Connect with us

EL PAÍS

Una carta de amor entre los valles de Islandia



El escritor islandés Bergsveinn Birgisson reflexiona sobre la desaparición del mundo rural frente a las ciudades, sobre las tradiciones y la cultura de los campesino de su tierra y las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida y de las que nos arrepentimos, o no. Para Helga (Lumen, traducción de Fabio Teixido), novela recientemente traducida al español, aborda todos estos temas a través de la respuesta tardía de un campesino, Bjarni, a la carta que Helga, la mujer con la que vivió un amor imposible, le envió en su juventud invitándole a dejar por ella a su esposa y su estilo de vida.

“Helga representa mi deseo de mantenerme al paso del mundo, de ser un ser humano moderno; mientras que Bjarni es lo contrario, la fuerza opuesta”, confiesa el autor. Birgisson, que se crió entre la ciudad y el campo, afirma que no es capaz de encontrarse a sí mismo sin el contacto con la naturaleza. En la novela, situada en los años 40, los cotilleos de una pequeña comunidad y el rencor y la frustración de un amor imposible se funden con el paisaje, con el verdor de los valles y la vida plácida de las ovejas.

La idea surgió en 2001, en ese momento Birgisson estaba escribiendo una colección de cuentos cortos. Uno de ellos iba sobre un campesino, Bjarni, “y me pareció que quería conocerlo mejor, estudiarlo más. Y el entorno en el que él estaba inmerso también me pareció existencial y psicológicamente interesante”. Así decidió ampliar su historia y dedicarle todo un libro, cuyo material se constituye en diferentes capas de contenido, mucho de ello extraído de la vida personal del autor y otra gran parte de la tradición de la generación a la que pertenecen los personajes, la de sus abuelos. En 2007 concluyó el libro, que no publicó hasta 2010 porque, dice, “en ese momento hubo una locura general en Islandia: la inmersión en la cultura del dinero, todo el mundo quería enriquecerse inmediatamente y olvidar su pasado”. En ese “vacío espiritual”, afirma, la cultura del dinero lo arruinó todo, hasta que la gente empezó a preguntarse si no había algo más.

“En esta historia tan breve he querido reflejar el recuerdo de un tiempo pasado. Es mucho más radical el cambio que se ha visto desde siglo XX para acá, que el que se vio en los doce siglos anteriores”, señala el autor. Y recuerda la forma de vida de sus abuelos, ahora en peligro de extinción con la despoblación de estas regiones campesinas, de la que se siente afortunado de haber podido vislumbrar.

Más allá del thriller

Para preservar la memoria de este pasado y “poder resistir los embates de esta agresión mental del sistema en el que vivimos”, Birgisson cree que lo más importante es tener alguna conciencia histórica. Y resalta que crear esta conciencia es una de las principales obligaciones del artista contemporáneo, que en un país con un pueblo eminentemente literario como el islandés esta parece la vía correcta. Sin embargo, apunta, “ha habido una reducción del 40% del número de lectores solo en los últimos cuatro años”. También en Islandia hay una crisis de lectores que el autor achaca a la aparición de plataformas como Netflix: “Las series de televisión se han convertido en la expresión de nuestra era, ya no es la novela”. Pero en la tierra de la novela negra, el Estado plantea medidas para subvencionar, como hace con los costes de producción de las películas, la literatura, “aportando hasta el 20% directamente a las editoriales”.

Esta medida, espera, “ayudará a mantener sobre todo la variedad editorial” ante la amplia producción de thrillers. Cuando se publican estas novelas las ventas “son muy altas, pero hasta ahí llegan”, sostiene. “Lo bueno que tiene otro tipo de literatura, como Para Helga, es que se vende siempre por el boca a boca. Y me complace enormemente el haber tenido esa experiencia de saber que hay buenos lectores”. 



Source link

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

EL PAÍS

La Fiscalía ‘salva’ a las patrullas de Mossos acusadas de pasividad el 1-O



La Fiscalía, que acusa de rebelión a la cúpula de los Mossos d’Esquadra por su pasividad en el dispositivo del 1-O, no ve delito de ningún tipo, en cambio, en la conducta de los agentes que acudieron a los colegios electorales. Una juez de El Vendrell (Tarragona) se ha visto obligada a dar carpetazo a la causa contra más de 30 policías autonómicos, pese a que en su opinión hay indicios claros de desobediencia. La juez reprocha a la Fiscalía que actúe de forma “contradictoria” por “argumentar dos cosas distintas a la vez”, según el auto al que ha accedido EL PAÍS.

Unos 70 agentes y mandos intermedios de los Mossos d’Esquadra afrontan causas penales en toda Cataluña por ponerse de perfil ante el referéndum del 1 de octubre de 2017. La mitad de ellos estaban siendo investigados en El Vendrell a raíz de denuncias ciudadanas. Ahora, han sido exculpados gracias a la Fiscalía.

Aunque inicialmente estaba de acuerdo en impulsar la investigación, el ministerio público ya no aprecia indicios de delito. Los agentes “hacían lo que podían sin medios” y estaban “sujetos al principio de jerarquía”, o sea sometidos a sus jefes. Y recuerda que la actuación de esos “mandos superiores” ya fue objeto de investigación en la Audiencia Nacional, que ha procesado al major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, por rebelión. Trapero afronta una petición de 11 años de cárcel por poner al cuerpo policial, presuntamente, al servicio del Govern de Carles Puigdemont.

La Fiscalía admite que el dispositivo desplegado el 1-O fue “insuficiente” porque cada binomio -las patrullas de seguridad ciudadana desplegadas en los más de 2.200 centros de votación- disponía de un solo equipo de comunicación. Algunas patrullas ni siquiera disponían de un “vehículo” para guardar el material electoral del que, según el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, debían apoderarse.

Reproches de la juez

La juez Tamara Beltrán reprocha que no se puede defender un despliegue insuficiente y decir, a la vez, que “ha habido una actuación correcta”. La Fiscalía “no puede contradecirse de esa manera tan directa”, señala en una resolución contundente en la que recuerda que, en el juicio del procés ante el Tribunal Supremo, la fiscalía considera que los Mosos “se pusieron del lado de la rebelión y eso es violencia”. La magistrada también critica que el fiscal se adhiera a la petición de archivo para todos los agentes, “sin pormenorizar” caso por caso ni valorar las grabaciones de vídeo en redes sociales o las declaraciones que obran en la causa.

La ausencia de acusación obliga a archivar la causa a la juez, que sí ve indicios de omisión del deber de perseguir delitos y desobediencia. Los patrulleros fueron, en la mayoría de casos, “meros espectadores pasivos” frente a un hecho “ilegal” y no pueden ampararse en la “jerarquía” porquela orden judicial está “por encima”. Beltrán es letal al dibujar los actos de pasividad. Para empezar, los días previos a la votación. Pese a que sabían que los centros edutativos estaban ocupados, los Mossos “no mandaron reforzar con más agentes” la zona. Pese a que el TSJC ordenó el cierre de los colegios, como máximo, a las 6 de la mañana dle día 1, “los breafings en comisarías fueron convocados fuera de toda lógica a las 6.000, lo que significó que ya fueron comisionados tarde”.

Idéntico reproche merece la actuación del 1-O. “No hay explicación” al hecho de que, como se ven en los vídeos, los binomios “se acercan a la masa congregada de ciudadanos” a las puertas del centro educativo (cita el caso de Cunit), “recibiéndo vítores”. “Tras breves momentos deinteractuar con los congregados, sin identificar a nadie”, se “retiran a un segundo plano”. “No fueron capaces ni de rodear el perímetro de las escuelas con intención de buscar algún modo de acceso al interior”.

Algunos agentes declararon que recibieron la llamada de un inspector jefe alertándoles de que la Guardia Civil iba a acudir al colegio de Cunit. Ese inspector dijo a las patrullsa, recoge el auto, que su actuación consistiría en “asistir a los heridos”. La juez ve d enuevo “incomprensible” por qué la orden “no fue la de cooperar con los agentes”, que finalmente no se presentaron. Tampoco se usaron unidades ARRO (de orden público), aunque sí las movilizó pero solo como “elemento disuasorio”. “Falta de credibilidad” del inspector, investigado también, porque se presentó como “un simple mosso”. Es “inverosímil todo lo que declara”.

Ante denuncia el mismo día 1, ella misma les requerió i fueron a un colegio donde requisaron urnas. Poco convicente que los ciudadanos “les dejaron pasar por sus galones”. Tras su ordne, solo uno y otra antes e la hora . No se acercan a las puertas del colegio a ver si habían cerado. Las actas de lsa primeras horas son “vagas y escasas”, “como si hubieran recibido una consigna de lo que debían expresar”, y en especial “la existencia de ancianos, niños, mujeres embarazadas y en general personas sde especial vunerabilidad”.

El archivo llega en plena celebración del juicio del procés, y cuando en el Tribunal Supremo está saliendo a la luz precisamente la labor de los Mossos. Los agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía que intervinieron han dicho que la mayoría de parejas de Mossos (los llamados binomios) se mantuvieron pasivos, sin ayudarles a acceder a los colegios electorales.

USPAC, el sindicato de Mossos que ha llevado la defensa de la mayoría de los agentes y que solicitó el archivo, cree que el proceso “nunca se tendría que haber abierto”. Los patrullas son “el eslabón más débil de la cadena” y fueron “utilizados por los mandos de la jefatura y por todos los gobiernos, de uno y o otro lado, por fines meramente particulares y partidistas”, según fuentes del sindicato.



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El Institut de Estudis Catalans tercia en la polèmica del uso del término “exiliado” en TV3



El Institut de Estudis Catalans (IEC) ha querido terciar en la polémica de la utilización del término “exiliado” en los informativos y otros espacios de TV3. La Junta Electoral Provincial de Barcelona (JEPB) instó el cese del uso de esa expresión, junto con la de “presos políticos”, que se utilizaba en la televisión pública catalana por considerar que con ellos se alteraba el principio de neutralidad informativa durante el período electoral. El pronunciamiento se hizo a raíz de una denuncia de Ciudadanos y la Junta instó a TV3 a que dejara de usarlos. Desde esa resolución, TV3 no los inserta en sus informativos o en otros programas aunque sí los reproduce en un espacio en el que explica el auto de la Junta Electoral.

Ahora, la institución catalana, dirigida por Joandomènec Ros, ha querido intervenir remitiendo una carta al director de TV3, Vicent Sanchis, en la que especifica que el significado de “exiliado” en el Diccionari de la Llengua Catalana del IEC y el del Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española son diferentes. Mientras que el catalán describe exiliado “el que vive fuera de su patria voluntariamente o por la fuerza” el diccionario español lo define como “expatriado, generalmente por motivos políticos”.

La institución considera “importante” la diferencia entre las dos definiciones y entiende que para la prohibición del término, la Junta “probablemente se basó en la entrada del diccionario español”. Con ello, el IEC parece sugerir al director de TV3 que con la traducción catalana no habría problema en seguir utilizando la palabra “exiliado”.

 



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Pedro Almodóvar vuelve a Cannes con ‘Dolor y gloria’



Pedro Almodóvar en Madrid en marzo. En vídeo, tráiler de ‘Dolor y gloria’.



Pedro Almodóvar regresará por sexta vez al Festival de Cannes para competir por la Palma de Oro con Dolor y gloria, según anunció este jueves la organización del certamen en una rueda de prensa en París. El director ya participó en el certamen con Todo sobre mi madre, Volver, Los abrazos rotos, La piel que habito y Julieta, aunque el premio principal del festival es el último gran galardón del mundo del cine que se le resiste. 

Almodóvar obtuvo en Cannes el premio al mejor director por Todo sobre mi madre y el de mejor guion por Volver, que también recibió un premio a su reparto femenino. La mala educación también fue presentada en el festival, aunque fuera de competición. Dolor y gloria superó el fin de semana pasado los 4 millones de euros de recaudación y ya roza el resultado de películas como Los abrazos rotos o La piel que habito.

Además, el cine español estará representado por partida doble en la sección Un Certain Regard. El director catalán Albert Serra presentará Liberté, retrato de la aristocracia francesa en vísperas de la Revolución, mientras que el gallego Oliver Laxe proyectará O que arde, historia de un pirómano que rodó el verano pasado en los Ancares gallegos.

Otros cineastas que competirán en la 72ª edición del festival son Marco Bellocchio (Il traditore), Bong Joon-ho (Parasite), los hermanos Dardenne (Le jeune Ahmed), Arnaud Desplechin (Roubaix, une lumière), Xavier Dolan (Matthias et Maxime), Ken Loach (Sorry we missed you), Terrence Malick (A Hidden Life), Ira Sachs (Frankie), Corneliu Porumboiu (La Gomera), Céline Sciamma (Portrait de la jeune fille en feu) y Justine Triet (Sibyl). El brasileño Kleber Mendoça Filho, revelado en el festival hace tres años con Aquarius, representará al cine latinoamericano con Bacurau, codirigida por Juliano Dornelles. Además, un documental sobre Diego Maradona, dirigido por Asif Kapadia (Amy), será proyectado fuera de competición.

La inauguración del festival, que se celebrará del 14 al 26 de mayo en la ciudad francesa, irá a cargo del estadounidense Jim Jarmusch con The Dead Don’t Die, una película de zombis con Bill Murray y Adam Driver. El francés Alain Delon recibirá la Palma de Honor del certamen.

NETFLIX SEGUIRÁ VETADO POR EL FESTIVAL

Por segundo año consecutivo, Netflix seguirá estando ausente en esta nueva edición. La plataforma y el festival rompieron relaciones en 2018 cuando Netflix se negó a estrenar en las salas francesas sus filmes seleccionados en competición. Entre ellos, Roma, de Alfonso Cuarón, que terminó triunfando en la Mostra de Venecia, donde conquistó el León de Oro antes de lanzarse en la carrera de los Oscar. En un primer momento, el delegado general del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, se mostró abierto a encontrar “un común acuerdo” de cara a esta edición, pero finalmente la norma instaurada por el consejo de administración del festival no cambiará. Las películas de Netflix no podrán verse en la Croisette.



Source link

Continue Reading

Trending