Connect with us

BBC Mundo

Quién es Ashin Wirathu, el monje budista cuyo discurso radical comparan con el de Bin Laden


Wirathu

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

El monje budista de 51 años Ashin Wirathu se ha metido en problemas con la justicia al criticar a Suu Kyi.

Dice que las mezquitas son bases enemigas, se refiere a los musulmanes como “perros rabiosos” y los acusa de “robar y violar a las mujeres birmanas” y de “reproducirse rápidamente”.

Durante años, las autoridades de Myanmar brindaron protección y apoyo al monje budista más polémico del mundo, Ashin Wirathu.

Este respaldo, le permitió continuar sus virulentos discursos.

Pero después de atacar a la ganadora del Premio Nobel Aung San Suu Kyi, las autoridades del país parecen haber llegado a la conclusión de que ha cruzado una línea roja, y ahora se enfrenta a un arresto bajo las leyes de sedición.

BBC Mundo te cuenta quién este monje agitador.

Primeros años

Wirathu empezó a ser conocido en 2001, al liderar una campaña para boicotear los negocios de propietarios musulmanes.

Derechos de autor de la imagen
AFP/Getty Images

Image caption

Cientos de miles de musulmanes rohingya huyeron de Myanmar en 2017 debido a la violencia contra ellos.

Fue arrestado y condenado a 25 años de prisión en 2003, aunque fue liberado en una amnistía general llevada a cabo en 2010.

Pero parece que su encarcelamiento hizo poco para reducir su ira volcánica contra las minorías musulmanas del país.

Sus discursos suelen ser parábolas budistas con una fuerte dosis de nacionalismo.

Habla con calma y con claridad durante las entrevistas con la prensa, pero se emociona y anima cuando se dirige a las multitudes.

Sus palabras llenas de odio a menudo alimentan a aquellos que rechazan el islam.

Por ejemplo, hizo una campaña activa para la promulgación de una ley que prohíba a los hombres musulmanes casarse con mujeres budistas.

“No se puede subestimar a una serpiente porque sea pequeña. Los musulmanes son así”, dijo.

Vetado en Facebook

Comenzó a utilizar las redes sociales para difundir el mensaje de que la cultura budista del país se vería inundada por el aumento de la población musulmana.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Wirathu usa las redes sociales, pero también sistema más convencionales como libros y CDs para expandir su mensaje.

Finalmente, Facebook lo puso en una lista negra en enero de 2018, citando sus publicaciones inflamatorias dirigidas a la minoría musulmana rohingya del país.

Wirathu dijo que buscaría plataformas alternativas.

“Cuando Facebook me desconecta, confío en YouTube. Pero YouTube no tiene alcance suficientemente amplio, por lo que seguiré usando Twitter para continuar con el trabajo nacionalista”, dijo.

También comparte sus videos a través de las redes sociales rusas y el sitio de networking VK.

Pero no es solo Facebook quien lo ha vetado: en abril de este año se le prohibió dar un sermón en Tailandia.

El país vecino también tiene una mayoría budista.

Un incomprendido

Su meteórico aumento de popularidad ha tenido consecuencias en el sufrimiento de los musulmanes de Myanmar, quienes conforman un 5% de la población.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Wirathu es considerado como el monje antimusulmán más influyente de Myanmar, pero él dice que solo está protegiendo su religión y cultura.

En julio de 2013, la revista Time presentó su foto en su portada con el título “La cara del terrorismo budista”.

“Me están malinterpretando y atacando. Creo que hay un grupo que paga a los medios por difamarme. De hecho, los medios online están controlados por musulmanes”, dijo a la BBC en 2013.

En 2015 fue descrito como “el Bin Laden budista” en un documental, un apodo adoptado rápidamente por algunos medios occidentales. Pero él rechaza la comparación.

Dice que aborrece la violencia.

“Ni siquiera me gusta responder de manera ruda”, dice Wirathu.

Contra la ONU

A este monje de 51 años le encanta la controversia, principalmente la que crea el mismo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La enviada de la ONU, Yanghee Lee, se ganó la ira de Wirathu después de que su informe dijera que la violencia contra la minoría rohingya tiene “las características de un genocidio”.

Un informe de la ONU publicado el año pasado estableció que las principales figuras militares en Myanmar deben ser investigadas por genocidio en el estado de Rakhine.

Después de esto, la Corte Penal Internacional abrió un examen preliminar.

El gobierno de Myanmar rechazó el informe de la ONU y el monje dirigió la contraofensiva.

“El día que la Corte Penal Internacional llegue aquí es el día en que Wirathu coge un arma”, aseguró a sus partidarios durante un mitin en octubre pasado.

Crisis rohingya

Sus seguidores fueron ampliamente culpados por los disturbios antimusulmanes en el estado de Rakhine que comenzaron en 2012 y culminaron en el éxodo de más de 700.000 personas a la vecina Bangladesh.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

La violenta campaña militar obligó a más de 700.000 musulmanes rohingya a refugiarse en la vecina Bangladesh.

En una entrevista concedida al medio británico The Guardian en 2017, dijo: “Aung San Suu Kyi desea ayudar a los bengalíes, pero yo la bloqueo”.

Los nacionalistas birmanos a menudo se refieren a los musulmanes rohingya como bengalíes, un término que pretende implicar que son forasteros.

Wirathu acusó al partido gobernante de la Liga Nacional por la Democracia de apoyar secretamente una agenda musulmana.

Budismo

Myanmar no tiene religión oficial, pero la sociedad está fuertemente influenciada por el budismo: alrededor del 90% está de acuerdo con esa religión.

Los monasterios gozaron del patrocinio del Estado durante muchos siglos y se acabó solo en el siglo XIX durante el período colonial británico.

Image caption

El budismo tiene profundas raíces en Myanmar y una gran influencia en la sociedad.

Magníficos templos salpican el campo fértil de Myanmar, alimentado por las aguas del Irrawaddy y otros ríos, y los monasterios poseen vastas extensiones de tierras agrícolas.

El país tiene una larga historia de gobiernos militares y mantiene un ejército permanente de más de 400.000 personas.

Se estima que la cantidad de monjes budistas es aún mayor, unos 500.000.

Los monjes disfrutan de un estatus social elevado y son ampliamente venerados.

969 y Ma Ba Tha

Wirathu fue inicialmente asociado a una organización conocida como 969.

Sus miembros dicen que el primer número, el 9, representa los atributos especiales de Buda, el 6 denota los caracteres especiales de las enseñanzas budistas y el último 9 representa las cualidades de Sangha, la congregación de monjes.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Debido al liderazgo carismático de Wirathu, el movimiento Ma Ba Tha rápidamente se hizo muy popular en el país.

Pero en realidad, el grupo 969 era más conocido por su campaña antimusulmanes.

Recibió apoyo estatal y en 2013, el entonces presidente de Myanmar, Thein Sein, se manifestó abiertamente en apoyo tanto del movimiento como de su líder más prominente, describiendo a Wirathu como el “hijo de Buda”.

Posteriormente, Wirathu se convirtió en la figura principal de otra organización llamada Ma Ba Tha o la Asociación Patriótica de Birmania, que se fundó en 2014.

Creció rápidamente en todo el país antes de ser prohibida en 2017.

Media playback is unsupported on your device

Las polémicas declaraciones de Aung San Suu Kyi sobre la limpieza étnica en Birmania

Sin embargo, continuó operando sin obstáculos desde el tranquilo monasterio de Ma Soe Yein en Mandalay, la última capital real.

En su sede, mostraba una exhibición permanente de fotografías que, según él, muestran a las víctimas de la violencia musulmana.

En la larga entrevista concedida a la BBC en 2013, el monje vestido con túnicas azafrán no se arrepintió.

“Los musulmanes solo se comportan bien cuando son débiles. Cuando se vuelven fuertes son como un lobo o un chacal, en grandes manadas cazan a otros animales”, dijo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Wirathu presentó una exhibición permanente de fotografías que, según dice, muestran a las víctimas de la violencia musulmana.

“Con la excepción de ellos mismos, (los musulmanes) no reconocen a los demás como humanos. También atacan a cristianos e hindúes. De hecho, atacan a todos. Si no creen (esto), dejen que los talibanes tengan tecnología nuclear. Te prometo que tú y tu país desaparecerán pronto”, agregó en la entrevista de la BBC.

Más allá de Myanmar

Wirathu viaja muy a menudo e incluso ha establecido estrechos vínculos con el grupo de Sri Lanka llamado Bodu Bala Sena o BBS.

La organización está dirigida por monjes de Sri Lanka que también siguen la rama del budismo Theravada.

BBS también ha ganado notoriedad por sus violentas campañas contra los musulmanes.

“Hoy en día, el budismo está en peligro. Necesitamos estar unidos por si suenan las campanas de alarma”, dijo en una reunión en Colombo en 2014.

Pero en casa, el aumento de su popularidad no ha calado bien entre los monasterios tradicionales. El Consejo Sanga, respaldado por el gobierno, incluso le prohibió dar sermones durante un año en 2017.

Ataque a Suu Kyi

Pero sus problemas realmente comenzaron cuando atacó a la figura más popular del país: la premio Nobel de la Paz e icono en la lucha por los derechos humanos Aung San Suu Kyi.

“Wirathu es un monje muy popular y tiene muchos seguidores, que se muestran encantados cuando ataca a los musulmanes. Pero cuando dirige sus ataques a Aung San Suu Kyi, su popularidad se ve afectada”, dice Myat Thu, cofundador del grupo de expertos de la Escuela de Ciencias Políticas de Rangún.

Educada en Oxford (Reino Unido), Aung San Suu Kyi es conocida como “La dama”, y es ampliamente vista como la líder de facto del gobierno de Myanmar.

Su título oficial es el de consejera estatal. El presidente, Win Myint, es un ayudante cercano.

La constitución de Myanmar le prohíbe convertirse en presidenta porque tiene hijos que son extranjeros.

“Solo le interesa la moda. Lleva maquillaje y camina con zapatos elegantes de tacón alto, agitando su trasero ante los extranjeros“, dijo a una multitud en abril, refiriéndose a Aung San Suu Kyi.

Image caption

Aung San Suu Kyi sigue siendo muy popular en el país.

El gobierno civil quiere ahora deshacerse de la disposición que impide a Aung San Suu Kyi asumir el cargo más importante del país.

Pero Wirathu se opone a los cambios constitucionales propuestos.

“La gente siente un gran respeto por Aung San Suu Kyi. Incluso a muchos monjes de línea dura que están con Wirathu ahora les puede resultar difícil apoyar sus discursos contra Suu Kyi”, agrega Myat Thu.

“Si Wirathu hubiera sido crítico solo con respecto a los cambios constitucionales, habría sido difícil para el gobierno tomar medidas en su contra. Pero recurrió a ataques personales contra Suu Kyi “, dice Myat Thu

“Ha facilitado que el gobierno actúe en su contra”.

Pero Wirathu es desafiante.

“Si quieren arrestarme, pueden hacerlo”, dijo al portal web Irrawaddy.com.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

BBC Mundo

Qué pueden aprender los hombres del fútbol femenino


Partido entre EE.UU. y Tailandia

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

El partido entre Estados Unidos y Tailandia en el Mundial Femenino de Francia tuvo más goles que faltas.

¿Es más limpio el juego en el fútbol femenino que en su contraparte masculina?

Es posible. Pero el asunto es debatible, así que vayamos por partes en este análisis.

Pensemos un momento en las jugadoras de la selección femenina de Tailandia que disputa el Mundial en Francia.

En su primer partido, Estados Unidos les metió 13 goles. Es, por lejos, la mayor goleada en la historia de este torneo.

Pero ninguna de las jugadoras tailandesas se dejó arrastrar por la frustración de semejante marcador. De hecho, cometieron el mismo número de faltas -cinco- que sus rivales, las potentes estadounidenses.

El segundo número de faltas más bajo de un partido en lo que va del torneo.

Físico

Pues bien, es difícil que algo similar ocurra en el fútbol masculino, donde la disciplina y la respuesta física parecen ser más importantes.

En Rusia 2018, el equipo más “limpio” fue Alemania, que cometió 29 faltas en tres partidos, el mismo número de encuentros que Tailandia tiene garantizados en el Mundial femenino.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Los partidos de fútbol femenino tienden a tener menos tarjetas amarillas que el de los hombres.

Pero no solo es cuestión de faltas. El Mundial Femenino de fútbol también se destaca por el bajo número de tarjetas amarillas y rojas.

Y no parece que tenga influencia alguna el hecho de que jueguen menos selecciones (24) que en el torneo masculino (32).

En el campeonato de Canadá 2015, se mostraron un total de 115 tarjetas amarillas y dos rojas. Para un promedio de 2,2 tarjetas por partido y 0,1 expulsiones por juego.

Ese dato sugiere dos cosas: juegos menos bruscos y menos discusiones con el juez.

En Rusia 2018, el último Mundial masculino, los futbolistas recibieron 219 tarjetas amarillas (3,42 por partido) y cuatro rojas.

Durante la fase de grupos, el promedio de faltas por partido fue de 27.

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) no ofrece los mismos datos estadísticos para el Mundial Femenino, pero si contamos cada uno de los juegos, podemos comparar que los últimos campeones mundiales de ambos torneos (Francia en masculino y EE.UU. en femenino), cometieron casi el mismo número de faltas durante los siete partidos que disputaron (93 y 88).

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Investigadores encontraron que las mujeres simulan menos cuando sufren una falta durante un partido.

Lo que sí es distinto es qué tan a menudo los hombres y las mujeres se tiran al suelo después de una falta o contacto fuerte.

Un estudio de la Universidad Wake Forest (Estados Unidos) concluyó que los hombres eran dos veces más propensos a simular una lesión o una falta que las mujeres.

Ahora, en el momento de contar lesiones reales -que los investigadores establecieron cuando un jugador sangraba o era reemplazado de inmediato-, establecieron que solo el 8% de las faltas terminaba en una lesión seria dentro del fútbol masculino.

Entre las mujeres, el porcentaje era de 14%.

El estudio fue liderado por Daryl Rosembau, quien indicó que los hallazgos pueden ser explicados por una serie de factores.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

La simulación de Claire Lavogez en los cuartos de final del Mundial de Canadá 2015 cuando el partido estaba empatado.

“Los hombres son más grandes y rápidos, y es probable que los choques ocurran, por lo que también es probable que sufran lesiones dolorosas, pero que al final no requieran un cambio”, dijo el investigador.

“Al mismo tiempo, como hay más contacto, eso puede conducir a que se den más oportunidades de tratar de influenciar la decisión de un juez a través de la simulación”, explicó.

Los resultados también sugieren que las futbolistas mujeres también caen algunas veces en la simulación.

Para la muestra, un botón: en los cuartos de final del Mundial de Canadá 2015 entre Francia y Alemania, la francesa Claire Lavogez se dejó caer en el área rival en los minutos finales de un partido que estaba empatado.

El “piletazo” le quedó tan mal hecho que la jueza, en vez de ponerle una tarjeta amarilla como correspondía, le hizo un gesto de desaprobación.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

¿Mientras más exigente se vuelva el fútbol femenino veremos más imágenes como esta simulación de Neymar ante el Bayer Munich?

“Creo firmemente que esas cosas del juego no le gustan a las mujeres”, le dijo a la BBC Julie Foudy, que fue capitana de la selección de EE.UU.

“Pero mi lado cínico me dice que mientras las mujeres vean más partidos y la exigencia se vuelva mayor, es posible que comience a verse más ese tipo de conducta en las canchas”, agregó.

En el caso de Lavogez, fue un caso de “karma instantáneo”: ella erró el cobro clave que al final le dio la victoria a Alemania en la definición por penales.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

Por qué es importante el estrecho de Ormuz y cómo se llegó a este momento de alta tensión entre Estados Unidos e Irán


Imágenes que mostrarían los daños a un barco y los que, según Estados Unidos, serían miembros de las Guardias Revolucionarias de Irán.

Derechos de autor de la imagen
US Department of Defense

Image caption

Estados Unidos hizo públicas nuevas imágenes que, dice, aportan más pruebas de que Irán estuvo detrás de los ataques recientes en el Golfo de Omán.

Estados Unidos e Irán viven una escalada de tensión desde que Donald Trump decidiera volver a imponer duras sanciones contra la República Islámica en noviembre del año pasado.

Y esto se agudizó en las últimas semanas, con acusaciones contra Irán por supuestamente haber realizado varios ataques contra barcos petroleros, por un lado, y el anuncio por parte de Irán de que pronto incumplirá sus compromisos internacionales en cuanto a su programa nuclear.

Gran parte de la tensión se centra en la zona del estrecho de Ormuz y el Golfo de Omán.

Te contamos por qué es importante esa región y cómo se ha llegado a este punto.

1. Qué es el estrecho de Ormuz

Es uno de los pasos marítimos más importantes y estratégicos del mundo.

Este estrecho conecta a los productores de petróleo de Medio Oriente con mercados clave en Asia Pacífico, Europa, América del Norte.

Está entre Omán e Irán, conectando el paso marítimo de los países del Golfo —Irán, Kuwait, Arabia Saudita, Bahréin, Qatar y Emiratos Árabes Unidos— con el Mar de Arabia y más allá.

En su punto más angosto, el canal separa a Omán de Irán por tan solo 33 kilómetros.

Tiene dos vías marítimas, y cada una mide apenas 3km.

Aunque es estrecho, es lo suficientemente profundo como para permitir el paso de los barcos petroleros más grandes del mundo.

A pesar de que las cifras varían, alrededor de una quinta parte de las exportaciones mundiales de petróleo pasan por este pequeño canal, es decir, casi 19 millones de barriles de petróleo al día.

Esto lo convierte en el paso más importantepara la producción petrolera mundial.

Esto incluye el petróleo de la Organización de Países Exportadors de Petróleo (OPEP) Arabia Saudita, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, así como la mayoría del gas natural licuado de Qatar, el mayor productor mundial.

2. Cómo se llegó a esta situación de tensión

En 2015, Irán llegó a un acuerdo trascendental internacional para limitar su desarrollo nuclear.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Estados Unidos envió en mayo el USS Abraham Lincoln al Golfo para mandar un “mensaje” a Irán.

Irán aceptó limitar el enriquecimiento de uranio, que se utiliza para producir combustible para los reactores pero puede ser usado también para elaborar armamento nuclear, a cambio de una reducción de las sanciones internacionales.

Pero Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear el año pasado y reimpuso duras sanciones a Irán. En abril de este año, aseguró que los países que sigan comprando petróleo a Irán también pueden ser sancionados.

Esto ha causado grandes pérdidas a la economía iraní, que depende del petróleo, el cual representa dos tercios de sus exportaciones.

Y otros sectores como el energético, bancario, y de seguros también se están viendo afectados.

Desde entonces, las tensiones han ido en aumento.

Irán ha amenazado con bloquear el paso de los barcos petroleros a través de Ormuz, algo que podría hacer usando minas, submarinos, misiles y lanchas rápidas de ataque.

Media playback is unsupported on your device

El video que según EE.UU. prueba que Irán está detrás de las explosiones en el estrecho de Ormuz

Si esta ruta se volviera impracticable, el suministro mundial de petróleo caería un 20%, según cifras compiladas antes de las últimas sanciones estadounidenses, citadas por el Washington Post.

Este lunes, el Pentágono hizo públicas imágenes que intentan mostrar los restos de una mina sin explotar sobre la carcasa del Kokuka Courageous, un buque petrolero japonés que transportaba 25.000 toneladas de metanol entre Arabia Saudita y Singapur.

Estados Unidos mantiene que otras fotos muestran también a miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán removiendo la mina del barco para no dejar evidencia del ataque.

Un barco con bandera de las islas Marshall y de propiedad noruega, el Front Altair, reportó también haber sido atacado el pasado jueves cuando transportaba 75.000 toneladas de nafta entre Emiratos Árabes Unidos y Taiwán.

Estados Unidos acusa a Irán de ser responsable de ambos ataques cerca del estrecho de Ormuz y de otros cuatro ocurridos en el estrecho en mayo.

Teherán niega con vehemencia todas las acusaciones.

Mientras, Estados Unidos anunció que enviará un convoy adicional de 1.000 efectivos a Medio Oriente como respuesta a lo que considera un “comportamiento hostil” por parte de Irán.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Cuatro petroleros resultaron dañados por explosiones cuando navegaban aguas de Emiratos Árabes Unidos en el Golfo de Omán el pasado 12 de mayo.

El anuncio de un envío adicional de tropas se añade a los 1.500 uniformados que ya habían sido anunciados por el presidente de EE.UU., Donald Trump, el mes pasado.

3. Cuál es la postura de Irán

Irán ha negado tener nada que ver en los ataques.

Hasta ahora, la respuesta iraní ha sido una política de “paciencia estratégica”, explica Aniseh Bassiri Tabrizi, del centro de estudios Royal United Services, con base en Londres.

“Pero si estuvo detrás de los ataques del jueves, puede que estemos viendo el final de esa política”, afirma Bassiri.

El presidente del país, Hassan Rouhani, declaró este mares que la comunidad internacional puede ver que es Estados Unidos, no Irán, el que se está violando los acuerdos.

“Irán ha sido leal a los acuerdos internacionales, y el que se enfrenta a nosotros hoy (Estados Unidos) es el que ha incumplido todos los pactos y acuerdos internacionales”.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Irán (en la foto, su ministro de Exteriores Mohammad Javad Zari) dice que no tiene nada que ver con los ataques.

“Nuestro adversario no es un país, nosotros no entramos en guerra con ningún país. Nuestros adversarios son políticos con poca experiencia”, dijo Rouhani.

Y el lunes, Irán anunció que dentro de diez días superará el límite de uranio enriquecido que establece el acuerdo nuclear de 2015.

“Hemos cuadruplicado la producción de uranio enriquecido. La cuenta atrás para superar los 300 kilogramos de reserva ha empezado hoy y habremos pasado ese límite en el plazo de diez días”, declaró el portavoz de la Organización de la Energía Nuclear de Irán, Behruz Kamalvandi.

Pero “aún hay tiempo [de salvar el acuerdo] si los países europeos actúan”, afirmó.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos calificó el anuncio de Irán de “extorsión” y un “reto a las normas internacionales”.

4. Qué tan cerca estamos de una guerra

La realidad es que un conflicto entre Estados Unidos e Irán, incluso por accidente, “es más probable ahora que en ningún otro momento desde que el presidente Donald Trump llegó al poder”, opina Jonathan Marcus, corresponsal diplomático de la BBC.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

Irán acusó al presidente de Estados Unidos, Donald Trumo, de está jugando un “juego muy, muy peligroso”.

La llegada de Trump al poder fue un punto de inflexión, retirando a Estados Unidos del acuerdo nuclear y embarcándose en una política de máxima presión contra Teherán.

Teherán, por su parte, intentó empujar a los países europeos a hacer más para ayudar a su dañada economía.

Pero si Irán rompe definitivamente el acuerdo nuclear, esto daría munición adicional al gobierno de Trump.

Ahora, “mucho depende de las dinámicas dentro del gobierno de Trump y también del análisis que haga Teherán de lo que está pasando ahí”, dice Marcus.

“La oposición (de Trump) a implicarse militarmente es conocida. Pero es poco probable que se retire si fuerzas o instalaciones de Estados Unidos son atacadas”.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, defiende una política de cambio de régimen en Irán.

Mientras los aliados clave de Washington en Medio Oriente —Israel y Arabia Saudita— pueden estar aplaudiendo, los socios europeos de Trump están incómodos con la dirección que están tomando las cosas.

España, Alemania y Holanda han tomado medidas para suspender actividades militares en la región por el aumento de las tensiones.

Entre las potencias internacionales, China pidió a Estados Unidos que rebaje la tensión y a Irán que cumpla con el acuerdo nuclear, advirtiendo contra abrir una “caja de Pandora”.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

España retiró su fragata Méndez Núñez del grupo de combate naval liderado por el USS Abraham Lincoln tras la escalada de tensión con Irán.

Rusia, que también es parte del acuerdo nuclear, también pidió moderación y calificó las acciones de Estados Unidos de “verdaderamente provocadoras”.

Arabia Saudita culpó a Irán de los ataques, mientras que Reino Unido dijo que está “casi seguro” de la responsabilidad de Irán.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea, sin embargo, advirtieron en un encuentro el lunes contra saltar a conclusiones y se sumaron a las llamadas de la ONU para que se haga una investigación independiente.

Marcus cree que una “invasión de Irán a gran escala no va a estar sobre la mesa”.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Las nuevas sanciones de Estados Unidos han empujado la economía de Irán a una recesión.

“Esto sería más bien un conflicto aéreo y marítimo con una gran dosis de asimetría en las respuestas por parte de Irán. Podría incendiar toda la región”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

BBC Mundo

¿Es Dune del chileno Jodorowsky la mejor película que nunca llegó a rodarse?


Alejandro Alejandro Jodorowsky

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Alejandro Jodorowsky pudo haber logrado una obra maestra del cine.

La película Dune (Duna), del director Denis Villeneuve, que se estrenará el próximo año, parece tener uno de los mejores elencos de todos los tiempos.

El nominado al Oscar Timothée Chalamet es su estrella; los actores de reparto incluyen a Javier Bardem, Josh Brolin, Oscar Isaac, Rebecca Ferguson, Charlotte Rampling y Jason Momoa.

El filme está basado en la novela de ciencia ficción de Frank Herbert, publicada en 1965.

Pero Villeneuve, el director francocanadiense de Sicario, La llegada y Blade Runner 2049, necesitará mucha ayuda si su película va a competir con una adaptación anterior de la misma novela.

No me refiero a la versión de David Lynch de 1984, que debería registrarse en el top de las listas de las peores películas de la historia. Tampoco me refiero a la miniserie del canal de cable estadounidense Sci-Fi (ahora llamado Syfy) en 2000.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Rebecca Fergusson será una de los actrices de la nueva versión de Duna.

La versión más significativa e impresionante del bestseller de Herbert es una que nunca llegó a realizarse.

El escritor y director de la película fue el chileno Alejandro Jodorowsky, un veterano del teatro de vanguardia que hizo dos de las películas más gloriosamente surrealistas de todos los tiempos.

“El Topo” (1970) era más o menos lo que obtendrías si Clint Eastwood adaptara Alicia en el País de las Maravillas como una película de vaqueros, y luego Monty Python la rehiciera como una sátira y después las escenas de ambas películas se montaran juntas, con azotes y desnudos adicionales.

“La montaña sagrada” (1973), financiada en parte por John Lennon, es aún más rara. Kanye West tomó prestadas sus imágenes psicodélicas cuando organizó su gira Yeezus en 2013.

En la década de los 70, “El Topo” y “La montaña sagrada” ayudaron a establecer el circuito de “películas de medianoche”, que se apreciaban mejor a altas horas de la noche, preferiblemente después de ingerir sustancias que ayudaran a alterar el ánimo.

Ambas películas resultaron tan artificiosas como rentables. Gracias a ellas, en 1974 el productor francés Michel Seydoux contactó a Jodorowsky y le ofreció financia cualquier película que se le antojara hacer.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Los filmes surreales de Jodorowsky ayudaron a establecer las “películas de media noche”.

Jodorowsky eligió adaptar Duna. Seydoux aceptó y fue en ese momento en que el director chileno se dio cuenta de que tendría que sentarse a leer el libro.

La novela de Herbert narra la batalla por el control de un planeta desierto llamado Arrakis, o Duna.

Su héroe adolescente, Paul Atreides, lidera ejércitos y cabalga gusanos gigantes, por lo que, en la era previa a los efectos digitales, poner la saga interestelar de Herbert en la pantalla habría sido una hazaña colosal.

Pero Jodorowsky no solo quería adaptar un libro, quería “cambiar las percepciones del público … cambiar las mentes jóvenes de todo el mundo”. No estaría haciendo una mera película, recuerda en un documental de 2014. Estaría creando un “dios artístico y cinematográfico”.

“Guerreros espirituales”

Este grandioso tono místico era típico del proyecto. Seydoux alquiló un castillo para que Jodorowsky escribiera, y cuando terminó su guión, el autor se dispuso a reclutar colaboradores o, como les decía, a otros “guerreros espirituales”.

El primero de ellos fue Jean ‘Moebius’ Giraud, uno de los artistas cómicos más aclamados de Francia. Trabajando a lo que Jodorowsky ha llamado un ritmo “sobrehumano”, Giraud dividió toda la película en un guión gráfico de 3.000 dibujos.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

Jodorowsky trabajó junto al artista Jean Giraud.

Comenzó con un plano secuencia inspirado en la apertura de “Sed de mal” de Orson Welles, la diferencia es que la cámara no solo recorre una ciudad, sino que cruza el universo. Y terminó con fotos de Paul asesinado y transformándose en un planeta sensible, que luego vuela para difundir buenas vibraciones en toda la galaxia.

No hace falta decir que nada de esto sucede en la novela de Herbert.

Jodorowsky reunió a sus otros “guerreros espirituales” en París. Para manejar los efectos visuales, empleó a Dan O’Bannon, quien había trabajado en la película debut de John Carpenter, Dark Star. Para crear el planeta natal de los villanos, eligió a HR Giger, un artista suizo que se especializó en horrores biomecánicos elegantemente siniestros.

La mayor parte de la música de la película estaría a cargo de las superestrellas del rock progresivo británico, Pink Floyd, que acababa de lanzar su octavo álbum, The Dark Side of the Moon.

Para visualizar la nave espacial de la película, Jodorowsky contrató a Chris Foss, un artista británico conocido por sus pinturas con aerógrafo en las portadas de las novelas de Isaac Asimov, y sus dibujos lineales en el innovador manual sexualLa alegría del sexo”.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Pink Floyd se encargaría de la música de Dune.

En la introducción de Jodorowsky a un libro posterior sobre las pinturas de Foss, el director explica lo que esperaba del artista:

“Quería joyas, máquinas-animales, mecanismos del alma… naves de útero, recámaras para renacer en otras dimensiones, naves-prostitutas conducidas por el semen de nuestras apasionadas eyaculaciones, ornitópteros de colibríes que nos llevan a beber el antiguo néctar de las estrellas enanas que nos dan el jugo de la eternidad… autos guiados por orugas tan grandes que sus colas desaparecerían en el horizonte… máquinas más grandes que soles vagando enloquecidas y oxidadas, gimiendo como perros en busca de un amo… ruedas pensantes ocultas detrás de meteoritos, esperando, camufladas como rocas metálicas, a que una gota de vida pase a través de esas perdidas franjas galácticas para calmar los tanques sedientos con secreciones psíquicas“. ¿Cómo podría resistirse Foss?

Ahora todo lo que Jodorowsky necesitaba eran actores. En el papel del mesiánico Paul, eligió a su propio hijo, Brontis, quien luego fue sometido a dos años de entrenamiento intensivo en artes marciales. (Brontis Jodorowsky interpretó a Nicolás Flamel en Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald, en 2018).

Pero el director miró más allá para completar el elenco. Contrató a leyendas como Mick Jagger, David Carradine, Udo Kier y Orson Welles.

Derechos de autor de la imagen
Alamy

Image caption

El artista suizo HR Giger dibujó las ilustraciones para Dune.

Welles aceptó aparecer en la película después de que Jodorowsky prometiera comprarle la cena en su restaurante favorito de París todas las noches del rodaje.

Dalí y sus exigencias

Pero Welles no era la estrella más grande ni más exigente de la película. Para el papel de emperador de la galaxia, Jodorowsky buscó nada menos que a Salvador Dalí. Cuando se encontraron en el Hotel San Regis en Nueva York, Dalí le dijo a Jodorowsky que estaba interesado, pero que tenía algunas condiciones.

El trono del emperador tenía que ser “un inodoro hecho de dos delfines cruzados”. Los propios amigos de Dalí tenían que interpretar a los cortesanos del emperador.

Dalí también advirtió que no seguiría el guión de Jodorowsky.“Mis ideas son mejores que las tuyas”, le dijo el pintor.

También soñaba con ser el actor mejor pagado de la historia de Hollywood, por lo que pidió US$100.000 por hora. Jodorowsky aceptó. Luego recortó las escenas del emperador para que Dalí no fuera necesario por más de una hora, y el resto de sus líneas las diría un robot.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Dalí soñaba con ser el actor mejor pagado de la historia de Hollywood.

Se derrumba el sueño

Dune se estaba volviendo muy sofisticada, pero también muy cara. A fines de 1975, Jodorowsky y Seydoux volaron a Los Ángeles para obtener los últimos 5 millones de dólares que necesitaban antes de que la película pudiera comenzar a producirse.

Trajeron con ellos un libro de tapa dura especialmente impreso del tamaño de un ladrillo. El libro contenía el guión, los guiones gráficos de Giraud y los diseños de Giger, Foss y O’Bannon. Cada detalle estaba allí.

Aun así, nadie confiaba en que Jodorowsky lograrla sacar adelante el filme. “Todo era genial, excepto el director”, recuerda Seydoux en el documental.

Esto puede parecer monstruosamente injusto, teniendo en cuenta la preparación metódica que Jodorowsky había realizado. Pero su negativa a reducir el tiempo de duración de la película podría haber sido un factor negativo.

Derechos de autor de la imagen
Getty

Image caption

Nadie creyó que pudiera sacar adelante su versión de Dune.

Hollywood quería que Dune durara dos horas. Jodorowsky pensó que 10 o 12 horas sería más apropiado. En estas circunstancias difícilmente se puede culpar a los ejecutivos del estudio que decidieron que si iban a financiar una ópera espacial con un planeta desértico y un joven héroe que desarrolla poderes psíquicos, entonces no sería Dune. Iba a ser la Guerra de las Galaxias.

En todo caso, el trabajo de Jodorowsky no se desperdició. Él y Giraud reciclaron muchos de sus conceptos para una serie de novelas gráficas, The Incal, que comenzó a publicarse en 1980. O’Bannon hizo Alien con Ridley Scott, y trajo a tres de sus colegas de París con él: Giraud, Foss y Giger.

Mientras tanto, el guión ilustrado de Dune circuló por Hollywood, y se puede notar su influencia, ya sea consciente o inconsciente, en películas como Flash Gordon, Terminator, El quinto elemento y muchos otros éxitos de ciencia ficción.

La locura visionaria de Jodorowsky tuvo un gran impacto en una película que no se hizo. Si se hubiera concretado, quién sabe cuán fuerte habría sido ese impacto.

Puedes leer la versión original de este artículo en inglés en BBC Culture.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



Source link

Continue Reading

Trending