Connect with us

CNN en Espanol

Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ordena ocupación de las instalaciones de DirecTV


(CNN Español) — La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó este viernes la ocupación inmediata de las propiedades de DirecTV Venezuela y la restitución del servicio de televisión por suscripción, luego de admitir un amparo introducido por el Comité de Usuarios y Usuarias para la Defensa de los Derechos de las Comunicaciones.

El fallo también prohibió la salida del país de los integrantes de la Junta Directiva de la empresa y facultó a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) para que nombre una junta adhoc, liderada por el actual presidente de la instancia, general de brigada Jorge Eliéser Márquez Monsalve, con amplias facultades administrativas.

En al menos tres sedes de DirecTV en Caracas se reportó la presencia de la Guardia Nacional Bolivariana como parte de la ejecución de la medida.

María Alejandra Díaz, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, la instancia creada por el cuestionado gobierno de Nicolás Maduro para ejercer funciones legislativas, aseguró que con la medida judicial “se está haciendo justicia con millones de venezolanos, a quienes se les ha violado el derecho a la libertad de expresión y de información por parte de una trasnacional”.

Díaz había acudido el miércoles al TSJ para introducir un amparo a favor de los suscriptores. En el documento se aseguraba que, al dejar de prestar servicios, DirecTV estaba violando el derecho de acceso a la información, libertad de expresión y comunicación.

De acuerdo con la ONG Espacio Público, unos 200 medios -entre impresos, radiales y televisivos- han salido de circulación o de las frecuencias del Estado por órdenes de Conatel durante los años de la autodenominada revolución bolivariana.

En mayo de 2007, por ejemplo, Radio Caracas Televisión dejó de transmitir en señal abierta. Los informativos de la planta tenían entonces una línea editorial contraria al gobierno que presidía el fallecido presidente Hugo Chávez.

Casi 10 años más tarde, en febrero de 2017, CNN en Español fue sacada de la programación de los proveedores de televisión por suscripción por mandato gubernamental, días después de que el canal emitiera una investigación sobre la presunta emisión fraudulenta de pasaportes y visas venezolanas.

También otras señales como NTN24, Antena 3, Caracol Noticias y Noticias RCN están fuera de las parrillas de programación por disposición de Conatel. Todas esas decisiones han sido consideradas por organizaciones defensoras de derechos humanos como un ataque contra la libertad de expresión.

El presidente de la Asamblea Nacional y reconocido como presidente encargado por más de 50 países, Juan Guaidó, reaccionó en Twitter. “La dictadura amenaza y chantajea a DirecTV desde hace años. Ahora quiere tomar rehenes para evitar que vuelva la señal, todo para que tú no estés informado. No solo son culpables de que DirecTV se haya ido del país, ahora les quitan sus equipos y amenazan a sus extrabajadores”, escribió.

Sin dejar claro cómo, Guaidó dijo que la señal de DirecTV se puede restituir desde otro país y se comprometió a hacerlo.

Por su parte, el fiscal general Tarek William Saab dijo que la compañía dejó de trabajar en Venezuela debido a las sanciones de EE.UU. contra el país.

Saab atribuye el fin de las operaciones a presuntas presiones del Departamento de Estado de EE.UU. y de la oposición. Es un acto que, a su juicio, constituye “una nueva agresión al pueblo venezolano”.
CNN contactó a DirecTV para conocer su reacción ante esta medida del TSJ, pero hasta ahora no ha obtenido respuesta.

AT&T anunció el martes el cierre de las operaciones de DirecTV América Latina en Venezuela, una medida que entró en vigor de inmediato.

En un comunicado publicado en su sitio web, la compañía explicó que las sanciones impuestas por EE.UU. al gobierno del cuestionado presidente Nicolás Maduro impiden la inclusión de las señales de Globovisión y Pdvsa TV en su oferta. Al mismo tiempo, las autoridades venezolanas obligan a las plataformas de televisión por suscripción a incluir ambos canales en la parrilla de programación para poder prestar servicios en el territorio nacional.

“Debido a que es imposible para la unidad DirecTV de AT&T cumplir con los requerimientos legales de ambos países, AT&T se vio forzada a cerrar sus operaciones de TV por suscripción en Venezuela, una decisión que fue tomada por el liderazgo de la compañía en EE.UU., sin involucramiento conocimiento previo del equipo de DirecTV Venezuela”, explica el documento.

DirecTV y WarnerMedia, esta última propietaria de CNN, forman parte de AT&T.

El especialista en informática Fran Monroy Moret considera que aunque la Ley de Telecomunicaciones establece la incautación de bienes, el gobierno venezolano no podrá poner a funcionar el servicio de DirecTV.

Explica que no basta con tener el control del centro de transmisión satelital, sino que tendrían que acceder también a los satélites. Sin ello, agrega, no se puede transmitir.

Monroy aclara que otros satélites no son compatibles porque no funcionarían los decodificadores ni la orientación de las antenas. Además, precisa que se requiere un personal especializado para llevar a cabo dicho proceso.

CNN se comunicó con Conatel para conocer si el objetivo de ocupar los activos de DirecTV en Venezuela es restituir todas las señales que se transmitían o solo las nacionales, y cuál sería el alcance que se plantean lograr. DirecTV emitía al menos 14 señales estatales. Sin embargo, hasta el momento no hemos obtenido respuesta.

Cerca del 46% de los abonados de televisión por suscripción en todo el país eran clientes de DirecTV, según Conatel.

Hasta la mañana del martes, cuando las pantallas se fueron a negro, unos 2,3 millones de hogares tenían acceso a DirecTV, de acuerdo con Espacio Público.

La organización calcula que unos 10 millones de personas usaban este servicio. Su director, Carlos Correa, resalta la penetración de la señal en zonas rurales y sectores populares.

“Estos ciudadanos, que ya padecían fallas eléctricas, de agua, de seguridad, de internet, dificultades para encontrar alimentos y medicinas básicas, ahora tampoco tendrán acceso a información y al entretenimiento vía televisión. Viejas radios y televisores con antena, juegos de mesa y libros se utilizan para acompañar el paso de las horas durante la cuarentena, sin contar el servicio inestable de Internet, considerado el más lento de la región”, denuncia la ONG en un comunicado.

Las noches del martes y el miércoles el descontento generado con el cese de operaciones de DirecTV se hizo sentir con el sonido de las cacerolas en distintos sectores de la capital venezolana. Quienes protestaban reclamaban que, además de la falta de agua, las fallas eléctricas y la escasez de gasolina, ahora no tenían acceso a la distracción de la pantalla. La protesta se escuchó en varias zonas populares y también se expresó en las redes sociales.

La salida de DirecTV de Venezuela afecta también la difusión de los canales nacionales, incluidas las emisoras oficiales y algunas estaciones de radio que utilizaban sus antenas como repetidoras.



Source link

CNN en Espanol

OPINIÓN | Con mascarilla y todo, Biden aplasta a Trump


Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora del Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — “Es un tonto, un tonto absoluto”, dijo el exvicepresidente Joe Biden sobre la negativa del presidente Donald Trump a usar una mascarilla. “Todos los doctores en el mundo dicen que debes usar una mascarilla cuando estás en una multitud”. Biden, el presunto candidato demócrata, no levantó la voz y sonrió con frecuencia. Pero no dio golpes. “Los presidentes”, afirmó, “se supone que deben liderar, no involucrarse en la locura y ser falsamente masculinos”.

Fue la primera entrevista en persona de Biden desde que la pandemia lo obligó a abandonar la campaña hace dos meses, y CNN la transmitió momentos después de que Trump hizo otra de sus presentaciones extrañas, cargadas de conspiración y autoengrandecimiento en los terrenos de la Casa Blanca. Las dos actuaciones tenían mucho en común: ambas al aire libre, en un hermoso día de finales de primavera, ambos candidatos haciendo campaña, vistieron el papel. Pero el contenido, en caso de que alguien lo olvidara, era un recordatorio de lo diferentes que son los dos hombres.

Las declaraciones de Trump fueron su ya familiar mezcla de mentiras, alardes, mala dirección e insultos. Había reunido a los medios de comunicación para un evento promocionando un acuerdo para reducir los costos de insulina para las personas mayores. “Insulina. Tanta gente. Muy necesaria”, dijo, apartándose de su texto preparado con fragmentos de frases cortadas y reflexiones no sensuales. “No uso insulina. ¿Debería hacerlo? ¿Eh? Nunca lo pensé”.

Los votantes mayores les dicen a los encuestadores que prefieren a Biden, por lo que no hay duda de por qué Trump declaró “amamos a nuestros adultos mayores” y afirmó que siempre protegerá la cobertura médica para afecciones preexistentes, incluso cuando su administración está en la corte tratando de eliminar Obamacare, el programa que por fin amplió el acceso de los estadounidenses al seguro de salud.

El presidente repitió su última distracción vil: promovió nuevamente la afirmación completamente infundada de que Joe Scarborough, de MSNBC, un excongresista republicano que lo critica ferozmente, pudo haber estado involucrado en la muerte de un asistente en su oficina de Florida hace 19 años. La muerte de la mujer, que tenía una afección cardíaca, fue declarada un accidente. El mismo día que el viudo de la mujer abogó por el fin del uso de la memoria de su esposa muerta para los juegos políticos, Trump lo hizo sin pedir disculpas. “Muy sospechoso“, expresó.

Fue otra actuación vergonzosa; del tipo que los estadounidenses han estado observando durante más de tres años. Del tipo que ha puesto a Biden por delante en las encuestas, que posiblemente sea la razón por la cual Trump nuevamente afirmó, falsamente, que las boletas de votación por correo conducirían a un fraude a gran escala. Sin boletas por correo, millones de estadounidenses temerosos de una posible infección en los colegios electorales en medio de una pandemia pueden no sentirse capaces de votar en noviembre. Trump atacó a los medios de comunicación, a “Sleepy Joe”, y habló sobre el gran trabajo que ha hecho para combatir la pandemia que, bajo su guardia, ha matado a casi 100.000 estadounidenses. Hubiera sido muchas veces peor, se jactó, si no hubiera hecho un trabajo tan bueno.

Pero el enfoque del presidente ante la pandemia es un caos de contradicciones. Después de retuitear una publicación de una personalidad de Fox News burlándose de Biden por usar un cubrebocas en un evento del Día de los Caídos, Trump esta vez menospreció a un periodista que le preguntó al respecto. Trump le dijo al periodista que se quitara la mascarilla para la pregunta de seguimiento. El periodista dijo que la mantendría puesta y que hablaría más alto en su lugar, “Está bien, bien”, señaló Trump, “quieres ser políticamente correcto”. Los médicos y las pautas federales instan a los estadounidenses a usar mascarillas; el presidente se niega a hacerlo y se burla de quienes lo hacen.

Se le preguntó a Biden si usar una mascarilla es un signo de debilidad o fuerza. Dijo que es una señal de liderazgo. “Un presidente debe liderar con el ejemplo”, dijo a Dana Bash de CNN. “Estas cosas machistas le están costando la vida a las personas”. Bash y Biden estaban sentados a más de 3 metros de distancia. Bash dijo que usaron mascarillas cada vez que se acercaban más que eso.

Biden golpeó fuertemente a Trump, pero el exvicepresidente también hizo un trabajo creíble al reconocer sus errores. Después de una entrevista en la que bromeó diciendo que los votantes afroamericanos que no lo apoyan no son realmente negros, Biden nuevamente se disculpó, diciendo que no hay nada malo en admitir un error, especialmente si ha lastimado a alguien. “Si digo algo ofensivo, debería disculparme.

La marca de Biden es la decencia. Pero los estadounidenses quieren más que eso, especialmente ahora. Quieren un líder que los saque de la calamidad actual de manera segura. Necesitamos reabrir la economía de manera inteligente, aseguró, no podemos separar el bienestar económico de la salud. “Hay formas de reabrir racionalmente”, “poner a las personas en una posición en la que no tengan que arriesgar sus vidas para ganarse la vida”.

Biden logró venir Al mismo tiempo, fuerte y educado. Si Trump vio la entrevista, puede apostar que la odió. Todas esas referencias a su masculinidad falsa, a sus mentiras, a su necedad, dan en el blanco. Veamos cómo Trump se desahoga en Twitter.

Biden estaba sonriendo, pero elevó la temperatura en la carrera. Los votantes que vieron ambos eventos vieron el contraste, casi uno al lado del otro. Si te gustó uno de ellos, no te podría gustar el otro.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Trump amenaza con “regular” y hasta “cerrar” las redes sociales luego de que Twitter etiquetara sus publicaciones


(CNN) – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con “regular fuertemente” o incluso cerrar las plataformas de redes sociales, después de Twitter hiciera una verificación de datos sobre dos de sus publicaciones esta semana.

El mandatario no dio detalles adicionales sobre qué acciones podría tomar. Sin embargo, esta amenaza es la expresión más clara de la intención de Trump de utilizar el poder del gobierno para atacar a los que percibe son sus enemigos políticos en el sector privado: empresas que ya disfrutan de una amplia libertad bajo la ley para moderar sus plataformas como consideren conveniente. Y la situación también aumenta las apuestas para Twitter y Facebook a medida que lidian con las afirmaciones engañosas de Trump sobre la votación por correo y sus insinuaciones infundadas de que un presentador de noticias participó en la muerte de una asistente hace décadas.

“Los republicanos sienten que las plataformas de redes sociales silencian totalmente las voces conservadoras. Las regularemos fuertemente o las cerraremos antes de si quiera permitir que esto suceda”, tuiteó Trump este miércoles. Luego acusó a la industria tecnológica de tratar de interferir en las elecciones de 2016, antes de repetir un reclamo sin fundamentos sobre el fraude electoral derivado de la votación por correo.

“No podemos permitir que la votación electoral por correo a gran escala se arraigue en nuestro país”, tuiteó el presidente. “Sería gratis para todos el engaño, la falsificación y el robo de boletas electorales. El que hizo más trampas ganaría. Igualmente, las redes sociales. ¡Hagan las cosas bien, AHORA!”, escribió.

Facebook y Twitter declinaron hacer comentarios al respecto este miércoles.

Una horas después, también en la mañana del miércoles, Trump anticipó una “gran acción” con respecto a las redes sociales, pero se negó a dar detalles sobre lo que podría ser.

Trump alienta teoría conspirativa contra Joe Scarborough 3:22

El arrebato de Trump en Twitter ocurrió tras una decisión sin precedentes de esta red social de aplicar por primera vez una etiqueta de verificación de datos al contenido de Trump.

La etiqueta, que Twitter ha diseñado para combatir la desinformación y las afirmaciones no verificadas, está vinculada a una página con enlaces y resúmenes de artículos que describen cómo las afirmaciones de Trump sobre la votación por correo son infundadas.

Poco después de que su contenido fuera etiquetado, Trump recurrió a Twitter para afirmar que la compañía “está interfiriendo en las elecciones presidenciales de 2020” y “asfixiando la LIBRE EXPRESIÓN”. También agregó que “no permitirá que esto ocurra”.

Pero la decisión de verificación de datos de Twitter despertó dudas adicionales sobre si la plataforma daría el mismo tratamiento a las afirmaciones engañosas de Trump sobre Lori Klausutis, asistente del exrepresentante Joe Scarborough, un destacado crítico de Trump. En los últimos días, el mandatario ha formulado acusaciones sin fundamento contra Scarborough que insinúan que él fue responsable de la muerte de Klausutis. Las afirmaciones han sido socavadas por la autopsia oficial, que encontró que Klausutis tenía una afección cardíaca no diagnosticada. El esposo de Klausutis, Timothy Klausutis, reiteró eso en una carta al presidente ejecutivo de Twitter Jack Dorsey la semana pasada, en la que señaló que las afirmaciones de Trump denigraron la memoria de su esposa por ganancia política percibida.

Twitter le dijo a CNN Business que no eliminará los tuits sobre Scarborough.

Las opciones de Trump son limitadas

Ahora, las opciones de Trump para tomar medidas estrictas contra las redes sociales son de cierta manera limitadas, según expertos legales.

El curso de acción más “obvio”, de acuerdo a Andrew Schwartzman del Instituto Benton de Banda Ancha y Sociedad, sería que Trump buscara cambios en la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas tecnológicas de responsabilidad legal en una amplia gama de contenido en línea.

Existe un impulso en curso, liderado por el Departamento de Justicia y los republicanos en el Congreso, para hacer precisamente eso. Ahora, cambiar la ley requeriría construir un amplio consenso en un Congreso dividido. El gobierno de Trump no puede hacerlo solo. Una nueva ley que especifica cómo las compañías tecnológicas deben vigilar sus plataformas podría plantear preguntas sobre la constitucionalidad de la legislación.

Lo positivo y negativo de los casi cuatro años de Trump 4:02

Este miércoles, Jessica Rosenworcel, integrante de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) afiliada a los demócratas en el panel de cinco integrantes, pareció aludir a eso cuando tuiteó el texto de la Primera Enmienda.

Trump podría presionar a agencias como la FCC y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) para que tomen medidas contra las compañías de redes sociales. Pero las entidades se han resistido en ocasiones anteriores a los esfuerzos de la Casa Blanca por transformarlos en árbitros del discurso político, y los expertos dicen que la FCC carece de jurisdicción sobre Twitter y Facebook.

En privado, funcionarios de la FCC y la FTC han expresado su preocupación por una propuesta previa de la Casa Blanca para nombrar a esas agencias como reguladores directos del contenido político en redes sociales.

Mientras tanto, las principales de la industria tecnológica permanecen bajo investigación federal y estatal por temas de antimonopolio. Pero las indagaciones antimonopolio tienden a ser altamente técnicas y generalmente se limitan al impacto de la conducta corporativa en la competencia en el mercado.

David Vladeck, profesor de derecho de la Universidad de Georgetown y ex alto funcionario de protección al consumidor de la FTC, dijo que cualquier presión del gobierno para restringir la forma en que las plataformas privadas moderan sus sitios web podría provocar preguntas sobre la Primera Enmienda.

“Este es solo otro ejemplo de Trump pensando que la Constitución lo convierte en rey, pero no lo hace”, comentó.

Quejas de mucho tiempo por parte de los conservadores

Trump y algunos conservadores se han quejado durante mucho tiempo acerca de que las plataformas tecnológicas censuran cónsul algoritmos las voces de derecha. Los reclamos se derivan de la percepción de que la fuerza laboral, en gran medida de izquierda, de Silicon Valley ha diseñado productos de redes sociales para discriminar a los conservadores, aunque las compañías niegan firmemente dichas acusaciones.

Algunos ejecutivos, como el presidente ejecutivo de Facebook Mark Zuckerberg, han tratado de acomodar voces conservadoras reuniéndose con ellos en privado e incluso encontrándose con el propio Trump.

Trump ha sugerido anteriormente que el gobierno de EE.UU. podría tomar medidas contra los medios que no le gustan. El año pasado, la Casa Blanca creó un sitio web para solicitar quejas del público sobre el sesgo político percibido por las empresas de tecnología, y Trump ha pedido un examen de la licencia de televisión de NBC, a pesar de que no tiene una.

A principios de este mes, Trump tuiteó: “La izquierda radical está a cargo y en control total de Facebook, Instagram, Twitter y Google”, y prometió, sin detalles, que su gobierno “remediaría esta situación ilegal”. Después de esa publicación, The Wall Street Journal informó que Trump ha considerado establecer una comisión de la Casa Blanca para estudiar las acusaciones conservadoras de sesgo.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

OPINIÓN | ¿Por qué estamos enviando humanos al espacio, incluso en medio de una pandemia?


Nota del editor: Gene Seymour es un crítico de cine que ha escrito sobre música, películas y cultura para The New York Times, Newsday, Entertainment Weekly y The Washington Post. Sígalo en Twitter en: @GeneSeymour. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor. Ver más opinión en CNNE/opinión.

(CNN) — Así que volvemos a escanear los cielos a lo largo de la costa noreste de Florida en busca de nubes, para ver si está lo suficientemente despejado como para que podamos lanzar un cohete al espacio con dos personas a bordo.

Suena como en los viejos tiempos. Muy viejos tiempos. Al igual que a mediados de la década de 1960, cuando el Proyecto Géminis, interludio de dos pasajeros entre los pioneros vuelos individuales del Proyecto Mercurio y las misiones del Proyecto Apolo de tres hombres, se dirigían a la luna.

Si el clima coopera, a las 4:33 pm (ET) de hoy en el histórico complejo de lanzamiento 35A de Cabo Cañaveral, Robert Benhken y Douglas Hurley serán los primeros humanos en despegar del suelo estadounidense desde que el transbordador espacial Discovery voló por última vez hace 11 años.

Benhken y Hurley, veteranos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, lo que usted conoce mejor como la NASA, que una vez volaron en misiones de transbordador, harán su primer viaje a bordo de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, que está siendo impulsada a la órbita por el reutilizable y retornable cohete Falcon 9 de la compañía de aeroespacial. Para el jueves, atracarán en la Estación Espacial Internacional para una estadía indeterminada con el astronauta de la NASA Chris Cassidy y los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e Ivan Vagner.

Que este proyecto esté siendo subsidiado por una compañía comercial, específicamente una fundada y presidida por el multimillonario y activista de viajes espaciales Elon Musk hace que la misión de la nave Crew Dragon sea histórica, un hito en una segunda era espacial en la que la NASA permite a piratas visionarios como Musk embarcarse en aventuras que alguna vez fueron potestad única del gobierno de Estados Unidos.

Sin embargo, uno no puede evitar darse cuenta de que este momento sin precedentes en la historia de Estados Unidos está sucediendo directamente en medio de una pandemia mundial en la que millones de personas han muerto y muchos millones más están sin trabajo y bajo confinamiento.

Esta colisión de circunstancias un tanto discordante probablemente generará preguntas de ciudadanos ansiosos o desconsolados tanto a la NASA como a Musk en la línea de: Estamos sentados en nuestras manos y literalmente muriendo por saber cuándo hay una vacuna o una cura para el covid-19 y “¿Están eligiendo ahora, justo ahora, para presentar esta brillante y ruidosa toma en la oscuridad en la televisión?”, “¿dónde están las prioridades aquí?”.

El costo de la misión tripulada de la NASA 1:03

Dudo que tales preguntas sean incluso tan educadas. Y no serán mitigadas por las garantías de todos los interesados de que estos planes estaban en juego mucho antes de que el coronavirus fuera detectado por primera vez hace cuatro meses. O que es el dinero de Musk y no el de los contribuyentes lo que está más en juego en este emprendimiento.

Piense, si puede, en los años 1965 y 1966, cuando el Proyecto Géminis parecía estar disparando a sus tripulaciones de dos hombres para misiones de varios días cada dos meses y volviéndolos con vida cada vez. Llegaron en una década, una era, cuando la nación parecía más cómoda y envalentonada para correr grandes riesgos en todas las áreas de la vida, ya sea en los cielos o en las calles.

Ya no somos tan ricos o, desde luego, tan optimistas acerca de incluir el viaje espacial humano en nuestro inventario de preocupaciones nacionales, aunque es útil recordar que hubo estadounidenses que se preguntaron incluso entonces, especialmente después del mortal incendio del Apolo 1, que se produjo 1967 casi inmediatamente después de que Gemini concluyó su misión final, si derrotar a la Unión Soviética en la carrera a la luna era lo suficientemente importante como para invertir miles de millones de dólares.

Aún así, ea medio siglo desde que el Apolo 11 cumplió la meta establecida por el presidente John F. Kennedy (“aterrizar a un hombre en la luna y devolverlo a salvo a la Tierra”), las nuevas generaciones de estadounidenses han llegado a considerar el aterrizaje lunar como algo más notable y retroactivamente inspirador.

Tal vez sea mera nostalgia lo que atraiga a las personas a sus pantallas de visualización hoy (o el sábado si se pospone el lanzamiento). Pero uno también siente que algo primitivo también podría despertarse. Leves movimientos de fe en la posibilidad científica, de modo que en lugar de preguntar: “¿Por qué estamos haciendo esto?”, Preguntamos: “Bueno, si aún podemos hacer esto, ¿por qué no podemos curar esta enfermedad que está matando a nuestra gente y nuestro tesoro?”

¿Alguien tiene una mejor idea?



Source link

Continue Reading

Trending