Connect with us

EL PAÍS

Un buen interrogatorio en medio del despropósito



Un capitán por la mañana y un teniente por la tarde. El menú del día no parece demasiado atractivo, sobre todo porque los dos oficiales de la Guardia Civil tienen que transitar por un escenario muy trillado ya, la Consejería de Economía de la Generalitat durante aquella jornada interminable del 20 de septiembre de 2017 en Barcelona. Pero nunca hay que fiarse:

— Que pase el primer testigo— dice el juez Marchena.

Y el primer testigo, alto, bien plantado, entra en el Salón de Plenos vestido con un traje oscuro y una corbata amarilla, como si además de a declarar viniera a rescatar un color secuestrado por el enemigo. Al verlo, dos de los magistrados del tribunal cuchichean y sonríen. El fiscal Javier Zaragoza empieza su interrogatorio. El capitán C57393S, que hace año y medio era teniente y fue el encargado del dispositivo de registro, responde a todas las preguntas con facilidad de palabra. Enseguida deja muy claro quiénes son sus bestias negras. Aprovecha la menor ocasión para soltar puyas contra la intendente de los Mossos Teresa Laplana, quien a su entender no hizo nada por ayudar a los guardias civiles cuando la gente empezó a concentrarse alrededor del edificio, y contra Jordi Sánchez, al que retrata como el verdadero jefe del cotarro.

— Le pedí a la intendente Laplana —explica el capitán de la Guardia Civil— que hiciera un cerco para proteger los Nissan Patrol porque dentro había armas. Me respondió que lo valoraría.

— ¿Se lo dijo con preocupación? —pregunta el fiscal Zaragoza.

— Ni con preocupación ni con alegría. La intendente Laplana no era muy expresiva.

A continuación, el guardia civil se despacha a gusto contra Jordi Sánchez. Para dejar clara la responsabilidad del presidente de la ANC en los disturbios, el teniente de la corbata amarilla le dispara tres sentencias a bocajarro. Una: “Digo yo que para organizar un pasillo de 200 metros entre una masa de 45.000 personas hay que tener capacidad de liderazgo”. Dos: “Allí el señor Sánchez daba las órdenes y la intendente Laplana las ejecutaba”. Y tres: “Había 45.000 personas rodeando el edificio, lo que arrojaba una proporción de 2.200 contra uno, y eso sí que intimida. Les comenté a dos agentes de los Mossos que solo saldríamos por el pasillo que nos ofrecía el señor Sánchez si lo podíamos hacer con las cajas del registro judicial, y ellas me contestaron: estáis locos, si salís con las cajas os matan”.

Tras el interrogatorio del fiscal Zaragoza, llega el turno de las defensas. La abogada Marina Roig, defensora de Jordi Cuixart, interroga al capitán con tranquilidad. Sobre hechos concretos. Incluso sobre detalles. ¿Qué hacían los demás trabajadores de la consejería? ¿Siguieron haciendo su trabajo mientras ustedes practicaban el registro? ¿Les molestaron? ¿Permanecieron durante todo el día los dos vigilantes de seguridad en el vestíbulo? La abogada Roig va conduciendo al testigo hacia un destino que solo ella conoce. No tiene ese afán de protagonismo ni de lucirse de sus compañeros hombres. Va consiguiendo que el testigo, tan seguro ante el fiscal Zaragoza, se vuelva dubitativo. Empieza a decir “no sé”, “no me acuerdo”, “lo desconozco”. El juez Marchena, después de tantas respuestas evasivas, termina por llamarle la atención:

— La muletilla constante de “no recuerdo” nos obliga a nosotros a recordarle que está bajo juramento.

La abogada Roig ya ha conseguido su objetivo. Ha logrado sembrar dudas razonables sobre la fiabilidad de un testigo que hace solo unos minutos parecía tan robusto. Cuando la letrada dice “no hay más preguntas, señoría”, ha pasado casi una hora desde que inició su interrogatorio y no ha sido interrumpida ni una vez.

Ahora es el turno del abogado Jordi Pina. Y eso es harina de otro costal.

Hace tres preguntas con el tono comedido de su compañera, pero a la cuarta pregunta, como en el cuento del alacrán y la rana, le traiciona su condición y busca la refriega con el capitán.

— ¿Sabe usted si desde la puerta de la consejería hasta la esquina hay 29 metros?

Marchena le corta en seco:

— ¿Y si hay 27? ¿Cómo va a saber eso, señor letrado?

El juez Marchena no ha interrumpido a Marina Roig en casi una hora de interrogatorio. No pasan ni 10 minutos antes de que tenga que interrumpir a Pina. Y lo tiene que hacer una y otra vez con frases del estilo: “Señor letrado, esa pregunta no tiene ningún sentido ni ningún interés”.

Está a punto de finalizar la mañana cuando Pina termina como puede su interrogatorio y es el turno de Andreu Van den Eynde. Para entonces la solemnidad ha abandonado el Salón de Plenos y el ambiente es más propio del Club de la Comedia. La animosidad de Van den Eynde contra los testigos que no son de su cuerda le lleva a plantear preguntas impertinentes o simplemente absurdas, pero esta mañana se supera. Cuando le pregunta al capitán si sabe quién acompañaba a su defendido, Oriol Junqueras, cuando llegó a la consejería de Economía, dice:

— ¿Eran guardaespaldas o eran personas?

Marchena suelta una carcajada y, unos minutos después, levanta la sesión.

 



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

El Atlético ficha al lateral del Tottenham Kieran Trippier



Casi un siglo. Para encontrar otro inglés con la camiseta del Atlético hay que remontarse nada menos que hasta la temporada 1923-1924. Un delantero conocido como Drinkwater, que apenas estuvo un año en el club, figuraba hasta ahora como el primer y único representante de los inventores del fútbol en el club rojiblanco. 95 años después, Kieran Trippier se convertirá en el segundo. El lateral derecho, de 28 años y procedente del Tottenham, llega para cubrir el hueco dejado por Juanfran, dueño de la banda durante los últimos ocho años, y competir con el colombiano Santiago Arias. Canterano del Manchester City, ha destacado bajo las órdenes de Mauricio Pochettino en los Spurs, por quienes firmó tras debutar en la Premier con el Burnley.

Aunque el Atlético intentó el fichaje de Semedo, la negativa del Barça y las tensiones provocadas por el controvertido fichaje de Griezmann acabaron decantando la balanza a favor del inglés, que ya se ha incorporado a la concentración de los rojiblancos en Los Ángeles de San Rafael. En las últimas cuatro temporadas ha alternado el puesto de lateral derecho con el de carrilero en el 3-5-2 al que ha recurrido el técnico argentino en varias ocasiones. De largo recorrido y con tendencia a profundizar por banda, su principal cualidad está en el golpeo de balón, tanto en juego como en parado. Trippier tiene un guante en su pierna derecha que perfeccionó a base de analizar a algunos de los jugadores con mejor toque del mundo.

“Tiene mucha calidad en el último tercio del campo. Es uno de los mejores centradores de la liga”, decía sobre él Gareth Southgate, seleccionador inglés. “Es todo práctica”, resumía el lateral en una entrevista con The Times, poco después de acabar el Mundial de Rusia 2018, en el que fue el encargado de ejecutar las acciones a balón parado de Inglaterra. “Solía estudiar a Beckham en Youtube cuando era joven. Sus balones cruzados, los pases en largo y en corto, cómo colocaba su cuerpo, la forma en que lanzaba los tiros libres. Fue siempre mi referente, junto a Pirlo. Ahora creo que estoy cerca de su nivel”, explicaba el propio Trippier. Precisamente logró de falta su único tanto en el Mundial con un gran golpeo desde la frontal que sirvió para adelantar a los pross en las semifinales ante Croacia. Un gol que no sirvió para mucho (Croacia acabó remontando y metiéndose en la final), pero que le permitió dejar su sello en el mayor escaparate del mundo del fútbol.

Queda por ver cómo se adapta a España un Trippier que la pasada temporada no rindió a su mejor nivel. En una campaña histórica para el Tottenham, en la que alcanzó la final de la Champions, mostró su cara más irregular. El lateral pasó de ser uno de los jugadores más destacados en el Mundial, a no ser ni convocado por Southgate para la fase final de la Liga de Naciones en la que Inglaterra cayó ante Holanda. Sus números se resintieron (un gol y cinco asistencias en 38 partidos en la temporada pasada por los nueve pases de gol que dio en la 2017-2018) e incluso Pochettino llegó a pedirle una mayor implicación defensiva en algún compás de la pasada temporada.

“Es como para cualquier lateral en el mundo. Cuando tienes la posesión y subes, necesitas ser fuerte también para regresar y volver a situarte en una posición defensiva”, analizó el técnico de los Spurs, tras un partido ante el Wolverhampton en el que Trippier fue señalado por varios despistes que se tradujeron en goles en contra. “Pero para mi, Kieran merece todo el crédito porque es uno de los mejores jugadores ingleses que hay en la Premier League. Asiste, pasa y centra como los mejores”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El Chapo Guzmán, la complicidad del Estado mexicano con el narco



Hace más de 26 años, el cardenal Juan Jesús Posadas murió acribillado en el aeropuerto de Guadalajara, en el centro de México, al parecer víctima del fuego cruzado entre dos grupos de narcotraficantes. Al parecer porque las autoridades mexicanas nunca llegaron a una conclusión, bailando a ratos con la teoría del fuego cruzado y a ratos con la del asesinato premeditado. Posadas recibió 14 balazos y el Gobierno, encabezado entonces por Carlos Salinas de Gortari, se lanzó a la caza de Joaquín El Chapo Guzmán. Fue la primera vez que el capo chocaba frontalmente contra un sistema que hasta entonces lo había —al menos— tolerado.

Aquel desencuentro no significó su perdición. Detectado desde principios de la década de 1990, El Chapo fue detenido tres veces en 25 años. En todo este tiempo ha sido acusado de ordenar y perpetrar decenas de asesinatos, pero apenas ha cumplido siete años de cárcel en México. Su condena ahora en Estados Unidos asegura su impunidad en el país que le vio nacer. Esta vez, para siempre.

La primera detención de Guzmán ocurrió un mes después de la muerte de Posadas. Era junio de 1993. Salinas agotaba su mandato, mientras el PRI encaraba una etapa delicada, con la figura de Luis Donaldo Colosio en el centro del tablero político. La sucesión peligraba por primera vez, un error podía ser fatal. Cuando atraparon a Guzmán, la fiscalía no tardó en vincular al capo con Posadas. Guzmán fue recluido en el penal de Puente Grande, en Jalisco. El capo fue juzgado y condenado. Debía pasar 20 años en prisión, pero en enero de 2001 decidió escapar. La prensa de entonces recoge cronologías de la decadencia del poder estatal en Puente Grande, poder que acumulaba Guzmán junto a sus socios. Fue allí donde conoció a Dámaso López, futuro compañero de fatigas. El capo convirtió la prisión en su morada, un poco al estilo de Pablo Escobar en Medellín años antes, cuando construyó su propia cárcel y así, su propia condena.

Parece, sin embargo, que la fiesta presidiaria llegó a oídos de demasiada gente en México y el Gobierno decidió intervenir. Conocedor de los planes del Ejecutivo de Vicente Fox, Guzmán dejó el penal. Se camufló en un cesto de ropa sucia y salió de la cárcel, su primera fuga hollywoodiense. No la volvería a pisar hasta 2014.

El Chapo encarna el paradigma del capo moderno, elevado a mito en algunas zonas como nadie antes, a excepción quizá de Escobar. La diferencia aquí es la escala, el volumen y la calidad de su presencia mediática. El Chapo ha sido en vida, odiado y celebrado.

La entrevista con Sean Penn en su escondite de la sierra de Sinaloa es quizá el momento culminante de su fama, el clímax de la película de su vida. El bandido huido recibe a la estrella de Hollywood. La actriz Kate del Castillo acompaña a Penn. La posibilidad de producir un filme sobre la vida del capo figura en el centro del encuentro. ¿Pensaron entonces en incluir ese encuentro en la futura película? Los vídeos de la entrevista muestran por primera vez al Guzmán hombre, ajeno a la figura vaporosa del mito. Allá está el capo, un ser menor expulsado del Olimpo de lo inasible, de lo invisible.

La figura del capo sinaloense refleja por otro lado el fracaso —la podredumbre, en realidad— del Estado mexicano en materia securitaria y de procuración de justicia. Detenido por primera vez durante el sexenio de Salinas, El Chapo escapó de prisión con Vicente Fox de presidente, primer mandatario ajeno al PRI en casi 80 años. Durante el Gobierno de Felipe Calderón, su sucesor, el narcotraficante fortaleció su empresa. El Chapo aparecía por primera vez en la lista de la revista Forbes.

Calderón nunca lo atrapó. En el juicio, la defensa de El Chapo llegó a acusar a Calderón y al siguiente presidente, Enrique Peña Nieto, otra vez del PRI, de recibir sobornos del cartel de Sinaloa. Capturado en enero de 2016 tras una nueva fuga, su extradición a EE UU coronaba la vergüenza del país.

La segunda fuga fue aún más espectacular que la primera. Dejando de lado el anecdotario —el túnel debajo de un penal de máxima seguridad, los raíles instalados en el túnel, la moto sobre los raíles y el capo saliendo tranquilamente de prisión—, su evasión probaba definitivamente que el Estado, primero con el PAN y luego con el PRI, no quería o podría mantener incomunicado a su narcotraficante estrella.

En el juicio, el Rey Zambada dijo que su antiguo jefe no tuvo que ver con el asesinato de Posadas, que fue cosa de sus antaño rivales, los hermanos Arellano Félix. De aquellos, unos están muertos y los otros, extraditados.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Buscan a dos menores de Sierra Leona huidos tras jugar en la Donosti Cup



La Ertzaintza busca a dos menores integrantes del equipo de Sierra Leona que participó en la 29 edición de la Donosti Cup y que se encuentran en paradero desconocido desde el 13 de julio, cuando debían de haber embarcado rumbo a su país, ha informado el Departamento de Seguridad. El responsable del grupo interpuso en la comisaría de la Ertzaintza de San Sebastián la denuncia de la desaparición el mismo 13 de julio, horas después de percatarse de que faltaban los dos menores.

El tutor legal de estos menores africanos, Anthony Seydu, presidente de la ONG Diamond Child School of Arts and Culture, explica que los chavales se escaparon entre las 2.00 y las 6.00 del pasado sábado: “Nos percatamos de que faltaban dos chicos. Se habían escapado por la ventana del centro residencial” donde estaban alojados los componentes del equipo Diamond Child durante el torneo de fútbol donostiarra.

Seydu confirma que los huidos son Alimamy K. y Momodu I. S., quienes en el momento de escaparse compartían habitación con otros tres compañeros: “Estos estaban durmiendo y no oyeron nada. No sabemos su paradero”. El equipo sierraleonés del que formaban parte viajó a San Sebastián mediante una ayuda de las Juntas Generales de Gipuzkoa (Parlamento provincial), que aprobaron el pasado mes de abril una partida de 4.000 euros para traer a este equipo y a los de origen palestino, Al-Bustan y Not to Forget Jenin.

El responsable de la ONG interpuso una denuncia ante la Ertzaintza para lograr localizarles: “Sabemos que no tienen ningún contacto en España. Son jóvenes que forman parte de nuestra escuela desde hace varios años, les hemos visto crecer. Por eso, estamos un poco aturullados por lo que ha pasado. No lo esperábamos. Además, siempre hemos hecho lo posible para que no tengan acceso a moneda. No llevan dinero en el bolsillo”. Seydu añade que a los jugadores no les ha “faltado nada” durante su estancia en España porque “han contado con lo mejor y han vivido una experiencia inolvidable junto a otros muchos chavales de otras partes del mundo”.

La policía y miembros de la ONG están en contacto con los familiares de estas dos personas en Sierra Leona, por si estos deciden ponerse en contacto con sus allegados y esto ofrece alguna pista para localizarlos, aunque hasta la fecha no se han comunicado con su país de origen.

De momento, no se ha encontrado “ninguna pista” sobre el paradero de los dos muchachos. Seydu señala que han podido decidir huir porque tienen “una perspectiva de que en Occidente se consigue todo muy fácil”, aunque añade: “No son conscientes de que si te escapas, al poco tiempo te encuentras en la calle, no conoces a la gente, ni el idioma y acabas estás tirado en la calle. Es lo que a mí me preocupa”. La participación del equipo de Sierra Leona en la Donosti Cup hizo posible que la embajada española les facilitase los visados: “Creo que han utilizado muy mal esta realidad. Ya no vamos a poder brindar esta posibilidad a otros niños de Sierra Leona”.

Al responsable de la ONG africana le preocupa que estas dos personas huidas “caigan en manos de otras personas que puedan utilizarlos y tenerlos sin ningún control”. No conocen la lengua española, son menores de edad y no son conscientes de “lo trágico que es este asunto”, apostilla. “Ahora hace bueno, hace sol, pero pronto empezará el invierno y lo van a pasar peor. Nuestro esfuerzo es que lleguemos a encontrarlos lo antes posible”.

El equipo Diamond Child realizó un “torneo grandioso” en la Donosti Cup, dice Seydu. Jugaron la final contra el Segre, que logró llevarse la victoria por 2-0.



Source link

Continue Reading

Trending