Connect with us

CNN en Espanol

Un año de la proclamación aún no consolida a Juan Guaidó en la presidencia de Venezuela


(CNN Español ) — 23 de enero de 2019. Una multitud de venezolanos concentrada en Caracas estalla en euforia ante un juramento que sorprendió al país.

“Juro asumir las competencias del Ejecutivo nacional”, proclamó el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en medio de una masiva movilización que renovó la esperanza de los opositores por un cambio de gobierno.

A partir de ese momento, Guaidó designó un gabinete, nombró embajadores, emitió decretos presidenciales y pidió a la Fuerza Armada reconocerlo como comandante en jefe. Atributos de un mandatario que, pese al impulso, no fueron suficientes, al menos durante el primer año.

El aniversario de aquella declaración se conmemora con Nicolás Maduro aún en el poder y en pleno control de todas las instituciones del Estado, incluyendo el cuerpo militar.

MIRA: Éxitos y frustraciones de Juan Guaidó a un año de juramentar como presidente encargado de Venezuela

¿Fracasó Guaidó?

A pesar del reclamo de una parte de sus seguidores por no haber logrado aún su promesa, el líder opositor persiste en la estrategia.

Algunos analistas evitan dar por terminado su papel mientras se mantenga en el juego político.

“No basta decir: “Como no se logró el objetivo, fracasó”. No. La tarea es compleja. Los regímenes autoritarios en el siglo XXI son más sofisticados y complejos que en el siglo XX”, argumenta el politólogo venezolano John Magdaleno.

Magdaleno sostiene que la estrategia de Guaidó no convenció a los factores dentro de la estructura del chavismo que podrían haber facilitado una transición.

“Amerita formularle algunas concesiones, garantías y hasta incentivos a factores de la coalición dominante porque de lo contrario es muy poco probable que se produzca la fractura”, asegura.

MIRA: Las cosas han cambiado para Venezuela. Pero no como lo que esperaba Juan Guaidó

A la espera de un cambio

Guaidó: La sesión del parlamento debe ejercer funciones

Parte de la población venezolana, golpeada por una severa crisis económica, no oculta su desesperanza.

“Dejé de hacer un cheque en blanco para nadie. Ni para el gobierno, ni para la oposición”, comenta en las inmediaciones de una estación del metro de Caracas Jhonatan Reyes, un electricista que apuesta por un cambio de gobierno.

“Cero a Maduro y cero a Guaidó. Tenía esperanza con Guaidó, pero no ha hecho nada”, exclama otro transeúnte.

“Yo confiaría otro año en darle otra oportunidad”, responde desde la contraparte Dayccel Tarantino, una publicista que mantiene su apoyo a Juan Guaidó, aunque reconoce el desaliento que le produce “seguir en las mismas”.

Guaidó: Sobredimensionamos las expectativas

2020 comenzó con nuevos obstáculos para la coalición opositora.

El chavismo, con el apoyo de varios diputados que dicen ser opositores, pero que ahora adversan a Guaidó, nombró una junta directiva paralela en la Asamblea Nacional el 5 de enero.

MIRA: Juan Guaidó dice “no” a futuras conversaciones con Nicolás Maduro

También despojó a Guaidó del uso de la sede oficial del Parlamento, quien terminó siendo reelegido para el nuevo período legislativo en una sede alternativa.

“¿Cometimos errores en sobredimensionar las expectativas? Puede ser. Lo reconozco”, dijo el líder venezolano luego de que la mayoría de los 167 diputados que conforman el Parlamento aprobaran su reelección como presidente de la Asamblea Nacional.

Nicolás Maduro asume que la estrategia de sus contrarios llegó a su fin.

“Un fracaso sin atenuantes para el imperio y sus lacayos”, sentenció el cuestionado presidente de Venezuela durante su discurso de rendición de cuentas de 2019.

Días antes del aniversario de su proclamación, Guaidó emprendió una gira por varios países europeos, pese a una prohibición de salida del país que emitió en su contra la justicia venezolana. Más de 50 gobiernos lo reconocen como el legítimo presidente interino de Venezuela.

El dirigente opositor, acosado por los reclamos de algunos opositores y las amenazas de acciones penales del oficialismo, se aferra al recurso que impulsó su carrera: el apoyo de la comunidad internacional, principalmente de las democracias occidentales.

Y no desiste, aunque en sus discursos recientes poco repita aquella frase que resultó esperanzadora para algunos venezolanos: “Vamos bien, Venezuela”.



Source link

CNN en Espanol

New York Times: Trump consideró vender Puerto Rico luego del huracán María, dice el exjefe interino de Seguridad Nacional


(CNN) — El presidente Donald Trump, consideró la idea de vender Puerto Rico en 2017 después de que la isla fue devastada por el huracán María, dijo el exsecretario interino de Seguridad Nacional a The New York Times en una entrevista publicada el viernes.

“Las ideas iniciales del presidente fueron más como un hombre de negocios”, afirmó Elaine Duke, quien se desempeñaba como secretaria interina del DHS cuando el huracán azotó la isla en septiembre de 2017, al Times.

“‘¿Podemos subcontratar la electricidad? ¿Podemos vender la isla? Sabes, ¿o deshacerte de ese activo?’” dijo Trump, según Duke en la entrevista del periódico. “(Ella dijo que la idea de vender Puerto Rico nunca fue seriamente considerada o discutida después de que Trump la planteó)”, informó el diario.

Trump ha tenido una historia tensa con el territorio estadounidense desde que Puerto Rico fue devastado por el huracán María. Cerca de 3.000 personas murieron como resultado de la tormenta y las secuelas, incluidos los apagones generalizados.

Trump señaló previamente a los funcionarios puertorriqueños por su gestión de los miles de millones en fondos de ayuda que su administración ha apropiado para la recuperación de la tormenta, acusando a los líderes de la isla de gastar parte de ese dinero por razones distintas a la limpieza del huracán. En noviembre de 2018, los funcionarios de la Casa Blanca dijeron a los líderes del Congreso y a los apropiadores que el presidente no quería que se enviaran fondos de ayuda adicionales a la isla.

Trump ha negado reiteradamente cualquier falta de su administración después de la tormenta. En cambio, el presidente buscó elogios por su manejo del huracán María, calificándolo de “un éxito increíble y no reconocido” el año pasado.

Maegan Vázquez, Sarah Westwood y Elizabeth Landers de CNN contribuyeron a este informe.

 



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Coronavirus 12 de julio, minuto a minuto: cuatro países de Latinoamérica entre los 10 con más casos de covid-19



Hace 1 hour

Arriban a México las cenizas de más de 200 mexicanos muertos en EE.UU. por coronavirus

Crédito: CLAUDIO CRUZ/AFP via Getty Images

Este sábado llegaron a México las cenizas de más de 200 mexicanos que murieron en Estados Unidos a causa del coronavirus, según la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana.

Las urnas fueron trasladadas en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana a la Ciudad de México desde Nueva York.



Source link

Continue Reading

CNN en Espanol

Análisis: Trump elige la política de distracción sobre el liderazgo


(CNN) — El presidente Donald Trump se dirigió a la zona crítica del condado de Miami-Dade, Florida, el viernes, con la intención de crear una realidad alternativa a medida que el coronavirus asola Estados Unidos. No llevaba máscara, no mostró remordimiento por la reapertura apresurada que ha vuelto a sumir el sistema de salud del país en el caos, y apenas mencionó el virus.

Cuando regresó a la Casa Blanca esa noche, Trump había conmutado la sentencia de su viejo amigo Roger Stone, quien había estado pidiendo alivio, argumentando que el coronavirus sería una sentencia de muerte si tuviera que presentarse en prisión (como estaba programado para la próxima semana).

Al pasarle la cabeza a la justicia, interviniendo en nombre de un exasesor político que fue condenado por delitos que incluyeron mentir al Congreso en parte, según los fiscales, para proteger al presidente, Trump continuó haciéndose el de la vista gorda con los estadounidenses para quienes el coronavirus ha sido en realidad una sentencia de muerte.

En un momento en que los números de sus encuestas se hunden, el presidente se ha negado a asumir un papel de mayor liderazgo para vencer al virus. En cambio, parece estar atrapado en un ciclo de ira y autocompasión por cuestiones secundarias que él cree que son más importantes para su fortuna política.

La razón por la que Trump no usa mascarilla 0:37

El abismo entre la realidad y el engaño del presidente fue de gran alivio durante su visita a Florida, donde los casos aumentaron un 1.237% desde la reapertura del estado a principios de mayo. Después de aterrizar en un condado donde la tasa de casos positivos alcanzó el 28% el viernes, Trump se centró en temas que están lejos de las preocupaciones apremiantes de la mayoría de los estadounidenses, subrayando una vez más que no tiene una estrategia para enfrentar el virus que ha infectado más de 3 millones de estadounidenses.

El presidente visitó el Comando Sur para discutir los esfuerzos de prevención del narcotráfico y organizó una mesa redonda con disidentes que denunciaron los regímenes comunistas y socialistas en América Latina, que a veces sonaba como un espectáculo de campaña destinado a alabar al presidente y atacar al exvicepresidente Joe Biden y los demócratas.

La mezquindad política del día, que incluía más tuits falsos sobre boletas enviadas por correo vinculadas al fraude, se culminó con el hecho de que Stone se libró de cumplir la prisión.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, describió el enjuiciamiento, arresto y juicio de Stone como “injusto” en un comunicado el viernes por la noche y dijo que Stone era “una víctima del engaño de Rusia que la izquierda y sus aliados en los medios perpetuaron durante años en un intento de socavar la presidencia de Trump”.

“Roger Stone ya ha sufrido mucho. Fue tratado de manera muy injusta, al igual que muchos otros en este caso”, aseguró McEnany. “¡Roger Stone ahora es un hombre libre!”

Trump conmuta la sentencia de Roger Stone 2:20

Jeffrey Toobin, un exfiscal federal y analista legal de CNN, calificó la medida del presidente como “el acto más corrupto y compinche de toda la historia reciente”.

“Richard Nixon, en la crisis de Watergate, nunca perdonó ni conmutó las sentencias de ninguna de las personas involucradas en Watergate. Pensó que nunca podría salirse con la suya”, dijo Toobin el viernes por la noche en “Anderson Cooper 360”.

“Pero nuestros estándares se han hundido tanto que el presidente pudo rescatar a alguien que fue condenado por un delito que, todos los que fueron condenados por ese delito van a prisión”, dijo Toobin, y agregó que mientras Stone fue sentenciado a 40 meses, “no purgará tiempo por la única razón de que es amigo del presidente”.

Biden citó la conmutación de la sentencia de Stone como evidencia de que el presidente ha “abusado de su poder”, alegando que Trump hizo el anuncio el viernes por la noche “para evitar el escrutinio mientras destruye las normas y los valores que hacen que nuestro país sea un brillante faro para el resto del mundo”.

“No se avergonzará”, dijo Biden en un comunicado el viernes por la noche. “Solo será detenido cuando los estadounidenses hagan oír su voz en las urnas este otoño”.

Política de distracción de Trump

Pero tres años después de una presidencia en la que Trump ha utilizado muchos viernes por la noche para despedir a sus enemigos percibidos o hacer movimientos que cree que lo ayudarán políticamente, la conmutación de la sentencia de Stone fue una pequeña sorpresa.

Durante meses, mientras la pandemia se desató en Estados Unidos, Trump se ha consumido con la política de quejas, utilizando Twitter y los eventos de su campaña para arremeter contra sus oponentes, al tiempo que se queja a los aliados y amigos sobre lo mal que la prensa lo está tratando.

Trump publica tuit sobre Goya 4:17

Ahora, en una zona de peligro crítico, cuatro meses antes de las elecciones, mientras sigue a Biden en estados críticos, el presidente no muestra signos de corregir el rumbo sino que continúa distraído de los efectos devastadores del virus, que hasta el momento ha matado a más de 133.000 estadounidenses, mientras distorsionan los hechos sobre la grave situación que enfrenta el país cuando se enfrenta al covid-19.

El viernes, el número de nuevos casos de coronavirus en EE.UU. incrementó a 63.900, un nuevo récord de un solo día según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Una nueva encuesta de ABC News / Ipsos publicada el viernes mostró que dos tercios de los estadounidenses (67%) ahora desaprueban el manejo de Trump de la respuesta al coronavirus. Ese número aumentó incluso entre los republicanos: el 78% de los votantes republicanos aprueban su manejo del coronavirus en comparación con el 90% en junio. Y en medio de un cálculo nacional sobre la raza después de la muerte de George Floyd, el 67% de los estadounidenses desaprueba el manejo de Trump de las relaciones raciales, un hallazgo que se mantuvo en todos los grupos raciales.

Si bien muchos estadounidenses tienen miedo de los casos de coronavirus y están preocupados por los riesgos de enviar a sus hijos a la escuela, Trump amenazó esta semana con retener el dinero federal de las escuelas si los funcionarios no las vuelven a abrir en otoño y reiteró su insistencia en que los estados necesitan reabrir sus economías lo más rápido posible.

Pero una clara mayoría de los estadounidenses no comparte esa opinión. En la encuesta de ABC / Ipsos, el 59% de los estadounidenses dijeron que creen que la economía se está reabriendo demasiado rápido.

Trump no parece estar escuchando. En cambio, mientras los estados rojos que lo eligieron ven un repunte asombroso de casos, está criticando a sus enemigos políticos conocidos.

El principal ejemplo de eso esta semana fue la reacción enojada de Trump a las decisiones de la Corte Suprema sobre los esfuerzos para obtener sus registros financieros, a pesar de que el resultado inmediato fue esencialmente una victoria para él políticamente.

La Corte Suprema dictaminó que los demócratas de la Cámara no podían acceder a los registros financieros de Trump, pero dictaminó que el presidente no es inmune a una citación para sus documentos financieros de un fiscal de Nueva York. Los casos fueron enviados de vuelta a los tribunales inferiores para una revisión adicional, dándole un aplazamiento al hacer improbable que tuviera que entregar esos registros antes de las elecciones de noviembre.

Aun así, Trump tuiteó: “La Corte Suprema devuelve el caso a la Corte Inferior, argumentos para continuar. Todo esto es un enjuiciamiento político. Gané la caza de brujas de Mueller y otras, y ahora tengo que seguir luchando en una Nueva York políticamente corrupta. ¡No es justo para esta presidencia o administración!” (Su abogado, Jay Sekulow, por el contrario, aclamó las decisiones como una victoria).

Trump no tendrá la oportunidad de canalizar esas quejas frente a una multitud de manifestaciones amistosas este fin de semana. Su campaña pospuso un evento electoral del sábado en Portsmouth, New Hampshire, debido al clima.

Habría sido el primera desde Tulsa, Oklahoma, donde las multitudes no cumplieron con las expectativas y la consejera de la Casa Blanca Kellyanne Conway pareció minimizar las expectativas de la multitud, sugiriendo que los partidarios podrían quedarse en casa durante la pandemia porque ya apoyan a Trump, una aceptación implícita de que incluso los partidarios de Trump están preocupados por su salud.

En repetidas ocasiones Trump a minimizado el peligro del virus, pero tal vez no más que la semana pasada cuando dijo falsamente que el 99% de los casos son inofensivos. Sin embargo este fin de semana, en un sorprendente revés, y después de semanas de presión, Trump puede hacer algo públicamente que sus propios asesores de salud pública dicen que es esencial para reducir la propagación: usar una máscara.

Trump ha dicho que usará una cuando visite a miembros del servicio heridos en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, el sábado. Es una decisión que se produjo solo después de repetidas súplicas de consejeros que instaron al presidente a dar un ejemplo a sus seguidores, según asistentes familiarizados con las deliberaciones.

“Estás en un hospital, creo que es algo muy apropiado”, afirmó el presidente a Sean Hannity de Fox News el jueves. “No tengo ningún problema con la máscara”.

“Si estoy con soldados, gente que, ya sabes, no quiero esparcir nada”, dijo Trump.

“Espero que me vea bien con una máscara”, le dijo a Telemundo el viernes.

Si sigue adelante, será un raro ejemplo de que el presidente anteponga el bien común a sus propias necesidades y su vanidad, un movimiento simple que podría ayudarlo a cambiar su trayectoria actual, que parece encaminada a la derrota en noviembre.



Source link

Continue Reading

Trending