Connect with us

EL PAÍS

Yo soy Jair



Como novelista debo penetrar en la piel de mis personajes, de ahí que deje en la imaginación del lector las siguientes reflexiones:

Sí, sí, yo soy Jair Bolsonaro, y, ¿saben?, no me arrepiento de ser quien soy, ni de decir lo que digo ni de gritar lo que grito. Me interesa que conozcan mi vida y mis posturas políticas como quien analiza una radiografía a contra luz. No tengo nada que esconder, ni soy hipócrita ni oculto mis convicciones ideológicas. Los brasileños deben contemplarme cual soy, a diferencia de los políticos de todas las latitudes y de todos los tiempos que se disfrazan con mil máscaras para esconder su verdadera personalidad y sus auténticas intenciones. Mentir no es lo mío. No soy embustero ni el manipulador que engaña al pueblo con tal de llegar poder. Nadie debe sorprenderse cuando cumpla los compromisos adquiridos con la sociedad durante la campaña.

Yo, Jair Bolsonaro, no puedo obligar a la gente a votar por mí. Voy a ser presidente con la debida legitimidad democrática porque el pueblo cree en mi discurso y comparte mis objetivos políticos. A la mayoría de los brasileños les divierte que yo le haya contestado a una diputada de izquierda que ella “no merecería ser violada porque era muy mala y muy fea”, cuando se atrevió a acusarme de estimular las violaciones en contra de las mujeres.

Sí, es cierto, ¿pero, ¿a quién se le antoja violar a una mujer fea? A la gente le fascina mi sinceridad y tan le fascina mi transparencia, que por esa razón gané, pero por mucho, la primera vuelta electoral. Los hechos son tercos. ¿Más? ¡Sí, claro!: también declaré que “el error de la dictadura fue torturar y no matar”. En eso se equivocaron nuestros líderes de la dictadura brasileña de 20 años de duración, breve por cierto, porque torturaron, cuando su obligación era ir mucho más allá, o sea, a matar para imponer el verdadero progreso en Brasil. “No voy a combatir ni a discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle, los voy a golpear”, para no dejar dudas de mis intenciones, y sí, sí me duele “gastar más de mil millones de dólares al año en la comunidad brasileña de descendencia africana”, aunque al declararlo me llamen xenófobo los envidiosos de mi candidatura, de la misma manera en que etiquetan como machista, fascista, neonazi, misógino, sexista, racista, entre otros calificativos ciertamente fundados. La verdad ante todo: es cierto que tengo esas debilidades, como también las disfruta Donald Trump, ese gran líder, en realidad, mi guía, el mismo que me enseñó a agredir a la prensa y a luchar por la portación de armas. Él ganará las elecciones legislativas el próximo mes de noviembre, no va a ser destituido, sino que se reelegirá en el 2020 y pasará a la historia como el más destacado presidente norteamericano de la historia, porque él supo, al igual que yo, entender a sus electores defendiéndolos de una oposición obnubilada que sencillamente no entiende que no entiende…

Nada me detendrá, ni las arteras puñaladas me harán desistir como tampoco me vencerá la oposición que me acusó, con razón, pero sin éxito, de haber creado odio entre la sociedad. Nadie logrará descarrilar a Trump ni a Giuseppe Conte, de Italia, ni a Katrin Ebner-Steiner de Baviera, ni a Maduro de Venezuela, ni a Rodrigo Duterte, de Filipinas, ni a Valdimir Putin, ni a Viktor Orban, de Hungría, entre otros tantos más que hacen justicia al saber interpretar los sentimientos de sus pueblos. Nadie puede detener la rotación de la Tierra ni ignorar los sentimientos de una nación. Los brasileños me instalarán en el Palacio de Planalto, el 28 de octubre.

El electorado sabe que soy machista, fascista, neonazi, misógino, sexista, racista; sabe que estoy con la dictadura brasileña, como Chávez lo estuvo, en su tiempo, con la venezolana, y que solo violo mujeres guapas. Sabe también que se apreció el real y que los inversionistas de la bolsa de valores de Brasil, los dueños del dinero, están conmigo, ahí están las cotizaciones… Ganaré y de inmediato volaré a Washington a abrazar a mi querido príncipe rubio…



Source link

EL PAÍS

17 adornos para que tu árbol de Navidad no parezca un 'todo a cien' (de 200 a 1 euro)




Te prometemos que ninguno hará que tu salón se confunda con el karaoke del barrio



Source link

Continue Reading

EL PAÍS

Las noticias de La Primera de EL PAÍS


Estas son las noticias de la primera página de la edición de papel de EL PAÍS de este martes 18 de diciembre de 2018:

Ciudadanos frena el pacto con el PP por el encaje de Vox. Ciudadanos ha decidido frenar el acuerdo con el PP sobre el Gobierno de Andalucía por las discrepancias en torno al papel de Vox en la nueva etapa política. El partido de Albert Rivera considera que los populares están incumpliendo su condición de no negociar con la fuerza de extrema derecha, a pesar de que sus votos tienen la llave del Parlamento.

Concluye tras un año y 152 sesiones el macrojuicio del caso ERE. El juicio de la pieza política del caso ERE contra la cúpula de la Junta de Andalucía quedó ayer visto para sentencia tras un año, 152 sesiones y la declaración de 120 testigos.

Hallado oculto entre arbustos el cadáver de la joven de Huelva. Cuatro días de búsqueda angustiosa terminaron en el peor de los escenarios. El cuerpo sin vida de Laura Luelmo, la profesora zamorana de 26 años desaparecida en El Campillo (Huelva), fue hallado ayer a cinco kilómetros tras su domicilio, “oculto entre jaras y semidesnudo”, según fuentes de la investigación.

El Senado de EE UU acusa a las tecnológicas de ocultar la injerencia rusa. Dos informes encargados por el Senado de EE UU concluyen que el sector tecnológico ocultó la gravedad de la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Italia recorta su presupuesto para evitar el castigo de Bruselas. El “presupuesto del pueblo”, una de las banderas del Gobierno populista de Italia, empieza a diluirse. El Ejecutivo formalizó una nueva propuesta que recorta el déficit del 2,4% al 2,04% del PIB.

Corbyn presenta una moción para reprobar a May en el Parlamento. El líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn, presentó ayer en el Parlamento una moción “personal” contra la primera ministra, Theresa May, por retrasar a enero la votación del acuerdo del Brexit.

El 90% del arte precolombino a la venta en España es falso.

Los bancos costearán la autoridad que protegerá al hipotecado.

Las noticias de La Primera de EL PAÍS





Source link

Continue Reading

EL PAÍS

El partido de las FARC busca alianzas para entrar en Gobiernos locales



El movimiento político nacido en septiembre de 2017 de las cenizas de las FARC ha chocado con el profundo rechazo de la sociedad colombiana, que no olvida los crímenes de medio siglo de conflicto armado, y aún no ha logrado hacerse un hueco en el mapa de partidos. Sus resultados en las elecciones legislativas del pasado marzo fueron testimoniales -cerca de 85.000 votos- y, con esta premisa, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que mantuvo las siglas de la antigua guerrilla, renunció a participar en las presidenciales de mayo. Ahora, con los comicios regionales y municipales de 2019 a la vista, la formación se propone “acceder a Gobiernos locales” con candidaturas propias o alianzas.

Esta es una de las metas fijadas por el tercer Consejo Nacional de los Comunes, máximo órgano de dirección del partido, celebrado el fin de semana en Melgar, en el centro del país. “Trabajaremos por acuerdos programáticos, con candidaturas propias, cívicas o de convergencia política democrática, escogidas bajo reglas de juego que contemplen la más amplia participación, bajo el principio de la unidad no excluyente. Ofrecemos nuestros contingentes territoriales para la consolidación de procesos unitarios del campo popular y democrático, que reconozcan la existencia de nuestro partido y sus aspiraciones programáticas”, señala la declaración política de la FARC.

Más allá de la retórica habitual propia de los proyectos de unidad popular, lo relevante es que la formación -que dejó las armas, se desmovilizó y se sienta en el Congreso colombiano en virtud de los acuerdos alcanzados con el Gobierno de Juan Manuel Santos– busca capitalizar el voto de la izquierda, que en la contienda presidencial alcanzó cotas históricas. “Las elecciones de 2019 en departamentos y municipios representan una oportunidad para consolidar los avances obtenidos por sectores democráticos, progresistas y de izquierda en las elecciones parlamentarias y presidenciales”. continúa el análisis de la ejecutiva, encabezada por Rodrigo Londoño, Timochenko.

En realidad, el apoyo que obtuvo en segunda vuelta Gustavo Petro frente al actual presidente, Iván Duque, es mucho más complejo. Aparte de la distancia más que notable entre el senador, que también tuvo un pasado en la guerrilla del M-19, y el programa de la FARC, sus ocho millones de votos están encarnados en buena medida por un electorado de centro o simplemente antiuribista. Es decir, un abismo los separa de los postulados de la antigua organización insurgente, próximos a la llamada revolución bolivariana que, por ejemplo, defiende Nicolás Maduro en Venezuela.

Aun así, este partido, dividido y desactivado, trata de encontrar un espacio en la agenda política, que en los últimos meses ha estado marcada por protestas y manifestaciones.  “Estamos comprometidos en contribuir -con espíritu unitario- a la organización de las luchas y de la movilización social y popular en campos y ciudades”, asegura. “La reciente movilización estudiantil -con sus diversas organizaciones, sus renovados y frescos liderazgos, y sus logros-, constata la vigencia de la acción política en la calle y la demostración de que si se actúa en torno a propósitos comunes, así haya diferencias, es posible lograr avances democráticos y por el buen vivir y el bienestar de las grandes mayorías. Particular atención merecerán las aspiraciones campesinas, de los pueblos étnicos y de las mujeres”, agrega la formación. 

Una de las prioridades de la FARC es, en cualquier caso, es cumplimiento estricto de lo pactado en La Habana y la seguridad de los excombatientes. “Más que la intención de cumplir con lo acordado, lo que estamos apreciando hasta el momento es un singular asedio para socavar los fundamentos de lo convenido, en el que se conjugan las más variadas y pérfidas modalidades”, llega a afirmar el partido, que pretende usar los retrasos y los obstáculos en la implementación del proceso como un instrumento de batalla política.

Aunque Timochenko se mostró convencido de que el excomandante Jesús Santrich, acusado de un delito de narcotráfico, no será finalmente extraditado a Estados Unidos, lanzó una advertencia sobre la inseguridad “jurídica y física” de sus militantes. “Denunciamos”, destaca el comunicado, “el asesinato de 89 exguerrilleros; reclamamos la definición de la situación de 1.111 los camaradas aún reconocidos como integrantes de las FARC. […] Todo ello constituye una vulneración de nuestros derechos políticos y de las condiciones convenidas para el tránsito a la vida política legal”.

El ELN anuncia una tregua de Navidad

La guerrilla del ELN, cuyos diálogos de paz con el gobierno de Colombia están en suspenso, anunció este lunes un cese de acciones ofensivas durante parte de la temporada navideña. “En el Ejército de Liberación Nacional realizaremos un cese de operaciones ofensivas del 23 de diciembre de 2018 al 3 de enero de 2019, para aportar a un clima de tranquilidad en la Navidad y el año nuevo”, indicó el grupo guevarista en un comunicado recogido por Afp.

El ELN, que suele realizar este tipo de anuncios al final de cada año, aseguró que otorga esta tregua unilateral “atendiendo el pedido de las comunidades en los territorios, que padecen el rigor de la guerra”. “Cada vez que hay Navidad hacen estos anuncios, pero después vienen las escaladas violentas”, dijo por su parte el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, a Caracol Radio.



Source link

Continue Reading

Trending