto Warmbier mientras estuvo detenido en el país asiático.

Warmbier, de 22 años, fue encarcelado en Corea del Norte en diciembre de 2015 durante un viaje de estudios a ese país y estuvo 17 meses preso.

El estudiante de la Universidad de Virginia volvió a EE.UU. en junio de 2017 en estado de coma, con “daño cerebral grave”, ciego, sordo y con convulsiones, por razones que los médicos no pudieron explicar. El joven murió seis días después de su regreso a su país.

La Casa Blanca se negó a comentar sobre la factura médica.

“No comentamos sobre las negociaciones de rehenes, por eso han tenido tanto éxito durante este gobierno”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado a The Washington Post y a la cadena CBS.

Compromiso de pago

Joseph Yun, encargado de Corea del Norte en el Departamento de Estado de EE.UU. en ese momento, fue el principal enviado para traer de vuelta a Warmbier a EE.UU.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Warmbier regresó a EE.UU. en estado de coma.

Según The Washington Post, que cita a dos personas anónimas familiarizadas con la situación, Yun firmó un compromiso para pagar la factura médica por orden del presidente, Donald Trump.

Una de estas fuentes señaló que la recepción de la factura se realizó bajo la supervisión del entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, quien estaba interesado en dialogar con Corea del Norte.

Según informa el periódico, la cuenta por la atención de Warmbier se envió al Departamento del Tesoro de EE.UU., donde permaneció impaga durante todo 2017.

Un exfuncionario del Departamento de Estado dijo a CBS que la factura sigue sin pagarse.

“Lesión neurológica grave”

Warmbier fue acusado de robar un letrero propagandístico del hotel en el que él y sus compañeros de estudios se habían alojado en Pyongyang, y fue condenado a 15 años de trabajos forzados.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cindy y Fred Warmbier, padres de Otto, acusan a Corea del Norte de torturar a su hijo.

Corea del Norte lo liberó por “razones humanitarias” en junio de 2017 y dijo que el joven había caído en coma después de contraer botulismo y tomar una pastilla para dormir.

Sin embargo, los médicos estadounidenses que lo examinaron no encontraron evidencia de botulismo y dijeron que el estudiante había sufrido una “lesión neurológica grave”, probablemente causada por un paro cardiaco.

Aunque Corea del Norte ha negado haber maltratado al estudiante de 22 años, sus padres insisten en que su muerte en julio de 2017 fue consecuencia de tortura.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Pornografía infantil : por qué en Holanda se encuentran la mitad de las páginas de este contenido ilegal


Pornografía

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Cuatro de cada cinco páginas estaban alojadas en Europa.

Cada cinco minutos los miembros de la organización británica Internet Watch Foundation (IWF) encuentran en internet una imagen o un video de abusos sexuales a niños.

“Es algo que nadie quiere leer o entender, pero es real“, aseguran.

Esta fundación benéfica se dedica a proteger a los niños víctimas de abusos sexuales buscando activamente y eliminando páginas web de pornografía infantil en todo el mundo.

Cada año publican un informe con sus resultados. Y los números son alarmantes.

En 2018 identificaron más webs que nunca: 105.000 páginas que ya están eliminadas y que contenían 345.961 imágenes individuales.

Cuatro de cada cinco de estas páginas estaban alojadas en Europa.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La organización británica Internet Watch Foundation se dedica a identificar y eliminar webs de pornografía infantil en todo el mundo.

Y 48.900 webs, el 47% del total, lo estaban en Holanda.

“A pesar de que eliminamos más imágenes que nunca, y a pesar de utilizar algunas de las principales herramientas tecnológicas, el problema está lejos de resolverse“, explicó Susie Hargreaves, directora ejecutiva de IWF, en un comunicado para anunciar la publicación de su informe.

Hargreaves cree que la causa principal del problema es la demanda.

“Desafortunadamente, y como nos dice la policía, en este momento por ejemplo en el Reino Unido hay 100.000 personas buscando imágenes de pornografía infantil”, añade.

Los números que la fundación acaba de hacer públicos respaldan su preocupación.

Entorno hostil

El informe de IWF, que cuenta con financiación de la Comisión Europea, constata que en 2018 hubo un gran aumento de las denuncias y eliminación de páginas con pornografía infantil en comparación con los datos de 2017 y de los años anteriores.

Después de Holanda (47%), los países que alojaban más webs con pornografía infantil son Estados Unidos (12%), Rusia (11%), Eslovaquia (11%) y Francia (6%).

Uno de los países que mejoró a lo largo del tiempo fue Reino Unido, que en 2018 registró su nivel más bajo en cuanto a alojamiento de este tipo de contenidos.

Según la organización, el país creó “un entorno hostil” para estas webs y ahora representa solo el 0,04% de las webs eliminadas, un porcentaje que en 1996 era del 18%.

Respecto a Estados Unidos, una de las razones por las que el número de webs denunciadas fue menor es porque los gigantes de la tecnología como Facebook las eliminan rápidamente antes de que los informes lleguen a la IWF.

¿Por qué Holanda?

En el otro lado de la balanza, sin embargo, se encuentra Holanda, un país que IWF advirtió que se está convirtiendo en un “refugio seguro para el abuso sexual infantil”.

El gobierno holandés es consciente de la situación desde hace tiempo.

De hecho, ya se comprometió a abordar el problema en un comunicado que hizo público en 2018 y en el que afirmaba que había que “reforzar la lucha contra el abuso sexual infantil en internet”: “Hay que eliminar este material”, aseguraron.

Sin embargo, y según los datos de IWF, desde entonces las webs de pornografía infantil alojadas en Holanda aumentaron de 27.970 en 2017 hasta 48.900 en 2018.

IWF identificó para BBC Mundo algunas de las características que hacen de Holanda un país atractivo para este tipo de páginas ilegales.

Una de las causas es que “la forma en que funcionan internet y la policía holandesas es muy diferente de cómo se trabaja en el Reino Unido, Estados Unidos o Canadá”.

Según IWF, eso hace que en Holanda las imágenes permanezcan disponibles durante más tiempo.

En segundo lugar, constata que “la gran infraestructura de internet con la que cuenta Holanda, que atrae a la tecnología y, en particular, a las empresas que ofrecen servicios de alojamiento de webs” a precios baratos.

Finalmente, la organización cree que Holanda tendría que reforzar su tolerancia cero hacia este tipo de contenidos, ya que “los delincuentes buscan servicios de bajo costo, de baja vigilancia policial y de acceso rápido”.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Que las páginas estén alojadas en Holanda no significa que el contenido de las webs se produzca en el país.

Por su parte, la fiscalía del ministerio de Justicia de Holanda confirmó a BBC Mundo que efectivamente su país cuenta con una excelente infraestructura de internet y una gran cantidad de servicios de alojamiento”, lo que puede contribuir a la proliferación de estas webs.

Sin embargo, matizan algo importante: “Eso, obviamente, no significa que el contenido se produzca en los Países Bajos”.

También aseguran que “el gobierno tomó varias medidas para combatir el contenido ilegal de las webs alojadas en el país” y destacan que “la lucha contra la pornografía infantil es un objetivo muy importante“.

IWF asegura que el gobierno holandés aceptó su colaboración para acabar con el problema, y que tienen previsto reunirse en junio.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Joe Biden se lanza a la presidencia: estos son sus competidores en la carrera por sacar a Trump de la Casa Blanca


Kamala Harris, Elizabeth Warren, Kirsten Gillibrand

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Kamala Harris, Elizabeth Warren y Kirsten Gillibrand son tres de las candidatas demócratas.

La carrera para ocupar la Casa Blanca en 2020 ya comenzó.

Pero para los demócratas, más que una carrera, parece un maratón: y no solo por el largo recorrido hasta las primarias, sino por el número de participantes.

Hasta este jueves, cuando el exvicepresidente Joe Biden lanzó su precandidatura, otros 20 políticos de mayor o menor visibilidad también han iniciado sus campañas para hacer frente a Donald Trump en los comicios del próximo año.

Los candidatos para la presidencia y la vicepresidencia de Estados Unidos son electos por una serie de primarias y asambleas, llamadas caucus, que culminarán con la Convención Nacional de cada partido en 2020.

En BBC Mundo, te presentamos quiénes son los candidatos hasta este jueves, a partir de un análisis realizado por el periodista de la BBC en Washington Anthony Zurcher.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

1. Joe Biden, exvicepresidente y senador

Biden ingresa en la contienda presidencial demócrata no solo como candidato principal, si no como favorito.

Tiene reconocimiento casi universal, altos índices de aprobación dentro del partido y entre los políticos independientes y el potencial de recaudar grandes cantidades de dinero de campaña a través de los demócratas tradicionales.

También comparte algunas de las debilidades políticas demostradas en la carrera presidencial de Hillary Clinton.

Su largo tiempo en el ojo público deja un largo historial para que sus oponentes lo ataquen y van desde su posición hacia la Guerra de Irak hasta controvertidas opiniones sobre la segregación racial o, más recientemente, las acusaciones tocar demasiado hasta el punto de incomodar a algunas mujeres.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

2. Bernie Sanders, senador por Vermont

Tras construir un movimiento político de base que dio una sacudida al Partido Demócrata en 2016, Sanders está otra vez en la carrera por la presidencia.

Hasta este jueves lideraba las encuestas, la recaudación de fondos de pequeños donantes y el reconocimiento de organización en los 50 estados.

En 2016, el autoproclamado “socialista demócrata” apostó por una agenda progresista en contraste con el centrismo pragmático de Clinton.

Y ya no es único dirigente demócrata alineado más a la izquierda, pero muchos temen que se prefiera una nueva cara y que su campaña pueda abrir viejas heridas entre los demócratas.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

3. Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts

Warren ha sido una de las favoritas de la izquierda progresista desde que apareció en la escena política para presionar por una regulación más estricta del sector financiero después de la crisis económica de 2008.

Como senadora se hizo conocida por sus duros interrogatorios de los ejecutivos de Wall Street y como una crítica abierta de la desigualdad.

Trump la cuestionó por alegar que tenía raíces indígenas y es vista como una política de inteligencia y sagacidad superior.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

4. Beto O’Rourke, exdiputado por Texas

O’Rourke se ganó un espacio en el corazón de los demócratas de todo Estados Unidos con su enérgico, pero sin éxito, intento de destituir al senador republicano Ted Cruz en Texas.

Se convirtió en una estrella de las redes sociales, reunió manifestaciones en todo el estado y publicó números de recaudación de fondos más parecidos a un candidato presidencial que a un aspirante al Senado.

Pese a su escasa experiencia política, O’Rourke se ha convertido un fenómeno político y su apariencia y activismo en redes sociales ha contribuido a ganarle aceptación entre los electores más jóvenes.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

5. Kamala Harris, senadora por California

Harris es el tipo de demócrata que podría quedarse y prevalecer en lo que seguramente será una batalla de nominación agotadora.

Ha ganado espacio tanto entre delegados primarios como en recaudación de fondos.

Como mujer y proveniente de una minoría étnica, está bien posicionada para capitalizar la creciente diversidad de su partido.

Tiene uno de los récords de votación más liberales en el Senado en un momento en que los demócratas se inclinan hacia la izquierda, pero también tiene antecedentes como una fiscal implacable y la cuestionan por haberse mostrado poco sensible ante los derechos de los acusados.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

6. Pete Buttigieg, alcalde de la ciudad South Bend, Indiana

Candidato millenial, Buttigieg es elque más repercusión ha tenido entre los jóvenes y el primero abiertamente homosexual en la historia de Estados Unidos.

Buttigieg entra a la carrera con un currículum único: es un veterano de la guerra de Afganistán, gay y con fama de erudito.

Como alcalde del medio oeste, ha demostrado que tiene una voz a los votantes en una región que ayudó a entregar la presidencia a Donald Trump.

Una presidencia de Buttigieg es una posibilidad remota para 2020, pero su candidatura es una señal de lo que está por venir.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

7. Amy Klobuchar, senadora por Minnesota

Klobuchar puede no ser un nombre familiar para muchos, pero la senadora alcanzó la reelección de 2018 en el estado de Minnesota.

Otra exfiscal, se mostró fríamente competente en las acaloradas audiencias de confirmación del nominado por Trump a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

8. Cory Booker, senador por Nueva Jersey

Será difícil encontrar un orador más talentoso en el campo demócrata de 2020.

Su proximidad a Nueva York lo ha convertido en un prodigioso recaudador de fondos. Su tiempo como alcalde del obrero Newark le da una base a la difícil situación de los desfavorecidos.

Sin embargo, muchos en la izquierda no confían en él y no han olvidado su defensa en 2012 del fondo de capital de riesgo del republicano Mitt Romney.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

9. Eric Swalwell, diputado por California

Es el principal demócrata en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y anteriormente estuvo en el Comité de Seguridad Nacional, por lo que ha viajado a países como Pakistán y Afganistán.

A los 38 años, es uno de los candidatos más jóvenes para ingresar a la carrera presidencial demócrata en 2020.

Sin embargo, no se está posicionando como la voz de su generación y, en cambio, está haciendo del control de armas un tema central de su campaña.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

10. Kirsten Gillibrand, senadora por Nueva York

Gillibrand se ha posicionado como una de las candidatas que probablemente más capitalizarán el movimiento #MeToo.

Su marcha hacia 2020 se verá marcada porque fue muy vocal al pedir la renuncia del senador Al Franken después de que enfrentara cargos de acoso sexual.

También enojó a los leales a Clinton al criticar el manejo del escándalo de Mónica Lewinsky por parte de Bill Clinton.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

11. Julian Castro, exalcalde de San Antonio y secretario de vivienda durante el gobierno de Obama

Castro no es actualmente la estrella en ascenso que fue, aunque todavía tiene el potencial de conseguir seguidores en la próxima carrera.

Es de origen mexicano, de tercera generación, y su candidatura llega en un momento en que los demócratas están desesperados por involucrar a la creciente población latina en Estados Unidos.

Y, con 44 años, es joven en un momento en que muchos demócratas buscan un cambio generacional.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

12. Tim Ryan, diputado por Ohio

Desafió sin éxito a Nancy Pelosi por ocupar el primer puesto de liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes en 2016, instando a sus colegas a abrazar a una nueva generación que refleje mejor las prioridades del partido.

Considera el comercio y los empleos como sus grandes apuestas, aunque también se ha movido a la izquierda en temas sociales.

Derechos de autor de la imagen
Google

13. Tulsi Gabbard, diputada por Hawái

Gabbard, la primera miembro hindú del Congreso de Estados Unidos, fue partidaria temprana y abierta de la campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016, y ha sido una defensora de la atención médica universal, aumentar el salario mínimo y una política exterior antiintervencionista.

Sin embargo, la veterana de la Guerra de Irak ha recibido críticas por reunirse con Bashar al Assad en enero de 2017 y ha sido cuestionada por criticar a los musulmanes como “extremistas islámicos” y por su oposición a los derechos al aborto y al matrimonio gay.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

14. Jay Inslee, gobernador del estado de Washington

Es un político veterano con el tipo de experiencia ejecutiva que da ser gobernador de un estado mediano.

Su principal tema de campaña parece orientarse hacia el cambio climático, luchar contra las políticas de inmigración del gobierno de Trump, ampliar la atención médica en su estado, aumentar el salario mínimo, promulgar una licencia médica familiar pagada y poner fin a la pena capital en Washington.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

15. John Hickenlooper, exgobernador de Colorado

Es un hombre de negocios convertido en político que ha demostrado que puede implementar con éxito políticas progresistas en un estado moderado.

Aborda la política como “el arte de lo posible” y señala que su éxito en Colorado se produjo a través de negociaciones de buena fe y un compromiso bipartidista.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

16. Seth Moulton, diputado por Massachusetts

Otro de los demócratas anti-Pelosi, lo que le ha ganado enemigos poderosos.

Tiene talento político, pero está compitiendo en un campo en el que no es el único candidato joven o veterano militar. Tiene poco reconocimiento y sus capacidades para recaudar fondos son limitadas en comparación con muchos de sus oponentes.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

17. Wayne Messam, alcalde de Miramar, Florida

Se cree que promocionará su historia personal, como el hijo de inmigrantes jamaicanos, más que su relativamente pequeño historial político con la esperanza de que llame la atención de los votantes demócratas.

Derechos de autor de la imagen
John Delaney

18. John Delaney, exdiputado por Maryland

Delaney fue el primer participante en el campo presidencial demócrata de 2020 cuando anunció su candidatura en julio de 2017.

El exempresario de tecnología tiene una plataforma que se centra en empleos, educación e infraestructura y un retorno a la cooperación bipartidista.

Derechos de autor de la imagen
Andrew Yang

19. Andrew Yang, empresario

Yang es un empresario tecnológico de 44 años nacido en Nueva York de padres taiwaneses.

Propone al gobierno de EE.UU. pagar un “dividendo de libertad” de US$1.000 al mes a todos los estadounidenses entre las edades de 18 y 64 años como una forma de ingreso básico universal para protegerlos de la falta de empleos debido a la automatización.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

20. Marianne Williamson, consejera espiritual y escritora

Williamson es una autora de gran éxito de ventas, organizadora de eventos de caridad y asesora espiritual que considera a Oprah Winfrey como su seguidora más famosa.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending